Autor: R.Chao
viernes, 14 de diciembre de 2007
Sección: Edad Media
Información publicada por: R.
Mostrado 26.552 veces.


Ir a los comentarios

Alfonso VII, rey de León y Emperador de Hispania

Resumen del reinado de Alfonso Raimúndez, que incluye algunas reflexiones sobre la incorrección de denominarlo "rey de Castilla".

La problemática sucesión de Alfonso VI

A comienzos del siglo XII se suceden varios acontecimientos que marcarán el devenir del Reino de León. En primer lugar, en el año 1105 nace Alfonso Raimúndez, hijo de la infanta Urraca y de Raimundo de Borgoña. Aunque en un futuro a medio plazo este niño estaría llamado a ocupar el trono leonés, en aquel momento nada podía hacer prever tal acontecimiento, ya que el heredero era entonces su tío, el infante Sancho, único hijo varón de Alfonso VI. La infancia del Alfonso que nos ocupa tuvo que ser especialmente dura, ya que quedó huérfano de padre cuando sólo contaba tres o cuatro años. Poco después, su madre contrajo nuevo matrimonio con Alfonso I “El Batallador”, rey de Aragón y Navarra, pero esta unión, en lugar de estrechar los lazos entre las dos Coronas, se convirtió en una permanente fuente de conflictos que sumió en una grave crisis al reino leonés.

Por esa misma época, en el año 1108, ocurrió una gran desgracia que cambiaría el transcurso de los acontecimientos: en la batalla de Sagrajas, en medio de los combates, perdió la vida Sancho, el heredero del Reino. Alfonso VI, enfermo de dolor por tan gran pérdida, morirá poco después, siendo sucedido por su hija Urraca. No sabemos si en la mente del rey fallecido estaba la idea de que Alfonso I de Aragón fuera co-soberano junto a su hija, pero, en cualquier caso, la unión de las Coronas de León y Aragón fue efímera debido a las desavenencias conyugales existentes entre la madre y el padrastro del futuro Alfonso VII. No es éste asunto para tomarse a broma, porque, aunque hubo reconciliaciones, estas peleas maritales degeneraron en constantes batallas.

Mientras tanto, Urraca, siguiendo la ancestral costumbre leonesa, delegó el gobierno de Galicia en su hijo. Diego Gelmírez, obispo de Santiago, junto a varios nobles gallegos y leoneses opuestos al aragonés Alfonso I, y molestos con la pusilanimidad mostrada por Urraca, coronaron rey en Galicia en 1111 al todavía tierno infante Alfonso Raimúndez, y a continuación se dirigieron a León para entronizarlo. Sin embargo, Alfonso I no se quedó de brazos cruzados, y reuniendo un gran ejército de aragoneses y castellanos, les salió al encuentro y les venció en Villadangos.

Las desavenencias entre Urraca y su marido continuaron durante muchos años, pero a ellas hubo que sumar las que surgieron entre la soberana y su hijo, con quien tuvo que compartir el reino por presiones de una parte de la nobleza. Cuando ella muere, en el año 1126, queda como único sucesor su hijo Alfonso Raimúndez, de 21 años, y que hoy en día es conocido como Alfonso VII. Éste recibió la corona ese mismo año en la ciudad de León.

Haciendo un paréntesis. resulta curiosa la costumbre decimonónica de muchos historiadores de aprovechar la entronización de Alfonso VII para señalar el comienzo de la por ellos denominada “Dinastía Borgoñona”. En realidad no hubo tal cambio: la línea sucesoria en este caso estuvo marcada por la madre, y no por el padre. Lo mismo podría decirse del anterior “cambio de dinastía” en el Reino de León: cuando Fernando I, conde de Castilla de origen navarro, accedió al solio regio en 1037, en realidad lo hizo en virtud de su matrimonio con Sancha, quien era la auténtica heredera del reino, por lo que es incorrecto (y extremadamente machista) decir que en ese momento comienza la “Dinastía Navarra”. Por lo tanto, podría afirmarse que no hubo ningún cambio de dinastía en el Reino leonés, y sin duda así lo percibieron los contemporáneos.

Este rey tuvo unos comienzos realmente difíciles, ya que la parte de la nobleza que más simpatizaba con Alfonso I de Aragón se le opuso con firmeza. Tras sofocar las principales rebeliones, se enfrentó directamente con su padrastro aragonés por los territorios de la Castilla oriental que éste se había apropiado, consiguiendo que la ciudad de Burgos volviera a la órbita leonesa el 1 de mayo de 1127. A comienzos del año siguiente Alfonso VII contrajo matrimonio en León con Berenguela, hija del conde barcelonés Ramón Berenguer III.

Alfonso VII, Emperador

Una vez apaciguado el reino, y neutralizada la amenaza aragonesa, el rey de León se embarcó en una exitosa serie de campañas contra los musulmanes almorávides. Tuvo tanta fortuna, que pronto se hizo evidente para todos que León se estaba haciendo de nuevo con la preponderancia militar y política en el solar hispano. La estrepitosa derrota de Alfonso I “El Batallador” en Fraga frente a los islamitas (1134) reforzó esta impresión. Además, este rey murió al poco tiempo, lo que fue aprovechado por Alfonso VII para recuperar los territorios de la Castilla oriental que aún continuaban bajo dominio aragonés. Por si fuera poco, el monarca leonés acudió en persona a la defensa de la ciudad de Zaragoza frente a los almorávides, y penetró en ella entre los vítores de los zaragozanos. Viendo que la coyuntura le era totalmente propicia, el 26 de mayo de 1135, día de Pentecostés, Alfonso Raimúndez fue coronado Emperador de Hispania en la catedral románica de León, y como tal fue reconocido por los demás reinos cristianos, por el conde de Barcelona Ramón Berenguer IV (su cuñado), y por varios condes del sur de Francia. Pero poco después de este sonoro éxito, Alfonso VII de León tuvo que enfrentarse al díscolo condado de Portugal, que se convertiría en una espina clavada en el costado del Reino (ahora Imperio) leonés, hasta que llegó a proclamar su independencia en 1139. Fue reconocido como reino por el Emperador en el año1143.

Conquistas y política

Con Alfonso VII se amplió la frontera sur de León con la conquista de Ciudad Rodrigo y de Coria, lo que además sirvió para reforzar el límite occidental con el nuevo reino luso. Gracias a sus conquistas y a sus hábiles manejos políticos, el Emperador fue consiguiendo la desintegración del dominio almorávide en la Hispania musulmana. Así, en 1146 logró tomar Córdoba, y ya nada parecía capaz de detener el avance del rey leonés. Sin embargo, ese mismo año, los almohades (una nueva dinastía islámica del norte de África) irrumpieron en la Península, conquistando en poco tiempo y uno a uno los débiles reinos de taifas almorávides. Éstos, asustados por la invasión, no dudaron en solicitar urgentemente la ayuda de Alfonso. Por su parte, el emperador leonés tomó Almería en 1147, aunque podría considerarse que a partir de entonces comienza el declive de su reinado: Córdoba se entrega a los almohades en 1148, y Berenguela, su amada esposa, fallece en 1149 tras 21 años de matrimonio. A pesar de sus intentos, Alfonso no logró retomar Córdoba, y también fracasó en conquistar Jaén. En 1152 contrajo matrimonio con Doña Rica, hija del conde Ladislao III de Polonia. En 1155, sin que conozcamos bien los motivos, el Emperador divide oficialmente sus dominios entre sus dos hijos de una forma bastante equitativa: a Sancho, el mayor, le correspondería la Corona de Castilla (que incluía los reinos de Castilla y de Toledo), y a Fernando, la de León (Reinos de Galicia, Asturias, León y, en un alarde de optimismo, Portugal, además de los territorios de la Extremadura Leonesa).

En cuanto a su política matrimonial, Alfonso VII casó a su hija Constanza con Luis VII de Francia en 1152, y en 1153 unió a la infanta Sancha con su vasallo Sancho VI de Navarra. En 1155 obtuvo sus últimas victorias tomando Andújar, Pedroche y Santa Eufemia, pero en 1157 fue incapaz de retener las plazas de Baeza y Úbeda, y finalmente también perdió Almería. Atribulado por tamaña desgracia, Alfonso murió poco después cuando regresaba de la campaña, a la edad de 52 años. Dado que trasladarlo a la ciudad de León era prácticamente imposible debido a la distancia y a la época del año, el Emperador fue enterrado en Toledo.

Algunas reflexiones finales

Como hemos visto, los 31 años de reinado de Alfonso VII dieron mucho de sí. Es uno de los reyes leoneses de quien conocemos más datos gracias a la Chronica Adefonsi Imperatoris (Crónica del Emperador Alfonso), que fue escrita en su misma época por un autor desconocido, aunque sin duda era de origen eclesiástico y debía gozar de una posición muy cercana al monarca. En esta crónica, Alfonso Raimúndez recibe la denominación “Rey de León” en 42 ocasiones, siendo residuales las referencias a otros títulos como “Emperador de León y Toledo” (dos veces), o “Rey de los Hispanos” (una). Sin embargo, en ningún momento es llamado “Rey de Castilla” ni mucho menos “Rey de Castilla y León”. Llamo la atención sobre este hecho (que se repite en la documentación) porque hoy en día es raro encontrarse con una enciclopedia, libro de texto o incluso monografía de tema histórico donde no se le llame en exclusiva con alguna de las dos últimas y anacrónicas titulaciones. Esta aberración es producto de una historiografía dominada por el castellanismo que se arrastra más o menos desde la época de Alfonso X y sus tergiversadas y manipuladas Crónicas. En esta misma línea se podrían incluir casi todos los antihistóricos cantares de gesta castellanos (sobre todo los del ciclo del Cid); a pesar de ser principalmente fantasiosas obras de literatura, y a pesar de contar con múltiples errores cronológicos, de identificación de personajes, anacronismos, etc. fueron utilizados por el Rey Sabio como materia prima de sus mencionadas Crónicas, vendiendo una Historia castellanocéntrica al servicio de su dinastía. Por desgracia estas Crónicas, al estar redactadas en castellano, han sido utilizadas hasta la saciedad por los historiadores desde el siglo XIII hasta nuestros días, mientras que por el camino se han ido olvidando convenientemente del resto de las crónicas que no cuadraban con él, y que parten con el inconveniente de estar escritas en latín.

La “leonesidad” de Alfonso VII queda patente en multitud de detalles:

·Gran parte de sus monedas llevan incisa la figura de uno o varios leones y el nombre de la ciudad de León.

·Se coronó dos veces en León: una como rey, y otra como emperador.

·Los actos importantes para la monarquía (bodas, funerales, etc.) casi siempre tuvieron lugar en León, a pesar del enorme prestigio de Toledo.

Y ello sin restar importancia al resto de los reinos de la Corona, porque si por algo se caracterizó la monarquía leonesa fue por su respeto a las particularidades e idiosincrasia de cada uno de ellos.

Más informacióen en: http://corazonleon.blogspot.com/2007/05/alfonso-vii-rey-de-len-y-emperador-de.html


No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 David 08 de jun. 2007

    ¿Podrias poner un mapa del Reino de Leon bajo Alfonso VII?, por favor. 

  2. #2 jfca 09 de jun. 2007

    Creo que tu mismo lo dices (no te contradigas)

    >siguiendo la ancestral costumbre leonesa, delegó el gobierno de Galicia
    en su hijo. Diego Gelmírez, obispo de Santiago, junto a varios nobles
    gallegos y leoneses opuestos al aragonés Alfonso I, y molestos con la
    pusilanimidad mostrada por Urraca, coronaron rey en Galicia en 1111 al
    todavía tierno infante Alfonso Raimúndez, y a continuación se
    dirigieron a León para entronizarlo. <

    Lo coronan en Compostela y no,

    >Se coronó dos veces en León: una como rey, y otra como emperador<

  3. #3 pérola 09 de jun. 2007

    Y por cierto. R Chao, seguro que tu me puedes contar algo sobre los Trastamare que consolidaron la unité espanholé. Si Castilla viene de León, y si León viene de Asturies, y si Asturies viene de Jalisia. Los Reyes Católicos son gallegos no?. Son Postamaricos, es decir...Trastamare no? 

  4. #4 giannini 09 de jun. 2007

    No parece existir la contradicción a la que alude jfca. El autor, de forma expresa señala que Urraca siguiendo una costumbre ancestral, delega el gobierno de Galicia en su hijo. De este modo, Gelmírez y varios nobles “coronaron rey de Galicia” a Alfonso Reimúndez en 1111. A continuación fue entronizado en León.

    Años más tarde, cuando Urraca muere en 1126, Alfonso Raimúndez queda como único heredero del Reino de León, recibiendo la corona en el mismo año.

    Por lo tanto, entiendo que Alfonso Raimúndez es coronado Rey de Galicia en 1111; y rey de León en 1126.

    A posteriori, el 26 de mayo de 1135, día de Pentecostés, Alfonso Raimúndez fue coronado Emperador de Hispania en la catedral románica de León.

  5. #5 pérola 09 de jun. 2007

    Que bonita! San Isidoro...Saúdos Giannini.

  6. #6 giannini 10 de jun. 2007

    San Isidoro, ya sabes pérola que es la Colegiata. Como también sabes, la catedral, está dedicada a Santa María. Os dejo que me voy al cine.

  7. #7 pérola 10 de jun. 2007

    Y qué vas a ver?. Bueno yo me pongo con la conflictividad social de los Trastamare:-( .

    A´mi me sigue gustando San Isidoro. Maravilloso.

  8. #8 R. 10 de jun. 2007

    En 1111 (cuando todavía era casi un niño de teta) se le coronó rey en Galicia, pero fue como señal de rebeldía contra la reina Urraca y su padrastro Alfonso el Batallador. Por eso el siguiente paso lógico de los rebeldes fue dirigirse a León, para reclamar la legitimidad que aquella coronación no le daba. Y en Villadangos fueron derrotados. Por lo tanto, fue una coronación no válida, ya que Alfonso no llegó a ejercer como rey hasta bastante más tarde. 

  9. #9 giannini 10 de jun. 2007

    Bueno, con independencia de que ejerciese o no esa corona y de que no fuese entronizado en León, sí parece que fue "coronado" rey de Galicia ¿o no? ¿Entre 1111 y 1126 se conocen documentos en los que usase o se le mencionase como rey de Galicia?

  10. #10 giannini 10 de jun. 2007

    Añado el enlace a un artículo de J. L. López Sángil en el que dan a conocer y analizan dos documentos A y B del monasterio de Caaveiro. El documento B, para el mismo autor, resulta ser una burda copia del A, con añadidos. El documento A, procedente de la Cancillería de Gelmírez, se conserva en una copia cercana al año 1135, aunque su original se redactaría en 1117. Pues bien, en este documento A y a estas alturas, Alfonso de intitula rey, es de suponer que de Galicia.

    "In nomine Sancte et Individue Trinitatis, Patris et Filii et Spiritus Sancti. Ego Adefonsus rex, proles Raimundi comitis, ob honorem Sancti Iohannis Babtiste facio cartam testamenti atque confirmacionis ad ecclesiam eiusdem Sancti Iohannis, que est sita in montibus de Bisaquis, / que vulgo dicitur de Calavario".

    http://www.estudioshistoricos.com/articulo/jlsg/jlls_05.pdf

     

  11. #11 giannini 10 de jun. 2007

    Por añadir algún documento a mayores. Haciendo una consulta en el CODOLGA para documentos de los años 1111 a 1126, resulta:

    -En un documento del año 1112 incluido en el Tumbo A de la Catedral de Santiago dice Urraca:

    "sicut antea dederam et postea filius meus rex domnus Adefonsus dedit et confirmauit".

    -En el Tumbo Colorado de la misma Catedral aparece otro documento de 1112 en el que Urraca llama a su hijo Rey:

    "Vrraca regina et filius rex dompnus Adefonsus quod fieri mandauerunt proprio robore conf".

    -Procedente de Xubia, es este otro documento de 1113 en el que también se llama a Alfonso, rey:

    "regina domina Urraca regnante in Toleto cum filio suo Adefonsus rex".

    -Del año 1117 y procedente del tumbo de Caaveiro:

    "in temporibus regina domna Orraca et filio eius Adefonsus rex, filio Raymundi Bergundionis"

    -De 1118 y procedente de los tumbos del monasterio de Sobrado dos Monxes:

    "KARTA DONATIONIS QUAM FECIT DOMNA URRACA ET FILIUS EIUS REX DOMNUS ADEFONSUS".

    -Otro documento del año 1120 procedente del monasterio de San Salvador de Pedroso:

    "ego Adefonsus, Dei gratia rex, comitis domni Raymundi et regine domne Urracce filius".

    -Del año 1121 y procedente del monasterio de San Miguel de Bóveda:

    "ego regina dona Urracha et filius meus rex Adefonsus".

    Las referencias y transcripciones completas pueden encontrarse en el CODOLGA:

    http://balteira.cirp.es/codolga/index.html

  12. #12 jfca 10 de jun. 2007

    Sigue sin aparecer que solo fuese o se le nombrase rey de Galicia. Tampoco sería lógico que así fuese porque esto implicaría un reconocimiento implicito de que su madre y su padastro serían reyes del resto del reino leonés. Creo mas bien que Gelmirez lo unge rex de todo el reino, y lo hace en Compostela para dejar clara la supremacia del arzobispado compostelano sobre los demás peninsulares. Sobre todo frente a Toledo que comienza a reclamar derechos históricos, pues hostentaba la primacia de Hispania antes de la conquista islámica. No le estoy buscando mas pies al gato.

  13. #13 R. 11 de jun. 2007

    Sobre el uso de "rex" antes de la muerte de su madre, se podría añadir que Sancha, la hermana de Alfonso VII, también recibió el título de reina en muchos documentos,  y en alguna crónica.Es más, bastante antes de morir Alfonso VII, en los documentos regios ya se llama reyes a sus dos hijos (Sancho y Fernando), con lo que tendríamos 4 reyes si nos atenemos a los títulos.

  14. #14 giannini 11 de jun. 2007

    Pues sería conveniente conocer en qué documentos de los años 1111 a 1126 se llama Sancha, hermana de Alfonso Raimúndez, reina, porque haciendo alguna búsqueda, siempre la encuentro mencionada como "la infanta Dª Sancha", mientras al futuro Alfonso VII no  lo veo con el mismo título. Lo que en mi opinión resulta innegable es que el futuro Alfonso VII fue coronado rey por Gelmírez en 1111, y con trono o sin el, no creo que tuviese nada de particular que a raíz de este hecho se le conociese como rey.

  15. #15 giannini 11 de jun. 2007

    Haciendo una nueva consulta al CODOLGA, limitando la búsqueda para los años 1105, en que nace Alfonso Raimúndez, a 1111, en que se le corona en Santiago, no he encontrado un solo documento en que se le denomine "rey". Sé que son tan sólo seis años, pero ya es curioso que a partir de 1112 sí se encuentren documentos con el título en cuestión y antes no.

  16. #16 Arianrrod 11 de jun. 2007

    A qui se trata de que unos son los buenos e injustamente tratados (los gallegos) y otros los malos (los castellanos) que fatalmente han tratado a la Historia mintiendo y haciendo de todo como bien se puede apreciar desde el siglo XIII, no?.

    Mmmmmm, vaya que de ignorantes ha dado Espa;a...con tanto sabio y todos equivocados desde el siglo XIII...

    Y que pasa con el sentimiento de union que llevo a los pueblos visigodos de la Peninsula a unirse frente a francos y musulmanes unos siglos antes?...ese tambien debe ser un invento de los castellanos...

    Aqui solo vale las diferencias que unos dicen tener con respecto de los otros. No hay nada mejor que decir que un "pueblo" es diferente a otro para que la gente se lo crea y asi 4 listos a manejar el cotarro, que divertido!.

  17. #17 farales 13 de jun. 2007

    En  cualquier  manual de  historia  encontramos  que  Alfonso  VII  es  o  bien  "rey  de  Castilla"  o  bien  "rey  de  Castilla  y  León"  .Que  curioso  que  haya  esa  coincidencia  ¿no  te parece?,  decir  que  eso  es  una  tegiversación  interesada  me  parece que  no  coincide  con la  realidad.¿Que  pretendes  decir?  ¿  que  hay  una confabulación entre  toda  la  gente  que   ha  estudiado  este  tema?La  historia  se  estudia    desde  todos  los  puntos  de  vista  y  por  gentes  de  todo  el  mundo,  si  en  los  manuales  aparece  eso  es  porque  se  entiende  que  es  lo  más  correcto  o  lo  que  más  se  ajusta  a  la  realidad.

     

    Nadie  duda  que  Alfonso  VII  fuera  rey  de  León,  pero  lo  que  está  claro también    es que  era  rey  de  Castilla  y  por  tanto  el  que   nos  lo  encontremos  escrito  continuamente  no  es  ningún  error  o  tergiversación.El  que  viviera  en   la ciudad  de  León  o  que  siempre  utilizara  ese  nombre ,  como  tu  dices, ¿  que  importa?  como rey  puede  vivir  donde  quiera   dentro del territorio  de  su  soberania y  puede  utilizar  las  titulaciones  que  quiera,  eso  no  cambia  nada.

     

  18. #18 farales 13 de jun. 2007

    La  Historia  llama  a  Alfonso  VII " rey  de  Castilla"ó "rey  de  Castilla  y  León",  por  ser  Castilla  el  reino  más importante  de  los  dos  en  aquel  momento,  no  por  manipulación  interesada.Es  más  importante  porque  siempre  es  la  dote del  primogénito  y  hay    una preponderancia  militar  de  Castilla sobre  León ampliamente  demostrada  .Castilla , como  zona  de  frontera , ha forjado  en  la  lucha    a  todos  sus  hijos.

  19. #19 R. 16 de jun. 2007

    Creo que si se molesta en leer el artículo al completo, sobre todo la parte del final, comprobará el porqué de la incorrección de denominarle "de Castilla". Lo siento por usted, pero Castilla en esa época era un territorio más de la Corona, y, a juzgar por las intitulaciones empleadas por el Emperador en la documentación, ni de los más importantes. Le recomendaría una lectura detenida y sosegada de la coetánea "Chronica Adefonsi Imperatoris" (existe traducción al castellano)

    La "Historia" aq la que usted hace referencia es la que se escribió después, cuando Castilla fue catapultada al poder (Fernado III y ss.)

  20. #20 urria 17 de jun. 2007

    .la monarquia castellana tambíen se caracteriza por el respeto a la idiosincasia y particularidades de los pueblos hispánicos  :  en pleno corazón de la Castilla antigua, en la vieja Merindad de Cuesta - Urria en Termino de Cillaperlata  se conserva la mas original talla de la virgen de Covadonga , Ya verás como se allega algún astur- leones a decir que la hemos expoliado los castellanos . Teclea la santina de Cillaperlata

  21. #21 emma 18 de jun. 2007

    A la historia no se le debería retorcer el brazo para que se ajuste a lo que nos parece que se ajusta más a nuestras ideas

    Llamar a  Alfonso VII "rey de Castilla y León", en ese orden, es intentar cambiar la historia. Alfonso VII fue siempre, en su tiempo, "Hispaniae imperator" y el imperio estaba en León. La mayoría de los documentos, incluídos los  castellanos lo llaman de la misma manera, aunque también a veces se le llama rey de Castilla y de Toledo y de Nájera (que también lo era). Y tampoco es cierto que en la época de Alfonso VII fuese Castilla el reino más importante. Para llegar allí habrá que esperar a Fernando III. Como se haya mirado posteriormente a una época  pasada no debería cambiar la realidad.

    Los partidarios de Alfonso Raimondez, como heredero legítimo de su madre, se enfrentaron con la reina Urraca ante las capitulaciones que ésta había firmado en octubre de 1.109, a raiz de su matrimonio con Alfonso I, excluyendo a su hijo de la herencia de sus reinos, en caso de tener hijos de su segundo matrimonio. lfonso tenía muchos partidarios en Galicia, dado que se había criado en la casa del conde Pedro Froilaz.

    En cuanto a títulos, se encuentran muy variados:

    De 1.112:  "Urraca regina et prolix eius Adefonsi regi filius Raimundus comes"

    De 1112 "Una cum filio meo reGe domno Aldefonso..."

    1.113: "filio meo rege Aldefonso"

    1.113 "Adefonsus rex hoc factum"

    1.115:  "Ego Urracha Dei gratia totius Hispaniae et Gallitie regina, conf. Ego Adefonsus huius regine flilius Hispanie et Galicia"

    De 1.120: "Regnante regina Urraca in Legione, suo filio in Toletula."

    "Regnante in Toleto et in Maiorga"

    1.124: "A.et U. Dei gratia hispaniae rex et regina..."

     

     

  22. #22 Apomios 18 de jun. 2007

    Información eliminada por el Administrador Silberius
    Motivo: Este comentario busca claramente montar bronca.

  23. #23 urria 21 de jun. 2007

    No, Apo, apu , es obvio que se refiere a algún antecesor tuyo..se ignora  el linaje

  24. #24 Apomios 22 de jun. 2007

    Silberius

    Creo que te has equivocado conmigo en el comentario y me has censurado por la cara, soy descendiente de esa familia, "De la Cuesta", aunque perdimos el apellido hace tres generaciones al nacer hijas.  Eran los ganaderos antiguos de la Sierra de la Demanda de quien se dice ayudaron a Fernan Gonzalez en varias batallas y eran señores de silla en mano en aquellos tiempos.

    Cuando vi ese apellido escrito que puso Urria, se me puso el pelo de punta, soy descendiente de esa familia, Urria tenia razon, pregunte por eso mismo y por eso dije, si eran los Cuesta de Burgos en la sierra de la Demanda, sabes de sobra que soy alli.

    Me sabe fatal que hagas esos juicios sobre mi persona, "buscar bronca claramente", cuando te puedo demostrar que soy descendiente de ellos, ven a mi pueblo y te enseñare los escudos de armas de los Cuesta en muchas casas, despues te enseñare papeles antiguos de mi familia para que veas que es cierto.

    Imagina como me has dejado despues de tu accion de censura sin motivo alguno y la verdad me pregunto que habia de bronca en preguntar si esos Cuesta eran los serranos ganaderos, mis parientes o ancestros, no comprendo tanta censura sin motivo hacia mi persona y encima un paisano burgales.

    No es justo Silberio, la verdad por delante!

  25. #25 Apomios 22 de jun. 2007

    Referente a la censura de Silverio sobre mi articulo anterior

    No estaba relacionado con los "De la Cuesta", la censura, estaba relacionado con otra frase que escribi, hacia alusion a otros temas pero estaba en el misma intervencion.

    Silverio me ha contestado aclarando las cosas referente a la censura, lo he entendido, comprendo que era una frase no politicamente correcta en estos tiempos.

    Tema resuelto, agradezco su contestacion.

    Gracias Silverio

  26. #26 Gallo (Galo) 22 de jun. 2007

    El infante Sancho  único varón de Alfonso VI murió en la Batalla de Uclés an 1108. Al conocer la muerte de su hijo, Alfonso  VI, exclamó:

    ¡Ay meu fillo! ¡ay meu fillo! alegria de meu coraçon, e lume dos meus ollos, solaç da miño vellez  ¡ay meu espello! en que eu me soya ver, é tomaba un gran pracer! ¡ay meu herdeiro mayor! Cabaleiros ¿hume le lejastes? ¡dadme meu fillo condes!

    Herdó el trono  su nieto AlfonsoVII, que había sido coronado rey de Galicia por el arzobspo Gelmirez, cuando aún vivía su madre,  Doña Urraca

     A su coronación imperial en León , asistieron sus vasallos. Rey de Aragón y Navarra,  condes de Tolosa, de Barcelona y los barones del Languedoc

    Es de resaltar  que el castellano antiguo era muy parecido a los demás romances de los reinos cristianos de Hispania

     

  27. #27 Arianrrod 27 de jun. 2007

    Estimado Veremudus,

    la verdad es que si suena a leyenda pero entonces...no se conoce exactamente el origen, verdad? y lo de que don Pedro Legino (un obispo de Orense) escribio hace siglos que el nombre del caballero que fundo el linaje de Andrade se llamaba Androge, tambien es leyenda supongo.

    Otra cosa si es que me lees, en el Diccionario hispano de apellidos y blasones, en el tomo II dice que en 1486 los RRCC le concedieron el titulo de conde de Andrade a don Fernando  de Andrade, principe de Caserta, etc, etc. Entonces...fue conde de Andrade o no lo fue?, es incorrecto esto?.

    Saludos.

  28. #28 emma 27 de jun. 2007

    Es la primera vez que oigo las palabras que dice Galo, puestas en la boca de Alfonso VI, a la muerte de su hijo Sancho. ¿Quién estaba allí para oirlas y tomar nota? Más bien suena a episodio de novela . Además ¿por qué en gallego? Hasta donde yo se, Alfonso creció en León, aunque no hay constacia de quien fuese su "ayo. Su hija Urraca creció en la casa del conde Pedro Ansúrez, presumiblemente en las cercanías de lo que fue el "condado" de Saldaña. Los que su creciron en Galicia furon alfonso VII y fErnando II, en las caas de los condes Pedro Froilaz y de su hijo Frnando Pérez, respectivamente.

    Ahora, eso de que el trono lo heredó su nieto alfonso VII, no es correcto. Como es de todos sabido,el trono de Alfonso VI lo hereda su  única hija superviviente: Urraca, quien reina entre 1.109 y 1.126. es a ella a la que hreda su hijo alfonso VII.

     

  29. #29 Brigantinus 28 de jun. 2007

    Discrepo de una cosa dicha por Gallo:el castellano no era muy parecido a los demás romances. De hecho, los demás romances, incluidos los mozárabes, tenían una serie de rasgos comunes entre sí que eran inexistentes en el castellano. (Véase la "Historia de la lengua española" de Rafael Lapesa)

    Sobre la cita... es muy común que aparezca en libros de Historia medieval editados en Galicia (sobre todo en ámbitos nacionalistas), pero personalmente, desconozco su origen, y si realmente lo dijo -o como se ha propuesto aquí- es imaginación de cronista, ni tan siquiera si realmente lo dijo en gallego o castellano (independientemente de la lengua empleada luego por el cronista para plasmarlo)

  30. #30 diviciaco 28 de jun. 2007

    Ya había dicho en alguna ocasión, que esas supuestas palabras de Alfonso VI, tienen como única fuente a Fray Prudencio de Sandoval (Valladolid 1553 - Pamplona 1620)  obispo de Tuy entre 1608 y 1612.

    Este historiador, como muchos otros de su época, sólo resultan interesantes por la recopilación documental que efectuaron, ya que su obra adolece de sentido crítico, adulterando la historia con leyendas y afirmaciones sin documentar de otros autores, al estilo de los falsos cronicones que proliferaron en el siglo XVII.

     

  31. #31 lamigueiro 18 de sep. 2007

    Siento llegar tarde a este debate, pero no puedo resistirme a contestar algunos de estos comentarios, que según parece vuelven a rememorar las viejas rencillas entre gallegos, leoneses y castellanos. La historio tiende a repetirse.

    La etapa de Alfonso VII es apasionante, pero no se puede desligar de los sucesos que le antecedieron. No olvidemos que su abuelo Alfonso VI, fue el vencedor sobre sus hermanos tras el reparto que su padre el navarro-castellano Fernando I y su madre la reina de Galicia y León Sancha, hicieron de sus reinos patrimoniales.

    Un dato de interés, es que el rey de Galicia don García, hermano menor de Alfonso VI, todavía estaba vivo durante la menoría de edad de Alfonso VII, y sobre todo en el periodo que sus padres los conde de Galicia don Raymundo de Borgoña y doña Urraca ejercían su jurisdicción en Galicia y en Portugal, territorio que a pesar de tener sus propios condes don Enrique y doña Teresa, media hermana de Urraca, estaban supeditados a los primeros.

    Una parte de la nobleza gallega seguía manteniendo una fuerte oposición al reinado de Alfonso VI sobre Galicia, siempre y cuando fue un rey usurpador. Sobre todo por parte de Froila Bermúdez de Traba, al cual no le quedó más remedio que entregar a su hijo Pedro Bermúdez, futuro conde Galicia, para ser "educado" como salvaguarda en casa del propio monarca. Sobre esto consultar Sangil.

    Otra dato que se pasa por alto es que no es tan cierto que Urraca sucedió a su hermano como heredera la trono. Es decir no olvidemos que Sancho fue el menor de sus hermanos y que cuando el nace su hermana era la legítima heredera y ya estaba casada con don Raymundo que ansiaba sobre todas las cosas verse coronado rey de León. Con el nacimiento de Sancho se trastocan los planes de Raymundo,por lo cual se entiende que se hiciera fuerte en su feudo gallego.

    Pero la cosa se tuerce y tras la muerte de Sancho y el propio Raymundo, la historia toma otros derroteros. Urraca se ve catapultada como heredera del trono, pero su padre, quizás viendo que su hija no era capaz para ejercer la monarquía -como así fue- quiso salvagardar la independencia de su nieto y con ello de sus reinos, que era la única baza posible para que estos no fueran fagotizados por el otro Alfonso, el Batallador.

    Por eso antes de morir, deja dispuesto que su nieto Alfonso ejerza el señorío sobre Galicia y el reino le sea entregado, por lo cual es jurado como heredero  y señor natural por la nobleza gallega. Así lo dice la Compostelana.

    El caso es que todo transcurre como el viejo Alfonso VI, debió en su día de imaginar. Su hija se casa con el Batallador, que a la postre era rey de Navarra y Aragón, quién por aquellos tiempo era -empleando un lenguaje actual- la primera potencia hispana por encima de León o de la propia Castilla. Levantada la liebre, la nobleza gallega reacciona agrupándose alrededor del niño-rey Alfonso Raymúndez y le corona rey de Galicia -sin duda- ya que es lo que habían jurado previamente a su abuelo. La compostelana no deja duda.

    Sobre la derrota de Viandangos solo decir, que si fueron derrotados fue momentaniamente, ya que esos mismos "derrotados" serán lo que al final de la contienda tengan que socorrer a la propia reina Urraca y recuperar su reino. La Compostela lo vuelve a dejar bien claro, los castellanos no movieron un dedo en defensa de León y los gallegos al mando de Pedro de Traba "el derrotado", tuvieron que socorrer el reino.

    Bajo mi parecer no entiendo la enquina que produce todo este tema. Lo normal es que Alfonso en Galicia, sea coronado rey de Galicia. Efectivamente no existen documentos donde este firme como tal, pero verán tampoco existen del rey García, ni tampoco de Sancho Ordoñez, no los busquen. Pero eso no es motivo para dudar de su reinado.

    Otro tema es que efectivamente -y no podía ser de otra forma- que Alfonso VII, legítimo heredero de su madre y por ello de los tres reinos, no se iba a contentar solo con Galicia. Pero lo normal es que primero allí se afianzase. Las miras de Alfonso estaban bien claras, recuperar los reinos de su abuelo. El nacionalismo gallego nace con Murguía en el siglo XIX.

    Sobre el tema de Imperio y de los emperadores leoneses, no deja de ser un punto -por otra parte- del temario nacionalista leonés. Lo siento mucho y respeto sus opiniones, pero en el mismo periodo que Alfonso VI se denomina "emperador" su propio yerno don Raymundo se denomina totus Gallicorum Imperator, lo pueden comprobar en el tumbo A de la Catedral de Santiago de Compostela. Alfonso se llama así mismo Emperador después de la conquista de Toledo, que fue un hito dentro de la historia hispana, fue tanto como recuperar la antigua capital goda y con ello se inaguró en neogoticismo en España.

    Para terminar ya que creo me he extendido demasiado, y pido perdón, no entiendo la manía de incluir a Galicia dentro del reino de León. Verán, Galicia como tal nunca ha dejado de ser reino, con o sin rey. La dinastía de los Ordoñez fueron reyes de Galicia y de León, o al revés como quieran, o a veces solo de Galicia y otras solo de León, pero hasta doña Sancha esposa de Fernando I, los reyes lo fueron de los reinos conjuntamente. Castilla no fue reino hasta Fernando I el abuelo de Alfonso VII.

    Galicia y León tienen un historia conjunta muy rica, tanta y tan importante como la que León tuvo con Castilla. Hacer de Galicia y sus gentes leoneses, no se a quién en el siglo XXI puede hacer felices. En todo caso los gallegos nunca hemos dejado de ser lo que somos, con nuestros éxitos y con nuestros fracasos, pero verán: leoneses con todos mis repetos -nunca-; a pesar de todos los mapas decimonónicos y franquistas que siguen y siguén editando machaconamente en el último siglo. Solo recordar que cogiendo un mapa anterior a este periodo, Galicia siempre se encuentra diferenciada de León. Estoy seguro que hay más cosas que nos unen de que las que nos separan, respetémonos entonces.

     

     

  32. #32 Renglón Torcido 18 de sep. 2007

    Bueno, eso de que Alfonso VII era un rey de la corona leonesa, es más falso que un duro de cuatro pesetas.

     

    Alfonso VII fue el rey que fabricaron Gelmirez, el Arzobismo de Santiago, y el Conde de Traba, el principal noble gallego. Es deicr un rey puesto por la Iglesia y la nobleza gallega.

    Un rey que coronaron en Galicia en 1111 y que luego fueron asociando a los demás reinos, por simple expansión del reino gallego.

  33. #33 CELTIBERATOR 18 de sep. 2007

    Para más información vease PENA GRAÑA, Andres: A Terra de Trasancos ollada desde os mosteiro de Xuvia e Pedroso. Narón un Concello con historia de Seu vol 2. Sotelo Branco, Santiago. (no recuerdo el año ahora)

    Con abundante información sobre el rey del que estamos hablando y sus relaciones con los Traba-Froilaz. O como dijo en cierta ocasión D. Eduardo Pardo de Guevara (medievalista, y director del Instituto de Estudios Gallegos dependiente del CSIC).

     

    A unos días para volver a "Las Españas", Un Saludo a todos

     

    PD: El tiempo por las Germanias es "infernal" pero la compañia buena, :-))

  34. #34 CELTIBERATOR 18 de sep. 2007

    (lo siento) Uno de esos saltos informaticos tan tipicos y topicos:

     

    Para más información vease PENA GRAÑA, Andres: A Terra de Trasancos ollada desde os mosteiro de Xuvia e Pedroso. Narón un Concello con historia de Seu vol 2. Sotelo Branco, Santiago. (no recuerdo el año ahora)

    Con abundante información sobre el rey del que estamos hablando y sus relaciones con los Traba-Froilaz. O como dijo en cierta ocasión D. Eduardo Pardo de Guevara (medievalista, y director del Instituto de Estudios Gallegos dependiente del CSIC): "Un libro que todos los medievalistas gallegos conocemos y utilizamos porque esta lleno de una inmensa cantidad de datos"

    Buena lectura, y unos días para volver a "Las Españas", Un Saludo a todos

    PD: El tiempo por las Germanias es "infernal" pero la compañia buena, :-))

  35. #35 lamigueiro 20 de sep. 2007

    Tumbo de Toxosoutos

     

    1157/10/09. Gomariz.

     

     

    O conde Rodrigo Pérez fai un pacto co mosteiro de Toxos Outos no que promete

    non molestar ó mosteiro na súa posesión de Gomariz, pois xa o rei lle doou a

    cambio dela a metade de Caneda e mais catro casais, recoñecendo tamén a xusta

    doazón feita ó cenobio por Fernando II e Afonso VII.

     

     

    B.- Tombo, f. 17r7.

    Rex.- GONZÁLEZ, J.- Regesta de Fernando II, p. 345.

     

    Facta carta sub era ICLXLVet quotum VII idus octobris; anno quo

    Adefonsus, clarissimus imperator, uiam est ingressus uniuerse carnis et cepit regnare

    filius eius Fernandus in Legione et Gallecia.

  36. #36 lamigueiro 20 de sep. 2007

    1120, mayo, 25

     

    Juan Fernández y su hermana Elvira venden al abad Juan la heredad que

    tienen en la villa de Erigo, en el Bierzo, junto al Sil.

     

    AHN, Clero, pergaminos, Carp. 835, n. 2.

    ED.: JIMÉNEZ SUÁREZ, M.ª J., Colección diplomática del monasterio de

    San Andrés de Espinareda (1046-1428), n. 3, 4-5; GÓMEZ BAJO, M.ª C.,

    Documentación medieval del monasterio de San Andrés de Vega de Espinareda

    (León) (Siglos XII-XIV), n. 2, 18.

     

    Facta kata (sic) uenditionis notum /8 die VIIIº kalendas iunii, in ERA CªLVIIIª post milesima.

     

    Regnante regina Urraka in legionensis ciuitate; Pelagius episcopus in sede Astoricensi.

  37. #37 lamigueiro 20 de sep. 2007

    1.195.

     

    "Carta de heredamientos et de un solar en uilla de Otero con la iglesia de Sant Iuhan, que es y, et con sus pertenencias et de otros en Pedrosa et en Ferreruela et en Rio de Muelas et en los Peios" et en Gargallu.

     

    CARTULARIO DE SANTO TORIBIO DE LIEBANA DOC. 124

    LUIS SANCHEZ BELDA

     

    Facta carta Era MCCXXXIII, regnante rege Allefonso in Toleto et Strmatura et in omni Castella. Didaco Lupi de Faro alfieret. Ruderico de Guzman maiordomo. Didaco Lupi de Fitero merino. Gundisaluo Roderici mandante Lieuana. Rege alio Allefonso regnante Legione et in omni Galleçia.

  38. #38 lamigueiro 20 de sep. 2007

    1142, diciembre, 3. Mayorga.

     Alfonso VII dona al conde Ponce de Minerva y a su mujer, la condesa Estefanía, por los servicios que le ha hecho y le hace, el lugar de Sandoval, localizado entre el río Porma, «pro vbicumque idem flumem discurrerit», y la villa de Mansilla de las Mulas.

     B.  AHN, Clero, leg. 2744, sin folio. Papel. Traslado sacado por el escribano Pedro Mateos, que la traduce además «a romance castellano», a 24 de diciembre de 1742.

     ED. Manrique, Annales, II, 452-453.

     CIT. Pérez-Embid, El Císter en Castilla y León, 47.

     In Dei nomine, amen. Ego, Adephonsus, Dei gratia rex Legionis et Gallecia, vobis, domno Poncio de Minerva, et vxori vestra, domna Stephania. Prop­ter bonum servitium quod mihi fecistis e facitis dono iure hæreditario locum meum de Saltunouali, cum vasallos, solares populatos et non populatos, terras, hortos, arbores, prata, pascua, sotos, rivos, piscationes, inventiones, cum omni­bus suis pertinentiis, sicut mihi pertinet, cum omnimodam iurisdictionem, scilicet, civilem et criminalem, sicut determinatur:.....

  39. #39 lamigueiro 20 de sep. 2007

    3. Fuero de Bayona

    Concedido por Alfonso IX el 7 de mayo de 1201 y confirmado por Fernando III en el año 1232.

     “Per presens scriptum tam presentibus quam futuris notum sit ac manifestum quod Ego Ferrandus

    Dei gratia Rex Castellae et Toleti, Legionis et Galletiae inveni privilegium ab Illustrissimum Patre nostro Rege Domno Adefonsus condditum in huncmodo. Quoniam certa res est tam fragilis quam probabilis idcirco ego Adefonsus Rex Dei gratia Legionis et Galletiae…..(más adelante)….In nomine Domini nostre Ihesu Christi Amen. Quoniam ea quae in presentis facimus et statuimus volumus inconcusa perpetuo permaneret idcirco. Ego Adefonsus Dei gratia Rex Legionis et Galletiae

  40. #40 Norman Canon 19 de feb. 2008

    Escribe aquí (borra esto).

  41. #41 Norman Canon 19 de feb. 2008

    Paso a comentar párrafos del articulo inicial del hilo: 

    "la unión de las Coronas de León y Aragón fue efímera"

    Qué barbaridad ¡¡”Corona de Aragón”... en pleno siglo XII!! Lo que se puede llegar a aprender en los foros...

    A ver, ¡no liemos al personal, por favor!: la Corona de Aragón comenzó algunos siglos después; y sobre lo que se llama aquí “Corona de León”, ¿podemos saber en qué documentos medievales consta ese nombre tan rimbombante.. para que se use tan alegremente?

    "Haciendo un paréntesis. resulta curiosa la costumbre decimonónica de muchos historiadores de aprovechar la entronización de Alfonso VII para señalar el comienzo de la por ellos denominada “Dinastía Borgoñona”. En realidad no hubo tal cambio: la línea sucesoria en este caso estuvo marcada por la madre, y no por el padre. Lo mismo podría decirse del anterior “cambio de dinastía” en el Reino de León: cuando Fernando I, conde de Castilla de origen navarro, accedió al solio regio en 1037, en realidad lo hizo en virtud de su matrimonio con Sancha, quien era la auténtica heredera del reino, por lo que es incorrecto (y extremadamente machista) decir que en ese momento comienza la “Dinastía Navarra”. Por lo tanto, podría afirmarse que no hubo ningún cambio de dinastía en el Reino leonés, y sin duda así lo percibieron los contemporáneos."

    No, claro, si ahora va a resultar que en realidad el soberano de León y de Castilla no fue Fernando I (como nos dijeron siempre los péfidos castellanos) sino doña Sancha I “reina” de la “Corona Leonesa”... ¡¡la conspiración anti-leonesa fue la culpable!! ...y su primogénito Sancho II... sería, según eso, rey de la “Corona Leonesa” (no de Castilla) ¿no?... y Alfonso (VI), según la gradación jerárquica, el segundogénito habría sido Rey de Castilla (no de León, claro).

    En fin, la historia al revés, y solo por ganas de ensalzar el terruño de uno.

    Por cierto, nos enteramos, de paso, que los “leoneses” del siglo XI no eran “machistas”. En cambio, de los castellanos... mejor ni hablar, (lógico...)

    "la Corona de Castilla (que incluía los reinos de Castilla y de Toledo),"

    ¡¡Qué cosa más rara!! Ahora nos enteramos que hay una “Corona de Castilla”... dentro del “Imperio” (o de la Corona) leonés”!! Y se nos dice a estas alturas de la película...

    Y yo pregunto: si ya había “Corona de Castilla” ¿qué pintaba dicha Corona dentro de la "Corona de León", como se sobreentiende en el artículo? ¿y por qué en el artículo nunca se hace referencia a ella sino a los “castellanos”, (pues alguna importancia tendría Castilla, al menos desde Alfonso VI y su conquista de Toledo...)?

    ...Y si la "Corona de León" realmente englobaba a Castilla... ¿por qué ahora se llama "Corona" a Castilla y sus reinos? Que nos responda el articulista.

    Por cierto, la Corona de Castilla aparece en 1230, con la unión en Fernando III, de los Reinos de Castilla y de León, hasta entonces no hay ninguna “Corona”, ni en “León” ni en “Castilla”.

    "Es uno de los reyes leoneses de quien conocemos más datos gracias a la Chronica Adefonsi Imperatoris (Crónica del Emperador Alfonso), que fue escrita en su misma época por un autor desconocido, aunque sin duda era de origen eclesiástico y debía gozar de una posición muy cercana al
    monarca. En esta crónica, Alfonso Raimúndez recibe la denominación “Rey de León” en 42 ocasiones, siendo residuales las referencias a otros títulos como “Emperador de León y Toledo” (dos veces), o “Rey de los Hispanos” (una). Sin embargo, en ningún momento es llamado “Rey de Castilla” ni mucho menos “Rey de Castilla y León”.

    Bueno, el articulista ha elegido la “Chronica Adefonsi Imperatoris” porque se ajusta a su particular interés “leonesista”. Pero yo, para incordiar, y porque no soy ni “leonesista” ni “galleguista”, soy muy libre de citar crónicas y diplomas que mencionan nada menos que su carácter castellano e hispánico (el mismo que el articulista -o los gallegos- suelen esconder o pasar por alto).

    Me permito subrayar en negrita las citas de crónicas y diplomas a dicho carácter hispano y castellano que menciona sobre Alfonso VII un autor nada sospechoso, don José Antonio Maravall, en su obra clásica “El concepto de España en la Edad Media. :

    (...) Volvamos ahora a ocuparnos de Alfonso VII. En principio, los diplomas y textos que aluden a este rey son iguales, en su significación, a los que hasta aquí hemos hallado en sus más próximos antecesores. Los hay en los que la palabra “imperator” va seguida de la enumeración de una pluralidad de tierras, cuyos nombres se barajan sin orden fijo, de modo que el de León queda colocado en lugares diferentes y a veces hasta desaparece (150).

    Se suprime el nombre de León y la referencia a Castilla se reduce al mínimo en algún caso (151). En los documentos aragoneses es normal la mención de Zaragoza (152) y excepcionalmente, en escritura de venta de unas casas en esa ciudad, se data así: “Regnante Ildefonso imperatore in Galissia et in Cesar Augusta” (153). Aparte quedan los casos en que se le menciona sólo como “imperator” o “rex imperator”, sin decir de dónde (154).

    A veces, incluso en documentos aragoneses, aparece el título imperial reducido especialmente a Castilla (155).

     

    Junto a esto están los casos, incomparablemente más numerosos que en ninguno de los reyes que le preceden, en que se llama emperador de España. A veces, este nombre se une al de una tierra particular, como vimos en otros lugares de este libro. Pero son muchos, desde luego, muchos más los que hasta entonces se han podido ver, los que no contienen otra referencia que la de España, sobre cuyo conjunto, como rey a veces y con más frecuencia como emperador, se proyecta su poder: “Regnante rex Adefonsus in Spania” (156), dicen algunos diplomas de 1134, mientras en fecha anterior (1131 a 1133) se encuentra ya la fórmula: “Dei gratia Ispanie imperator” (157), y con posterioridad (1142, 1147, 1155), la de “imperante rex Adefonso... totius Yspanie” (158).

    En un documento aragonés importante, como el de la confirmación, en 1136, de la Cofradía de Belchite, se titula “Hyspanie imperator” (159).

     

    Y en los documentos que reflejan sus relaciones con el conde de Barcelona, hallamos estos datos: en la concordia de Carrión, en 1141, se le llama “imperator Ispanie”, en el Tratado de Tudellén, de 1151, se le llama “ilustrem Ildefonsus imperatorem Ispaniae”; y en nuevo acuerdo, en Lérida, 1156, se le titula “Ispaniarum imperatorem” (160). En medio de estas fechas queda en Castilla la del Fuero de Pancorbo, en donde la fórmula del encabezamiento, que podemos considrar como normal, “totius Hispaniae imperator”, se convierte, en la suscripción, en la de “per totam Hispania” (161), expresión que remite, pudiéramos decir que plásticamente, a la visión entera del reino de España.

     

    Por las relaciones de superioridad mantenidas con el príncipe de Aragón y conde de Barcelona, con el rey de Navarra, con otros señores hispánicos, entre ellos el conde de la lejana tierra de Urgel, el imperio de España de Alfonso VII que, para ser tal, según las ideas de la época, tenía que extenderse a toda la Península en su parte cristiana, y ser efectivo, sabemos que positivamente reunía ambas condiciones. En una escritura de donación de su hijo Sancho, en 1152, al monasterio de Arlanza, se dice: “rex Sancius fuit armatus in Valadolid, imperante Adefonso imperatore... comes Barchinonensis tunc temporis vasallus imperatoris et rex Sancius de Navarra”, mención repetida en diploma del mismo rey de 1154, en la que se titula “imperator Hispaniae” (162). No una imprecisa dominación sobre varias tierras o reyes, como sucedía en algunos casos anteriores, sino una concreta y cierta hegemonía, jurídicamente formulada mediante el concepto de vasallaje, una superioridad formal de poder sobre los restantes príncipes hispánicos, es la causa que da calidad y título imperial a Alfonso VII, según la historiografía posterior, que considera el suyo como imperio de España.

    La manera según la cual un texto tan próximo a los acontecimientos como es la “Chronica Adefonsi Imperatoris”, concibe los hechos, es una prueba decisiva de nuestro aserto (163). 

     

    Para esta Crónica tras el título imperial de Alfonso VII está el cuadro del “reino de España”, como correlato histórico e institucional de la autoridad del emperador. Esa correspondencia entre emperador y reino de España se da en diplomas de la época: recordemos aquél que, en 1137, dice: “Regnum Yspaniae Adefonso obtinente” (164). Reino en el que hay varios príncipes, según el sistema que ya nos es conocido, y entre los cuales uno asume, en esa fase concreta, la hegemonía.

    Así, entre los documentos de Ramón Berenguer IV se establece el tipo de datación simultánea de la siguiente forma: “Regnante illo comite Raimundo in Aragon et Barcilona. Adefonsus imperator in Castella. Garcia rex in Pampilona” (165).

     

    Lo cierto es que la conciencia de la época, en la cual, como la Crónica Silense y la Historia Compostelana prueban, quedaba el testimonio  de precedentes momentos imperiales (Alfonso III, Alfonso VI), debió ver el imperio de Alfonso VII como algo dotado de características muy especiales y vigorosas. Nos induce a pensarlo así el hecho de que por antonomasia, a Alfonso VII, inmediatamente después de muerto, se le llama “el emperador”, sin necesidad de otras determinaciones. Reyes anteriores se habían llamado hijos del emperador Alonso, del emperador Fernando, etc.; Sancho III se llama solamente “filius imperatoris”.

    En el grupo de diplomas referentes al priorato de Artajona, entre los que se encuentran los más de los pocos que se conservan correspondientes al reinado de Sancho III, figuran varios con la fórmula “rex Sancius filius imperatoris”, y hasta hay uno que dice en la datación “in anno quando obiit rex Sancius filius imperatoris” (166).

     

    Este mismo hecho se da en textos cronísticos. Sancho y Fernando son llamados, cada uno de por sí, “hijo del emperador”, en el Cronicón Burgense, los Anales Compostelanos, los cronicones Conimbricense y de Cardeña, los Anales Toledanos (167). Por otra parte, la condición imperial de Alfonso VII es cosa cuyo conocimiento se expande por toda la Península, en forma que no guarda comparación posible con ningún otro caso.

    El Cronicón Conimbrigense I lo llama “Imperator Spaniae” al dar cuenta de su muerte en 1157 (168); el Cronicón Rivipulliense, con el mismo motivo, le titula “imperator Yspaniarum” (169), el Cronicón Dertusense II, fechando la misma noticia por la era y por el año de la Encarnación, le nombra como “imperator Castellae et totius Ispaniae” (170).

     

    Al mismo tiempo, otras fuentes, olvidándose o negándose a reconocer lo que de preeminencia hispánica había en su título, le confieren un carácter imperial reducido, pero sin dejar de insistir en éste. Si para el “Fuero Viejo de Castilla” es “el emperador don Alfonso de Castilla”, para los Annales Compostellani es el “Imperator Legionensis” (171); para el Cronicón Villarense es, en dos ocasiones, el “emperador de Castilla” (172); para los Gesta Comitum, el “imperator Toletanus” o el “magnus imperator Castellae” (173), y de la misma manera aparece mencionado dentro y fuera de su tierra en los Anales Toledanos (174), en la Crónica de Desclot (175), o en la de Fray García de Euguí (176).

    De una u otra forma, el recuerdo del título imperial de Alfonso VII quedó grabado indeleblemente hasta nuestros días...

     

    (150)Recordemos algunos ejemplos concretos: “Ad imperatore imperante in Toleti, in Legione, in Saragoza, Naiara, Castella, Gallicia, en 1135 (“Cart. Monast. Vega”, núm. 38); o, en el mismo año, “in Tolleto, Saragoza, Legione, Nazara, Castella, Gallizia” (“Cart. de San Pedro de Arlanza”, núm. XCVII); en ocasiones, la mención se reduce a León: “regnante rex imperator in Legione Adefonsus”, en 1136 y 1141 (”Cart. de San Vicente de Oviedo”, núms 187, 193, 194), o a León y Toledo (Ibídem, núms 195 a 198, de 1141), o simplemente a Castilla (Lacarra, “Documentos”, 2.ª serie, núm. 248, de 1148).  (151) Diploma de 1142: “In Toleto et in Saragoça et in Galletia et in Nagera et in Burgis (“Col. dipl. de S. Salvador de Oña”, núm. 183).  (152) “Rex de Leon senior in Zaragoza”, o “rex Adefonsus imperator de Lione in Çaragoça, ambos de 1135 (Lacarra, “Documentos”, 2.ª serie, núm. 186 y 188); en documentos del propio rey: “regnante me Dei Gratia imperator in Lione et in Toleto et in Çaragoça, en 1135, o “in Lione et in Toleto et in Soria et in Calataiub et in Alaon, en 1136; lista a la que, en otro documento del mismo año se añade Zaragoza (Ibídem, núms. 190, 196, 197).  (153) Ibídem, núm. 201.  (154) Ibídem, núms. 189 y 192; Cart. S. Víc. Oviedo”, núms. 190 y 203.   (155) Lacarra, “Documentos...”, 3.ª serie, núms. 352, 353 y 354. Ibídem, núms. 379 y 351, respectivamente. En el último se dice: “in anno quando rex Garsias pacificavit se cum imperatore Castellie et comite Barchinonense”. Tengamos en cuenta que esta aparente relativización se daba ya en el caso de Alfonso VI, llamado igualmente “imperator Castelle”, en el memorial sobre la contienda entre los obispos de Jaca-Huesca, D. García de Aragón, y de Roda-Barbastro, documento posterior en algunas décadas a los hechos (publ. por Kehr. “Cómo y cuándo se hizo Aragón feudatario de la Santa Sede”, en “Estudios de Edad Media de la Corona de Aragón”, I, pág. 322). Pero observemos que esa misma particularidad castellana no impedía el reconocimiento de la superioridad, en su caso, como se deduce del siguiente texto de un diploma aragonés: “in illo anno quod rex Castelle dedit potestatem Comiti Barchinonensi de terras de Zaragoza” (publ. por Del Arco, “Referencias a acontecimientos históricos en las datas de documentos aragoneses”, en Estudios de Edad Media de la Corona de Aragón”, III, pág. 341). (156) “Cartulario de San Vicente de Oviedo”, núms 182 y 183, del año 1134, posteriores a la coronación imperial.  (157) En el mismo Cartulario, núms. 173, 175, 177 y 179; los primeros anteriores a la coronación. También es anterior el del “Cart. del Mon. de Vega”, núm. 51, año 1123; posterior es, en cambio, el núm. 37 del 1133.  (158) Ibídem, núms. 119, 212, 240. Otros casos análogos en Lacarra, “Documentos...”, 3.ª serie, núms. 330 y 363. (159) Publ. por Rassow, A. H. D. E., 1926, t. III, págs. 220-221.  (160) “Liber Feudorum Maior, núms. 28, 29 y 30. Otro ejemplo del uso del plural, en “Cart. del Mon. de Vega”, núm. 38, año 1135.  (161) Publ. por Dom Luciano Serrano, “Fueros y privilegios del Consejo de Pancorbo”, en A. H. D. E.  X, 1933; pág. 325.  (162) “Cart. de San Pedro de Arlanza”, núms. CVIII y CIX. (163) Ed. de Sánchez Belda, págs. 51 y ss.  (164) “Cart. de San Vicente de Oviedo”, núm. 189.  (165) Lacarra, 3.ª serie, núms. 352, 353 y 354, de 1144; 2.ª serie, núms. 248, de 1148, etc.  (166) “Cart. de S. Sernin de Toulouse",  núms. 626, 631, 639; otros dicen “Filius imperatoris Castellani”, 625-637, etc.  (167) Flórez, “Esp. Sag.”, XXIII, págs. 309, 322, 330, 378, 388-389, 392 y 394. (168) “Esp. Sag.”, XXIII, pág. 330.  (169) Villanueva, “Viaje”, V., pág. 248. (170) Villanueva, vol. cit., pág. 239. (171) “Esp. Sag.”, XXIII, pág. 321.  (172) Ed. de Serrano y Sanz, ya cit. págs. 209 y 210.  (173) Ed. cit. págs. 8 y 39; págs. 13 y 46. (174) “Esp. Sag.”, XXIII, pág. 410. (175) Vol. II, págs 5 y 6. (176) Folio 144, v.

                                               ****

    Continuamos:

    "Llamo la atención sobre este hecho (que se repite en la documentación) porque hoy en día es raro encontrarse con una enciclopedia, libro de texto o incluso monografía de tema histórico donde no se le llame en exclusiva con alguna de las dos últimas y anacrónicas titulaciones."

     

    Claro: el articulista nos habla ¡¡ex-cátedra!! de la “leonesidad” de Alfonso VII en base a ¡¡una sola!! crónica que nos aporta; callándose (o quizá ignorando) todos los demás textos y crónicas hispano-castellanos que cita, como vemos, J. A. Maravall... 

    Aquí lo único anacrónico y además de verdad, son las tergiversaciones y distorsiones “leonesistas” del articulista y del artículo en cuestión.

     

    "Esta aberración es producto de una historiografía dominada por el castellanismo que se arrastra más o menos desde la época de Alfonso X y sus tergiversadas y manipuladas Crónicas. "

     

    Bueno. Lo único “aberrante” aquí es la propaganda “leonesista” que se hace a costa de un rey medieval que nunca supo nada de movidas “leonesistas” del siglo XXI.

     

    "En esta misma línea se podrían incluir casi todos los antihistóricos cantares de gesta castellanos (sobre todo los del ciclo del Cid); a pesar de ser principalmente fantasiosas obras de literatura, y a pesar de contar con múltiples errores cronológicos, de identificación de personajes, anacronismos, etc. fueron utilizados por el Rey Sabio como materia prima de sus mencionadas Crónicas, vendiendo una Historia castellanocéntrica al servicio de su dinastía."

     

    Sí, se ve que los de León fueron algo tontos y no protestaron contra aquella burda manipulación.

    Se ve que el “Imperio” y la “Corona” no se les habían subido tanto a la cabeza como a los descendientes suyos de siete siglos más tarde.

     

    Pues sí: hay que reconocerlo la historia la escribe quien gana, es ley de vida.

    Por eso mismo no sorprenderían, una vez visto este artículo, las barbaridades que escribirían los “leonesistas” si llegaran a escribir “su” (particular) historia “oficial” de León”.

     

    "Por desgracia estas Crónicas, al estar redactadas en castellano, han sido utilizadas hasta la saciedad por los historiadores desde el siglo XIII hasta nuestros días, mientras que por el camino se han ido olvidando convenientemente del resto de las crónicas que no cuadraban con él, y que parten con el inconveniente de estar escritas en latín."

     

    Simplemente revelaban un estado de opinión. Ningún leonés -ni medieval ni moderno- las rectificó (que se sepa), y quien calla (tras siete siglos), otorga.

    (También es falsa, p.ej., toda la mitología del PNV sobre historia vasca, y nadie duda que esa sería -o ya es- la historia oficial del “Euzkadi” independiente.)

    Pero ahí tocaríamos ya otros problemas que serían propios de la Historiografía como tal.

     

     

  42. #42 Renglón Torcido 19 de feb. 2008

    No estoy de acuerdo en varias cosas con el texto anterior, pero hay que destacar una frase suya:

    "Lo que se llama aquí “Corona de León”, ¿podemos saber en qué documentos medievales consta ese nombre tan rimbombante.. para que se use tan alegremente?"

    Exacto, lo de "Corona de León" es un invento muy descarado, actualmente, se duda de que León fuese un reino independiente en la edad media, pero hay una serie de seudohistoriadores que se empeñan en crear una corona de León, que no está recogida en ningún sitio.

     

     

     

  43. #43 amaco 19 de feb. 2008

    Norman Canon,

    Puedes entender corona como unión de distintos reinos. En mi opinión sólo podemos hablar de corona a partir de 1230. Antes de 1065 (año de la muerte de Fernando I) sólo existía el reino de León (sin referirme a Navarra, Aragón, reinos musulmanes, etc.)
    Fernando I NUNCA fue rey de Castilla. Fue conde de Castilla. Castilla NO fue reino hasta que su hijo Sancho se convirtió en rey de Castilla (y por poco tiempo). Fernando I se convirtió en rey de León por su matrimonio con Sancha, heredera de Bermudo III.
    A partir de Alfonso El Sabio se detecta con facilidad una historiografía de exaltación de Castilla, en la que se mezclan hechos reales y cantares de gesta, de la que ha bebido la historiografía española actual. Ejemplo: El Cid no obligó a Alfonso V, de León, a jurar su inocencia. Fue fiel a él.
    Sobre la Corona de Castilla dentro del Imperio Leonés. En el artículo no se dice tal cosa. Vuélvelo a leer.
    La Chronica Adefonsi Imperatoris tiene la ventaja de que es una crónica contemporánea. Por cierto ¿Dónde se coronó Alfonso VII como emperador en 1135?

    Tu afirmación "Aquí lo único anacrónico y además de verdad, son las tergiversaciones y distorsiones “leonesistas” del articulista y del artículo en cuestión." ES UN INSULTO. Sé respetuoso.

    Tu afirmación "Sí, se ve que los de León fueron algo tontos y no protestaron contra aquella burda manipulación." ES OTRO INSULTO y no ayuda para nada a tu argumentación. Al contrario.

    Luego veremos esas titulaciones de "don José Antonio Maravall". Espero que seas de debatir de una forma mucho menos ofensiva y rigurosa.

    Renglón Torcido. Tienes razón. No había Corona de León. Era Reino de León. Gracias por la corrección.

  44. #44 R. 19 de feb. 2008

    Vayamos por partes, Sr. Norman Canon. Uso el término "corona" con su sentido historiográfico (conjunto de reinos), no como si fuera "coetáneo" a la época (entonces habría que hablar de "regnum" o "imperium"). Con esta simple explicación creo que quedan aclarados varios de sus exabruptos.

    Punto segundo: Siento informarle que Fernando I no se intitula rey de Castilla en ningún documento (0) antes de hacerse con la corona (en su sentido material de "especie de diadema etc.", no vaya a confundirse) de León, y sólo figuraba como conde de Castilla. Busque el artículo que escribí sobre el tema, y si quiere reabrimos el debate, pera ya le advierto que hasta los historiadores castellanos actuales lo reconocen abiertamente.

    Tercero: sobre la primogenitura de Sancho II habría bastante que discutir. Baste decir que en uno de los dos manuscritos que se conservan de la Crónica Najerense se dice que el primogénito era Alfonso.

    Lo que no dice de muchos de los documentos aportados por su admirado Maravall es que proceden de cartularios CASTELLANOS de los que, aparte de no conservar ningún original,  sabemos que están copiados y/o falsificados en épocas mucho más tardías. Y qué vamos a decir de los cartularios ovetenses (falsos en más de un 90%), o los Anales Toledanos (Dios mío!) Investigue un poco sobre el tema, por favor.

    Que la denominación "Imperator Hispaniae" es la que más aparece en los documentos de Alfonso VII, no lo negaré, pero hay que añadir que en la parte final casi siempre viene la enumeración de territorios sobre los que reina, y que en los que yo he consultado muchas veces falta Castilla o queda relegada a los últimos puestos (siempre por detrás de Nájera, por ejemplo) Sobre las intitulaciones de los distintos reyes tengo preparado un artículo (que conste que es una de las posibilidades que estoy barajando para la tesis) Las intitulaciones que se mencionan sobre todo en el artículo son en la Crónica de Alfonso el Emperador, que, le recuerdo, aunque usted la ignore alegremente, es coetánea a él (a diferencia de todas las que conozco de las que aporta Maravall), y de hecho tiene partes que están redactadas para ser leidas en su presencia. Léala y opine (está publicada tanto en latín como en castellano, no se asuste).

    No tengo reparos en reconocer que desconozco las fuentes catalano-aragonesas manejadas por Maravall, pero visto el desparpajo con el que cita cartularios falsarios, no me extrañaría que también lo sean. ¿Quiere que le diga qué archivos son los que conservan la mayor parte de la documentación ORIGINAL de la Península? ¿Lo adivina? Una pista: son  los que yo estoy consultando todas las semanas... Para hablar de intitulaciones, son de éstos de donde se ha sacar la información.

    Del resto de sus comentarios, no pienso añadir nada más: se explican solos.

  45. #45 Cossue 20 de feb. 2008

    Sobre al coronación de Alfonso VII en Santiago, sí es plenamente válida (¿?), y fue en reacción al matrimonio de Urraca con el rey aragonés, y por mantenimiento de la promesa hecha por los nobles gallegos a su abuelo Alfonso VI el año 1109, y que otorgaba al joven Alfonso el reino de Galicia en caso de que esto sucediera (“El padre del niño [Ramón de Borgoña] obtuvo todo el gobierno y todo el derecho de Galicia y por ello a todos vosotros, que en vida de aquel habéis tenido sus derechos (…) os declaro sin dudas servidores de su hijo mi nieto, y le dejo toda Galicia en herencia en caso de que Urraca, su madre, quiera casarseHistoria Compostellana, I, XLVI, trad. y ed. Emma Falque). Sin embargo, con esto sólo se guardaba la primera parte del juramento, ya que la segunda parte requería la defensa de los derechos de Alfonso tanto en Galicia como en otros reinos. Fue por ello que la nobleza gallega encabezada por el obispo Xelmírez y por el conde de Traba, intentó (y logró) que los derechos del ya rey se extendieran al conjunto de los territorios sobre los que había gobernado su abuelo, oponiéndose frontalmente y por todos los medios al matrimonio de Urraca. Por lo demás, desde ese mismo año de 1111, es plenamente rey, tal y como recogen los documentos aportados por Giannini.

    También es cierto que antes de morir Alfonso VII se llama reyes a sus hijos Sancho y Fernando, como en este del Tumbo de Sobrado, fechado en 1145, pero que siendo un traslado puede ser interpolación posterior, correspondiente a la elaboración del tumbo, aunque no es probable por ser información superflua: “in nomine Domini Nostri Ihesu Christi et indiuidue trinitatis. ego comes donnus Fernandus et frater meus Ueremudus Petri cum omni uoce nostra sancte Marie Superaddi et in presentia domni abbatis nomine Petri et sui conuentus et per auctoritatem imperatoris domni Hildefonsi et pro remedio animarum nostrarum facimus kartulam testamenti de nostra hereditate nomine Guargianes, que antiquitus fuit de eodem Superaddo (…)facta karta testamenti sub era Ma CaLa XXXa {et III} et quotum kalendas marcii, in tempore quando fuit imperator in Sibiliam et in Corduban destruere gentem sarracenorum. filius eius Sancius rex in Castella. alius filius eius Fernandus rex in Gallecia, dominante ea comite domno Fernando; in Compostella archiepiscopus Petrus Helie. ego comes donnus Fernandus una cum iermano meo Veremudo Petri et cum tota uoce nostra in hoc testamento manus nostras roboramus. ego donnus Gundisaluus Fernandi cf., comitissa donna Luppa cf., Iohannes Roderici cf., Gundissaluus cf., Gundissaluus Adefonsi cf., abbas Petrus cf., Petrus Goterri cf. et ts., Fortunus Ueremudi cf. et ts., Froila Atanci cf. et ts., Fernandus Iacobensis et monachus indignus scripsit.”

  46. #46 Norman Canon 20 de feb. 2008

    "Vayamos por partes, Sr. Norman Canon. Uso el término "corona" con su sentido historiográfico (conjunto de reinos), no como si fuera "coetáneo" a la época (entonces habría que hablar de "regnum" o "imperium"). Con esta simple explicación creo que quedan aclarados varios de sus exabruptos."

    O sea que Vd “usa” los términos... ¿según le conviene? Pues podría expresarse con más propiedad, porque curiosamente esos términos (más bien propagandísticos), en resumidas cuentas, son los más dados a tergiversaciones ante la gente incauta. 

    Sigo sin entender como un estudioso de archivos como Vd, no nos responde, (a pesar de mis “exabruptos”) ni siquiera con una cita magistral (p.ej de esa “Chronica Adefonsi imperatoris”) que haga referencia a la “Corona leonesa”, tan constantemente citada por Vd.

    En fin, para saber a qué atenernos  ¿podríamos saber el “conjunto de reinos” de que se componía la “Corona” leonesa, exactamente, en tiempos de Alfonso VII, porque uno lee el artículo y no queda nada claro.

    ¿Comprendía dicha “Corona Leonesa” a la “Corona” de Castilla?

    "Punto segundo: Siento informarle que Fernando I no se intitula rey de Castilla en ningún documento (0) antes de hacerse con la corona (en su sentido material de "especie de diadema etc.", no vaya a confundirse) de León, y sólo figuraba como conde de Castilla. Busque el artículo que escribí sobre el tema, y si quiere reabrimos el debate, pera ya le advierto que hasta los historiadores castellanos actuales lo reconocen abiertamente."

    Lo dicho: -Doña Sancha I, reina de la “Corona Leonesa”- (lo dicen los infalibles “archivos de León”)

    "Tercero: sobre la primogenitura de Sancho II habría bastante que discutir. Baste decir que en uno de los dos manuscritos que se conservan de la Crónica Najerense se dice que el primogénito era Alfonso."

    Le doy una idea: hagamos “leoneses” a Sancho y al Cid y se acaban los problemas.

    ***

    Respecto a todo lo demás de veracidades y “falsificaciones” documentales, no voy ni a entrar ni a salir porque no es mi especialidad. Pero como Vd. comprenderá, del hecho que Vd parezca dominar una materia concreta (la documental) no se sigue que los demás hayamos de comulgar con sus tesis, en base a una sóla Crónica que nos cita y descalificando todo lo demás que no encaja en sus tesis “leonesistas” preestablecidas.

    Nadie discute que la Corte estuviera en León, y que los cronistas y diplomáticos barrieran para casa. Pero precisamente eso es lo que, según como se mire, puede hacer todo más sospechoso.

    Porque mire, en cualquier caso, todas sus tesis sobre la “leonesidad” de Alfonso VII tiene un problema que no encaja con el sentido común de esas Crónicas y que es contrario a la Historia: nada menos que su sucesión: porque Alfonso VII a su hijo mayor, Sancho III, le dejó Castilla; y al segundo, Fernando (II) le dejó León y Galicia.

    ¿Podría interprétenos ese hecho conforme al “leonesismo” de Alfonso VII y al ninguneo documental-oficial leonés contra la insignificancia de la Castilla de entonces? Porque aquí hay una contradicción de caballo que, por más que apele a documentos o crónicas nunca podrá resolver a favor de León; y más aun ¡¡afirmaría la “veracidad” de las fuentes –leonesas o castellanas- precisamente en el sentido contrario al que Vd nos da!!

    (Y no nos salga, por favor, con extrañas teorías sobre que el mayor “realmente” era Fernando... o que Sancho fue “realmente” rey de León, etc...)  

     

  47. #47 elel.lina 20 de feb. 2008

    #46 Norman Canon :   ¿Comprendía dicha “Corona Leonesa” a la “Corona” de Castilla?

    No porque en el siglo XII había Corona de Castilla, esta Denominación existe desde 1230 (es decir siglo XIII).

  48. #48 elel.lina 20 de feb. 2008

    PERDON ERRATA:

    donde escribí : No porque en el siglo XII había Corona de Castilla, esta Denominación existe desde 1230 (es decir siglo XIII).

    Quería escribir: No porque en el siglo XII NO había Corona de Castilla, esta Denominación existe desde 1230 (es decir siglo XIII).

  49. #49 amaco 21 de feb. 2008

    Norman, punto primero.

    R. ha dejado claro que lo de "Corona" es un uso historiográfico para referirse a un conjunto de reinos de un mismo rey. Si entendemos que el Reino de León de los siglos XII-XIII está formado por distintos reinos (como el propiamente de León y el de Galicia), el uso sería correcto. En mi opinión, el reino de Alfonso ¿IX? y Fernando II está formado por los territorios de Galicia, Asturias, León y Extremadura, sin que éstos tengan entonces la consideración de reinos, mientras que a partir de 1230, sin ninguna duda, León, Galicia, Toledo, Castilla, Sevilla, etc. sí tienen consideración de reinos dentro de una misma corona, que en aquella época no es denominada así, sino como reino: los reinos de Castilla, los reinos de Castilla, y de León, y de Andalucía, etc.

    ¿Comprendía la "Corona de León" a la "Corona de Castilla"? Como no leíste el artículo ni trataste de entender los conceptos haces esta pregunta. Si corona es el conjunto de reinos o, demos un salto, territorios, gobernados por un mismo rey, no es posible que haya una corona dentro de otra. Antes de 1065 Castilla es uno de los territorios del Reino de León.

    Punto segundo. No te lo voy a decir yo, te lo va a decir Sancha: "ego Sancia, regina Legionem", documento 1131 de la Colección Documental del Archivo de la Catedral de León. A lo mejor también la contradices.

    Punto tercero. Merecía una respuesta más rigurosa en la que buscaras qué referencias documentales hay sobre la primogenitura de Sancho sobre Alfonso, a qué documento se refiere R., etc. Prefieres la chanza y la burla dando a entender que careces de estos recursos.

    Si no tienes la capacidad de contradecir a R. sobre la falsedad o no de estos documentos, ¿a qué te metes? Por cierto, es evidente que no se apoya exclusivamente en esa Crónica, aunque es cierto que es bien significativa. En todo caso enfocas mal la discusión ya que no se está planteando la "leonesidad" de Alfonso VII ya que su galleguidad es mucho más evidente. Alfonso VII, desde Galicia, se convierte en Rey de León y eso lo convierte en Emperador de Toda España. Castilla entonces es un territorio más del reino. En Portugal, que no han sufrido nuestra historiografía castellana, lo tienen más claro (ATENCIÓN AL PRECIOSO MURAL):

    http://bp3.blogger.com/_rcELo74Bj68/R3_qlmq86jI/AAAAAAAAAUQ/AjRv0he1gmA/s1600-h/mural-Oporto.jpg

    Su afirmación "Nadie discute que la Corte estuviera en León, y que los cronistas y diplomáticos barrieran para casa. Pero precisamente eso es lo que, según como se mire, puede hacer todo más sospechoso" acrecienta mis sospechas sobre que no va a aportar nada interesante a este debate. Luego esta esa frase, diciendo que R. sugiere que "Sancho fue “realmente” rey de León". En primer lugar porque lo que plantea R. es la duda de que Sancho fuera realmente el primogénito y segundo porque, efectivamente, Sancho también fue Rey de León y de Galicia (por muy poco tiempo, so sí). Soy incapaz de interpretar tu penúltimo párrafo.

     

  50. #50 Norman Canon 22 de feb. 2008

    Así está el tema:

    El encabezamiento del artículo de R. hacía referencia a la “incorrección” de llamar “Rey de Castilla” a Alfonso VII dado que “su leonesidad queda patente en multitud de detalles”; también nos contraponía R. los documentos y las crónicas leonesas (contemporáneos a Alfonso VII y verídicos) frente a los castellanos (tardíos y sospechosos, según él).

    Pero hay algo que no cuadra porque, como la Historia afirma (y el propio R. escribe):

    “En 1155, sin que conozcamos bien los motivos, el Emperador divide oficialmente sus dominios entre sus dos hijos de una forma bastante equitativa: a Sancho, el mayor, le correspondería la Corona de Castilla(que incluía los reinos de Castilla y de Toledo), y a Fernando, la de León (Reinos de Galicia, Asturias, León y, en un alarde de optimismo, Portugal, además de los territorios de la Extremadura Leonesa).”

    Y visto eso, yo intento apelar al sentido común, preguntando entonces si iba a resultar que “el Alfonso VII real” (el que tenía “motivos”) sería algo más “Rey de Castilla” (no tan “incorrecto” el título” como afirma R.), y no tan leonés (o tan gallego) como los documentos y crónicas “leonesas” afirman. O sea, pregunto por qué no habría de ser realmente Alfonso VII tan “equitativo” en sus títulos personales como lo fue en el reparto de reinos que hizo a sus hijos.

    Porque cualquiera diría, tras leer el artículo de R. (y las crónicas y documentos en que él dice basarse) que la sucesión de Alfonso VII hubiera tenido que ser muy distinta. Por lo cual, parece evidente que la sucesión de Alfonso VII NO se soluciona, ni mucho menos, sólo con documentos. Y de ello se deduce que el valor de los documentos y crónicas es relativo en ciertos casos; y por tanto que el valor de lo que R. afirma es también relativo.

    ****

    Sr. Amaco:

    Primero: aclárese, porque no sabemos si Galicia es para Vd “reino” o “territorio”.

    Segundo: Llamaba yo la atención que, de pasar R. a estar manejando la expresión “Corona Leonesa” (que se supone incluiría “Castilla” y “Toledo”) pasa sorprendentemente a utilizar la expresión  “Corona de Castilla” como si la Corona de Castilla (Castilla y Toledo), fuera algo distinto de la “Corona de León”. Y de ahí mis dudas sobre lo que él entendía por Corona de León.

    Tercero: La mujer del Rey siempre ha tenido título de Reina ¿no? Lo importante es que fue Fernando el que reinó de hecho y el que fijó la sucesión y posterior reparto del reino.

    Escribe Vd:

    Prefieres la chanza y la burla dando a entender que careces de estos recursos.

    Perdona que te diga que, en derecho, la carga de la prueba corresponde al que afirma algo novedoso o inusual y lo quiere hacer valer. Enseñad esos documentos, contrastadlos, ante la comunidad científica, y cuando esté la historia re-escrita con vuestro descubrimiento, hablamos.

     ¿O qué pasa, que en base a algún documento fantasma, que supuestamente conoce R., vamos a cambiar un punto de vista que es el usual y el común de siglos acá, (para bien o para mal)?

    Si no tienes la capacidad de contradecir a R. sobre la falsedad o no de estos documentos, ¿a qué te metes?

    ¿Y tienes tú capacidad académica para estar seguro de la “verdad” de lo que R. dice (o le interesa decir) y de la “falsedad” de los documentos castellanos u ovetenses?

    Y por cierto, “me meto” donde me da la gana.

     En todo caso enfocas mal la discusión ya que no se está planteando la "leonesidad" de Alfonso VII ya que su galleguidad es mucho más evidente.

    ¡A ver si lees mejor!, que es nada menos que tu admirado R. quien escribe hacia el final de su artículo, ESTO:

    La “leonesidad” de Alfonso VII queda patente en multitud de detalles.

    Y por si fuera poco; he contado el número de veces que aparece el nombre de “León”, “leonés” o similar en el relato de R. y aparece así como ¡34 veces!; y el de “Galicia” ¡¡sólo 2!!, … y sin embargo nos habla Vd. de ¡¡¡“la galleguidad” de Alfonso VII, en el artículo”!!! No entiendo nada.

    sospechas sobre que no va a aportar nada interesante a este debate.

    Pues anda, ¡que lo que está aportando Vd….!!

    lo que plantea R. es la duda de que Sancho fuera realmente el primogénito

    Como parece que R. una especie de tótem en veracidad histórica para todo “leonesista”, le responderé con las propias palabras de R. ¿ o no sabe Vd. leer?

     En 1155, sin que conozcamos bien los motivos, el Emperador divide oficialmente sus dominios entre sus dos hijos de una forma bastante equitativa: a Sancho, el mayor, le correspondería la Corona de Castilla (que incluía los reinos de Castilla y de Toledo)”

    Por tanto: la duda ¿la plantea realmente Vd.? Si la plantea Vd. vaya a los libros de Historia, que ya estoy cansándome de escribir.

    R. también escribió:

    a Fernando, (le correspondería) la (Corona) de León (Reinos de Galicia, Asturias, León y, en un alarde de optimismo, Portugal, además de los territorios de la Extremadura Leonesa).

    Vd escribe, en cambio:

    segundo  porque, efectivamente, Sancho también fue Rey de León y de Galicia

    O sea que Sancho (el primogénito) ¿habría derrocado a Fernando, según Vd, para “reinar en Galicia y León” incumpliendo entonces el testamento de Alfonso VII?? ¿Hubo entonces una especie de golpe de estado? ¿En qué Crónica se da ese notición?

    Por cierto, le faltaría añadir el Reino de Portugal, según escribe R.

    En fin, voy a tener que dejar esto, porque empiezo a alucinar en colores.

     

  51. Hay 50 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba