Autor: soliman
lunes, 19 de septiembre de 2005
Sección: Edad Media
Información publicada por: soliman
Mostrado 92.351 veces.


Ir a los comentarios

¿QUIÉNES FUERON NUESTROS ABUELOS?

Murcia. Sr. Saíz Dotor, Antonio. Es un escritor que ha publicado seis obras sobre la tradición Sufi, de la que hubo una importantísima escuela en Ricote. Y es profesional de la educación con grupos de alto riesgo. RESUMEN DE LA PONENCIA: En la primera parte expondremos una visión diferente sobre el controvertido tema de la invasión árabe en nuestras tierras. Estará documentada en la más moderna investigación y reciente arqueología, en documentación antigua existente en archivos y bibliotecas nacionales, y apoyada por el criterio de preclaros historiadores antiguos y contemporáneos. Nuestra tierra Murciana como parte de Al Ándalus, y específicamente el Valle de Ricote, dieron al mundo hombres y mujeres que destacaron en el ámbito de las artes y de las ciencias. En la segunda parte diremos que; la filosofía, las matemáticas, astronomía, ingeniería, medicina, química, botánica, zoología, dietética, literatura épica, lírica y mística, también se gestaron en estas tierras. Así como las bases de la metodología científica moderna, en la que nuestros ancestros murcianos-andalusíes, de tradición islámica, tuvieron un importante papel, una palabra determinante que aportar al mundo. Si los autores de todo ello fueron foráneos conquistadores árabes, más tarde expulsados, nada tenemos, todo fue de ellos y con ellos se nos fue. Pero si fueron los naturales de esta región, nuestros dignos abuelos, quienes formaron parte de la gesta, es hora de que conozcamos tales hechos y los reivindiquemos como propios. Y que los murcianos sepan lo que una gran parte del mundo culto ya sabe. Autores consultados: - Asín Palacios (Jesuita) - Juan Vernet - Luce Baralt - Ignacio Olagüe - Arab Woorld Studies Notebook - Francisco J. Flores Arroyuelo - Padre Flórez (Jesuita) - Prof. Ricardo H. Elía. - Otros. ¿QUIENES FUERON NUESTROS ABUELOS? (Los mil años secuestrados de nuestra historia) "Cuando todos los andalusíes (murcianos) conozcan su verdadera historia y esencia, será cuando llegaremos a obtener la fuerza necesaria para exigir el respeto que se nos debe, por tener una personalidad tan diferente de aquella que trataron de imponernos por la fuerza". Blas Infante. "El pueblo que olvida sus raíces se condena a sí mismo a repetir sus errores, y al desprecio de los demás". "Dejamos de temer aquello que hemos aprendido a comprender". Marie Curie. "La duda es el principio de la Sabiduría". Aristóteles "Los hechos no dejan de existir sólo porque sean ignorados". Thomas Henry Houxley Algunos de Vds., eruditos investigadores, ya estarán bien informados al respecto de estos comentarios, mejor que yo. Para otras personas, en cambio, todo esto será una novedad sorprendente. Sean Vds mismos los críticos, sean Vds quienes decidan si esta exposición, aún a despecho de lo aprendido hasta el momento, es o no es cierta o cuando menos probable. Según Blas Infante, y según la historia, tanto los murcianos, como el resto de los andalusíes en general, no podrán exigir el respeto ni el pago de la deuda histórica que se les debe si no la conocen y no se conocen a sí mismos. Esto es obvio. Nuestra cultura, ¡una de las más grandes que existieron!, fue condenada al exilio o a la destrucción, y no por ser propia de un pueblo invasor, que no lo fue. Esta es la otra propuesta que, formulada por eruditos investigadores, hoy compartiremos. No obstante el acerbo cultural de este pueblo no desapareció por completo, pues en otros lugares del mundo se guardó para que, en el día de hoy, pudiéramos conocerlo si queremos. ALGUNOS EJEMPLOS. En el mundo Islámico existen bibliotecas con miles de volúmenes escritos en estas tierras, o que hablan de ellas. En el Valle del Níger hay una biblioteca con más de tres mil, en Estambul, en Marruecos, así como en otros países de Oriente y Occidente, Alemania, Canadá, etc., se conservan multitud de libros incunables de nuestro saber y de nuestra historia, esparcidos por el mundo. Un tesoro sin precio. Lo que hoy expondré aquí tampoco será "toda la verdad", pero… ¿quién la tiene?. Mi exposición es, tan sólo, una alternativa a lo que nos han dicho. Una alternativa que ha sido investigada durante muchos años por historiadores, andaluces, españoles y extranjeros, cuyo pensamiento difiere del oficial. Serán ustedes quienes decidan si el resultado de tales investigaciones es, o no, más o menos coherente que el popular. Que personalmente esté de acuerdo con estos investigadores, si no en todo si al menos en parte, no significa nada excepto para mí.. Por lo que serán ellos los exponentes de cuanto diga, yo sólo seré un mero transmisor sin pretensión alguna de sentar cátedra. Esta exposición no es, por lo tanto, más que otra alternativa probable aderezada con algunas reflexiones personales. Por ello repito nuevamente, serán ustedes quienes decidan si quieren continuar, o no, descorriendo el velo de la historia. ESTO ES LO QUE NOS DICE LA HISTORIOGRAFÍA OFICIAL que todos conocemos: El año 711 entraron 7.000 árabes por Tarifa al mando de Táric, y poco después otros 18.000 entran al mando de Musa, nacido en La Meca, que a la sazón tiene unos setenta y un años de edad, 25.000 hombres en total. Nos dijeron que en tres años conquistan un territorio de 584.192 kilómetros cuadrados, habitado por varios millones de personas organizadas en monarquías visigodas y pertenecientes, muchas de ellas, a la decadente cultura greco-latina. Es decir que, en el periodo de tres años, cada uno de aquellos 25.000 árabes tuvo que realizar el esfuerzo de conquistar 23 kilómetros cuadrados aproximadamente y, por si fuera poco, conquistar además parte de Francia y convertir todo ese vasto territorio al Islam. ¡Todo en tres años!. Ellos solos, con la espalda al descubierto, sin conocer el idioma y sin el apoyo necesario para pertrechar a la exigua tropa invasora. Lo que las legiones romanas no consiguieron en trescientos años, con todo su aparato militar, y el apoyo logístico desde las Galias, lo consiguen 25.000 árabes incultos venidos desde el lejano desierto. Después de atravesar miles de kilómetros del norte de África, sin conocer la herradura con la que calzar a los caballos que no tienen (el desierto de rabia no lo permite) y con las espaldas descubiertas. Si la investigación no desmintiera lo que aparentemente es un fraude histórico, el simple sentido común ya nos lo sugeriría. INTENTAREMOS UNA REFLEXIÓN CRÍTICA de este planteamiento haciendo un breve repaso sobre la historia y la situación social y cultural de los árabes en aquellos años. Pues para que una afirmación histórica pueda ser considerada cierta, ha de sustentarse sobre el rigor científico, no sobre la fábula. La península arábiga contaba, en aquellos años, con una población de aproximadamente un millón de habitantes, formada por tribus enzarzadas en luchas entre sí y con una cultura tribal muy primitiva. Durante los dos primeros siglos de expansión del Islam, como idea fuerza, la inmensa mayoría de los árabes eran analfabetos. De aquí el interés del Profeta Muhammad (s.a.s) para que aprendieran a leer y escribir. El año 640 muere Muhammad, habiendo dedicado parte de su vida a la pacificación entre las tribus y a transmitirles una idea de Allah, según la tradición abrahámico-sinaítica, en sustitución del paganismo politeísta. Antes de su muerte les había invitado insistentemente a la búsqueda de la sabiduría, pero en aquellos tiempos no habían creado todavía una cultura árabe, como después la conocimos. A Muhammad le suceden los primeros Califas que, debido a las luchas tribales, son asesinados en su mayoría, al igual que su nieto Husein que es decapitado. En estas condiciones no tenían cultura que ofrecer, sino un proyecto por realizar que no era bien conocido por muchos de ellos. No tenían economía para pertrechar grandes ejércitos, ni población suficiente para formarlos, ni unidad nacional para respaldarles. En todo caso podrían haber sido autores de pequeñas razias tribales, o de incursiones bélicas de escasa importancia una vez pacificados ellos mismos. Arabia, excepto en algunas escasas zonas, era y es un desierto estéril, cuya principal fuente de ingresos eran el comercio y el pillaje de las caravanas. No obstante, y a pesar de estas dificultades insalvables, la historiografía oficial nos dice que aquellos pocos e incultos árabes, guerreando entre sí, ya habían conquistado Siria en el 635, el Ctesifón en el 637, Palestina en el 639, y Mesopotamia del 639 al 641. En el intermedio de la conquista de Mesopotamia, del 640 al 643 dominan Irán, en el 642 Alejandría, y después todo Egipto. Y desde Alejandría conquistan todo Túnez, a 3.000 kmts, de distancia, entre los años 647 al 701. En el intermedio conquistan Trípoli el 647, en el 649 Chipre, en el 664 se van a la India a conquistar el Punjab. En el 670 atraviesan el desierto de Libia para conquistar todo el norte de África en plena pulsación climática de desertización. Del 705 al 7l5 retoman nuevamente la conquista de la India para hacerse con el Valle del Indo hasta su desembocadura. Dándose mucha prisa porque el 711 tenían una cita con nuestros historiadores hispanos en la batalla de Guadalete, para poder conquistar en tres años los 584.192 kilómetros cuadrados de la Península Ibérica, el sur de Francia y convertirnos a todos al Islam. En el 720 llegan a Narbona, en el 725 conquistan Autun, y por fin en el año 732 los detiene Carlos Martel. Francamente, ¡increíble!. Recordemos que Muhammad muere el 640, y si ha dedicado su vida a pacificar las tribus, sin lograr la estabilidad deseada, ni antes ni inmediatamente después de su muerte se pueden enzarzar los árabes en conquistar tan extensos territorios. Ya que, como dijimos, ni las tribus estaban pacificadas, ni la Península Arábiga se había constituido definitivamente en un Estado, ni el Islam estaba definitivamente asentado, ni tenían la población o los medios para realizar tal hazaña. No eran marineros, y como dijimos no conocían la herradura, ni el desierto puede mantener grandes manadas de caballos que son incompatibles con los camellos. No hablaban las lenguas de todos estos países, no tenían ejército suficiente, ni cohesión territorial, ni posibilidades de abastecimiento para la tropa. Pero… ¿llevan a cabo la conquista de tan inmenso territorio y, sin cultura ni conocimiento suficiente, la conversión a la nueva religión, en menos de un siglo y a cargo de unos cuantos beduinos ignorantes desavenidos entre si?. ¿Tiene esto alguna lógica?. El sentido común nos dice que no hay posibilidad, salvo que recurramos a la fábula o a la milagrería, como parece ser que así sucedió, para poder explicar un hecho que pudiera haberse desarrollado de otra manera. Ciertamente España ha sido musulmana en su mayoría, o en una gran parte, durante siglos, y el idioma árabe se integró en nuestra cultura. Pero esta circunstancia no se debió a la invasión de un pueblo, sino a la aceptación de una idea innovadora por parte de la población Iberica, cuya religión en algunas regiones, el cristianismo arriano, se convirtió en el vehículo del cambio. UNA LÓGICA Y NATURAL POSIBILIDAD sí que existe para la transformación de los territorios islamizados en el mundo. Y es que estos países fueran ganados para la nueva idea por la intervención de bien formados comerciantes o musulmanes voluntarios que se dedicaron a dar a conocer el nuevo Din (camino del Islam). Según se desprende de la historia de los inicios del Islam al leer la biografía de Muhammad, observamos que sí envió mensajeros a distintas partes del mundo en aquel entonces conocido, y en esta cuestión están de acuerdo todos los críticos. Por lo tanto esto es lo que pudo suceder en nuestra tierra. He aquí algunos ejemplos. Sabemos por la historia más reciente que, en los siglos XV y XVI, se extiende el Islam por Indonesia a cargo de comerciantes que dan a conocer el Din (camino del Islam), no por acción militar. En los tiempos modernos también se introduce en las islas del Pacífico estando estas bajo el dominio colonial de portugueses y holandeses. Y se introduce en el África sub-sahariana durante el periodo colonial de Inglaterra, Francia y Portugal, sin que los europeos apenas se dieran cuenta del evento. Si en este pasado reciente ha sucedido que el Islam no tuvo necesidad de imponerse por las armas, sino por el estudio y conocimiento de su promulgación, ¿no es lógico que también pudiera suceder en un lejano pasado en nuestra tierra?. LA INVESTIGACIÓN HISTÓRICA, la arqueología, y la documentación existente en archivos y bibliotecas, nos dicen lo siguiente A la muerte de Muhammad, en el 640, la pacificación de la Península Arábiga no se había completado. Desde el año 710 hasta principios del siglo IX el norte de África tampoco había sido pacificado totalmente ni por Roma ni por Bizancio, pues las tribus bereberes se hicieron con el control de estas regiones, varias veces, durante este periodo. Por lo tanto los hipotéticos invasores árabes no podían tener capacidad para atravesar miles de kilómetros de territorios beligerantes, ni de organizar una hazaña de tal magnitud por la pobreza de sus medios. Las comarcas que tenían que atravesar eran en buena parte desierto. Tampoco podían disponer de cobertura a sus espaldas para hacerse con tan vasto territorio y apoderarse después de la Península Ibérica. Añadamos a estas dificultades la pulsación climática de desertización que durante esos años sufre el norte de África haciendo padecer a sus habitantes una hambruna generalizada. El año 711, fecha oficial de la conquista de España por los árabes, faltaba un siglo todavía para la pacificación del norte de África. Hablamos de una época en la que no existía un servicio de intendencia como el que conocemos ahora. Un grupo armado tenía que ser muy reducido para mantenerse con lo que encontraban en los lugares de paso, o bien estar muy apoyados a sus espaldas por un territorio bien pacificado. Fueron precisamente estas dificultades las que obligaron al Imperio Romano, con todo su aparato militar, y a pesar del apoyo de las Galias, a tardar más de trescientos años en el intento de conquista de la Península Ibérica. La completa pacificación, siglos más tarde, fue debida a la invasión de los visigodos, origen de nuestras monarquías, que actuaron como fuerza de policía militar reprimiendo a la población de la Península Ibérica en favor de Roma. Hay otra dificultad añadida. Se nos dice en una de las crónicas oficiales que aquellos supuestos invasores árabes, en su mayoría analfabetos, traían mezclados entre ellos a sirios, coptos, bizantinos y bereberes. Por lo tanto no eran cultos árabes los 25.000 supuestos invasores. España habría sido islamizada por estas gentes incultas, que ni hablaban árabe, ni se entendían entre ellos, ni sabían nada, o muy poco, del Islam. Estos bárbaros, según la historiografía oficial, serían los iniciadores de la vasta cultura andalusí que iluminó al mundo. ¡Francamente sorprendente!. Pero además se nos dice que a los pocos meses de la invasión, los 25.000 invasores se enzarzan en disputas entre sí en una lucha que dura más de 70 años, en la que se masacran miles de sus hombres. A todo esto los varios millones de habitantes de la Península Ibérica, observan estos acontecimientos impasibles, sin tomar decisión alguna para aprovecharse de la debilidad del invasor. Nos cuentan que esta guerrilla intestina es a causa de las disputas entre Táric y Musa, pues ambos se consideraban dueños de una mesa que, atribuida a Salomón, habían encontrado en Toledo. Para dirimir en la disputa ambos dirigentes se van a Bagdad a consultar con el Califa, dejando sola a la tropa maltrecha y la conquista sin asegurar. Allí el anciano Musa, con 74 años de los de aquella época, es castigado por el Califa a causa de una mesa, en vez de ser premiado por conquistar un país, y muere sin regresar. Este anciano, Musa ibn Nosair, se nos dice que nace en la Meca el año 640, y muere en Bagdad el 718, por lo que el año 711, fecha de la supuesta invasión, malamente podría ponerse el frente de un ejército con una edad de 71 años. Probablemente, de haber existido, fuera uno de los comerciantes o de los musulmanes que se dedican a extender el Islam de los que tenemos constancia que envió el Profeta. Aunque la posterior leyenda lo convirtiera en un aguerrido septuagenario al mando de un exiguo ejército conquistador. También se nos dice que Táric tampoco regresó de Bagdad. Así pues, dejaron la conquista en manos de los pocos aventureros que quedaron vivos, cuando 70 años después de la supuesta invasión acabaron de matarse entre ellos. Por otra parte, y durante los setenta años de disputas y masacres entre invasores, los 584.192 kilómetros de la España conquistada deberían de ser pacificados y sus gentes adoctrinadas para el Islam. Pero ¿por quién?. ¿No se nos dice que estaban ocupados en matarse entre ellos y que no todos eran musulmanes?. El castillo de Ricote, llamado de Al Suhayrat, fue posesión de Ali Berit Hutman, en el año 738. Esto es 27 años después de la supuesta conquista y sin que las hostilidades entre invasores estuvieran resueltas. Pero algo más tarde, en la segunda mitad del siglo VIII Lorca pasa a dominio musulmán por el pacto de Teodomiro, y Murcia es fundada el año 825 por Abderrahman II, sobre una pequeña aldea de origen romano. En el 801 después del pacto de Teodomiro y de la fundación de Murcia, un estudiante Cordobés, Ibn Habib, autor de la crónica árabe, tiene que viajar a El Cairo para informarse sobre la forma en que había llegado el Islam a España. Aquí nadie recordaba nada del tema. ¿Cómo es esto posible?. Se deduce de esta historia que algo falla, que hay aparentes signos de leyenda. Y que mientras que España, tierra que en el pasado había sido de Séneca y otros preclaros filósofos y emperadores, era conquistada por un grupo de zafios beduinos matándose entre sí, los varios millones de hispanos se durmieron en los laureles. El historiador y escritor contemporáneo, Juan Vernet, forma parte del elenco de investigadores que opinan lo siguiente. "Teniendo en cuenta que los árabes portadores del Islam original, no tenían fuerza militar suficiente, no pudieron introducir el Islam mediante la acción castrense, sino como una idea fuerza que va calando lentamente. El Cristianismo no había arraigado todavía en España, y una parte importante de la población eran practicantes de otras religiones". Comentaremos los documentos y crónicas en los que se apoya lo que estamos considerando como "la fábula de la invasión de los árabes". LAS CRÓNICAS ÁRABES de la conquista de la Península Ibérica se escriben siglos después, y son adaptaciones de leyendas egipcias que comienzan a extenderse en el siglo X. A comienzos del siglo X un grupo de andalusíes, recién conversos, sienten la necesidad de viajar a El Cairo en busca de doctos eruditos para formarse en lo relativo a la nueva confesión. Y para, ¡Oh sorpresa!, informarse sobre la llegada del Islam a la Península Ibérica. Entre ellos viaja el tal Ibn Habib, que antes hemos nombrado, quien en su obra "Táric", nos relata la leyenda de la invasión de los árabes, extraída a su vez de otras leyendas egipcias contadas por sus maestros cairotas. El investigador se debe de preguntar: ¿Cómo es que en la Península Ibérica no quedaba nadie que recordara los hipotéticos acontecimientos de un hecho tan decisivo como lo hubiera sido la conquista árabe tan sólo un siglo antes, y la conversión al Islam de casi todo un país?. Lo cierto es que Ibn Habib y sus compañeros, tienen que viajar hasta Egipto para enterarse de lo que pudo haber sucedido en vida de sus bisabuelos. Y si en Península Ibérica no quedaba recuerdo reciente de ninguna invasión, ¿cómo es que los egipcios, tan lejanos, pudieron saberlo?. A propósito de esta crónica. Cuando el año 1.860 el historiador Dozy la lee para su investigación, escribe en sus "Recherches" que no le parecían otra cosa que cuentos de "Las mil y una noches". Si los árabes habían invadido Península Ibérica, sus nietos no se acordaban de la conquista y tuvieron que viajar a Egipto para informarse, ¿.?. Quizá en la edad media fue más aceptable, para los trinitarios romanos, asumir la historia de la invasión como un castigo divino por las herejías del cristianismo, que aceptar la sustitución progresiva de sus ideas religiosas por otras. Supuestamente para los andalusíes, y para el orgullo de los árabes en general, también les fue más atractivo ensalzar proezas épicas de sus hipotéticos antepasados, que el natural florecimiento de una cultura nuestra, como la que aquí se forjó. Estos criterios son los que se mantienen en la actualidad para justificar la invasión. LA CRÓNICA BEREBERE se escribe un siglo después de las crónicas árabes y, estos, aunque inspirados en la crónica árabe, la modifican para apropiarse del mérito de la invasión. Ahora ya no es la exigua tropa multiétnica de los árabes quienes tienen el mérito de la conquista, en este caso son los rifeños bereberes, que tampoco se privan de acontecimientos milagrosos. Al ruego de Musa las murallas de las ciudades hispano-visigodas se vienen abajo, etc., etc. Pero ¿cómo pudo ser que los rifeños fuesen portadores de esta nueva idea?. Tenemos que considerar que hasta el siglo X el norte de África no conocía bien el Islam, ya que en su versión más culta llegó a la ciudad de Fez en esta época. ¡Y precisamente de manos de los andalusíes!. Este suceso del siglo X acaeció reinando en Córdoba Alhakam I, cuando se produjo la famosa revuelta del Arrabal cercano a la actual torre de La Calahorra. Alhakam tiene la desafortunada idea de ordenar la destrucción de los viñedos, a causa de lo cual se organiza una revuelta general que es aplastada por el ejército. Diez mil cordobeses se ven en la necesidad de emigrar al norte de África, y el sultán de Fez, Idris I, deseoso de la cultura y habilidades de los exiliados les invita a vivir en la ciudad de Fez. Allí construyen el actual barrio Andalusí, separado del barrio Karauin. Fortifican y enriquecen con sus habilidades la ciudad, y al mismo tiempo enseñan a los bereberes la lengua árabe (que no dominaban) y un Islam más culto del que conocían. Este acontecimiento dio origen al inicio de la posterior monarquía magrebí, y al desarrollo de la cultura andalusí en el Magreb. Que aún perdura. Y de paso nos enseña que el Islam, en su forma culta, llegó a Marruecos desde las tierras hispanas. ¡Oh sorpresa!, si esto es cierto, como así parece, fueron los andalusíes quienes islamizaron a los marroquíes, ¡y no a la inversa!. Aunque escuchar esto sorprenda enormemente, pues le da un vuelco a la historia oficial, la documentación, la arquitectura, y la cultura que nos lo enseña, existen. Pero recuerden Vds que yo sólo soy un transmisor de documentos, no un autentificador de ellos. EN RESUMEN. Los anales que se conservan de la hipotética invasión corresponden todos a la Edad Media. Ninguno se conserva que sea contemporáneo de principios del siglo VIII. El único es el del obispo Isidoro Pacense, pero desde hace dos siglos sabemos que es un personaje mítico. Desde el rey visigodo Vamba hasta Alfonso III, ni cristianos de confesión alguna, ni musulmanes, dejan documentación creíble al respecto. Las leyendas y las contradicciones se suman unas a otras, pero hemos de comprender que la falta de tiempo y espacio no nos permitirán hacer una exposición completa de cuanto hemos encontrado en nuestra investigación. Toda esta exposición no es sino un brevísimo resumen cuyo único fin es el de ofrecer, como dije al inicio, otra alternativa para la reflexión. Pero la realidad será mucho más amplia, sorprendente y controvertida. LA CRÓNICA DE AJBAR MACHMUA prototipo de las crónicas Bereberes, se escribe hacia el año 1.004, pero como vemos es un relato tardío, incoherente, épicamente embellecido por generaciones posteriores, y plagado de exageraciones milagrosas. Aquí la poesía se hace leyenda, y la leyenda historia. LAS CRÓNICAS LATINAS anteriores al siglo XI poseen un cierto interés al reflejar, de forma velada, no la invasión sino el origen del verdadero y antiguo problema, las diferencias de un estado de opinión entre unitarismo y trinitarismo, sin haber en ellas una relación ordenada de acontecimientos. En una de las anónimas latinas se nos dice que Táric viene acompañado de un noble Tribuno llamado Yulián. Más tarde la crónica de Silos le convierte en el conde D. Julián gobernador de Ceuta, y propiciador de la invasión como padre vengador de su hija, la amante seducida por el rey D. Rodrigo. Es este conde quien prestó a los invasores, mezcla de árabes y otras razas, cuatro lanchas para atravesar el Estrecho de Gibraltar con el ejército, los pertrechos y la caballería. Es decir, que un conde cristiano hispano-visigodo vasallo de Archila y perteneciente al obispado de la Bética, es el responsable de la invasión. ¿.? Si calculamos el número de hombres, caballos, y equipaje por lancha, se hubieran necesitado aproximadamente tres o cuatro meses para llevar a cabo el traslado. Teniendo en cuenta que los habitantes de Cádiz poseían una flota capaz de transportar este ejército de una sola vez, ¿permanecieron impasibles ante el lento goteo de invasores sin mover un solo dedo para defenderse?. Esta leyenda ya fue estudiada y desbaratada por Hinojosa en el siglo XIX. El resto de las crónicas latinas, aún siendo antiguas no se componen hasta 150 años después del 711. Todas ellas hacen un alarde de leyenda y disparate con pretensiones historicistas para contarnos que los invasores luchan en nuestra tierra contra estatuas de cobre, y atacan una ciudad habitada por genios que les conminan a irse. A las tropas trinitarias se les aparece el apóstol Santiago sobre un caballo blanco desjarretando moros, siendo que los musulmanes sienten un absoluto respeto y veneración por la persona de Jesús de Nazaret y sus apóstoles. En Toledo se encuentran, como dijimos, la mesa del Rey Salomón, motivo de la disputa entre Táric y Musa, y un cofre en el que el mismo Salomón había aprisionado a unos genios, etc., etc. En el siglo XIII Jiménez de Rada introduce en Occidente el mito de la invasión en su versión definitiva, pero aderezada con los mitos orientales. Tanto las crónicas latinas, como las árabes y bereberes, están plagadas de acontecimientos legendarios, de milagros, de fábulas y anacronismos que ni tan siquiera concuerdan entre sí. OTRAS CRÓNICAS son las egipcias de Ibn Abd al Hakam, del año 871, donde se nos dice que en el ejército invasor sólo había dieciséis árabes. La de Ibn Abú al Rica, del año 891. Y los relatos concernientes al poder temporal y espiritual, compuesto en el 1.062, pero todas son fábulas y leyendas del mismo estilo mágico-milagroso, trasladadas a la Península Ibérica desde lejanas tierras. Las restantes son crónicas de autores nórdicos de los siglos IX y X. Es mi prudente parecer que, en las escuelas, se continúa enseñando poco y deformado sobre la historia de la transformación ideológica que hizo de nuestra Patria la cuna del saber Universal, a causa de ideas renovadoras y no de masacres. Hemos suprimido el cuento de milagros y Genios, pero hemos mantenido la leyenda de la invasión de los árabes que lo sustenta. El historiador alemán Félix Dahn ya nos advertía en el pasado siglo XX del aspecto legendario de todas estas narraciones. Y en el año 1.892 nuestro historiador D. Eduardo Saavedra también nos advertía de lo mismo. El ilustre político e historiador, D. Antonio Cánovas del Castillo, nos enseñaba: "El estudio de los hechos de los españoles musulmanes tiene tan verdadera importancia, que de ello depende que nuestra historia llegue a la madurez o permanezca en la adolescencia". Y el contemporáneo catedrático de historia de la Universidad de Zaragoza, D. Guillermo Fatas, piensa que: "Si el Islam es una de las mayores claves de la historia de España, en esta tierra del mudéjar, del alfar, de Avempace y del castillo de Ayub, ya va siendo hora de que nos enteremos de tal cosa". LA SITUACIÓN RELIGIOSA en la Península Ibérica antes y después del 711. Algunas particularidades. Con la entrada de los godos admitidos por el Imperio romano, la "Crónica del gallego Idatius" escrita entre los años 395-470, única que se conserva de su llegada, arremete en contra de ellos. Pero no lo hace porque sean invasores consentidos por la política de Roma, sino porque no son católicos trinitarios romanos. ¡Son cristianos arrianos unitarios!. Ellos decían; Dios no es tres, es Uno. Tal como en la actualidad proclaman otras iglesias cristianas. Desde el siglo IV hasta el IX, tras las invasiones de los suevos en Galicia y las diversas revoluciones sociales, con la cruzada cluniacense y la pérdida del culto Arriano-Priscilianista, el rey Eurico rompe con Bizancio. Del culto al arrianismo del obispo Prisciliano sólo quedaba un vago recuerdo en la veneración a la tumba confundida, posteriormente, con la de Santiago. Esta usurpación se llevó a cabo durante el reinado de Alfonso III, rey de los astures. Para más datos se puede leer a L. Duchesne y a D. Miguel de Unamuno. Eurico decreta el cristianismo arriano-unitario como religión oficial del estado, imponiéndose en parte de Francia y España, como confesión predominante, hasta finales del siglo VIII. Más allá del 711, supuesta fecha de la invasión árabe. Mas no era el cristianismo unitario una nueva tendencia, pues ya en el Concilio de Nicea del año 325 se debaten las diferencias entre unitarismo y trinitarismo. El año 785, 74 después de la supuesta invasión, el Papa Adriano I envía a España a un delegado pontificio para combatir la situación de los cristianos adversos al trinitarismo de Roma, este delegado, Egila, se pasa al bando de los unitaristas. El unitarismo progresa, pero de la presencia del Islam sigue sin haber testimonios documentales. Dado el ambiente favorable todas las doctrinas unitaristas se unen en una sola. Se crea una forma de pensamiento que manifiesta una gran plasticidad, y lo mantiene abierto a otras posiciones intelectuales, permitiendo la independencia que facilita el florecimiento de un criterio propio, capaz de desarrollar las ciencias y las nuevas concepciones filosóficas. Esta creencia unitarista prospera y se mantiene mayoritariamente en las zonas más ricas y cultas de la Península Ibérica, el sur, hasta la llegada progresiva del sincretismo Muhammadí. Convirtiéndose el cristianismo arriano-unitario en el vehículo de entrada para la nueva modificación de las ideas, y desarrollo de la cultura que sería conocida como andalusí. En este tiempo la corriente arriano-unitaria era también llamada el cristianismo de los godos. En tanto que el cristianismo-trinitario era reconocido como la religión de los romanos. Tanto la una como la otra se apropiaban alternativamente del título de "católicas", es decir; "universales". Como ya dijimos, para la corriente trinitaria romana Jesús es Dios, para los unitarios arrianos Jesús no es Dios, y anuncia la venida de otro profeta último: "Después de mí vendrá otro más grande que yo". Esta fue la creencia preislámica que facilitó la expansión del Islam en nuestra Península. Para los trinitarios de Roma, Juan el Bautista fue el anunciador de Jesús. Lo que para los unitarios arrianos hispanos, tras la llegada del sincretismo Muhammadí, llegó a ser Jesús con respecto a Muhammad. En los siglos VIII y IX nos muestran las crónicas la existencia de las dos corrientes cristianas confrontadas por la supremacía. El trinitarismo de práctica mayoritaria en el norte, en las zonas más incultas y deprimidas. El unitarismo con más éxito aquí en el sur, en las zonas más ricas y cultas. Pero observamos que en el transcurso de la historia hay periodos en los que acaban por mezclarse y adaptarse a la mutua convivencia, algo semejante a lo que sucede en la actualidad entre los católicos y los diversos protestantes. A pocos cristianos les importaría en estos momentos las variantes introducidas en las demás iglesias que les son ajenas, por lo que una nueva forma de fe se podría introducir a través de una de estas iglesias sin apenas se percibida por las demás. Excepto en el momento en que se hiciera pública su diferencia. Imaginemos que los evangelistas, de confesión minoritaria en estas tierras, introdujesen con discreción alguna variante en su fe. Sucedería que hasta que no la hicieran pública nadie, o casi nadie, se daría cuenta. De la misma manera en aquél entonces, acabaron por ser a penas percibidas, para unos y para otros, las variantes introducidas en los respectivos ritos y doctrinas ya conocidas y admitidas del unitarismo arriano. El antiguo cristianismo arriano unitario visigodo ya no era una novedad para los trinitarios romanizados, y viceversa. Tenían otros problemas más importantes que afrontar. Era el adopcionismo de origen Nestoriano, predicado por Félix obispo de Urgel, y por Elipando obispo de Toledo, así como las teorías del obispo Migecio, las nuevas corrientes a combatir. Pero no ya el unitarismo arriano o el trinitarismo romano, los unos se habían habituado a los otros, más o menos, ya que pasaban a ser religiones oficiales alternativamente. Al igual que hoy se han acomodado a vivir juntos evangelistas, adventistas, católicos, testigos de Jehová, etc. En estas circunstancias el Islam se pudo introducir, inicialmente, a través del arrianismo, como una nueva variante desapercibida al principio, pero que mejoraba la calidad de vida de la población. Equiparaba en derechos al hombre y a la mujer, no discriminaba a las personas por su origen étnico, era más tolerante con otras formas de religión, inducía insistentemente a la cultura, a la higiene, al equilibrio ecológico, rechazaba la usura del prestamista, etc. La altura cultural a la que se llegó nos indica los niveles de tolerancia ideológica y la calidad de vida que se alcanzó. Las primeras comunidades continuaron manteniendo el nuevo culto en sus iglesias, y poco a poco el Islam fue calando como una idea renovadora venida de Oriente, e impulsora de una nueva cultura que empezaba a florecer. No como una nueva religión, o como una diferenciada doctrina religiosa que arrasa como el huracán, sino como un judeo-cristianismo salido del desierto. Al menos hasta que Abderrahman II trae a eruditos musulmanes de Oriente, con el fin de impulsar la decisiva labor de culturización y diferenciación posterior. Hoy podemos aportar un nuevo y contundente dato arqueológico descubierto en Játiva en Junio del año 2.004. Se trata de la lápida funeraria de un musulmán enterrado el 21 de Febrero del año 648, 63 años antes de la pretendida invasión. Es de suponer que el hombre en cuestión no gravara su propia lápida, y que no tuviera la mala suerte de morirse recién llegado. Luego otros vinieron con él y, en aquella Península Ibérica plural, pasaron desapercibidos. Ocho años antes de ser gravada esta lápida, en el 640, muere el Profeta Muhammad (s.a.s) habiendo enviado mensajeros a Abisinia, a Constantinopla, Bizancio, Alejandría, etc. ¿No cabe la posibilidad, como buen estratega, de que en vida los enviara también al extremo Occidental más rico y culto del Imperio, que era Hispania?. La lápida parece afirmarlo. Veamos la documentación que existe sobre ese periodo de la historia: Los historiadores árabes ofrecen una sorprendente noticia en el año 27 de la hégira/647-48, según la cual el califa Ütman habría enviado una expedición por mar contra la Península Ibérica bajo el mando de Äbd Allah b. Nafi b. al-Hsayn y Äbd Allah b. Abd al-Qays: "Utman mandó a 'Abd Allah b. Nafi' b. al-Husayn y a 'Abd Allah b. Nafi' b. 'Abd al-Qays [partir] inmediatamente de Ifriqiya a al-Andalus. Y Ilegaron ambos a ella por mar. 'Utman había escrito a los contingentes que se dirigieron a al-Andalus; 'Constantinopla sólo será conquistada a través de al-Andalus. Si vosotros conquistáis ésta, compartiréis la recompensa de quienes conquisten aquella. La paz'. Ka'b al-Ahbar dijo: 'Cruzarán el mar hacia al-Andalus unas gentes que la conquistarán y que el día del Juicio serán reconocidas por la luz [que desprendan]". No sabemos si esta noticia es digna de crédito, pues es sabido que en esas fechas Ifriqiya, desde donde supuestamente se harían a la mar las naves rumbo a la Península Ibérica, tampoco había sido conquistada por los aguerridos guerreros árabes. (Pero como ya dijimos no deja de ser sorprendente la coincidencia de fechas, de la lapida y la supuesta expedición por mar contra la Península). Existen otras crónicas de los historiadores cristianos, donde hallaremos información sobre una temprana incursión musulmana por mar contra las costas Ibéricas. Las crónicas de Alfonso III (866-910). Se trata de una obra que presenta ciertos problemas historiograficos sobre su autoría y fecha de redacción, problemas derivados de que no se conserve en su versión original. Nos han llegado dos redacciones, conocidas por ovetense y la rotense,estos códices fueron encontrados en la catedrales de Roda (Huesca) y Oviedo. las crónicas recogen el ataque de una flota sarracena ¿musulmana o cristiana unitaria? compuesta por 270 naves durante el reinado de Wamba (672-680), donde nos dice que fueron aniquilados y las embarcaciones quemadas. Rotense: Illius quoque tempore CCLXX nabes sarracenorum Spanie litus sunt adgrese; ibique omnes pariter sunt delete et ignibus concremate. Ovetense: Illius namque tempore ducentae septuaginta naves Sarracenorum Yspaniae littus sunt adgressage; ibique omnia eorum agmina ferro sunt deleta, et classer eorum ignibus concrematae. Et ut tibi causam introitus Sarracenorum in Yspaniam plene noteceremus, originem Eruigii regis exponimus. Las Crónicas Najerense, sin duda tomándolo de la Crónica de Alfonso III, también recoge la noticia. In illius namque tempore ducente LXX naues sarracenorum Yspanie litus sunt adgrensse; ibique omnes pariter sunt delete et ignibus concremate. Caetani, siguiendo los Anales de Baronius, Muratori y Rampoldi, fija la fecha de esa hipotética incursión en el año 55/675. Ese mismo año o uno posterior es el que da como probable M. Barceló. Hay un proverbio de Muhammad en el que dice: "Llegará un día en el que la luz del mundo salga del Occidente…". Y ¿qué Occidente culto y reconocido era ese, sino nuestra Península Ibérica?. Quizás por esta causa Blas Infante escribió en una ocasión: "Los andaluces (andalusíes) queremos volver a ser lo que fuimos, hombres y mujeres de LUZ, que a los hombres, alma de hombres les dimos". Si el Occidente más extremo era el "Finis Térrae", y en el 648 ya había comerciantes o mensajeros en nuestras tierras, es muy probable de que fueran enviados por el propio Profeta a enseñar el Islam. Que al inicio, y por su evidente similitud con el judeo-cristianismo unitarista, se introdujo sin fricciones a través del arrianismo y modificando a este. Y no en el 711 con el fuego, la espada, y 25.000 beduinos analfabetos. LOS ANALES DE UNA PROBABLE VERDAD HISTÓRICA. Según la documentación, razonablemente creíble, existente en archivos y bibliotecas nacionales. Antes de su muerte el rey de la Bética, Vitiza, nombra gobernador de Tingis (Tánger) capital de la provincia Tingitana, a Táric. En materia de religión esta ciudad pertenecía al obispado de la Bética, ¡no a los árabes!. Tras la muerte de Vitiza su adolescente hijo Archila, cristiano del arrianismo unitarista, reclama en el 711, por pacto de fidelidad, ayuda a su correligionario y súbdito, el gobernador visigodo Táric. Esto lo hace con el fin de preservar sus derechos al trono en contra de las pretensiones de usurpación por parte de Roderic, rey de Toledo de confesión trinitaria-romana. Sabemos que el nombre Táric no es árabe, ya que la partícula (ic) del sufijo, es de origen germánico, y significa hijo de… Por lo que Tár-ic sería hijo de Tar. Así como Roder-ic sería hijo de Róder, Alar-ic sería hijo de Alar, Eur-ic sería hijo de Eur, Amalar-ic sería hijo de Amalar, Ilder-ic sería hijo de Ilder, etc. No podemos buscar aquí a un árabe invasor, sino a gentes germanas. Por lo tanto los llegados de la Tingitana eran germanos visigodos, y quizás algunos rifeños de antiguo origen Amasir. Los bereberes, o bárbaros, son lo que queda del pueblo Amasir, del Cáucaso, que unos 10.000 años antes habían sido empujados hacia el sur por los Dorios, asentándose en el sur de la Península Ibérica y en el norte de África. En esta época eran, en su mayoría, pertenecientes a otras religiones o al cristianismo arriano-unitarista. Al igual que el Conde D. Julián de Ceuta, y sus correligionarios de la Bética. Sabemos que la Tingitana pertenecía al obispado de la bética porque S. Isidoro Obispo de Sevilla, 75 años antes de la supuesta invasión, escribe en sus Etimologías, libro 14; IV-29, diciendo que la Provincia Tingitana, cuya capital era Tingis, o Tánger, pertenece al imperio Visigodo. Esto seguía siendo vigente más de un siglo después, y está confirmado por un manuscrito de origen asturiano con fecha del año 780 (69 años después de la pretendida invasión), que se conserva en la biblioteca del Escorial. En dicho documento se describe una relación de los obispados de la Península Ibérica, dividida en seis regiones. La sexta región, la Tingitana, está incluida como parte del obispado de la Bética. Por lo tanto en estas fechas, 69 años después de la supuesta invasión, no estaban los árabes en Tánger, ni el Magreb era musulmán todavía. De lo que deduciremos que en el 711 no entraron ni los árabes ni los bereberes musulmanes por Tarifa, sino los súbditos de Archila, que eran visigodos arrianos. Repetimos que, aún cuando pudieran acompañarle grupos de rifeños bereberes estos no eran árabes, ni musulmanes todavía, sino gente de una etnia descendiente del pueblo Amasir, como la de aquí. Más datos al respecto. Al entrar los visigodo arrianos por Tarifa ¿con quién comparten el mando de la tropa para conducirla por aquellas tierras?. Con Don Opas, obispo arriano de Sevilla. ¿No es extraño que D. Julián, un conde visigodo arriano, preste las naves a unos árabes invasores y un obispo cristiano arriano les dirija?. Si continuamos estudiando la línea de la contradicción nos enteramos de que en el año 784 Elipando es obispo de Toledo, y a sus 82 años escribe cartas a los obispos de las Galias, con el fin de condenar toda otra corriente cristiana que no fuera trinitaria-romana. Recordemos que no obstante, aunque con dificultades, habían aprendido desde antiguo a convivir cristianismo arriano visigodo y cristianismo trinitario romano optando, alternativamente, por el poder. Pero curiosamente Elipando no sabe nada del Islam, ni se siente amenazado por una nueva religión, y sí en cambio por lo que pasaba en las Galias. Se supone que en esta época, y conviviendo con Elipando, Abderrahman I gobernaba Toledo. Luego el Islam no era todavía una cuestión pública o generalizada. Aunque la lengua árabe se fuera introduciendo progresivamente en los nombres y las modas, tal como nos sucede hoy día con el inglés y lo americano, el Islam en cambio no se había definido todavía en su singularidad. Todavía se mantenía en un ámbito de discreción como una variante del culto arriano. Esta alusión la encontraremos en la obra de Menéndez Pelayo "Heterodóxos". De la editorial Bonilla y San Martín, págs. 143-144. En el catálogo de monedas del museo arqueológico de Madrid, comentado por Codera en el 1.879, por Lavoix en el 1.888, y por Rada en el 1.892, encontramos una moneda acuñada en la Península Ibérica en el siglo VIII. En una de sus caras dice en latín: "In nómine Dómini non Deus nisi, Deus solus sapiens, non Deus similes alius". En el nombre del Señor, de Dios, sólo hay un Dios Sabio, no hay otro parecido a Dios. Y una estrella de ocho puntas, como en el Islam. Esta era la fórmula en latín de la profesión de fe arriana, y la mitad de la profesión de fe musulmana posterior, faltaba todavía añadir la presencia y reconocimiento de la dimensión profética de Muhammad. Que se añadió muy posteriormente. En los textos de los autores cristianos de la escuela de Córdoba, en el siglo IX, no existe alusión alguna al Islam. Tanto en la obra del abate Esperaindeo, como en la del abate Sanson, se arremete contra las doctrinas del arrianismo predicadas por el obispo Hostogesis de Málaga, parecidas al Islam. Pero de las enseñanzas de Muhammad, como doctrina diferenciada, no sabían nada todavía. Nos hacemos otra pregunta. ¿Se conserva documentación fiable de la entrada del cristianismo en Península Ibérica?, la respuesta es clara y contundente, NO. Pero sabemos que se introdujo, progresivamente, por una labor de evangelización que duró siglos. Entonces. ¿No pudo entrar el Islam de manera semejante a como lo hizo el cristianismo, máxime cuando sabemos que existían las condiciones adecuadas?.¿Qué razón hubo para montar la leyenda de una invasión para la entrada del Islam?. La respuesta probable sería esta; para justificar una mala chapuza, ¡la masacre y expulsión de nuestros antepasados, musulmanes y sefardíes!, entre ochocientos y mil años después. Se montó el fraude de la conquista para justificar la invasión como una "reconquista". Esto es algo que hoy está asumido, prácticamente, en todos los medios académicos. Luego seguimos en el mismo planteamiento, cuanto más avanzamos en la arqueología y la documentación racional existente, más entendemos que el Islam entró por la vía del unitarismo arriano, progresivamente, y no por efecto de invasión imposible alguna. En la actual Bosnia el Islam entró a partir del momento en que comenzó a ser erradicado violentamente de nuestra patria. Y tampoco sucedió por el uso de la fuerza, sino que fue, como aquí, a través de los antiguos bosnios cristianos unitaristas, los Bogomilos. Pero aún hay mucho más. S. EULOGIO OBISPO DE CÓRDOBA viaja a Pamplona el año 850, para lo que tiene que atravesar, en carruaje, toda la Península Ibérica de sur a norte. Y residiendo en el Monasterio de Leyre, en Navarra, encuentra en la biblioteca, por vez primera en su vida, una vaga alusión a un nuevo profeta Maocim. Así le llamaba, para referirse a Muhammad, sin saber muy bien cómo. En su travesía de toda la Península Ibérica no se encuentra con un solo musulmán ni conoce nada al respecto del Islam. Esto sucede en una época en la que, según la historiografía oficial, España estaba colonizada y convertida al Islam desde hacía décadas, y las tropas árabes en sus incursiones hacia Poitiers, Francia, debían de andar en torno a Pamplona. Faltaban dos años para la muerte de Abderrahman II. Al escribir Eulogio en el año 857 su Apologéticum Martirium, que también se conserva en la biblioteca de la Catedral de Oviedo, reconoce su ignorancia sobre la doctrina del Islam. ¡No había tenido la oportunidad de diferenciarlo del arrianismo!. Se había empezado a adoptar la moda de los nombres árabes, así como algunas costumbres de la nueva cultura, pero "la religión" como algo diferenciado no era, hasta el momento, de dominio público. De lo contrario lo habría sabido S. Eulogio. Sumamente asombrado, describe así su primer encuentro con la noticia: "Súbito in quadam parte cuyusdam opusculi hanc de nefando vate historiolam absque auctoris nómine reperi…". "De pronto descubrí en una parte cualquiera de un opúsculo anónimo la historia de un profeta nefando,…etc." En esta obra describe el asombro que esta noticia le produjo, y se lo comenta a su amigo y escritor Juan Hispalense, quien envía una copia de los mismos a Álvaro de Córdoba. Tanto los textos de Eulogio, como los comentarios de Juan Hispalense, los de Álvaro de Córdoba, y los textos del autor anónimo, todos coetáneos, coinciden en su ignorancia sobre el Islam. Esta es una evidencia histórica indiscutible a la que hoy tenemos acceso a través de la fidedigna documentación existente. Son estos los textos más antiguos y creíbles que se conservan haciendo referencia del Islam, y ¡curiosamente!, cuanto más se acercan al 711, año de la supuesta invasión, menos conocen del tema. ¿Cómo es esto posible ante un evento de tamaña envergadura, que cambió la historia de Occidente?. El historiador José Madoz hizo un estudio al respecto de estos hechos digno de mención, en su edición crítica del Epistolario. ABDERRAHMAN II, de la dinastía Omeya, muere el año 852, habiendo puesto en práctica en los últimos años una política que había consistido en diferenciar definitivamente, y acelerar, el proceso de islamización de la Península Ibérica trayendo eruditos islamólogos orientales. Sabemos por uno de los historiadores de la época, Ibn Hazm, cordobés del siglo XI, que los Omeya eran rubios, de tez clara y ojos azules, y tenían por costumbre el casarse con doncellas de sus mismas características, por lo que se desposaban con mujeres navarras. No conocemos a muchos semitas con estas características étnicas, pero sí en cambio sabemos que los visigodos concordaban con ellas. Luego a juzgar por sus características raciales es más probable que los Omeya fueran visigodos islamizados, y no árabes venidos del desierto. A partir de la muerte de Abderrahman II, y debido a su política, el Islam se extiende por la Península gracias a la atracción existente por lo oriental y como una nueva moda, tal como sucede en nuestros días con otras tendencias. Recordemos que este Abderrahman había fundado Murcia el año 825, y que el pacto de Teodomiro, por el que Murcia pasa a dominio ¿musulmán o unitario?, se celebra hacia la mitad del siglo VIII. El año 853 muere el cronista estudiante Ibn Habib, el que había traído su historia de la invasión desde Egipto. Y el año 856, tanto S. Eulogio como Álvaro escriben sus comentarios sobre las primeras manifestaciones públicas del Islam en Córdoba, la capital del Califato ¿.?. Esto lo relata en su obra "Indículus Luminosus", en la que dice conocer por vez primera la segunda frase de la profesión de fe islámica. Pero no conociendo la lengua árabe, en la que se promulgaba, la transmite en latín: "Psallat Deus super Prophetam et salvet eum". "Dios bendiga al Profeta y le salude". Cuenta también que ha empezado a oír cómo desde altas torres los nuevos creyentes gritan cosas de Dios y de un tal Maocim. Se refería a los minaretes de la nuevas Mezquitas ya que, hasta esas fechas y a causa del sincretismo religioso, probablemente la oración islámica se practicaba en los templos arrianos que se fueron transformando. Es decir, que hasta ese momento el Islam se propagaba discretamente. Pero su presencia como idea diferente no se había hecho pública todavía. Por lo tanto, los personajes de los que comentamos, no conocieron hasta ese momento el Islam ni el nombre de Muhammad como religión de conocimiento generalizado. Continuaban sin comprender exactamente qué es lo que había sucedido. Todos estos datos son conocidos, se conservan y ya fueron publicados en el siglo XVIII por el Jesuita padre Florez en el tomo VIII de la "España Sagrada", págs., 145-146. LOS NOMBRES ÁRABES entre los personajes de la época. Abderrahman, Ibn Habib, etc., es una cuestión simple de responder. Un nombre propio no siempre indica, necesariamente, una confesión religiosa, ni mucho menos la pertenencia a una etnia. En la Península Ibérica de entonces había clérigos, incluso obispos, nobles y reyes que utilizaban nombres árabes, era la moda, como dijimos antes. Por lo tanto los primeros Abderrahmanes bien podrían ser reyes visigodos de nombre árabe, pero todavía en proceso de transición religiosa desde el arrianismo unitarista al Islam. Algunos ejemplos sobre lo dicho nos los ofrecen los nombres de estos obispos arrianos. Rabi ibn Sahib, fue propuesto para la dignidad episcopal por Abderrahman II, en cuya corte desempeñó las funciones de diplomático. Este obispo fue maestro de otro obispo, llamado Abú l-Harit. Y lógicamente, al ser obispos no eran musulmanes, sino cristianos arrianos. Y… según parece, tampoco sabían nada del Islam, ¡hasta el momento!. Por lo que bien pudiera haber sucedido que Abderrahman adoptara el nombre antes que la religión. Pero esto ya sucedió con el Emperador Constantino, que se hizo defensor del cristianismo antes de haberse decidido a adoptarlo como forma de fe. Muhammad, (s.a.s) en su época, dio permiso al obispo Abú Harita para que celebrara la misa en la Mezquita de Medina, pues había llegado como embajador. Luego el nombre del obispo era árabe, pero él no era musulmán. Es de todo punto obvio que árabe y musulmán no son sinónimos, como no lo son cristiano y palestino. En la actual Palestina he sido testigo de cómo en las iglesias católicas entran los cristianos palestinos a la misa del domingo vestidos con indumentaria árabe, pero la mayoría de los palestinos son musulmanes o judíos. Y he visto cómo en Egipto los cristianos coptos se saludan en la calle con fórmulas musulmanas. No es, por lo tanto, de extrañar. Cuando las culturas conviven acaban sincretizándose, y generalmente la más fuerte influye sobre la más débil, y ésta acaba por adoptar algunas de las formas externas de aquella. Una visita al Monasterio de las Huelgas, en Burgos, nos enseñará que los mantos y cofias de los reyes y de los infantes de Castilla, estaban bordados en oro con frases del Corán en árabe. Otra visita a la cámara santa de la Catedral de Oviedo también nos enseñará un altar de plata, gravado en árabe para la misa, regalo de Córdoba a los reyes astures. En la actualidad ¿No llevamos pantalones vaqueros, bebemos Coca Cola, comemos hamburguesas, vemos cine americano, escuchamos música Yanki, y ponemos a nuestros hijos nombres anglo-sajones?. Y en cambio los ejércitos americanos no nos han invadido, pero sí determinados aspectos de su cultura. Pues es perfectamente lógico entender que algo semejante sucedió entonces y que, la transición del cristianismo arriano al sincretismo musulmán, fue un proceso marcado por una idea fuerza, y no por una invasión imposible. EN CUANTO A LA ARQUITECTURA tenemos algunos ejemplos, pocos pero claros, de la transformación progresiva del culto arriano en culto musulmán. El más notorio es el de la recurrente Mezquita de Córdoba, iglesia arriana edificada sobre otro templo más antiguo. Sus arcos de herradura no son árabes, como se dice normalmente, sino de origen Visigodo. Muestra de ello es que se conserva un templo arriano, con los mismos arcos de herradura, en Venta de Baños, en la iglesia de S. Juan Bautista, edificada el año 661 por Recesvinto. Según consta en la inscripción del transepto. Al igual que en Braga, en la iglesia de San Fructuoso de Montelios, y en la cripta de la Catedral de Palencia, y en Toledo en San Pedro de la Mata, también de antiguo culto arriano. Y en Francia, a orillas del Loira, donde se supone que no alcanzó la cultura hispano-musulmana, se conserva una construcción arriana semejante. De los árabes recibimos una lengua que hoy día forma parte de nuestro idioma, y una religión que en su momento gestó entre nosotros una manera de ser y de pensar que nos alzó a la cúspide del mundo. Pero no recibimos una etnia de forma masiva, y los que pudiéramos recibir fueron, en realidad, muy pocos. La cultura fue contrastada, y en parte recibida, de otros países y civilizaciones, Grecia, Persia, etc., pero se desarrolló en nuestra tierra y por nuestros antepasados murciano-andalusíes. Según las enseñanzas de Muhammad que decía: "No seáis mártires, ser sabios, pues más sagrada es la tinta del estudiante que la sangre del mártir". Y también decía: "Buscad la sabiduría, aunque para ello tengáis que viajar hasta los confines de la tierra". Y: "Busca la ciencia, desde la cuna hasta la sepultura" El mérito de la cultura aquí gestada es, por lo tanto, autostona, pero ¡no de los árabes!. ¿Y COVADONGA?. ¿Qué sucedió en Covadonga?. En la actualidad los movimientos nacionalistas asturianos dicen; "Asturias es España, y todo lo demás es tierra conquistada". Aunque según parece en democracia cada cual puede decir el disparate que le place. Pero no ha de extrañarnos, pues incluso el disparate histórico continúa sustentándose sin apenas sentido crítico, también según parece. Nos dice la historia-leyenda que Pelayo, quien prestaba sus servicios al Emir de Córdoba, fue llamado por su familia para que interviniera ante Munuza, gobernador musulmán de Asturias, ya que este quería desposar a una hermana de Pelayo en contra de su voluntad. En aquella situación Pelayo reúne a un grupo disidente de la nobleza visigoda, y con unas decenas de astures descontentos, rinde batalla contra los "árabes" en una zona selvática, al pie de una gruta y, ¡naturalmente!, con ayuda de la virgen. Esta batalla no podía quedar sin su milagro correspondiente. De manera que unas decenas de astures masacran a 184.000 "árabes", con ayuda de una montaña que sepulta, por intervención de la virgen, a 124.000, poniendo en fuga a los otros 60.000. Como somos personas inteligentes no será necesario el comentario. Como supongo que ustedes conocen Covadonga, habrán comprendido que algo así no pudo ser sobre el terreno. No me refiero a este presente con aquellas nuevas explanadas y aparcamientos, sino a aquel entonces en plena selva impracticable y habitada por animales salvajes. Así, nos dicen, comienza la reconquista que dura nada menos que 800 años, con otro fraude como el de la conquista. Aunque no es ésta la única leyenda épica contra otras confesiones. Cuando Recaredo abjura del arrianismo vence a 60.000 arrianos españoles, con tan sólo trescientos hombres católicos. Sigue sin ser una mera cuestión de política territorial, sino de religiones. DE HABER SIDO CIERTA la invasión árabe, habría creado otro problema de índole moral y de derecho por arraigo. ¿Puede llamarse reconquista a una acción de goteo bélico que, entre pactos de amistad y agresiones, dura ochocientos años o más?. Muchos de nuestros más grandes historiadores, entre ellos Ortega y Gasset, han dicho que no, y el sentido común lo confirma. ¿Se imaginan ustedes que, ahora, viniera la Guardia Civil a expulsarles de su casa porque un antepasado suyo llegó a España de no se sabe dónde hace mil años?. ¡¡Sería absurdo!!. Pues así de absurdo y cruel fue para nuestros abuelos. Aún en el caso de que la invasión de los árabes hubiera sido cierta. ¿Quiénes tendríamos que irnos y a donde?. Probablemente todos, pues ¿no somos todos descendientes de íberos, celtas, bereberes, tartesios, cartagineses, romanos, griegos, germanos, etc.?. ¿Por qué razón, entonces, se expulsó o masacró a tantos de nuestros antepasados con el pretexto de ser invasores árabes?. La cultura, tan nuestra, que llegó a ocupar los primeros puestos en la historia de la evolución de las sociedades, ¿por qué se nos arrebató hundiéndonos en el oscurantismo y la pobreza de los últimos siglos hasta bien entrada la reciente democracia?. ¿A quién interesó que tan alta cultura nos fuera arrebatada?. ¿A quién interesó el silencio?. FUE POR LA CULTURA UNITARIA MUHAMMADÍ, y no por la invasión que no se dio, por lo que se expulsó, se masacró o se oprimió a nuestros abuelos musulmanes-andalusíes, y con ellos a los sefardíes-andalusíes. Pensar que lo poco o mucho que quedase de la cultura y prosperidad del imperio greco-latino, más la cultura visigoda, cambian de la noche a la mañana por la influencia de unos cuantos nómadas incultos salidos del desierto, peca en exceso de ingenuidad. La civilización imperante en la época es la bizantina, y la civilización Muhammadí no alcanza su apogeo hasta el siglo IX en Oriente y el siglo XI en Occidente. El historiador norteafricano el-Idrisi nos informa de que en el sur de Túnez, tierra de S. Agustín, en el siglo XII todavía se hablaba latín. Luego el Islam no se había asentado de manera estable por estas fechas. El erudito arabista contemporáneo Xavier de Planhol opina que; "La expansión del Islam se produjo, como expansión cultural, por la intervención de las clases urbanas y mercantiles, no por la acción guerrera". Y el Historiador Goitien, en la pág. 88 de su obra comenta: "En los primeros tiempos eran sobre todo los mercaderes los que se ocupaban del desarrollo y de la expansión del Islam". LOS ALMORÁVIDES Y LOS ALMOHADES sí que supusieron un conato de invasión consentida desde África, aunque también supimos echarles de nuestras tierras. Los andalusíes habían adoptado una forma de Islam culto y tolerante, sin abstrusos fanatismos, por esta causa nunca aceptaron gustosos la contrarreforma del Islam almorávide o almohade. En el año 1.035 se inicia en nuestra tierra la reforma impuesta por la invasión almorávide que, al final, fueron expulsados por los andalusíes. Y en el 1.145 también comienzan las revueltas en contra de los almohades, que habían sido llamados el año 1.080 por Yusuf ibn Tasufin en defensa de las Taifas. Nuestras gentes siempre hospitalarias, pero amantes de cuanto nos hizo un pueblo tan singular, no podían aceptar que los invitados se quedaran para imponernos un Islam fanático. Esta liberalidad de nuestro pensamiento provocó que en el año 1.228 Ben Hud, noble nacido en este pueblo de Abarán, acaudillara la revolución en su contra hasta sacarlos de nuestra tierra. Haciendo de Murcia, por este hecho, el centro de la Axarquía y un imperio. ¿QUÉ ES LO QUE EUROPA NOS DEBE? (La herencia cultural) REFIRIÉNDONOS A LA DEUDA LITERARIA. Después de la persecución sufrida por nuestros antepasados murciano-andalusíes, de la quema de documentos, y la expulsión de mujeres y hombres, sencillos y cultos, he encontrado referencia de estas 14 mujeres de la Axarquía, de la que fue parte nuestra Murcia. Fueron ilustres literatas, y estos son sus nombres: Umm al Izz, Umm Hannan, Rashida al Wa´iza, Zarinat Bint Abil Hassan, Hind, Iraq as Suwayda, Al Abbadiyya, Zaynat bin Isaac (an Nasram ar Rani), Zaynab bint Yusuf, Jalwa al Abbar, Gayat al-Waydy-ya, Atika Um al-Mayid, Fathuna, y Omalhina. EN RICOTE nació Ibn Sabin, el año 1216, se formó bajo la dirección de otro de los grandes ilustrados de la época, Isaac b. al-Mara, y llegó a ser uno de los grandes en conocimiento de las ciencias del Islam, en filosofía, en ciencias jurídicas, y en medicina. Escribió un tratado de filosofía a petición del emperador de Italia Federico II. Ibn Ricotí, también de Ricote como su nombre indica, regentó una escuela en Murcia donde enseñaban las tres culturas, musulmana, judía y cristiana. A semejanza de como se hizo en Toledo y otras poblaciones durante el periodo andalusí. Muhyiddín ibn al-Árabi, nacido el 1.165 en Alcantarilla y muerto en Damasco el 1240, pudo ser muy probablemente discípulo de la cercana y reconocida escuela Sufi de Ricote. Llegó a ser conocido en todo el mundo como el "Maestro de Maestros". Hoy sabemos que su obra literaria, perdida en su mayoría, fue ingente, aunque se conservan algo más de trescientos volúmenes, algunos pocos traducidos por la Consejería de Cultura de Murcia. Actualmente se estudia en diversos países, tanto de Oriente como de Occidente, y su tumba en Damasco es visitada a diario por miles de sus discípulos póstumos. Su filosofía de vida, el Sufismo, sigue siendo de la máxima actualidad, tanto en EE.UU como en Europa, donde goza de una gran consideración. Decía cosas como esta: "Mi corazón se ha hecho capaz de adoptar todas las formas. Es prado para las gacelas y convento de monjes cristianos. Y templo para el idólatra y la Kaaba del peregrino. Y las tablas de la ley y el libro del Corán. No le pongáis nombre a mi religión, pues es el amor cualquiera que fuesen las sendas que hollasen mis pies". LA ESCUELA SUFI DE RICOTE inició a Abú l-Abbas el Murciano, que fue discípulo predilecto y sucesor de Abú Hassan as-Shadzili, estudiante de Abú Madian de Sevilla y fundador de la escuela Sufi Shadzilía. En Egipto sucedió a su maestro. Allí, en Alejandría, se celebra en la actualidad una fiesta en su honor todos los años, y en reconocimiento a su grandeza se erigió sobre su tumba un monumento del tamaño y magnificencia de una Catedral, que yo conozco personalmente. La tradición Sufi de Ricote ejerció una gran influencia sobre el pensamiento místico universal, que en el presente se mantiene activo en diversas escuelas repartidas por el mundo. Por esta causa hay países en los que, al sabernos murcianos, se nos considera portaestandartes de una alta dignidad, se nos observa con reverencia, se nos toca... Es una experiencia que mueve profundas emociones, y que he vivido personalmente. El jesuita Asin Palacios, reconocido como uno de los eruditos islamologo hispanos, hizo un estudio para establecer la influencia de la espiritualidad Shadzili sobre la mística del hijo de moriscos S. Juan de la Cruz y de la hija o nieta de judíos conversos Sta. Teresa de Ávila. La obra se llama: "Shadzilíes y alumbrados". OTRA COMUNIDAD SUFI, muy antigua, estuvo en la Rábita de las dunas de Guardamar. Se descubrió en 1984 y las excavaciones arqueológicas llevadas a cabo hasta el año 1992, bajo la dirección de Rafael Azuar Ruiz, dejaron al descubierto las dos terceras partes de un singular "ribat" islámico. Fue construido sobre las ruinas de un excepcional asentamiento fortificado pre-ibérico de los siglos VII-VI a. de C. El resultado de las excavaciones, que se recoge en el libro publicado sobre esta cuestión, documenta parte de un gran complejo religioso de carácter cenobítico sin parangón en el mundo islámico, en cuanto se refiere a su tipología arquitectónica y cronológica. Las historias del Quijote también están inspiradas en cuentos de la misma tradición Sufi. La publicada tesis doctoral del Sr. Antonio Medina, de Córdoba, es muy esclarecedora al respecto. LA AGRICULTURA de nuestra tierra murciano-andalusí extendió por toda Europa el cultivo de la berenjena, la alcachofa, el algodón, la sandía, el azafrán, las espinacas, el arroz, el limonero y la naranja, el albaricoque, etc, etc. A causa de ello se creó el popular sistema de norias y acequias que aún perdura, de forma que podemos asegurar que nuestra huerta es reconocida, en toda Europa, por los conocimientos y la labor de nuestros abuelos murciano-musulmanes. Gracias a ellos llevamos siglos dando de comer a millones de personas lo mejor de nuestros cultivos. Ibn Wafid escribió en el siglo XI un tratado sobre medicina y agricultura que tuvo gran difusión, dedicando un apartado específico a la polinización artificial, arte en el que fueron expertos nuestros abuelos hispano-musulmanes. Gracias a la agricultura mejoramos la calidad del papel y de las sedas procedentes de China en el siglo X, y desde aquí se distribuyeron por toda Europa. También, gracias a la agricultura, dispusimos de farmacias, de cosméticos, de los mejores perfumes, de productos dentífricos, de jardines botánicos, y de parques zoológicos con animales exóticos venidos de todo el mundo conocido. Sobre farmacopea botánica, Ibn Ujt Ganim escribió un tratado de sesenta volúmenes que fue de consulta obligada en todas las Universidades de Europa. SOBRE MEDICINA el reconocido Avenzoar (Abú Marwan), escribió el célebre Taysir, manual de terapéutica y profilaxis. En el que describe el absceso de pericardio, enseña la práctica de la traqueotomía, la alimentación artificial a través del esófago, y un tratado sobre la curación de la sarna. La influencia de Averroes (Ibn Rusd) llegó a ser tan grande que en la Europa del siglo XV se decía que la Luz procedía de Al Andalus, y no de Oriente. La influencia de su genio, en la evolución del pensamiento científico, fue decisiva. Al Ándalus, y Murcia en ella, fue considerada como la nueva Atenas. En el diorama de la Torre de la Calahorra, en Córdoba, se pueden apreciar instrumentos de cirugía interna. Estos conocimientos permitieron que se practicara operaciones de cataratas. Es evidente que, mientras en Europa se confiaba la curación de las pestes que la asolaban a las reliquias de los santos, nosotros conocíamos la sutura, la anestesia, la asepsia... El Canon de Avicena (Ibn Sina) consta de cinco libros. Visión general de la anatomía y fisiología de los distintos órganos. Lista de medicamentos y sus propiedades. Exposición de las diferentes enfermedades. Enfermedades invasivas, tumores, etc. Descripción de 760 medicamentos compuestos. Escribió un tratado sobre las vías de contagio de la tuberculosis, y otro sobre el tratamiento de las enfermedades psiquiátricas. Diré, como dato curioso, que el fanatismo religioso se consideraba una enfermedad mental. Abú l-Qasim al-Zahrawi, escribió treinta tratados de cirugía, de farmacología, de dietética y medicina general. Ofreció las primeras descripciones de la hemofilia, de la clínica y tratamiento de la lepra, y también un tratado sobre la asepsia y las diferentes clases de sutura. LA ÓPTICA fue introducida en Europa, desde nuestras tierras, en el siglo XII a partir de la versión de Hunayn corregida por Tabit. Ibn al-Haytam dijo que la imagen se formaba en el cristalino, y ¡anunció la naturaleza material de la luz!. Anunció que la velocidad de la luz era finita. Dejó establecido que la luz de la luna procedía del sol. Se crearon lentes para mejorar la visión, para observar las estrellas y acercar la naturaleza, siendo así precursores del microscopio y del telescopio. Uno de los tratados científicos más importantes en la historia de las ciencias, fue el tratado de óptica de Alhacém. ENTRE LOS GEÓGRAFOS fue el ceutí El Idrisi, educado en Córdoba, considerado como el más grande geógrafo de todas las épocas, aunque también fue poeta y médico. Dijo: "La tierra es redonda, como una esfera…, atrae los cuerpos como un imán atrae el hierro, gracias a esa atracción las aguas de los océanos se mantienen unidas a la tierra". Bajo el mecenazgo de Roger II de Sicilia escribió el mejor tratado sobre geografía descriptiva que existió. Un tratado que se hizo imprescindible para conocer África y Asia central. Alhacén escribió "La configuración del mundo". Una obra sobre astronomía que ejerció gran influencia durante el renacimiento y sobre la obra de Copérnico, al igual que la obra de Averroes. La obra de Abnavimunzor también fue grandiosa. Valiéndose de los avances en óptica escribió un tratado sobre los sistemas astronómicos, sobre los planetas alrededor del Sol y su diámetro aparente, sobre la rotación de la Tierra y las medidas de su esfericidad, ¡tres siglos antes que Cristóbal Colón!. Al-Masudi, en su libro Muruj ad-Dhahab, nos cuenta que Khashkhasd Ibn Saeed, un joven Cordobés, con un grupo de jóvenes ¡cruzó el Atlántico! regresando el año 889 con un botín fabuloso. Son enormes las consecuencias a las que este dato nos llevan. En el libro de dietética de Al-Arbolí, se habla del uso de los frijoles, supuestamente post colombinas. Y ¿Quién cartografió los mapas de Piri Reis (el árabe loco) que Colón utilizó para su viaje?. La biblioteca de la Duquesa de Medina Sidonia, contemporánea de aquella época, es verdaderamente sorprendente en datos sobre esta cuestión. Que se investigue y cada cual extraiga su propia conclusión al respecto. Gracias a todos estos grandes hombres y mujeres Europa se benefició de una astronomía, de una geografía, y de algunos descubrimientos del más alto nivel. EL MATEMÁTICO Al-Juwarizmi, creo los logaritmos, Al-Jewarit el álgebra, los Banu Musa calcularon una fórmula para hallar el área del círculo y la trigonometría, según una obra musulmana del siglo XII, llegando a resolver la ecuación de Kepler, e introduciendo en Europa los conceptos de Seno, Coseno, Senoverso, Secante, y Tangente. La creación del número cero (Sfr = vacío) sin el que la informática no sería posible y, en parte, las matemáticas que hoy conocemos, también fue obra de nuestros antepasados. Así, las matemáticas que introducimos en Europa también fueron del más alto nivel. LA ESCUELA DE TRADUCTORES DE TOLEDO, fundada a principios del siglo XIII, fue determinante en la labor de "deslizamiento" de nuestra altísima cultura hacia la Europa del norte, y de la traducción de los clásicos griegos y latinos. Los andalusíes despertaron la pasión de Europa por nuestro país, ya que en nuestros territorios, y gracias entre otras cuestiones a la tolerancia y capacidad hacia otras culturas y religiones, alcanzamos la cúspide de la pirámide de la cultura universal. Hoy exportamos limones y otras frutas, entonces exportábamos hombres y mujeres de ciencia a todas las cortes de Europa y del mundo conocido. CURIOSIDADES. Los albañiles reciben el nombre de su profesión de un gran Maestro Sufi llamado Al-Banna, fundador de una escuela de sabiduría, a cuyos discípulos adoctrinaba a través de las técnicas de la construcción. Fueron precursores de la Masonería, y se les llamó los Al-Banaún, y de aquí la derivación hacia Al-Bañiles. La palabra árabe Yihad no es guerra, tal como traducen los medios de comunicación, sino ESFUERZO. Guerra es harb mukaddasa. La palabra flamenco es una modificación del árabe "Falah-mencú", equivalente a campesino desposeído. Y la palabra Maragato de la región de la Maragatería, Provincia de León, es una derivación de Moro-godo.. Nuestro catedrático y profesor de historia Sánchez Albornoz, opinaba que España tuvo tres momentos de grandeza. El periodo de cultura islámica que nos alzó al máximo desarrollo científico, el descubrimiento de América, y el Imperio de Carlos V. En nuestros días, uno de los más grandes historiadores de las ciencias, G. Sarton, en su obra "La España musulmana", que fue editada en Madrid el año 1.973 dice: "España fue el mayor centro cultural del mundo gracias a los españoles musulmanes y judíos". Me pregunto: ¿Si esto es tan sólo un brevísimo exponente de lo que queda entre las cenizas de la destrucción a la que fuimos sometidos?. ¿Cuántos otros sabios-as habría?. Sólo el maestro de maestros, Ibn al-Árabi de Alcantarilla, conoció personalmente a más de setenta gigantes del espíritu en su época. Recuerdo de nuevo la frase de Blas Infante: "Los andaluces (andalusíes murcianos) queremos volver a ser lo que fuimos, hombres y mujeres de luz que a los hombres alma de hombres les dimos". Dije en páginas anteriores que por el mundo están repartidos cientos de miles de libros incunables referentes a nuestra cultura. Quizás habría llegado el momento de interesarnos por ello. También quizás, y como un gesto de humilde prudencia, y respeto hacia los que nos hicieron herederos de tantos honores, debiéramos de modificar algunos de nuestros esquemas de pensamiento aversibo. Tanto si todo cuento digo es verdad, como si tan sólo lo fuera una parte. Y para reflexionar en ello he querido aproximar el fin de esta ponencia con este pensamiento de un hombre llamado Ali, que fue yerno de Muhammad. Decía: "No podrás creer realmente en nada hasta que te des cuenta de por qué crees en lo que crees. Antes de alcanzar tus verdaderas creencias (las que sean) debes de estar preparado para admitir sin pruebas que todo, o parte de lo que consideras verdad, puede ser una equivocación que llega hasta ti desde el lugar en el que has crecido. La verdadera convicción viene de la Sabiduría, y hasta que no seas sabio, tus convicciones no son sino un conjunto de opiniones de las que algunas estarán equivocadas, y otras no las podrás demostrar aunque sean verdad". Probablemente ustedes se plantearán algunas interrogantes después de esta ponencia. ¿Pero en definitiva cómo fue aquel Islam de nuestros abuelos que nos alzó hasta aquellas alturas?. ¿Cómo fue posible pasar de la cúspide a la base en tan poco tiempo?. Y ¿Cómo es que los musulmanes que hoy conocemos difieren tanto de aquellos?. Para responderles a estas preguntas serían necesarios otros foros y otros ponentes más eruditos. Les diré, muy brevemente, que Muhammad no se consideró creador de una religión nueva, sino el reformador del judaísmo y del cristianismo. Por lo tanto la genética del Islam es judeo-cristiana. Su pretensión fue la de simplificar la religión y el estado, liberar al ser humano de la servidumbre a las dinastías reales y de la esclavitud moral a las castas sacerdotales, dándole todo el poder al pueblo y a cada persona la responsabilidad sobre su conciencia. Para llevar esto a la práctica equiparó en derechos al hombre y a la mujer, al blanco y al negro, y quiso hacer sabia a la gente, no beligerante, sin diferenciar la etnia o la creencia. Por ello renunció al martirio innecesario a cambio de la sabiduría. La palabra Islam es un derivado de as-Salam, que significa, "la-Paz". La paz del que después de buscar por fin encuentra, la paz que se establece en el respeto y la tolerancia. Y el concepto "musulmán", es el que corresponde a la persona que, tras haber encontrado as-Salam, se somete voluntariamente a la acción creadora. Existe un edicto de Muhammad (s.a.s) instruyendo a sus seguidores que quizás, y sin más comentarios, les sea ilustrativo. "He escrito este edicto bajo la forma de una orden para mi pueblo, y para todos aquellos que están dentro de la cristiandad, en el este y en el oeste. Quien no respete el edicto obra contra la voluntad de Allah, sea mandatario o ciudadano. Cuando un sacerdote o ermitaño se retira a la montaña, se establece en la llanura, la ciudad, o la iglesia, estoy con él en persona y lo defiendo contra todo enemigo. Está prohibido arrojar a un obispo de su obispado, o a un sacerdote de su iglesia. No se ha de tomar ningún objeto de ninguna iglesia. Cuando una cristiana se case con un musulmán, este debe de permitirle orar en su iglesia sin poner obstáculos a su religión. Si alguien hace lo contrario será considerado enemigo de Allah. Los musulmanes deben de acatar estas instrucciones hasta el fin del mundo." EL PACTO DE TUDMIR, (Extracto): "Este es un escrito de Abd el-Aziz Ibn Musa a Teodomiro, en el cual se estableció la paz, se le dio el compromiso de Allah y la protección de su Profeta. No habrá prioridad sobre él o sobre ninguno de sus compañeros. No se les exigirá el pago de ningún tributo, ni se les quitará de su reinado, ni serán asesinados ni se les separará entre ellos y sus hijos, ni de sus mujeres, ni se les obligará a practicar otra religión, ni se les separará de su religión, ni se quemarán sus iglesias… Etc." Y Abú s-Salt, nuestro vecino de Denia, decía en el siglo XII: "Puesto que mi origen es la tierra, toda ella es mi patria, y todos los hombres mis hermanos." COMPRENDER LA CULTURA DE NUESTROS ANTEPASADOS, nos exige conocer algo de la forma de pensamiento a partir de la que se gestó. Pues si ellos llegaron tan alto tuvo que ser, necesariamente, por haber adoptado una filosofía de vida que se desmarca, absolutamente, de algunos desafortunados presentes. Así pues, y ya por último, les ofreceré como mera curiosidad algunos proverbios de Muhammad, quizás todos estos datos les ayuden a comprender cual fue su pretensión y lo que enseñaba. De esta forma sabremos qué es lo que nuestros abuelos conocieron y por qué llegaron a ocupar la cima del mundo. En aquél entonces se decía: "La sangre de los mártires es semilla de cristianos". Y Muhammad respondía: "No seáis mártires, ser sabios, pues es más sagrada la tinta del estudiante que la sangre del mártir. Buscad la sabiduría, aunque para encontrarla tengáis que viajar hasta los confines de la tierra". "No pongáis sacerdotes en vuestra religión, ni reyes en vuestras ciudades, pues cada persona ha de ser soberana de sí misma. Aprended a ser sabios". "Es más esforzado luchar contra el propio ego que luchar en la guerra". "Son tres las cosas que más ama Dios del Islam; la sencillez, la sencillez y la sencillez". "No hagáis las cosas complicadas, pues en la sencillez ya encontraréis suficiente dificultad. Quien intente hacer del Islam algo difícil y complicado, será derrotado por el Islam. Islam es paz y tolerancia". "Bajo los pies de las madres Dios ha puesto el Paraíso". "A tus padres no les des una mala contestación, ni siquiera diciéndoles ¡Uf!. Que los murcianos caminen orgullosos por el mundo, con la cabeza muy alta, pues son herederos de una gloriosa raza multiétnica y pluricultural. Y que tracen los senderos del mundo sabiendo que ser hijo de esta tierra es un honor, y ser del Valle de Ricote es un título de nobleza. Saíz

Relacionado con: EL MITO DE LA INVASION ARABE DE LA PENINSULA IBERICA EN EL SIGLO VIII

Más informacióen en: http://www.islamyal-andalus.org/control/noticia.php?id=759


No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #201 kaerkes 12 de mayo de 2006

    por cierto Abdelraman. podrías variar un poco el párrafo ese del "falso paganismo de los bereberes" que insertas en el par de webs que tienes en la red. veáse, y sin que sirva de precedente para dar publicidad: .YAMA'A ISLAMICA DE AL-ANDALUS .Maarifa

  2. #202 kaerkes 12 de mayo de 2006

    Otra pequeña información sobre los bereberes rifeños: El rifeño típico, es de estatura mediana alta, más alto que los españoles de 1.921, cabello oscuro, ojos marrones o castaños y físicamente robusto. Su atuendo típico es la chilaba de lana hasta las rodillas, de color marrón o castaño, turbante blanco de algodón y camisa de lana, pantalones bombachos hasta las pantorrillas "saragüe". Se calzaba con babuchas o sandalias de esparto. Las mujeres visten una especie de camisa-vestido de seda o algodón y pantalones bombachos. Los pies suelen ir descalzos. Las mujeres rifeñas en contraposición con el resto de las mujeres islámicas, no suelen taparse la cara. En la barbilla y en la frente llevan tatuajes tribales, en forma de cruces, reminiscencia de un pasado cristiano anterior a la islamización. El rifeño conjuga las creencias religiosa propias del Islam, con las supersticiones anteriores a la islamización. Cualquier rifeño creerá a pie juntillas en personajes mágicos como; "Aisha Kandixha", mujer con patas de cabra que se aparece a los viajeros para su desgracia. Junto a la existencia de seres maléficos, los "jinm". En el lado opuesto, está la veneración a los santones, que pueden ser de dos clases: los Jerifes, descendientes del profeta y los morabitos, hombres que han adquirido la santidad no por herencia genética, sino por sus obras y milagros. Los morabitos, gozaban de gran prestigio y eran mediadores en disputas, llegando a tener gran influencia en materias profanas y políticas

  3. #203 kaerkes 12 de mayo de 2006

    Noticias relacionadas con morabitos: (Europa Press) El morabito de Sidi Bel Abbas, ubicado en las primeras estribaciones del Monte Hacho, fue erigido para honrar la memoria de un sabio que fundó varias ciudades en Argelia y está entre los de más arraigo en la ciudad autónoma. Actualmente aguardaba su catalogación como Bien de Interés Cultural. El 2 de septiembre del año pasado, coincidiendo con la celebración del Día de Ceuta, otro grupo de desconocidos colocó dos bombonas de butano en otro de los morabitos locales, el de Sidi Embarek, con la intención de hacerlas explosionar. El vigilante las detectó a tiempo. Lo volvieron a intentar el pasado 23 de enero. Entonces sí que consiguieron calcinar el santuario. A raíz de este ataque, la ciudad autónoma aprobó su rehabilitación por la vía de urgencia. Las obras concluyeron hace diez días. Fuentes policiales sostienen que detrás de la quema de estos dos morabitos están grupos radicales islamistas, que rechazan la veneración que en el islam popular (especialmente en el Magreb) se ofrece a los restos de musulmanes piadosos que han alcanzado una consideración similar a la de los santos católicos. En Ceuta, además de los dos calcinados, existe otro mausoleos similar cuya conservación lleva tiempo generando tensiones en el seno de la comunidad musulmana local.

  4. #204 kaerkes 12 de mayo de 2006

    Y más información sobre costumbre PREISLAMICAS de los bereberes: Los bosquetes de los khaloa (morabitos) del Rif, Atlas Medio y región del Sus de Marruecos L. Taïqui (1), E. Seva, J.L. Román (2), A. R?Ha (3) (1) Dpto. de Biología, Facultad de Ciencias, Universidad Aldelmalek Essaâdi, 93000 Tetuán, Marruecos (2) Departamento de Ecología, Universidad de Alicante. Apartado de correos 99. 03080 Alicante, España (3) Dpto. de Biología, Facultad de Ciencias, Universidad Aldelmalek Essaâdi, 93000 Tetuán, Marruecos La franja del norte de África está salpicada de pequeños santuarios en los que se encuentran los restos de hombres de clara significación en la historia local o regional. Estos lugares se distinguen bien en el territorio por la cubierta vegetal que suele acompañarlos, fruto del espíritu devoto de respeto que tienen hacia ellos los habitantes de la zona. El origen de los mismos se encuentra en los altares del politeísmo preislámico y precristiano. En diversas campañas se ha muestreado un pequeño grupo de estos khaloas (marabuts o morabitos) en las principales cadenas montañosas de Marruecos, tomando en consideración ciertos parámetros ambientales y biológicos. El clima parece ser el principal responsable de la entidad de la cubierta vegetal que rodea las construcciones. El Rif es la zona marroquí que mantiene las mejores masas arbóreas de los morabitos, pudiéndose hallar árboles de una envergadura impresionante. Se ha profundizado en el estudio en una caracterización de un grupo de 24 marabuts de la región Jbala del Rif occidental, su riqueza florística y de sus dimensiones espaciales, en un intento de definir una tipología de los mismos. La realidad de hoy no puede asegurar la persistencia de estas islas del paisaje porque las corrientes de los grupos más extremistas no toleran a los intermediarios en la liturgia. The strip of North Africa is sprinkled of small sanctuaries in which are the rests of men of clear meaning in local or regional history. These places are clearly distinguished by the vegetal cover that usually accompanies them, fruit of the devotee spirit of respect shown by local inhabitants. The origin of these khaloas is in the altars of preIslamic and preChristian politeism. In several field campaigns, a small group of khaloas has been sampled in the main mountainous chains of Morocco, taking into consideration certain environmental and biological parameters. Climate seems to be the main factor controlling the composition and structure of the vegetal cover surrounding these constructions. The Rif is the Moroccan zone maintaining the best arboreal masses in khaloas, which commonly shelter monumental trees. We have carried out a detailed study of 24 khaloas in the Region of Jbala (western Rif), in an attempt to define khaloas tipologies based on floristic richness and structure. Current socio-cultural conditions cannot assure the persistence of these islands in the landscape because most extremist groups do not tolerate intermediaries in their liturgy. Introducción Khaloa es un término que identifica en la actualidad a unos santuarios religiosos donde los devotos siguen realizando sus ritos durante el año. Hasta aquí serían equivalentes a la función que tuvieron las ermitas, con sus peregrinaciones, fiestas y ofrendas, donde se imploraba la intercesión del santo para la propia salud, para demandar lluvia o evitar la peste. Sin embargo, existe un hecho diferencial que sobrepasa con mucho su función religiosa: la vegetación que los acompaña. Tras tres campañas de muestreo en Marruecos, hemos recorrido los territorios más representativos de implantación de los khaloa: Rif, Atlas Medio, Sus y el sur de la costa marroquí hasta El Aayún. Hemos observado, sobre todo en el Rif, unos bosquetes que han sido respetados durante siglos, y en ocasiones milenios, encontrándose en ellos una fauna y una flora muy bien conservada, que teje una red tupida atendiendo determinadas reglas y que añade un atractivo único en los estudios sobre la complejidad del paisaje. Esta consecuencia sobre el mosaico paisajístico es indisoluble de su función religiosa: el miedo, el respeto, incluso la presencia de guardianes en algunos casos, han mantenido hasta hoy estos espacios como reserva patrimonial; espacios que pueden enseñarnos un modelo óptimo de conservación y que sobre todo conviene preservar en contra de una tendencia muy fuerte desde sectores fundamentalistas que quieren su desaparición y tala, contribuyendo a este proceso la indiferencia religiosa al respecto entre los jóvenes marroquíes. Nuestro propósito es, pues, dar a conocer estos elementos constitutivos de un paisaje-reliquia que milagrosamente ?nunca mejor dicho? han llegado hasta nosotros, tal cual hoy se encuentran, así como presentar la iniciación de una línea de investigación, a través de trabajos temáticos, dirigidos conjuntamente por los departamentos de ecología de las Universidades de Tetuán y Alicante. Presentación histórica Es necesario hacer una breve presentación histórica de los khaloa. En realidad estos lugares santos tuvieron funciones muy diversas según el momento y la necesidad histórica. Ya en la Biblia se hace referencia a estos santuarios político-religiosos que crecieron en todo el Mediterráneo y de los que de alguna manera son deudores. Curiosamente, y aunque se van a tratar aquí los presentes en Marruecos como componentes de una línea secuencial de su cartografía en el norte de África, la distribución de estos enclaves santos comprometen lugares tan distantes como la India y Camerún, Senegal o Costa de Marfil (Lebbie y Guries, 1995).

  5. #205 kaerkes 12 de mayo de 2006

    Así que nada, Abdelramán, ya tienes mucha información sobre que creencias tenían tus bisabuelos y tus tatarabuelos.

  6. #206 kaerkes 12 de mayo de 2006

    Quédense señores con esta interesante frase del extracto anterior: "Esta consecuencia sobre el mosaico paisajístico es indisoluble de su función religiosa: el miedo, el respeto, incluso la presencia de guardianes en algunos casos, han mantenido hasta hoy estos espacios como reserva patrimonial; espacios que pueden enseñarnos un modelo óptimo de conservación y que sobre todo conviene preservar en contra de una tendencia muy fuerte desde sectores fundamentalistas que quieren su desaparición y tala, contribuyendo a este proceso la indiferencia religiosa al respecto entre los jóvenes marroquíes" es curiosa la inquina que tienen algunas religiones contra el respeto y la adoración a los árboles...¿qué movida arcaica tendrán en la cabeza los judíos, cristianos y musulmanes contra los bosques?

  7. #207 AbdelRahman 18 de mayo de 2006

    EL VALLE DE RICOTE (MURCIA) Historia de una época españolista En la obra de Cervantes, el Quijote, aparecen doscientos personajes, de ellos cincuenta son mudéjares o como algunos les llamaban, moriscos. Uno de ellos de nombre Ricote, representa a un morisco del Valle de Ricote en Murcia, ultimo reducto morisco ante la barbarie castellana. Pero, ¿Quiénes eran los moriscos?, eran simplemente aquellos ibero, o nativos oriundos que practicaban la fe en la Unidad, eran pues monoteístas que estaban en contra de las ideas religiosas de aquellos que sometían nuestra tierra, los godos, tribus alemanas de creencias Trinitarias. Fue a partir de 1492, cuando los andalusíes (de mayoría musulmana) fuimos considerados como un “Un Pueblo Sometido”, por el invasor alemán y castellano. Y, fueron varios personajes los que con mas o menos crueldad, atentaron contra su dignidad, libertad e incluso vida, como el Cardenal Cisneros, al que jamás la historia juzgó por sus crímenes. En 1499, fueron quemados públicamente en Granada, todos los libros escritos en árabe, idioma hablado por tradición, desde hacía muchos siglos por una gran mayoría de los andalusíes, a aquellos invasores le daban horror, la cultura y otro idioma. En 1516, el Cardenal Cisneros dicta una ley, prohibiendo a los nativos (moriscos), el uso de sus costumbres, trajes, etc. Fue muy constante en sus ataques a pesar de que el Pueblo ya se encontraba humillado, derrotado y sometido, dicen que gracias a estas presiones e intolerancia, la cultura morisca, en 1525 dejó oficialmente de existir. Desde esa fecha, jamás se habló del Islam andalusí, y aquellos debían portar una media luna en azul, cosida en sus trajes para ser identificados o asesinados y robados en la mayor parte de las circunstancias. En 1576, Felipe II, concede tres años para hablen el castellano, prohibiendo escribir o leer el árabe así como la práctica de sus ritos religiosos. También les prohíbe el uso de sus nombres, y los baños públicos. Es curioso el comentario de la época dado por Francisco Núñez Muley (morisco granaíno): “Pues nos quitan nuestra lengua arábiga, que es el mayor inconveniente de todos, ¿cómo se ha de quitar a las gentes su lengua natural, aquella con la que nacieron y se criaron? Los egipcios, surianos, malteses y otras gentes cristianas, en arábigo hablan leen y escriben, y son cristianos como nosotros (conversos).” A pesar de todo, la Orden de expulsión de su tierra ancestral, por el hecho de practicar una religión distinta a la del invasor, no se hizo esperar y el 4 de Abril de 1609 Felipe III, ordena oficialmente la expulsión. Tan solo quedó una zona, en donde a aquellos nativos no había forma de expulsar, Murcia y muy en especial a los del Valle de Ricote, aunque esta zona, por desgracia, vio también una fecha fatídica de expulsión, en la Orden del 12 de Enero de 1610. Para tener una idea aproximada, de cuantos habitantes vivían en aquel Valle de Ricote sobre todo en comparación de otros considerados como cristianos, podemos observar la siguiente tabla: Población Musulmanes nativos Cristianos Abaran 3.000 25 Blanca 3.360 15 Ojós 1.345 15 Ricote 1.870 20 Ulea 1.220 5 Villanueva 1.860 325 Todas estas poblaciones son las que forman el Valle de Ricote, y últimos de la expulsión de “España”, en este caso, ejecutada por el Conde Salazar y muy a pesar de las reiteradas peticiones de clemencia de su población que abrazó incluso el cristianismo, pretendiendo continuar en la tierra de sus tatarabuelos. Así en el 1501 en Agosto ya habían enviado dicha petición a los entonces “reyes católicos”, que curiosamente fue aceptada y firmada por ellos mismos (traicionándolo mas tarde), el 21 de Septiembre del 1501, se realizaron entonces, bautismos masivos y se renegó del patronímico árabe, se cambiaron apellidos etc., aunque hubo poblaciones que aun continuaron su uso, como el caso de Abaran con los Gómez, Ramón, Cobarro, Yelo, Tornero, Molina, etc. La propia Orden de Santiago (feudalista) no aceptó que sus vasallos moros, dejasen de serlo, al pasarse al cristianismo y así perder el dinero de los impuestos excesivos con que los grababan, y la Iglesia católica les apoyó, por lo que el Valle de Ricote entró en Pleito jurídico contra dicho feudalismo. Duro largo tiempo el pleito, sin resultado para esos antiguos mudéjares, a los que incluso se les robó sus mezquitas y se reconvirtieron en cristianas, y a pesar de su silencio ante las injusticias y de su vasallaje (que remedio les quedaba). De este Valle de Ricote son conocidos grandes sabios y Sufies, como Ibn Sabín, de la Tarika Sabiní, en época de Ibn Hud (Emir murciano). De este sabio fueron discípulos Abú Alí al Hasan Ibn Hud al Yudani al-Murçí (1235-1300) y pariente cercano del emir Ibn Hud, también discípulo. Este murciano ricotí, al-Murçí era considerado un defensor de la doctrina interconfesional (Kraemer, J.L. “The Andalusian Mystic Ibn Hud and The Conversión of The Jews”, también Revista del Instituto Egipcio de estudios Islámicos XXII, Madrid 1985, páginas 173-181) También en aquella Tárika (Cofradía), se encontraba el hermano de Ibn Sabín, de nombre Abo-Talib Aben Sabín, canciller del Emir y embajador que fue, Plenipotenciario ante la Santa Sede (Vaticano) para la protesta ante el Papa por el incumplimiento por parte cristiana, de lo tratado y pactado en el Tratado de Alcaraz, Tratado que fue traicionado por Castilla. Por cierto, que la respuesta fue la entrada del ejército bárbaro alfonsí que inició una acción bélica contra la fortaleza de Ricote en Julio del 1243, tomada al final, junto a la de Blanca, Ojós y Archena (puerta del Valle de Ricote), conquistas que fueron donadas a Rui López de Mendoza, caballero de la hueste extranjera invasora del territorio ricotí, andalusí. En 1264 hubo otro levantamiento de los ibero musulmanes, por las reiteradas faltas he incumplimientos por parte cristiana, aquel levantamiento fue comandado por al-Watiq, sucesor de Ibn Hud, aunque a los dos años de ser asediados y acosados por los cristianos, militar y policialmente, por parte de Jaime I de Aragón son derrotados y la propiedad pasa a su yerno el rey Alfonso X. El Valle de Ricote (Wadi Riqut) y su cultura, es comentado por un escritor historiador de nombre Ibn al-Jabib y por el fundador de un movimiento sufí, de la tárika Sabini, de Ibn Sabin, también comentaba que ese movimiento tenía raíces Hudí, impregnación indudable de los Banu Hud de Zaragoza (1216). También comentaba que el Emir Hasan Ibn Hud, descendiente de Ibn Hud al-Mutawakkil, fue realmente el jefe del grupo sufí de los Sabiyya de Damasco, durante la mitad del siglo XIII, y que la lista de los Nueve Impíos de los siglos XIII y XIV condenados por los doctores Malikis, según Ibn Katir, cuatro de ellos, fueron precisamente murcianos, uno de ellos nuestro famoso Ibn Arabí, así como; Ibn Sabin, Ibn Hud e Ibn Ahli, sin olvidar al sabio Muhammad Ibn Ahmad el Riqutí, persona incluso, querida por el propio Rey Alfonso X. Sabio que fue políglota, experto en geometría, lógica, aritmética, música y medicina, es considerado pues, como uno de los grandes sabios del siglo XIII. Este personaje también residió en Murcia capital en donde enseñó en la Madraza (Posterior Universidad de Murcia) a andalusíes, judíos y cristianos. También se sabe que el propio rey Alfonso X, le pidió que abandonase su fe islámica en un solo Dios (Allah T.A.) a cambio de rango y honores, aquello le valió su autoexilio conveniente y ante la llamada del Segundo Sultan Nazarí, Abu Abdaláh Muhammad, que gobernó de 1273 al 1302, encontrando en su corte honores sin chantaje, habitando una casa palacio que mas tarde lo fue del propio Ministro Ibn al-Hatib. Pero, a partir del 1266, el éxodo de estos andaluces musulmanes, hace decaer hasta casi el olvido a estas Tárikas sufíes y a la cultura musulmana que alumbraba al Mundo entero, desde estas tierras murcianas. Lo curioso de esta cultura islámica, o mas bien, la confirmación de que era cultura pero no gentes nuevas, la tenemos en que se respetaban los nombres anteriores, simplemente arabizándolos, como era la moda de aquella época, así nos podemos encontrar nombres que ya eran conocidos antes del 700 de nuestra era, lo que incluso invalida la famosa y falsa “invasión árabe” del territorio peninsular. Y, es que aquellos ibero, simplemente se fueron adaptando a aquella nueva corriente ideológica que era el Unitarismo, representado por el Islam, además de ver con simpatía a aquellos pocos personajes musulmanes también, de otras tierras que nos visitaban, alejando de su pensamiento incluso, ideas feudalistas, con lo que eran simpáticamente, bien acogidos. Es por eso, que siempre tengo que afirmar que aquellos musulmanes posteriormente llamados mudéjares o moros o moriscos, no eran ni más ni menos que los mismos nativos de siempre, autóctonos, simplemente adaptados a unas corrientes modernistas de uso, costumbres etc., representadas por el Islam. Realmente los que vinieron mas tarde a luchar contra los “españoles”, no fueron precisamente los árabes, que jamás invadieron nada aquí, sino los godos alemanes, mezclados con otras tribus del sur de Francia y del norte de la Península, financiados por el Vaticano romano para la imposición por la fuerza de una idea religiosa, recién inventada y estatalizada, denominada Trinitaria, por su creencia en tres dioses, o simplemente Católicos (Prepotencia de universalistas). Las expulsiones de moriscos no fue ni más ni menos, que una burda excusa y justificación. En el invento de las cruzadas, de la reconquista (de algo que jamás fue conquistado), ellos realmente representan ante la historia a los Invasores, fue además una auténtica “colonización”. Por eso en repetidas ocasiones he afirmado que aquel pueblo caucasiano-georgiano; el Amasur (Ibero), llegó a nuestro País y se asentó también en el norte de África, donde fueron llamados los Bereberes, y puesto que ellos entraron en nuestro País, apoyando una facción goda contra la otra en sus guerras civiles (Unitarios arrianos, contra Trinitarios católicos), podríamos decir que los que vinieron a salvar la idea Unitaria, eran simplemente nuestros primos hermanos de raza y cultura, lo que además se puede comprobar hoy en día a través de los asentamientos ibero romano, más tarde modernizada, confraternizada, mezclados etc., sin problema alguno con las modas islámicas, unitarias también, y elementos en algunos sitios beréberes. Teoría incluso avalada por A. Bazzano, Maisons d`al-Andalus…..I, página 86 y 400-01, también por P. Cressier & P. Guichard, Les Chateaux Ruraux….páginas 175 a la 179 y la 256 así como otros. Esto incluye indudablemente a algunos castillos considerados hasta hace poco como árabes, que luego se descubre eran anteriores a esa supuesta invasión árabe del 711, es decir, que eran fortificaciones nativas, que simplemente se hacen musulmanas y adoptan modas arábigas. Un claro ejemplo de esto, lo tenemos en Cieza (otra de las entradas del Valle de Ricote), ya que en la ciudad de Siyasa, sus asentamientos (por la arqueología) se datan del siglo I de nuestra era ininterrumpidamente (e incluso anteriores), donde se descubre desde la factura ibérica, algo de romana, un poco de goda y el resto se hace simplemente musulmana, es decir, que se demuestra era el mismo pueblo, no un supuesto extranjero invasor. (Mendez Ortiz y Ramallo Asensio,S, 1985). Además el castillo de Siyasa, ya existía desde la antigüedad. Floreció esta ciudad de una importancia similar hoy en día (y por sus ruinas) a las del Machu Pichu. en el siglo XII reinando entonces Ibn Mardanish (fase almohade) y posteriormente Ibn Hud en la primera mitad del siglo XIII, lógicamente con la llegada de los bárbaros cristianos, decayó esta gran ciudad hasta que fue abandonada completamente por sus moradores, que no tuvieron mas remedio que huir hasta Granada, último bastión de defensa andalusí, contra el invasor. Los objetos encontrados en sus ruinas son en mayor parte mudéjares y muy similares a los de hoy en día, en toda esta zona de Murcia. Los cristianos la habitaron un tiempo, los arqueólogos han reconstruido esta fase cristiana, por su abandono en las buenas costumbres, su salvajismo, haciendo fogatas en las habitaciones, tirando restos de alimentos por los suelos, y realizando pintadas en las paredes, con el uso de alimentos como el cerdo y el gato. En los restos de la ciudad, aun se puede contemplar, como aquellos andaluces tenían canalizaciones de aguas fetales, y de aguas limpias o de lluvia, alcantarillado, etc. pozos ciegos Aquel Valle de Ricote, fue puesto por los invasores a las ordenes de la Orden de los Caballeros de Santiago, que en principio, respetó uso y costumbres, así como el Islam (por poco tiempo, al uso y tradición cristiana), nombrando a los propios nativos, representantes del pueblo ricotí, ante inspectores santiaguistas. Así, podemos contemplar a un cadí de la aljama, Alí ben Muça (1494-1498) en Asnete (pedania), o al Alcalde para todo el Valle, Fayre Abelminçe (1498-1502). Los mudéjares convertidos mas tarde, a la fuerza al cristianismo, eran llamados moriscos en general y nunca fueron respetados ni por el clero ni por los políticos oportunistas, salvo en la medida del lógico interés comercial, por los propios feudalistas de la Orden de Santiago. Aun en el siglo XX, cuando Julio Caro Baroja visita Villanueva, comentaba con sumo agrado, que aun veía cierta pervivencia morisca en la zona. Y es que morisco es sinónimo de orgullo, y con razón, de amor por la familia, laboriosidad y honradez Cuando Isabel I “la Católica” sube al poder (1451 al 1504) (siglo XVI), en el momento de su coronación en 1474, el Valle de Ricote solo contaba con unos 825 habitantes, aunque había numerosos pueblitos o alquerías que tenían entre 50 a 100 habitantes. Los moriscos se veían forzados a la emigración constantemente, expoliados por el salvajismo de aquellos godos y mercenarios castellanos. Uno de estos elementos extranjeros colonizadores o invasores D. Pedro Vélez de Guevara, motivó el exilio voluntario de familias enteras a Murcia capital, casos documentados tenemos, como las familias completas de Abarahim Alhajar el herrero y de Abadía Garrido el espartero, en especial huyendo de la usura, y es que la cosa llegó a tanto, que incluso el pueblo entero, tuvo que pedir auxilio al Rey de Granada Muley Abulhasán que emprende una acción militar de castigo contra Murcia (la cristiana), entrando con una tropa nazarí de 4000 hombres de a caballo y 30000 infantes, destruyendo la Cieza cristiana e incendiándola, dando muerte a unas cien personas y cautivando a unas 700. Mas tarde recorre el Valle de Ricote y tras el, se van su pobladores en mayoría (los mudéjares). Pero debido a las guerras y a la inestabilidad del territorio en Granada, aquellos mudéjares ricotíes, vuelven a su Valle, pidiendo ellos mismos, garantías a la Reina, “la católica” (Torres Fontes, Juan 1958) y (D. Pedro Fajardo adelantado Mayor del reino de Murcia, páginas 154 a la 155), ordenando entonces la propia reina a Trujillo el 25 de Junio de 1477, que nadie les causase molestias en su vuelta desde Granada a sus tierras del Valle de Ricote (muy necesarios para la feudalista Orden de Santiago, que se había quedado sin personal de labranza). Mas tarde la propia reina al ver la productividad y honradez de los moriscos de Ricote, hace que la Orden de Santiago pase a la corona, siendo uno de sus Maestres el propio Fernando el Católico entre el 1476 al 1477, hasta que Alfonso Cárdenas, Gran Maestre de León (1474 al 1476) que luchaba entonces en Portugal, se pudo poner a disposición del rey como Gran Maestre de la Orden de Santiago desde el 1477 al 1493, en que el Maestrazgo fue incorporado a la corona de “España” con sus tierras y dominios, siendo los propios reyes sus administradores (del Valle de Ricote), esta posesión fue incluso aceptada por el poder de Roma en la Bula de 1499 realizada por el Papa español Alejandro VI. Entonces los Caballeros de Santiago, se dedicaron a extinguir a los seguidores de “la secta de Mahoma”, al no sentir satisfacción expoliando libertad y propiedad a sus nativos, encima de que les obligaban a cambiar de usos y religión, ya que mientras no pertenecieron a la corona, en cierta forma respetaron a los Unitarios. Los “reyes católicos” muy sabiamente, protegen a los moros convertidos, así a como a los comendadores de la Orden y favorecen y consienten la repoblación del Valle (por su mano de obra, claro), pero mas tarde conseguidos sus objetivos, los traicionan faltando a su palabra y honra contra aquellos dignos moriscos musulmanes ya casi olvidados de su propia fe. Así en 1480 el Valle de Ricote vuelve a tener unos 750 habitantes, entre ellos algunos se habían hecho de religión judía, y es en fecha triste para la historia de España, aquella del 1480, cuando en las Cortes de Toledo localizan censando a todos los de religión judía, incluso a algún hebreo que hubiese y los marcan con la estrella de David en amarillo, y cosido a la ropa para su identificación y exterminio o expulsión. En 1492 el Valle de ricote tiene ya unos mil habitantes, algunos muy pobres, a pesar de ello el Comendador Garcilaso de la Vega, los expolia impunemente con gran crueldad, haciendo que el pueblo de queje a los visitadores de la Orden de Santiago que por conveniencias, ayudaron esta vez bien, a los moriscos (Porras Arboledas, Pedro Andrés 1982, (Los Señoríos de la Orden de Santiago, Universidad Complutense de Madrid página 155). Pero, es realmente el 2 de Diciembre de 1496, cuando el Papa Alejandro VI concede el título a Isabel y Fernando de “Reyes Católicos”, en especial por su clara lucha, robo expoliación y asesinato de los judíos españoles y a su lucha visceral contra el pueblo morisco-andaluz de religión mayoritaria Unitaria (Islam) a favor del politeísmo católico (Trinitarios) y del Papado. Sin embargo este Papa abandonó a los reyes católicos, para poder así beneficiar a su hijo Cesar (Hijo de…..Papa), ante la corte francesa de Luís XII. Granada se había rendido dos años antes (1492) y los reyes que se habían, en principio, comprometido a respetar las tradiciones andusíes musulmanas en sus mudéjares, en cuanto a ropas, costumbres, fe….,etc., mandan a Fray Hernando de Talavera para que “evangelice” a todos los mudéjares al mismo tiempo que se dedican a potenciar a la Inquisición para así poder quebrantar mentes y convertir por terror, al catolicismo a los moriscos. Pero como Fray Hernando de Talavera fuese bueno con ellos, los propios “reyes católicos” mandan a otro, en la figura del arzobispo de Toledo, Francisco Jiménez de Cisneros, cuya principal y primera valiosa obra, fue quemar públicamente 5.000 libros robados a los alfaquíes musulmanes. Mas tarde el propio Cisneros (al que la historia nunca juzgó como criminal), convence a la Reina de que los moros no merecen consideración humana alguna, ya que entre otras cosas, continuaban con sus costumbres (lógicamente), y a pesar del apoyo de Talavera a dichos moriscos, la reina se deja convencer de que estos debían elegir entre conversión forzosa o exilio. A partir de este momento y a la intersección de Francisco Jiménez de Cisneros, la palabra cristiana no vale más que una boñiga de cerdo. La Inquisición que montaron los “reyes católicos” en 1478 y que fue aprobada por el Papa Sixto IV, y que fue inicialmente para el ataque o conversión, mas tarde robo, expoliación asesinato y tortura de aquellos andaluces que habían aceptado de religión judía, se convirtió en la mano del cumplimiento de la Orden definitiva de expulsión, dictada el 31 de Marzo de 1492, Fueron expulsados de su patria en tiempos ya del Papa Inocencio VIII, cómplice del magnicidio, y es a partir del 1492 al 1503, cuando reciben el apoyo Papal, por parte del mencionado Papa Corrupto e Inmoral, Alejandro VI, de nombre Rodrigo de Borja, español, anteriormente Obispo de Cartagena (Murcia) (1482-1492). La mujer de este Papa (¿) se llamaba Vannozza Cattanei y le dio cuatro hijos. Parte de la gran fama de este Papa, es debida al caso del monje dominico Girolamo Savonavola, que se le opuso y Alejandro VI en un acto de amor sublime le quemó en público y vivo. Realmente fue un complot entre este Borja y los propios reyes católicos, para conseguir un ideal sobre una “España” creada sobre la anterior, es decir una España sobre un único interés, desde el Catolicismo Trinitario, en especial a partir de 1502, que es cuando la Inquisición sirvió principalmente para presionar a los del Islam, con gran crueldad y el oscurantismo propio cristiano, así como sus sistemas de torturas y asesinatos, del que encima obtenían pingues beneficios en el robo y expoliación de las propiedades de los justiciados. En estas fechas el Valle de Ricote tiene una clara influencia mutua con Baza (Granada) yendo y viniendo sus pobladores, estudiando la forma y los medios de su conversión demostrada, para así ser respetadas vidas y hacienda (pobres ilusos). Así tenemos en Baza en 1511 apellidos como Alonso de Ricote y Alonso Muñoz Recotí. En 1513 en Cúllar a Gonzalo Ricotí, en 1514 en Benamaurel, a Nuflo el Cachopo, en 1516 en la propia Baza a Juan de Ricote Abenmuza, en 1519 en Caniles a Diego Ricotí, Francisco Ricote y Pedro Ricote y finalmente Luis Arrami de Cúllar, cuya familia vivía en Blanca (Valle de Ricote) Las pretensiones de los “reyes católicos”, quedaron reflejadas en su Testamento (12 de Octubre de 1502), donde dejan explícito, su deseo de persecución a todos los musulmanes, incluidos los propios de África, País que deseaban conquistar para obtener así el fin del compromiso incluso vaticanista occidental, de la famosa falsa “reconquista”. Este invento le valió justificación para conseguir un Estado unido español, pero distinto a sus auténticas raíces culturales, religiosas, etc. Convirtió a sus nativos pobladores en OTROS, consiguiendo un arquetipo oculto en sus mentalidades de “Las Dos Españas”, que desde entonces subyace latente en el alma de los españoles. Mas modernamente, a Cervantes, le preocupaba mucho el tema de los moriscos, ya que incluso en una de sus obras, el Licenciado Vidriera, aparece una morisca. En el Coloquio de los Perros, siendo el amo de uno de ellos, un morisco y en tantas otras, como en los trabajos de Persiles y Sigismunda, que fue escrita después de la expulsión, en la que habla sobre lo idóneo de expulsar a los moriscos (lo que prueba de que aun estaban aquí) Y, como no en el propio D. Quijote en el capítulo 9º de la 1ª parte se dejan unas narraciones a medio, entre d. Quijote y el Vizcaíno, pero el desenlace se encuentra por parte del propio autor, en la figura de Cide Hamete Benengeli, supuesto historiador árabe que Cervantes “inventa” para enmarañar su obra, en la que entra incluso un traductor, cómo no morisco. Hay quien sospecha que Cide Hamete Benengeli fuese el propio Cervantes, converso al Islam, en la ciudad de Argel y morisco él mismo. Pero la aventura en el Quijote del morisco Ricote, es la más sustanciosa. Cuando Sancho abandona la Ínsula Barataria, y ”Se encuentra con seis peregrinos, de estos extranjeros que piden limosna cantando, y como él, (según dice Cide Hamete) era caritativo, sacó de sus alforjas medio pan y medio queso de que venia proveído y dióselo diciéndoles, por señas que no tenía otra cosa que darles”” ”Uno de ellos le echó los brazos a Sancho y se le dio a conocer como su vecino, el morisco de Ricote, tendero en su propio pueblo” Lo mas curioso, es cómo Cervantes describe la situación en que Sancho tarda en reconocer a su vecino y eso después de que diera diversas pruebas, hasta que por fin,”Le vino a conocer de todo punto”. Esto quiere decir que entre esos moriscos y el resto, no había ninguna distinción, europeos todos al fin de cuentas, o una prueba mas de que aquellos moriscos, realmente representaban a los propios y auténticos nativos, aunque les hubiesen puesto la media luna azul... “España, nuestra Patria natural” y añade “Doquiera que estamos, lloramos por España”. Más tarde, en el capítulo 63 en Barcelona, aparece la propia hija de Ricote en una galera turca, disfrazada de hombre, (Ana Félix). Su padre Ricote llora al encontrarla, pues era ella su tesoro…etc. Continuación simplemente, de que la mayoría de los andalusíes musulmanes volvieron a su patria y haciendas. ¿Pero qué importancia tiene el Valle de Ricote? Por diversos motivos, uno de ellos por ser el ultimo bastión andalusí a ante el invasor. De allí partieron los últimos andalusíes al exilio, simplemente por practicar una religión Unitaria monoteísta. Otro motivo fue el de ser tierra de sabios, filósofos matemáticos etc., que alumbraron a toda Europa en los momentos del esplendor andaluz y musulmán. Este famoso Valle lo componen las localidades de Abaran, Blanca, Ricote, Ojós, Ulea y Villanueva, así como dos entradas al Valle formado por Alquerías y por Cieza. Todo correspondiente a Murcia. El Valle pasó a formar parte de la Orden Militar de Santiago, por donación real en 1285. Fue un esplendoroso Valle, donde florecieron mudéjares y moriscos y que dieron esplendor con el Islam y cultura; fue tierra santa y refugio de grandes santos y filósofos sufíes de fama aun hoy en día, internacional. Antes de la expulsión, le calcularon al Valle en total, unos 13.000 moriscos. Los días 17 y 18 de Diciembre de 1613, llegaron a Cartagena (Murcia) los moriscos de Ricote para su expulsión a Mallorca, concretamente fueron tan solo, 200 personas y todas mujeres y casadas. El segundo grupo salió el 25 de Enero de 1614, rumbo a Oran. Entre este periodo de expulsiones, entre el 3 y el 13 de Diciembre de 1613, las tropas cristianas, detienen a los de Villanueva y la encaminan a Cartagena, caminando por Alguazas y Alcantarilla, llegando al Puerto de Cartagena el 19 de Diciembre. Para Enero marcharon a Génova, Liorna y Nápoles, se calculan que fueron unas 270 personas. Si calculamos la diferencia que hay entre los dos censos, siendo el segundo el realizado en 1640, nos encontramos con que en el primero se calculaban unos 13000 moriscos y en el segundo unos 10000, y también sabemos que más de la mitad de los expulsados volvieron mas tarde, lo que representa que la famosa “noticia” de la expulsión de los moriscos, fue un profundo fraude, ¿es que alguien pudo alguna vez, creerse que los andalusíes, nativos, no volverían a la tierra de sus antepasados, a pesar de haber sido expulsados por un invasor extranjero?. Incluso aun hoy en día perduran apellidos de aquella época, como Carrillo, Dafo, Bernal, Jul, López (Lobo), Verescute, Alonso, Pay, Miñano, Manda, Jufré, Medina, Serrano, Montero, De la Torre, y un largo etc. La Inquisición quemó vivos, al más puro estilo nazi, en tan solo 11 años (1557 al 1568) a 154 personas inocentes, simplemente por ser algo mas cultas y practicar el Islam, entre 1562 al 1585, 17 personas todas del Valle de Ricote, de los que 16 eran de Blanca, entre ellas al propio Alcalde de Blanca, Luis Ramí Allide, que junto a Francisco Jufré, fueron vilmente asesinados, siendo el resto expoliado de tierras y propiedades, torturados y expulsados. Por supuesto, hubo casos curiosos de la permanencia de los nativos españoles y musulmanes, y su forma de defenderse en lo posible contra estos colonizadores, como lo fue el caso de un miembro de la familia Cachopo de Blanca (morisco), que se pasó al lado del usurpador y trabajó para la Inquisición, un día fue ajusticiado en Molina la Seca (cerca del Valle), en el 1539. Esta familia, todavía es rastreable en el Valle de Ricote, hasta el siglo XIX, con el apodo de Mambrú. En 1632 la Inquisición trabaja profundamente en la zona, lo que lo demuestra, por ejemplo, la detención de Alonso Yánez, alguacil perpetuo de Blanca, en 1779 por Joaquín Hoyos Fajardo de Ojós, entre otras cosas por leer y poseer libros prohibidos, también al sacristán de Villanueva en el 1786 y en el 1789 a Alfonso Hurtado López y un largo etc., de moriscos totalmente existentes en dichas fechas (siglo XVIII), datos sobre la Inquisición tenemos para todos los gustos en una gran cantidad de legajos existentes en el Archivo Histórico Nacional, en contra de la versión popular de que se perdieron dichas informaciones, versión muy conveniente de ciertos elementos. La Inquisición Murciana duró 350 años, desde el 29 de Mayo de 1488 al 15 de Julio de 1834, incluyendo en sus dominios a Orihuela, Cuenca y Orán. No debemos olvidar que cuando hablamos de Murcia o del Valle de Ricote, en la época del esplendor andalusí y musulmán, eran parte de a Al Andalus, negarlo, sería renegar de un pasado francamente esplendoroso, no olvidemos que después de aquello, vino la decadencia y la tristeza, la pobreza la suciedad y la miseria, hasta que poco a poco “España” volvió lentamente a recuperarse de aquella invasión colonizadora cristiana, aún entre la famosa Dos Españas, tan poco comprendida de los que ocupan, tal vez genéticamente y sin saberlo, las dos posiciones contrarias. No olvidamos en este resumido artículo de la historia de Murcia y en especial del Valle de Ricote a algunas tribus bereberes, que también llegaron y fueron bien recibidas (eran antifeudalistas y también Unitarios), esa característica aparte de ser racialmente el mismo pueblo Amasur de donde vienen los ibero romanos, hizo posible una convivencia total, sincretizando modas y usos. Algunas de aquellas tribus fueron, los de Hawwaríes, que ayudaron a la población realizando obras para el regadío, de grandes extensiones de tierras, enriqueciendo a toda la zona. Otra fue una parte de la tribu de Sninhaya, que eran denominados los Banu Darray (Darraj), existe una Alquería en el Valle de nombre, precisamente Darrax. Otros asentamientos posiblemente bereberes también fueron los Bayna y los Abu Laila. No olvidemos que los musulmanes estaban ya en suelo peninsular mucho antes del año 700,( incluso por el caso de Xativa en los yacimientos encontrados en el 2004) así cuando hablamos de algunos asentamientos bereberes viviendo en total fraternidad con la población nativa (lo que se comprueba además por las excavaciones arqueológicas y sus extractos), y comentamos la historia del siglo XII y en adelante sobre Moriscos, los bereberes y algunos musulmanes de otras tierras ya llevaban viviendo con nosotros más de cuatro siglos, luego, ¿cuánto tiempo es considerado útil, de vivir en un territorio, para ser de el?. ¿O acaso los Godos estuvieron siempre aquí?, cuando llegaron otros, el camino estaba abierto y la amistad y religión también, no obstante no podemos negar que la Península Ibérica fue muchos mas siglos musulmana y que nuestras raíces son musulmanas en la mayor parte de nuestro tiempo, contra tan sólo unos trescientos y pico años últimos de obligaciones en creencias extrañas bajo pena de muerte o tortura en el mejor de los casos. El arquetipo oculto de este concepto que es denominado por mi de “Las Dos Españas”, se puede comprobar incluso, en como se atacó visceralmente a la religión, templos etc., durante los dos periodos de la República, por parte de la clase obrera y humilde, es decir, el pueblo llano, pueblo aún, en gran porcentaje morisco. Abdel Rahman Fuente: http://groups.msn.com/MurciaOasisdeAlAndalus

  8. #208 AbdelRahman 18 de mayo de 2006

    INVASION O "MITO" Esta página pretende resucitar, aquella parte de la historia, que siempre hasta ahora, ha estado oculta para justificar ciertos intereses no muy nobles. Un pueblo, nunca será libre de prejuicios y condicionamientos si no reconoce sus verdaderas raíces, no para anclarse ya en ellas, pues lo pasado pasado está, sino para poder mirar al presente y hacia el futuro, con entera libertad ideológica, y con la humildad de quienes saben reconocerse como entidad cultural y étnica. Parece ser, que después de tantos años de dominación eclesiástica y política dictatorial, se ha conseguido “parcialmente” el abandono del conocimiento sobre nuestro pasado musulmán e islámico. Ya lo decía Julio Caro Baroja: “”Hoy parece que estamos padeciendo un barrido cultural” “”A veces parece, así mismo, que hay miedo a la memoria y que la fidelidad en el recuerdo es algo que asusta”” Muchos dudan de ese pasado al que nos referimos, deseando borrar de su memoria que una vez España fue morisca, fruto del resultado de ese condicionamiento social y religioso al que nos referíamos. Para este perfil de personas, tan solo recordar anécdotas como las efectuadas en pleno siglo XIX, por los entonces viajeros por nuestras tierras, Richard Ford y George Borrow: “”Todo en España rezuma a morisco y árabe”” Ya lo decía nuestro insigne Blas Infante: “”Cuando los andalusíes (Murcianos) conozcan su verdadera historia y esencia, será cuando llegaremos a obtener la fuerza necesaria para exigir el respeto que se nos debe, por tener una personalidad tan diferente de aquella que trataron de imponernos por la fuerza”” Algunos “maliciosos” historiadores, o políticos de pacotilla, hablan de “Conquista”, refiriéndose a los árabes. Aunque siempre he creído que todo ese montaje fue exclusivamente, para justificar una invasión y posterior colonización en la “Reconquista” y darle visos de la grandeza que jamás tuvo ni poseyó. Nos dicen, por tanto, que en el año 711, 7000 árabes entraron en España por Tarifa, al mando de un general llamado Taric. Por otro lado entraron unos 18000 hombres, al mando del vejestorio y tambien general, Muza, que a la sazón, tenia 71 años de edad. En total 25000 hombres que “conquistaron” a todo un Pais y parte de Francia (¿). Y, esto teniendo en cuenta que aun no hablaban el mismo idioma , y que encima sus conquistas se realizaron en tan solo ¡ Tres años!. La historia nos da, tambien, el mismo ejemplo de invasión por parte de Roma, con un ejército mayor, mejor organizados, con retaguardia, e incluso con apoyo logístico (Las Galias), pero tardaron en hacer lo mismo ¡ Trescientos años! (¿) Los ejércitos árabes, por no tener no tenían ni herraduras para sus caballos, (aun no la habían descubierto, ni la necesitaban en el desierto). Si la investigación no hubiese ya, a estas alturas descubierto ese fraude de la invasión, totalmente potenciado y defendido por el clero – fascismo, el simple sentido común ya nos lo hace sugerir….. ¡Jamas hubo invasión árabe! Analicemos mas detalladamente el porqué de nuestras afirmaciones: Muhammad, muere en el 640, después de haber intentado pacificar y unir (sin conseguirlo totalmente) a toda la Arabia, un Pais mas pobre que España en aquella época y con una decima parte de población de nuestro territorio, que encima estaba mejor dotado militarmente a traves de ejércitos godos y visigodos en varias Taifas. El intento mayoritario de Muhamma era además, la transmisión de la idea sobre el Dios Único, siguiendo la Tradición Profética Abrahamánica Sinaítica, secundada por el anterior Profeta, Jesucristo. Ademas Arabia era un desierto con muy pocas zonas cultivables, siendo en aquella época Medina y Meca simples grandes poblados resultados del comercio. Aun así, la “Historia Oficial” nos dice que aquellos pocos árabes incultos (que encima estaban siempre liados en guerrillas tribales), “conquistan”: ¡ Toda la Siria!, tan solo cinco años antes de la muerte del Profeta, el cual aun no había conseguido la reunificación total de Arabia. Dos años después, en el 637, conquistan Ctesifón, en el 639 Palestina, del 639 al 641 Mesopotamia. La cosa no queda así, ya que como descanso entre conquista y conquista, entre el 640 al 643 ¡También conquistan todo Iran! Y en el 642 ¡Toda Alejandría! Y como aperitivo ¡Egipto entero! Encima desde Alejandría, recorren mas de tres mil kilómetros para conquistar Túnez que terminan su invasión en el 701. En medio de las guerras con Túnez, les da tiempo de conquistar también Trípoli en el 647 y Chipre en el 664. Aquel ejército de pastores, camellos y algunos caballos, tambien pasaron por la India, conquistando todo el Punjab en el 670, para luego “atravesar” todo el desierto de Libia y conquistar: ¡Todo el Norte de Africa! Como anécdotas de esas “Invasiones” Oficiales, resulta que entre el 705 al 715, se “acuerdan” de que se han olvidado de conquistar parte de la India y vuelven corriendo, para conquistar también. ¡Todo el Valle del Indo! Hasta su desembocadura. Pero….. ¡Recordemos que en el 711, tenían una cita con España!, tenían que cumplir con lo que mas tarde diría ¡ La historia Oficial”, que nos invadieron en el 711, con lo que tuvieron que dividirse y venir unos cuantos árabes de la India, para cumplir con su cita en Guadalete, y conquistar en tan solo ¡Tres años!, toda España y parte de Francia y lo que aun es mas difícil y difícil de tragar: ¡Convertir a toda la población al Islam! Esta Invasión Oficial Árabe tipo ¡Mil y una Noche!, aun sigue, cuando nos dicen los historiadores (vendidos) que conquistan, en el 725 Autun, antes en el 729 Narbona hasta que en el 732 los frenan gracias a Carlos Martel (primera derrota árabe), y menos mal que son frenados, de lo contrario a estas fechas, aun estaríamos oyendo hablar de la famosa Invasión Árabe… ¡En Marte! Para matizar un poquito mas este Mito de la invasión, se debe añadir a esta historia el suceso del 678, en que los bizantinos con su “”Fuego Griego”” destruyeron toda la flota naval militar árabe (alguna que otra barcaza), y en su derrota, estos, deben pagar tributo a Constantinopla. En una palabra que sus famosas Invasiones, encima fueron sin barcos, pero eso sí…….. ¡Disponían de Alfombras Voladoras! Con las que pudieron alcanzar las costas españolas. ¡Bueno!, me he pasado, no he sido justo con este comentario sobre las alfombras voladoras, ya que para ser justo con la seriedad que requiere la Historia de la Invasión Árabe sobre nuestras tierra, hay que ser mas serios y atenerse como siempre, a lo que dicen las crónicas oficiales, ya que al ser cierto que no disponían de flota naval la historia nos dice que el Conde D. Yulian les presta. “Cuatro barcazas” para que crucen el estrecho aquellos pocos hombre ¡Siete mil! Creo…Que….¡Todavía están cruzando el estrecho! ¿Ahora entiendo lo de la emigración en pateras? Pero, ¡cuando entran estos Invasores! ¿Qué ocurre con los millones de personas (hispanos), los ejércitos godos y visigóticos?........Pues…..Aparte de que este “avance árabe” no aparece en ninguna de sus crónicas (¿), no hacen..¡Nada!. Es muy curioso, cuando nos enteramos que en el 801 un estudiante de Córdoba, de nombre Ibn Habid, para realizar un estudio sobre las crónicas árabes y musulmanas en España, tiene que viajar a el Cairo para “”Informarse sobre la forma en que había llegado el Islam a España”” Ya que aquí… ¡Nadie recordaba el tema! (¿) ¿Cómo es esto posible? Puede que aquel investigador llamado Juan Vernet se acercase un poco mas a la veracidad de los hechos, cuando nos decía: “”Teniendo en cuenta, que los árabes portadores del Islam original, no tenían fuerza militar suficiente, no pudieron introducir el Islam mediante la acción castrense, sino como una idea fuerza que va calando lentamente. El cristianismo no había arraigado todavía en España, y una parte muy importante de la población eran practicantes de “otras religiones””” El famoso investigador del tema “Invasión” Dozy, ya en 1860, nos decía de forma muy ilustrativa: “”Son auténticos cuentos de las Mil y una Noche”” Abdel Rahman

  9. #209 AbdelRahman 18 de mayo de 2006

    ¿Realmente existió INVASIÖN?, Se puede uno tragar semejante "Mito" No existen documentos de la época, que nos hablen de ninguna invasión árabe, ni morisca, en territorio español. Tan solo nos hemos encontrado en nuestra búsqueda, con algunas crónicas, míticas, como la del Obispo Isidoro Pacense, en el siglo VIII, pero una vez investigado con imparcialidad, nos hemos dado cuenta, que jamas existió, era un Mito, como Mito es la supuesta invasión, y que en estas páginas vamos a demostrar. El general Taric, ese que cruzó el estrecho en ayuda del Arzobispo Arriano cristiano. Don. Oppas, no era como lo pone (dándolo a entender por la nebulosa de las explicaciones oficiales) o da a entender la historia, un musulmán, sino que como su propio nombre indica, (su terminación…ic) era hijo de godo y Gobernador de la Taifa de Tánger (Visigótica). Aunque mas tarde. Dicen se hizo mas Unitario todavía, es decir musulmán. (Pero no hay pruebas fidedignas al caso). Ya Vicente Medina, nos decía: “Que la entrada masiva del Islam en Murcia (Al Alandalus), fue por la similitud del Din musulmán y las creencias cristianas arrianas y Unitarias también, que era religión practicada por la mayoría de la población (Bética – Cataginensis y la Tintigitana – Mauritania), incompatibles con el nuevo Trinitarismo (catolicismo) adoptado tan solo, por segmentos poderosos de aquella minoría visigótica”” A. Medina 1980) Durante unos cien años, Unitarios, Arrianos cristianos e Islámicos eran totalmente confundidos en una misma idea y práctica, durante los siglos VIII al IX, incluso identificándose sus ritos. (Castro 1965, pág. 176 a) (Medina 1980, Pág. 178) ( Sanchez 1981, pág. 80-83) (Martín 1981, pág. 104) y otros. Sin invasión ni luchas significativas. El ilustre historiador y político Antonio Canovas del Castillo, decía: “”El estudio de los hechos de los españoles musulmanes tiene tan verdadera importancia, que de ello depende que nuestra historia llegue a la madurez o permanezca en la adolescencia”” Y, el contemporáneo y Catedrático de Historia de la Universidad de Zaragoza, D. Guillermo Fatas, decía también: “”Si el Islam es una de las mayores claves de la Historia de España, en esta tierra del mudéjar, del alfar, de Avempace y el Castillo de Ayub, ya va siendo hora de que nos enteremos de tales cosas”” Y, D. Sánchez Albornoz comentaba: “”España tuvo tres momentos de grandeza. El periodo de la cultura Islámica que nos lanzó al máximo desarrollo científico; el descubrimiento de las Américas y el Imperio de Carlos V”” Y, el investigador D.G. Sarton decía tambien: “”España fue el mayor centro cultural del Mundo, gracias a los españoles musulmanes y judíos”” Y por último que menos que despedirse con D. Blas Infante: “”Los andalusíes (Murcianos), queremos volver a ser lo que fuimos, hombres y mujeres de Luz que a los hombres Alma de hombres les dimos”” ¡¡Jamás hubo invasión árabe!! ¡¡No en este País”” Y la población autóctona se hizo musulmana por ¡Identificación! Y mas tarde, sincretismo Unitario, al seguir la misma tradición profética Abrahamánico Sinaítica de Jesucristo, es decir con el mundo cristiano Unitario, seguidores de la línea de Santiago y similares. Por lo que: ¡No se puede justificar la Reconquista y mucho menos la Expulsión!. Y, ya desde aquí, un recuerdo a todos los moriscos españoles, en especial a los de Al Alandalus, muy en especial a los de Murcia y dentro de ella, un saludo tierno a los del Valle de Ricote. Abdel Rahman

  10. #210 hartza 18 de mayo de 2006

    El general Taric, ese que cruzó el estrecho en ayuda del Arzobispo Arriano cristiano. Don. Oppas, no era como lo pone (dándolo a entender por la nebulosa de las explicaciones oficiales) o da a entender la historia, un musulmán, sino que como su propio nombre indica, (su terminación…ic) era hijo de godo y Gobernador de la Taifa de Tánger (Visigótica). Cualquier persona con un minimo de conocimiento del arabe deberia saber que Tarik (que ademas era ibn Zeyad, o sea, hijo de Zeyad) significa "lucero matutino" o "estrella de la manana". Se trata de un nombre muy comun, de claro origen arabe, y muy extendido por todo el mundo musulman. No existe modo alguno de que una persona minimamente inteligente se trague eso de que "era de origen godo". O bien es necesario comulgar con el supremacismo germanista, o bien es necesario tragarse la version de las mil y una noches que, de nuevo, nos pretende vender el "amigo" Soliman.

  11. #211 rcg873 18 de mayo de 2006

    Soliman lo único que pretende es descubrir la verdad pura, y civilizar el antiguo al-andalus que se ha degenerado culturalmente y religiosamente perdiendo los mejores valores antaño tan apreciados, cuál profeta en el desierto, sólo ante el peligro, y rodeado de indignos cristianos traidores de la fe musulmana y de los más nobles valores que representa, es que este soliman es un auténtico incomprendido.

  12. #212 Ego 18 de mayo de 2006

    Hum... puestos a elegir, me quedo con el supremacismo germánico. Salud.

  13. #213 kaerkes 18 de mayo de 2006

    yo con sus bisabuelos paganos.

  14. #214 kaerkes 18 de mayo de 2006

    ale pa ti el perrito piloto Solimán. TURURURURUUUUUUUUUUUUUUUU. Por orden del señor alcaldeeeeeeeeeeeeeeeeeee a partir de este momentoooooooooooooooo queda prohibida la justificacióoooooooooooooon de la reconquista y su expulsiónnnnnnnnnnnnnnnnnn. Ya puedes dormir tranquilo. A otra cosa macho.

  15. #215 Cadwaladr 18 de mayo de 2006

    De todos modos, con lo ya expuesto, hay tema para digerir: Me gusta eso de que un tal "Cascas de sed" se fuera de juerga con los coleguillas a descubrir América, donde sin duda encontrarían un bar abierto ¡ En el siglo IX !: soliman dixit: "Al-Masudi, en su libro Muruj ad-Dhahab, nos cuenta que Khashkhasd Ibn Saeed, un joven Cordobés, con un grupo de jóvenes ¡cruzó el Atlántico! regresando el año 889 con un botín fabuloso." ¿Qué botín fabuloso? ¿Encontraron a don Emilio?... No, se montaron una huerta de fijoles, mi quate... soliman dixit: "En el libro de dietética de Al-Arbolí, se habla del uso de los frijoles, supuestamente post colombinas." Ah, ésta es la pregunta del millón. O, igual fueron a hacerle un encarguito al almirante turco -y no nato pero que respondía a sesiones de espiritismo futuras-. Aquí está la explicación del viaje de "Cascas de sed" y sus colegas. soliman dixit: "Y ¿Quién cartografió los mapas de Piri Reis (el árabe loco) que Colón utilizó para su viaje?." A mí, con todos los respetos -y lo anterior es sólo una minúscula muestra destilada en un sólo párrafo-, me parece que la "historianooficial" es mucho más divertida.

  16. #216 Cierzo 18 de mayo de 2006

    Yo pensaba que el mapa era del siglo XVI de 1525 más o menos... y también pensaba que el viaje de colón se hizo antes. Necesito una revolución de conocimientos. He estado tanto tiempo engañado...

  17. #217 Cierzo 18 de mayo de 2006

    Rectifico, se data en 1513 el mapa

  18. #218 diviciaco 18 de mayo de 2006

    Piri Reis no era el árabe loco Éste fué Abdul Alhazred, el autor del Necronomicón, como todo el mundo sabe. Pero seguro que también tuvo algo que ver. Yo creo que Cisneros era Un Primordial , era uno de ellos

  19. #219 PIEDRA 18 de mayo de 2006

    Estoy de acuerdo en que el tema de la invasion y reconquista de la Peninsula Iberica por parte de los musulmanes merece una revision. Ahora, lo que necesita tambien de una revision es el romanticismo decimononico del senor Blas Infante y compania. Ese paraiso en la tierra llamado Al-Andalus era un castillo de naipes que tarde o temprano iba a caer. Ya sabemos de las grandezas de Al-Andalus. No estaria mal recordar tambien que Al-Andalus distaba mucho de ser el paraiso terrenal. Constantes tensiones entre distintos grupos etnicos, desunion y luchas por el poder ya habian puesto fecha de caducidad a la grandeza de Al-andalus ( grandeza heredada, por cierto y en gran medida, de la Hispania Romana ). Quien quemo Medina-Azahara, la situacion de los Bereberes, las razzias veraniegas, la mala leche de Almanzor, el gusto con el que los musulmanes hubieran cruzado los pirineos ( lo intentaron por las malas, es de suponer que en la P. Iberica lo hicieron SOLO por las buenas ), ... queda siempre como subproducto del inconsciente cristiano. Producto del subconsciente morisco debe de ser tambien el hecho de que nunca se mencione algo de lo citado anteriormente, lo bien que se portaban unos andalusies con otros andalusies que eran los bereberes. Y esto vale solo como ejemplo Para mi la idealizacion es casi tan mala como la demonizacion. Y por cierto, esas ganas de extender a TODA ESPANA una supuesta herencia musulmana ( ademas una herencia incontestable y apabullante ) debe sonarle a islandes a los pueblos del norte peninsular. Es mas, no se por que, me trae regustos de tiempos preteritos. En cualquier caso, yo soy de los de Kaerkes. Por mi, el cristianismo ( o mucho de el ), el judaismo ( o mucho de el ) y el Islam ( idem ) pueden irse a tomar por donde arden las guindillas. PD : RAMMSTEIN ÜBER ALLES !

  20. #220 zevlagh 18 de mayo de 2006

    Esto empieza a ponerse interesante...

  21. #221 hartza 18 de mayo de 2006

    Ich bin völlig mit Ihnen, STEIN einverstanden! (RAMMSTEIN auch eingeschlossen)

  22. #222 hartza 18 de mayo de 2006

    Cisneros primordial? Anda ya! Profundo y va que chuta!!!

  23. #223 kaerkes 18 de mayo de 2006

    Os da lo mismo. No os contestará jamás. Dentro de un tiempo volverá a insertar otros fragmentos de sus páginas haciendo proselitismo y saludando a los moriscos de la Manga o a los bereberes de Torremolinos. El es así.

  24. #224 hartza 18 de mayo de 2006

    Pero si deseais que la discusion prosiga por tales senderos necronomicos, echadle un vistazo a esto antes de seguir adelante...

  25. #225 Chusé 18 de mayo de 2006

    Yo sigo anonadado... En la península, y por lo leído, sólo había bárbaros (en el comienzo del siglo VIII) que no aportaron nada a la herencia actual (supongo que se meterá en el mismo saco a íberos, celtíberos, fenicios, griegos, cartagineses, romanos...). ¿Sólo al islam debemos agradecer el nivel cultural que disfruta este país? No sé que decir. Sigo anonadado...

  26. #226 zevlagh 18 de mayo de 2006

    AAAAAAAAAAAAAAAAAARRRRRRRRRRGHHHHH!!!!!

  27. #227 diviciaco 18 de mayo de 2006

    Pero Pero SI ESTAN TODOS MUSITANDO EN EL UMBRAL.... http://apresmoiledeluge.blogspot.com/2005/06/textos-necronomicon.html hartza silmarillion Viriato Mujer Abedul Jesús Rodríguez Alicia M. Canto giorgiodieffe Brigantinus Bea_ap [...] El percebe sigiloso Jugimo frodo Cierzo Sophya obeid kaerkes AAAAAAAAAARRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRGGGGGGGGGGGGG NOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO!!!!!!!!!!

  28. #228 PIEDRA 18 de mayo de 2006

    Mucho ojo, que estamos ante un nuevo caso de suplantacion ! Ese que escribe con una inflamacion de la glotis no es Hartza sino el oso del escudo de Berlin ! Auf jeden fall er sieht ziemlich nett aus ... Herzliche Grüße.

  29. #229 zevlagh 18 de mayo de 2006

    Hete aquí al primero de los habitantes de la Península Ibérica: Photobucket - Video and Image Hosting El percebe sigiloso: JAJAJAJAJAJAJAJAJA...YOG SOTHOT!!!

  30. #230 PIEDRA 18 de mayo de 2006

    Jedenfalls sieht er ziemlich nett aus... queria decir... Y eso que cono es !

  31. #231 zevlagh 18 de mayo de 2006

    hartza, silmarillion, Viriato, Alicia M. Canto, giorgiodieffe, Brigantinus, Bea_ap, El percebe sigiloso, Jugimo, frodo, Cierzo, Sophya, obeid, kaerkes... ¿Está embarazada Rosemary otra vez? Photobucket - Video and Image Hosting

  32. #232 kaerkes 18 de mayo de 2006

    Es que también tenemos nuestro sitios. A ver si solo va a disfrutar de la Red, nuestro morisco linea directa favorito. La diferencia es que en cada uno de los sitios que frecuentamos damos rienda suelta al deleite de la poesía, la literatura, el arte, la naturaleza, la historia, etc. No contamos la misma matraca en todas las web.

  33. #233 Cierzo 18 de mayo de 2006

    Salud

  34. #234 Cadwaladr 18 de mayo de 2006

    Eine halbe Stunde südlich von Tanzetta liegt der grosse Ort Sauya-Sidi-Barca, und dicht dabei erhebt sich der sonderbar geformte und unter den Draa-Bewohnern sehr berühmte Berg Sagora, berühmt, weil er eine Höhle enthält, in welcher in der Vorzeit die Christen einen grossen Schatz verborgen hätten, den bis jetzt noch Niemand gehoben. Der Sagora bildet gerade die Mitte des Draa-Landes oder Draa-Thales (d.h. des von Nord nach Süd laufenden Stromtheiles), und er ist ein wirklicher Berg, nicht nur eine Erhöhung des Ufers. Nach einem Aufenthalte von acht Tagen brach ich von Tanzetta nach dem Süden auf, um nach dem berühmten Hauptorte, dem heiligen Tamagrut, Oertlichkeit, die nur eine kleine Tagereise südlich von Tanzetta liegt, zu kommen. Ich hatte Begleitung, was mir schon deshalb lieb war, da ich mich mit der berberischen Bevölkerung gar nicht verständlich machen konnte. Da eine ausserordentliche Hitze herrschte, machten wir den Weg in zwei Tagen, und blieben am ersten Tage in einem grossen Ksor, von Berbern bewohnt, Namens Alaudra. Der Weg folgte nicht den Krümmungen des Flusses, sondern lief gerade südwärts, und so befanden wir uns bald in steiniger Wüste, bald in einem lachenden Thale. Mittags erreichten wir am anderen Tage Tamagrut, das sich nur durch seine Grösse, und dadurch, dass ein beständiger Markt darin gehalten wird, von den übrigen Ortschaften unterscheidet. Die Sauya, nach Sidi-Hammed-ben-Nasser genannt, ist eine der grössten, die ich gesehen habe. Sidi-Hammed-ben-Nasser war ein berühmter Heiliger, aber kein Nachkomme Mohammed's. Dafür hatte Allah ihm die Gabe verliehen, in der eignen Sprache der Thiere mit den Thieren sich unterhalten zu können (nach dem Glauben der Marokkaner konnte das vor ihm nur Sultan Salomon, dann Harun al Raschid und Djaffer sein Minister); aber leider hat diese grosse Gabe auf seine Nachkommen sich nicht vererbt. Wenigstens kann ich constatire He dicho.

  35. #235 kaerkes 18 de mayo de 2006

    Lo apoyo!.rotundamente.

  36. #236 Cierzo 18 de mayo de 2006

    Por cierto el cuadro que he puesto va de «Zur gekrönten Hoffnung» He dicho, yo también

  37. #237 silmarillion 18 de mayo de 2006

    Finalmente nos han descubierto....solo que no estamos murmurando en el umbral sino de fiesta en un camarote :)

     

  38. #238 kaerkes 18 de mayo de 2006

    Y encima quieren cojer el autobús y meter a la vaca sayaguesa dentro. ¿iremos a visitar jardines egipcios?.

  39. #239 hartza 18 de mayo de 2006

    Podemos luego convocar a aquel que cecea entre los rododendros...

  40. #240 Chusé 18 de mayo de 2006

    Kaerkes. ¿Estará la vaca en el cuadro? <"img src="http://i83.photobucket.com/albums/j303/Chusemari/rubens_kermesse.jpg">

  41. #241 Chusé 18 de mayo de 2006

    Kerkes. Es que con la emoción... volví a confundirme.

  42. #242 Brigantinus 18 de mayo de 2006

    Pues no sé que tiene de raro el "tiempo récord" que emplearon los musulmanes en conquistar Hispania... en Oriente Próximo hicieron lo mismo. Y el Imperio Persa, que era mucho más grande y más estable que el reino godo, se lo cargaron también en muy pocos años. Por cierto, zevlagh, muy buena la foto de Herne... qué buena era esa serie de "Robin Hood".

  43. #243 AbdelRahman 19 de mayo de 2006

    Bueno, es fabulosa las respuestas cultas y documentadas que sobre historia se debate en esta página. Y, me gustaria contestar a cada uno alguna cosilla, intentando estar a la altura de vuestra intelectualidad, espero que sepais perdonar mis limitaciones y solo veais el lado positivo. A Chuse...Iberos y Bereberes son el mismo pueblo, ambos proceden del Amasur desde la Caucasiana Georgiana. Tienes razón de que había otra cultura importante, antes del Islam, eso se demuestra, por ejemplo, con la formación en nuestra península, de grandes ejércitos (uno de ellos de 36.000 elementos), ejércitos de patriotas que lucharon contra los invasores romanos y su barbarie cruel y sin escrúpulos contra los hispanos(ajusticiando o cortando las manos a los que se rendían....) Por otro lado los fenicios nada tienen que ver con nuestra cultura, así como lo griegos o cartagineses, salvo los propios de las incidencias coloniales muy parciales, o del comercio. En cuanto a los celtas, tan solo recordar que de la sincretización de culturas, estos fueron absorvidos por los Iberos, en todos los sentidos, razón por lo que se llama a ese resultado, los Celtíberos, utilizando en ultimo lugar el nombre de la cultura predominante. Pero despues de estas luchas, sincretizaciones etc. Vino la cultura del Islam durante casi un milenio, en contra de unos trescientos setenta años de cristianismo "impuesto". ¿De que hablamos cuando nos referimos a las influencias culturales de España? ¡Lógicamente muchísimo mas aunque nos pese de mil contras trescientos! ¿ o nó?. Siempre se habla de lo ultimo, nunca de aun mas pasado, ¿o no es suficiente el remontarnos un milenio, para hablar de la "cultura hispana?, luego esta es queramos o no, predominantemente Islámica. Hartza....Sólo es cuestión de "investigar"......Si te dijese que el Cardenal Cisneros era un judío converso al cristianismo, que vendió a los suyos por la Mitra ante el invasor, y traicionó a sus hermanos musulmanes por un plato de lentejas....¿Se entendería, lo que digo que fue un criminal de guerra, nunca juzgado adecuadamente por la historia?... Piedra.....Aquello de Alándalus ya pasó, son cosas que todos sabemos que jamas volverán, ahora es por romanticismo y algo de folklore, el destapar la verdad (Y las manipulaciones históricas escritas por los vencedores...aquellos de la Inquisición). ¿Es justo continuar con una historia falsamente contada? El que a Franco le interesase "montar" sus Cruzadas en una España Nacional - Católica y "manipulase como todos sabemos" los libros de historia (como lo hicieron Hitler y Mussolini, propio de los fascistas) no significa que hoy en el siglo XXI tengamos que tragarnos ciertos disparates, máxime existiendo para el caso tan insignes investigadores imparciales. Hartza....Tarik hijo de Tar, era godo, perteneciente al Obispado arriano de la península (Tánger era de España). Consulta, por favor con un historiador o profesor de historia de alguna Universidad, por ejemplo A. Medina 1980, puede ser un buen inicio.....Y, en aquella época, tanto cristianos como judíos, utilizaban como moda sus nombres "arabes". Ahora les ponemos nombres anglo a nuestros hijos......... RCG 873.....Es manía obsesiva ya, el pretender identificarme con otras personas. Nada tengo que ver con Soliman, al que solo conozco de una breve correspondencia hace de esto, varios meses. No tengo el gusto de conocerle, aunque me parece un investigador esforzado y documentado. Repito mi nombre, me llamo Abdel Rahman y soy de Murcia, ignoro de donde es el. Los artículos que escribo son míos y algunos de ellos han sido publicados en mi página (no en la de Soliman) y en otras webs. (Y, no tengo inconveniente en demostrar mi identidad a quien corresponda y hablar en privado en mi correo): ceronfeijo@hotmail.com Y, por ultimo, si por contestar "adecuadamente" con respeto y educación en esta página, en una ocasión y ante insultos de desprecio y otros.....Fui censurado una vez.....Me atreveré de nuevo, aconsejar que no se os caliente (hablo a quien se pueda sentir identificado) la mente, y caigais en el lodanal de la verborrea insultante, con sinónimos empleados despreciativamente, tipo musulman (yo no hablo de religión, la respeto), morisco (término exclusivamente español, para identificar en una época a los descendientes nativos, de una era islámica) etc,etc. Lo unico que pretendo es "destapar" otras posibilidades muy bien estudiadas, sobre Otra historia mas coherente que la contada....................¿Acaso eso duele o es malo?....O, como dije en otra ocasión ¿Es que en este Pais aun no nos hemos liberado de tantos prejuicios a los que nos condicionaron un pasado católico, "hasta en misa"? ¿Se puede hablar sin ciertos apasionamientos ni desprecios ni insultos, un morisco español, un cristiano español, un ateo español o un gnóstico español?....Y, si vamos mas lejos...¿Un musulman un cristiano o un judío, un budista un practicante de Zen....etc).... Abdel Rahman

  44. #244 hartza 19 de mayo de 2006

    Y, en aquella época, tanto cristianos como judíos, utilizaban como moda sus nombres "arabes". Ahora les ponemos nombres anglo a nuestros hijos En "aquella epoca", cuando segun tu mismo y Olague los muslmanes ni siquera habian conquistado (no digamos ya arabizado) el norte de Africa? Y que nombre germanico es "Tar", en que otras fuentes podemos encontrarlo? Y por que a dia de hoy, si resulta que "Tarik" no es un nombre comun arabe que significa "lucero matutino" o con su otra acepcion poetica "el que llama a la puerta" es un nombre tan comun entre los arabes? Como homenaje al... NOMBRE GODO... de un "conquistador" que "se inventaron" los cristianos? Tanger, en la epoca, no solo no era "de Espana", sino que es mas que probable que ni siquiera Cebta lo fuese... Tal vez don Julian se tratara de un gobernador bizantino, pero el caso de la manipulacion del nombre de Tarik... clama al cielo. Ahora bien, si lo que pretende cierta corriente ideologica, que no historicista, es reclamar que toooodos los nombres arabes acabados en -ik proceden de antroponimos germanicos, hay legion: Malik, hijo de Mal, supongo Khaliq, hijo de Khal, supongo Shafiq, hijo de Shaf, supongo Tariq, ... Wafiq, hijo de Waf, supongo

  45. #245 Cadwaladr 19 de mayo de 2006

    Sobre el inicio de la conquista de la península por parte de Tariq puse un texto de "el Señor de los historiadores (al-Razi)" en una intervención anterior: (Cadwaladr 12/05/2006 12:23:50): "...Y leyeron generaciones hasta que conquistó al al-Andalus el Islam' y entró Tariq ben Ziyad mawlá de Musa ben Nusayr y ordenó la construcción citada en la mitad de aquella iglesia..." Y añado más sobre ese supuesto "mito" de Tariq y el inicio de la conquista islámica: "Segun (c) Arib ibn Sa(c)d, cronista andalusí del siglo X, y el Ajbar maymu(c)a, el extranjero o elche Yuliyan o Julián, señor de Al- Yazira al- Jadra "la Isla Verde" se puso en contacto con Musa lbn Nusayr, señor de Ifriqiya, en el año 91 (=9 de Noviembre 709-28 Octubre 710), por medio de Tariq ibn Ziyad, gobernador o amil de Musa en Tanya y su territorio. Yuliyan entro en correspondencia con Musa, animándole a entrar en Al-Andalus haciéndole ver lo facil que era conquistarlo [...] - tras realizar el gobernador musulmán oportunas consultas con el califa Abd al-Malik, éste le ordeno que a pesar de las facilidades de la expedición explorase la costa ibérica "con barcos" -[...] entonces Musa ibn Nusayr envió un barbaro bereber llamado Tarif y Abu Zur(c)a de sobrenombre o Kunya con cien hombres de a caballo y cuatrocientos infantes y desembarco en un lugar de la costa de Al-Andalus frente a Tanya, en lugar conocido por la isla de Tarif (Yazirat Tarif), que recibió su nombre por haber desembarcado allí. Desde ella llevó a cabo una incursión por los territorios próximos hacia la parte de Al-Yazira Al-Jadra, hizo cautivos, consiguió un gran botín y volvió sano y salvo. Cruzó el mar en el mes de Ramadán del año 91 (=Julio 710). Al-Maqqari en su Nafh at-tib se refiere a este personaje en varias ocasiones ... unas veces le llama Tarif al-barbari, de acuerdo con Al-Hiyarí e Ibn Hayyan, o Abu Zur(c)a Tarif ibn Malik al-Ma(c)afiiri según ar-Razí. En el relato que atribuye Al-Maqqari a Ibn Jaldún se trata de un doble desembarco. Julián incito a los árabes a la conquista de la Península Ibérica para vengar la deshonra de su hija. Un ejercito compuesto de 300 árabes y 10.000 beréberes desembarcó en el año 92 (=29 de Octubre 710-18 Octubre 711) en la Península en dos puntos distintos. Una parte del ejercito al mando de Tariq arribo a Yabal al-Fath "Monte de la Conquista o de la Entrada que recibió su propio nombre Yabal Tariq (Gibraltar), mientras que el otro ejercito comandado por Tarif ibn Malik an-Naja(c)i, desembarcó en la ciudad de Tarifa, que también recibió su nombre de él. Construyeron murallas para defenderse de Rodrigo al que había llegado la noticia de la invasión árabe [...] En otro relato más extenso [...] termina diciendo que Abu Zur(c)a Tarif desembarcó en una isla frente a Yazira al-Andalus llamada al-Jadra, que es hoy el lugar de transito de sus barcos y su astillero y que se llama Yazira Tarif "isla de Tarif" por haber desembarcado en ella. Allí permaneció unos días esperando que atacó al-Yazira, donde consiguió un gran botín y unos cautivos tan hermosos que nunca habían visto Musa ni sus compañeros. Esto ocurdó en ramadán del 91 (=Julio 710). Cuando llegó esta noticia a la gente se apresuró a invadir la Península [...]- sin embargo el mismo Al-Maqqari, basándose en otra fuente, nos releva posteriormente como Abu Zur(c)a Tarif es en realidad dos personajes distintos - [...] pero se dice que Tarif entró en Al-Andalus con mil hombres y consiguió un gran botín y cautivos. Y después de el entro con mil hombres de ellos Abu Zur(c)a, jeque de los beréberes y que no es Tarif. Se apoderaron de la gente de al-Yazira, que se había escapado de la ciudad y quemaron su iglesia, muy venerada por ellos. Consiguieron algunos cautivos, mataron y se retiraron sanos y salvos [...]." Etcétera, etcétera, etcétera... Vamos, que de entrada pacífica nada. Saqueo puro y duro según sus propias fuentes. Lo que pasa es que les gustó Al-Andalus y se quedaron... Por cierto, el texto alemán trata de los manuscritos de Tamagrut. He dicho, otra vez.

  46. #246 PIEDRA 19 de mayo de 2006

    (...) ejércitos de patriotas que lucharon contra los invasores romanos y su barbarie cruel y sin escrúpulos contra los hispanos(ajusticiando o cortando las manos a los que se rendían....) En fin, los romanos cortando las manos no eran mas crueles que los cristianos quemando, los musulmanes crucificando ( esa Jornada del Foso ) , los lusitanos degollando a un prisionero para adivinar el futuro o los mongoles haciendo pasar a los caballos por encima de un tipo envuelto en alfombras. Por otro lado, lo de " patriotas ", es un anacronismo. ( ... ) " los griegos no tienen nada que ver con nuestra cultura ". No, casi nada. " En cuanto a los celtas, tan solo recordar que de la sincretización de culturas, estos fueron absorvidos por los Iberos, en todos los sentidos, razón por lo que se llama a ese resultado, los Celtíberos, utilizando en ultimo lugar el nombre de la cultura predominante " Recomendado encarecidamente el libro " Los Celtiberos " del Sr. Lorrio. Los celtiberos hablaban una lengua celta, su organizacion social y religiosa era celtica. De los iberos tomaron su escritura ( y seguian escribiendo celta ) el torno de alfarero y poco mas. Para que hablar de zonas mas alejadas del solar celtibero. Por cierto, Al-Andalus estuvo presente en la P. Iberica alrededor de 800 anos y no mil. Y esto solo vale para el sudeste peninsular. Del Sistema Central para arriba 0 anos. En zonas cercanas a dicho Sistema Central hay que restar a esos 800 anos algo asi como medio siglo. Y suma y sigue. En cualquier caso, yo soy de la opinion de Ego, cualquiera puede ser lo que le de la gana, justificandolo o no. Saludos.

  47. #247 Ego 19 de mayo de 2006

    "La historia puede ser causa, jamás argumento". Arriaz. Salud.

  48. #248 diviciaco 19 de mayo de 2006

    Yo lo que quiero saber realmente es de donde salió ese grabado medieval con Nyarlathotep ¿es EL no? Porque El es la máscara y la voluntad de Aquellos que eran cuando el tiempo no existía. El sacerdote del Eter. el Morador del Aire y tiene tantas caras que ninguna se recordará. Las olas se hielen ante Ellos los Dioses temen su llamada. En los sueños de los hombres El habla en voz baja.

  49. #249 Cadwaladr 19 de mayo de 2006

    "Conquista de Cordoba por los musulmanes Manuel Sanchez Martinez H de Andalucia, tomo I Ed. Planeta, Barcelona 1980" "Después de la victoria de Wadi Lakka (Guadalete, Barbate o Guadarranque) Tariq se dirigió a Toledo, procediendo la ocupación de varias ciudades de la Bética. C. Sanchez Albornoz opinaba que Tariq no pasó por Córdoba rumbo a Toledo, dejando la misión de someter aquella ciudad a Mugit al-Rumi. Sin embargo, E. de Santiago, apoyándose en el texto de Ibn al-Sabbat, entre otros, desestima esta opinión, aun admitiendo la posibilidad de que Tariq se limitase a rematar una conquista hecha previamente por Mugit. Ahora bien, si Tariq no pasó por Córdoba, ¿Cabe considerar que de Ecija se dirigiese a Cástulo pasando por Martos, Aurgi (Jaén) y Mentesa (La guardia), ocupando estos territorios? Recientemente, Aguirre Sádaba-Jiménez Mata han reconsiderado con profundidad la cuestión, llegando a la conclusión de que, si Tariq no pasó por Córedoba, debió dirigirse desde Ecija a Santiago de Calatrava para desviarse, por Porcuna y Arjona, con dirección a Cástulo. Hay que desestimar, asimismo, aquellas noticias que presentan a Tariq dividiendo su ejército y enviando destacamentos hacia Levante y Andalucía Oriental. Sea como sea, el hecho es que la conquistade Córdoba se realizó en principio por asalto; cuentan los Ajbar Maymu´a y el propio Ibn Al – Sabbat que Mugit al – Rumi, liberto del califa al-Walid, acampó en la alquería de Secunda, próxima a Córdoba; un pastor de los contornos explicó a Mugit las escasas condiciones defensivas de la ciudad y la existencia de un hueco en su muralla, junto a la “Puerta de la estatua” (hoy, puerta de Felipe II); una vez dentro, Mugit y los suyos fueron a sitiar al gobernador y a los 400 o 500 defensores, quienes se habían refugiado en la iglesia de San Acisclo; tras un largo asedio, el gobernador de la plaza fue capturado, la iglesia tomada tras su incendio y Córdoba entregada al control de la comunidad judía. http://www.cordobanostra.com/cordobanostra/historia/histmusulmana/histmusulmana.htm" ¿Prosigo?

  50. #250 AbdelRahman 20 de mayo de 2006

    LA GRAN ESTAFA HISTORICA: LA REPOBLACIÓN O LA LIMPIEZA DE SANGRE( Lecturas) Enviado el Jueves, 31 de Octubre del 2002 (13:17:10) por admin de R.A. Reyment ( Universidad de Uppsala)- Comentado por A. Medina Un distinguido profesor de la Universidad de Uppasala, R.A. Reyment, evocó hace algún tiempo determinados trabajos de investigación histórica sobre Al Andalus o el Islam en la Península Ibérica, citando a Cardillac, Américo Castro, Baer, Bourdon, Levi Provençal, K.M. Watt y mi obra "Historia de Andalucía", resaltando de forma especial dicho trabajo con el entusiasmo del científico, avalando con sus estudios personales y del Instituto paleontológico de la prestigiosa Universidad de Uppsala (Suecia), las tesis defendidas en nuestra Historia de Andalucía, corroborando y ampliando el magnífico texto de Ignacio Olagüe "La Revolución Islámica en Occidente". Debido a la importancia y complejidad técnica del descubrimiento del profesor Reyment y el Instituto Paleontológico, considero preciso una reflexión atenta y una explicación suficiente de dicho informe por su extraordinario interés y primicia. Los datos publicados de forma machacona sobre la expulsión de los musulmanes de Al Andalus y su repoblación por castellanos, aragoneses, gallegos catalanes, italianos, alemanes, etc., son refutados categóricamente por la verificación de este informe científicamente constatable, la presencia de estos repobladores no pasa de ser anecdótica. Reconoce también dicha exploración, nuestro estudio sobre el carácter legendario de la llegada en el año 711 de Musa Ibn Nusayr al mando de tropas árabes o de Târik al mando de tropas musulmanas beréberes. No hay nada de cierto en dicha leyenda. Fueron enfrentamientos sucesivos entre cristianos unitarios y trinitarios, junto a la entra da del hecho profético de Muhammad (s.a.s.), gracias a la relaciones comerciales con Oriente Medio, lo que va a permitir en un largo periodo de islamización de cerca de trescientos años, la Revolución Islámica en Occidente, la arabización lingüística de Al-Andalus y el logro de aquella gran civilización. Es pues necesario, revisar toda la historia hasta hoy aprendida. El trabajo de indagación biológica de Reyment y la Universidad de Uppasala, verifica igualmente las conclusiones de A. Medina Molera en su Historia de Andalucía (1.980): "la inmensa mayoría de los judíos de la Península eran indígenas". Es preciso continuar investigando en esta juiciosa y acertada orientación histórica; sirva como gran aportación el análisis del presente estudio: Introducción La creciente disponibilidad de datos sobre grupos sanguíneos ha sido apuntada en los últimos años por historiadores y antropólogos, como potencial fuente primaria de información para reconstruir el desarrollo histórico de las poblaciones humanas; fuente, además, libre de subjetividad. Algunos de los estudios preliminares realizados han arrojado resultados sorprendentes. Al interpretar dichos análisis, debe recordarse que es imprescindible acompañarlos de un profundo conocimiento del trasfondo histórico. El tema de este artículo está lleno de interés. Mucho se ha escrito sobre la influencia étnica del Islam en las costumbres e instituciones españolas y portuguesas, pero poco o nada sobre la naturaleza concreta relativa a la composición de la población actual en la Península Ibérica. Los análisis aquí presentados tienen como objetivo fundamental mostrar el valor de los datos serológicos como elemento auxiliar en la reconstrucción histórica a través del uso de métodos estadísticos multivariables. No obstante, es necesario señalar que los datos sobre poliformismo sanguíneo en el Estado español están lejos de ser del todo fiables. Por ejemplo, en la crucial región andaluza no pueden conseguirse públicamente otro tipo de análisis que no sean las frecuencias de ABO. Trasfondo histórico La turbulenta y colorista historia de la Península Ibérica ha cautivado a los historiadores durante cientos de años. Uno de los capítulos más fascinantes es el relativo al periodo musulmán, cuya duración, de forma manifiesta, se extiende durante 900 años, habiendo concluido de manera oficial con el edicto de expulsión de los moriscos de 1.609. En el presente artículo intenta remos rastrear las huellas del periodo islámico a través de su manifestación en los grupos sanguíneos de los actuales habitantes de los Estados de España y Portugal. Tales análisis, si se muestran ciertas las opiniones de las más antiguas generaciones de historiadores, darían como resultado un alto grado de homogeneidad serológica en toda la Península Ibérica, siendo justamente todo lo contrario, ha existido en el pasado una marca da tendencia a plantear como sinónimos con lo bueno Cristiandad y Visigodos e Islam y Moros con lo malo (Levi-Provençal 1.932, p 32). La manifestación más ridícula de esta de línea de pensamiento vio la luz en el siglo XVI con la ordenanza de "limpieza de sangre", que se encontraba aún vigente, en fecha tan tardía como 1.860. La pureza de sangre (esto es, no tener raíces judías o musulmanas) era un requisito oficial para puestos oficiales y el servicio eclesiástico. La condición requerida de pureza, obviamente, sólo podía ser juzgada, ante la carencia de registros fiables, mediante rumores (hay que recordar que en el intervalo de tiempo en juicio era de más de 900 años en el caso de antepasados musulmanes y demás de 1.600 en el de judíos, y todo ello en un periodo lleno de inquietud y altibajos de población). De hecho, arrojar sombras sobre la pureza de sangre de alguien era uno de los métodos predilectos para eliminar competidores, o al menos, desacreditarlos. La nueva generación de historiadores ha comenzado a elaborar una evaluación más meditada sobre la construcción demográfica de los diferentes pueblos del Estado español contemporáneo y dicha visión es, junto a la del orientalista francés Levi Provençal (1.932-1.967), la que aquí utilizaremos. En este sentido, reseñar la dureza crítica de A. Castro (1.965) para con la tendencia de ciertos autores anteriores a ocultar la historia de la población hispana. A. Medina Molera (1.980) ha incidido igualmente en este punto, planteando además que la presentación islámica de la historia de la España musulmana es igualmente discutible. Inmigraciones semíticas y norteafricanas tempranas Oficialmente, la era mora en la Península Ibérica comienza con el desembarco de Tariq (cuyo nombre se conmemora en Gibraltar Jabal Tariq) en la Bahía de Algeciras. No obstante, diferentes historiadores (E. G. Rodríguez 1.979, A. Medina Molera 1.980), han apuntando que las costas del Sur y Este de la Península estuvieron sometidas a frecuentes periodos de colonización a cargo de grupos norteafricanos, tanto antes como durante el periodo romano; la influencia norteafricana se dejó sentir con más fuerza en la región Bética de Andalucía. Durante el periodo visigodo (principalmente los siglos sexto y séptimo), existió un libre intercambio cultural entre Andalucía y el Norte de África (A. Medina 1.980, p. 149). Los "moros" eran una mezcla de andaluces exiliados (lo que hoy llamaríamos "luchadores de la libertad") y norteafricanos la cultura y etnia de Tartessos es ya mora. En lo relativo al origen de los íberos, las opiniones están pro fundamente divididas. Para A. Medina (1.980), el elemento íbero en España no es más que una manifestación cultural (véase también Perellada 1.980). Para otro (Gran Enciclopedia de Andalucía 1.979-1.98 1, p. 961), los íberos eran un pueblo específico que al parecer entraron en la Península procedentes del Norte de África y al que se supone relacionado con los beréberes. El componente visigótico en España nunca fue superior al 2% de la población; en Andalucía era virtualmente inexistente (Gran Enciclopedia de Andalucía 1 .979- 1.98 1, p. 3.295). En el año 711, un reducido grupo formado por beréberes y andaluces exiliados, bajo las órdenes de Tariq cruzaron el Estrecho de Gibraltar en apoyo del arzobispo cristiano unitario Don Oppas y en un corto periodo de tiempo, y con la colaboración de un amplio segmento de la población nativa, que eran cristianos unitarios, conquistaron la casi completa totalidad de la Península y acabaron con el tambaleante e impopular régimen de la minoría cristiana trinitaria visigoda. Las fuerzas ocupantes eran de hecho no musulmanas, Tariq, gobernador de Tánger, (en aquellos momentos una posesión visigoda), era posiblemente de origen visigodo (cf. Medina 1.980, Gran Enciclopedia de Andalucía 1.979- 1.981, p. 1.461). Uno de los aspectos más sobresalientes de este suceso fue la gradual aceptación masiva del Islam por parte de la población indígena. Medina (1.980) interpreta el hecho como resultado de la similitud entre las primeras formas del Din musulmán y las creencias del Cristianismo Unitario que practicaban la mayor parte de los habitantes de las provincias romanas de la Bética-Cartaginense y la Tingitana-Mauritania, incompatible con el nuevo Trinitarismo adoptando por los segmentos más poderosos de la sociedad visigoda (A. Medina 1.980). Muchos clientes Musalima, cuyos descendientes fueron llamados muwallads estaba de hecho, sólo parcialmente asimilados y hay abundante evidencia de una observancia superficial de las for mas islámicas confundidas con prácticas Unitarias durante más de un siglo (Castro 1.965, p,. 176,a. Medina 1.980, p. 178, Sánchez 1.981, Pp. 80-83, Martín 1.981, p,. 104). Algunos de los inmigrantes musulmanes adoptaron el Cristianismo Trinitario (los llamados "tornadizos", otros habitantes de la Península adoptaron ambas religiones, según convenía mejor a sus intereses (los llama dos "enaciados", que habrían de jugar un importante papel en la última fase de la "reconquista" y de los que aún se conserva memoria en algunas regiones ( Levi - Provençal 1.967 pp, 183 184, 217). Tanto si cristianos trinitarios (Mozárabes, de "Musta-Ribun", el nombre de los trinitarios bajo gobierno musulmán), musulmanes o enaciados, los descendientes de los habitantes primitivos de la Península tendieron a mantener una cierta distancia social de la personas o pequeños colectivos de origen inmigrante, (Castro 1.965, p. 191). Hablaban romance, aunque tanto muwallads como mozárabes cultos solían ser letrados en árabe, la lengua de cultura del momento. Abundaron los conflictos e insurrecciones contra los cuadros dirigentes musulmanes y, por ende, también eran frecuentes las disputas entre las personas y grupos inmigrantes. Las estimaciones sobre la población de la Península Ibérica en el momento del triunfo militar de los cristianos unitarios oscilan entre los dos y cuatro millones, de los que una gran mayoría terminarían identificados con el Islam. Durante los primeros siglos, el poder de los estados cristianos bajo dominio vasco aumentó (cf. Allieres 1.977, p. 23). Consecuentemente, y pese a la llegada primero de Almorávides en el siglo XI y, más tarde en el XII de Almohades intransigentes en de terminado aspectos del Islam, que introdujeron un elemento desconocido de intolerancia en la vida diaria y que favoreció la migración de mozárabes y judíos hacia los reinos cristianos del norte- el reino de Granada, el último bastión libre del Islam en la península Ibérica, capituló en 1.492. En este momento, sólo Granada y zonas de Murcia y Alicante poseían un núcleo importante de población árabo-parlante, el resto de la población mora-andalusí había sido o bien asimilada a lo largo de siglos de dominación cristiana, o degenerado en musulmanes solamente de nombre (mudéjares), sin conocimiento del árabe y sólo con una vaga idea del Islam. (Lea 1.901, Pp.. 55, 59, 151, Watt 1.965, Pp. 54, 56, García Arenal 1.975, p. 103). Zoido (1.981, Pp.3 18-325) han revisado el proceso de asimilación en especial en la región de Sevilla y planteado la falta de interés oficial por las masas anónimas: sólo las personalidades dirigentes de las comunidades musulmanas conquistadas fueron deportadas. Véase igualmente Carol (1.976, Pp. 237- 238). En un esfuerzo por eliminar los últimos vestigios del Islam, los moriscos, supervivientes cristianizados por la fuerza del reino de Granada, fueron expulsados entre los años 1.609 y 1.614. El número total de deportados ha si do estimado ligeramente por de bajo de los 300.000, lo cual supone un 10 o 20% de la población musulmana estimada en los siglos XI y XI (Lea 1.910, p. 360, García de Cortazar, 1.976, p. 75). Los trabajos de expulsión sólo fueron realizados con moderado éxito. Primero, por su monstruosa arbitrariedad y, segundo, por la negativa de los propietarios de tierras a cumplir los términos del edicto ya que necesitaban una abundante provisión de mano de obra barata para sus propiedades; este hecho fue de particular importancia en las regiones orienta les donde, en paralelo al aumento del celo de la Santa Inquisición, crecía el tráfico de certificados de buen comportamiento cristiano. Muchos moriscos que no tenían interés algún en la práctica activa del Islam, regresaron clandestina mente a sus regiones de origen antes de enfrentarse a las incertidumbres de una vida en el Norte de África. No había diferencias físicas entre cristianos "viejos" y "nuevos" y tampoco podían hacerse distinciones sobre los hábitos lingüísticos. Una conspiración de silencio espontánea surgió del miedo, y la entrada en los osarios de la Iglesia era inmediata para los habladores (Cardaillac 1.979, Caro 1.976). En 1.618, el intento cada vez más claramente inútil de identificar moriscos retornados y aquellos que habían permanecidos escondidos o disfrazados como gitanos, fue abandonado por las autoridades eclesiásticas (García Arenal 1.975) y una sensación de alivio generalizado se extendió por toda la población, entre ellos un gran número de cristianos viejos que en los primeros momentos de deportación frenética, habían sido víctimas de denuncias injustas por parte de vecinos celosos. (Lea 1.910, Pp. 353, 357, 364, 365, 374). Los matrimonios entre miembros de diferentes religiones no eran extraños hasta finales del siglo XI (Castro 1.965, Pp. 179, 209, Lea 1.910, p. 344) pero se hicieron menos frecuentes duran te la ocupación almorávide. Durante los 120 años del periodo morisco de la historia del Estado español, los matrimonios entre miembros de distintas religiones se vieron favorecidos por la impuesta homogeneidad religiosa (Lea, 1.901, Pp. 19, 21, 26, 344, Levi-Provençal 1.932, p. 35, Cardaillac 1.979, p. 48). Se concedieron eximentes del edicto de expulsión que afectaron principalmente a la nobleza granadina que había sido incorporada a la aristocracia cristiana, a los miembros del clero, miembros compuestos de responsabilidad civil, los nacidos de matrimonios mixtos y a los huérfanos (Lea 1.901, p. 321, Cardaillac 1.979, Domínguez 1.979, Pp. 142, 144- 146, gran Enciclopedia de Andalucía 1.979-1.981, Caro 1.976, p. 22). Los moriscos portugueses sufrieron en escasas ocasiones el edicto de expulsión y, si así era, venia justificado por una negativa explícita a adaptar la religión cristiana; esta medida fue un intento de hacer evidente la separación respecto de la Inquisición española (Boudon 1.970, Livermore 1.976). De este modo el Sur de Portugal puede considerarse como modelo referencial de un núcleo intacto de población mora (una advertencia sobre este punto: los datos serológicos para Portugal deben ser usados con extremo cuidado debido a la amplia asimilación de negros africanos a lo largo de los últimos 400 años). Es interesante reseñar que las costumbres musulmanas han sobrevivido hasta el momento presente en zonas de la Andalucía rural (Gran Enciclopedia de Andalucía 1.979-1.981, PP. 210, 2.309, 2.353, 2.454, 2.768, 27.809, 3.230) y en fecha tan tardía como1.769, un granadino fue castigado por practicar el Islam (Lea 1. 901, pp =. 392-393). Véase igualmente Caro (1.976, p. 246). La Taifas En las subdivisiones regionales de la península Ibérica que acontecieron tras el hundimiento de la estructura del califato de Córdoba, obsérvese que los reinos taifas orientales eran gobernados por las llamadas "dinastías esclavas", esto es, pueblos de origen mayoritariamente cristiano (los saqalibas) y resultantes de una fusión de las élites de los cuerpos militares de esclavos francos, negros, eslavos y catalanes, y otras importaciones demo gráficas (Ladero1.979, p. 101).Hasta que punto esta mezcla había permeabilizado en estas sociedades, es una incógnita. Se observa una gran extensión central en manos de mawallads y otras áreas más pequeñas al sur gobernadas por dinastías de origen beréber. Intentaremos probar que estas divisiones regionales son relevantes para la discusión estadística. Hay que reseñar igualmente la importación de un número considerable de esclavos africanos para el uso doméstico y también de concubinas dentro de las áreas musulmanas. (Levi-Pronvençal 1.932, p. 31, Watt 1.965, p. 91, Gran Enciclo pedia de Andalucí 1.979-1981, p. 308, Caro 1.976, p. 87-9 1). Judíos de la Península Ibérica En el momento de la invasión norteafricana de 711 existía en la Península una comunidad judía bien asentada, de tamaño considerable y socialmente influyente (Torroba 1.967, Levi-Provençal 1.967, p. 230, Bourdon 1.970, p.44, Domínguez 1.977, Porcel1.977, Medina 1.980, Vaer 1.981, Valdeón, P. 28). Medina (1.980, Pp. 44 1-459) mantiene que la mayoría de los judíos ibéricos descienden de prosélitos. Aquellos judíos que se negaron a aceptar el cristianismo tras la rendición de Granada en 1.492, fueron deportados. El bautismo fue aceptado por muchos y estos conversos forzados incrementaron el vasto grupo ya existente resultado de las persecuciones en masa de años anteriores. Al principio los judíos del Estado español encontraron refugio en el Estado portugués, donde, sin embargo, también toparon pronto con el celo inquisitorial. Algunos huyeron a países limítrofes del Mediterráneo (donde aún existen comunidades de judíos castellano-parlantes) otros los hicieron a los Países Bajos y Gran Bretaña, por ejemplo, los Disraeli (Torroba 1.967, Mourant, Kopec y Domaniwska-Sobezad 1.978, Baer 1.981). Península Ibérica El trasfondo histórico del Estado español permite realizar las siguientes hipótesis de orden serológico: a) Los pueblos de la costa oriental pueden presentar rasgos distintivos en la relación a los de otras partes de la Península Ibérica en lo relativo a la frecuencia de B y de CDE (reflejando así el rastro de los reinos taifas-esclavos, y un factor añadido resultan te de colonizaciones anteriores (Perellada 1.980) -poseyendo la región un amplio memorial de incursiones semíticas previas al período histórico musulmán). b) La población del sur del Estado portugués debiera presentar características "moras" identificables si, realmente, los moros poseían frecuencias típicas de polimorfismos sanguíneos. c) La amplia distribución de los descendientes de conversos debiera guardar alguna relación con la frecuencia de grupos sanguíneos de las modernas comunidades sefardíes, a menos que como defiende Medina, la mayoría de los judíos Ibéricos descienden de prosélitos. Datos y métodos Todos los datos se derivan de las tablas publicadas en las referencias modelo de Mourant, Kopec y Domaniewska-Sobezak (1.976-1.978). Por razones obvias, el material disponible varía según las diferentes coberturas geográficas de la información y la complexión de los datos estadísticos (cf. nota de Piazza, Menozzi, Cavalli Sofrza 1.981). El sistema ABO es el mejor representado, como podía esperarse, mientras que los polimorfismos de rhesus están mucho menos documentados. La falta de determinación de RH para Andalucía es un ejemplo. Los métodos estadísticos multivariables no han sido utilizados de modo significativo en el estudio de datos serológicos humanos aunque muchas situaciones interesantes son casos altamente multivariables. No obstante, recientes aplicaciones han sido realizadas por Carmelli y Cavalli-Sforza (1.979) sobre judíos y problemas metodológicos con multivariables han sido considerados por Piazza etc (1.981). Los diagramas triangulares mostrando las frecuencias de ABO no son, hablando estrictamente, estadísticas multivariables y presentan, además, un problema de conclusión al tener las frecuencias que sumar obligatoriamente una constante (cf. Mourant et al. 1.978); según ha demostrado Aitchison (1.982) tales diseños pueden distorsionar las relaciones entre los puntos de las muestras. La gran ventaja de análisis estadístico multivariables es que ordena las pequeñas diferencias en las observaciones que, si tomadas electivamente pueden ser significativas, cuando son observadas de forma individual, pueden no ser susceptibles de diagnóstico. En el caso especial de datos de frecuencia, como los polimorfismos sanguíneos, es especialmente necesario tener cuidado. Estos polimorfismos representan variables discretas en el sentido de que parte de un alelomorfo puede no ser heredado. Consecuentemente, si una población tiene representación cero de un alelomorfo, - digamos B para los vascos - , sería erróneo embarcarse en un análisis multivariable de un conjunto de polimorfismos, en tanto que el efecto ordenador de las técnicas multivariables tendería a hacer desaparecer la significación del diagnóstico implicado en B=O. Algunas referencias técnicas de utilidad para los métodos multtivariables usados aquí son las de Blackith y Reyment (1.971), Benzecri (1.973), Joreskog, Klovan y Reyment (1.976), Gnanadesikan (1.977), Everitt (1.978), Pimentel (1.979) y Hawkins (1.980). Métodos multivariables y análisis serológico Para asegurar la aplicación satisfactoria de los métodos multivariables a datos serológicos es necesario proceder mediante una estrategia analítica. Según lo ya señalado, una preocupación fundamental es la condición de suma constante de las mediciones en los poliformismos sanguíneos. Por ejemplo, si se ha determinado A y B para una cierta población, el valor de O puede obtenerse por simple sustracción. Tales variables ocurren en un espacio cerrado simple para el que los métodos comunes de análisis estadísticos variables no tengan aplicación inmediata. Aitchinson (1982-1983) ha prestado una cuidadosa atención al problema sugiriendo un medio para transformar el espacio cerrado simple en espacio abierto cartesiano. Propone el uso de la transformación del logaritmo proporcional; esta aproximación ha sido utilizada en los cálculos de presente artículo cuando concurren grupos de frecuencias en las cuales se observa una tendencia la curvatura (Aitchinson 1.983). (N.B. No es posible escapar de la imposibilidad de crecimiento en la conclusión por la simple eliminación de una de las variables del conjunto). Los métodos estadísticos multtivariables pueden considerarse agrupados en tres grandes categorías: 1) Los análisis de conjuntos de datos presumiblemente homogéneos. 2) Los análisis de relaciones entre subvectores de una población presumiblemente homogénea. 3) Métodos desarrollados a partir de la comparación entre dos o más poblaciones. La mayoría de los análisis del presente artículo usan la primera de estas categorías. Los métodos habituales para estudiar dichos datos son diferentes versiones del análisis "eigen", a saber los componentes principales (y suplentes) para análisis destinados al examen de relaciones entre variables (modo-R) y algunas formas "invertidas" de los componentes principales, tales como las coordenadas principales, para relaciones entre individuos de una muestra (modo-Q). Las propiedades de los diferentes métodos de interés aparecen (Joreskog etc al. 1976). Este procedimiento combina desarrollos del modo-R y Q en el mismo gráfico, a la escala conveniente y su uso es casi exclusivamente gráfico. Un cargo útil de este método es que provee una ayuda visual para localizar distancias las entre puntos en relación a componentes principales específicos cargados de significación por la segregación entre individuos o grupos de individuos. En la presente conexión, se ha prestado especial atención a aspectos de estimación vigorosa en el análisis multivariable para la interpretación de observaciones atípicas (cf. Piazza et al. 1981, Campbell y Reymen 1.980). Selección de datos El análisis estadístico está orientado, en primera instancia a la elucidación de las relaciones serológicas mutilvariables en la Península Ibérica y el Norte de África. Se ha utilizado para ello siempre que ha sido posible muestras homogénas de frecuencia media para los alelomorfos usados. En algunos casos, las frecuencias de polimorfismos provenientes de una fuerte diferente aunque obtenida sobre el mismo grupo de población. Los datos pertenecientes a zonas limítrofes de la región de interés principal han sido igualmente incluidos por motivos de comparación e interpretación justificados por las razones reseñadas abajo. Islas Canarias. Aunque considerada una provincia del Estado Español, la población indígena tiene un sustrato de origen africano que se supone similar al beréber (los llamados guanches). Descendientes de los pobladores originales han sido, pues, incluido en el estudio. Sicilia. El elemento dominan te de la población siciliana parece ser de origen norteafricano (cf. Perellada 1980). Sicilia, por lo tanto, debe presentar una configuración serológica similar al de algunas áreas de la Península Ibérica. Malta. El elemento fundamental de la población de Malta es Árabe y norteafricano (el maltés es un dialecto del árabe). Serológicamente los malteses deben ser similares a los habitantes de Sicilia y el Norte de África. Al-Andalus. (Andalucía, Murcia, Badajoz, el Algarve, La Sierra de Alcaraz y aledaños, el Valle de Alcudia (Almadén Puerto llano), y aledaños), aunque considerados región del Estado español, la población indígena tiene un fuerte sustrato similar al beréber (norte africano) descendientes de los pobladores originales Tartessos. Análisis estadísticos Los resultados presentados en esta sección están estructurados de forma que los problemas de dimensionalidad de incremento progresivo aparecen considerados de forma satisfactoria. El sistema ABO Las conexiones entre las poblaciones de AI-Andalus, Argelia, las Canarias, Túnez, Libia, Sicilia y Marruecos fueron estudiados mediante análisis de las variables canónicas para obtener una impresión gráfica de coincidencias eventuales entre las regiones. Se muestra la proyección de los campos de puntos individuales en el plano de las variables canónicas primera y segunda (vease Blackith y Reyment 1971, para el estudio detallado de historiales de aplicación de las variables canónicas en biología). Al-Andalus configura un grupo a la derecha rodeando una media tunecina (marcada W para los Wahabiter, una secta musulmana original de Djerba, considerada como beréberes puros (cf. Enzyklopaedides Islams 1913, p. 1175), algunas medias de isleños canarios y una media marroquí. El conjunto norteafricano muestra una coincidencia considerable e igual sucede entre los campos italianos y norteafricanos. Frecuencias de ABO, M y D Es bien conocido que le alelomorfo MNS difiere muy leve mente a escala regional (Beckma 1959, Mourant et al. 1976). No abundan los datos disponibles comparados con el sistema ABO y sólo en 11 conjuntos puede ser analizada esta conexión. Los resultados para los análisis de las medias multivariables mediante las principales coordenadas aparecen en la figura 3. Se observa que parece existir una relación lineal entre Ibiza, los wahabiter de Djerba y el sur de Portugal. León aparece situado lejos de Asturias y Sevilla, las cuales aparecen situadas en la misma área general ocupada por Ibiza, el sur de Portugal y los wahabiter. Otro resultado interesante es que los puntos correspondientes a Sicilia, y Marruecos del noroeste (uno de los lugares de asentamiento de refugiados moriscos durante el siglo XVII), se encuentran muy cercanos. Un aspecto sobresaliente de esta proyección es que las medias para los judíos sefardíes de Marruecos y Túnez (Djerba) se desarrollan distanciadas entre sí (cv. Mourant et al. 1987). Inclusión del complejo rhesus cDe El complejo cDe del sistema Rh ha sido considerado como diagnóstico adecuado para elucidar relaciones entre poblaciones del Mediterráneo Occidental, en tanto que su aparición en frecuencias significativamente alta se considera como reflejo de la presencia de elementos del África negra. La figura 4 muestra el gráfico de los ejes primero y segundo de la coordenadas principales de 16 medias de población para A, B, O y cDc. Este gráfico incluye una red de cruces del mínimo de Prim, un recurso que funciona como ayuda práctica para indicar relaciones de proximidad en un espacio multidimensional; debe observase que tal árbol es especifico para un conjunto particular de observaciones y no debe ser utilizados para generalizaciones (o hacerlo con todas las precauciones posibles). En esencia se confirma los resultados obtenidos para las frecuencias del ABO, aunque también aparecen otras muestras de judíos consideradas las cuales, a su vez, se encuentran localizadas en lugares similares. Un análisis de correspondencia ha sido realizado para la combinación ABO: cDc. Como ya se ha señalado, este método ofrece un medio para mostrar las interrelaciones entre la distribución de las medias de población y las variables, especificándolas - en este caso, las cinco frecuencias. La zona del cDe congrega poblaciones de beréberes, valencianos, isleños canarios y barceloneses. El área con alta presencia de B se concentra en muestreos sobre poblaciones judías. Los porcentajes para el tercer eje de análisis de correspondencias de los datos de ABO y cDe son particularmente informativos. Al sobreponerlos en un mapa los porcentajes para las provincias orientales del Estado español están cercanos a los obtenidos para los beréberes. Los porcentajes para el noroeste del Estado español y el Norte del Estado portugués son similares y difieren sustancialmente de los obtenidos para la zona sur y orientales del Estado español, el sur del Estado portugués y el Norte de África. Es interesante igualmente el valor obtenido para los musulmanes libaneses de la secta Shiia al ser muy similar al del noreste de la península Ibérica. Sistema ABO y Complejos Rh cDe cDe cDe Un análisis más comprensivo del sistema rhesus apoya los indicios ya obtenidos. El desarrollo de las dos principales coordenadas para estas variables tiende a polarizar una mayor diferenciación entre (1) noroeste ibérico (2) sur-oriental Ibérico con (3) Africa del Norte, Malta y Sicilia, y los judíos. Los datos para los vascos aparecen aquí incluidos y es quizá significativo que los catalanes y vascos no están muy alejados entre sí en la proyección (cf. ex plicación histórica en Parallada 1980). ¿Puede interpretarse esto como prueba de la existencia de un elemento proto-vasco en Cataluña?. (Mourant et al. 1976, p. 64) El análisis anterior fue complementado por un estudio de un componente principal de 25 poblaciones, incluyendo una de vasco- franceses para la cual B=O. En todos los detalles esenciales apoya las indicaciones obtenidas en el análisis de coordenadas. Interpretación de los análisis Quizás el rasgo más sorprendente del estudio es que las poblaciones de Aragón y de las provincias orientales del Estado español se separan notablemente de las del noroeste español y norte de Portugal, no sólo en lo referente al sistema ABO, sino también en los complejos Rh. Esto está sucintamente expresado para el tercer vector del análisis de correspondencias desarrollada sobre la situación geográfica. Ello se debe al origen moro de las provincias orientales por la fuerte influencia de las tribus andaluzas y norteafricanas. Es un hecho conocido que la mayoría de la relativamente amplia población judía de la península Ibérica fue asimilada por me dio de las conversiones en masa al cristianismo. Es por ello es sorprendente que este hecho no haya dejado rastros identificables en los polimorfismos sanguíneos analizados. Medina (1980, p. 441) considera que la mayor parte de los judíos españoles son descendientes de prosélitos (conversos al judaísmo). A la luz de los datos publica dos, las frecuencias de polimorfismos sanguíneos analizados para Galicia y León (noroeste del Estado español), no difieren notablemente de los de la Europa del Norte. El noroeste de la Península Ibérica fue ocupado por los musulmanes de Al-Andalus sólo de forma esporádica durante los primeros 200 años de existencia de Al-Andalus, nunca con anterioridad. Conclusiones El análisis estadístico multivariables de los polimorfismos san guineos para el Mediterráneo occidental muestra la existencia de lo que puede ser considerado un "sustrato moro" en algunas zonas de la Península Ibérica. Estos rastros se hayan más acrecentados en áreas que sabemos han servido de asentamiento a una relativamente alta proporción de elementos exóticos de población, tales como son los reinos esclavos taifas (básicamente como resultado de las elevadas frecuencias de B y cD). Sobre la información disponible, este hecho es particular mente notorio en las provincias del sur y orientales de la Península. Dado que los moros de la Península Ibérica presentaban pocas diferencias raciales con los cristianos; parece constatarse el hecho de que cualquier rasgo moro identificable debe provenir del Norte de África, del Oriente Medio y del componente negro-africano de la población musulmana original. El contorno moro del sur y oriente peninsular puede verse incrementado a consecuencia del origen moro de estas poblaciones pre-islámicas (anfictionía de Tartessos, cultura ibero-beréber) relaciones con el norte de África y Oriente Medio (Medina 1980, Perellada 1980).Castro (1965) ha especulado con la posibilidad de que las primeras áreas reconquistadas por los cristianos pueden presentar los niveles más altos de integración de la población (musulmana) original. Esta teoría se sustenta en las diferencias que tienen lugar entre las poblaciones del noroeste español (conquistadas tempranamente) y del noreste (ocupadas solo de manera esporádica por fuerzas musulmanas). ¿Puede afirmarse algo sobre el periodo en que tuvo lugar la mayor parte del proceso de asimilación? . Este periodo posiblemente fue anterior al siglo XII, cuando el nivel de tolerancia religiosa era mayor, e igualmente previo al endurecimiento de la actitud cristiano oficial provocada por los levantamientos en el sur del Estado español de la cruelmente explotada población mudéjar. Las áreas Mediterráneas con un pasado similar al de la Península Ibérica presentan comportamientos similares al ser sometidos al análisis de multivariables (Malta y Sicilia). Los métodos de análisis aquí utilizados carecen, necesariamente, de cierta sutileza debido a las restricciones derivadas de los datos disponibles. Aunque los análisis no pueden arrojar soluciones inequívocas para la paleodemografía de la península Ibérica, ayudan a trazar nuevos caminos de investigación como, por ejemplo, la necesidad de más datos comprensivos serológicos para Andalucía. En algunos casos los resultados de las mutivariables pueden anticiparse mediante la simple inspección de B y cDc. El poder de aproximación multivariable, se hace visible cuando no existen distinciones claras entre las frecuencias y los casos en los que la información requerida, aparece contenida dentro de algún orden natural de los datos. Agradecimientos: Deseo expresar mi agradecimiento al profesor M. Hecht (Nueva York) y Dr. A. E. Mourant (Jersey), y a mis múltiples colegas españoles, entre los cuales quisiera citar al profesor J. González Donoso (Málaga) y al Dr. M. Palacios Lamolda (Bilbao) por su interés y apoyo. Agradecer igualmente al señor J. Aranki su ayuda en la traducción de textos en árabe. Este trabajo fue financiado parcialmente por la donación 2320-116 del Consejo Sueco para la Investigación de las Ciencias Naturales. (NFR).

  51. Hay 315 comentarios.
    página anterior 1 ... 3 4 5 6 7 página siguiente

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba