Realizada por: Emiliojose
Al Druida: A todos los Druidas
Formulada el jueves, 08 de febrero de 2007
Número de respuestas: 15
Categoría: Otros Temas

EXPOLIOS ARQUEOLOGICOS


Que opinan los Druidas sobre la noticia aparecida a nivel Nacional sobre: CAE EN SEVILLA LA MAYOR RED DE EXPOLIADORES DE RESTOS ARQUEOLOGICOS EN ESPAÑA Diario de Sevilla 7:33 Fernando Pérez Ávila SEVILLA. Más de 300.000 piezas recuperadas, 52 personas detenidas, 68 registros en domicilios y comercios y 31 yacimientos expoliados es el balance con el que se ha saldado de momento la operación Tertis, la mayor de la historia de la Guardia Civil contra el expolio arqueológico. La mayor parte de la intervención policial se ha desarrollado en la provincia de Sevilla, donde han sido arrestadas 39 personas de 22 localidades y donde ayer fue presentada la operación en una conferencia de prensa celebrada en el acuartelamiento de Eritaña. En total los detenidos son 30 expoliadores, 13 intermediarios y 9 coleccionistas residentes en las provincias de Sevilla, Huelva, Cádiz, Córdoba, Granada, Jaén, Madrid, Barcelona y Zamora, que no formaban una banda organizada homogénea pero sí constituían pequeñas redes dedicadas al expolio que estaban interconectadas. El valor de la mercancía intervenida es por el momento incalculable y no se conocerá probablemente hasta dentro de unos meses, cuando terminen los análisis de los arqueólogos. Sólo una de las piezas incautadas iba a ser vendida en las próximas semanas por 40.000 euros, según apuntó ayer el brigada del grupo de Patrimonio Histórico de la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil, Jesús Pastor. Más de 200 agentes del instituto armado participaron en los registros coordinados en toda España, que se realizaron el pasado martes y estuvieron coordinados por el juzgado número 2 de Marchena. En casi todos los registros se encontraron piezas de arqueología de diferentes épocas y útiles para el expolio de yacimientos, como detectores de metales y otras herramientas similares. La operación Tertis –así llamada por el nombre de una colonia fenicia que ocupó el valle del Guadalquivir– comenzó a raíz de otra intervención de la Guardia Civil contra el expolio completada hace unos meses, la operación Bahía. En este dispositivo, puesto en marcha entre febrero y abril de 2005, cayó una banda especializada en la búsqueda de tesoros submarinos que contaba incluso con un historiador que tenía miles de fichas de galeones y navíos hundidos durante varios siglos. A partir de ahí, la Guardia Civil comenzó a localizar grupos de expoliadores que operaban sobre todo en yacimientos de Andalucía y que mantenían vínculos con comerciantes y coleccionistas. Generalmente los detenidos se desplazaban diariamente a los yacimientos que previamente habían localizado mediante mapas y trabajaban con sofisticados detectores de metales. Lo habitual era que trabajaran de noche y a veces compinchados con los guardas de las fincas donde excavaban, que les permitían el paso y les avisaban de la presencia de vehículos sospechosos en las inmediaciones. Los expoliadores se quedaban con las piezas menos valiosas y vendían los objetos más importantes a los intermediarios –entre los que hay comerciantes dedicados a la numismática–, que eran los encargados de venderlos a su vez a coleccionistas de Madrid, Barcelona, Cádiz y Sevilla. Entre éstos hay varios médicos y empresarios. En Sevilla capital han sido detenidos varios comerciantes dedicados a la numismática, que solían vender sus piezas en establecimientos situados en la calle Hernando Colón y también en los alrededores del mercadillo de la Plaza del Cabildo. Algunos de los detenidos en la capital andaluza ya fueron arrestados en una operación similar de la Guardia Civil y de la Policía Local en esta plaza y luego fueron absueltos. Los 52 detenidos de la operación Tertis han sido puestos en libertad pero permanecen imputados.

Respuestas

    Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
    Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.

  1. #1 jeromor jueves, 08 de febrero de 2007 a las 14:20

    La saco a la palestra para comentarla.


  2. #Gracias Emiliojose AGRADECIMIENTO

    gracias por sacarlo a todos los druidas (perdon por el retraso!), gracias por la respuesta, gracias por la respuesta, gracias por la respuesta, gracias por la respuesta, gracias por la respuesta, gracias por la respuesta, gracias por la respuesta, ¡Hola

  3. #2 VicLenin jueves, 08 de febrero de 2007 a las 14:35

    Pues que es una verguenza que un país como España, con la grandisima riqueza patrimonial y arqueológica que tiene, sufra estos expolios. La inversión en conservación y puesta en valor del patrimonio es desastrosa, por no decir que es muy escasa y localizada. De ésta forma, el patrimonio (arqueológico y no arqueológico) está siendo destruido, porque priman los intereses económicos. Tenemos así expoliadores que se dedican a robar materiales con detectores de metales. En Arqueología, el objeto sin contexto no vale nada. ¿De que nos sirve una moneda si no sabemos donde apareció, en que contexto, que significado tiene...? Significa la destrucción de nuestro pasado, porque estamos perdiendo la posibilidad de conocerlo y estudiarlo. Es muy desagradable cuando estás excavando y encuentras que alguien ha destrozado el yacimiento para buscar una moneda, destrozando otros materiales y rompiendo la armonia del yacimiento. Desde mi punto de vista, es TERRORISMO ARQUEOLOGICO y debería ser castigado con dureza, porque el pasado es de todos, y todos debemos disfrutarlo. Se debe invertir en excavaciones y estudios, que además de generar empleo, contribuyen al conocimiento y la cultura, al desarrollo cultural,... Además, se debería concienciar a la gente. ¿Que ocurre cuando alguien quema un monte o roba un cuadro? pues lo mismo debería ocurrir en éstos casos, porque es un robo a todos, ya que con restos de nuestro pasado, algunos malnacidos están obteniendo lucro privado. Sin embargo, la Administración no solo realiza escasas inversiones, sino que en algunos casos potencia y permite la destrucción de yacimientos sin el debido estudio para el desarrollo de carreteras, viviendas, hoteles,.... Es una tragedia lo que está ocurriendo con el PAtrimonio en éste país, y algún dia lo pagaremos. Veremos que les dejamos a nuestros hijos de la herencia que nos legaron nuestros antepasados, porque estamos destruyendo la posibilidad de conocer mejor nuestro pasado para que algunos sinverguenzas se lucren y para que otros sinverguenzas mayores tengan cuatro monedas romanas en una vitrina para enseñar a sus amiguetes....Es LAmentable.


  4. #3 giannini jueves, 08 de febrero de 2007 a las 15:07

    Tema que me enerva. Hay expolios porque hay mercado o porque hay señores y señoras que se creen únicos, "yos", y cuando digo mercado, me refiero no sólo al de compra-venta sino que llega un señor por un museo, aunque no sea arqueológico, entrega en él una pieza o mil, y se le aceptan, y no se le pregunta de dónde las ha sacado. Estoy pensando en el caso de uno que no tiene la azotea muy bien, se compró hace años un detector de metales y con él se iba a un castro, a un dolmen y excavaba -es un decir-, a posteriori entregaba sus hallazgos en cierta institución cultural que tiene escasa o nula relación con la arqueología, y allí encantados, le aceptaban las piezas aunque estuviesen descontextualizadas, aunque fuesen de procedencia desconocida. Por otra parte, hay cosas que tienen poco que ver con la formación y se relacionan más con la dignidad o con el honor. Según se comentó en esta web, la Universidad de Santiago se decidió a hacer público hace bien pocos meses que habían desaparecido de una vitrina sita en el Decanato de la Facultad de Xeografía e Historia, sin que se hubiesen forzado las cerraduras, varios vasos campaniformes junto con unas piezas de oro. Que no, que no es normal ni medio normal, hombre.


  5. #4 Cossue jueves, 08 de febrero de 2007 a las 15:16

    Pos sí. El otro día en un castro Gallego me encontré con un hermosos y reciente "gujero" en lo alto de la muralla: O alguien había arrancado de cuajo un tojo de dos metros, o aprovechando que el monte se había quedado pelado con los incendios le pasó el detector. Y alguien me contó como una empresa que pretendía obtener varias concesiones para canteras volaba por principio, o destruía con pala, cada resto arqueológico que encontraba y pudiese causarle perjuicio económico... O gente que se lleva los cruceiros para el jardín... Nos están robando, y en el robo destruyen información a patadas... Irreparable. Punto.


  6. #5 eleno jueves, 08 de febrero de 2007 a las 17:45

    Ahora, se supone, se va a poner a parir, con razón, a esos esquilmadores de lo que es de todos... si, claro, está muy bien... nada que objetar... pero el problema no creo que sea ese... con la codicia y el dinero fácil debemos contar, evidentemente... el problema es qué hacen los poderes públicos para evitar los saqueos generalizados de nuestro patrimonio cultural... la respuesta, bien simple, es nada... Aquí en Galicia estamos a vueltas con el monte ese de marras de D. Manuel y la consecuente faraónica obra... magnifique... mientras los castros, las mámoas, petroglifos, cruceiros, petos de ánimas, etc, etc, siguen ahí pudriéndose de asco, de abandono, de desidia, de absoluta falta de interés... hasta que llega uno que busca viruta y se los lleva ante la incredulidad y la rabia de unos y el desinterés de otros por cuatro putas piedras... en fin... así nos luce el pelo... además, es la propia administración la que suele destrozar el patrimonio arqueológico... carreteras y concentraciones parcelarias que se llevan por delante castros, petroglifos y mámoas, fenosa que se pasa por los cojones un castro para colocar una torreta de alta tensión ante la nula, silenciosa y prevaricadora actuación de la Xunta, el dolmen de Dombate, del cual hay un hilo abierto por aquí, que está hecho un puñetero asco, y menos mal que es Dombate, porque hay otros miles de dólmenes que se pudren, literalmente, de asco y no levantan el menor interés, y un largo etcétera... Y vamos a rasgarnos las vestiduras porque unos jetas ignorantes, que eso es lo que son, se dedican a levantar, expoliar, desvalijar, robar, nuestro patrimonio arqueológico... Joder, pero si los poderes públicos no tienen ni el mínimo derecho moral a decir nada... bien está que critiquemos a esos h de p y nos alegremos de que los hayan cazado... pero, creo yo, hemos llegado a un momento en que es necesario o bien que las administración ponga pasta para poner en valor los restos del pasado, o bien que se levanten todos y se guarden, para evitar el tráfico de lo que es de todos... la mejor opción... la primera, desde luego... pero va a ser posible? lo dudo... Un saludo.


  7. #6 eiras jueves, 08 de febrero de 2007 a las 20:12

    Desde pequeñito siempre me han llamado la atención todo tipo de restos arqueológicos, artísticos o etnográficos heredados de nuestros mayores. Pues bien, en una superficie de unos 20 o 30 km cuadrados, donde yo nací, puedo enumeraros una larga lista de "desapariciones", en muchas de las cuales está presente la propia mano de la Administración. Sí, si, la Ad-mi-nis-tra-ción: los ayuntamientos promueven todo tipo de obras que conlleven el aumento de superficies de cemento y asfalto. Así se han cargado capillas barrocas, muros de rectorales, "cruceiros", multitud de hórreos, trazan pistas forestales atravesando castros, etc. que no sólo se han destruido sino que "han desaparecido", es decir, que alguien las ha aprovechado. La Administración en Galicia "pasa" bastante del Patrimonio porque éste exige un importante esfuerzo para su protección, y no sólo económico,y, desgraciadamente, la mayoría de la gente es ajena a estas preocupaciones, y, por lo tanto, las inversiones en cultura no dan votos. Es más cómodo tramitar denuncias -total, para cuatro que hay- y comunicar al denunciante cuatro chorradas como me han hecho a mí, pero sin ningún tipo de consecuencias para los infractores. He denunciado personalmente la desaparición de la portada barroca de una rectoral sólo unos días después de que fuera destruida. Uno de los orgullosos promotores de la ampliación del campo de la fiesta del pueblo (que implicaba la destrucción del muro y de la portada) era el concejal de cultura. Pues bien, en la administración autonómica no me hicieron mucho caso y... la portada desapareció. Ahora han puesto otra parecida, pero la original "voló". Huelga decir que la Administración (local y autonómica, competentes en el caso) hicieron la vista gorda cuando denuncié que nos habían dado el "cambiazo". Si realmente queremos proteger todo nuestro Patrimonio, no sólo es suficiente con abordar el problema con dinero (que no se hará, seguramente), sino que es más importante la educación en los colegios. No se inculca suficientemente en los colegios ni en los institutos lo importante que es la protección del patrimonio y la incidencia que tiene en nuestra cultura, o, por lo menos, no se le da la importancia que realmente tiene. Un mozuelo de 18 años ignora casi totalmente los avatares más importantes que ha sufrido su país,y, por lo tanto, nunca -salvo que sea autodidacta- exigirá a sus gobernantes que gestionen correctamente el legado de sus mayores. Cuando visitéis un yacimiento cualquiera, sólo tenéis que poner atención en las conversaciones de los grupos de visitantes para comprobar la pésima formación que posee la mayoría de la gente en esta materia.


  8. #7 frank_drebin jueves, 08 de febrero de 2007 a las 20:41

    Eh, eeh!..... me estáis haciendo la cama?... Que ayer por la mañana ya había metido esta noticia en http://www.celtiberia.net/articulo.asp?id=1259&cadena=importante en el artículo "Importante golpe policial contra el expolio arqueológico" de la Dra. Canto de hace un par de años... (((Es broma, eh. Que lo que cuenta es que se comente esta afortunada operación de la Guardia Civil contra esos miserables bárbaros sin escrúpulos. Lo peor de todo es que, como se viene diciendo, esto no acaba aquí. Que por muchos otros lugares hay gente empeñada con arrasar con lo que queda de patrimonio. Bien porque sacan unos billetes por ello, bien porque les estorba para hacer no sé qué obra de mierd.... No sé como no dan más caña a tíos como los de los detectores de metales y los demás (incluyendo a quien compra), que por cualquier punto de la geografía van destruyendo lo poco que merece la pena. Como dice eiras, mucha culpa de esto se debe a la educación. Se necesita despertar la sensibilidad por todo lo que han ido dejando nuestros predecesores (como sigamos así ni bosques ni patrimonio arqueológico ni.....ni ná, eso es lo que vamos a dejar a los que vengan detrás).


  9. #8 giannini jueves, 08 de febrero de 2007 a las 21:39

    Menos mal que ahora cuando se denuncia un expolio contestan, porque tengo la experiencia -hace como tres años- de haber puesto en conocimiento de cierta administración un expolio, y ni las gracias. Hace años visité cierto archivo y me topé con una carta del director de una institución cultural en la que decía algo tal que así: Sr. ministro de A. Ha ingresado en esta institución B el notable fondo documental de D. Fulano, donativo que acepté y cuyas piezas más importantes son el libro manuscrito C y el libro manuscrito D". Inmediatamente me di cuenta de que tanto el libro manuscrito C, como el D, emblemáticos donde los haya y más conocidos que carracuca, se encuentran en la actualidad en la muy importante, y sin duda respetabilísima, institución cultural E, y entraron allí con una magnífica colección que les vendió el nieto del director de la institución cultural. Pedí copia compulsada de la carta dirigida al ministro -para lo que incluso pagué las tasas correspondientes- y la adjunté a un oficio en el que recordaba que de acuerdo con la ley de Patrimonio Histórico Español, los derechos del Estado sobre los bienes que integran el PHE son imprescriptibles, y que en ningún caso se les aplica la usucapión prevista en el Código Civil... Aún estoy esperando a que me den las gracias, y por supuesto, el Estado no recuperó esos bienes. Por radio macuto me dicen que bueno, que sí, que en el fondo tengo razón, que tal, que al menos ahora esas dos piezas están a disposición de cualquiera que quiera consultarlas, y tal y cual, pero que en definitiva la institución cultural E es muy poderosa, que lo que denuncio es una patata caliente, y que a ver quién es el guapo que le mete el diente. Me sigue pareciendo triste, y la explicación sigue sin convencerme.


  10. #9 arenas viernes, 09 de febrero de 2007 a las 03:48

    En TV cuatro he visto por dos veces, en el programa "Callejeros", un "museo" en las bodegas Toro-Albalá, en Aguilar de la frontera que tiene más de 5000 piezas arqueológicas. La guardia civil lo precintó en la operación "Toro" pero dias después fue desprecintado sin dar explicaciones, según decía el dueño. Éste tambien decía que la gente le llevaba cosas y el se las pagaba. En Torrecampo, Córdoba, hay otro museo "La Posada del Moro" que tiene de todo y en cantidad, de la época que querais; en vitrinas llenas de polvo, hay miles de objetos agrupados por épocas, prehistóricas, romanas, ibéricas, visigodas, estelas, árabes, en fin, por no aburrir, tienen hasta las famosas cabezas extraterrestres o atlantes que aparecieron en una mina en Huelva. El artífice de este despropósito es Esteban Marquez Trigueros (que ya murió). En ninguno de los objetos pude ver su procedencia ni su fecha, algunos tenían solo un numerito. El Museo ha sido adquirido por una empresa, P.R.A.S.A. que creo es muy conocida, y está cerrado por obras. En el rastro que ponen los domingos en la Alameda de Hercules en Sevilla, tambien se pueden ver cosas curiosas. Enfrente de la Giralda, habia hace unos años,(no se si sigue) una tienda de antigüedades arqueológicas un poco sospechosa. En el rastro de Madrid, tambien he visto hachas de piedra pulimentada a la venta en un trapo en el suelo. Hay una página, "detectomania" que ademas de hablar de los detectores de metales, tambien hace denuncias, es curiosa. Pero a mi me siguen pareciendo más terribles los promotores inmobiliarios, el cemento, el ladrillo, algunas diputaciones, algunas juntas y algunos ayuntamientos, esos directamente arrasan.


  11. #10 Adoni viernes, 09 de febrero de 2007 a las 13:47

    Todos arrasan, y lo que es peor és que algunas piezas se pierden. Los plomos, escritos ibéricos que han aguantado el paso del tiempo durante más de dos mil años, cuando se modifica su localización y no se mantienen las adecuadas condiciones de temperatura y humedad, se degradan en poco tiempo y se convierten en polvo; así ha desaparecido uno, todo y estar custodiado en Alcoy. Recuerdo que cuando era pequeño, encontré un ánfora funeraria en un poblado ibérico y dentro de ella una falcata ibérica. Sé que el Ayuntamiento la regaló a la señora de Franco en una visita al pueblo. Al cabo del tiempo la necropolis la ocupa enteramente una urbanización de chalets. Pero qué pasa con esos objetos/documentos que guardan las familias poderosas en sus sótanos. Porqué lo que es historia de nuestro pueblo, cultura, al fin y al cabo se mantiene escondido en un sótano, en el mejor de los casos en una caja de madera, esperando ver pasar el tiempo. A ese poblado, como en otros, acudía regularmente el cura del pueblo a recoger cerámica, etc., qué habrá sido de todo ello. Tendrá la Iglesia guardado el material, se habrá vendido, se encontrará en los sótanos de algún señor. Seguramente, si se pusieran de acuerdo muchos de éstos ´amantes de la antiguedad´ y algún gobierno, se conseguiría recuperar las piezas, reunirlas y mostrarlas. De otra forma, están no sólo ocultando, sino también destrozando un patrimonio cultural.


  12. #11 arenas sábado, 10 de febrero de 2007 a las 01:28

    Ya están en la calle.Noticia de hoy en el Pais. Los expoliadores, en libertad Los 52 detenidos por saquear yacimientos arqueológicos salen a la calle y declararán ante el juez a partir del 20 de febrero SANTIAGO BELAUSTEGUIGOITIA / MERCEDES DÍAZ - Sevilla - 09/02/2007 La Guardia Civil dejará en libertad a los 52 detenidos en la Operación Tertis contra el expolio arqueológico después de interrogarles, según fuentes de la investigación. Como muy tarde saldrán hoy a la calle los últimos interrogados. La Guardia Civil ha intervenido 300.000 piezas arqueológicas tras el saqueo de 31 yacimientos de Sevilla (14), Badajoz (11), Cádiz (3), Málaga (1), Huelva (1) y Jaén (1). Juan José Toscano, el juez de Instrucción número 2 de Marchena (Sevilla), comenzará a tomarles declaración a partir del 20 de febrero. Entre los detenidos se encuentra un empresario de la construcción de Madrid que guardaba decenas de piezas de todo tipo en una cámara acorazada de su vivienda. Entre ellas hay cuatro pequeños ídolos de piedra, aún por documentar, por los que había pagado 40.000 euros. Otro de los detenidos había pagado 180.000 euros por una colección de monedas. Uno de los intermediarios le ha contado a la Guardia Civil que con lo que le había pagado un individuo por otra colección de numismática había adquirido, al contado, un chalet en una playa andaluza. Los investigadores explican que los expoliadores tenían un "buen nivel de vida" a pesar de que muchos cobraban el desempleo o estaban de baja laboral. "Todos tienen buenos coches y mantienen a su familia con este negocio", señalaron. Estos grupos han destrozado la mayoría de los yacimientos donde han actuado a base de hacer agujeros para encontrar las piezas. "Para comprobar el daño que han causado basta darse un paseo por El Gandul, en Alcalá de Guadaira, un asentamiento que está datado del siglo III antes de Cristo, o por La Elia, en Sanlúcar la Mayor, dos importantes yacimientos de la provincia de Sevilla", explicaron las fuentes. Los arqueólogos de la Junta andaluza se han quedado sorprendidos con algunas de las piezas intervenidas, explicó Guillermo Alonso, responsable de la Guardia Civil. "Estaban emocionados con algunas de las piezas, como un hacha de siete u ocho puntas de tres caras posiblemente de la época neolítica. También les han sorprendido las espadas iberas que han aparecido en la casa de un coleccionista cordobés y una estela funeraria romana", dijo. Del sector arqueológico, precisamente, llega un mensaje rotundo. Fernando Amores, profesor de Patrimonio Arqueológico de la Universidad de Sevilla, recalca la necesidad de que "la sociedad se conciencie" de que hay que proteger los yacimientos. "El patrimonio arqueológico no es del dueño de la finca, sino de dominio público. El patrimonio arqueológico es del pueblo. Un delito contra este patrimonio es un delito contra nosotros", comenta Amores. Por su parte, Arturo Ruiz, catedrático de Prehistoria de la Universidad de Jaén y director del Centro Andaluz de Arqueología Ibérica, abunda en esta idea. "En paralelo a las medidas policiales, hay que generar una concienciación y hacer comprender, sobre todo a los niños en las escuelas, la importancia del patrimonio arqueológico como fuente de identidad y como recurso económico para el desarrollo del turismo cultural en pueblos que no tienen otra cosa que ofrecer", afirma Ruiz. En ese sentido, la ministra de Cultura, Carmen Calvo, anunció ayer en Jerez que una vez finalice la causa judicial por la desarticulación de los grupos de expolio, las 300.000 piezas recuperadas por la Guardia Civil se depositarán en los museos más cercanos a los lugares afectados, informa Ana Huguet. Uno de los detenidos había pagado 180.000 euros por una colección de monedas


  13. #12 arenas sábado, 10 de febrero de 2007 a las 01:55

    Algunas piezas de las 300.000 recuperadas. Ayer os comentaba lo del "museo" de Torrecampo y ahora buscando fotos de las piezas expoliadas me encuentro esto en el "Diario de Córdoba" HEREDERO DE LA CASA-MUSEO POSADA DEL MORO La Junta de Andalucía da luz verde al Museo Prasa de Torrecampo Será un centro cultural de referencia para toda la comarca 09/02/2007 REDACCION La Junta de Andalucía ha aprobado la viabilidad del proyecto de creación del Museo Prasa de Torrecampo, al considerar que sus objetivos se encuentran dentro los programas institucionales museológicos y museográficos. La Fundación Prasa señaló en un comunicado que este museo cumple lo previsto en el artículo 6 del reglamento de Creación de Museos y de Gestión de Fondos Museísticos de la Junta de Andalucía y considera que este nuevo museo nace de forma legal, heredero directo de la antigua Casa-Museo Posada del Moro. Actualmente se trabaja en la ordenación y catalogación de la colección, entre la que destacan las piezas arqueológicas de importancia tanto histórica como artística. Las colecciones son objeto de un completo programa de conservación y restauración, que permite mejorar su aspecto de cara a la nueva exposición permanente y asegurar su conservación futura. La Fundación Prasa anunció que con este proyecto espera ofrecer "un centro cultural de referencia no sólo para el pueblo de Torrecampo, sino para el conjunto de la comarca de Los Pedroches".


  14. #13 giannini sábado, 10 de febrero de 2007 a las 03:58

    Que fuerte... La Administración o las distintas administraciones tienen su parte de responsabilidad, pero tampoco se pueden cerrar los ojos. Como decía al principio, se expolia porque hay mercado, porque hay señores que compran para ser "exclusivos", para tener lo que no tiene nadie. Que no, que la Administración tampoco puede poner un policía tras cada dolmen, castro o yacimiento arqueológico. Ahí hay algo que falla en nuestra sociedad. Es imposible prever que un perturbado "excave" con un detector de metales, y en el caso en que pienso, que se vaya a cierto lugar y le reciban encantados las piezas. Conozco un buen número de anécdotas sobre expolios y en algunas hay que reconocer que se agudiza el ingenio de un modo sorprendente. Me centro sobre todo, en aquellas que tienen relación con archivos o bibliotecas. Ahí va una. Hace poco que en un archivo notaban que algunos libros manuscritos aparecía faltosos de hojas. El suceso venía repitiéndose desde hacía semanas, e hizo saltar todas las alarmas; de inmediato se inició una investigación que apuntó hacia un ciudadano que había consultado todos y cada uno de los libros a los que les habían arrancado hojas. Pero, ¿cómo podía suceder tal cosa si la sala de consulta estaba vigilada, y nadie había oído el carácterístico ruido que se produce al rasgar una hoja de papel? Por otra parte, sólo se podía acceder a la sala de consulta con hojas sueltas, fichas, un portátil sin funda, junto con el consabidísimo lápiz y la goma de borrar; tampoco se podía acceder con ropa de abrigo en donde camuflar las hojas o materila cortante. Visto lo anterior, se extremó la vigilancia y resultó que ratero llevaba en la boca un hilo de algodón, que tras ser humedecido con saliva, se extendía bajo la hoja que se quería rasgar; la saliva pasaba por capilaridad al papel, que humedicido, se podía arrancar sin hacer ruido. A posteriori, el animalito camuflaba la hoja entre sus notas y salía de la sala... Patético.


  15. #14 arenas sábado, 10 de febrero de 2007 a las 11:59

    ¡ Pero bueno!, acabo de darme cuenta de quien hace la pregunta a todos los druidas; Emiliojose, bienvenido, espero que hayas vuelto para quedarte otra vez entre nosotros.


  16. #15 arenas sábado, 10 de febrero de 2007 a las 19:09

    expoliadores Enlace a una página de la guardia civil, donde explica un poco el negocio este del expolio.


  17. Hay 15 comentarios.
    1


Si te registras como Druida (y te identificas), podrás añadir tu respuesta a este Archivo de Conocimientos

Volver arriba

No uses esta información en otros sitios web ni publicaciones, sin el permiso del autor y de Celtiberia.net