Resultados para “Usuario: Hersir"

Este buscador realiza búsquedas sobre el texto íntegro de los Artículos, Poblamientos, Imágenes y Archivo de conocimientos, así como sobre los comentarios a los Artículos y Poblamientos.

Buscador Global

Tipo de búsqueda
No literal (todas las palabras en cualquier orden) · Sólo en el título

Buscar en:
Biblioteca · Poblamientos · Archivo de Conocimientos · Imágenes · Comentarios

Si no marcas ningún área, buscará en todas (excepto en comentarios).


Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 Hersir 16 de jun. 2008

    Biblioteca: Oligarquía y caciquismo en la universidad y la ciencia españolas

    SUPERVIVENCIAS DE LA EDAD DEL HIERRO EN LA GALICIA AUTONÓMICA: "EL MITO DE CENICIENTO Y EL ACCESO A LA SOBERANÍA EN LA GALICIA CÉLTICA"

    Una prueba evidente de la supervivencia de algunos elementos de la Edad del Hierro en la Galicia autonómica lo constituyó sin duda el encuentro del folklorista irlandés John O´Meara con un anciano abandonado en una gasolinera próxima al Pico Sacro; anciano, que, como luego vino a demostrar el Instituto de Medicina Legal de la USC a través del análisis del ADN mitocondrial, era nada más y menos que un guerrero indoeuropeo abandonado por sus camaradas en esa gasolinera, siguiendo una antigua costumbre de las Männerbubnde, o cofradía de guerreros indoeuropeas, y aprovechando un momento en el que estaba distraído comiéndose una empanada.

    Poco antes de morir, aun pudo contar muchos mitos propios de su época, entre los que destaca el de ese personaje luego muy conocido en el folklore, aunque en su forma travestida: Ceniciento/a.

    Hace muchos, muchísimos años, vivía en el Reino de la Celtia un pobre y pequeño niño, al que llamaban Ceniciento.

    Ceniciento vivía en un gran caserón castreño de piedra con sus hermanos y hermanas, que siempre se reían de él y siempre lo humillaban, obligándole a recoger las cenizas. Vivía Ceniciento en una pequeña cabaña en la que se consolaba sus penas escribiendo unos poemas épico-mitológicos en lengua celta. Sus hermanos y hermanas se reían de sus poemas y de él, diciéndole que eran insoportables e increíbles. Ceniciento lloraba y lloraba, y consolaba sus penas pensando en irse a Irlanda.

    Gobernaba en el Reino de  Celtia un Rey, que tenía un único hijo al que llamaban el príncipe, y ese rey se había casado en segundas nupcias con una mujer muy astuta, muy ambiciosa y muy malvada, que era la Madrastra del Príncipe. La Madrasta era la dueña de todos los castros y castrillos, de todos los campos y todos los paisajes del Reino, y le concedía su gestión a quienes ella quería, que solían ser sus vasallos más fieles.

    Un día la Madrastra quiso deshacerse del Príncipe y le dijo: “querido hijo, eres ya mayor y debes irte de casa. Te concederé un castro, con grandes campos y bellos paisajes, para que lo gestiones, pero antes deberás casarte con la doncella más bella del reino”.

    El Príncipe, entonces, dictó un bando convocando un concurso entre todas las doncellas del Reino, en el que decía que se casaría con la que fuese capaz de realizar una proeza. Entonces Ceniciento decidió acudir a concurso. Él no podía, porque era un hombre –aunque pequeñito-, pero su asesor jurídico indoeuropeo, que había leído la teoría de George Dumézil y que sabía mucho de leyes, le dijo: “podemos hacer una alegación”. Y así lo hicieron.

    Basándose en la reforma del Código Civil Indoeuropeo del Reino, que el Rey había promulgado recientemente, apelaron diciendo que, dado que eran legales los matrimonios entre pernonas del mismo sexo, Ceniciento tenía derecho a casarse con el Príncipe, pasando a tener entonces la consideración de “doncello”.

    El Rey, reconociendo su agudeza, admitió la validez de la demanda, y así el día de la gran prueba allí estaba Ceniciento.

    El Príncipe les dijo a todas las doncellas del reino, y al doncello, que deberían meter el pie en un zapatito de piedra que estaba excavado en la roca.

    Todas las doncellas fueron llegando a la cima de la montaña, y por supuesto entre ellas estaban las hermanas de Ceniciento, pero sus pies no conseguían llenar el zapatito del Príncipe. Cuando llegó el turno de Ceniciento, metió su pie en el zapato y ¡oh! encajaba perfectamente, porque sólo Ceniciento tenían un pie tan grande. El Rey entonces lo proclamó vencedor y al día siguiente se casó con el príncipe.

    La Madrastra les concedió un gran castro muy antiguo para que lo gestionasen. El castro tenía mucho campos y bellísimos paisajes de los disfrutar, y así el Príncipe y Ceniciento tuvieron muchos hijos que le sucedieron en su labor de gestión indoeuropea del mundo castreño.

    Texto traducido del artículo de John O´Meara: “Indo-european Themes in a very old galician Folktale”, Journal of Celtic and Indoeuropean Studies, 78, 2007, pág. 15.703/15.704.   

  2. Hay 1 comentarios.
    1

Volver arriba