Realizada por: germaine
Al Druida: A todos los Druidas
Formulada el martes, 24 de junio de 2003
Número de respuestas: 5
Categoría: Temas Bibliográficos y Literarios

la diosa blanca de Robert Graves


Hola, hace tiempor que busco el libro "la diosa blanca" de Robert Graves y al parecer esta agotado, he visto algunas referencias al libro en Celtiberia ¿Alguien me podria indicar la editorial y/o donde encontrarlo? Muchas gracias y saludos a tod@s.

Respuestas

    Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
    Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.

  1. #1 EBRO28 martes, 24 de junio de 2003 a las 00:00

    La editorial es Alianza Editorial, y pertenece a una colección de Libros de bolsillo de varios temas, aunque este libro es gordo y no cabe en cualquier bolsillo.


  2. #Gracias germaine AGRADECIMIENTO

    Muchas gracias, Muchas gracias, Es una buena idea, gracias

  3. #2 paco miércoles, 25 de junio de 2003 a las 00:00

    Hola. En concreto este libro de 1948 está editado en su segunda edición de 1984 de Alianza en dos tomos, los nº 948 y 949, despúes esta misma editorial sacó una tercera edición en un sólo volumen, aunque con el mismo formato.


  4. #3 Milead miércoles, 25 de junio de 2003 a las 00:00

    Mientras lo encuentras y no, te puedes ir haciendo con Mitos Griegos y Mitos Hebreos del mismo autor. Verás cómo te facilitan la comprensión de la Dios Blanca, libro difícil, a veces obstruso, con pasajes eminentemente líricos, pero bellísimo. Que lo disfrutes.


  5. #4 martes, 26 de abril de 2005 a las 23:26

    Dice un amigo mío que con "La Diosa..." podría ir a la cárcel sin enterarse. "La Diosa Blanca", no , hombre, no, no es la coca


  6. #5 hartza miércoles, 27 de abril de 2005 a las 09:30

    Un libro magistral. Pero, ojo!... que no es como para tomar al pie de la letra absolutamente todo lo que dice Graves. El era un poeta, no un historiador ni un filologo (aunque sus conocimientos, o su biblioteca, eran practicamente inmensos). Por lo menos podemos apreciar que el autor en ningun momento intenta enganar a nadie (como tantos pseudomisticos de hoy en dia, en busca del euro facil) y que incluso aquellas paginas que podemos descartar por "fabulosas" (el alfabeto de los arboles, por ejemplo), tambien resultan estar "fabulosamente" escritas. Copio a continuacion los ultimos parrafos de su prologo: "«¿Cuál es la utilidad o la función de la poesía en la actualidad?» es una pregunta no menos acerba porque la hagan con insolencia tantos estúpidos o la respondan con apologías tantos tontos. La función de la poesía es la invocación religiosa de la Musa; su utilidad es la mezcla de exaltación y de horror que su presencia suscita. ¿Pero «en la actualidad»? La función y la utilidad siguen siendo las mismas; sólo la aplicación ha cambiado. Esta era en un .tiempo una advertencia al hombre de que debía mantenerse en armonía con la familia de criaturas vivientes entre las cuales había nacido, mediante la obediencia a los deseos del ama de casa; ahora es un recordatorio de que no ha tenido en cuenta la advertencia, ha trastornado la casa con sus caprichosos experimentos en la filosofía, la ciencia y la industria, y se ha arruinado a sí mismo y a su familia. La «actual» es una civilización en la que son deshonrados los principales emblemas de la poesía. En la que. la serpiente, el león y el águila, corresponden a la carpa del circo; el buey, el salmón y el jabalí ala fábrica de conservas; el caballo de carrera y el lebrel a las pistas de apuestas; y el bosquecillo sagrado al aserradero. En la que la Luna es menospreciada como un apagado satélite de la Tierra y la mujer considerada como «personal auxiliar del Estado». En la que el dinero puede comprar casi todo menos la verdad y a casi todos menos al poeta poseído por la verdad. Decid, si queréis, que soy la zorra que ha perdido el rabo; no soy sirviente de nadie y he decidido vivir en las afueras de una aldea montañesa de Mallorca, católica pero anticlerical, donde la vida se rige todavía por el viejo ciclo agrícola. Sin mi rabo, o sea sin mi contacto con la civilización urbana, todo lo que escribo tiene que ser leído perversa e impertinentemente por aquellos de vosotros que estáis todavía engranados a la maquinaria industrial, ya sea directamente, en calidad de obreros, administradores, comerciantes o anunciantes, o ya indirectamente, en calidad de funcionarios públicos, editores, periodistas, maestros de escuela o empleados de una corporación de radiotelefonía. Si sois poetas, os daréis cuenta de que la aceptación de mi tesis histórica os compromete a una confesión de deslealtad que estaréis poco dispuestos a hacer; elegisteis vuestras tareas porque prometían proporcionaros un ingreso seguro y tiempo para prestar a la Diosa que adoráis un valioso servicio de media jornada. Preguntaréis quién soy yo para advertiros que ella exige un servicio de jornada completa o ninguno absolutamente. ¿Y acaso os sugiero que renunciéis a vuestras tareas y, por falta de capital suficiente, os establezcáis como pequeños arrendatarios u os convirtáis en pastores románticos -como hizo Don Quijote cuando no pudo ponerse de acuerdo con el mundo moderno- en remotas granjas no mecanizadas? No, mi falta de rabo me impide hacer cualquier sugerencia práctica. Sólo me atrevo a hacer una exposición histórica del problema; no me interesa cómo os las arregláis con la Diosa. Ni siquiera se si sois serios en vuestra profesión poética."


  7. Hay 5 comentarios.
    1


Si te registras como Druida (y te identificas), podrás añadir tu respuesta a este Archivo de Conocimientos

Volver arriba

No uses esta información en otros sitios web ni publicaciones, sin el permiso del autor y de Celtiberia.net