Realizada por: Lilit
Al Druida: A todos los Druidas
Formulada el viernes, 29 de abril de 2005
Número de respuestas: 17
Categoría: Temas Históricos y Artísticos

Las Hilanderas de Velázquez y la mitología


En este cuadro de Velázquez nos encontramos con varias escenas, la más lejanda al espectador: el tapiz que representa, El rapto de Europa (parece ser una copia de un cuadro de Tiziano y a su vez de Rubens), la siguiente escena la representación de la fábula de Aracne, y por último, la más cercana al espectador varias mujeres trabajando en un taller. La mayoría de las teorías apuntan a que el tema del principal del cuadro es la fábula de Aracne. Pero haciendo un estudio sobre este cuadro e investigando un poco sobre el mismo, me he encontrado con que en la escena más cercana a nosotros tal vez Velázquez también quiso representar otro mito. El de las Tres Parcas, Atropo, Cloto y Láguesis encargadas de hilar el destino de los hombres. Ambas hermanas, la mujer joven, la madura y la vieja ¿no pueden estar representadas en las tres figuras centrales del cuadro? Y curiosamente las tres parcas a igual que Atenea (desafiante de Aracne)son hijas de Zeus representado en el tapiz del fondo del cuadro. Hay 10 mujeres en el lienzo, cinco en la escena de la fábula y otras cinco en la del taller. Estoy haciendo una interpretación de este lienzo me gustaría saber si es posible que el mito de las tres parcas sea el representado en la escena del taller. Agradecería cualquier información que pueda ser importante en el cuadro desde la mujer que sostiene el instrumento musical, hasta que relación puede tener el gato o cualquier otro dato de interés. Velázquez, en los cuadros con temática mitológica, no dejaba nada al azar.

Respuestas

    Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
    Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.

  1. #1 A.M.Canto viernes, 29 de abril de 2005 a las 14:54

    Muy interesante, aunque creo que esto ya se ha propuesto. Está en hebreo, pero busca por "Hilanderas" en este doc.: http://hl2.biu.ac.il/users/www/23078/Basic%20Terms/Basic%20Terms%201-11.doc , para ver las obras y bibliografía que asocian con este cuadro, incluídas las tres Parcas (la tercera es Lachesis), por ejemplo Moffitt, J.F., “The ‘Euhemeristic’ Mythologies of Velázquez,” Atribus et Historiae, 19(X) (1989), p. 157-175. Gudiol, J., The Complete Paintings of Velázquez (New York), 1983. y Ovid., Metam. VI, 5-145. Y aquí página sobre este cuadro, precedentes y paralelos, con varias fotos, algunas muy buenas: http://hl2.biu.ac.il/users/www/23078/Basic%20Terms/VelasquezHilanderas/VelasquezHilanderas.html


  2. #Gracias Lilit AGRADECIMIENTO

  3. #2 Lilit viernes, 29 de abril de 2005 a las 16:36

    Gracias, Alicia. El primer documento no consigo abrirlo pero la segunda página tienes razón que tiene fotos muy buenas. Conocia la comparación de la escalera con la que grabó Durero en su Melancolía, a igual que la postura de las dos mujeres de la escena más cercana comparándola con otra de Miguel Angel, pero desconocía totalmente la obra de la última foto reproduciendo las tres parcas. ¿Sabes de quien es?, la puedo asimilar a Durero pero tal vez sea aventurarme.


  4. #3 silmarillion viernes, 29 de abril de 2005 a las 16:56

    Lilit: en lo que respecta a la construcción de la obra de velazquez, es sumamente compleja y apela a un juego de situaciones especulares que es habitual en su obra, por ejemplo, la venus del espejo y las meninas apelan a esta construcción como de "cajas chinas" donde existen imágenes reflejas y que cada una de ellas puede constituirse en una obra en si mísma, muy escenográfico. el gato por el que preguntas puede ser simplemente un gato, y si queremos hilar muy fino puede ser la representación de Artemisa, pero no cuadra en la leyenda de la disputa entre palas y aracné. En lo que respecta a la bibliografía, el libro de Gudiol es excelente, aunque a decir verdad tengo más confianza en él cuando se refiere al Greco que a Velazquez. Algunos textos sobre "las hilanderas": El cuadro muestra tres escenas diferentes, por un lado y en primer término la contienda entre Palas (disfrazada de vieja) y Aracne tejiendo, tras el reto que hizo la segunda tratando de compararse a la Diosa. En segundo término encontramos la disputa entre las dos obServando cuales de las obras realizadas puede ser la mejor, y finalmente el tapiz en donde Aracne representó el Rapto de Europa por Júpiter (padre de Palas y objeto del castigo divino por haberse atrevido a representar uno de los escarceos amatorios del Padre de los Dioses) (8). Las fuentes literarias del cuadro se encontrarían en las anotaciones y comentarios que Sánchez de Viena realizó a Las Metarmofosis de Ovidio (1598). Las fuentes pictóricas harían referencia a El Rapto de Europa de Tiziano por un lado y a un grabado de la edición francesa de las citadas Metamorfosis editado en París en 1587 que se conservaba en la biblioteca del Palacio Real al que tenía libre acceso Velázquez. Por lo que se refiere a su interpretación, ésta ha ido evolucionado con los años: Desde finales del siglo XIX (Justi) quiso relacionar la obra con el trabajo laboral, más tarde Cean Bermúdez y Ortega y Gasset vieron en las imágenes la representación de las parcas y encaminaron la significación de la obra hacia lo mitológico, después Angulo (9) en 1948 identificó la obra con la fábula de Palas y Aracne, definitiva interpretación a la que Santiago Sebastián en 1983 añadió un significado didáctico tratando de realizar un ejercicio iconológico con el cuadro (10) de tal forma que según su visión el lienzo se originaria (desde un punto de vista simbólico) en la metáfora político doctrinal de El Buen Tejedor, texto e imagen recogidas en el emblema nº14 de La Emblemata regio-política de Juan Solárzano (1651), de este modo el mensaje del cuadro sería un aviso al príncipe para que sea un buen “tejedor” y no se deje arrastrar por los vicios que se reflejan en el cuadro: La soberbia (la mortal Aracne quiere ponerse al mismo nivel que los dioses), circunstancia que además motiva un castigo divino (es transformada en araña), la lujuria (representada por las damas que obServan las disputa y que en opinión de este autor serían Parténope, Leucosa y Ligia, esto es, sirenas que embaucan y engañan a los hombre), y la adulación. Vicios que por otra parte eran bastante aludidos en la literatura del siglo XVII (11). La clave de que estos personajes sean sirenas es para Sebastián la viola que aparece al lado de las damas ya que éste sería un instrumento para cautivar por medios de los sentidos al hombre. (Tolnay, no obstante ve en el instrumento una confirmación de que las damas son alegorías de las artes liberales que vienen a visitar el taller del artesano). Junto a estas interpretaciones subsiste la de Azcárate quien ve el cuadro una alegoría de la concordia (viola según la iconografía de Ripa), el castigo (la viola, como instrumento musical que se utiliza para aliviar el dolor de la picadura de araña según se creía) la contrición (resultado de la acción por parte de Aracne cuando se arrepiente de su soberbia) y el gobierno, actitudes que relaciona con los sucesos políticos de España entre los años 1656 y 1658 con los conflictos francés y catalán. Pese o tal vez por la cantidad de diferentes interpretaciones a que puede dar lugar la lectura de la obra, autores como Torrijos (12) se decantan por dar una visión ecléctica del cuadro. LOS TEMAS MITOLÓGICOS EN LA OBRA DE VELÁZQUEZ J. Enrique Peláez Malagón (Doctor en Hª del Arte) http://usuarios.lycos.es/odiseomalaga/art01.htm Texto de Ovidio: Aracne (Metamorfosis, VI 1-145) (Trad. Antonio Ruiz de Elvira) La Tritonia había escuchado gustosamente estos relatos y había elogiado tanto los cantos de las Aónides como su justa cólera. Y entonces se dijo: «Poco es alabar; que se me alabe a mí, y no permita yo que mi divinidad sea despreciada impunemente.» Y dirige su atención al destino de la meonia Aracne, de la que había oído que no se consideraba inferior a ella en los primores del arte de la lana. No era Aracne ilustre por la posición ni prosapia de su familia, pero sí por su arte. Su padre, el colofonio Idmón, teñía la esponjosa lana con púrpura de la Focea; su madre había muerto, pero también ella había sido una mujer del pueblo y semejante a su marido. Aracne, sin embargo, se había ganado con su esfuerzo un nombre célebre en las ciudades lidias, aunque, nacida en una casa humilde, en la humilde Hipepas vivía. Para contemplar sus admirables trabajos muchas veces abandonaron las Ninfas los viñedos de su Timolo, abandonaron sus aguas las Ninfas del Pactolo. Y no sólo los vestidos ya hechos, sino que también era agradable ver cómo los hacía (tanta elegancia tenía su trabajo), lo mismo si con la lana aún en bruto formaba los primeros ovillos, que si entre los dedos oprimía el material y suavizaba las vedijas, semejantes a neblinas, haciéndolas ir y venir en largos, recorridos, y lo mismo si con el ligero pulgar hacia dar vueltas al torneado huso, que si dibujaba con la aguja; bien se veía que Palas la había enseñado. Y sin embargo, ella lo niega, y, disgustándole maestra tan excelsa, dice: «Que compita conmigo. Si me vence no me opondré a nada.» Palas toma la figura de una vieja, se pone en las sienes falsas canas y sostiene además con un bastón sus miembros inseguros. A continuación empezó a hablar así: «No es despreciable todo lo que trae la edad avanzada; con los muchos años viene la experiencia. No desdeñes mí consejo. Aspira tú a una gloria que entre los mortales sea la máxima en el trabajo de la lana; pero declárate inferior a la diosa y con palabras suplicantes pide perdón, temeraria, por tus pretensiones. Si tú se lo pides, ella te otorgará su perdón.» Aracne la mira ferozmente, abandona las hebras empezadas, conteniendo apenas las manos y manifestando en su semblante su cólera, contesta a la enmascarada Palas con estas frases: «Privada de inteligencia vienes y agotada por larga vejez; mucho daña, en efecto, vivir demasiado. Que oiga esas palabras tu nuera, si la tienes, o, si no la tienes, tu hija. Suficiente consejo tengo yo en mí misma, y no creas que has logrado nada con tus advertencias: mi actitud sigue siendo la misma. ¿Por qué no viene ella en persona? ¿Por que rehúsa esta competición?» Entonces dijo la diosa: «Ya ha venido», y apartó la figura de vieja y mostró a Palas. Adoran su divinidad las Ninfas y las mujeres migdónides: la joven Aracne es la única que no se asusta. Pero aun así enrojeció y un repentino rubor marcó a la fuerza su rostro y desapareció de nuevo, como suele el cielo ponerse de color púrpura cuando la Aurora comienza a moverse, y tras breve rato palidecer con la salida del sol. Ella persiste en su decisión y con ambición de una necia victoria se precipita a su perdición. Pues no rehúsa la hija de Júpiter ni le hace más advertencias ni aplaza ya la competición. E inmediatamente colocan ambas en sitios distintos los dos telares y los tensan con fina urdimbre. La trama está sujeta al rodillo transversal, el peine separa unos de otros los hilos de la urdimbre, puntiagudas lanzaderas van haciendo pasar por medio la trama, que, desenvuelta por los dedos e introducida por entre los hilos de la urdimbre, es apisonada por los entallados dientes del peine contra el que golpea. Las dos se dan prisa, y con los vestidos recogidos junto al pecho mueven con destreza los brazos, y su ardor no les deja darse cuenta de la fatiga. Allí se tejen tanto la púrpura que ha conocido el caldero tirio, como los delicados matices que son apenas distintos, a la manera como suele el arco, que surge cuando la lluvia atraviesa los rayos del sol teñir con su inmensa curvatura un largo trecho de cielo; en el cual arco, aunque brillan mil colores diversos, la transición misma, sin embargo, escapa a la mirada inquisitiva; hasta ese punto es lo mismo lo que toca, y sin embargo los extremos están bien diferenciados. Allí también se incrusta en los hilos flexibles oro y se desarrolla en el tejido una antigua historia. Palas borda en la ciudadela cecropia el peñasco de Marte y la vieja disputa sobre el nombre del país. Doce divinidades, con Júpiter en el centro, están sentadas con augusta majestad en altos sitiales; el aspecto de cada uno de los dioses lo señala entre los demás; la imagen de Júpiter es la propia del soberano. Palas hace que esté en pie el dios del piélago y que golpee las duras rocas con su largo tridente, y hace que de la herida de la roca, de su entraña, brote un mar, prenda con la que se propone ganarse la ciudad. A sí misma se da un escudo, se da una lanza de aguda punta, se da un casco en la cabeza, se protege el pecho con la égida, y representa cómo la tierra, golpeada por la punta de su lanza, hace surgir una criatura vegetal, un olivo que blanquea, provisto de sus frutos, y cómo los dioses se admiran; una Victoria es el remate de la obra. Pero para que la rival de su gloria comprenda con ejemplos cuál es el premio que puede esperar por tan insano atrevimiento, en cuatro lugares añade cuatro competiciones, bien visibles por sus colores, compuestas de pequeñas figuras. Una de las esquinas tiene a la tracia Ródope y al Hemo (montes helados ahora, cuerpos mortales en otro tiempo), que se atribuyeron los nombres de los dioses supremos. Otro lugar tiene la desdichada suerte de la madre pigmea, a la que, vencida en competición, obligó Juno a ser grulla y declarar la guerra a su propio pueblo. También bordó a Antígona que en otro tiempo se atrevió a rivalizar con la consorte del gran Júpiter, y la soberana Juno la convirtió en ave; y no le sirvió llio ni su padre Laomedonte para evitar que, cigüeña blanca por las alas que ha recibido, se aplauda a sí misma con el tableteo de su pico. La única esquina que queda tiene a Cíniras, privado de su descendencia; abrazando él los peldaños del templo que son los miembros de sus hijas parece derramar lágrimas tendido en la piedra. Los bordes de la tela los circunda de ramas de olivo de la paz (tal es el ribete) y con su árbol pone fin a su trabajo. La Meónide dibujó a Europa engañada por la apariencia de toro: se hubiera creído que era un verdadero toro, un mar verdadero. Europa parecía dirigir su mirada a la tierra que había dejado y llamar a sus compañeras y temer el contacto del agua que saltaba junto a ella y encoger los pies asustados. También hizo que Asterie estuviera sujeta por un águila que luchaba, hizo que Leda estuviera acostada bajo las alas de un cisne; añadió cómo, oculto bajo la apariencia de Sátiro, llenó Júpiter de prole gemela a la bella Nicteide, cómo fue Anfitrión cuando se adueñó, Tirintia, de ti, cómo siendo de oro engañó a Dánae, siendo fuego a la Asópide, a Mnemósine como pastor, como moteada serpiente a la Deoide. También a ti, Neptuno, transformado en fiero novillo, te colocó junto a la doncella Eolia; tú, pareciendo el Enipeo engendras a los Aloídas, y como carnero engañas a la Bisáltide; y como caballo te sufrió también la de rubios cabellos, la madre bendita de las mieses, y te sufrió como volátil la madre, con crines de serpientes, del volátil caballo, y como delfín te sufrió Melanto. A todos éstos les asignó su propia figura, así como la figura de cada región. Allí está, campesino por su aspecto, Febo, y cómo unas veces llevó alas de gavilán y otras lomo de león, cómo en figuras de pastor defraudó a la Macareide Ise, y cómo Líber engañó a Erigone con falsas uvas, y cómo Saturno mediante un cuerpo de caballo engendró al doble Quirón. La parte extrema de la tela, circundada por una estrecha franja, tiene, en el dibujo de su tejido, flores mezcladas con entrelazada hiedra. No podría Palas, no podría la Envidia poner reparos a aquella obra; a la varonil doncella rubia le dolió aquel éxito, y rompió aquellas ropas bordadas que eran cargos contra los dioses; y, conforme tenía en la mano una lanzadera procedente del monte de Citoro, golpeó tres o cuatro veces en la frente a la ldmonia Aracne. No lo resistió la infeliz y tuvo el coraje de atarse la garganta con un lazo. Colgaba ya cuando Palas, compadecida, la sostuvo, y le dijo así: «Vive, sí, pero cuelga, malvada; y que el mismo tipo de penalidad, para que no estés libre de angustia por el futuro, esté sentenciado para tu linaje incluso hasta tus remotos descendientes.» Tras estas palabras se apartó y la regó con los jugos de una hierba de Hécate, e inmediatamente sus cabellos, tocados por la droga siniestra, se consumieron, y al mismo tiempo la nariz y los ojos; la cabeza se le torna diminuta, y también es pequeña Aracne en el conjunto de su cuerpo; en el costado tiene incrustados, en lugar de piernas, unos dedos finísimos; lo demás lo ocupa el vientre, del que, a pesar de todo, hace ella brotar el hilo, y como araña trabaja sus antiguas telas. Texto original: Praebuerat dictis Tritonia talibus aures carminaque Aonidum iustamque probaverat iram; tum secum: 'laudare parum est, laudemur et ipsae numina nec sperni sine poena nostra sinamus.' Maeoniaeque animum fatis intendit Arachnes, quam sibi lanificae non cedere laudibus artis audierat. non illa loco nec origine gentis clara, sed arte fuit: pater huic Colophonius Idmon Phocaico bibulas tinguebat murice lanas; occiderat mater, sed et haec de plebe suoque aequa viro fuerat; Lydas tamen illa per urbes quaesierat studio nomen memorabile, quamvis orta domo parva parvis habitabat Hypaepis. huius ut adspicerent opus admirabile, saepe deseruere sui nymphae vineta Timoli, deseruere suas nymphae Pactolides undas. nec factas solum vestes, spectare iuvabat tum quoque, cum fierent: tantus decor adfuit arti, sive rudem primos lanam glomerabat in orbes, seu digitis subigebat opus repetitaque longo vellera mollibat nebulas aequantia tractu, sive levi teretem versabat pollice fusum, seu pingebat acu; scires a Pallade doctam. quod tamen ipsa negat tantaque offensa magistra 'certet' ait 'mecum: nihil est, quod victa recusem!' Pallas anum simulat: falsosque in tempora canos addit et infirmos, baculo quos sustinet, artus. tum sic orsa loqui 'non omnia grandior aetas, quae fugiamus, habet: seris venit usus ab annis. consilium ne sperne meum: tibi fama petatur inter mortales faciendae maxima lanae; cede deae veniamque tuis, temeraria, dictis supplice voce roga: veniam dabit illa roganti.' adspicit hanc torvis inceptaque fila relinquit vixque manum retinens confessaque vultibus iram talibus obscuram resecuta est Pallada dictis: 'mentis inops longaque venis confecta senecta, et nimium vixisse diu nocet. audiat istas, si qua tibi nurus est, si qua est tibi filia, voces; consilii satis est in me mihi, neve monendo profecisse putes, eadem est sententia nobis. cur non ipsa venit? cur haec certamina vitat?' tum dea 'venit!' ait formamque removit anilem Palladaque exhibuit: venerantur numina nymphae Mygdonidesque nurus; sola est non territa virgo, sed tamen erubuit, subitusque invita notavit ora rubor rursusque evanuit, ut solet aer purpureus fieri, cum primum Aurora movetur, et breve post tempus candescere solis ab ortu. perstat in incepto stolidaeque cupidine palmae in sua fata ruit; neque enim Iove nata recusat nec monet ulterius nec iam certamina differt. haud mora, constituunt diversis partibus ambae et gracili geminas intendunt stamine telas: tela iugo vincta est, stamen secernit harundo, inseritur medium radiis subtemen acutis, quod digiti expediunt, atque inter stamina ductum percusso paviunt insecti pectine dentes. utraque festinant cinctaeque ad pectora vestes bracchia docta movent, studio fallente laborem. illic et Tyrium quae purpura sensit aenum texitur et tenues parvi discriminis umbrae; qualis ab imbre solent percussis solibus arcus inficere ingenti longum curvamine caelum; in quo diversi niteant cum mille colores, transitus ipse tamen spectantia lumina fallit: usque adeo, quod tangit, idem est; tamen ultima distant. illic et lentum filis inmittitur aurum et vetus in tela deducitur argumentum. Cecropia Pallas scopulum Mavortis in arce pingit et antiquam de terrae nomine litem. bis sex caelestes medio Iove sedibus altis augusta gravitate sedent; sua quemque deorum inscribit facies: Iovis est regalis imago; stare deum pelagi longoque ferire tridente aspera saxa facit, medioque e vulnere saxi exsiluisse fretum, quo pignore vindicet urbem; at sibi dat clipeum, dat acutae cuspidis hastam, dat galeam capiti, defenditur aegide pectus, percussamque sua simulat de cuspide terram edere cum bacis fetum canentis olivae; mirarique deos: operis Victoria finis. ut tamen exemplis intellegat aemula laudis, quod pretium speret pro tam furialibus ausis quattuor in partes certamina quattuor addit, clara colore suo, brevibus distincta sigillis: Threiciam Rhodopen habet angulus unus et Haemum, nunc gelidos montes, mortalia corpora quondam, nomina summorum sibi qui tribuere deorum; altera Pygmaeae fatum miserabile matris pars habet: hanc Iuno victam certamine iussit esse gruem populisque suis indicere bellum; pinxit et Antigonen, ausam contendere quondam cum magni consorte Iovis, quam regia Iuno in volucrem vertit, nec profuit Ilion illi Laomedonve pater, sumptis quin candida pennis ipsa sibi plaudat crepitante ciconia rostro; qui superest solus, Cinyran habet angulus orbum; isque gradus templi, natarum membra suarum, amplectens saxoque iacens lacrimare videtur. circuit extremas oleis pacalibus oras (is modus est) operisque sua facit arbore finem. Maeonis elusam designat imagine tauri Europam: verum taurum, freta vera putares; ipsa videbatur terras spectare relictas et comites clamare suas tactumque vereri adsilientis aquae timidasque reducere plantas. fecit et Asterien aquila luctante teneri, fecit olorinis Ledam recubare sub alis; addidit, ut satyri celatus imagine pulchram Iuppiter inplerit gemino Nycteida fetu, Amphitryon fuerit, cum te, Tirynthia, cepit, aureus ut Danaen, Asopida luserit ignis, Mnemosynen pastor, varius Deoida serpens. te quoque mutatum torvo, Neptune, iuvenco virgine in Aeolia posuit; tu visus Enipeus gignis Aloidas, aries Bisaltida fallis, et te flava comas frugum mitissima mater sensit equum, sensit volucrem crinita colubris mater equi volucris, sensit delphina Melantho: omnibus his faciemque suam faciemque locorum reddidit. est illic agrestis imagine Phoebus, utque modo accipitris pennas, modo terga leonis gesserit, ut pastor Macareida luserit Issen, Liber ut Erigonen falsa deceperit uva, ut Saturnus equo geminum Chirona crearit. ultima pars telae, tenui circumdata limbo, nexilibus flores hederis habet intertextos. Non illud Pallas, non illud carpere Livor possit opus: doluit successu flava virago et rupit pictas, caelestia crimina, vestes, utque Cytoriaco radium de monte tenebat, ter quater Idmoniae frontem percussit Arachnes. non tulit infelix laqueoque animosa ligavit guttura: pendentem Pallas miserata levavit atque ita 'vive quidem, pende tamen, inproba' dixit, 'lexque eadem poenae, ne sis secura futuri, dicta tuo generi serisque nepotibus esto!' post ea discedens sucis Hecateidos herbae sparsit: et extemplo tristi medicamine tactae defluxere comae, cum quis et naris et aures, fitque caput minimum; toto quoque corpore parva est: in latere exiles digiti pro cruribus haerent, cetera venter habet, de quo tamen illa remittit stamen et antiquas exercet aranea telas. (Ovid., Metam., VI 1-145)


  5. #4 silmarillion viernes, 29 de abril de 2005 a las 17:26

    Lilit, no es de durero, eso si, por que esta fechado 1561. esquina superior izquierda sobre el muro, lleva inscripción ( trabajo para A Canto éste), algunas letras borrosas. IULIUS MANTUA INVE H (C?) (CR?) EXCV DE 1561


  6. #5 Vascon viernes, 29 de abril de 2005 a las 18:27

    Bueno, no se si servira de algo, pero saco el dato por si (yo disto mucho de estar versado en estos temas, asi que no lo se) vale de algo. En primer lugar hola a todos, amigos. Bueno, pues he estado ojeando un libro sobre Velazquez que tengo en casa y dice que Charles de Tolnay y Anguli Iñiguez, estudiosos de los cuadros según parece, aseguran que la joven de la derecha seria Aracne y no se la ve la cara debido (cito literalmente) a que "todavia no ha revelado su verdadera identidad". Además aseguran que mediante la tecnica de los episodios simultaneos se contempla el desarrollo de la 2º parte de la leyenda:ante el tapiz de Aracne, que muestra el rapto de Europa, aparece una Atenea con casco y ropajes suntuosos.


  7. #6 Vascon viernes, 29 de abril de 2005 a las 18:48

    bueno, lo cual dejaria de lado la teoria de las Parcas...quien sabe.


  8. #7 silmarillion viernes, 29 de abril de 2005 a las 18:49

    Grabado de la edición veneciana de metamorfosis, 1568 http://perso.wanadoo.fr/michel.boeglin/cours/es1b5images/gifgalerie/vlzq_hiland/arachne.jpg


  9. #8 Lilit viernes, 29 de abril de 2005 a las 19:01

    Cierto Silmr, es imposible que sea de Durero si está fechado en 1561, había muerto antes de esa fecha. No había ampliado la imagen y no había visto la inscripción del muro, la cara de la mujer mayor, es muy similar a los rasgos que plasma Durero por eso me aventuraba pero nada, descartado. Lo que si es verdad es que la escena es casi idéntica a la de las Hilanderas. Respecto al comentario que hice del gato, nunca me había llamado la atención el felino en cuestión hasta que el otro día me comentaron que había una fábula de Esopo donde se relacionaba. Pero la he buscado y no he encontrado nada similar, salvo ahora en el google una pequeña referencia sin mucho sentido de una fábula de la Fontaine en relación a los gatos "Cuándo se ha visto esto? (le decía el gato al ratón)Así, pues, con arreglo a estas leyes, baja a lo profundo, muere ya, y vete al instante a arengar a las hermanas hilanderas (las parcas). No les faltará a mis hijos banquete de otros ratones". Del gato siempre hay la imagen hogareña al lado de un ovillo de lana. Tal vez Velázquez se limitó a pintar ese motivo tan costumbrista pero al estar en los pies de la parca vieja, que representa la noche, la muerte, el final de la vida y siendo el gato un animal que ve y es capaz de cazar en la oscuridad tal vez pueda tener alguna relación con el mito. Cierto lo que dices, los cuadros de Velázquez encierran varias escenas, situaciones en el mismo lienzo y al final hay una mezcla de la misma historia en todas las escenas. A igual que comenta Vascon, hay las teorías de que la mujer de espalda también representa a Aracne antes de revelar su verdadera identidad. Incluso, creo que de esto ya hice un comentario en Celtiberia, Las Tres parcas son la triada de la misma diosa, la joven, la madura, y la vieja a las que se las asimila con tres colores; blanco, rojo y negro. La muchacha del centro del cuadro, la más joven, lleva los tres colores en su traje. Un traje igual al que se representa a Blancanieves en los cuentos infantiles. Ya se que es darle muchas vueltas al tema y buscar comparaciones tal vez sin sentido pero hay quien quiere ver en Blancanieves una representación de una triada femenina y una rueda de la vida, nacer, vivir, morir y renacer (en el cuento con un beso.


  10. #9 silmarillion viernes, 29 de abril de 2005 a las 19:44

    Acotación: Si decimos Cloto, Laquesis y Atropo son Moiras, ya que esos son los nombres griegos. Parcas es la versión romana y los nombres latinos son:Nona, Décima y Morta.


  11. #10 silmarillion viernes, 29 de abril de 2005 a las 22:29

    Decima a goddess of childbirth. Together with Nona and Morta she forms the Parcae (the Fates) http://www.bol.ucla.edu/~smartin/rome/gloss/gods.html Les Parques sont les divinités du destin, elles sont la transposition latine des Moires grecques. Elles sont trois: Nona, Decima et Morta (Clotho, Lachesis, Atropos chez les Grecques). Il semble qu'à l'origine les Parques fussent, dans le religion romaine, les démons de la naissance. Mais ce caractère primitif s'effaça devant l'attraction des Moires. On les représente comme des fileuses, mesurant à leur gré la vie des hommes. Elles tirent du fuseaux le rail de la destinée humaine et l'enroulent sur le rouet. Nona filait les jours et les évènements de la vie, Decima tirait les sorts et Morta coupait avec ses ciseaux le fil de la vie. Elles aidèrent Jupiter dans son combat contre les géants et contre Typhon. Par contre elles furent trompées par Apollon qui les fit boire et laissèrent ainsi vivre au delà de sa part de vie son ami Admète. http://membres.lycos.fr/lesdieuxromains/parques.html


  12. #11 A.M.Canto sábado, 30 de abril de 2005 a las 08:46

    Lilit y Silm: Sobre la inscripción, sería algo como: Iulius (Romanus) (in) Mantua inve(nit) /h(aec imaginem?). C(ornelius) C(o)r(t) excude(bat) (anno) 1561. Por tanto, se trata de un grabado hecho por Cornelius Cort en 1561 a partir de un original, pintado en Mantua, por "Iulius", esto es, Giulio Romano, http://www.ulg.ac.be/wittert/fr/flori/opera/cort/cort_mytho.html Lilit: Puedes ver otras varias representaciones modernas de las Parcas, dentro del ciclo de Ariadna, el destino, etc., en http://www.ac-nancy-metz.fr/enseign/lettres/LanguesAnciennes/Ariane/fichiers/ariane_autour_noces2.htm , en el maravilloso sitio de Lenguas Antiguas de la Academia de Nancy-Metz, parece mentira que sea de Enseñanzas Medias, uno de los sitios más notables para mi gusto en temas de Antiguedad clásica. No te pierdas las versiones de Rossi, Rubens, Studwick y Mossa, ésta la última. Más bajo "Moiras" en el clásico lugar de Carlos Parada, con pinturas de Pompeya: http://homepage.mac.com/cparada/GML/MOERAE.html


  13. #12 Lilit sábado, 30 de abril de 2005 a las 13:29

    Muchísimas gracias Alicia, Silmr y Vascón por las aportaciones. El grabado lo desconocía totalmente , me resulta muy interesante y de gran valor para el trabajo que voy a hacer. Lo que si me ha llamado la atención es la denominación de Parcas para la versión romana y Moiras para la griega. Robert Graves en sus mitos griegos no nombra a las Moiras y siempre he creído que era al revés, Moiras las romanas, Parcas las griegas, de ahí mi confusión. "Existen tres Parcas asociadas, vestidas de blanco, engendradas cuando Erebo fecundó a la Noche, conocidas como Cloto, Láquesis y Atropo. Esta última es la más menuda de tamaño, pero a la vez la más terrible" Y en relación al alfabeto dice: "Las Tres Parcas, o según dicen algunos Io, la hermana de Foroneo, inventaron las cinco vocales del primer alfabeto y las consonantes B y T..."


  14. #13 silmarillion sábado, 30 de abril de 2005 a las 14:55

    Lilit y Alicia: el texto de la pagina sobre Cornelius Cort( Muchas gracias Alicia, no conocia a Cort) reza: Les Trois Parques (1561), d'après Giulio Romano. Giulio Romano era un pintor y arquitecto manierista. El d'apres indica que el grabado está realizado en base a una imagen de Romano, siguiendo a Romano. Lilit, habría que buscar imágenes de Giulio Romano.


  15. #14 silmarillion sábado, 30 de abril de 2005 a las 14:56

    Perdón, reiteré algo que ya había colocado Alicia, no había leído esa parte.


  16. #15 A.M.Canto sábado, 30 de abril de 2005 a las 15:24

    No hay de qué. En esta página, aunque el autor es un bioquímico, porque da el nombre de Klotho a su proyecto hace (en los links amarillos) un buen tratamiento etimológico de las "Moirai", siguiendo el Liddell-Scott y la obra de R.E. Bell, Women of Classical Mythology, Oxford University Press, New York and Oxford, 1991: http://www.biocheminfo.org/moirai/ling_yellow/etymology.html, y aquí sobre las tres: http://www.biocheminfo.org/moirai/ling_yellow/fates.html La verdad es que este hombre (se llama Toni Kazic) es un lince al concebir esta asociación, pues, si bien se piensa, la pura verdad es que nuestro destino depende de lo que hacen y deshacen nuestras células y moléculas. Ellas contienen el secreto del nacimiento, el desarrollo y el final de cada uno de nosotros. Y, cuanto más se sepa de genética, más se verá lo determinados que venimos por los fata genéticos.


  17. #16 A.M.Canto sábado, 30 de abril de 2005 a las 15:27

    Sólo que antes, los ancestros, incluso nuestros abuelos, achacaban el destino del que no se podía escapar a los dioses, o a las estrellas. Ahora vamos viendo que lo llevamos dentro. Sólo que la propia Genética, o la más moderna Genómica, acabará encontrando las formas de modificarlo. ¡Pero entonces sí que no cabremos tanta gente en el mundo!


  18. #17 silmarillion sábado, 30 de abril de 2005 a las 15:40

    Detalle sobre Julio Romano: In 1524, perhaps over a payment dispute, Giulio drew sixteen sexual positions on the walls of the Vatican. Needless to say, they were destroyed, and Giulio was banished from Rome; he spent the rest of his career in the Mantua court of Federico Gonzaga, a noted Renaissance libertine. But the drawings themselves inspired generations of porn: Pietro Aretino wrote a set of vulgar sonnets, and Marcantonio Raimondi saw them and engraved a set of prints from them, which were then widely copied. http://www.joycehackett.com/giulioengraving.html


  19. Hay 17 comentarios.
    1


Si te registras como Druida (y te identificas), podrás añadir tu respuesta a este Archivo de Conocimientos

Volver arriba

No uses esta información en otros sitios web ni publicaciones, sin el permiso del autor y de Celtiberia.net