Autor: arenas
domingo, 20 de mayo de 2007
Sección: Noticias
Información publicada por: arenas
Mostrado 31.834 veces.


Ir a los comentarios

Tesoro submarino

Tesoro submarino

Cultura sospecha que la empresa Odyssey podría haber expoliado el patrimonio español La compañía estadounidense anunció ayer el hallazgo de un tesoro submarino sin precisar su lugar de procedencia EFE - Madrid - 19/05/2007 El Ministerio de Cultura ha alertado a la Guardia Civil ante un posible delito de expolio del patrimonio español por parte de la empresa estadounidense Odyssey, que ayer anunció el hallazgo un buque hundido con un valioso botín, cuya nacionalidad y lugar de procedencia se negó a facilitar. El tesoro está formado por unas 17 toneladas de monedas de plata y oro, valoradas en 370 millones de euros. Según han comunicado fuentes de Cultura, la compañía de exploración marina Odyssey dispone de la autorización necesaria para investigar si alguno de los pecios hundidos frente a las costas de Gibraltar (Mar de Alborán) es el HMS Sussex -que naufragó en 1694-, aunque no para realizar extracciones arqueológicas subacuáticas. En este sentido, Cultura ha calificado de "sospechoso" que la empresa Odyssey no diera a conocer la nacionalidad del buque en el que se encontró el valioso botín ni su localización exacta, que según informó ayer la empresa se sitúa en aguas internacionales y en un punto indeterminado del océano Atlántico. Como garante del patrimonio español, el Ministerio de Cultura ha alertado a la Guardia Civil para que investigue este asunto, vigile las costas de Gibraltar y averigüe si el hallazgo, formado por unas 17 toneladas de monedas de plata y oro -valoradas en 370 millones de euros-, se encuentra en aguas españolas o pertenece a un buque de bandera española, en cuyo caso se habría cometido un delito de expolio. Según informó ayer la empresa Odyssey, el medio millón de monedas extraídas hasta el momento, cuya procedencia y características también se negaron a revelar, han sido trasladas a territorio estadounidense. Fuentes de la Guardia Civil han explicado que de estos casos se ocupa el Grupo de Patrimonio Histórico, con el apoyo de los Grupos Subacuáticos y del Servicio Marítimo, y han recordado que ya hubo antecedentes de inspecciones por las actividades de esta compañía de exploración marina, con el objetivo de comprobar que cumplía con la normativa internacional. El Ministerio de Cultura anunció el pasado marzo que vigilaría a Odyssey en las operaciones de identificación del buque HMS Sussex, un navío de bandera inglesa que naufragó en la zona del mar de Alborán en 1694 con un mercancía formada por nueve toneladas de oro y valorada en 4,5 millones de dólares, y cuyo descubrimiento y posible rescate provocó una controversia que se saldó con un acuerdo entre los Gobiernos de España y Reino Unido. Noticia de elpais.com

-


No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #102 arenas 12 de ene. 2008

    Un juez ordena al Odyssey que entregue a España datos precisos del tesoro encontrado en mayo

    Entre dicha información hay la que especifica el lugar exacto donde fueron halladas las monedas de oro y plata

    10/01/2008| Actualizada a las 19:48h

    Miami. (EFE).- Un juez de Florida ordenó hoy a la empresa estadounidense Odyssey que proporcione al Gobierno español toda la información relativa al tesoro de monedas de oro y plata hallado en mayo pasado, dijo a Efe el abogado que representa a España.

    "Estamos muy felices porque el tribunal falló a favor de España y ordenó hoy a Odyssey que nos entregue toda la información que hemos estado solicitando", explicó James Goold, letrado que representa al Gobierno español.

    Mark A. Pizzo, juez que instruye el caso en un tribunal de Tampa (Florida), dio un plazo de catorce días a la empresa estadounidense Odyssey para que facilite a España la información detallada sobre el tesoro valorado en más de 500 millones de dólares (350 millones de euros).

    El Gobierno español había exigido a la empresa submarina estadounidense, con sede en Tampa, que le proporcionara información específica sobre el lugar exacto del tesoro, entre otros detalles. Ahora, prosiguió Goold, Odyssey tiene la obligación ineludible de facilitarnos "la localización del barco (hundido del que procede el pecio), información sobre el tesoro y los "objetos" extraídos y el "permiso para examinar los artefactos" del cargamento rescatado. "Esperamos con ilusión revisar esa información", insistió Goold en una conversación telefónica con Efe.

    El juez había pedido en noviembre pasado al Gobierno español y a Odyssey que trabajaran conjuntamente con objeto de llegar a un acuerdo de confidencialidad aceptable sobre el tesoro. Para Odyssey, que ha reiterado en numerosas ocasiones que el tesoro fue extraído fuera de las aguas jurisdiccionales de España, era una irresponsabilidad "difundir datos que permitieran la localización del sitio arqueológico" y que cualquiera con unos mínimos recursos "pudiera tener la tentación de tratar de rescatar más objetos de valor". Por ello, exigía al Gobierno español un acuerdo de confidencialidad con relación al cargamento extraído, pacto que nunca se consumó.

    Los puntos de desacuerdo no se resolvieron, al parecer, y no se registró un avance sustancial en esta batalla legal sobre el pecio extraído por Odyssey en la operación denominada "Cisne negro" y que España reclama con firmeza.

    Con el fallo del juez favorable a los intereses de España, todo indica que Odyssey deberá plegarse a las reclamaciones del Gobierno español y entregarle "la información que hemos buscado", apostilló Goold.

    El pasado 18 de mayo la empresa Odyssey anunció el hallazgo de un tesoro compuesto de monedas de plata y oro que, según el Ministerio español de Cultura, es un "cargamento extraído de un pecio de bandera española".

    http://www.lavanguardia.es/lv24h/20080110/53425223776.html

  2. #103 arenas 12 de ene. 2008

    El juez obliga a Odyssey a dar a España las coordenadas del tesoro

    Un investigador se persona en otro caso que enfrenta al Gobierno con la firma

    http://www.elpais.com/articulo/cultura/juez/obliga/Odyssey/dar/Espana/coordenadas/tesoro/elpepucul/20080111elpepicul_3/Tes

  3. #104 arenas 23 de feb. 2008

    ¿Otro tesoro español para Odyssey?

    La compañía se hace con los derechos de un pecio hallado en Carolina del Norte

    http://www.elpais.com/articulo/cultura/tesoro/espanol/Odyssey/elpepucul/20080222elpepicul_1/Tes

  4. #105 arenas 24 de feb. 2008

    España 'versus' Odyssey

    Cultura se plantea ejercer su derecho sobre el pecio hallado

    ÁLVARO DE CÓZAR - Madrid - 23/02/2008

     

    España investigará el caso del nuevo pecio reclamado por Odyssey para saber si se trata de un barco español. El Ministerio de Cultura sospecha que el buque podría ser patrimonio nacional y ha pedido a sus abogados en Estados Unidos que, como en los anteriores conflictos con la compañía, hagan lo necesario para reivindicar sus derechos.

    La empresa estadounidense, puntera en la búsqueda de pecios submarinos, anunció anteayer un nuevo proyecto para la recuperación de un pecio del siglo XVIII que se encuentra a 12 millas de la costa del Estado de Carolina del Norte. Odyssey aseguró entonces que aún no existen evidencias que determinen la identidad del buque, al que la empresa ha rebautizado con el nombre en clave de Firefly (Luciérnaga).

    "Haremos lo que siempre hemos hecho con esta empresa: perseguirlos jurídicamente. Trataremos de rastrear todos sus movimientos y ver si tenemos que ejercer nuestros derechos sobre el pecio que ellos reclaman", señaló ayer a este periódico el subdirector de Protección de Patrimonio del Ministerio de Cultura, Luis Lafuente.

    El otro caso que enfrenta a la compañía estadounidense y al Gobierno español es el del Cisne Negro, nombre en clave utilizado por Odyssey para referirse a un pecio de principios del XIX del que la compañía extrajo 500.000 monedas de plata y oro en mayo de 2007.

    España sospechó entonces que Odyssey había encontrado La Mercedes, una fragata hundida por la flota británica en 1804. Desde aquel anuncio, el Gobierno mantiene un litigio con la compañía por los derechos.

    Lo mismo podría ocurrir con este nuevo caso si se demuestra la hipótesis más fiable por ahora; que el barco en el que Odyssey ha encontrado algunos lingotes de plata, oro, esmeraldas y reales de a ocho españoles es El Salvador, un buque mercante perdido en 1750 tras un huracán que azotó las costas de Carolina del Norte.

  5. #107 arenas 07 de mar. 2008

    Varapalo a España en el 'caso Odyssey'

    Un tribunal de Florida rechaza la petición de España de obtener información sobre el tesoro del 'Cisne Negro'

    ALVARO DE COZAR - Madrid - 07/03/2008

    Odyssey Marine Exploration, la compañía estadounidense especializada en la búsqueda de pecios submarinos, no tendrá que dar a España más información sobre el Cisne Negro, el tesoro que encontró en mayo de 2007 en algún punto del océano Atlántico. Al menos por ahora. Así lo han determinado los jueces del Tribunal de Tampa que llevan el caso, quienes consideran que la información confidencial facilitada por la compañía a los abogados de España es suficiente y de acuerdo con los procedimientos legales.

    En un documento hecho público ayer por el juez Steve. D Merryday, los magistrados rechazan las principales peticiones hechas por los abogados de España en el caso del barco encontrado en algún lugar del Atlántico. Las autoridades españolas, que sospechan que el pecio encontrado por Odyssey es patrimonio español, solicitaron a través de sus abogados más información sobre la localización exacta del lugar donde la compañía encontró un tesoro de 500.0000 monedas de plata. Pero el juez Merryday no está de acuerdo. Es más, si Odyssey cumple con todos los procedimientos para revelar definitivamente la identidad del pecio, de acuerdo con el requerimiento de los jueces, la compañía no tendrá que ofrecer por ahora ninguna información más. En otras palabras: los jueces le dicen a Odyssey que determine pronto qué es lo que ha encontrado pero, que mientras esto sucede, España no tiene derecho a más detalles.

    Los jueces también desestiman a Odyssey algunas de sus pretensiones, concretamente la de ser indemnizada por España. La empresa alegaba que España debía reparar las pérdidas económicas sufridas durante la retención de sus buques en el puerto de Algeciras. Sobre este asunto, el juez no se pronuncia a favor ni en contra. Simplemente dice que no tiene jurisdicción sobre esa causa.

    Pese al varapalo recibido por España, que esperaba obtener hoy más información sobre el tesoro, el abogado de España en Estados Unidos, James Goold, vendió la noticia como algo positivo y trató de disfrazarla como una victoria para España. El letrado manifestó su satisfacción ante la decisión del juez de desechar la pretensión de Odyssey de reclamar daños y perjuicios al Gobierno español por sus acciones y aseguró que los jueces han obligado a la empresa a “proporcionar la información adicional que se le había demandado".

    http://www.elpais.com/articulo/sociedad/Varapalo/Espana/caso/Odyssey/elpepusoc/20080307elpepusoc_1/Tes

  6. #108 arenas 13 de abr. 2008

    REPORTAJE: La batalla por un tesoro

    Las monedas de plata son españolas

    El pecio descubierto por Odissey posiblemente es 'La Mercedes', el mítico barco que saltó por los aires el 5 de octubre de 1804 - El Gobierno puede reclamarlo

    ÁLVARO DE CÓZAR - Madrid - 13/04/2008

    El Cisne Negro, el nombre en clave con el que Odyssey bautizó al pecio con el tesoro más valioso hallado hasta ahora en el fondo del mar, ya tiene identidad: Nuestra Señora de las Mercedes. Un buque español hundido en 1804. Odyssey Marine Exploration, la compañía estadounidense especializada en la búsqueda de pecios submarinos, anunció su hallazgo el 18 de mayo de 2007. La empresa sólo dijo entonces que se trataba de un tesoro de 500.000 monedas de plata (17 toneladas) procedente de un buque de época colonial, encontrado en un lugar indeterminado del Atlántico. España siempre sospechó que Odyssey había expoliado La Mercedes, un mítico barco que saltó por los aires el 5 de octubre de 1804 tras un combate naval con los ingleses frente a la costa portuguesa del Algarve. Ésa es también la hipótesis de Odyssey desde hace mucho tiempo, según fuentes cercanas al caso.

    Si la carga era particular, las familias herederas podrían beneficiarse

    Mark Pizzo, el juez que arbitra en la pelea entre España y Odyssey por los derechos del hallazgo, dio un plazo de 30 días a la empresa para que revelara la identidad del barco o bien la hipótesis más probable. En declaraciones a este periódico, Greg Stemm, el cofundador de la compañía, comentó el viernes que había dado al juez varias hipótesis, entre ellas la de La Mercedes. Stemm no especificó cuál de ellas era la más probable, pero entre bambalinas, ésa es la opción más plausible para los investigadores. Aun así, Odyssey sigue afirmando que un número indeterminado de pruebas contradictorias impide determinar con exactitud la identidad del buque.

    El primer acto de la pugna legal que los abogados de ambas partes han mantenido durante todo este año en el juzgado de Tampa por los derechos sobre el hallazgo, se cierra así con la declaración de Odyssey.

    La reticencia de la empresa a expresar públicamente el nombre del barco puede explicarse a través del pasado. A mediados de los noventa, Stemm y el otro cofundador de la empresa, John Morris, fueron investigados por la Comisión del Mercado de Valores de Estados Unidos bajo la sospecha de haber dado información inflada sobre un pecio que había hecho subir las acciones de la compañía. Así, pues, la idea de Stemm, según sus declaraciones, es que no debe haber más precipitaciones.

    La historia está lejos de terminar. Una vez despejado el misterio, España argumentará ante el juez por qué nunca ha hecho esfuerzos por buscar y encontrar La Mercedes, es decir, le convencerá de que el buque no fue abandonado a su suerte. Si el juez ve razonables esos argumentos, el caso podría prolongarse durante años. Ambas partes reclamarían ante los tribunales estadounidenses los derechos sobre el pecio y la carga.

    Las claves de esa batalla pasan por la condición legal del buque en ese tiempo. La historia da fe de que La Mercedes era un buque de guerra que participó en varias batallas. Según esa cualidad de buque de Estado, el Gobierno español podría reclamarlo. Hay jurisprudencia al respecto en al menos dos ocasiones, con los buques La Galga de Andalucía y El Juno, devueltos a España en 2000 tras ser descubiertos por una empresa de rescates submarinos también estadounidense.

    Odyssey piensa otra cosa. Considera que el buque estaba realizando tareas no militares cuando se hundió. Un simple barco particular cargado con la fortuna de cientos de mercaderes y sus familias. Esas familias son importantes porque podrían dar un radical giro a la historia. O más bien sus apellidos. Si se demuestra que el barco es La Mercedes, Odyssey podría ofrecer a los descendientes la posibilidad de reclamar parte de aquella fortuna.

    ¿Por qué tanta generosidad? ¿Y por qué no? Cada descendiente podría tener un pedazo de oro que llevarse contento a casa. Una baratija si se compara con lo que ganaría la empresa en la Bolsa. Porque en esta larga historia que ya va a hacer el año, las monedas no tienen mucho valor intrínseco. Las 500.000 monedas de plata de El Cisne Negro podrían saturar un mercado que no cuenta con mucha gente dispuesta a pagar grandes sumas por algo que tiene todo el mundo. Porque en toda historia importa más el brillo del metal que el metal en sí mismo. Ese brillo mantiene la idea de que todos los proyectos saldrán adelante: las películas de Disney, los concursos de piratas, los libros, los documentales, los museos y las ilusiones de seguir encontrando durante mucho tiempo oro, el metal con el que todavía se siguen forjando los sueños y las pesadillas.

    encia y negocio, una difícil alianza

    La idea de Greg Stemm y John Morris en la fundación de Odyssey Marine Exploration era unir ciencia y comercio, arqueología y beneficios. ¿Y si además se le añade el Mercado de Valores? El tintineo de las monedas en las manos de Stemm rechina en los despachos de las universidades de todo el mundo. Un dato. Según comentaba un arqueólogo de la Universidad de Tejas en la revista The New Yorker hace unos días, Odyssey no ha publicado una sola línea de información relevante para el gremio. La razón, según Odyssey, es que nunca les dejan. No han aceptado los artículos de sus arqueólogos porque su nombre se relaciona siempre con la palabra de la que la empresa no consigue desprenderse: cazatesoros. El rechazo de la ciencia hace que sus descubrimientos, incluso si son probados y útiles para la historia, caigan en saco roto. "Es difícil conjugar ciencia y negocio", señala Ángel Alloza, historiador del CSIC. "Creo que el problema en este caso es el oscurantismo y la ocultación deliberada de datos que la empresa ha hecho. Eso es lo contrario de la ciencia", concluye.

    http://www.elpais.com/articulo/cultura/monedas/plata/espanolas/elpepucul/20080413elpepicul_1/Tes

  7. #109 arenas 02 de mayo de 2008

    El Gobierno confirma sus aspiraciones sobre el Odyssey

    ISABEL LAFONT - Madrid - 01/05/2008

     

    "Todo es nuestro". El director general de Bellas Artes, José Jiménez, fue ayer más contundente que nunca al afirmar que el tesoro del pecio hallado en mayo de 2007 por la empresa estadounidense Odyssey Marine Explorer puede ser reclamado con garantías por el Gobierno español.

    Jiménez confirmó ayer que, tras una inspección por parte de técnicos españoles, las 500.000 monedas de plata capturadas por Odyssey viajaban a bordo del Nuestra Señora de las Mercedes cuando éste naufragó en 1804 frente a las costas del Algarve. "Era un barco de la Armada española y se va a recuperar todo", precisó.

    Odyssey basa su defensa frente a las reclamaciones españolas (el asunto se está dirimiendo en un juzgado de Tampa, en Florida) en que el barco no realizaba tareas militares en el momento en que se hundió y, por tanto, no puede considerarse un buque de Estado y no está obligada a devolver la carga. Sólo podrían reclamarla, sostiene, los descendientes de los propietarios de la misma entonces. El próximo 8 de mayo se explicarán en una conferencia de prensa por qué hay "grandes perspectivas" de que el litigio se resuelva a favor de España, anunció Jiménez.

    Éste señaló también que los futuros directores del Centro Nacional de Artes Visuales, el Centro Nacional de la Moda y el Museo Nacional de Etnografía (los dos primeros con sede en Madrid, el tercero en Teruel, que verán la luz en unos dos años y medio) se elegirán por concurso internacional. Este procedimiento, sin embargo, no se aplicará al Museo del Prado, donde no se prevé plantear una sustitución inmediata de Miguel Zugaza.

    http://www.elpais.com/articulo/cultura/Gobierno/confirma/aspiraciones/Odyssey/elpepucul/20080501elpepicul_5/Tes

  8. #110 arenas 09 de mayo de 2008

    Cultura tiene la "convicción legal y moral" de que vencerá a Odyssey

    Las pruebas aportadas pretenden demostrar que el pecio es un buque español

    ÁLVARO DE CÓZAR - Madrid - 09/05/2008

    El abogado estadounidense James Goold fue el último en hablar ayer en la conferencia de prensa del Ministerio de Cultura sobre el caso Odyssey. En un momento de su declaración, Goold levantó la mirada, sonrió y pronunció estas palabras como si estuviera descorriendo el telón: "El misterio ha acabado".

    "Será el juez quien determine la identidad del barco", alega la empresa

    Ese misterio no es otro que la identidad del pecio que se esconde tras El Cisne Negro, nombre con el que la empresa de cazatesoros Odyssey Marine Exploration bautizó el hallazgo de un tesoro de 500.000 monedas de plata encontradas frente a las costas del Algarve. El nombre real del pecio es, según el ministerio, el Nuestra Señora de las Mercedes, un barco de guerra español hundido en 1804 tras recibir un cañonazo de la flota inglesa en la batalla del cabo de Santa María. España dice ahora que se trata de ese barco, aunque los funcionarios de Cultura barajan esa hipótesis desde que Odyssey anunció el descubrimiento. Desde entonces, ambas partes han estado luchando por los derechos del pecio en un juzgado de Tampa, en Florida, donde la compañía tiene su sede.

    Para España, La Mercedes ya no es una hipótesis sino una certeza. James Goold, el abogado que representa al Gobierno español en Estados Unidos, expuso ayer las pruebas reunidas por la Guardia Civil, la Armada Española y un grupo de expertos para sostener esa tesis. La primera de ellas es la localización del hallazgo. La Armada Española conserva registros de los movimientos hechos por el Odyssey Explorer, el buque insignia de la compañía, en la zona donde se hundió La Mercedes.

    La segunda prueba es la carga. El análisis que los expertos del Ministerio han hecho de las monedas encontradas determina, según España, que las fechas de las monedas recuperadas -reales de a ocho de plata y escudos de oro- van desde el 1773 hasta el 1804, y la mayor concentración de monedas corresponde a la última década del siglo XVIII. La tercera y última es el interés de Odyssey por La Mercedes. La empresa buscó en el Archivo de Indias información sobre el barco antes de llevar sus operaciones de exploración.

    Todo esto hizo que el Ministerio de Cultura expresase ayer su optimismo sobre la recuperación del barco, cuya carga fue enviada por Odyssey a Estados Unidos en mayo de 2007 y almacenada en un lugar seguro. "No voy a emplear medias tintas. Tenemos la convicción moral y legal de que vamos a ganar el litigio", aseguró el director general de Bellas Artes y Bienes Culturales, José Jiménez.

    Basa la convicción moral en la historia del buque y en los más de 200 marinos y familias que perecieron en el hundimiento. La pata legal del asunto se basa en que La Mercedes era un buque de guerra español. Las leyes estadounidenses reconocen el derecho de un Estado soberano sobre sus barcos de guerra. Existe además el precedente de El Juno y La Galga, dos barcos hallados por una empresa de cazatesoros y recuperados por España según la orden de un tribunal de Virginia en 2000.

    Odyssey respondió así al optimismo del Gobierno: "Todavía pensamos que no hay suficientes pruebas para determinar la identidad del pecio. Será el juez el que tenga que determinar si España tiene derecho sobre la carga recuperada. Nosotros pensamos que no".

    Odyssey basa su defensa en que La Mercedes cargaba la fortuna personal de los mercaderes españoles. Según esa hipótesis, los descendientes podrían reclamar parte del buque, aunque la empresa se considera con derecho además a una parte cuantiosa por haberlo rescatado.

    EL TESORO DE LAS 500.000 PIEZAS

    - Reales de a ocho. Los análisis realizados por los expertos españoles señalan que la carga extraída por Odyssey en mayo de 2007 pertenece a La Mercedes. La foto, proporcionada por el Ministerio de Cultura, muestra la imagen de monedas de plata similares a las encontradas por la empresa.

    - Acuñadas en Lima. Las monedas fueron acuñadas en Lima (Perú) a finales del siglo XVIII. España siempre se ha opuesto a llegar a un acuerdo con la compañía sobre el tesoro. Varias voces en América Latina señalan que el oro de este tipo de yacimientos les pertenece.

    - Un pacto por el tesoro. España señala que sería posible un acuerdo con Perú para compartir los bienes patrimoniales. En cualquier caso, las leyes españolas prohíben la comercialización de patrimonio español.

    http://www.elpais.com/articulo/cultura/Cultura/tiene/conviccion/legal/moral/vencera/Odyssey/elpepucul/20080509elpepicul_4/Tes

     

  9. Hay 110 comentarios.
    página anterior 1 2 3

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba