Resultados para “Usuario: lorenzofran"

Este buscador realiza búsquedas sobre el texto íntegro de los Artículos, Poblamientos, Imágenes y Archivo de conocimientos, así como sobre los comentarios a los Artículos y Poblamientos.

Buscador Global

Tipo de búsqueda
No literal (todas las palabras en cualquier orden) · Sólo en el título

Buscar en:
Biblioteca · Poblamientos · Archivo de Conocimientos · Imágenes · Comentarios

Si no marcas ningún área, buscará en todas (excepto en comentarios).


Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 lorenzofran 13 de jun. 2007

    Biblioteca: Sobre la supuesta “Silla de Felipe II” en El Escorial (Madrid)

    SUBASTA DE LA GRANJILLA DE FELIPE II el próximo día 15: Casualidades de la vida, la administración local y autonómica 'en funciones' hasta el día 16 = Ni derecho de tanteo, ni derecho de retracto

    viernes, 08 de junio de 2007 16:47

    lorenzo6: subasta de la granjilla de felipe ii el próximo día 15: casualidades de la vida, la administración local y autonómica 'en funciones' hasta el día 16 =

    LAS ADMINISTRACIONES LOCALES Y AUTONÓMICAS ‘EN FUNCIONES’, Y LA GRANJILLA DE FELIPE II A SUBASTA: ¿QUIEN PUEDE EJERCER EL DERECHO DE TANTEO Y RETRACTO?

    La Granjilla, la Casa de Campo de Felipe II en El Escorial, será subastada el 15/06/2007 en el Juzgado nº 1 de San Lorenzo del Escorial (ETJ 392/2004), casualidades de la vida, un día antes de la constitución de los ayuntamientos y del gobierno autónomo.

    El Juzgado ignora el Decreto CAM 52/2006 a Petición de UNESCO y la anulación del BIC 3/2003, La Granjilla. La Comunidad de Madrid no ejercitará Derecho de Retracto

    NO EJERCER LOS DERECHOS DE TANTEO Y RETRACTO =

    ABANDONO DE ‘PATRIMONIO NACIONAL’ EN BENEFICIO DE LA PROPIEDAD PRIVADA (FAMILIA DE LA PRESIDENTA DEL GOBIERNO DE MADRID)

    - Mira Luís, hijo, te voy a contar una historia que es conveniente que sepas y transmitas a todas aquellas personas de bien que conozcas.

    - Bueno contestó el adolescente, con cierta intriga y un punto de desgana.

    - Érase una vez (...)

    - Pero papá me vas a contar un cuento o una historia real, interrumpe Luís.

    - No es un cuento, es una historia real que comienza hace aproximadamente 450 años, cuando el más poderoso rey que conocieron los tiempos, decide levantar un palacio en el emplazamiento más hermoso y conveniente de sus dilatados reinos.

    Como además era extremadamente piadoso, el rey fundó un monasterio que sirviese de mausoleo para su dinastía. Agrupó palacio y monasterio en un monumental edificio enclavado en un frondoso bosque de robles y fresnos, rodeado de un circo montañoso.

    El monarca que era también un gran apasionado de las más diversas ciencias de la época, incluida la alquimia, la magia o la teología, se inspira en las más autorizadas y antiguas fuentes para llevar a cabo su propósito, como las referidas al famoso Rey Salomón y su no menos conocido Templo.

    Pero además de ser un gran humanista, al rey le encantaba la naturaleza. Por eso decidió también recrear el Paraíso Terrenal del que habla el Antiguo Testamento.

    A tal efecto encargó a los arquitectos reales que acondicionasen en las inmediaciones del Monasterio un ameno parque con dos pequeños edificios a modo de palacetes para descanso de los monjes y de la familia real.

    Así, construyó cuatro grandes estanques escalonados, poblados de tencas y barbos. Como a ti Luís, al Rey le gustaba la pesca. En el centro de los estanques emergían islas artificiales con fuentes con forma de estatuas y cenadores. Artísticos surtidores refrescaban el ambiente, a la par que regaban cuarteles de jardines con innumerables flores, muchas de ellas odoríferas.

    Se plantaron también toda clase de deliciosas frutas y hortalizas, a la vez que frondosos árboles formando calles en todas direcciones.

    Se trajeron aves exóticas, como cisnes y faisanes, que junto con las propias del país animan con sus vuelos y cantos el idílico entorno. Rodea el parque un alto muro de gruesos sillares, protegiéndolo de curiosos y de los abundantes jabalís y venados que habitan los vecinos bosques.

    El resultado es embriagador para los sentidos, de tal forma que según los contemporáneos es un "asomo de paraíso".

    Este maravilloso sitio se convirtió en el lugar predilecto del Monarca. Los monjes iban a este inusitado paraje de granjería a descansar dos veces al año de su rutina de rezos y claustros. Por ello el lugar recibe el nombre de La Granjilla.

    Pero he aquí que muere el Rey, y como suele acaecer con demasiada frecuencia, sus sucesores dejan de prestar al lugar las atenciones necesarias para su adecuado mantenimiento, de manera que las flores se van marchitando, los jardines arruinando, los caces y fuentes cegando, los estanques vaciando por filtraciones y roturas.

    La maleza de año en año va ganando cada vez más terreno, hasta que pasados los siglos apenas quedan reconocibles las principales edificaciones.

    Pasan guerras y revoluciones, y como el dueño del paraíso olvidado ahora es el Estado, y necesita dinero a toda costa, recurre al expediente de su venta a particulares.

    - ¿Pero existe todavía el lugar encantado de que me hablas?

    - Si, existe, irreconocible por el abandono, pero recuperable poniendo los medios. Además, tengo que decirte Luís, que alrededor del Monasterio y de esta suerte de paraíso, hay otras fincas no menos hermosas, pobladas de una fauna y flora únicas y que también albergan, ignoradas, maravillas que van desde altares celtas o calzadas romanas, hasta fabulosas mansiones medievales y modernas.

    - ¿Pero dónde está el lugar?

    Supongo que lejos, pues no he oído hablar de él.

    - Lo conoces y has estado en él, pero solo se visita el Monasterio, mundialmente conocido, mientras estos paraísos que lo rodean permanecen celosamente ocultos, echados a perder algunos, otros recuperables, pero ahora el problema grave no es ese, sino la avaricia y la incultura.

    - ¿La avaricia y la incultura? No entiendo.

    - La avaricia de los que quieren destruir el paraíso, convirtiéndolo en un hormiguero de casas y calles, llenándose con ello los bolsillos, y la incultura de los que lo permiten.

    - ¡No podemos consentirlo! ¿Pero donde se está cometiendo ese desaguisado? Será en un pueblo perdido.

    - ¡No, que va, es aquí mismo!

    A 40 kilómetros de la capital, en El Escorial.

    Conozco el Monasterio, pero no sabía que hubiera allí tantas maravillas.

    - Casi nadie lo sabe, lo mantienen oculto.

    - ¿Y qué hacen las autoridades?

    - Hasta ahora entre poco y nada, incluso algunos dicen que están conchabados, por eso es necesario que todos juntos digamos alto y claro que es una barbaridad lo que pretenden, que no estamos de acuerdo con sus desastrosos planes, y que para cualquier persona medianamente sensata, este prodigioso lugar, que Felipe II protegió con una cerca de 70 quilómetros de perímetro, debe ser el incomparable emblema no solo de Madrid, sino aún de la Nación entera ante el Mundo.

    Así que ya sabes Luís, y tú también estimado lector, lo que esperamos de ti (...)

    JAVIER RAMÍREZ, ESCORIAL SOSTENIBLE, PROYECTO CAMELOT- ESCORIAL

    andres.magana@gmail.com

    camelot-escorial-unesco.spaces.live.com

    picasaweb.google.com

    camelot-escorial-lagranjilla.blogspot.com

    es.wikipedia.org http://elescorial.cuadernosciudadanos.net/lorenzo6/24320

  2. Hay 1 comentarios.
    1

Volver arriba