Autor: ventero
viernes, 01 de junio de 2007
Sección: Artículos generales
Información publicada por: ventero


Mostrado 37.009 veces.


Ir a los comentarios

Los ancestros del hombre comenzaron a caminar primero en los árboles

Los primates que antecedieron al hombre moderno comenzaron a caminar en los árboles antes de hacerlo en suelo firme, según afirma un estudio de paleontólogos ingleses divulgado este jueves por la revista 'Science'.

De "El Mundo", Madrid, y EFE, Washington.-

Los primates que antecedieron al hombre moderno comenzaron a caminar en los árboles antes de hacerlo en suelo firme, según afirma un estudio de paleontólogos ingleses divulgado el 31 de mayo de 2007 por la revista 'Science'. Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket Las actuales teorías sobre la evolución de los homínidos señalaban que el bipedalismo, la característica que diferencia al hombre de sus parientes primates, comenzó cuando éstos descendieron de los árboles, no antes. Y una de las explicaciones más socorridas ha sido que los ancestros de chimpancés, gorilas y, por último, del hombre descendieron de los árboles para desplazarse en cuatro patas. Con el tiempo, comenzaron a caminar apoyándose en los nudillos y después únicamente sobre sus extremidades inferiores, como los seres humanos. Sin embargo, según los paleontólogos de la Universidad de Liverpool, ese razonamiento comenzó a complicarse cuando estudios recientes hechos a partir de fósiles mostraron que algunos homínidos, incluido el de Lucy (australopithecus afarensis), vivieron en bosques. Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket Al mismo tiempo, otras formas más primitivas como la del Hombre del Milenio (Orrorin) parece que vivieron en la copa de los árboles y se desplazaban sobre sus extremidades inferiores. "Los resultados de nuestro estudio han confundido el panorama", señaló Robin Crompton, uno de los autores de la investigación. "Si estamos en lo cierto, esto significa que no se puede confiar en que el bipedalismo nos diga si estamos ante el ancestro de un ser humano o el de otro primate", indicó. Según el científico, "es cada vez más difícil decir qué es humano y qué es simio y nuestro trabajo lo confirma". Crompton, Susannah Thorpe y Roger Holder, de la Universidad de Birmingham, llegaron a la conclusión sobre el bipedalismo arbóreo de los primates al observar orangutanes en Sumatra (Indonesia). Según señalaron, los orangutanes pasan la mayor parte de su vida en los árboles, lo que los convierte en modelos útiles para establecer cómo se desplazaron nuestros ancestros hace millones de años. Debido a que esos ancestros comían frutas, habrían tenido que apoyarse en las ramas débiles en la periferia de la copa de los árboles. El hecho de caminar sobre sus extremidades inferiores y utilizar sus brazos para mantener el equilibrio les habría ayudado a desplazarse, según el estudio. "Nuestros resultados sugieren que el bipedalismo se usó para recorrer las ramas más débiles, donde están las mejores frutas, y también para pasar de un árbol a otro", según Thorpe. Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket Los científicos creen que al bipedalismo contribuyó un cambio climático registrado entre 5 y 24 millones de años atrás, cuando disminuyó la frondosidad de los árboles. En un ambiente más árido, comenzaron a encontrar dificultades para pasar de un árbol a otro debido a la disminución de la espesura. Los ancestros humanos respondieron a este problema abandonando las copas de los árboles para llegar al suelo de las selvas, donde mantuvieron su bipedalismo y comenzaron a alimentarse en árboles más pequeños. Por su parte, los ancestros de chimpancés y gorilas se especializaron más en el ascenso vertical de los árboles y desarrollaron su forma de caminar sobre los nudillos. "Nuestra conclusión es que el bipedalismo arbóreo tuvo grandes beneficios adaptativos. Por ello no necesitamos explicar cómo nuestros ancestros pasaron de ser cuadrúpedos a bípedos", dijo Thorpe.

-


No hay imágenes relacionadas.

Comentarios cerrados por el administrador Silberius
Motivo: Degradación en la calidad de los comentarios

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 Servan 01 de jun. 2007

    Para llegar a ser lo que hemos sío (como decía una vieja), nuestros abuelos debían desarrollar primero una buena cintura escapular, permitiendo un amplio movimiento de los brazos. El bipedalismo debe ser reciente, si consideramos las patologías asociadas a él, bastante frecuentes, como las hernias inguinales y los problemas de columna, la maldita ciática, etc. Los problemas de pies son también frecuentes, pié plano, dedos en martillo, etc.; los dedos de los pies no veo que nos sirvan para gran cosa, exceptuando ciertos erotismos.

  2. #2 Ramonmo 01 de jun. 2007

    Totalmente de acuerdo, Servan. Esta noticia, tal como está contada, no tiene ni pies ni cabeza. Confundir el bipedismo con desplazarse ocasionalmente sobre las patas traseras es ya la monda. El tema de la evolución humana es uno de los más dados a la ciencia-espectáculo, con lo que a veces se cuelan cosas como ésta. Un saludo.

  3. #3 montesoiro 01 de jun. 2007

    Aunque no tengo la menor idea de estos temas me atrevo a puntualizar algo. Perdón si digo una barbaridad. Dice Servan: "los dedos de los pies no veo que nos sirvan para gran cosa, exceptuando ciertos erotismos.". Aunque estoy de acuerdo en esto del erotismo, los dedos de los pies nos ayudan a mantener el equilibrio al estar de pie o al caminar. Haz la prueba de caminar sin apoyarlos o a estar simplemente de pie pero sin apoyar los dedos, verás como te cuesta mantener el equilibrio

    Un saludo

  4. #4 Servan 01 de jun. 2007

    Es curioso como personas sin brazos pueden usar sus pies como manos. En todo caso, me parece que los monos del viejo mundo son bastante diferentes de los del nuevo, en el sentido que estos últimos tienen 4 manos, por no decir 5 con la cola. Venimos de monos con poca movilidad de las patas.Monos trapecistas.

  5. #5 verdinegre 01 de jun. 2007

    montesorio, sobre todo si estas sobre una sola pierna, de hecho, para un mayor equilibrio debes abrirlos. servan, ¿las enfermedades comunes en una sociedad sedentaria son extrapolables a varios millones de años de nomadeo? los nómadas debían de estar fuertes, siempre en movimiento y atentos a su alrededor. a nuestros músculos les hace falta mucha tonificación, estamos siempre cansados, sentados o con malas posturas por el simple hecho de faltarnos tono muscular, actitud, cultura. los bonobos (si otra vez los dichosos monos) viven en zonas boscosas, tienen una estructura osea más adaptada a estar erguidos y de hecho camínan mucho más tiempo a dos patas que los chimpancés comunes, primos más robustos y menos gráciles... ah y no le tienen miedo al agua, así que saben como cruzar un rio. todavía pocos pero ya empieza a ver antropólogos que se interesan por estos sorprendentes primos nuestros. salut!!

  6. #6 Servan 01 de jun. 2007

    No es que sean extrapolables, sino que que muestran nuestra poca adecuación a la postura erguida, con resultado de hernias abdominales, hernias discales, hemorroides. Las malformaciones de los pies son muy frecuentes, las de las manos raras. Nuestros antepasados podían sobrevivir con malformaciones de los pies, pero no de las manos.

  7. #7 Uma 02 de jun. 2007

      en un documentales se veia a chimpancés vadeando rios ,erguidos y utilizando las manos para acercar ramas,no recuerdo si para sujetarse o para alcanzar alguna fruta(que era en realidad el movil para vadear el rio)

    bueno,que a lo mejor el bipedisamo no está tan relacionado exclusivamente con la bajada de los arboles hacia las estepas

  8. #8 Ramonmo 04 de jun. 2007

    El bipedismo habitual del Homo sapiens supone toda una serie de modificaciones anatómicas, desde el cráneo hasta las plantas de los pies. No se puede comparar al bipedismo ocasional, o ponerse de pie de vez en cuando para saltar a una rama o vadear un río. Hay toda una serie de animales que adoptan en determinadas circunstancias posiciones erguidas sobre las extremidades traseras, pero bípedos-bípedos sólo son los "plumes" (léase aves) y nosotros; en nuestro caso, desde el Australopithecus. No tiene sentido para un animal de 1,5 metros de longitud como un Australopithecus el ser bípedo y vivir en los árboles. La hipótesis más parsimoniosa sería un primate estepario cuadrúpedo (como los babuinos actuales) que llevara ya muchos miles de años evolucionando gradualmente al bipedismo. Otra posibilidad es un salto evolutivo brutal, con grandes reorganizaciones de genoma y desarrollo embrionario, para pasar en un período breve de mono cuadrúpedo arborícola a mono bípedo terrícola.

  9. #9 Apomios 04 de jun. 2007

    Otra posibilidad es leer las fuentes antiguas de todas las culturas del mundo, respecto al origen del ser humano, allí no se habla de monos que se convierten en hombres. Tenemos una referencia sobre un hecho similar a la evolución, la maga Circe convirtió hombres en cerditos, recurriendo a la magia claro esta, pero aun no he visto ningún mono que con varita de mago. Ya sean mitos sumerios, chinos, judíos, cristianos, musulmanes, budistas, egipcios o mayas, lo dejan bien claro, fueron los de arriba los creadores del ser humano, aquellos que llamaron dioses, quien montaron el circo aquí abajo para suerte o desgracia nuestra.. Aunque se empeñen en mostrar mamarrachadas de fotos de monos, dignas de espectáculo circense, a mi no me convencerán, la verdad me parto de risa al ver como disfrutan con los monos. En el denominador común de todos los mitos, leyendas, cosmogonías y religiones del mundo estará la verdad y no en esos monos que tanto idolatran.

  10. #10 Servan 04 de jun. 2007

    No todos estamos en el s. XXI.

  11. #11 Ramonmo 04 de jun. 2007

    De manera que podemos sustituir la paleontología, la antropología, la genética y la arqueología por el estudio de las religiones y la mitología. Será una broma...

  12. #12 etpoursimouve 04 de jun. 2007

    Aconsejo no entrar al trapo, este foro puede irse al "garete" Ya lo han dicho por ahí; " el camino del sabio (sabiduría) es hacer, no porfiar" Un saludo.

  13. #13 Apomios 04 de jun. 2007

    Ramonmo Hoy, a las 13:55 De manera que podemos sustituir la paleontología, la antropología, la genética y la arqueología por el estudio de las religiones y la mitología. Será una broma... No es una broma, usted esta hablando de una teoria, algo que no se puede demostrar, entonces seria ley, lo mismo que no puedo demostrar que los dioses existen. Invito a leer las fuentes antiguas y despues saca sus conclusiones, sin aferrarse a teorias convertidas en dogma de fe. ¿Sabe lo que es el gen de la herencia?

  14. #14 Apomios 04 de jun. 2007

    “Nosotros os hemos creado. ¿Por qué pues no aceptáis la verdad? ¿Os habéis fijado en lo que eyaculáis? ¿Lo creáis vosotros o somos Nosotros los creadores?” (Corán 56:57-59). “¿Supone el hombre que no van a ocuparse de él? ¿No fue él acaso una gota de esperma eyaculada?” (Corán 75:36-37). “Nosotros hemos construido el cielo con fuerza, y ciertamente lo estamos expandiendo” (Corán 51:47) “Hemos creado al hombre de una gota mixturada para ponerle a prueba. Le hemos dado el oído y la vista” (Corán 76:2). “No ven los incrédulos que los cielos y la tierra estaban unidos (formando un todo homogéneo, una unidad de creación) [ratq] y los separamos; e hicimos del agua toda cosa viviente. ¿Es que no creerán? (Corán 21:30). Lean y mediten despues

  15. #15 F. 04 de jun. 2007

    Ya he bostezado...digo meditado.

    Veo que los creacionistas siguen a lo suyo. Nada, nada, allí donde se les encuentre, allí estaremos algunos para acabar con tanto oscurantismo y con tanta bobada.

    Saludos

  16. #16 Apomios 04 de jun. 2007

    Respeta las palabras del sagrado Coran y no las insultes, nadie te dice que tienes la obligacion de comulgar con ello, pero toda religión merece un respeto.

  17. #17 Apomios 04 de jun. 2007

    “Os ha creado en los vientres de vuestras madres, etapa tras etapa (creación tras creación), en una triple oscuridad. Tal es Dios, vuestro Señor. Suya es la Soberanía. No hay divino sino El. ¡Cómo podéis, pues, ser tan desviados!” (Corán 39:6).

  18. #18 F. 04 de jun. 2007

    Respétalas tú y no las uses para sostener tus ridículas teorías.

    A ti, esto de decirnos lo que tenemos que hacer, respetar y pensar, te va ¿eh? Háztelo mirar. a lo mejor aún estás a tiempo de que no te afecte el tic ese de levantar el brazo y saludar en alemán.

    Saludos

  19. #19 F. 04 de jun. 2007

    Por mucho que cites no consegirás dormirme, truhán.

    Saludos

  20. #20 Apomios 04 de jun. 2007

    Lo que tu quieras pero respeta las palabras del sagrado Coran, aunque no creas en ellas.

  21. #21 Apomios 04 de jun. 2007

    Quedate con tus ancestros monos, yo me quedare con las palabras del Coran, esa es la diferencia entre nosotros.

  22. #22 F. 04 de jun. 2007

    Mis ancestros, más que monos, son majos.

    Creo que hay más diferencias entre nosotros. Miedo me da el Corán en manos de según quien: sólo hay que leer los periódicos.

    Tampoco entiendo porque pides respeto, cuando tú no lo tienes, en este caso hacia la teroría evolucionista. Cómo os molesta a los "religiosos" esto de la ciencia y no estar siempre esperando una revelación, cómo os molesta que pensemos por nosotros mismos.

    Pues a fastidiarse tocan.

    Saludos

  23. #23 etpoursimouve 04 de jun. 2007

    Es fácil caer en el Lamarckismo, y sobre todo cuando se discute sobre el origen de algún rasgo o particularidad. En lo que respecta al bipedismo aun no entiendo por qué algunos/as personas aun se afanan en dar a este hecho una explicación Lamarckiana. Lo primero: Lo que Ventero nos adelanta en este articulo no es ningún delirio sobre evolución Humana. De hecho autores tan renombrados como Arsuaga, Ignacio Martinez, Peter Andrews Christopher Stringer e incluso el propio Stephen Jay Gould , ya habian vaticinado que el bipedismo muy probablemente surgiera en los arboles antes que los primeros hominidos se aventuraran en la sabana africana. Lo segundo; Los Australopitecinos tenían aptitudes físicas para trepar a los arboles y aunque se trata de un animal básicamente terrestre, todavía poseía rasgos de una vida arborícola, como por ejemplo la curvatura de sus falanges ( para asirse mejor a las ramas) que le otorgaba mas semejanza con los chimpances que con los homínidos posteriores. Además hoy se sabe que los primeros representantes hominoideos fueron habitantes de bosques mas o menos cerrados y no de espacios abiertos como cabria esperar, por contra una especie que aun no había conocido los espacios abiertos era bípeda ( ¿?). Y para los mas avispaos, esto esta suficientemente demostrado por estudios paleopolinicos y arquefaunisticos. Lo tercero: Teniendo en cuenta lo anterior y teniendo una concepción de la evolución Darwinista, caer en el Lamarckismo no debería ser fácil, sin embargo ocurre. Vamos por parte, si alguien concluye que fruto de la desaparicion gradual de los bosques, los “hominoiedeos” se vieron forzados a desarrollar una marcha erguida, cae en el error, (no voy a filosofear sobre evolución, pero piensen un poco). Efectivamente que este hecho favorecio el desarrollo del bipedismo, pero no fue lo que lo origino. Chris Stringer incluso afirmo, y cito textualmente “: En los tiempos en los que el registro fósil atestigua la existencia de marcha erguida, ésta constituía ya una #técnica# avanzada, seguramente desarrollada por algún primate del Mioceno tardío que, por el momento desapareció sin dejar rastro”. La cuestión es, qué subyace en el desarrollo de la marcha erguida en espacios cerrados? Y para que los que creen que esto es "..ciencia-espectáculo.." adelanto que ya hay un grupo de investigación en la universidad de Barcelona llamado “proyecto Pan erectus” dedicado a ello. A mi no me parece descabellada la idea y mucho menos decir que “no hay por donde cogerlo” , cuando además, la mayoría de autores científicos ya habían vaticinado esta posibilidad. Claro!, lo único que nos falta son pruebas solidas de la hipótesis que Thorpe nos dice, pero quedense tranquilos que ya apareceran! Por cierto Apomios y por qué esto no lo puedo dejar pasar: Mucha gente usa la palabra "teoría" sin entender de verdad lo que significa. El uso coloquial de esta palabra se escucha en los medios de comunicación masiva en frases como "Bueno, yo tengo una teoría de por qué pasó eso" o "Los policías investigan la teoría de que…" o "Una cosa es la teoría y otra es la práctica". Para muchas personas una "teoría" es cualquier idea loca que alguien se invente. En las ciencias, sin embargo, la palabra teoría tiene un significado preciso y exacto Que te quede claro! Un saludo Etpour...

  24. #24 Apomios 04 de jun. 2007

    Entonces pq la ley de Newton, no la llaman la teoria de Newton, es lo mismo ley que teoria?

  25. #25 zarasein 04 de jun. 2007

    Apomios: no le pidas "peras" al "olmo". Sería fantástico poder debatir sobre la "evolución Ó creación", tal y como se está haciendo en los últimos años en los EEUU por ejemplo, donde científicos partidarios de la teoria evolutiva y otros , de lo que se ha venido a llamar la ciencia creacionista, encabezados por el microbiólogo Michael Behe, oponen y confrontan dialécticamente sus divergentes argumentos en interesántisimos debates algunos de los cuales se pueden seguir por la red. Pero en España, dado el aplastante predominio ideológico de las ideas materialistas heredadas sobre todo de la revolución francesa, dicho debate se me antoja totalmente imposible por la intolerancia y el desprecio absoluto que muestran los partidarios de tales ideas hacia cualquiera teoria o hipótesis que ponga en duda las bases del pensamiento neo-darwiniano. pd. :la posibilidad de que una proteína concreta de 100 aminoácidos haya surgido al azar en un mar primigenio lleno de aminoácidos es de 1 entre 10 seguido de 129 ceros. Pues quien no cree en ésta insignificante posibilidad a pies juntillas , por lo visto, no está bien de la cabeza... adio y no hace falta que ésta vez cierren por mis comentarios el foro pues por mi parte no tengo más que añadir y no voy a entrar en ninguna estéril polémica con quien no sabe respetar ideas opuestas a las propias,

  26. #26 Apomios 04 de jun. 2007

    Tienes razón, que sepas que comprendo tus palabras, con estos dogmaticos radicales es imposible dialogar. Saludos Zarasein!

  27. #27 Goudineau.5 04 de jun. 2007

    ¡Vive la Revolution!... Française, bien sûr.

  28. #28 etpoursimouve 04 de jun. 2007

    Espero que esta explicación te aclare un poco. Una ley científica es una hipótesis científica confirmada (convalidada) que afirma la relación constante entre dos o más variables, cada una de las cuales representa una propiedad de sistemas concretos. Es decir una Ley es permanente, inmutable, y comprobable en cualquier parte del universo e independiente del espacio-tiempo, Ejemplo: Ley de la gravitacion universal, esto es “Ley” porque ocurre en todo el universo en todo tiempo y en todo momento es deducible el comportamiento esperado. Sin embargo una Teoría es una explicación precisa y exacta pero sujeta a cambios ya que se trata de una declaración parcial o totalmente verdadera, verificada por la experimentación o por la evidencia (como en el caso de la evolución), y que solo es valida para un momento o lugar determinado. Ejemplo: La evolución es una teoría que se perfecciona en relación con nuevos descubrimientos. Si la teoría se verifica verdadera en todo tiempo y lugar, esta cambia su rango a ley. Es decir si en un hipotético futuro se observara que en todo planeta susceptible de haber vida, se desarrollase vida y fuera evidente la evolución como lo es en la Tierra esta podría pasar de Teoría a Ley. Lo que no debe es confundirse " Hipótesis con Teoría". Un Saludo

  29. #29 DeLaCuesta 05 de jun. 2007

    Entonces toda teoria cientifica es ley?

  30. #30 El Brujo Redivivo 05 de jun. 2007

    Altamente recomendable: Carmena, E.: El creacionismo, ¡vaya timo!. Ed. Laetoli, 2006 (creo, del año no estoy seguro). Los creacionistas plagiarios y un poco cortos pueden abstenerse. Aunque es sencillito, no lo entenderían.

  31. #31 El Brujo Redivivo 05 de jun. 2007

    ¡Pero si son los mismos que ponían las fotos de las piedras gordas y la galleta visigoda! ¡Joder, qué tropa! X-DDDDDDDDDDDDDDD

  32. #32 Apomios 05 de jun. 2007

    Ayer, a las 23:47 Ehhh! y sobre esto que? joseraulaboy Hoy, a las 21:41 Bronka al canto y el brujillo enmedio. aportando datos con su enciclopedismo barato de"cortar y pegar" ¿ sabe hacer algo más aparte de insultar, pavonearse y cortar textos ajenos? creo que no.

  33. #33 Servan 05 de jun. 2007

    etpour: disiento. La mente humana no puede llegar a ningún conocimiento absoluto y eterno. Las leyes pertenecen al dominio de la religión y la jurisprudencia, no a la ciencia. Todo conocimiento científico es por esencia abierto y mudable, por ej., las "leyes" gravitacionales. Ese argumento de las "leyes" y las "teorías" lo he escuchado de los curitas de pueblo y no, desde luego, de los curas cultos e inteligentes, que los hay y muchos.

  34. #34 Apomios 05 de jun. 2007

    Brujo ahora tienes mas amigos. Txerrin Hoy, a las 00:20 Bueno estoy leyendo a algunos foreros que salen y parecen la misma persona lo digo por el Brujito y el tal Fe. Que parecen estar en horas bajas!!! joseraulaboy Hoy, a las 21:41 Bronka al canto y el brujillo enmedio. aportando datos con su enciclopedismo barato de"cortar y pegar" ¿ sabe hacer algo más aparte de insultar, pavonearse y cortar textos ajenos? creo que no.

  35. #35 etpoursimouve 05 de jun. 2007

    Pues mira! Estoy de acuerdo contigo, y tienes toda la razón pero de alguna manera tenia que explicar yo esto, y aunque no todo lo didáctico que me hubiera gustado así ha quedado. Un saludo

  36. #36 Servan 05 de jun. 2007

    Algunos se mueven en la inteligentósfera, otros en la tontósfera. Hay que dejar las cosas así.

  37. #37 Apomios 05 de jun. 2007

    No se pueden peras al olmo como dijo Zarasein amigo Servan. Saludos!

  38. #38 etpoursimouve 05 de jun. 2007

    y sin embargo se mueve...

  39. #39 Apomios 05 de jun. 2007

    Teoría científica Planteamiento de un sistema abstracto hipotético-deductivo que constituye una explicación o descripción científica a un conjunto relacionado de observaciones o experimentos. Así, una teoría científica está basada en hipótesis o supuestos verificados por grupos de científicos (en ocasiones un supuesto, no resulta directamente verificable pero sí la mayoría de sus consecuencias). Abarca en general varias leyes científicas verificadas y en ocasiones deducibles de la propia teoría. Estas leyes pasan a formar parte de los supuestos e hipótesis básicas de la teoría que englobará los conocimientos aceptados por la comunidad científica del campo de investigación y está aceptada por la mayoría de especialistas. http://es.wikipedia.org/wiki/Teor%C3%ADa Como ven, teoria es algo que no se puede demostrar, solo hipotesis y si no estan deacuerdo hablen con el wikipedia.

  40. #40 El Brujo Redivivo 05 de jun. 2007

    Etpoursimuove, permítame otra matización. Dijo usted que "una Ley es permanente, inmutable, y comprobable en cualquier parte del universo e independiente del espacio-tiempo", y me da la impresión de que es pedir demasiado. Por seguir su ejemplo de la Ley de Newton, me da que no se cumple a escala de partículas, ni tampoco en condiciones extremas de movimiento, con velocidad próxima a la de la luz. De lo que pueda ocurrir a escalas de universo, me temo que, como decía Alonso del Real, "eso sólo Dios lo sabe, aunque lo más probable es que no lo sepa ni Dios". Yo creo que con que se cumpla en las condiciones de nuestro mundo macroscópico, la cosa va que arde. Y para mí que la teoría es una explicación coherente de leyes y hechos; quiero decir, que ocupa un nivel epistemológico más complejo que el de las leyes. Por ejemplo, la ley de Newton se constata empíricamente; la Teoría de la Gravitación da explicación a ese conjunto reiterado de hechos al que llamamos ley. Pero tampoco estoy seguro, de modo que quedo a lo que digan. Si observan que después de este mensaje sale una cosa rara, no se preocupen. Es un virus bastante tonto. Cada vez que pongo un mensaje, sale después otro con un creacionista plagiario diciendo estupideces. Como suele ocurrir con los virus, se multiplican, y a veces salen mensajes parecidos con otros nombres. Pero son el mismo virus (y el mismo creacionista plagiario). No se preocupen, que no contagia.

  41. #41 Apomios 05 de jun. 2007

    Te echabamos de menos brujo de la moñiga. Txerrin Hoy, a las 00:20 Bueno estoy leyendo a algunos foreros que salen y parecen la misma persona lo digo por el Brujito y el tal Fe. Que parecen estar en horas bajas!!! joseraulaboy Hoy, a las 21:41 Bronka al canto y el brujillo enmedio. aportando datos con su enciclopedismo barato de"cortar y pegar" ¿ sabe hacer algo más aparte de insultar, pavonearse y cortar textos ajenos? creo que no.

  42. #42 etpoursimouve 05 de jun. 2007

    Una vez un profesor del cap me dijo "Que sepa usted que todo lo que usted va ha enseñar en ciencias van a ser convencionalismos, palabras inventadas, convencionalismos a fin de cuentas para entender y hacer entender el mundo". Me entiende usted?

  43. #43 Apomios 05 de jun. 2007

    etpoursimouve Hoy, a las 00:48 Una vez un profesor del cap me dijo "Que sepa usted que todo lo que usted va ha enseñar en ciencias van a ser convencionalismos, palabras inventadas, convencionalismos a fin de cuentas para entender y hacer entender el mundo". Me entiende usted? Yo si te entiendo, ese profesor sabia lo que se decia, sabias palabras y no se habia dejado engañar por las falsas teorias de la fiebre del materialismo.

  44. #44 Apomios 05 de jun. 2007

    HARUN YAHYA http://www.harunyahya.com/es/milagros_02a.php Extraido de milagros del Coran EL COLAPSO CIENTÍFICO DEL DARWINISMO Aunque se trata de una doctrina que se remonta en el pasado hasta la Grecia Antigua, la teoría de la evolución avanzó considerablemente sobre todo en el siglo XIX. El trabajo más importante, que hizo que la teoría se convirtiera en el tema principal del mundo científico, fue el libro de Charles Darwin titulado “El origen de las especies” publicado en 1859. En este libro Darwin niega que las diferentes especies vivas que habitan o habitaron la tierra fueran creadas separadamente por Dios. Según Darwin, todos los seres vivientes provienen de un ancestro común y se han diversificado a lo largo del tiempo a través de pequeños cambios. La teoría de Darwin no está basada en ningún descubrimiento científico concreto; como incluso él lo aceptó, no es más que una “presunción”. Más aún, como Darwin confiesa en el largo capítulo de su libro titulado “Dificultades de la teoría”, su hipótesis fallaba al momento de tratar de explicar muchas cuestiones críticas. Darwin ponía toda su esperanza en los nuevos descubrimientos científicos, que esperaba resolvieran esas “dificultades de la teoría”. Sin embargo, contrariando sus expectativas, los descubrimientos científicos posteriores expandieron las dimensiones de esas dificultades. La derrota del darwinismo por la ciencia se puede sintetizar en tres tópicos básicos: 1) La teoría no puede explicar por ningún medio cómo se originó la vida sobre la tierra. 2) No existen hallazgos científicos que muestren que los “mecanismos evolutivos” propuestos por la teoría tengan algún poder para provocar la evolución. 3) Los restos fósiles prueban exactamente lo contrario de lo que sugiere la teoría de la evolución. LA PRIMERA ETAPA INSUPERABLE: EL ORIGEN DE LA VIDA La teoría de la evolución postula que todas las especies vivas evolucionaron de una única célula que surgió en la tierra primitiva hace 3.800 millones de años. Cómo una única célula pudo generar millones de complejas especies vivas y, si tal evolución realmente ocurrió, porqué no pueden observarse vestigios de ella en los restos fósiles, son algunas de las cuestiones que la teoría no puede responder. Empero, y por encima de todo, en la primera etapa del alegado proceso evolutivo, habría que preguntarse: ¿cómo se originó esa “primera célula”? Dado que la teoría de la evolución niega la creación y no acepta ningún tipo de intervención sobrenatural, sostiene que la “primera célula” fue un resultado casual de las leyes naturales sin ningún proyecto, plan u orden. Según la teoría la materia inanimada debió haber producido una célula viva por casualidad. Pero sin embargo esta es una pretensión inconsistente, incluso, con las más inconmovibles reglas de la biología. “LA VIDA PROVIENE DE LA VIDA” En su libro Darwin jamás se refiere al origen de la vida. El primitivo conocimiento científico que se tenía en su época descansaba en la suposición de que los seres vivientes tenían una estructura muy simple. Desde épocas medievales estaba ampliamente difundida la generación espontánea, una teoría que afirma que la materia inanimada puede producir directamente seres vivos. Estaba ampliamente difundida la creencia de que los insectos eran producidos por las sobras de comida, y los ratones por el trigo. Se realizaban interesantes experimentos para probar esta teoría. Se colocaba algo de trigo sobre una pieza sucia de tela y se creía que de ello se originarían ratones pasado un tiempo. De manera análoga los gusanos que aparecían en la carne se consideraban como una evidencia de la generación espontánea. Pero tiempo después se comprendió que los gusanos no aparecían sobre la carne espontáneamente, sino que surgían de las larvas depositadas allí por las moscas y que eran invisibles a ojo desnudo. Incluso en la época en que Darwin escribió “El origen de las especies” la creencia de que las bacterias podían generarse de materia inerte era todavía ampliamente aceptada en el mundo científico. Pero cinco años después de que el libro de Darwin fuera publicado el descubrimiento de Luis Pasteur echó por tierra esta creencia, que constituía el fundamento de la evolución. Pasteur resumió la conclusión a la que había arribado después de largos estudios y experimentos con esta frase: “La hipótesis de que la materia inanimada puede originar la vida ha quedado enterrada en la historia para siempre” (44). Los defensores de la teoría de la evolución resistieron los hallazgos de Pasteur durante largo tiempo. Pero a medida que la ciencia avanzaba y desentrañaba la compleja estructura de la célula de un ser viviente, la idea de que la vida podía producirse por azar se enfrentó con un atolladero aún mayor. ESFUERZOS QUE NO CONVENCEN EN EL SIGLO XX El primer evolucionista que retomó el tema del origen de la vida en el siglo XX fue el famoso bioquímico ruso Alexander Oparin. Con varias tesis en las que trabajó durante la década de 1930 trató de probar que la célula de un ser viviente podía originarse por azar. Estos estudios, sin embargo, estaban condenados al fracaso, y Oparin tuvo que hacer la siguiente confesión: “Desafortunadamente, el origen de la célula continúa siendo el punto más oscuro de toda la teoría de la evolución” (45). Algunos evolucionistas seguidores de Oparin trataron de llevar a cabo experimentos para resolver el problema del origen de la vida. El más conocido de estos experimentos fue el que realizó el químico americano Stanley Miller en 1953. Combinando gases que sostenía existían en la atmósfera primordial de la tierra en un balón de vidrio, y bombardeándolos con energía eléctrica, Miller sintetizó varias moléculas orgánicas (aminoácidos) presentes en la estructura de las proteínas. Habían pasado escasamente unos pocos años de este experimento —que era presentado como un paso importante para demostrar la teoría evolucionista— cuando se reveló que el mismo era inválido pues la atmósfera utilizada en el mismo era muy diferente de las condiciones reales existentes en la tierra (46). Después de un largo silencio, Miller confesó que el medio atmosférico que había utilizado era irreal (47). Todos los esfuerzos evolucionistas emprendidos durante el siglo XX para explicar el origen de la vida terminaron en fracaso. El geoquímico Jeffrey Bada del San Diego Scripps Institute, acepta esto en un artículo publicado en la revista Earth en 1998: “Hoy, terminando el siglo XX, enfrentamos todavía el mayor problema sin resolver que teníamos cuando comenzó el siglo: ¿cómo se originó la vida sobre la tierra?” (48). LA COMPLEJA ESTRUCTURA DE LA VIDA La razón fundamental por la cual la teoría de la evolución terminó en semejante atolladero en lo referente al origen de la vida se debe a que incluso los organismos vivientes que se supone más simples tienen estructuras increíblemente complejas. La célula de un ser viviente es más compleja que todos los productos tecnológicos producidos por el hombre. Actualmente, incluso en los laboratorios más modernos del mundo, es imposible producir una célula viva uniendo materia inorgánica. Las condiciones requeridas para la formación de una célula son cuantitativamente demasiado grandes para ser explicadas por la casualidad. La probabilidad de que las proteínas, principales componente de las células, resulten sintetizadas por casualidad es de 1 en 10.950 para una proteína promedio compuesta de unos 500 aminoácidos. En matemáticas una probabilidad menor a 1 en 1050 es considerada prácticamente un imposible. La molécula de ADN, que está ubicada en el núcleo de la célula y que almacena la información genética, es una base de datos increíble. Se calcula que si la información codificada en el ADN se pusiera por escrito, ello daría lugar a una inmensa biblioteca equivalente a una enciclopedia de 900 volúmenes de 500 páginas cada uno. Y en este punto aparece un dilema muy interesante: el ADN sólo puede replicarse con la ayuda de algunas proteínas especiales (enzimas). Pero la síntesis de estas enzimas sólo puede realizarse a partir de la información codificada en el ADN. Como ambas dependen una de otra tienen que existir al mismo tiempo para replicarse. Esto lleva a un punto muerto al escenario en el cual la vida se origina por sí misma. El profesor Leslie Orgel, un reputado evolucionista de la Universidad de San Diego, California, confesó este hecho en la edición de septiembre de 1994 de la revista “Scientific American”: “Es extremadamente improbable que las proteínas y los ácidos nucleicos, ambos estructuralmente complejos, surjan espontáneamente en el mismo lugar al mismo tiempo. Además, parece también imposible obtener uno sin el otro. Y en consecuencia, a primera vista, uno tendría que concluir que la vida, en realidad, nunca pudo originarse por medios químicos” (49). Indudablemente, es imposible que la vida se haya originado por causas naturales, y entonces no queda sino aceptar que fue “creada” por medios sobrenaturales. Este hecho invalida explícitamente la teoría de la evolución cuyo propósito principal es negar la creación. LOS MECANISMOS IMAGINARIOS DE LA EVOLUCIÓN El segundo tópico importante que invalida la teoría darwinista es que los dos conceptos expuestos por ésta como “mecanismos evolutivos” se ha visto que, en realidad, no poseen ningún poder evolutivo. Darwin basó su alegato en favor de la evolución enteramente en el mecanismo de la “selección natural”. La importancia que le adjudica a este mecanismo queda en evidencia por el título mismo de su libro: “El origen de las especies por medio de la selección natural”. La selección natural sostiene que aquellos seres vivientes que son más fuertes y están más adaptados a las condiciones naturales de su hábitat sobrevivirán en la lucha por la vida. Por ejemplo, en una manada de ciervos amenazada por animales salvajes, aquellos que puedan correr más rápido sobrevivirán. En consecuencia, la manada de ciervos estará compuesta de los individuos más fuertes y más rápidos. Sin embargo, incuestionablemente, este mecanismo no causará que los ciervos evolucionen y se transformen en otra especie, por ejemplo, caballos. Consecuentemente el mecanismo de la selección natural no tiene poder evolutivo. Darwin era consciente de este hecho y lo dejó expresado en su libro “El origen de las especies”: “La selección natural no puede hacer nada hasta que ocurran variaciones favorables fortuitas” (50). EL IMPACTO DE LAMARCK Ahora bien, ¿cómo pueden ocurrir estas “variaciones favorables”? Darwin trató de responder a esta cuestión partiendo del punto de vista que el primitivo estado del conocimiento científico poseía en su época. Según el biólogo francés Lamarck, que vivió antes de Darwin, las criaturas vivas transmitían los rasgos que adquirían durante su vida a la siguiente generación, y estos rasgos acumulándose de una generación a otra provocaban la aparición de nuevas especies. Por ejemplo, según Lamarck, las jirafas evolucionaron de los antílopes; esforzándose por comer hojas de árboles altos sus cuellos fueron estirándose de una generación a otra. Darwin da también ejemplos similares en su libro “El origen de las especies”. Por ejemplo, dice que algunos osos que se introducían en el agua para buscar comida se transformaron en ballenas con el paso del tiempo (51). Pero no obstante, las leyes de la herencia descubiertas por Mendel y verificadas por la genética que floreció en el siglo XX, finalmente destruyeron la leyenda de que los rasgos adquiridos se trasmitían a las generaciones subsiguientes. De esta forma la selección natural perdió sustento como mecanismo evolutivo. EL NEODARWINISMO Y LAS MUTACIONES Para encontrar una solución, los darwinistas propusieron a finales de la década de 1930 la “moderna teoría sintética” o, como se la conoce más comúnmente, el neodarwinismo. El neodarwinismo agregó las mutaciones, que son distorsiones producidas en los genes de los seres vivientes como resultado de factores externos tales como radiaciones o fallas en la replicación, como “causa de las variaciones favorables” además de la selección natural. Actualmente el modelo evolucionista que persiste en el mundo es el neodarwinista. La teoría sostiene que los millones de seres vivientes presentes en la tierra son el resultado de mutaciones o desórdenes genéticos por medio de los cuales se fueron provocando cambios en numerosos órganos complejos de estos organismos, tales como oídos, ojos, extremidades, alas, etc. Sin embargo, existe un hecho científico innegable que socava esta teoría: las mutaciones no provocan una evolución en los seres vivientes; por el contrario siempre los perjudican. La razón para esto es muy simple: el ADN tiene una estructura muy compleja y las mutaciones azarosas sólo pueden dañarla. El genetista americano B. G. Ranganathan explica esto como sigue: “Las mutaciones son pequeñas, azarosas y dañinas. Ocurren raramente y lo mejor que puede pasar es que sea ineficaz. Estas cuatro características de las mutaciones implican que no pueden conducir a un desarrollo evolutivo. Un cambio al azar en un organismo altamente especializado o es dañino o es fútil. Un cambio al azar en un reloj pulsera no puede mejorarlo. Lo más probable es que lo perjudique o, en el mejor de los casos, que sea insustancial. Un terremoto no mejora una ciudad, la destruye” (52). No es sorprendente que ningún ejemplo útil de mutación, esto es, que se haya constatado que mejoró el código genético, se haya observado hasta ahora. Todas las mutaciones han probado ser nocivas. La mutación, que se presenta como un “mecanismo evolutivo”, es realmente un incidente genético que daña a los seres vivientes y los incapacita. (El efecto más común de mutación en los seres humanos es el cáncer). No caben dudas que un mecanismo destructivo no puede ser un “mecanismo evolutivo”. La selección natural, por otro lado, “no puede hacer nada por sí misma” como también Darwin aceptó. Esto nos indica que no hay “mecanismos evolutivos” en la naturaleza, y si no existen difícilmente alguien pueda imaginar cómo el proceso llamado evolución tendría lugar. RESTOS FÓSILES: NO HAY RASTROS DE FORMAS INTERMEDIAS La prueba más clara de que el escenario sugerido por la teoría evolucionista no existe son los restos fósiles. Según la teoría de la evolución todas las especies han surgido de una precedente. Es decir que especies previas sufrieron transformaciones a lo largo del tiempo, y todas se produjeron de este modo en un proceso gradual de transformación que duró millones de años. Si éste ha sido el caso, entonces debieron existir numerosas especies intermedias que vivieron durante este larguísimo período de transformación. Por ejemplo, alguna especie medio-pez/medio-reptil debió haber vivido en el pasado adquiriendo, con el paso del tiempo, algunas características de reptil además de las de pez que ya tenía. O debieron existir algunos reptiles-pájaros que adquirieron más características de las aves aparte de las de reptil que ya poseían. Dado que estas especies estaban en una fase de transición, debía tratarse de seres vivos defectuosos, limitados por ciertas incapacidades. Los evolucionistas se refieren a estos seres imaginarios, que ellos creen que vivieron en el pasado, como “formas transitorias”. Si tales animales realmente han existido, deberían haber sido millones, o incluso miles de millones en cuanto a su número y variedad. Y más importante todavía, los restos de estos extraños seres deberían estar presentes en los restos fósiles. En “El origen de las especies” Darwin explicaba: “Si mi teoría es cierta, innumerables variedades intermedias, como eslabones cercanos de todas las especies de un mismo grupo, ciertamente deben haber existido... Consecuentemente, evidencia de su existencia previa sólo podría hallarse entre los restos fósiles” (53). LAS ESPERANZAS DE DARWIN SE HICIERON PEDAZOS Pese a que los evolucionistas han realizado enérgicos esfuerzos en todo el mundo para encontrar fósiles desde mediados del siglo XIX, todavía no se han descubierto formas intermedias. Todos los fósiles desenterrados en las excavaciones muestran que, contrariamente a las expectativas de los evolucionistas, todas las formas de vida aparecieron sobre la tierra en forma repentina y completamente formadas. Un paleontólogo británico, Derek V. Ager, admite este hecho aunque él es un evolucionista: “La cuestión que surge es que, si nosotros examinamos en detalle los restos fósiles, sea a nivel de órdenes o de especies, encontramos —una y otra vez— no una evolución gradual, sino una explosión repentina de un grupo a expensas de otro” (54). Esto significa que en los restos fósiles todas las especies surgen repentinamente y completamente formadas, sin ninguna forma intermedia en el medio. Esto es exactamente lo opuesto de las presunciones de Darwin. Y además es una evidencia muy fuerte de que los seres vivientes son creados. La única explicación para que una especie viviente aparezca repentinamente y completa en todos sus detalles, sin ningún ancestro del cual haya evolucionado, es que fue creada. Este hecho es admitido también por el ampliamente conocido biólogo evolucionista Douglas Futuyma: “La creación y la evolución, entre ambas, agotan todas las explicaciones posibles para el origen de los seres vivientes. Los organismos vivos o bien aparecen sobre la tierra completamente desarrollados o no lo hacen. Si no lo hacen deben haber evolucionado de especies preexistentes por algún proceso de modificación. Y si aparecen en un estado completamente desarrollado, deben haber sido creados por alguna inteligencia omnipotente” (55). Los fósiles muestran que los seres vivientes aparecieron sobre la tierra completamente desarrollados y en un estado perfecto. Esto significa que “el origen de las especies”, contrariamente a lo que suponía Darwin, no es la evolución sino la creación. EL CUENTO DE LA EVOLUCIÓN HUMANA El tema que traen a colación más a menudo los defensores de la teoría evolucionista es el del origen del hombre. La tesis darwinista sostiene que el hombre moderno actual evolucionó de algún tipo de criatura simiesca. Durante este supuesto proceso evolutivo, que se supone comenzó hace 4-5 millones de años, se afirma que han existido algunas “formas de transición” entre el hombre moderno y sus ancestros. Según este escenario completamente imaginario, existen cuatro “categorías” básicas: 1. Australopithecus 2. Homo habilis 3. Homo erectus 4. Homo sapiens Los evolucionistas llaman “Australopithecus” al primero de estos ancestros similares a los simios, palabra que significa “simio sudafricano”. Esos seres no eran en realidad más que una antigua especie de simios que se ha extinguido. Profundos estudios realizados sobre varios especímenes del Australopithecus por dos anatomistas mundialmente famosos de Inglaterra y EE.UU., Lord Solly Zuckerman y el Prof. Charles Oxnard, han mostrado que esos fósiles pertenecen a una especie ordinaria de simio que se ha extinguido y que no presenta semejanzas con los seres humanos (56). Los evolucionistas clasifican a la siguiente etapa de la evolución humana como “homo”, es decir “hombre”. Según sus afirmaciones las criaturas de la serie “homo” están más desarrolladas que el Australopithecus. Pero lo que hacen es inventar un esquema evolutivo imaginario ordenando diferentes fósiles de esas criaturas en un cierto orden. Este esquema es imaginario porque jamás se ha probado que exista una relación evolutiva entre estas diferentes clases. Ernst Mayr, uno de los principales defensores de la teoría de la evolución en el siglo XX, admite este hecho diciendo que “la cadena que llega hasta el homo sapiens está en realidad perdida” (57). Delineando la cadena de eslabones en la forma “Australopithecus > Homo habilis > Homo erectus > Homo sapiens” los evolucionistas dan a entender que cada una de estas especies es ancestro de la siguiente. Pero sin embargo, recientes descubrimientos de los paleoantropólogos han revelado que el Australopithecus, el Homo habilis y el Homo erectus han vivido en diferentes partes del mundo al mismo tiempo (58). Más aún, ciertos segmentos de humanos clasificados como Homo erectus han vivido hasta épocas muy modernas. El Homo sapiens neanderthalensis y el Homo sapiens sapiens (el hombre moderno) coexistieron en la misma región (59). Esta situación claramente indica la invalidez de la hipótesis que sostiene que son ancestros unos de otros. Un paleontólogo de la Universidad de Harvard, Stephen Jay Gould, explica este punto muerto de la teoría de la evolución, aunque él mismo es un evolucionista, en estos términos: “¿Qué ha pasado con nuestra escalera si existen tres linajes de homínidos coexistentes (australopithecus africanus, el robusto australopithecus, y el homo habilis), ninguno claramente derivado del otro? Más aún, ninguno de los tres muestra tendencias evolutivas durante su estancia en la tierra” (60). En resumen, el escenario de la evolución humana que se presenta en los medios de comunicación y en los textos escolares apoyado en varios dibujos de algunas criaturas “mitad simios, mitad humanos”, es, francamente hablando, simple propaganda, pues no es otra cosa que un cuento sin ningún fundamento científico. Lord Solly Zuckerman, uno de los más famosos y respetados científicos del Reino Unido, que llevó a cabo investigaciones sobre este tema durante mucho tiempo, y que en particular estudió los fósiles del Australopithecus durante 15 años, llegó finalmente a la conclusión —pese a que él es un evolucionista— de que, en realidad, no existe ninguna ramificación evolutiva que, partiendo de esas criaturas parecidas a los simios, termine en el hombre. Zuckerman es autor además de una interesante “clasificación de la ciencia”. Elaboró un cuadro jerárquico de las disciplinas científicas ordenándolas desde las que él considera científicas hasta las que considera a-científicas. Según la clasificación de Zuckerman, los campos de la ciencia más “científicos” —es decir, dependientes de datos concretos— son la química y la física. Después de ellos vienen las ciencias biológicas y luego las ciencias sociales. Al final de la tabla, que es la parte considerada más “a-científica”, están la “percepción extrasensorial” —temas tales como la telepatía y el sexto sentido— y finalmente la “evolución humana”. Zuckerman explica así su razonamiento: “Nos desplazamos entonces fuera del registro de las verdades objetivas para entrar en el campo de la ciencia biológica presuntiva, como la percepción extrasensorial o la interpretación de la historia fósil del hombre, donde para el convencido (evolucionista) todo es posible, y donde el ardiente creyente (en la evolución) es algunas veces capaz de creer varias cosas contradictorias al mismo tiempo” (61).

  45. #45 El Brujo Redivivo 05 de jun. 2007

    Creo que sí que lo entiendo, Etpour, y huelga decir que concuerdo con usted. Sólo pretendía, entiendo que como Servan, matizar su definición en el sentido de colaborar perfeccionándola un poquito, pero siempre partiendo del acuerdo en lo fundamental. Es una triste desgracia la expansión del relativismo epistemológico. En el fondo se trata de personas que no saben de lo que hablan, pero ahí están. Son una lacra, ciertamente. La ciencia es lo que es, no más, pero tampoco menos. Sus detractores suelen provenir o del fanatismo religioso o de la ignorancia (y no creo que sean excluyentes). Lo más gracioso es que, en cuanto se despista uno, intentan dar lustre a sus chorradas calificándolas de científicas. La ciencia llega a mucho menos de lo que sus fanáticos (que también los hay) pretenden. Llega, por supuesto, a mucho más de lo que sus detractores ni siquiera sospechan. Llega a donde puede, porque es una creación reciente y que se mueve con medios limitados, tanto en los instrumentos como en la propia capacidad de la mente humana, que, aunque sea el producto más elaborado de la evolución, es nacida apenas ayer. Pero a donde llega, llega. Sobre todo, se autocorrige y no se encastilla en dogmas. Limitada, por supuesto, pero eficaz y en progreso. Guste o no, es la herramienta más elaborada, más demostrable y más perfectible de las que disponemos. El porqué del rechazo de algunos medios postmodernos es algo que se me escapa. Aunque haya otras razones, para mí que en el fondo hay un problema de capacidad. En fin, a cualquiera que pontifique acerca de la ciencia poniéndose en plan detractor chorras, yo le pediría que me enseñase sus calificaciones de matemáticas, física y química en el Bachillerato. Estoy seguro de que la mayor parte de ellos se negaría para no quedar en evidencia. Siempre es bueno saber, aunque sea un poquito, de lo que se habla. Otra de las lástimas, y usted de alguna forma lo apuntaba, es la poca formación epistemológica que se da a los estudiantes de ciencias. A los de después, ni le cuento: valga como ejemplo ese profesor del CAP. Lamentable. Observo compungido que le he contagiado el virus VCB.02 =Virus del Creacionista Bobo, versión 2=. Me temo que sí que es contagioso. Lo siento.

  46. #46 El Brujo Redivivo 05 de jun. 2007

    Vaya, el Creacionista Facha se ha puesto nervioso porque lo han pillado en bragas.

  47. #47 Apomios 05 de jun. 2007

    Te echabamos de menos pela monas Txerrin Hoy, a las 00:20 Bueno estoy leyendo a algunos foreros que salen y parecen la misma persona lo digo por el Brujito y el tal Fe. Que parecen estar en horas bajas!!! joseraulaboy Hoy, a las 21:41 Bronka al canto y el brujillo enmedio. aportando datos con su enciclopedismo barato de"cortar y pegar" ¿ sabe hacer algo más aparte de insultar, pavonearse y cortar textos ajenos? creo que no.

  48. #48 Brigantinus 05 de jun. 2007

    Pues yo puedo dar fe de que F. y el Brujo no son en absoluto la misma persona. Cada uno tiene sus respectivas identidades reales con las que -entre otras cosas- se mueven en el tan denostado por algunos "mundo académico". Cosa que no puede decirse de otros, identificables a la primera a pesar de cambiarse de nick. Así que resulta llamativo lo fácilmente que algunos que llevan cuatro días enseguida sentencian quién es y quién no es.

  49. #49 Apomios 05 de jun. 2007

    Pero si usted no tiene fe señor Brigantinus, ¿como puede hablar de fe si usted es ateo?

  50. #50 Apomios 05 de jun. 2007

    Lamentablemente en esta España de hoy, ser creyente ya sea de una religion u otra y sentirse español, significa que pela monas de poca monta, te digan lo siguiente: El Brujo Redivivo Hoy, a las 01:07 Vaya, el Creacionista Facha se ha puesto nervioso porque lo han pillado en bragas. “Nosotros os hemos creado. ¿Por qué pues no aceptáis la verdad? ¿Os habéis fijado en lo que eyaculáis? ¿Lo creáis vosotros o somos Nosotros los creadores?” (Corán 56:57-59). Aun no sabe señor brujo que todas las religiones del mundo son creacionistas, menos la religion de Darwin o tendre que ilustrarle al respecto?

  51. Hay 250 comentarios.
    1 2 3 ...5 página siguiente

Comentarios cerrados por el administrador Silberius
Motivo: Degradación en la calidad de los comentarios

Volver arriba