Resultados para “Usuario: Medueno"

Este buscador realiza búsquedas sobre el texto íntegro de los Artículos, Poblamientos, Imágenes y Archivo de conocimientos, así como sobre los comentarios a los Artículos y Poblamientos.

Buscador Global

Tipo de búsqueda
No literal (todas las palabras en cualquier orden) · Sólo en el título

Buscar en:
Biblioteca · Poblamientos · Archivo de Conocimientos · Imágenes · Comentarios

Si no marcas ningún área, buscará en todas (excepto en comentarios).


Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 Medueno 15 de ago. 2006

    Biblioteca: Estuvo el medulio en el caurel???

    ¡Ave compañeros. Me embarga la emoción al ver por fin que un gran erudito, como sin duda es nuestro caro druida enkhuladhix reconozca en la resistencia medulica el gran episodio que habria de forjar a sangre y fuego el caracter de nuestra singular nación española. Jamás podremos agradecerle los gallegos, caro enkhuladhix que en su inmenbsa sabiduría, halla reconocido el papel protagonista que tubimos en aquella gloriosa gesta frente a esos maricas numantinos que durante tanto tiempo, lla milenios, nos han no solo disputado si no ya arrebatado el liderazdgo de la heroica resistencia. Que orgullo, que enchido me siento. Pongame a sus pies, gran druída aventagado!

  2. #2 Medueno 18 de ago. 2006

    Biblioteca: LA LANZA DEL GALO

    Amigo Verracus: andaba yo entre afligido, agilipollado y muy ciego por uno de los pocos densos robledales sobrevivientes en nuestro triste país, intentando hallar consuelo en las alegres páginas del inspirado Rabelais, cuando de improviso me encuentro con este curioso pasaje que, creo, pudiera ser de tu erudito interés: Gargantúa y Pantagruel Cap. XXIV. Carta de una dama de París que un mensajero entregó a Pantagruel y explicación de una palabra escrita en un anillo de oro “CUANDO Pantagruel hubo leído la inscripción se quedó muy asombrado y, preguntando al susodicho mensajero el nombre de aquella que le había enviado, abrió la carta y nada halló en ella escrito, sino sólo un anillo de oro con un diamante tallado en tabla [sin aristas]. Entonces llamó a Panurgo y le expuso el caso. A lo cual Panurgo le dijo que la hoja de papel estaba escrita, pero con una sutileza tal que no se veía lo escrito. Y para saberlo la colocó cerca del fuego, para ver si la escritura estaba hecha con sal de amoníaco desleída en agua. Después la metió en agua, para saber si la carta estaba escrita con jugo de titímalo [euforbiácea de jugo lechoso, como la lechetrezna y el tártago] Después la acercó a la candela, para ver si estaba escrita con jugo de cebollas blancas. Después frotó una parte con aceite de nuez, para ver si estaba escrita con lejía de higuera. Después frotó una parte con leche de mujer que amamantara su hija primeriza, para ver si estaba escrita con sangre de sapo. Después frotó una esquina con ceniza de un nido de golondrinas, para. ver si estaba escrita con el rocío que se encuentra dentro de las manzanas de Alicacabut [vejiga de perro, planta que los romanos denominaban halicacabus] Después frotó otra con la inmundicia de las orejas, para ver si estaba escrita con hiel de cuervo. Después la metió en vinagre, para ver si estaba escrita con leche de espurge [otra eufórbica] Después la engrasó con manteca de murciélago, para ver si estaba escrita con esperma de ballena, llamado ámbar gris [en el s. XVI se creía que el ámbar gris, cálculo intestinal del cachalote, era esperma de ballena]. Después la colocó con mucho cuidado en un lebrillo [tinaja] con agua fresca y la sacó de repente, para ver si estaba escrita con alumbre de pluma. Comprobando que nada sacaba en claro, llamó al mensajero y le preguntó: - Compañero, la dama que aquí te ha enviado, ¿no te dio también un bastón para entregar? -pensando que se tratara de la agudeza que cuenta Aulo Gelio [la utilizada por los lacedemonios: se escribía de arriba abajo sobre una cinta enrollada en un bastón, lo que se descifraba enrollándola de nuevo sobre un bastón semejante] Y el mensajero respondió: -No, señor. Entonces Panurgo quería hacerle cortar los cabellos, para saber si la dama había hecho escribir con tinta en su cabeza lo que deseaba decir; pero viendo que sus cabellos estaban bastante largos desistió, considerando que en tan poco tiempo no hablan podido crecer tanto. Entonces dijo a Pantagruel - Maestro, ¡por las virtudes de Dios, que no sé qué decir ni qué hacer! He utilizado, para conocer si algo estaba escrito aquí, lo que explica micer Francesco di Nianto, el toscano [personaje imaginario; niente “nadie”], quien ha escrito la manera de leer cartas no aparentes, y lo escrito por Zoroaster, Peri Grammato acriton [“Sobre las cartas indiscernibles”, libro desconocido. Zoroaster: gramático del tiempo de Domiciano], y por Calphurnius Bassus, De literis illegibilibus [“De las cartas ilegibles”, libro desconocido o inventado], pero no encuentro nada y creo que no hay otra cosa que el anillo. Entonces, examinándolo, encontraron escrito en su interior, en hebreo: "Lamah hazabthani” Llamaron entonces a Epistemón y le preguntaron qué quería decir aquello. A lo cual respondió que eran palabras hebraicas que significaban “¿Por qué me has abandonado?” [últimas palabras de Cristo, Marcos 15,34]. De pronto Panurgo exclamó: - Yo entiendo el caso: ¿Veis este diamante? Es un diamante falso. Tal es, pues, la explicación de lo que quiere decir la dama: “Di, amante falso ¿por qué me has abandonado?” Explicación que Pantagruel entendió incontinenti, y recordó que al partir no se había despedido de la dama, lo cual le contristó, y de buena gana hubiera regresado a París para hacer las paces con ella” ¡Ave!

  3. #3 Medueno 14 de sep. 2006

    Biblioteca: Riaño: Ecos de una destrucción

    Non hai nada que legarlles ós que veñen detrás, porque todo o que eramos témolo aquí e aquí. E non hai máis nada”. Con permiso, otra vez As Encrobas:

  4. Hay 3 comentarios.
    1

Volver arriba