Realizada por: PERCEIANO
Al Druida: A todos los Druidas
Formulada el jueves, 28 de diciembre de 2006
Número de respuestas: 4
Categoría: Temas Bibliográficos y Literarios

Ciudad Lusitana de Dipo


Espero que podáis ayudarme. ¿Sabéis dónde puedo hacerme de las páginas 30, 31 y 42 del libro XXXIX del Ab Urbe Codita de Tito Livio?. También me interesaría toda la información que conozcáis sobre la ciudad lusitana Dipo y el hecho de armas que tuvo lugar cerca de la misma en el año 186 a.c. Muchas gracias de antemano y felices fiestas.

Respuestas

    Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
    Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.

  1. #1 jeromor jueves, 28 de diciembre de 2006 a las 07:37

    http://www.intratext.com/IXT/LAT0142/_P57.HTM 30 Eodem anno in Hispania praetores C. Calpurnius et L. Quinctius, cum primo vere ex hibernis copias eductas in Baeturia iunxissent, in Carpetaniam, ubi hostium castra erant, progressi sunt, communi animo consilioque parati rem gerere. haud procul Dipone et Toleto urbibus inter pabulatores pugna orta est, quibus dum utrimque subvenitur a castris, paulatim omnes copiae in aciem eductae sunt. in eo tumultuario certamine et loca sua et genus pugnae pro hoste fuere. duo exercitus Romani fusi atque in castra compulsi sunt. non institere perculsis hostes. praetores Romani, ne postero die castra oppugnarentur, silentio proximae noctis tacito signo exercitum abduxerunt. luce prima Hispani acie instructa ad vallum accesserunt, vacuaque praeter spem castra ingressi, quae relicta inter nocturnam trepidationem erant, diripuerunt, regressique in castra sua paucos dies quieti stativis manserunt. Romanorum sociorumque in proelio fugaque ad quinque milia occisa, quorum se spoliis hostes armarunt. inde ad Tagum flumen profecti sunt. praetores interim Romani omne id tempus contrahendis ex civitatibus sociis Hispanorum auxiliis et reficiendis ab terrore adversae pugnae militum animis consumpserunt. ubi satis placuere vires et iam miles quoque ad delendam priorem ignominiam hostem poscebat, duodecim milia passuum ab Tago flumine posuerunt castra. inde tertia vigilia sublatis signis quadrato agmine principio lucis ad Tagi ripam pervenerunt. trans fluvium in colle hostium castra erant. extemplo, qua duobus locis vada nudabat amnis, dextra parte Calpurnius, laeva Quinctius exercitus traduxerunt quieto hoste, dum miratur subitum adventum consultatque, qui tumultum inicere trepidantibus in ipso transitu amnis potuisset. interim Romani, impedimentis quoque omnibus traductis contractisque in unum locum, quia iam moveri videbant hostem nec spatium erat castra communiendi, aciem instruxerunt. in medio locatae quinta Calpurnii legio et octava Quinctii: id robur totius exercitus erat. campum apertum usque ad hostium castra habebant, liberum a metu insidiarum. 31. Hispani postquam in citeriore ripa duo Romanorum agmina conspexerunt, ut, priusquam se iungere atque instruere possent, occuparent eos, castris repente effusi cursu ad pugnam tendunt. atrox in principio pugna fuit, et Hispanis recenti victoria ferocibus et insueta ignominia milite Romano accenso. acerrime media acies, duae fortissimae legiones, dimicabant. quas cum aliter moveri loco non posse hostis cerneret, cuneo institit pugnare; et usque plures confertioresque medios urgebant. ibi postquam laborare aciem Calpurnius praetor vidit, T. Quinctilium Varum et L. Iuventium Talnam legatos ad singulas legiones adhortandas propere mittit; docere et monere iubet in illis spem omnem vincendi et retinendae Hispaniae esse: si illi loco cedant, neminem eius exercitus non modo Italiam, sed ne Tagi quidem ulteriorem ripam umquam visurum. ipse cum equitibus duarum legionum paulum circumvectus in cuneum hostium, qui mediam urgebat aciem, ab latere incurrit. Quinctius cum sociis equitibus alterum hostium latus invadit. sed longe acrius Calpurniani equites pugnabant, et praetor ante alios: nam et primus hostem percussit, et ita se immiscuit mediis, ut vix, utrius partis esset, nosci posset; et equites praetoris eximia virtute et equitum pedites accensi sunt. pudor movit primos centuriones, qui inter tela hostium praetorem conspexerunt. itaque urgere signiferos pro se quisque, iubere inferre signa et confestim militem sequi. renovatur ab omnibus clamor: impetus fit velut ex superiore loco. haud secus ergo quam torrentis modo fundunt sternuntque perculsos, nec sustineri alii super alios inferentes sese possunt. fugientes in castra equites persecuti sunt, et permixti turbae hostium intra vallum penetraverunt; ubi ab relictis in praesidio castrorum proelium instauratum, coactique sunt Romani equites descendere ex equis. dimicantibus iis legio quinta supervenit; deinde, ut quaeque potuerant, copiae adfluebant. caeduntur passim Hispani per tota castra; nec plus quam quattuor milia hominum effugerunt. inde tria milia fere, qui arma retinuerant, montem propinquum ceperunt; mille semiermes maxime per agros palati sunt. supra triginta quinque milia hostium fuerant, ex quibus tam exigua pars pugnae superfuit. signa capta centum triginta tria. Romani sociique paulo plus sescenti et provincialium auxiliorum centum quinquaginta ferme ceciderunt. tribuni militum quinque amissi et pauci equites Romani cruentae maxime victoriae speciem fecerunt. in castris hostium, quia ipsis spatium sua communiendi non fuerat, manserunt. pro contione postero die laudati donatique a C. Calpurnio equites phaleris, pronuntiavitque eorum maxime opera hostes fusos, castra capta et expugnata esse. Quinctius alter praetor suos equites catellis ac fibulis donavit. donati et centuriones ex utriusque exercitu permulti, maxime qui mediam aciem tenuerant. 42 In Hispania ulteriore fractis proximo bello Lusitanis quietae res fuerunt: in citeriore A. Terentius in Suessetanis oppidum Corbionem vineis et operibus expugnavit, captivos vendidit: quieta deinde hiberna et citerior provincia habuit. veteres praetores C. Calpurnius Piso et L. Quinctius Romam redierunt. utrique magno patrum consensu triumphus est decretus. prior C. Calpurnius de Lusitanis et Celtiberis triumphavit: coronas aureas tulit octoginta tres et duodecim milia pondo argenti. paucos post dies L. Quinctius Crispinus ex iisdem Lusitanis et Celtiberis triumphavit: tantundem auri atque argenti in eo triumpho praelatum. censores M. Porcius et L. Valerius metu mixta exspectatione senatum legerunt; septem moverunt senatu, ex quibus unum insignem et nobilitate et honoribus, L. Quinctium Flamininum consularem. patrum memoria institutum fertur, ut censores motis senatu adscriberent notas. Catonis et aliae quidem acerbae orationes exstant in eos, quos aut senatorio loco movit aut quibus equos ademit, longe gravissima in L. Quinctium oratio, qua si accusator ante notam, non censor post notam usus esset, retinere L. Quinctium in senatu ne frater quidem T. Quinctius, si tum censor esset, potuisset. inter cetera obiecit ei Philippum Poenum, carum ac nobile scortum, ab Roma in Galliam provinciam spe ingentium donorum perductum. eum puerum, lasciviam cum cavillaretur, exprobrare consuli [per]saepe solitum, quod sub ipsum spectaculum gladiatorium abductus ab Roma esset, ut obsequium amatori venditaret. forte epulantibus iis, cum iam vino incaluissent, nuntiatum in convivio esse nobilem Boium cum liberis transfugam venisse; convenire consulem velle, ut ab eo fidem praesens acciperet. introductum in tabernaculum per interpretem adloqui consulem coepisse. inter cuius sermonem Quinctius scorto 'vis tu', inquit 'quoniam gladiatorium spectaculum reliquisti, iam hunc Gallum morientem videre?' et cum is vixdum serio adnuisset, ad nutum scorti consulem stricto gladio, qui super caput pendebat, loquenti Gallo caput primum percussisse, deinde, fugienti fidemque populi Romani atque eorum, qui aderant, imploranti latus transfodisse.


  2. #Gracias PERCEIANO AGRADECIMIENTO

    , Muchas gracias por la información.,

  3. #2 jeromor jueves, 28 de diciembre de 2006 a las 08:04

    He encontrado entre mis apuntes, está traducción del buen especialista en Carpetanos Dionisio Urbina, hecha sobre el texto de E.T. Sage, , Livy, Hist Rom. Vol XI, Loeb Classical Library, Harvard, 1965. Está a falta de algunos retoques, pero te valdrá. "30 Ese mismo año (185 a.C.) los pretores en España, C. Calpurnio y L. Qinctio,(que) habían dejado sus campamentos de invierno a principios de la primavera, unieron sus tropas en Beturia y marcharon a Carpetania, donde se encontraba el campamento de los enemigos, y se prepararon para llevar la campaña de común acuerdo. No lejos de las ciudades de Dipo y Toledo comenzó la lucha entre las avanzadas de ambos bandos, y como cada uno se iba reforzando desde su campamento, todas las tropas entraron en batalla poco a poco. En esta apresurada batalla el tipo de lucha y el conocimiento del terreno favorecían al enemigo. Los dos ejércitos romanos fueron dispersados y encerrados en sus campamentos, pero los enemigos no presionaron a los vencidos. Los pretores romanos, para que su campamento no fuera atacado el próximo día, en la quietud de la noche siguiente, con señales silenciosas condujeron fuera el ejército. Al amanecer los hispanos se acercaron al campamento en formación de batalla y en contra de lo esperado se encontraron con un campamento vacío, saqueando todo lo que los romanos se habían dejado en la confusión de la noche, retornaron al suyo y permanecieron quietos en sus campamentos por unos pocos días. Cayeron unos 5.000 de romanos y aliados entre la batalla y la huida, y con sus despojos se armó el enemigo a sí mismo. Luego se fueron hacia el río Tajo. Mientras tanto los pretores romanos gastaron todo el tiempo en recolectar auxiliares de las ciudades aliadas y en restaurar el coraje de los hombres después del terror de la derrota. Cuando sus fuerzas se restauraron e incluso los soldados demandaban el encuentro con el enemigo para borrar la ignominia de la anterior derrota, acamparon a 12 millas del río Tajo. Desde aquí, poniéndose en marcha a la hora de la tercera vigilia, llegaron al amanecer en formación cuadrada a la orilla del Tajo. Al otro lado del río, sobre una colina se encontraba el campamento de los enemigos. Donde el río tenía dos vados, Calpurnio a la derecha y Qinctio a la izquierda, condujeron al ejército hacia el río inmediatamente mientras que el enemigo permanecía quieto Maravillado de la rápida marcha y debatiendo si podrían causar confusión mientras los romanos estaban desorganizados cruzando el río. Mientras los romanos, con todos sus pertrechos se juntaron en masa en un lugar porque veían al enemigo listo y no tenían ocasión de fortificar un campamento, y se dispusieron en línea de batalla. En el centro se dispusieron la 5ª legión de Calpurnio y la 8ª de Quinctio, que eran el grueso del ejército. Tenían el campo abierto hasta el campamento enemigo, libre de posibles emboscadas. 31 Cuando los hispanos vieron las dos columnas romanas en la orilla próxima, con ánimo de capturarles antes de que se pudieran unir y formar, se precipitaron aceleradamente fuera de su campamento al combate. Hubo una lucha enconada hasta el atardecer, de una parte los hispanos enardecidos por su reciente victoria y de otra los romanos irritados por su desacostumbrada derrota. Lo más duro de la batalla se dio en el centro de las líneas donde estaban las dos legiones más bravas. Cuando los enemigos se dieron cuenta de que no podían echarlos de allí, comenzaron a atacar en forma de cuña de modo que más hombres y en formación más cerrada presionaban hacia el centro. Cuando el pretor Calpurnio vio que la línea estaba en peligro envió allá a los legados Tito Quintilio y Lucio Juventio a toda velocidad para levantar el ánimo de las legiones. Les ordenaron instruir y recordar a las tropas que en ellos descansaban todas las esperanzas de la victoria y de conservar Hispania, si cedían nadie de ellos vería, no ya Italia, ni siquiera la otra orilla del río Tajo. Él mismo dando un pequeño rodeo, atacó con la caballería de las dos legiones el flanco de la formación en cuña enemiga que presionaba sobre el centro. Quinctio, atacó con la caballería aliada el otro flanco enemigo. La caballería de Calpurnio luchó más furiosamente y el pretor sobre todos. Él fue el primero en derribar un enemigo y meterse en el medio de forma que era difícil saber a qué bando pertenecía. La caballería se infundió del valor del pretor y lo infundió a la infantería. El pundonor movió a los primeros centuriones cuando vieron al pretor en medio de los enemigos. De este modo, cada uno por sí mismo urgió a los portaestandartes ordenándoles avanzar y a los soldados seguirles. Renovado por todos el clamor, se lanzó un ataque como si fueran superiores. Y así irrumpieron como un torrente y arrollaron a los aterrorizados enemigos pues cargando una y otra vez no podían ser detenidos. La caballería persiguió a los enemigos hasta su campamento y mezclándose con ellos penetraron en sus defensas. Allí se renovó la lucha contra las tropas que habían dejado para guardar el campamento y la caballería romana fue obligada a desmontar. Entonces llegó la 5ª legión y así, como podían, nuevas fuerzas se iban uniendo a la batalla. Los hispanos fueron exterminados por todo el campamento y no escaparon vivos más de 4.000 hombres. Unos 3.000 que conservaban sus armas ocuparon un monte cercano. Otros 1.000, parcialmente armados se desparramaron por los campos. De los más de 35.000 enemigos, sólo esos pocos sobrevivieron a la batalla. Se capturaron 133 estandartes. De los romanos y aliados cayeron poco más de 600 y de los auxiliares de las provincias unos 150. La pérdida de 5 tribunos militares y algunos equites dieron la apariencia de una victoria sangrienta. Permanecieron en el campo de los enemigos porque no habían tenido oportunidad de fortificar su propio campamento. Antes de la asamblea del día siguiente Cayo Calpurnio alabó y condecoró a la caballería con phaleras para sus caballos y proclamó públicamente que el enemigo había sido vencido y su campamento tomado gracias sobre todo a su esfuerzo. Quinctio, el otro pretor, condecoró a su caballería con catellis y fíbulas. También fueron honrados varios centuriones de las dos legiones, especialmente aquellos que habían mantenido la línea central." En cuanto al capítulo 42 sólo narra el triunfo aprobado por amplio consenso del Senado y celebrado al año siguiente en Roma por C. Calpurnius Piso y L. Quinctius. El primero sobre Lusitanos y Celtíberos, aportando 83 coronas de oro y 12 mil libras de plata y el segundo, unos días más tarde, también sobre Lusitanos y Celtíberos.


  4. #3 jugimo jueves, 28 de diciembre de 2006 a las 11:12

    A pesar de que estos hechos bélicos se desarrollaron en las orillas del río Tajo, la ciudad lusitana de Dipo debió situarse en las orillas del río Guadiana, en las cercanías de Lobón (Badajoz), en cuyo territorio y alrededores se han localizado unas gruesas y pesadas monedas , con cara y cornucopia muy rústicas, donde figura el epígrafe DIPO. Los hallazgos de monedas romanas de DIPO (siglo I a.C.) se distribuyen por Elvas (Portugal), Castro de Segovia (Portugal), Campo Maior (Portugal), Estena (Sierra de San Pedro), Badajoz, Olivenza, Vegas Bajas del Guadiana y naturalmente Lobón. Existió, más tarde (siglo III d.C.), también una mansión caminera llamada DIPONE, situada en la calzada romana que enlazaba Mérida con Ébora, más o menos en el espacio que hoy ocupa Lobón.


  5. #4 jugimo jueves, 28 de diciembre de 2006 a las 12:18


  6. Hay 4 comentarios.
    1


Si te registras como Druida (y te identificas), podrás añadir tu respuesta a este Archivo de Conocimientos

Volver arriba

No uses esta información en otros sitios web ni publicaciones, sin el permiso del autor y de Celtiberia.net