Resultados para “Usuario: diodoro"

Este buscador realiza búsquedas sobre el texto íntegro de los Artículos, Poblamientos, Imágenes y Archivo de conocimientos, así como sobre los comentarios a los Artículos y Poblamientos.

Buscador Global

Tipo de búsqueda
No literal (todas las palabras en cualquier orden) · Sólo en el título

Buscar en:
Biblioteca · Poblamientos · Archivo de Conocimientos · Imágenes · Comentarios

Si no marcas ningún área, buscará en todas (excepto en comentarios).


Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 diodoro 02 de sep. 2005

    Biblioteca: ALGUNOS APUNTES SOBRE EL REEMPLAZAMIENTO DE LENGUAS

    Hola, he leído este pequeño artículo con interés, pero debo confesar que mantengo ideas contrarias sobre el reemplazo de las lenguas. Creo que las lenguas indoeuropeas se asentaron en Europa eliminando todas las lenguas que se hablaban en el continente, con la sola excepción de la lengua que daría lugar al vasco actual. El reemplazo de lenguas ha sido un hecho común a lo largo de la historia. El español y el portugués barrieron numerosas lenguas indígenas de Iberoamerica; algunas se extinguieron antes de que se pudiera saber algo acerca de ellas a parte del nombre, otras perviven hoy día al borde de la extinción y sólo las de los pueblos más reconditos (como las tribus del amazonas central), o de los pueblos que formaron grandes imperios (como las lenguas nahuatl, mayas y los diversos dialectos quechuas) guardan una vitalidad como antaño. En todo este proceso de extinción de lenguas indigenas y su suplantación por español o portugues, no se observa que las lenguas indígenas hayan cambiado substancialmente su gramática para asemejarse a estas lenguas; aunque por supuesto si han adquirido nuevos vocablos para referirse a conceptos desconocidos por estos pueblos, (del mismo modo que el español incorporó palabras como patata, maiz o llama para estas cosas desconocidas en el viejo mundo). Que las lenguas se extinguen es un hecho, que lenguas vecinas sufren determinados procesos de influencia también es cierto; así el rumano tiene el artículo tras el sustantivo en lugar de ante él como en el resto de lenguas romances, porque todas las lenguas que rodean el rumano lo hacen así. Pero la gramática rumana y el vocabulario básico de esta lengua muestra sin lugar a dudas que es una lengua romance y por tanto hermana del italiano, francés, catalán, portugués, español, etc. Y el rumano lleva 1700 años rodeado de lenguas eslavas. Las lenguas evolucionan con el tiempo, pero las lenguas no cambian hasta perder su identidad y pasar a otra familia lingüística. Si esto ocurriera hallaríamos lenguas a medio camino del cambio, híbridas entre dos familias de lenguas, pero las lenguas de este tipo no existen. Quizás, el único caso sería el Mitchif ("Mestizo") de norteamerica, que hablan los descendientes de unos franceses que tomaron por esposas a indias de Canada. Pero la lengua quedó formada en esa generación. La suplantación de las lenguas prerromanas de la península ibérica muestra como ocurre este proceso. Los padres indígenas aprenden la lengua de cultura y promoción social, en este caso el latín, y enseñan esta lengua a sus hijos a los que ponen nombres romanos, los cuales ya no hablan correctamente la lengua materna de sus padres. La siguiente generación habla exclusivamente el latín. Así se extinguieron el celtibero, el ibero, el lusitano y el resto de las lenguas prerromanas salvo el protovasco. A otro concepto obedece el hecho de la variación lingüística continua. El latín del imperio romano empezo a evolucionar de forma divergente en cada lugar formándose dialectos y luego lenguas, pero efectivamente la variación es continua y cada localidad entiende sin problemas a sus vecinos. Pero todas estas lenguas hermanas provienen de una única lengua madre y no de distintas que se han ido asemejando con el paso del tiempo.

  2. #2 diodoro 22 de dic. 2005

    Biblioteca: Evolución de la Bruja en España (siglos XIII – XVIII)

    Hola. Este tema me parece muy interesante, pero creo que no está muy clara la introducción. De echo considero que se han líado bastante los terminos: magia, brujería y hechicería. Según el texto hay dos clases de estas artes: magia (practicada por brujos y siempre malvada) y hechicería (que emplean los hechiceros, y puede tener un fin bueno, malo o indiferente). Además la magia se divide en alquimia y en artes adivinatorias (como astrología o necromancía). Bien, la verdad es que la magia no es astrología, ni mucho menos alquimia. La magia en sentido general consiste modificar la realidad mediante el uso de ciertas leyes "ocultas", básicamente la ley de la simpatía y el hecho de que el mundo está lleno de entes espirituales susceptibles de ser evocados y obedecer las órdenes del mago. La ley de la simpatía comprende varias cosas: como la teoría de las correspondencias, que consiste en que hay determinadas relaciones entre minerales, plantas, animales, colores, planetas, constelaciones, direcciones, actividades humanas, etc. de forma que mediante un elemento de la serie se puede influir en las demás. Por ejemplo, el color rojo, Marte, el rubí, el lobo y el ardor guerrero se hallan relacionados, así se puede tallar un rubí con el símbolo de Marte, guardarlo en un trozo de piel curtida de lobo y esto hará que su posedor posea mayor valor en el combate, y así la infinidad de talismanes que se pueden diseñar. También cae dentro de esta ley de la simpatia o de la analogía la creencia de que cosas que han estado en contacto durante un tiempo mantienen un vínculo entre ellas, o que cosas que se asemejan también tienen un vínculo entre sí; está es la base de las muñequitas de vudú a las que añadir algo que halla pertenecido a la persona que se desea influir. Por otra parte, la magia también incluye lla evocación de espítitus de los muertos (necromancia), así como de elementales (espítitus que moran en los elementos), ángeles, demonios y toda clase de entes espirituales en los que se crea. La finalidad de esto, consiste en ligar ese espítitu a la voluntad del mago, lo que va desde rogarle a obligarle con maldiciones a que responda las preguntas del mago o le realice un determinado servicio. Esto es, en síntesis, la magia, y como se observa no es mingún don personal, sino un arte más que puede ser aprendido y cultivado. Es común dividirla en alta y baja magia, según diversos criterios, aunque en general la baja magia es la forma más primitiva y simple de magia (por ejemplo la de tallar en un árbol un corazón con el nombre de la persona amada y el propio); mientras la alta magia es aquella que se basa en correspondencias de tipo teológico, astrológico y/o cabalístico, es decir con lo que se consideraba auténtico conocimiento en la época, y en la cual el mago necesita una serie de instrumentos mágicos (la famosa varita, cuchillos, etc), una preparación y desarrolla ceremonias más o menos complicadas en las que se nombran nombres divinos o secretos que tienen poder sobre espíritus. Como dice el texto (pero a propósito de la hechicería), toda esta actividad requiere conocimientos que no estaban al alcance de cualquiera en la época y por tanto no era practicada por clases bajas. El paradigma de está clase de mago quizá sea Agrippa, que escribió los tres libros de filosofía oculta, un compendio de magia en la época de Carlos V. La hechicería es un sinónimo de baja magia, y se basa en los vínculos, que hemos mencionado, así como en ungüentos y pociones que incluyen hierbas con deteminadas propiedades reales o supuestas y otros diversos componentes basados en la ley de analogía. Asimismo, el uso de sencillos talismanes , el mal de ojo, y otras creencias mágicas populares. La hechicera solía ser una mujer sin mucha cultura, de origen humilde, pero capaz de engatusar a la gente como ella. Efectivamente, aunque su recetario lo tiene que aprender, la hechicera requiere de unas cualidades innatas para desarrollar ese especial don de gentes. Las brujas y la brujería, eran según ciertos cristianos de la época, gente que practicaba la magia con un fin malvado, es decir la magia negra. Habían hecho un pacto con el diablo, con el que se reunían en los aquelarres, como dice el artículo. En razón de ese pacto (que los inscribía en el libro negro del diablo) se dedicaban al mal: matar niños, secar ubres a las vacas, provocar enfermedades y por supuesto organizar orgías. La verdad es que las brujas y su culto eran los restos moribundos de una religión agraria de la primitiva europa pagana, como expuso por primera vez (aunque con evidentes excesos) M.A. Murray en su libro "The Witch-cult in Western Europe" (1921), y su adscripción al satanismo por los cristianos deriva de ser una religión rival (que tradicionalmente han sido demonizadas, y no sólo por el cristianismo). Esto es todo lo que quería aclarar sobre la introducción del artículo, que por lo demás me parece muy instructivo.

  3. Hay 2 comentarios.
    1

Volver arriba