Autor: soliman
lunes, 01 de noviembre de 2004
Sección: Opinión
Información publicada por: soliman
Mostrado 8.775 veces.


Ir a los comentarios

REFLEJO DE LA VIDA

Había una vez un anciano que pasaba los días sentado junto a un pozo a la entrada de un pueblo. Un día pasó un joven se acercó y le preguntó lo siguiente: -Nunca he venido por estos lugares, ¿cómo son la gente de esta ciudad? El anciano le respondió con otra pregunta: -¿Cómo eran los habitantes de la ciudad de donde vienes? -Egoístas y malvados, por eso estoy contento de haber salido de allá. -Así son los habitantes de esta ciudad, -le respondió el anciano. Un poco después, pasó otro joven, se acercó al anciano y le hizo la misma pregunta: -Voy llegando a este lugar, ¿cómo son los habitantes de esta ciudad? El anciano le respondió de nuevo con la misma pregunta: -¿Cómo son los habitantes de la ciudad de donde vienes? -Eran buenos y generosos, hospitalarios, honestos y trabajadores. Tenía tantos amigos que me ha costado mucho separarme de ellos. -También los habitantes de esta ciudad son así, -respondió el anciano. Un hombre que había llevado sus animales a beber agua al pozo y que había escuchado la conversación, en cuanto el joven se alejó le dijo al anciano: -¿Cómo puedes dar dos respuestas completamente diferentes a la misma pregunta realizadas por dos personas? -Mira -respondió el anciano-, cada persona lleva el universo en su corazón. Quien no ha encontrado nada bueno en su pasado, tampoco lo encontrará aquí. En cambio, aquel que tenía amigos en su ciudad, también aquí encontrará amigos fieles y leales. Porque las personas son lo que encuentran en sí misma, encuentran siempre lo que esperan encontrar.

Relacionado con: ISLAM COMO RELIGION

Más informacióen en: http://www.islamyal-andalus


No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 Ego 01 de nov. 2004

    Hermoso, sin duda. Salud.

  2. #2 Irluachair 02 de nov. 2004

    ¿es un cuento árabe?

  3. #3 soliman 03 de nov. 2004

    No es árabe, es sufi.

  4. #4 Irluachair 03 de nov. 2004

    ¿iraní, persa? Muy bueno. Esta sensibilidad no es del todo árabe

  5. #5 soliman 04 de nov. 2004

    El Sufismo, es una filosofía de la vida, una fuente de conocimiento. No es una religión o un culto, no es una obligación que alguien impone a alguien por medio de dogmas. La Tradición Sufí es una sabiduría antigua que está en los cimientos de todas las religiones, aunque es disidente de todas ellas. Al mismo tiempo es una ciencia actual, aplicable en cualquier momento y situación; y puede ser llevada por cualquier persona independientemente de su condición, así como no exige retirarse del mundo y sus problemas, sino por el contrario los utiliza para intentar el desarrollo del individuo, adaptándose a cada momento histórico. Algunos de sus más importantes sabios y maestros han llegado a ser conocidos en Occidente, fueron muy influyentes en su época y su conocimiento ha llegado hasta nuestros días: como Ibn Arabi, nacido en la Murcia musulmana del siglo XII. Omar Khayyan Poeta Persa también del siglo XII y Rumi místico y visionario del Afganistán del siglo XIII. Los cuentos son una forma natural de transmitir, mensajes y conocimientos y son utilizados por las culturas de todo el mundo. Además tienen la cualidad de mostrar ideas de manera sencilla y en poco tiempo que de otro modo y utilizando el intelecto serían muy trabajosas de explicar, comprender y compartir. Los cuentos se perciben con el corazón y no con la mente. De esta forma no se trata tanto de descifrarlos para ver qué quieren decir, sino más bien de permitir que se produzca su efecto sutil cuando los leemos para nosotros mismos o para otras personas.

  6. #6 ilduarasil 11 de feb. 2005

    Excelente cuento cargado de sabiduría. Con más o menos adaptaciones/versiones, sin duda debido al,paso del tiempo y a través de diferentes pueblos, creo identificar el citado cuento, o al menos otro, muy similar, tal vez dimanado de alguna de las enseñanza de Buda, creo que ahí, debió andar la versión original de tan explendido cuento...más que cuento<. toda una soberana lección para aquel que mantenga ojos y oidos abiertos. Abrazos.

  7. Hay 6 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba