Autor: EUROPA PRESS
viernes, 29 de octubre de 2004
Sección: Artículos generales
Información publicada por: Bea


Mostrado 15.798 veces.


Ir a los comentarios

Un ingeniero técnico asegura en un libro que la mayoría de las calzadas romanas que conocemos son falsas

-

Según el autor, el camino del Puerto de la Fuenfría, la calzada del Puerto del Pico o el Valle de Iregua son caminos de la época moderna MADRID, 29 Oct. (EUROPA PRESS) - El ingeniero Isaac Moreno Gallo asegura en su libro 'Vías romanas. Ingeniería y técnica constructiva' que la gran mayoría de los caminos considerados hoy como romanos, son caminos de la época moderna (siglos XVII Y XVIII). Entre estas vías "falsas" citó el camino del Puerto de la Fuenfría (Madrid-Segovia), la calzada del Puerto del Pico (Avila) o el del Valle de Iregua (La Rioja). Moreno Gallo ha llegado a estas conclusiones gracias a su investigación que se ha centrado en analizar, durante casi una década, las características técnico constructivas de las vías romanas en países como España, Francia, Italia y Suiza. PRIMEROS PASOS EN BURGOS Los primeros pasos de este particular proyecto, que finalmente ha sido acogido y promocionado por el Ministerio de Fomento, fueron en 1994 en la provincia de Burgos al descubrir los tramos de una vía romana paralela al Camino de Santiago. "Era espectacular y nadie la había identificado antes", explicó hoy este ingeniero técnico de obras públicas, durante la presentación de su libro en en el Museo Arqueológico Nacional. Según apuntó el autor, la composición de la estructura del firme de las vías romanas es la contraria a la considerada hasta hoy por los libros de texto al uso. Al parecer las capas de cimentación suelen presentar piedra de tamaños grandes pero las capas superiores de rodadura, lejos de lo que se creía, siempre son de grava de granulometría menuda, perfectamente aptas para el galope y el trascurso de carros a gran velocidad. En su oPinión, la arqueología considera erróneamente que las vías romanas están constituidas por losas en superficie, extrapolando indebidamente la tipología de la Vía Appia (construida en el 312 a.C en Roma) y de otras vías de caracter urbano a la de las carreteras interurbanas. Este descubrimiento le permite asegurar que las vías romanas son "verdaderas carreteras modernas" en todos los sentidos. "Sus características de trazado y de afirmado se corresponden con los de las grandes obras de ingeniería. Son muy parecidas a las carreteras construidas modernamente (siglos XIX y XX) hasta el punto de superarlas en muchos aspectos", afirmó. MUCHOS KILÓMETROS SIN DETECTAR Por todo ello, apuntó que existen en España cientos de kilómetros de calzadas sin detectar y denunció que muchas de ellas están siendo destruidas por sus correspondientes administraciones. En este sentido, citó el ejemplo de La Rioja, "en donde en cuatro años se ha destruido más que en los últimos cuatrocientos"."Estas cosas tardan mucho en digerirse. Primero hay que publicarlas y luego tienen que empezar a cuajar en la comunidad científica", declaró este autor, que critica que en las universidades se siga estudiando que las calzadas romanas se hacen con losas de superficie. Por otra parte, la presentación de este libro se enmarca dentro de los actos de celebración del 150 aniversario de la profesión de Ingeniero Técnico de Obras públicas y del 'Congreso Europeo de las obras públicas romanas' que tendrá lugar en Tarragona del 2 al 6 de noviembre. Al acto de presentación asistieron, el presidente del Colegio de Ingenieros Técnicos de Obras Públicas, Felipe Ruiz Nogales; el director del Museo Arqueológico Nacional, Félix Jiménez; y el Gerente del Centro de Estudios Históricos de obras públicas del CEDEX (Ministerio de Fomento), José Marcelo Rodríguez. http://www.europapress.es/europa2003/noticia.aspx?cod=20041029155120&tabID=1&ch=71

-

Más informacióen en: http://www.europapress.es/europa2003/noticia.aspx?


Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 kallaikoi 29 de oct. 2004

    Disculpad. El trabajo de Isaac Moreno trae a cuento, en mi oPinión, la necesidad de hablar un poco de las dificultades que tienen los historiadores para la interpretación de los textos clásicos y los restos arqueológicos, debido a que sus planes de formación no incluyen formación técnica. Y tampoco creo que se le puede exigir a cualquier historiador que sea Dios, y que domine como un experto altamente cualificado cada una de las disciplinas del conocimiento. Aunque en las últimas décadas se han visto en ocasiones a profesionales de la técnica aportando sus conocimientos para la interpretación de excavaciones arqueológicas, no ha sido así en la tradición secular de las investigaciones históricas, lo que dio como consecuencia el gris panorama que, en mi oPinión, tenemos hoy. Esta es una situación difícil de resolver, debido a que los técnicos suelen estar muy ocupados en el día a día de sus empresas, lo cual sería una de las causas de que no presten atención de forma voluntaria, salvo raras excepciones, como por ejemplo Isaac Moreno, a los asuntos de "los de letras". Por otra parte, los rácanos dineros que se dedican a la investigación histórica en este país, no suelen ser lo suficientemente atractivos como para atraer la atención de los técnicos hacia este tipo de estudios, y que puedan aportar su punto de vista en ellos. Tal vez una idea sería buscar conciertos entre las Facultades de Historia y los Colegios Profesionales de las diferenctes Disciplinas Técnicas para tener su aportación en los estudios históricos, si se desea que la Historia incremente su bagaje científico... del que está bien necesitada, en mi oPinión. Me gustaría saber vuestras oPiniones al respecto.

  2. #2 perejón 30 de oct. 2004

    Estoy encantado de que todo el mundo, por el momento, oPine como yo, y me consta que Isaac Moreno también está encantado. Es cierto el debate con los historiadores a propósito de cuestiones técnicas, pero esto empieza a cambiar, ya no piensan en ser los dioses de la materia en exclusiva; han visto claramente que existen aspectos que no controlan ni de lejos. Yo personalmente me he encontrado en la discusión de la tecnoligía empleada en el levantamiento de una iglesia románica y la gran cantidad de incongruencias aportadas por investigadores de la historia que no conocen los morteros, el tipo de piedra empleado, el funcionamiento mecánico de nervaduras o bovedas; en fin, creo que sabeis de lo que hablo. Yo propondría el avance en equipos de prospección reducida de las pòsibles vías romanas, usando la lógica y la mentalidad del "romano", acostumbrando al ojo podríamos decir, y tratar de poner a la vista una propuesta global racional que luego deberá ser intervenida por equipos multidisciplinares completos, como los ya citados aquí. Pare esa prospección previa bastan personas simplemente mentalizadas del problema, que pueden actuar solas, o acompañadas formando el tandem historiador - técnico. En Castilla y León lo tenemos crudo desde la perspectiva legal; es preciso prospectar con permiso de la Junta en cada provincia o de lo contrario llamar a todo "casualidad mientas se buscan setas". "joder que cruz" Salud

  3. Hay 2 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba