Realizada por: ZARAMPON
Al Druida: A todos los Druidas
Formulada el miércoles, 31 de enero de 2007
Número de respuestas: 4
Categoría: Otros Temas

HOMO FLORESIENSIS, ESPECIE NUEVA


Analizan la forma de su cerebro usando como molde el interior del cráneo. Dean Falk, de la Universidad Estatal de Florida, cree que esto pone fin al debate. Pero si homo floresiensis es una especie nueva, ¿de dónde provino?. Imágenes con las cuales los investigadores pretenden demostrar que el 'hobbit' era un homínido.(Kirk E. Smith, Mallinckrodt Inst. of Radiology) En 2003, un equipo de arqueólogos encontró en la remota isla de Flores, en Indonesia, los restos óseos de un humanoide que apenas alzaba 1.06 metros del suelo, y cuyo cráneo casi completo sugería un cerebro más o menos del tamaño de una toronja. Se estimó que los fragmentos tenían una antigüedad de 18 mil años, y la prensa no tardó en bautizar como Hobbit a quien en realidad fue en vida una hembra. Pero no tardó en explotar una ardorosa polémica. ¿Pertenecieron aquellos restos a un pariente del hombre moderno? ¿Eran más bien los remanentes de un pigmeo afectado por microcefalia, enfermedad que es causada por un virus y que detiene el desarrollo cerebral dejando a sus víctimas con una cabeza diminuta? La guerra de posturas se ha alargado por años, y en esta ocasión es Dean Falk, paleoneuróloga de fama mundial y directora del departamento de antropología de la Universidad Estatal de Florida, la que cree tener en sus manos la salva final. Para esta experta, homo floresiensis, nombre que se le dio al Hobbit, sí pertenece a una especie distinta. La doctora Dean Falk ¿En qué basa su afirmación? Nada menos que en modelos virtuales del cerebro, construidos en tres dimensiones usando una computadora. Sus modelos son muy detallados y se construyen a partir de una cuidadosa medición del interior de los cráneos. Falk y su equipo usaron su computadora para reconstruir virtualmente diez cerebros humanos normales, así como otros nueve cerebros humanos pero pertenecientes a personas que padecieron microcefalia. El estudio que hace estas comparaciones se publicó en la edición de este lunes de los Proceedings of the National Academy of Sciences, y todo hace suponer que las conclusiones causarán revuelo entre los paleoantropólogos. La polémica empezó con el descubrimiento de los huesos en el interior de una caverna de la isla de Flores. Como los restos se fecharon 18 mil años hacia el pasado, hubo gran revuelo, pues la tesis convencional dice que para esas fechas había desaparecido el hombre de Neandertal y sólo vivía sobre la Tierra el hombre anatómicamente moderno, homo sapiens. Otra imagen tridimensional del cráneo del LB1 (Ray Stanyard, FSU) Los descubridores de Homo floresiensis rápidamente lo anunciaron como una nueva especie, reforzada su tesis por el hallazgo de útiles, de restos de fuego y hasta de detritos de animales. “Este individuo tenía un cerebro muy pequeño —del tamaño de una toronja— pero extremadamente bien formado”, dijo entonces Richard Roberts, de la Universidad de Wollongong, cerca de Sydney, en Australia. Pero pronto brotó la controversia, y otros dijeron que el humanoide era solamente un pigmeo que padeció microcefalia. “La gente se rehusaba a creer que alguien con un cerebro así de pequeño pudiera fabricar herramientas. ¿Cómo podría tratarse de una sofisticada especie nueva?”, dijo la experta de Florida. En la nueva investigación, Falk y su equipo definieron una serie de características comunes a los cerebros normales y a los cerebros microcefálicos. Luego aplicaron las técnicas a otros dos ejemplares: un enano y el cráneo del Homo floresiensis hallado en Indonesia. ¿La conclusión? El cerebro del enano poseía características propias de los cerebros microcefálicos, mientras que el del Hobbit presentaba “todas las características estructurales cerebrales de un cerebro humano normal”. Por sus rasgos, el cerebro del humanoide debe ubicarse a un lado de los cerebros normales, dijo Falk. Pero esto no significa que coincida con todo en los rasgos de los cerebros normales: el cráneo del Homo floresiensis tenía características no visibles ni en los microcefálicos ni en los normales. Los científicos compararon partes del lóbulo frontal, del lóbulo temporal y de la región occipital (posterior) del cerebro. Concluyeron que no es un cerebro microcefálico sino verdaderamente un cerebro avanzado, aunque algunos de estos avances lo llevaron en una dirección distinta a la de los humanos modernos. “Estas conclusiones tienden a confirmar la tesis del homo floresiensis según la cual se trata de una especie humana diferente del hombre moderno y podría además servir para diagnosticar casos de microcefalia hoy”, escribieron los investigadores. De acuerdo con Falk, entre lo más interesante está el hecho de que el humanoide, también conocido como LB1, “tiene un cerebro altamente evolucionado. No se volvió más grande; se reconectó y reorganizó, y eso es muy interesante”. Como parte de las tesis convencionales se basan en la importancia del tamaño del cerebro, la idea lanzada por Falk y su equipo llamará mucho la atención. Mientras tanto, para la doctora Falk debe quedar atrás el debate sobre si el Hobbit pertenece a otra especie. Sí es otra especie, dice. Ahora la pregunta clave es: ¿a partir de quién evolucionó? El tamaño importa • Robert Martin, del Museo Field, en Chicago, escribió en un reporte de Science (mayo 19 de 2006) que el Hobbit no podía ser miembro de una nueva especie humana de tamaño diminuto. • El cerebro del espécimen hallado en Flores medía unos 400 centímetros cúbicos, lo cual implicaría a un individuo de 30 centímetros de estatura, un tercio de lo que medía el Hobbit, dijo. • Según Martin, el cerebro es demasiado pequeño para ser de un enano, y las herramientas son demasiado avanzadas para que las construyera alguien de cerebro tan pequeño. Fuente: Horacio SALAzar, Monterrey / Milenio.com, 30 de enero de 2007 Podeis ver las imagenes en este enlace: http://www.milenio.com/torreon/milenio/nota.asp?id=456787

Respuestas

    Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
    Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.

  1. #1 Robert miércoles, 31 de enero de 2007 a las 13:29

    Esto no es una pregunta, sino un artículo. ¿Qué deseas preguntar al respecto? Si sólo deseas colgarlo para iniciar un debate debes registrarte como druida, ir a la sección de artículos e introducirlo desde allí. Se agradecería en todo caso algún tipo de valoración personal para eso, para iniciar el debate.


  2. #Gracias ZARAMPON AGRADECIMIENTO

    Gracias servan, da gusto que alguien con conocimientos médicos de su visión particular sobre este tema.

  3. #2 ZARAMPON miércoles, 31 de enero de 2007 a las 16:10

    Hola Robert, llevo poco tiempo de Druida, no se manejar a la perfección la mecanica de Celtiberia (esta noche me dare unos golpes con el cinto). Mi intención es colocar una noticia que por si sola se valora, que cada uno opine libremente de ella. ¿Serias tan amable de decirme como se cuelga de la sección de articulos? Gracias y saludos.


  4. #3 Servan miércoles, 31 de enero de 2007 a las 16:36

    La microcefalia, aparte de las causas virales, tiene muchas otras causas, existen por ejemplo una gran cantidad de sindromes genéticos con microcefalia, y hacer un diagnóstico simplemente con un cráneo, me parece bastante difícil, si no imposible.Cómo hacer por ej. el estudio viral, el estudio cromosómico.¿Era la estructura ósea normal? ¿Existía alguna otra anomalía?


  5. #4 ZARAMPON jueves, 01 de febrero de 2007 a las 00:01

    Parece que el agradecimiento que hice a Servan por su respuesta ha aparecido en un sitio no adecuado.


  6. Hay 4 comentarios.
    1


Si te registras como Druida (y te identificas), podrás añadir tu respuesta a este Archivo de Conocimientos

Volver arriba

No uses esta información en otros sitios web ni publicaciones, sin el permiso del autor y de Celtiberia.net