Autor: Irluachair
jueves, 21 de octubre de 2004
Sección: Denuncias
Información publicada por: Irluachair
Mostrado 14.069 veces.


Ir a los comentarios

Aberrante centro de interpretación. Atentado paisajístico en Baelo Claudia

Algunos habitantes de Bolonia le han puesto el sobrenombre de El Escorial, y es que el edificio, que cuenta con una superficie de 2.000 metros cuadrados, se alza sobre la ladera de Bolonia como un bloque monolítico que marca profundamente la zona.

El centro de interpretación de Bolonia causa asombro y quejas

JUAN MANUEL MARQUÉS PERALES Cádiz. En el principio fue el atún. Y después Roma, que fundó la ciudad al abrigo de una ensenada protegida en la costa norte del Estrecho. Con el emperador Claudio alcanzó su esplendor, y a partir de ahí decayó hasta que sucumbió definitivamente en el olvido alrededor del siglo IV. Los pescadores aprovecharon las ruinas de la Roma imperial hasta que, por fin, en el siglo XX se procedió a la protección de los restos de la antigua Baelo Claudia. La delimitación del recinto arqueológico y la declaración del parque natural del Estrecho han salvado, al menos sobre el papel, la ensenada de Bolonia, un espacio natural único en Andalucía porque aúna valores históricos y ecológicos; sin embargo, los visitantes que este verano llegan a las ruinas están dejando algunas observaciones negativas en el libro de reclamaciones. ¿La razón? El edificio que la Consejería de Cultura está construyendo en el recinto arqueológico para albergar el centro de interpretación y administrativo de Baelo Claudia, una obra del prestigio arquitecto sevillano Guillermo Vázquez Consuegra. Tal como ha podido saber este medio, visitantes del recinto han expresado el malestar que les causa la construcción del citado edificio, un rectángulo de hormigón que es visible desde toda la ensenada, desde El Lentiscal, en el extremo sur, hasta la duna de Bolonia, al otro lado. Pero las quejas, o al menos el asombro, no llegan sólo de parte de los que acuden por primera vez al enclave. Varios hosteleros con los que ha podido hablar Diario de Cádiz también han manifestado su decepción por un edificio que, en principio, debía adecuarse al entorno y que, según se explica en la documentación de Cultura, contiene elementos de la arquitectura mediterránea. Algunos habitantes de Bolonia le han puesto el sobrenombre de El Escorial, y es que el edificio, que cuenta con una superficie de 2.000 metros cuadrados, se alza sobre la ladera de Bolonia como un bloque monolítico que marca profundamente la zona. El estudio del proyecto depositado en la Delegación de Cultura explica que el edificio estará integrado en el paisaje, aunque tendrá una "presencia matizada", debido a su carácter representativo de una administración. Sin embargo, la ubicación del edificio no fue la primera propuesta por el grupo de técnicos de Baelo Claudia, que preferían haberlo situado detrás de la ladera que da a la playa, junto a la carretera que sube en dirección a la Silla del Papa y a la Sierra de la Plata. El problema era que, efectivamente, el centro de interpretación no se veía. Sin embargo, algunos técnicos han contado a este medio que esta situación hubiera permitido, además, que los visitantes accedieran a Baelo Claudia por el mismo sitio por donde debían de llegar los habitantes del siglo II. Una vez que la dirección de Baelo y el arquitecto rechazaron esta discreta ubicación, se buscó varias alternativas que debían guardar una condición infranqueable, que no dañara ningún resto. Se escogió un segundo lugar, pero se desechó porque en el subsuelo había una necrópolis del siglo IV que todavía no ha sido excavada. Finalmente, se decidió la situación actual, frente por frente de la playa de Bolonia. El lugar no guarda ningún tipo de restos, y posiblemente la razón esté en que se trata de una superficie con gran cantidad de rocas que ha obligado a aumentar el presupuesto de las obras. Tal vez los diseñadores romanos de la ciudad ya sabían esto, y por ello no construyeron allí ningún edificio y se vieron obligados a desviar un poco el acueducto de abastecimiento de la ciudad. El nuevo centro de Vázquez Consuegra albergará dos áreas: una administrativa, que sirve de estancia a los arqueólogos y a la dirección, y una pública, donde estará el centro de interpretación. Pocos dudan de la necesidad que tenía Bolonia de un espacio así, ya que ahora no hay un lugar adecuado para recibir al público y las estancias administrativas están asentadas sobre yacimientos cercanos a las fábricas de salazones. En lo que difieren muchos es en el tipo de edificio que se está levantando, que desde algunos ángulos deja empequeñecida a la vieja ciudad romana que quiere interpretar. Quejas oficiosas también han sido trasladadas a la Consejería de Cultura por parte de los técnicos, aunque la nueva titular del departamento, Rosario Torres, en su primera visita a Bolonia, ya se encontró con el edificio proyectado y muy avanzado. La idea de dotar a estas viejas ciudades andaluzas de edificios de interpretación partió de la actual ministra de Cultura y anterior consejera, Carmen Calvo. Casi a la vez se encargaron los proyectos de Baelo Claudia y de la ciudad palatina de Abderramán III, Medina Azahara. Sin embargo, el edificio de Córdoba difiere notablemente del de Bolonia. En Medina Zahara más que levantar un edificio, se está enterrando, ya que el proyecto de Fuensanta Nieto está, casi en su totalidad, bajo tierra, aprovechando el desnivel de la caída de Sierra Morena. El centro comenzó a construirse el 14 de marzo de 2003 con un presupuesto de 2,2 millones de euros, y estaba previsto que finalizara en nueve meses, plazo que se ha dilatado, entre otras razones, por las anteriormente citadas rocas halladas en el subsuelo de la ladera. Una vez construido, el centro de interpretación de Baelo Claudia será el mayor de la ensenada de Bolonia, ya que El Lentiscal –que es la zona urbana del enclave– está sometido a un plan de regularización y ordenamiento urbanístico incluido en el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Tarifa. Fuera de El Lentiscal no se puede construir, aunque las edificaciones ilegales siguen proliferando en la zona. En la parte del recinto arqueológico, sólo quedarán los edificios públicos romanos, la fábrica de salazones y el centro de interpretación, ya que está prevista la expropiación de los tres restaurantes y las dos viviendas que hay allí. Una vieja iglesia del Obispado de Cádiz se cerró a cambio de una permuta de terrenos situados en El Lentiscal. La fórmula que se está buscando para los tres restaurantes es la misma, ya que estos establecimientos se levantaron antes de la protección del recinto arqueológico. Las excavaciones realizadas en la zona sólo han devuelto a la luz una parte de los edificios civiles y religiosos de Baelo Claudia, de ahí que la Consejería de Cultura conserve grandes expectativas en esta recuperación. Todavía queda por descubrir las viviendas, buena parte de la fábrica de salazones y las necrópolis.La Consejería de Cultura respalda la obra del arquitecto Vázquez Consuegra en la ensenada de Bolonia. "El edificio aportará valor a la zona, y el visitante podrá comprender mejor el yacimiento; todos los requisitos legales y de impacto se miraron en su día", aunque matizó: "Puede ser más o menos acertado, yo eso no entro a valorarlo". Según explicó la delegada de Cultura, la ubicación "se estudió en su día, y se consideró que no impactaría visualmente; ocupa la situación menos mala donde, además, no hay ningún tipo de restos arqueológicos". La idea de Cultura es que el centro obedezca al plan museográfico de la vieja ciudad, de tal modo que allí se puedan exponer todos los restos arqueológicos que aún están guardados en las dependencias temporales. Además, según explicó Bibiana Aído, en una sala se reproducirá la ciudad romana tal como estaba en los tiempos de Claudio, de tal modo que ayude a la comprensión de la visita.

-

Más informacióen en: http://www.europasur.com


No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 Maktub 21 de oct. 2004

    Porque sí, no, irluachair. Por dinero y por prestigio. Y por puñetear, también, creo. ¿Os habeis fijado que, ¡Oh, casualidad! los parques eólicos de media España suelen situarse en lugares protegidos medioambiental o históricamente? Eso es mala leche... ¿o que? Saludos.

  2. Hay 1 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba