Autor: soliman
lunes, 16 de febrero de 2004
Sección: Noticias
Información publicada por: soliman
Mostrado 20.751 veces.


Ir a los comentarios

LA IDENTIDAD ANDALUZA

-

POR ABDERRAHMAN MEDINA MOLERA A los andaluces suele pasarnos como al Cristo de Zalamea, que hacía los milagros fuera de su pueblo. Con frecuencia andamos a la greña en descalificaciones gratuitas de unos respecto a otros, reemplazando la obligada solidaridad común. Sin lugar a dudas, el hecho andaluz es un patrimonio universal del conjunto de los andaluces. No valdría la pena descalificaciones apriorísticas que supongan desconocimiento a cerca de nuestra identidad común. Contradiciendo la opinión del respetable académico Antonio Domínguez Ortiz, estoy convencido que el pluralismo es la principal riqueza de nuestra común identidad y sin lugar a dudas de un futuro todavía incierto y por ganar. Por ello proponemos una reflexión distinta sobre los aspectos fundamentales de nuestra historia y cultura particular que ciertamente nos enriquecen a todos. Una visión historicista o utilitarista de la identidad de un pueblo, señala incapacidad para anudar relaciones fundamentales entre la realidad que contemplamos y sus indudables contenidos heredados de la historia, lo que impide guardar una memoria indeleble de las dimensiones de una cultura y civilización, perdiéndonos en la arqueología histórica, su genealogía de saberes y el horizonte infinito y plural que despliega una cultura como la andaluza. No podemos soslayar la situación geográfica que vivimos, condicionada en gran parte por su posición intermedia entre dos continentes próximos: Europa y África; por dos placas continentales que se funden en nuestro territorio, por una ecología común y unos intereses de vecindad que en gran medida van a marcar nuestra historia y nuestro presente. Las íntimas relaciones existentes entre la comunidad humana y el medio en la que se desenvuelve, es un concepto básico de la geografía más actual, de ahí algunas definiciones tan acertadas como las que Blas Infante sugirió para nuestro país al llamarlo Euroáfrica; sabía nuestro memorable paisano que Andalucía es el lugar de la Península Ibérica con personalidad más acusada, granjeando un conjunto plural que organiza estas dos grandes unidades fisiográficas.La delimitación resulta precaria en Andalucía dado que no es una región natural estricta en términos geográficos, ni por su relieve, clima o vegetación. Parte integrante del mundo mediterráneo y también del mundo atlántico, a la que hay que adherirle características continentales, teniendo su repercusión inmediata en el medio antropológico. Un distinguido investigador, el profesor del Instituto Paleontológico de la Universidad de Upsala en Suecia, R.A. Reyment, señala de forma muy destacada los trabajos de Historia de Andalucía que personalmente dirigí para subrayar respecto a la población en la Península interesantes conclusiones a partir de la conquista cristiana. La disponibilidad de datos sobre grupos sanguíneos de la Península sirve a este Instituto de investigación, como potencial fuente primaria indagatoria para reconstruir el desarrollo histórico de nuestras poblaciones; fuente por lo demás libre de la subjetividad del apasionamiento historiográfico. Uno de los capítulos más fascinantes es el referido a los orígenes e identidad de las diferentes poblaciones en la Península Ibérica, señalando respecto a los actuales habitantes de los estados español y portugués un alto grado a las opiniones generalizadas entre la mayoría de los actuales historiadores, que presentan la población peninsular como un todo homogéneo. Ello no presume un supuesto racista, por el contrario, subraya diversidad y pluralidad en la universal y única raza humana. Los resultados que muestra el estudio registran por ejemplo que las Islas Cananas mantienen un substrato de población importante de origen africano que supone similar al bereber. La población del sur peninsular, junto con el levante valenciano-aragonés tienen un fuerte sustrato bereber originario de la población ibérica y turdetana, muy similar a la del norte de África. Precisa también el Instituto Paleontológico de Upsala que al Algarve y Alemtejo, en el estado portugués, presentan las mismas características “moras” identificables con el resto de Andalucía, debido a sus frecuencias típicas de polimorfismo sanguíneo. Alude también a la población de Sicilia y de Malta con un sustrato similar a las del norte de Africa.La ligazón entre las actuales poblaciones del Sur y Este de la Península Ibérica, Argelia, Canarias, Túnez, Libia, Sicilia y Marruecos es muy amplia de acuerdo al sistema ABO. Este conjunto encuentra una coincidencia considerable de acuerdo con los estudios realizados por Blackith y Reyment en 1971, estudios detallados de historiales de aplicación de las variables canónicas en biología. Se observa que parece existir una relación directa lineal desde Ibiza, sur y levante peninsular, y los bereberes de Djerba. Castilla-León aparece situado muy lejos de esta línea de parentesco. Otro resultado interesante es que los puntos correspondientes a Sicilia y a Lyantey, Marruecos de noroeste -uno de los lugares de asentamiento de refugiados moriscos durante el siglo XVII-. Se encuentran muy cercanos en una identidad bereber común. Un aspecto sobresaliente de esta proyección es que las medias para los judíos sefardíes de Marruecos y Túnez (Djerba) desarrollan distancias entre sí (cv. Mourant et al. 1987), lo que demuestra la falta de homogeneidad entre los mismos judíos sefardíes dependiendo de su origen peninsular. La inclusión del complejo rhesus cDe es considerado como un diagnóstico apto para elucidar relaciones entre poblaciones de bereberes norteafricanos, valencianos, andaluces, isleños canarios y barceloneses, éstos últimos debido a la fuerte emigración andaluza a esta ciudad. Los datos para los vascos y la población de origen catalán no están muy diferenciados entre sí en la proyección, cuestión en la que también abunda el trabajo histórico de Perellada en 1980. ¿Puede probar esto la existencia de un elemento protovasco en Cataluña? Este análisis fue completado por un estudio de Mourant et Al. publicado en 1976 sobre un componente principal de 25 poblaciones. Así pues, no contemplan los diferentes informes e investigaciones elementos árabes en absoluto; hablan del elemento “moro”, es decir íbero-bereber.Es sabido que en la antigüedad la tierra de los bereberes en general era conocida como A-mur o A-mor el prefijo A designa el femenino, de donde deriva la palabra moro. Este término se conserva en la actualidad en la forma rifeña del diminutivo Tu-mor-t que designa terruño o tierra en el sentido de país propio. En bereber el femenino y el diminutivo se forman por regla general, poniendo una “T” al principio y al final.Coincido con Antonio Domínguez Ortiz que el arabismo de los andaluces es un invento de la historiografía formal. En Al-Andalus sólo hubo una arabización lingüística, debido a la islamización, ya que la lengua de cultura del universo musulmán es el árabe.Estas investigaciones nos permiten conocer una práctica continuidad de la población andaluza, sin grandes variaciones, a todo lo largo de la historia, con grandes influencias en el resto peninsular.

-

Relacionado con: ISLAM HISPANICO - HISTORIA Y TEORIA DE AL-ANDALUS

Más informacióen en: http://www.islamyal-andalus.org


No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 soliman 04 de feb. 2004

    Parece ser que disfruto con la polémica, amigo Granlon, y no es así. Solo, repito, doy lo que tengo dentro de mi. Recojo tu guante y acepto, no faltaba más lo del mutuo respeto. Si nos dejamos llevar a veces por nuestro impetu se considerará por entusiasmada defensa de nuestras ideas. Un caballero musulmán y otro cristiano, españoles dos. P-E-R-FECTO. Ya lo del amigo Brigantinus es paradójico. Lo que ponga un escrito de aqui o allá que no esté suficientemente bien traducido del árabe, hablando claro está de todo lo relativo a al-Andalus, que no hablaban ni galaico-portugués, ni latin, ni castellano, ni siquiera catalan, y por supuesto no hablaban ingles ni frances. Hablaban y escribian en árabe,. Hete aqui que las fuentes siempre consultadas sobre al-Andalus estan en otra cosa pero no en arabe, curiosamente la propaganda politica y religiosa siempre inventa. Tambien se invento en el transcurso de la Edad Media. La tan traido y llevado Descubrimiento de America, un secreto a voces, ya que los andalusies y mucho antes los fenicios ya dieron cuenta de aquellas tierras, algunos cientos de años antes de Colon, Y por que no sobre lo paradojico de algunos acontecimientos andalusies, que los historiadores se han atrevido a darnos a conoces de fuentes NO fidedignamente traducidas del árabe. ¿Algun historiador conocedor de los dialectos arabes entre nosotros? ¿Por favor? Lo contrato ahora mismo, doy de alta en SS nomina sueldo fijo, incentivos, coche de la empresa, por favor, deja tu ya tambien, amigo Brigantinus de importunar vendiendonos el marketing historico de siempre. De que te sirve el conocimiento si no se detecta la sabiduria en tus palabras. Corrigeme una sola traduccion de la historia escrita en arabe sobre al-Andalus y te pediré ante todo el foro perdon. Te informo que en la Yama'a Islamica de al-Andalus hay hermanos doctores en filologia arabe, tambien hay nativos y traducen directamente a Averroes, Ibn Arabi, Al-Hulusi y otros grandes. Entonces al ir directamente a las fuentes, ¿erramos? ¿nos engañamos? ¿inventamos? ¡ Oh paradoja ! Ma as salamu

  2. #2 Ionathan 05 de feb. 2004

    Información eliminada por el Administrador Ego

  3. #3 Ionathan 05 de feb. 2004

    Información eliminada por el Administrador Ego

  4. #4 Ionathan 05 de feb. 2004

    Información eliminada por el Administrador Ego

  5. #5 Ionathan 09 de feb. 2004

    Información eliminada por el Administrador Ego

  6. Hay 5 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba