Autor: Olarticoechea
viernes, 03 de junio de 2005
Sección: Exposiciones temporales
Información publicada por: Olarticoechea
Mostrado 56.926 veces.


Ir a los comentarios

El Cid, el heroe que nunca existió.

-

NOTA: En este articulo se denomina reino de Galicia al reino cristiano del noroeste antiguamente conocido como Astur-Leonés, de acuerdo con las nuevas investigaciones. ------ ¿Quién fue el Cid campeador? Según la historia oficial era un héroe de la Reconquista que encarnaba las virtudes de Castilla, pero un análisis detallado de su periodo histórico lo convierte en un simple instrumento ideológico fabricado a posteriori. Para ello tenemos que conocer los orígenes de Castilla como reino independiente: En el año 1157 se va a producir un hecho de gran trascendencia para los reinos cristianos peninsulares y para la historia posterior de España, Alfonso VII rey de Galicia muere y su reino es repartido entre sus herederos. A Sancho le corresponde la parte oriental de dicho reino que incluía Castilla, el antiguo reino moro de Toledo y otros territorios, mientras que Fernando (Fernando II) hereda toda la parte occidental del reino (Galicia, León, Extremadura y Asturias). Pues bien, es en este preciso momento histórico –y no antes- cuando Castilla de la mano de Sancho inicia su historia como reino independiente y poderoso. Al antiguo condado de Castilla (que había sido semi-independiente en tiempos de Fernán González en 930 [1]) se le suman los extensos territorios de Toledo y una importante posición estratégica en el centro de la Península . Estas condiciones le llevarían pocos años después a convertirse en el reino hegemónico de la España cristiana. Uno de los principales problemas de esta Castilla incipiente y poderosa para imponerse a los demás reinos cristianos era su falta de legitimidad e historia en el proceso de la Reconquista, mientras que Navarra, Aragón y Galicia llevaban siglos de existencia como entidades independientes, Castilla solo tenía unos pocos años de independencia y protagonismo. Claro que este problema se solucionó rápidamente, ya que en fechas siempre posteriores a 1157 comenzaron a escribirse en Castilla crónicas que rompían con toda la tradición de los reinos cristianos. Estos documentos eran –y son- de una credibilidad muy dudosa pero le proporcionaron a la historia de Castilla la legitimidad necesaria de 2 formas: 1º Crearon una supuesta dinastía castellano-navarra de la que descendería Sancho y que enlazaría con los tiempos de Fernán González. De esta manera la monarquía castellana tendría “continuidad” desde 930. 2º Se inventó una figura mítica “El Cid campeador” que en realidad fue un instrumento con el que los cronistas intentaron arreglar la historia anterior a 1157 desde una visión castellanista, para ello convirtieron a Rodrigo Díaz de Vivar (antiguo noble ya fallecido) en un héroe legendario. Este mito fue creado para dos fines: justificar y dar veracidad a la dinastía castellano-navarra y atribuirle a Castilla meritos en la Reconquista en momentos decisivos para la posterior historia peninsular. Los documentos que introdujeron en la historia peninsular estas invenciones fueron: -Liber regnum (1196-1209) -Crónica latina de los reyes de Castilla (1236) -Poema de Fernán González (1250) Decir que los reyes de Castilla son descendientes de una “dinastía castellano-navarra” no es una afirmación inocente, porque si hacemos caso a está mentira histórica, cuando la reina Sancha de Galicia (1013-1067) se casa con Fernando hijo de Sancho III de Navarra en realidad se estaría casando con un castellano y pasaría a reinar en Galicia como Fernando I de Castilla. De esta manera todos los reyes desde Fernando I a Alfonso VII serían castellanos. Pero en la realidad nunca existió esta dinastía castellano-navarra, en las crónicas anteriores a 1157 como la crónica Silense (1115) esta genealogía está desmentida. Además cuando Fernando se casó con Sancha , fue Sancha la reina y continuadora de la dinastía de Galicia, Fernando solo fue rey consorte, y esto se demuestra con cualquier documento de la época de los que hay cientos. Curiosamente la historia oficial de España sigue manteniendo está versión manipulada de la historia, y usted que está leyendo estás líneas puede coger su enciclopedia buscar Fernando I y leer como es denominado rey de Castilla ¿?. Y de rebote crear una dinastía castellano-navarra le permite a los antiguos cronistas castellanos decir que Fernando I era descendiente del conde Fernán González , ya que este también estuvo relacionado de alguna manera con Navarra. La invención del Cid Campeador como un instrumento para justificar la dinastía castellano-navarra. Que todos los reyes de Galicia fuesen castellanos desde Fernando I es algo insostenible a tenor de los acontecimientos históricos y es aquí donde la historiografía castellana (y luego la española) introduce la invención del Cid para crear una historia más favorable hacía sus intereses. Así cuando la mujer de Fernando I llamada Sancha muere, sus hijos luchan por el trono; Alfonso desde Galicia – León[2] y un tal Sancho desde Castilla, la victoria corresponde a Alfonso (el futuro Alfonso VI) y esto por si solo acabaría con una dinastía castellana ininterrumpida desde Fernán González , es en este momento clave cuando aparece la figura mítica del Cid para arreglar las cosas: ni más ni menos que coge a Alfonso VI y le obliga jurar en Santa Gadea que será buen rey de los castellanos y que no tuvo culpa en el asesinato de Sancho. Obviamente es difícil de imaginar como un noble castellano es capaz de “obligar” a hacer juramento a un monarca tan poderoso como Alfonso VI, este argumento más propio de una novela de aventuras se cae por su propio peso al comprobar como en aquellos tiempos Castilla no dejaba de ser un pequeño territorio entre Galicia y Navarra, ya que aún no se habían producido los avances en la Reconquista que alargarían el territorio castellano. Otra mentira histórica es el asesinato del pretendiente castellano al trono (Sancho) a costa de Vellido Dolfos, la realidad es que la “gloriosa historia” de Castilla no se podía permitir una derrota ante los gallegos y se inventó la figura de Vellido como un traidor que asesina por la espalda. En contraste los castellanos aportarían la noble figura del Cid que se encargaría de hacer justicia sobre Vellido Dolfos. Sobra decir que la figura de Vellido Dolfos es inventada -como todas las hazañas del Cid- ya que no hay ninguna referencia que justifique la existencia de este personaje. Aún así la supuesta historia de Castilla como reino poderoso desde Fernando I sigue sin ser creíble, ya que Alfonso I “el Batallador” de Aragón le arrebató por las armas a Alfonso VI o a su hija la parte oriental del reino (osea la zona de Castilla) y esto volvería a echar por tierra la idea de una dinastía continuada de reyes castellanos, ya que hubo periodos en que ni gobernaban en Castilla. Pero no hay problema la historia oficial siempre lo atribuirá a presuntos problemas dinásticos justificados desde Fernando I. La invención del Cid Campeador como un instrumento para atribuirle a Castilla logros importantes en la Reconquista: Como vimos Alfonso VI difícilmente pudo ser rey de Castilla, sino que lo era de una Galicia que incluía el pequeño condado castellano. Pues bien a este rey le correspondió un papel clave en la Reconquista ya que durante su mandato se conquistó la mayoría de los territorios que un siglo más tarde harían grande a Castilla, como el caso del reino de Toledo (en 1085) y también la Rioja. Su poder era tal que el reino que le dejó a Alfonso VII (su nieto) era descrito de esta manera: “los tres imperios de la cristiandad: el bizantino, el germánico y el de Galicia” según consta en los annales Cambriae. Y hay que aclarar que estas fuentes cuando se refieren a Galicia como reino hegemónico en la Península no lo hacen porque se conociese la zona del NO como Gallaecia según la antigua denominación romana, ya que el reino de Alfonso VII sobrepasaba con creces el noroeste y se extendía por zonas como Toledo, a lo largo de casi la mitad del territorio peninsular. Además la lengua que hablaba Alfonso VI era el gallego como se recoge en esta crónica de la época, cuando se lamenta de la perdida de su heredero en la batalla de Uclés: “Ay meu fillo! ay meu fillo! ¡Alegria do meu coraçon e lume dos meus ollos, solaz da mia velheze! Ay meu espello, en que me soía ver, e con que tomaba gran prazer! Ay meu herdeiro mor! Cavaleiros, u me lo leixastes? Dade-me meu fillo, condes!”. Pues bien es evidente como el glorioso reino castellano del siglo XIII en adelante no podía tolerar como su territorio no era fruto de las gestas castellanas en la Reconquista sino de los esfuerzos de un rey gallego, esto desmontaría todos los tópicos posteriores del castellano como pueblo elegido y victorioso. Es más su extensión territorial fue fruto de herencias e intrigas al morir Alfonso VII. Pero aquí como siempre los cronistas castellanos vuelven a introducir al Cid en la historia para reconducirla. Y es que la imagen del Cid que nos legó la historiografía española y castellana es la de un espléndido guerrero que destacó en la guerras contra los almorávides. Esta mitificación de la figura del Cid como militar excepcional tiene la intención de ocultar las victorias de Alfonso VI sobre los mismos almorávides, estas victorias rompieron el equilibrio entre fuerzas cristianas e islámicas y fueron decisivas para el triunfo posterior del cristianismo en la Península. Además es una contradicción presentar al Cid como “un castigo” para los almorávides cuando la misma historia oficial nos dice que varias veces pacto Rodrigo Díaz de Vivar con ellos cuando estaba enfadado con Alfonso VI. Claro que siempre se explicaran diciendo: “el problema era que el Cid y Alfonso VI se enfadaron porque Alfonso estaba celoso de la valentía del Cid y entonces el noble castellano se unió a los almorávides –momentáneamente claro- pero siempre mantuvo fidelidad al rey” En fin puro surrealismo. Aún así no será la única contradicción que se observa en las supuestas gestas del Cid, porqué crear un mito a posteriori es problemático: si los cronistas tuvieron que hacerle ganar batallas después de muerto, también nos lo presentaron como consejero de Fernando I durante la toma de Coimbra, resultando que en esa fecha (1064) el Cid tenía como mucho 21 años y Fernando I 49. También es bastante dudoso como pudo llegar a tan alto cargo cuando en esas fechas solo podía añadir a su “curriculum” el hecho de intentar frenar la reconquista del reino cristiano de Aragón en Graus (1063) durante uno de los periodos en los que colaboro con los árabes. . Conclusión: El reino de Castilla no es tan antiguo como dice la versión oficial de la historia y por lo tanto no tuvo importancia en muchos momentos clave de la Reconquista. Además fue el resultado de una división testamentaria de Alfonso VII (Coronado rey de Galicia en 1111) y su territorio fue reconquistado en gran medida por reyes que eran de Galicia y hablaban gallego como Alfonso VI, como consecuencia de todo esto la historia de Castilla tuvo que ser engrandecida artificialmente con supuestas dinastías y mitos inventados como el Cid campeador que son difícilmente creíbles y responden a objetivos políticos a posteriori. Resulta curioso comprobar como todos los mitos que intenta derribar la historiografía española son del tipo “los celtas en Galicia” o el “Monte Medulio”, cuando los propios historiadores españoles tienen su casa por barrer. C.D.F.O. E C. 2004 [1] Aunque la historia oficial diga que Fernán González dirigió un condado independiente de Castilla en 930, en realidad era semi-independiente porque era vasallo del rey de Galicia. [2]A la muerte de Sancha (1067) su reino se dividió en: León para Alfonso, Castilla para Sancho y Galicia para Garcia, resultando que el reino de García para Galicia era testimonial ya que Garcia “no estaba capacitado” y los gallegos tomaron partido por el futuro Alfonso VI según documentos de la época. Bibliografia: -“El término Gallaecia a lo largo de la historia”. Olarticoechea publicado en Celtiberia.net. -A Memoria da Nación. C.Nogueira. Ed. Xerais. -Los datos de cualquier enciclopedia y dos dedos de frente. (C) Olarticoechea

-


No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 kaerkes 29 de ene. 2004

    GUACAMAYO-GUAKAMAIO-MAYOGUA-MYGUAU-GUAMY-GUAY-GAY..."pasar por la PIEDRA".

  2. #2 Brigantinus 16 de sep. 2005

    Curiosamente, todo este debate no deja de tener un componente paradójico bastante fuerte: por un lado se reduce al Cid a una dimensión mucho más modesta y probablemente más real, por otro lado, se rechaza lo que representa. Decía Indro Montanelli en el prólogo a su "Historia de Roma" que lo que hacía grande la Historia de Roma no es que fuera hecha por hombres distintos a nosotros, sino hecha por hombres como nosotros, con los mismos temores y miserias. El caso es que yo debo ser muy raro, pero la imagen del Cid desmitificado me parece más interesante que la del Cid mitificado. El personajillo espejo de virtudes, humilde, buen cristiano, guerrero invencible que gana batallas después de muerto... parece puro cartón PIEDRA. El mercenario que se echa la morrala al hombro, sirve a Dios y al Diablo para conseguir sus fines, logra agenciarse un pequeño reino propio... me parece una biografía muy interesante, la verdad. Y no lo compararía a Torquemada. El Cid hizo lo que hizo y punto: guerrear, que era lo que se hacía por aquel entonces, y con los usos y maneras de aquel entonces. Toda esta mitificación no fue culpa suya, sino de los que vinieron después. Por el contrario, las crueldades de Torquemada sí eran de Torquemada, y encima contra su propia gente (no olvidemos que era "marrano"). Sobre la Reconquista.. en Alemania tuvieron su Drag nach Osten por la misma época, y creo que ningún alemán discute que los territorios alemanes al este del Elba son alemanes, y sin complejo alguno por ello. Hubo una invasión musulmana (más que árabe), que tampoco fue muy numerosa. Los cristianos del norte se consideraron a sí mismos continuadores del reino visigodo. ¿Era cierto? El neogoticismo está ahí. Un bilbaíno se puede considerar español, y un vecino suyo que sea nacionalista, no. Cuestión de subjetividades. Los reyes asturianos y leoneses desde los primeros tiempos parecen querer jugar a ser los continuadores de la vieja monarquía toledana. Objetivamente será cierto o no, pero desde luego, los líderes políticos y militares de la Iberia medieval sí eran conscientes de estar "recuperando" territorio, desde el punto de vista político y -sobre todo- religioso. Yo creo que hay cosas que sí tienen que estar claras. No pretendo politizar, pero hace poco oí a Puigcercòs diciendo lo malos que eran los españoles que habían expulsado a los árabes y a los judíos y que ahora los querían expulsar a ellos. No sé si la audiencia que le aplaudió era consciente de que después de los castellanos, los catalanes fueron el pueblo más "reconquistador" y "repoblador": más de la mitad de la Cataluña moderna (y si metemos por medio los "Països Catalàs", apaga y vámonos) es territorio arrebatado al emirato o califato cordobés. Y en los territorios ganados, no fueron más tolerantes que los castellanos (acordémonos de la marginación de los judíos mallorquines, que materializada en los "xuetas" llega casi -¿o no casi?- hasta la actualidad.) En fin, que echar abajo un mito me parece formidable; un ejercicio de higiene historiográfica. El problema es que la mayoría de los "derrumba-mitos" tienen como único objetivo sustituirlos por los suyos propios.

  3. #3 castellano furioso 19 de sep. 2005

    cierzo no te enteras. no es nuestro simbolo, nuestro simbolo es un castillo amarillo sobre fondo rojo o morado. el no fue mas que un hombre entre hombres. ni a ti, ni a mi, nos recordara nadie cuando nuestros hijos hayan muerto. pero el es uno de esos que han logrado ser inmortales.y lo es por que nosotros guardamos su memoria .la suya y la de tantos otros castellanos que han contribuido a lo que somos hoy.¿y como somos hoy? por ejemplo, no tenemos que aparecer por ahi, tirando PIEDRAs contra tejados vecinos. porque no tenemos esa rabia que destilais otros. si tu no tienes referentes historicos validos, es por tu desconocimiento. no por que tu tierra no los tenga, que los tiene a patadas. te recomindo que endereces tu vida, dejate de supermaño (que suena a un sargento americano de la base de zaragoza) y abraza de nuevo a los tuyos. los heroes encarnan valores humanos , son personas en los que se exageran cirtos rasgos para dar ejemplo duradero. no un yanki gilipollas con los calzoncillos por fuera de los pantalones. ya te veo por donde vas, tu eres ciudadano del mundo. esta frase no por estar tan de moda deja de ser estupida. (si tu con tu misma carga genetica, hubieras nacido en moscu, serias otra persona totalmente diferente,incluso fisicamente) tu tierra su cultura y sus gentes te han regalado lo que eres ahora, cuidalo y aprecialo como el regalo que es. piensa que si nosotros no defendemos lo nuestro y tu lo tuyo , nadie lo hara. yo soy castellano, y si le faltas a uno de los nuestros nos faltas a todos. aunque el agrabiado lleve 1000 años muerto. VIVA LA NACION CASTELLANA

  4. Hay 3 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba