Fecha: 02 de mar. 2006
Sección: Calzadas, Caminos y Puentes
Información publicada por: ventero
Mostrado 4.175 veces.


Garrovillas 5: la espada de Alconétar

En Garrovillas (Cáceres), en 1931, fue hallada una espada en la zona de Alconétar, en el fondo del río Tajo, al hacerse el puente de la línea férrea. El arma es toda de bronce, fundidas la hoja y la empuñadura de una vez formando una sola pieza. Su longitud actual es de 67 cm. pues le falta la punta, con la que alcanzaría unos 74 cm. La hoja mide 56,8 cm. de larga. Tiene muescas a cada lado debajo de los hombros, que determinan las bases de las aletas. Su forma es, ligeramente, la llamada pistiliforme. En el cuarto inferior la hoja se estrecha rápidamente para iniciarse la punta en la forma llamada "gota de sebo". En medio, a lo largo, tiene un grueso nervio que termina en punta antes de llegar a la de la espada; este nervio está limitado por dos surcos en toda su longitud. La empuñadura es de bronce, maciza y lisa. El estado de conservación era bueno en el momento del hallazgo. La punta ya le faltaba en el momento en que quedó abandonada definitivamente la espada, dejando algo doblada la hoja, junto a la fractura al romperse la punta. La espada estaba intacta, tal y como salió del molde; los filos no fueron nunca repasados y toda la superficie estaba sin desgaste alguno, conservando la impresión del granulado del molde en que se fundió, lo que prueba que la espada no llegó a usarse como tal arma. El tipo al que pertenece es típico en el último periodo de la Edad del Bronce, del que han aparecido en la Península Ibérica varios ejemplares. Por sus características, su origen debe ser buscado más bien en el mundo Atlántico. Según las pruebas del carbono-14, podría fecharse en torno al año 1.200 antes de Cristo. Ingresó en el Museo Arqueológico Nacional. ventero

Artículos relacionados

    No hay artículos relacionados.


Poblamientos relacionados

    No hay poblamientos relacionados.


Imágenes relacionadas (Beta)

No hay imágenes relacionadas.

Volver arriba