Realizada por: Uma
Al Druida: alevin
Formulada el domingo, 13 de mayo de 2007
Número de respuestas: 10
Categoría: Temas Históricos y Artísticos

Sor Juana inés de la Cruz


Hola,Alevín,como me animaste a ello,te hago la siguiente pregunta.¿en qué términos fué la disputa entré Sor Juana de la Cruz y el obispo de Puebla? porqué la tomó con ella? Gracias

Respuestas

    Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
    Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.

  1. #1 alevin lunes, 14 de mayo de 2007 a las 20:24

    Apreciada Uma. De Sor Juana Inés de la Cruz creo recordar que ya habíamos hablado algo, hace unos meses, en un foro sobre Sta. Teresa, pero me ciño a tu pregunta. Todo comenzó en 1690 con una crítica que Sor Juana hizo a un sermón de un famoso, en la época, jesuita portugués llamado Antonio Vieyra. El obispo de Puebla, Manuel Fernández de Sta. Cruz, hizo publicar esta crítica bajo el título de “Carta Atenagórica”, añadiendo por su cuenta, bajo el pseudónimo de Sor Filotea de la Cruz, una hipócrita nota aparentemente alabando las oPiniones de Sor Juana, pero haciendo hincapié en lo peligroso y negativo que es el que la mujer se dedique a obras culturales y además acusando a nuestra monja de ser más aficionada a las letras profanas que a las religiosas.. Sor Juana replica en “Respuesta a Sor Filotea de la Cruz”, respuesta que ha sido calificada como “la Carta Magna de la libertad intelectual de las mujeres en América”, haciendo una autodefensa en donde se plasma el conflicto interno, que nunca superó, de ser religiosa e intelectual, pero sobre todo se rebela ante el misógino e intransigente mundo masculino de la época, dice “Su Majestad sabe por qué y para qué y sabe que le he pedido que apague la luz de mi entendimiento, dejando solo lo que baste para guardar su Ley, pues lo demás sobra (según algunos) en una mujer, y aún hay quien diga que daña”. Respuesta astuta en la que responsabiliza a la voluntad divina de su inteligencia. A partir de la publicación de esta “Respuesta”, sor Juana, se vio acosada por el clero, llegando su confesor, Núñez de Miranda, a negarse a seguir con su dirección espiritual(con lo que esto significaba para una religiosa de la época, claro el confesor también era jesuita, por cierto). Además, debido a problemas de desestabilización social entre los años 1691 y 1692, el virrey, que siempre la había favorecido, vio rebajada su influencia a favor de la iglesia, representada por su máximo exponente, el Arzobispo Aguiar y Seijas. Con amargura escribe nuestra monja:”....y los que más nocivos y sensibles para mí han sido, no son aquellos que con declarado odio y malevolencia me han perseguido, sino los que amándome y deseando mi bien me han mortificado y atormentado más que los otros, con aquel: no conviene a la santa ignorancia que debe, este estudio; se ha de perder, se ha de desvanecer en tanta altura con su misma perspicacia y agudeza” Al verse duramente penada por el poder religioso y al haber perdido la ayuda del poder civil, no le quedo más alternativa, a sor Juana, que claudicar entregando su biblioteca y su colección de instrumentos de música, consiguiendo así que su confesor se reconciliara con ella. Murió tres años más tarde a los 44 años. Que menos le podía pasar a quien, siendo mujer y monja, se expresaba así: Hombres necios que acusáis A la mujer sin razón, Sin ver que sois la ocasión De lo mismo que culpáis........ Y terminando .....¿O cuál es más de culpar, aunque cualquiera mal haga la que peca por la paga o el que paga por pecar?... La verdad es que imposible más claridad de juicio. Te recomiendo, si los puedes conseguir y el tema te interesa dos libros de Octavio Paz en los que se ocupa de este personaje: -“El laberinto de la soledad” -“Sor Juana Inés de la Cruz o las Trampas de la Fe”. Espero haberte ayudado con tus dudas. Paz y bien


  2. #2 elel.lina lunes, 14 de mayo de 2007 a las 22:56

    A Uma no se, pero a mi me ha encantado la respuesta. Un saludo Alevin.


  3. #3 alevin martes, 15 de mayo de 2007 a las 14:04

    Gracias, Elel.lina.Hoy paisana te encuentro felizmente en todos los sitios despues de tanto tiempo de no saber de tí. Hechale una hojeada al poblamiento "La quebarntada", a ver si tambien te gusta.Un Saludo Paz y bien


  4. #4 Uma martes, 15 de mayo de 2007 a las 15:53

    Gracias Alevín! (claro que me gusta la respuesta,Elel-lina) Si,leí hace siglos el libro de Octavio Paz,me quedé con la idea general,de que había sido obligada a renunciar a su actividad,pero no me acordaba de los detalles concretos. No quiero ni pensar lo que debió de sentir. en cuanto a esta respuesta: “Su Majestad sabe por qué y para qué y sabe que le he pedido que apague la luz de mi entendimiento, dejando solo lo que baste para guardar su Ley, pues lo demás sobra (según algunos) en una mujer, y aún hay quien diga que daña” Creo que no solo es una respuesta hábil(más que astuta)sino que ,realmente ,en muchos momentos debió de dudar sobre si tenía derecho a la inteligencia,por aquello de la soberbia,etc;como fuí a un colegio religioso en pleno franquismo,sé muy bién el tipo de conceptos que se han manejado en la iglesia con respecto al deseo de saber (p.ejpl ,el arbol de la ciencia),la culpabilidad consiguiente,etc. esto podía afectar tanto a hombres como a mujeres,pero peor en las mujeres,claro,por todos los añadidos de su condición. Luego está la duda acerca de porqué ingresó en una orden religiosa,y es mi segunda pregunta en el foro sobre S.Teresa (no recuerdo el nombre del artículo)ya comentaste que era hija natural de un noble.Tengo idea de que eso influyo en el hecho de que no se casara y decidiera hacerse monja.quizá fuera,como se comentó en ese foro, la unica posibilidad de poder dedicarse a la actividad intelectual .(sobre todo siendo pobre,claro)No sé si sabrás algo.


  5. #5 alevin martes, 15 de mayo de 2007 a las 21:33

    Yo, amiga Uma, se muy poco y cada vez menos, pues la “neurona de guardia” no deja de pedirme vacaciones, pero lo que sí puedo es rebuscar en mis archivos y suelo encontrar respuestas. Sobre la decisón conventual de sor Juana no dejan de haber versiones clásicas como la de escuchar la llamada divina, la posibilidad del no menos clásico engaño amoroso o la clasiquísima frustración por un amor imposible. Tampoco faltan interpretaciones “psicológicas”, por ejemplo Ludwig Pfandl lo achacaba a un exceso de narcisismo o Anderson Imbert , en cambio, habla de un conflicto entre su condición femenina y su ansia de autoridad masculina. Probablemente todo fue más sencillo. Su origen bastardo y su falta de ingresos económicos personales le impedían hacer un buen matrimonio. La propia Juana nos dice:”Para la total negación que tenía al matrimonio, era lo menos desproporcionado y lo más decente que podía elegir en materia de la seguridad que deseaba mi salvación”. Añadase a esto que el apoyo del virrey podía desaparecer, por varias causas, en cualquier momento(como después sucedió realmente) y que una mujer con su afición al estudio, absolutamente anormal en el S. XVII, no podía quedar a merced de las circustancias, por lo que la mejor solución estaba en ingresar en un convento donde al menos gozaría de una cierta posibilidad de ser “ella misma” y practicar, mal que bien, su afición al estudio. No obstante no dejó de tener problemas en la vida comunitaria. Volvemos a las palabras de sor Juana que se queja de:”...no querer tener ocupación obligatoria que embarazase la libertad de mi estudio, ni rumor de comunidad que impidiese el sosegado silencio de mis libros”. Ahí tienes a tu monjina y sus motivos. Espero haberte aclarado el tema. Paz y bien


  6. #6 Uma martes, 15 de mayo de 2007 a las 21:54

    Gracias Alevín. pues sí.si hubiera nacido ahora sería catedrática de universidad y laica De todas formas,no creo que fuera anormal para su época las mujeres aficiónadas al estudio,lo que pasa es que a la mayoría les estaría prohibido.La cantidad de cabezas femeninas que habría frustradas,sometidas a la autoridad de un marido que las quería "en casa y con la pata quebrada". ("Una habitación propia",Virginia Woolf) A una amiga mía,que acabó haciendo filosofía pura ,su madre le escondía los libros cuando era adolescente,porque decía que eso era cosa de hombres y que así no se iba a casar nunca. A mí la historia de sor Juana me recuerda a la de Hipatia ,matemática, que suscitó la ira de otro "santo hombre",el obispo Clemente de Alejandría que acabó ordenando a sus sicarios que la desollaran con conchas de mar. hay que ver,!como se las gastaban los obispos


  7. #7 alevin miércoles, 16 de mayo de 2007 a las 14:19

    Ya sabes Uma que siempre se ha dicho que las mujeres inteligentes asustaban a los hombres (Aterrorizado me tienes ).jejejeje Paz y bien


  8. #8 Uma miércoles, 16 de mayo de 2007 a las 20:54

    Gracias por el ¿cumplido?( de momento no me he comido a nadie,aunque hay alguno por ahí que piensa que soy una bruja de las peores.) para quien tenga curiosidad,aquí viene la "respuesta a sor filotea"(muy barroca,como corresponde) http://ensayistas.org/ (muy interesante el portal) y aquí algunos datos sobre sor Juana y su obra


  9. #9 Uma miércoles, 16 de mayo de 2007 a las 21:02

    a ver ahora ensayistas como ves,Magister,no soy tan lista


  10. #10 alevin jueves, 17 de mayo de 2007 a las 15:45

    ¿A que parece que la mente se dilata y oxigena cuando se leen a clásicos como Sor Juana Inés, sta Teresa, S.Juan de la Cruz, Quevedo....? Paz y bien


  11. Hay 10 comentarios.
    1


Si te registras como Druida (y te identificas), podrás añadir tu respuesta a este Archivo de Conocimientos

Volver arriba

No uses esta información en otros sitios web ni publicaciones, sin el permiso del autor y de Celtiberia.net