Autor: Hannon
miércoles, 04 de octubre de 2006
Sección: Opinión
Información publicada por: Hannon
Mostrado 16.522 veces.


Ir a los comentarios

...

-


No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 exegesisdelclavo 19 de jul. 2006

    Como siempre, muchas gracias Hannon por tu artículo que es muy útil a la hora de saber lo que hay y cómo es lo que hay. Por lo que he leído, no me causará gran interés la obra. Pero un vistazo nunca viene mal. Gracias de nuevo. Salud.

  2. #2 Drancos 19 de jul. 2006

    En mi caso, lo añadiré a mi lista de libros pendientes, no me vendría mal una introducción así en este tema, y tener como señalas indicaciones sobre otras obras que profundizan más. Gracias por subir esta crítica (ando algo despistado en cuanto a las novedades en éste campo y siempre viene bien, como dice exegesis, alguna referencia), muy buena por cierto :)

  3. #3 Hannon 19 de jul. 2006

    El caso es que es una verdadera lástima, porque se aprecia que Christ maneja con fluidez las fuentes clásicas y la bibliografía moderna. Supongo que son, una vez más, las exigencias editoriales. De todas formas, creo que si el autor hubiera escrito una obra de las que acostumbran a crear estos investigadores alemanes, habría salido un tocho de tropecientas páginas. Y claro, haber quien es el listo que se atreve a traducir al castellano algo así; primero por el precio que alcanzaría, y segundo por que lo leerían únicamente los cuatro de siempre... y esos cuatro leen en alemán, cosa que servidor, desgraciadamente, está muy lejos de poder hacer (y la parienta, que sí lo lee, está hasta las mismisimas narices de Aníbal, de Amílcar y de toda la genealogía bárcida). Un saludo a los dos.

  4. #4 Hannon 19 de jul. 2006

    Discúlpese la ausencia de tilde en "mismísimas", y ese "porque" separado.

  5. #5 ZELTIKO 19 de jul. 2006

    Hannon. Está bien eso de sintetizar los libros. Debería haber un foro continuo de libros leídos. Así, mucha gente se permitiría el lujo de no comprarlos o de comprarlos según sus necesidades dialécticas. Yo también quiero señalar un libro: "1421, el año que China descubrió el mundo". Si se espera encontrar en este libro algun atisbo de analisis científico podrá encontrarlo, eso sí, las probabilidades de que ese analisis científico den lugar a algo cierto son tan bajas que lo que en un principio es ciencia se convierte en pura paranoia. Alerta a los títulos como este!!

  6. #6 sastre 19 de jul. 2006

    Hola Hannon, aprovecho la ocasión para hacerte un par de preguntas sobre el tema en cuestión: ¿Qué opinión te merece la obra “Yo Aníbal” de J.Eslava Galán (1988)?; Caso de que no haya pasado por tus ojos (que lo dudo), te comento que está basado en el manuscrito encontrado en San Anastasia (1969) y la “Estafeta de Hannon”. ¿Que grado de credibilidad te merecen ambos? Un saludo.

  7. #7 Servan 19 de jul. 2006

    Deseo hacer una pregunta en relación al caldero de Gundestrup. Los elefantes que atravesaron la Galia, ¿Eran africanos o índicos? Uno tendería a pensar que fueran africanos, pero no es necesariamente así. Hay una moneda en el Br Mus con este elefante, pero no distingo sus características orejas.

  8. #8 Hannon 19 de jul. 2006

    Servan: Los elefantes eran africanos, pero no los actuales africanos subsaharianos. Ya se habló sobre ellos aquí. H. H. Scullard tiene una obra dedicada al asunto, y Peddie incluye un anexo al respecto en su "Hannibal's War". También De Beer debe tratar el asunto con cierta profundidad en su "Alps and Elephants", porque en el "Aníbal" de De Beer no recuerdo nada al respecto. Sastre: Touché. Por increible que parezca, no he léído la obra de Eslava Galán, pese a tenerla a mano y considerarla una de las cosas pendientes antes de morir. En cuanto a lo demás, las dos referencias que mencionas las cita precisamente Eslava Galán en el prólogo... pero mi ignorancia al respecto es total. Ni una sóla cita al respecto en toda la bibliografía que hasta el momento he consultado, lo cual, dadas mis limitaciones, tampoco significa demasiado. Seguro que A. M. Canto nos puede sacar de dudas. Un saludo a ambos.

  9. #9 Drancos 19 de jul. 2006

    Zeltiko, existe algo parecido, pero se pierde en la gran marea de foros: El más "relleno" y que suele actualizarse más es éste, abierto por Ego: http://www.celtiberia.net/verrespuesta.asp?idp=6804 Pero antes de éste, como dijo flavio en la intervención del 07/02/2006 22:00:26 en el foro anterior, existen otros dos: http://www.celtiberia.net/verrespuesta.asp?idp=3822 http://www.celtiberia.net/verrespuesta.asp?idp=3822 Supongo que para menos líos, ha quedado el abierto por Ego al final.

  10. #10 Teshub 20 de jul. 2006

    Gracias por habértelo leído por nosotros, Hannon, siempre es muy útil una buena crítica. Por cierto, imagino que el autor tampoco dirá nada sobre quien avisó a Aníbal de que los romanos iban a detenerlo...siempre me resultaron curiosas las sopechas de Catón de que lo había hecho el propio Escipión, alimentadas por la defensa que éste hizo en Roma de Anibal frente a las acusaciones de sus enemigos cartagineses -Tito Livio, Ad Urbe Condita, XXXII, 47, 4- y las posteriores conversaciones entre Anibal y Escipión cuando éste formaba parte de la embajada ante Antioco en Efeso, en concreto su pregunta sobre los mayores tres generales de la historia -Tito Livio, Ad Urbe Condita, XXXV, 14-. Curiosamente Mommsen no dice nada de cómo huyó Anibal, aunque si considera que las denuncias de la oligarquía cartaginesas contra él, relativas a "sus inteligencias secretas con las potencias hostiles a Roma", eran ciertas: Historia de Roma, libro III, cap. VII. Sin embargo, ni Polibio ni Floro mencionan la fuga de Anibal, y sólo Justino -Historia Universal, libro XXXI- la relata con una cierta extensión, indicando además que las acusaciones contra él eran infundadas. Tito Livio no parece pronunciarse sobre la veracidad de las acusaciones, aunque no oculta su simpatía por Anibal. ¿Menciona este tema el libro de Christ sobre Anibal?

  11. #11 Hannon 20 de jul. 2006

    Teshub: Antes de nada, Christ es un autor de reconocida solvencia y sus obras suelen aparecer en la mayor parte de las bibliografías a tener en cuenta. Que a esta obra le falten muchas cosas, es algo que seguramente se deba a los intereses comerciales, que se imponen generalmente a los deseos del autor, aunque esta obra fue anteriormente publicada en alemán, país donde se toman el asunto bastante más en serio. Efectivamente Christ menciona la huída de Aníbal; que “En una cabalgata nocturna a marchas forzadas llegó a su finca de Tapsos, donde había un vehículo dispuesto para su huída (...)”. Christ da a entender que la acusación se debió a sus detractores en el Senado cartaginés. Sin embargo, luego va narrando las diferentes etapas de la huída de Aníbal, en la que el estratega se convirtió en la auténtica pesadilla de los romanos, viajando allí donde veía perspectivas de intervención. En cuanto a los textos sobre la huída de Aníbal a la corte de Antíoco, aquí te pongo algunos fragmentos de otros autores: Cornelio Nepote; XXXIII, 7, 7: “In the year after his praetorship, when Marcus Claudius and Lucius Furius were consuls, ambassadors from Rome came again to Carthage; and Hannibal, supposing that they were sent to demand that he should be delivered to the Romans, went secretly, before an audience of the senate was given them, on board a vessel, and fled into Syria to Antiochus. His departure being made public, the Carthaginians sent two ships to seize him, if they could overtake him. His property they confiscated; his house they razed to its foundations; and himself they declared an outlaw”. También Cicerón dice que sus conciudanos lo desterraron: Cicerón, Sest, 142: “His own fellow-citizens banished him from the city; but we see that he, though our enemy, is celebrated in the writings and recollection of our citizens.” Valerio Máximo dice lo siguiente (IV, 1, 6): “Non defuit maioribus grata mens ad praemia superiori Africano exsolvenda, si quidem maxima eius merita paribus ornamentis decorare conati sunt. voluerunt illi statuas in comitio, in rostris, in curia, in ipsa denique Iovis optimi maximi cella ponere, voluerunt imaginem eius triumphali ornatu indutam Capitolinis puluinaribus adplicare, voluerunt ei continuum per omnes vitae annos consulatum perpetuamque dictaturam tribuere: quorum nihil sibi neque plebiscito dari neque senatus consulto decerni patiendo paene tantum se in recusandis honoribus gessit, quantum egerat in emerendis.. Eodem robore mentis causam Hannibalis in senatu protexit, cum eum cives sui missis legatis tamquam seditiones apud eos moventem accusarent. adiecit quoque non oportere patres conscriptos se rei publicae Karthaginiensium interponere altissimaque moderatione alterius saluti consuluit, alterius dignitati, victoria tenus utriusque hostem egisse contentus”. Silio Itálico (que no da demasiadas pistas al respecto), en XIII, 875-885: “No temas –exclamó la adivina-, la vida de este guerrero no seguirá siendo invulnerable. Sus huesos no descansarán en su patria. En efecto, cuando, agotados sus recursos, haya sufrido una derrota después de una gran batalla y haya implorado clemencia de manera vergonzosa, tratará de reanudar la guerra en el bando de los macedonios. Condenado por traición, deberá dejar a su fiel esposa y a su hijo y abandonará la ciudadela de Cartago (...)” Apiano; Syr. IV<7B>: “rumor having spread abroad that Ptolemy Philopator was dead, Antiochus hastened to Egypt in order to seize the country while bereft of a ruler. While on this journey Hannibal the Carthaginian met him at Ephesus. He was now a fugitive from his own country on account of the accusations of his enemies, who reported to the Romans that he was hostile to them, that he wanted to bring on a war, and that he could never enjoy peace. This was a time when the Carthaginians were leagued with the Romans by treaty”. Eutropio; IV, 3: “The Macedonian war being thus terminated, the Syrian war, against King Antiochus, succeeded, in the consulship of Publius Cornelius Scipio and Manius Acilius Glabrio, To this Antiochus Hannibal had joined himself, abandoning his native country, Carthage, to escape being delivered up to the Romans. Manius Acilius Glabrio fought successfully in Achaia. The camp of King Antiochus was taken by an attack in the night, and he himself obliged to flee. To Philip his son Demetrius was restored, for having assisted the Romans in their contest with Antiochus”. Orosio; IV, 20, 13: “tunc etiam Hannibal propter excitandi belli rumores, qui de eo apud Romanos serebantur, exhiberi Romam a senatu iussus, clam ex Africa profectus ad Antiochum migrauit: quem cum apud Ephesum inuenisset cunctantem, mox in bellum inpulit”. Zonaras; IX, 18: “Malicious reports about him were also conveyed to p307the Romans, to the effect that he was rousing the Carthaginians to revolt and was taking counsel with Antiochus. Learning now that some men from Rome were present, and fearing arrest, he fled from Carthage by night”. Me falta un fragmento de Diodoro Sículo, que ahora mismo no puedo localizar. En cuanto a Catón y sus afirmaciones, no era excesivamente amigo de Escipión, y al Africano, le salía mucho menos rentable defender a Aníbal que capturarle. Además, las medidas políticas que había llevado a cabo Aníbal, no fueron demasiado populares entre las clases pudientes cartaginesas, por lo que la historia de los senadores púnicos acudiendo a Roma para acusar a Aníbal parece bastante convincente. Un saludo.

  12. #12 Hannon 20 de jul. 2006

    Lo siento, se me ha ido la mano con las negritas...

  13. #13 Talassonauta 21 de jul. 2006

    Hola a toda la gente. A razón de un comentario hecho por ZELTIKO sobre libros, y aunque el tema tratado aquí viene recogido solo parcialmente por los traductores-comentadores de "FONTES HISPANIAE ANTIQUAE", lanzo la siguiente búsqueda por si alguien puede informarme: ¿dónde se pueden adquirir las susodichas obras "Fontes Hispaniae Antiquae". Saludos.

  14. #14 Hannon 21 de jul. 2006

    Talassonauta: "Los" (ya nos dejó la Dra. Canto claro que era masculino) Fontes Hispaniae Antiquae de Schulten, que yo sepa, no se han reeditado. Dijo una ocasión la propia Dra. Canto, que quizá fuera posible encontrar la obra en la calle Libreros de Madrid. De todas formas, si la encuentras, avisa, que ya somos unos cuantos los interesados en conseguirla. Yo, hasta el momento, cuando tengo que consultarla, me acerco a la biblioteca de Humanidades de la UAM, donde, incomprensible aunque afortunadamente para mí, está en la sección de libre acceso. Un saludo.

  15. #15 Teshub 21 de jul. 2006

    Gracias por las molestias, Hannon, en especial buscando las citas. Yo había mirado algunos autores "más o menos contemporáneos" de Anibal, y al final sólo Tito Livio contaba algo más que el resto (de hecho es el único que menciona la defensa que hizo Escipión de Anibal) De Diódoro Sículo solo he encontrado que aparezca mencionado Aníbal en el fragmento III, 9 de Fulvius Ursinus, al relatar las condiciones que el hermano de Escipión impuso a Antioco para firmar la paz con él, que incluían la vigilancia de Anibal...y no curiosamente su entrega a Roma. Textualmente, dice que "el consul, queriendo conservar por un lado la dignidad de la república y por otro, convencido por las súpicas de su hermano Publio, acordó la paz al rey con las condiciones siguientes: (...) que respondería del cartaginés Anibal, del etolio Thoas y de algunos otros". No se si habrá alguna referencia más en el texto de Diodoro, pero imagino que esa parte debía estar entre los libros que no han llegado hasta nosotros (en la traducción francesa, en el Libro XXV de su Historia Universal aparece Anibal niño, y ya se pasa al XXXI, y en el XXXII los romanos ya han tomado las murallas de Cartago...aunque a lo mejor en otros idiomas hay algún texto más que no he encontrado) Lo que encontré de Tito Livio no dejaba dudas sobre la defensa de Anibal por Escipión: "Ils excitèrent contre Hannibal les Romains, qui ne cherchaient eux-mêmes qu'un prétexte pour assouvir leur haine.[4] Scipion l'Africain lutta longtemps contre cette influence; il trouvait indigne du peuple romain de servir les passions des ennemis et des accusateurs d'Hannibal, de mêler la majesté publique aux intrigues des partis carthaginois," (Ellos -la oligarquía cartaginesa- excitaron a los romanos contra Anibal, pues éstos no buscaban sino un pretexto para satisfacer su odio. Escipión el Africano luchó por largo tiempo contra esta influencia, pues encontraba indigno del pueblo romano servir a las pasiones de los enemigos y de los acusadores de Aníbal, mezclar la majestad pública con las intrigas del partido cartaginés -Tito Livio, Ad Urbe Condita, XXXIII, 47, 4-...por cierto, ayer se me perdió un "palito" al citar ese texto y puse 32 no 33-). No se si los textos de Fulvius Ursinus son de verdad de Diodoro Sículo, pero en todo caso parecen apoyar la idea de que Escipión siempre defendió a Aníbal, pues el convencer a su hermano de firmar la paz con Antíoco una vez derrotado éste en el fondo beneficiaba a Aníbal. Lo curioso es que los demás autores bien claro indican entre las condiciones de rendición la entrega de Aníbal a Roma, y no simplemente su vigilancia, como resulta en el texto de Ursinus. De todas formas, imagino que alguien avisó a Aníbal de que esa embajada romana iba a detenerle, ya que tampoco resultaban tan infrecuentes las visitas de control del senado romano a Cartago, especialmente teniendo en cuenta que hasta que Aníbal tomo el control financiero de los tributos, el retraso en el pago de la indemnización de guerra por Cartago era lo habitual (el propio Catón fue embajador y por ese motivo se convencio de que Carthago delenda est). No creo que cada vez que apareciera una vista romana de cierto rango Aníbal hiciera un viajecito por si acaso a Tiro. En todo caso, el relato de Tito Livio sobre la fuga de Aníbal lo que demuestra es una cierta habilidad en la fuga, pero no una planificación concienzuda efectuada con días de antelación (el barco en el que huyo no estaba arbolado para una travesía hasta Fenicia -Tiro-, tuvo que parar y organizar una gran comida de festejo en Cercina empleando las velas de los demás barcos del puerto y sus mástiles como carpas para invitados, para impedir así que pudieran zarpar y avisar a Cartago)...de modo que es poco probable que Anibal huyera sin ser avisado desde Roma, pues si le hubiera avisado alguno de sus enemigos cartagineses de la conspiración contra él, lo hubiera sabido con días de adelanto. Está claro que el aviso le llegó con poca antelación (probablemente quien le avisó venía en la propia delegación romana). Enfín, que no deja de ser una curiosidad histórica nada más, el saber quien desde Roma pudo avisar a Anibal de que lo iban a detener. Lo dicho Hannon, muchas gracias por tu respuesta y por haberte molestado en buscar todas esas citas. Una última pregunta, ¿interesa leer el libro de Christ en español o mejor intentarlo en otro idioma? Por cierto, es increíble que todavía no haya en internet un texto completo en español de todos los autores latinos y griegos, al final tú has tenido que citar los textos en inglés y yo en francés. Ya podían destinar el dinero al instituto cervantes y no a estupideces como crear comisiones para que tengamos horarios de trabajo y de comidas europeos, que valiente necesidad tenemos de ello.

  16. #16 Hannon 21 de jul. 2006

    Teshub: Tienes más razón que un santo, pero más que colgar los textos en castellano en la red, podían preocuparse por financiar traducciones de los que aún no están traducidos ni en papel. La única cita que he hecho en castellano, la de Silio Itálico, está directamente copiada de Akal, que sacó la obra el año pasado (y ya era hora...). Por cierto, ¿sabes si Frontino está en castellano en alguna editorial? En cuanto a la obra de Christ. A mí me ha resultado interesante por las cuestiones que enumeraba en el artículo: bibliografía que maneja y punto de vista. Por supuesto, lo mejor es leerla en el idioma original. El problema es que yo de alemán ni papa. En cuanto a la edición castellana, ya comentaba arriba algunos leísmos y el error en el suicidio de la mujer de Aníbal, pero, por lo demás, no está mal. En definitiva, si estás intersado en la figura de Aníbal (como de hecho parece que lo estás), no está de más hacerse con la obra). Por supuesto, si lees alemán, consiguela en ese idioma y, de paso, no dudes en hacerte con las obras de Jakob Seibert (que me han descrito como un estudio de los de la vieja escuela); debe ser de lo mejorcito que hay sobre Aníbal. Yo, si termino de convencer a mi novia, intentaré manejarla, aunque sólo sea en los pasajes que ahora mismo me interesan, que son precisamente los relacionados con el Africano. Si finalmente lees la obra de Christ, estaremos encantados de sabes qué opinas de ella. Siempre es mejor tener dos puntos de vista que sólamente uno, sobre todo, cuando manejas con fluidez las fuentes sobre Aníbal. Un saludo.

  17. #17 Teshub 21 de jul. 2006

    Gracias Hannon No sabía que te interesaran los acueductos, pues sí, Frontino está publicado en español aunque no en internet, que yo sepa...publicado por el CSIC, por el ministerio de defensa, y la Universidad de Valencia (si lees francés -ya que parece que tu novia lee alemán, a lo mejor también francés-, tienes a todos los autores griegos y romanos en internet traducidos, en concreto Frontino -y todos- aquí http://remacle.org/bloodwolf/erudits/frontin/table.htm ): 1.- 84-00-05915-8 ; 978-84-00-05915-6 - De aquaeductu urbis Romae (1985) Frontino, Sexto Julio Editor: Consejo Superior de Investigaciones Científicas 2.- 84-370-1590-1 ; 978-84-370-1590-3 - Quatro libros de Sexto Julio Frontino... (1994) Frontino, Sexto Julio Editor: Universidad de Valencia. Servicio de Publicaciones = Universitat de València. Servei de Publicacions 3.- 84-923358-9-0 ; 978-84-923358-9-3 - Los quatro libros-- de los ensemplos, consejos y avisos de la guerra (2003) Frontino, Sexto Julio Editor: Editores de Facsímiles Vicent García, S.L. 4.- 84-9781-169-0 ; 978-84-9781-169-9 - Los cuatro libros de los enxemplos, consejos e avisos de la guerra : (strategematon) (2005) Frontino, Sexto Julio Editor: Ministerio de Defensa. Centro de Publicaciones En concreto: ISBN: 84-9781-169-0 ; 978-84-9781-169-9 Autor: Frontino, Sexto Julio Gómez Moreno, Ángel , ed. lit. Título: Los cuatro libros de los enxemplos, consejos e avisos de la guerra : (strategematon) Lengua: publicación: Castellano Edición: 1ª ed., 1ª imp. Publicación: Madrid : Ministerio de Defensa. Centro de Publicaciones , 03/2005 Descripción: 146 p. ; 24x17 cm Encuadernación: rústica Precio: 15 € Colección: Colección Clásicos Materias: Asuntos militares. Arte de la guerra. ISBN: 84-00-05915-8 ; 978-84-00-05915-6 Autor: Frontino, Sexto Julio González Rolán, Tomás , tr. Título: De aquaeductu urbis Romae Lengua: publicación: Castellano traducida del: Latín Edición: 1ª ed. Publicación: Madrid : Consejo Superior de Investigaciones Científicas , 03/1985 Descripción: 108 p. ; 22x16 cm Encuadernación: tela Precio: 12,02 € Colección: Hispánica de autores griegos y latinos Materias: Literatura latina. Historia y crítica. Obras. Algo buenio tenía que tener tanto rollo con los derechos de autor. Voy a ver si Jakob Seibert está en la red y podemos conseguir su texto (anteayer encontré la Historia de Roma de Mommsen completa en francés)

  18. #18 Hannon 21 de jul. 2006

    Mil gracias Teshub: Bueno, como te podrás imaginar, la obra que me interesaba de Frontino era precisamente Stratagetemata. Supongo que la edición del Ministerio de Defensa, será algo así como la que tienen de Vegecio, de hace ya varios siglos (aunque, POR FIN, la edito Signifer el año pasado, un libro que ya he recomendado un millón de veces). Gracias de todas formas. Al final tendré que consultar la edición de Loeb, porque hay varios pasajes sobre la segunda guerra púnica. En cuanto a Seibert, dudo mucho que la encuentres en internet, al fin y al cabo, los derechos de autor de la obra de Mommsen ya habrán prescrito ¿no? Ojalá tengas suerte de todas formas. Ya me contarás. Yo sólo he leído un artículo suyo sobre la logística de Aníbal en los Alpes.

  19. #19 Teshub 24 de jul. 2006

    No hay de qué, Hannon. Tienes razón, las obras de Mommsen no tiene derechos de autor ya, pero sus traducciones a otras lenguas sí. En cualquier caso, por ahora sólo he encontrado textos en alemán de Seibert. Las traducciones yo prefiero las del s. XVIII -de hecho, las francesas que utilizo son de 1735- porque no están contaminadas con visiones de la historia adamsmithiano-liberal-marxistas como suele ocurrir con las traducciones realizadas en el s. XX (y para mí no hay nada peor que traducir lo que decían los romanos sin entender cómo era la sociedad romana), pero es cuestión de gustos He encontrado otra edición de las estratagemas de Frontino: Textos y Concordancias de Strategematon de Sexto Julio Frontino, Biblioteca Nacional de Madrid, MS. 10198. Edición de E. Jiménez Ríos, Madison 1992. En inglés tienes aquí un texto bilingüe, en la hoja de Lacus Curtius, que antes estaba alojada en la universidad de Kansas y ahora está en la de Chicago http://penelope.uchicago.edu/Thayer/E/Roman/Texts/Frontinus/Strategemata/home.html De todas maneras, si buscas las referencias a Anibal y Escipión en el Stratagemata, aquí las tienes (supongo que con la traducción inglesa te podrás apañar): Stratagemata I, III - De constituendo statu belli; I, VIII - De distringendis hostibus. II, III - De acie ordinanda; III, VI - De districtione praesidiorum hostilium. Stratagemata I, 3 y 8 DE CONSTITUENDO STATU BELLI Idem fecit in eadem civitate Pericles adversum Lacedaemonios. Scipio, manente in Italia Hannibale, transmisso in Africam exercitu necessitatem Carthaginiensibus imposuit revocandi Hannibalem: sic a domesticis finibus hostile transtulit bellum. On Determining the Character of the War While Hannibal was lingering in Italy, Scipio sent an army into Africa, and so forced the Carthaginians to recall Hannibal. In this way he transferred the war from his own country to that of the enemy DE DISTRINGENDIS HOSTIBUS Scipio Africanus ad excipienda auxilia cum commeatibus Hannibali venucium Thermum dimisit, ipse subventurus. On Distracting the Attention of the Enemy When, on one occasion, reinforcements and provisions were on the way to Hannibal, Scipio, wishing to intercept these, sent ahead Minucius Thermus, and arranged to come himself to lend his support Stratagemata II, 3 - DE ACIE ORDINANDA Hannibal adversus Scipionem in Africa, cum haberet exercitum ex Poenis et auxiliaribus, quorum pars non solum ex diversis gentibus, sed etiam ex Italicis constabat, post elephantos LXXX, qui in prima fronte positi hostium turbarent aciem, auxiliares Gallos et Ligures et Baliares Maurosque posuit, ut neque fugere possent Poenis a tergo stantibus et hostem oppositi, si non infestarent, at certe fatigarent: tum suis et Macedonibus,qui iam fessos Romanos integri exciperent, in secunda acie collocatis,novissimos Italicos constituit, quorum et timebat fidem et segnitiam verebatur, quoniam plerosque eorum ab Italia invitos extraxerat. Scipio adversus hanc formam robur legionis triplici acie in fronte ordinatum per hastatos et principes et triarios opposuit: nec continuas construxit cohortes, sed manipulis inter se distantibus spatium dedit, per quod elephanti ab hostibus acti facile transmitti sine perturbatione ordinum possent. Ea ipsa intervalla expeditis velitibus implevit, ne interluceret acies, dato his praecepto, ut ad impetum elephantorum vel retro vel in latera concederent. Equitatum deinde in cornua divisit et dextro Romanis equitibus Laelium, sinistro Numidis Masinissam praeposuit: quae tam prudens ordinationon dubie causa victoriae fuit. On the disposition of troops for battle When Hannibal was contending against Scipio in Africa, having an army of Carthaginians and auxiliaries, part of whom were not only of different nationalities, but actually consisted of Italians, he placed eighty elephants in the forefront, to throw the enemy into confusion. Behind these he stationed auxiliary Gauls, Ligurians, Balearians, and Moors, that these might be unable to run away, since the Carthaginians were standing behind them, and in order that, being placed in front, they might at least harass the enemy, if not do him damage. In the second line he placed his own countrymen and the Macedonians, to be fresh to meet the exhausted Romans; and in the rear the Italians, whose loyalty he distrusted and whose indifference he feared, inasmuch as he had dragged most of them from Italy against their will. Against this formation Scipio drew up the flower of his legions in three successive front lines, arranged according to hastati, principes, and triarii, not making the cohorts touch, but leaving a space between the detached companies through which the elephants driven by the enemy might easily be allowed to pass without throwing the ranks into confusion. These intervals he filled with light-armed skirmishers, that the line might show no gaps, giving them instructions to withdraw to the rear or the flanks at the first onset of the elephants. The cavalry he distributed on the flanks, placing Laelius in charge of the Roman horsemen on the right, and Masinissa in charge of the Numidians on the left. This shrewd scheme of arrangement was undoubtedly the cause of his victory. Stratagemata III, 6 - DE DISTRICTIONE PRAESIDIORUM HOSTIUM Scipio, Hannibale in Africam reverso, cum plura oppida, quae ratio illi in potestatem redigenda dictabat, firmis praesidiis diversae partis obtinerentur, subinde aliquam manum submittebat ad infestanda ea. Novissime etiam tamquam direpturus civitates aderat, deinde simulato metu refugiebat. Hannibal, ratus veram esse eius trepidationem, deductis undique praesidiis, tamquam de summa rerum decertaturus insequi coepit: ita consecutus Scipio, quod petierat, nudatas propugnatoribus urbis per Masinissam et Numidas cepit. P. Cornelius Scipio, intellecta difficultate expugnandi Delminum, quia concursu omnium defendebatur, aggredi alia oppida coepit et evocatis ad sua defendenda singulis vacuatam auxiliis Delminum cepit. On Distracting the Attention of a Hostile Garrison When Hannibal had returned to Africa, many towns were still held by strong forces of the Carthaginians. Scipio's policy demanded that these towns should be reduced. Accordingly he often sent troops to assault them. Finally he would appear before the towns as though bent on sacking them, and would then retire, feigning fear. Hannibal, thinking his alarm real, withdrew the garrison from all points, and began to follow, as though determined to fight a decisive battle. Scipio, having thus accomplished what he intended, with the assistance of Masinissa and the Numidians, captured the towns, which had thus been stripped of their defenders. Publius Cornelius Scipio, appreciating the difficulty of capturing Delminus, because it was defended by the concerted efforts of the population of the district, began to assault other towns. Then, when the inhabitants of the various towns had been called back to defend their homes, Scipio took Delminus, which had been left without support.

  20. #20 Teshub 24 de jul. 2006

    ¿Por qué han salido los textos barrados?...no entiendo nada de estos códigos informáticos. Bueno, al menos las referencias están legibles...a ver si algún moderador puede arreglar los textos.

  21. Hay 20 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba