Al utilizar Celtiberia.net, asumes, por tu honor, no hacer uso de las informaciones aquí publicadas para destruir, expoliar ni realizar actividades ilegales relacionadas con el patrimonio, en ninguno de los lugares aquí detallados.

BADAJOZ Medina de las Torres
22 de ago. 2005
Clasificación: Ciudad antigua
Información mantenida por: Alfonsohispania
Mostrada 14.637 veces.


Ir a los comentarios

CONTRIBVTA IVLIA VGVLTVNIA

Los humildes restos del que fuera oppidum céltico citado por Plinio el Viejo y, posteriormente, por el geógrafo Ptolomeo, se localizan en el paraje denominado “los Cercos del Castillejo”, dos kilómetros al oeste de Medina de las Torres, provincia de Badajoz. Ugultunia se ubicaba en el corazón de una antigua región natural nombrada Baeturia en los textos clásicos, sin ningún tipo de significación política: sólo geográfica. Delimitada por los cauces de los ríos Anas –Guadiana- y Baetis –Guadalquivir--, estaba poblada por dos etnias: los túrdulos, en su mitad oriental, pertenecientes al convento cordubense y los célticos, en la occidental, pertenecientes al hispalense, pudiendo situarse aproximadamente la frontera entre ambas mitades en la línea Norte-Sur trazada por la Ruta de la plata. El historiador y geógrafo Plinio el Viejo señala Ugultunia como uno de los oppida celticos más importantes, apuntando por otra parte el origen celtibérico de la etnia céltica, aspecto éste fácil de verificar –según Plinio—por su lengua, ritos religiosos y los nombres de los asentamientos. Para el caso concreto de Ugultunia, se trata efectivamente de un nombre de filiación celta; en cuanto a la cognómina Contributa Iulia, el propio Plinio nos dice que esta costumbre de utilizar los tres nombres romanos para bautizar las ciudades es propia de la provincia Baetica, siendo extensible al resto de los principales oppida célticos de la Baeturia. Situada a poniente de la citada ruta de la plata, la bondad de su emplazamiento, rodeado de tierras fértiles sin problemas de abastecimiento de agua, apoya la hipótesis de un origen prerromano para Ugultunia. Esto sólo se podrá demostrar fehacientemente vía una adecuada excavación. Gracias al Edicto de Latinidad de Vespasiano debió alcanzar el rango municipal si bien con interesantes matizaciones sugeridas por autores como A Mª Canto que, basándose tanto en el epígrafe C.I.L. II. 1041 como en la cita de Plinio que identifica de alguna manera la mansio Curiga con Ugultunia, ha sugerido la asociación de Curiga –identificada epigraficamente con el actual Monesterio—con Ugultunia. Esta asociación se habría verificado merced a la contributio de los pagi Translucani y Suburbani, pertenecientes a Curiga, con la Iulia Ugultunia original, dando lugar a Contributa Iulia Ugultunia. Por su parte, autores como Mommsen han ido más lejos en su lectura del citado epígrafe, proponiendo directamente la fusión de los dos pagi citados en orden de formar una unidad urbana más importante: Contributa Iulia Ugultunia, comprensiblemente asociada a Curiga a partir de entonces. Aunque no se sabe casi nada acerca de la pervivencia de la ciudad en el Bajo Imperio, lo cierto es que su inclusión tanto en el Anónimo de Rávena (escrito en el siglo VII) como en la ruta XXIII del Itinerario de Antonino –Ab ostio fluminis Anae Emeritam usque--, que comunicaba la capital lusitana con la desembocadura del Guadiana, escrito en el siglo III d.C., parece indicar la existencia de la ciudad, o al menos del topónimo, en este momento de la Historia. En realidad esto no es extraño habida cuenta de que la ruta XXIII de Antonino coincide a partir de Curiga con la llamada vía de la Plata, desde siempre una de las vías de comunicación más importantes de la península Ibérica, lo que implica que Ugultunia, situada entre las mansio de Curiga y Perceiana, no muy lejos ya de Emérita, pudo beneficiarse siempre de su ubicación en plena calzada de la Plata. Acabada la Edad Antigua, el silencio de época visigoda prosigue bajo el dominio musulmán. No obstante, la proximidad al yacimiento de los Cercos de la moderna Medina de las Torres, fundación islámica altomedieval con la suficiente importancia para disponer de fortaleza desde época muy remota, nos pone tras la pista de un ejemplo más de sustitución del antiguo núcleo romano-visigodo, en franca decadencia, por otro de nueva planta, a poca distancia del primero y del cual recibe todas sus competencias como administrador del territorio, de ahí la construcción del castillo musulmán. Podemos fijar, pues, la marcha de los últimos habitantes de Ugultunia en el siglo VIII, todo lo más IX, si es que la ciudad no estaba abandonada de antes, que también es posible. En la actualidad son mínimos los vestigios de la ciudad romana que pueden contemplarse en los Cercos: un pedazo de oppus caementicium –resto de algún apoyo, hoy desplazado de su sitio por las labores agrícolas-, fugaces trazas de muros de mampostería asomándose entre la hierba, algún que otro fuste de columna, un par de sillares, trozos de ladrillos, de tégulas y, cómo no, infinidad de fragmentos de cerámica en los surcos del arado pendientes de una concienzuda clasificación. Poca cosa en verdad, si bien es cierto que hace bastantes décadas se encontraron en este lugar algunas inscripciones sepulcrales así como dos estatuas de togados en relativo buen estado, hoy día expuestas en el museo provincial de Badajoz. En realidad todo esto no es más que un pálido reflejo de lo que yace sepultado bajo tierra: aparentemente no poco dada la facilidad con que se aprecian en el relieve del lugar las formas rectangulares de edificios pretéritos en espera de la piqueta del arqueólogo. Los dos mapas que aparecen como imágenes asociados son obra de la druida A. M. Canto. Muchas gracias por ellos.

Cómo llegar y horarios

Acceso libre a cualquier hora por un camino de tierra en buen estado. Preguntar en el pueblo. Es fácil llegar.


Este poblamiento no tiene definida su coordenada GPS. Puedes usar este buscador para localizar la población más cercana (localidad,spain). Si es un yacimiento sensible o no estudiado, no lo geolocalizes con precisión (marca el pueblo o ciudad).
Haz clic en el punto del mapa donde quieras georeferenciar el poblamiento
  Buscar

Identifícate y podrás marcar la ubicación del poblamiento.


Volver arriba

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 A.M.Canto 23 de ago. 2005

    Atendiendo a su interés e invitación, completaré algunas cosas. En mi libro sobre la Beturia de los Célticos (Madrid 1997) reuní la epigrafía de toda esta interesante regio antigua (que es la mejor caracterizada por Plinio de toda Hispania) y detallé (pp. 15-44), pues ya lo había sugerido desde 1986-1991, la causa principal del poblamiento de esta Beturia desde c. 400 a.C., la minería del hierro, y por dónde iba su divisoria con los túrdulos: el cabalgamiento geológico de Ossa Morena, que coincide con la calzada romana y la actual N-630, dejando para los túrdulos la minería de plata/plomo. En esta monografía (pp. 104-126, resumen en 186-187 y passim) propuse entender esta antigua población céltica, Ugultunia, como una comunidad, luego municipio cesariano (Iulia) que, reagrupando poblamiento disperso (Contributa), comprendería cinco núcleos urbanos, al modo de las pentápolis célticas: los actuales Medina de las Torres (donde estaría la capital administrativa), Alconera, Zafra, Los Santos de Maimona y Fuente de Cantos. Es decir, que la contributio, según pienso, ya existía de antes, quizá en época de César. Más tarde, en época flavia, se agregaría a ella (cum qua et) la también céltica Curiga (Monesterio), con un núcleo urbano y al menos dos pagi o aldeas, llamados Suburbanus y Transiuganus; así propuse leer el tradicional Translucanus, ya que, viniendo desde Sevilla, Curiga se halla en la zona del iugum o paso montuoso a la Beturia, mucho más alta que el valle del Baetis (aunque “Translucanus” tampoco iría mal con la geografía del lugar). El nombre indígena de Ugultunia se ha entendido mal muchas veces, como Ugultuniacum, y se sigue haciendo mal (vea en Google, donde hay más ejemplos erróneos que correctos), incluso en documentos oficiales recientes con doble error, como una declaración de BIC de la propia Junta de Extremadura en favor de Azuaga, afirmando que ésta es “Ugultuniacum” (!) (http://www.boe.es/boe/dias/1998-04-06/pdfs/A11623-11624.pdf). El error, bastante extendido como digo, procede de una mala lectura del texto de Plinio, que dice (NH III, 13): “...Seriae adicitur Fama Iulia, Nertobrigae Concordia Iulia, Segidae Restituta Iulia, Contributa Iulia Ugultuniae, cum qua et Curiga nunc est, Lacimurgae Constantia Iulia...”, uniendo Ugultuniae y cum, lo que, como puede verse, tampoco daría Ugultuniacum, sino Ugultuniaecum. Pero, en fin, este tipo de precisiones cuesta muchos años hacerlas penetrar en las creencias tradicionales; incluso se puede llegar a decir que Medina era tributaria de Monesterio, tal cual (http://www.cenfor.com/elllano/nlocali.htm), que es justo lo contrario de lo que dice Plinio. Lo que éste dice es: “... y a Ugultunia se la llama (tiene el sobrenombre de) Contributa Iulia, con la cual ahora (nunc) también (et) está Curiga”... Esta forma de traducir deja patente también, tal como lo propuse en 1997, no sólo que Curiga se agrupó con Ugultunia, sino que ésta era ya de antes una agrupación de poblaciones; con lo que se puede entender por fin que tengamos epígrafes romanos con individuos que se dicen “contributenses” en Medina y Fuente de Cantos, pero duoviros (alcaldes) y un circo en Zafra (poco representativa sin embargo en época romana), lo que de siempre había producido bastante confusión. El reparto de las inscripciones del municipio es, según mi catalogación, 14 de Medina de las Torres, 12 de Alconera-El Castellar, 5 de Zafra, 2 de Los Santos de Maimona, 2 de Fuente de Cantos (en efecto, Lacunis), y 1 respectivamente de Puebla de Sancho Pérez, Calzadilla, Valencia del Ventoso y carretera Zafra-salvatierra; alguno más ha aparecido posteriormente. Por último, hice en la misma ocasión (p. 187) una propuesta para la comprensión del nombre indígena original (seguramente Uguldunum), que para mí significaría “la altura de las dos vertientes, del divergium aquae”. Y es precisamente eso la zona donde lindan ya estos núcleos, en la divisoria de aguas entre los afluentes del Guadiana hacia el N y el O, correspondiendo ya el río Matachel y los arroyos de Bonhabal y Valdemedé a la Baeturia Turdulorum o Beturia de los Túrdulos. Saludos. P.D.- Subiré luego a “Imágenes” aquí uno o dos mapas de cómo veo la región de la Beturia Céltica y el reparto de sus inscripciones (llegando hasta el Guadiana portugués), por si quiere Ud. asociarlas al doblamiento; quizá también algún epígrafe de los mejores de Medina.

  2. Hay 1 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.