Autor: Miguel A. Pérez
martes, 22 de abril de 2008
Sección: Tradiciones y Fiestas
Información publicada por: ainé
Mostrado 66.905 veces.


Ir a los comentarios

A Rapa das Bestas

Ya en la Edad de Bronce los gallegos trataban de domesticar a las bestias. La existencia de manadas de caballos salvajes en las montañas da lugar a uno de los espectáculos más genuinos sobre un trabajo de campesinos y ganaderos que, cada primavera, se despliegan en los montes para, con gritos guerreros, obligar a los caballos a bajar a los valles.

http://www.terrademontes.com/picture_library/fotos/rapa-bestas/36-rapa.jpg

http://www.terrademontes.com/lugares/terras.htm

 

Ya en la Edad de Bronce los gallegos trataban de domesticar a las bestias. La existencia de manadas de caballos salvajes en las montañas da lugar a uno de los espectáculos más genuinos sobre un trabajo de campesinos y ganaderos que, cada primavera, se despliegan en los montes para, con gritos guerreros, obligar a los caballos a bajar a los valles. Es una ceremonia ancestral, descrita por el romano Estrabón hace dos mil años:

 “Con cuernos y con gritos acosan a las bestias por los montes hasta lograr acorralarlas. Unas, las sacrifican para comerlas. Otras las doman y les sirven de montura para sus luchas guerreras ...”

 

Esta liturgia, que es tan antigua como Galicia, se repite cada año, y es conocida como “A Rapa das Bestas”. El rito consiste en marcar y "rapar" las crines de los caballos. Los caballos son pequeños y robustos, adaptados durante siglos a la supervivencia en unas montañas en las que la crudeza del invierno es su única compañía. En verano, por el contrario, los visitantes presencian con frecuencia un espectáculo conmovedor cuando a lo lejos descubren la silueta de caballos buscando la brisa refrescante sobre la cima del monte.

 

La "rapa" tiene lugar en el "curro",  recinto donde se acorrala a las bestias. Los caballos salvajes se "esconden" en las montañas del centro y norte de Galicia, fundamentalmente. Allí, los más expertos ganaderos, los denominados “agarradores”, mantienen un forcejeo desmesurado con el caballo, al que acaban reduciendo, tras lo cual cortan sus crines y lo marcan. Los animales más jóvenes son puestos de nuevo en libertad, con los garañones y las potras.

 

De madrugada, los mozos suben al monte dirigidos por el bestilleiro y van acorralando a los caballos. El rito empieza con a baixa: la operación de acoso, acorralamiento y conducción de las yeguadas que, en espectacular galopada, van descendiendo hasta llegar al curro . En éste se realiza la rapa das bestas. La operación de separarlas es un hervidero de hombres y bestias que pelean entre sí. Aquéllos, tratando de montarlas e inmovilizarlas, mientras que éstas se defienden revolviéndose, alzándose, coceando y relinchando.

 

Es un espectáculo de extraordinaria fuerza y vistosidad que, como ya se ha dicho, tiene lugar en los “curros”. Estos, a veces, constan de únicamente unas empalizadas o un cierre de tela metálica. En otras ocasiones se aprovecha una cañada del terreno. Los más modernos son de mampostería. El de Sabucedo (A Estrada, Pontevedra) se construyó en el siglo XVIII, adosado a la iglesia, con buenos sillares de piedra que sirven de asiento para los visitantes. Se celebra el primer fin de semana de julio y está declarado de Interés Turístico, al igual que el de Candaoso, en San Andrés de Boimente (Viveiro, Lugo).

 Posiblemente el de Sabucedo, en el Ayuntamiento de La Estrada, sea el “curro” más famoso de Galicia. Cuentan que algunos años han sido 900 los caballos marcados. En 1997 se inauguró el nuevo "curro" y se marcaron por primera vez algunos ejemplares con el hierro "Cabalo galego de monte", a los que la Consellería de Agricultura de la Xunta de Galicia realiza un seguimiento. También destaca el curro que se halla en una de las laderas del monte Galiñeiro (750 metros), zona de esparcimiento desde la que se divisa todo el Val Miñor y en la que se conservan varios petroglifos. Precisamente las marcas de los hierros con que se identifica a los caballos guardan semejanza con aquellos dibujos hechos por los ancestros en las rocas. En este mismo ayuntamiento tienen lugar también los curros de Galiñeiro y San Cipriano. 

 

En torno a la “Rapa das Bestas” se organiza una auténtica romería que lo convierte en una manifestación claramente festiva. Suele haber “rapa” en el mes de junio. Pero en julio y en agosto se reparten por diferentes aldeas y pueblos de Galicia. Todo un espectáculo para disfrutar de una de las tradiciones gallegas más ancestrales.

 

“A RAPA DAS BESTAS “ en detalle: lugares y fechas

JUNIO

* Curro de Torroña, en Oia (Pontevedra), el 1º domingo de junio.

* Curro de Mougás, en Oia (Pontevedra), el 2º domingo de junio.

* Curro de Morgadáns, en Gondomar (Pontevedra), el 3º domingo de junio.

* Curro de San Cibrán, en Donas-Gondomar (Pontevedra), el 4º domingo de junio.

* Curro de A Capelada, en Cedeira (A Coruña), el último domingo de junio.

* Curro Campo do Oso, en A Pastoriza-Mondoñedo (Lugo), el último domingo de junio.

JULIO

* Curro de Sabucedo, en San Lorenzo de Sabucedo-A Estrada (Pontevedra), el 1º sábado, domingo y lunes de julio, declarada FIESTA DE INTERÉS TURÍSTICO NACIONAL.

* Curro de Candaoso, en San Andrés de Boimente-Viveiro (Lugo), el 1º domingo de julio. Declarada FIESTA DE INTERÉS TURÍSTICO NACIONAL.

* Curro de Amil, en Amil-Moraña (Pontevedra), el 2º domingo de julio.

* Curro de Monte Castelo, en Cotobade (Pontevedra), el 2º domingo de julio.

AGOSTO

* Curro Recarei-San Tomé, en O Valadouro (Lugo), el 1º domingo de agosto.

* Curro da Paradanta, en Luneda-A Cañiza (Pontevedra), el 4º domingo de agosto.

 

 

Compilación:

Miguel A. Pérez

 

*******************************************

*******************************************

 

OTROS DATOS DE INTERÉS

 

Calendario  dos Curros de mayo a septiembre en:

http://www.cabalogalego.com/Calendario%20de%20Curros%202006-2010.pdf

 

A Gañidoira

A Paradanta

A Valga

Amil

Campo do Oso

Candaoso

Cansadas

Capelada

Cuspedriños

Enxa

Forgosele

Monte Castrove

Morgadáns

Morgás

Pedroso

Prado da Canda

Sabucedo

San Cibrán

Santo Tomé

Serra do Galiñeiro

Torroña

 

 

Más informacióen en: http://www.sgci.mec.es/au/rapadasb.htm


.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
22
22
23
23
24
24
25
25
Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 Bea 26 de ene. 2004

    Y como tan antigua que Galicia... Ainné, sólo me falta leer que Galicia ya existía como ente en las mentes de los pobladores paleolíticos de la zona... una cosa es ser nacionalista, y otra ya, intentar llevar los orígenes de Galicia a límites estúpidos... pero no es culpa tuya, es de quien te lo ha inculcado. En fin, que lástima, a miña terra...

  2. #2 ainé 27 de ene. 2004

    Beiña…Beiña, non sei se rirme ou chorar. Creo que sacas las cosas de contexto…amos a ver… 1-”Ainné, demuestramé, por favor, que los de la Edad del Bronce se autodenominaban gallegos...”: mi pretensión no ha sido tal, ¿te suena mejor…los antiguos habitantes de la actual Galicia….? 2-“una cosa es ser nacionalista, y otra ya, intentar llevar los orígenes de Galicia a límites estúpidos...:¿de donde sacas que soy nacionalista?, mejor dicho…¿en base a qué me llamas nacionalista?. Los orígenes de la actual Galicia se remontan al neolítico, evidentemente no sabemos como llamaban aquellos habitantes si es que los había (supongo que si) a su tierra si es que la llamaban de alguna forma (vaya usté a saber!) 3- “Primero, felicitar a Ainné, por que a pesar de aire gallegista politico que tiene”….simplemente…lo flipo!...¿que coñe habré dicho yo?, lo que dices me suena a radicalismo puro y duro….sígolo flipando! 4-“El nacionalismo, como lo entendemos hoy, nació en el siglo XIX” ¿¿??..El nacionalismo de quién? ¿Quién lo entiende hoy en día así? Te puedo asegurar, jurar y perjurar que de “esos” nacionalistas quedan cuatro muertos de hambre. Creo que ya lo he dicho mil veces, todos amamos la tierra donde nacemos, nuestras raíces, nuestras costumbres, todo lo que nos rodea cuando nacemos, todo lo nuestro nos parece mejor….ese sentimiento lo tiene todo ser viviente, ¿sabes que si a un animal lo sacas de su entorno se estresa y deprime? No creo amar más mi tierra de lo que pueda amar la suya un chino o un etíope. Orden de preferencia de mi amor patriótico: 1-Galicia (es la tierra que me vio nacer) 2-Asturias, León, Portugal (por proximidad, por costumbres comunes, por paisaje, por sus gentes…no puedo evitarlo, ¡me encantan mis vecinos de la casa de al lado!) 3-España (es la tierra que me vio nacer) 4-Europa (es la tierra que me vio nacer) ……todos estos territorios son el mismo, comparten una misma historia, enredadísima y compleja, mejor o peor documentada. Las fuentes o documentaciones históricas me importan bien poco, solo miro afinidad y similitud cultural. Jamás me planteo quién tiene los antepasados mas listos, fuertes y poderosos, ¡sería estúpido! Comparto mi vida con gente normal y corriente, no vivo con fantasmas del pasado. A ver si coincidimos un día para poder charlar, no se, creo que has interpretado todo lo que he dicho de una forma errónea (o puede que yo me haya expresado como una patata…jajaja…que dicho sea de paso, es normal en mi) Ah! Tema importante! No escribas GALIZA, eso sí que es de nacionalistas radicales. Los gallegos de toda la vida preferimos decir GALICIA. Un biquiño e unha aperta agarimosa

  3. #3 Bea 27 de ene. 2004

    Ainné, Galicia no tiene sus orígenes en el neolítico, Galicia no surje hasta mucho después. Segundo, tampoco podemos decir los gallegos del bronce, por que eso implica que ya había gallegos en el Bronce, cosa que tampoco es cierta, y por afirmaciones como esta me saco que eres nacionalista. Yo habría puesto que ya se realizaba por las poblaciones de la zona, que es bastante más correcto que decir gallegos, ya que no eran gallegos ni sabemos lo que eran. Ainné, si el problema está en que los términos que para ti son normales, como referirte a la zona hoy gallega, ya como gallega en tiempos tan antiguos, es normal, ya que allí se hace con mucha frecuencia, pero lo que intento decirte, es que esas expresiones de gallegos del Bronce y demás, se ve desde fuera, como un intento (no por tu parte, como me demuestras, sino de quien inculca esas ideas y modos de hablar) de crear una conciencia de existencia histórica mucho más allá de la que realmente existe. Nadie dice que el ser nacionalsta sea malo, ni que por fuerza se crean con antepasados mejores, simplemente estoy pidiendo que se dejen de usar expresiones que llevan a equívocos, por que alguien que no está muy puesto en historia, le dices: Los gallegos del paleolítico, y se cree que hace mucho muuuuuuuuuucho tiempo, ya había gallegos y que estaban ahí... y eso, no es real. Tú sentimientos no son nacionalistas, pero las expresiones sí, como mi Galiza... que en mi ambiente siempre se ha usado... en fin ainné, que no nos vamos a poner a discutir por una cosa así, pero quiero que todos nos demos cuenta del poder que tienen las palabras. Ya te dije, me gusta mucho el artículo, aunque yo había leído, no recuerdo dónde, y no lo puedo asegurar, que la tradición no estan antigua, así que hija, que hay "gustos pa tos", como se suele decir... Esa aperta recibida y reenviada para ti: Bea

  4. #4 Viriato 27 de ene. 2004

    Enhorabuena por tu artículo Ainné, y para mantener el ambiente poético del mismo, pongo esta poesía de Gabriel Celaya que espero que guste a todos. ESPAÑA EN MARCHA Nosotros somos quienes somos. ¡Basta de Historia y de cuentos! ¡Allá los muertos! Que entierren como Dios manda a sus muertos. Ni vivimos del pasado, ni damos cuerda al recuerdo. Somos, turbia y fresca, un agua que atropella sus comienzos. Somos el ser que se crece. Somos un río derecho. Somos el golpe temible de un corazón no resuelto. De cuanto fue nos nutrimos, transformándonos crecemos, y así somos quienes somos, golpe a golpe y muerto a muerto. Somos bárbaros sencillos. Somos a muerte lo ibero que aún nunca logró mostrarse puro, entero y verdadero. ¡A la calle!, que ya es hora de pasearnos a cuerpo y mostrar que, pues vivimos, anunciamos algo nuevo. No reniego de mi origen pero digo que seremos mucho más que lo sabido, los factores de un comienzo . Españoles con futuro y españoles que, por serlo, aunque encarnan lo pasado no pueden darlo por bueno. Recuerdo nuestros errores con mala saña y buen viento. Ira y luz, padre de España, vuelvo a arrancarte del sueño. Vuelvo a decirte quién eres. Vuelvo a pensarte, suspenso. Vuelvo a luchar como importa y a empezar por lo que empiezo. No quiero justificarte como haría un leguleyo. Quisiera ser un poeta y escribir tu primer verso. ¡A la calle!, que ya es hora de pasearnos a cuerpo y mostrar que, pues vivimos, anunciamos algo nuevo, anunciamos algo nuevo, anunciamos algo nuevo. Gabriel Celaya.

  5. #5 kapo 14 de sep. 2005

    Saludos: Vamos por partes: -Como amante de la hípica y como gallego nunca me habia sentido tan avergonzado de una tradición como de esta. Ciertamente no es especialmente violenta ni es comparable con la otras, pero me parece que lo unico que se consigue es hacer sufrir a un animal inútilmente, además el espectáculo no resulta nada agradable. Se podrían sacar mas puntos a favor de los toros que de este espectáculo. En mi opinión con esto de los nacionalismos sé esta sacando todo de quicio. -Celso, desconozco si habrás montado a caballo alguna vez en tu vida, pero le aseguro que esos "ponis"(no son tan pequeños) si que pueden con una persona perfectamente, y también es cierto que están mas adaptados a la montaña. Hay que tener en cuenta que los jinetes astures o galaicos, aparte de ir sin armadura eran de menor tamaño. Además los astures tenían jinetes ¿verdad? ¿De donde sacaban los caballos sino? -Es cierto que el caballo es un animal de meseta, pero solo en sus orígenes americanos. Después se adaptaron a las condiciones medioambientales, meseta montaña...¿Por qué los de la montaña son más pequeños que los de la meseta? Por necesidad y por el terreno, lo que indica que hay adaptación y por tanto que vivían en las montañas. Por cierto en las montañas gallegas le garantizo que no hay falta de pasto. -También hay que tener en cuenta la mano del hombre, al igual que con los perros. Muchas razas actuales no son de origen natural y responden a fines economicos/utilies para el hombre. Un Saludo.Kapo PD: ¿La palabra Galiza no es de origen luso?

  6. #6 joselito 14 de sep. 2005

    Como gallego se puede estar avergonzado del cáriz que una tradición como la de la rapa ha adquirido en los últimos tiempos, pero no se debe confundir el sentido y significado de la tradición en sus orígenes, con la ciertamente deplorable en muchos casos desviación que esta noble, en principio por lo menos, tradición ha padecido en si, al verse influída por los intereses remunerativos que la atracción de turistas y domingueros genera a su alrededor convirtiendo esta noble y ancestral tradición en un espectáculo de feria y verbena. Su inicial cometido es tan noble como el de cuidar a los animales que se reúnen para serles cortadas las crines, desparasitar, atender los componentes que requieran cuidados, marcar para su control, destinar si cabe al sacrificio el ejemplar que así lo precise para el bien del resto de la comunidad y su mantenimiento, etc..Nada que ver con lo que a su alrededor hoy en día se genera muchas veces con la intención de seguir atrayendo público más que nada. Así es el progreso y poderoso caballero es dn. dinero. Sus orígenes responden a la necesidad de cuidados que el animal requiere, dignificando así tanto a la bestia como al hombre que de ella cuida, nada que ver con otro tipo de rituales que se sostienen en la diversión que el sufrimiento de un animal proporciona. Sus orígenes no son lúdicos ni festivos y para comprobar esto no habrá sino que retroceder un par de décadas o menos para aseverarlo. La parafernalia dominguera, la festividad verbenera, el espectáculo de feria etc, que a su alrededor giran hoy en día son recientes y la causa de los males con los que este noble y digno ritual ve empañado el real cometido sus elevados principios ancestrales, los que lo sitúan a la altura del amor a la naturaleza y cosideración para con ésta. Se puede criticar la actual gestión que sobre la tradición se hace hoy en día. Pero pasar a atribuírle mayores connotaciones negativas que las que el haberse convertido en un espectáculo de feria le acarrea no pasa de ser un ejercicio de demagogia que, cuando ya se mezcla el nacionalismo y la política, la más descarada ofensiva tergiversación a través de argumentos insostenibles, tan sólo demuestra una gran ignorancia sobre el tema que se trata de abordar desde un particular punto de vista movido más por prejuicios de tipo personal que atendiendo a razones sostenibles, a la vez que deja claramente en evidencia los reales motivos que pueden llevar a criticar el rito: la ignorancia ó la mala intención movida por vaya a saber vd. (odio a los nacionalismos quizá, ya te digo...) que oscuros motivos. El caballo salvaje de monte, es un ejemplar autóctono de pura raza también denominada galicena, galaico-astur,etc. Su existencia ya la confirman clásicos romanos y griegos en la antigüedad, así como su uso tanto por parte de la caballería indígena como romana. Hablamos, en principio de una raza del NO peninsular y de una tradición gallega. El que quiera ver caballos más grandes puede irse a Texas a disfrutar de los rodeos tipo far-west. Decir que el loitador no sería tan valiente delante de un caballo más grande es como decirlo del torero delante de un elefante o un rinoceronte, absurdo. Y ya mezclar nacionalismo y política es pasarse de la raya y de listillo. El caballo salvaje de monte come lo que quiere que para eso está en libertad no siendo el par de horas que dura la rapa. Por otro lado ayuda a mantener el monte limpio de la biomasa que otros animales no aprovechan, reduciendo así la la propagación de las llamas en caso de incendio y promoviendo un mantenimiento sostenible del ecosistema. Recomiendo informarse mejor (en Internet sobran pags, que tratan el tema) para poder abordar éste desde una perspectiva más realista y acertada antes de soltar desvaríos que responden más a la forma en la que a veces nos dejarnos encandilar por unas emociones que responden más a la contaminacíon que recibimos de otro tipo de cuestiones y que nada tienen que ver con la realidad de ésta en concreto.

  7. #7 kapo 14 de sep. 2005

    Madre mía... Veamos... Estoy de acuerdo contigo joselito en que mi critica no puede ir mas allá del espectáculo actual. Sé que en sus orígenes cumplía una función en beneficio del caballo, pero las cosas cambian, a veces para mejor a veces para peor, y si cambian para peor es cuando hay que criticar. Resulta que además de ser gallego, amante de la hípica soy ecologista...que cosas, y te garantizo que me sé todo eso. He estado una vez en la rapa, y he visto lo que se hace, y por ello jure no volver ni defenderla. Francamente todo bien que se pudiera hacer se ha perdido. Por otra parte, ¿de verdad crees que los caballos salvajes necesitan cuidados? Joder menudos animales salvajes serian. No crees que si tienen la crin larga es por algún motivo y que el propio ecosistema se encarga de regular esas cosas, si no fuese así, si dependieran del hombre ya no serian salvajes, sino que serian unos caballos que se dejan sueltos para fomentar una atracción turística(lo más probable), con lo que al no ser salvajes se les priva de los cuidados que un caballo domestico precisa. De todas formas por si cabe alguna duda no odio a los nacionalistas, pero tampoco los apoyo, ni critico la fiesta por ningún motivo oscuro, solo porque la vi y me espanto. Celso, me alegro poder hablar contigo de estos temas ya que me entusiasman profundamente y también tengo una profunda relación con estos animales(también desde pequeño). Tienes que tener presente que un astur prerromano pesara entre 70-80kg aprox. , Lo cual para un animal de entre 150-200kg y de cuatro patas no es mucho problema, no digo que lo lleven tan bien como los caballos actuales preparados para la monta, pero considero que si que podrían portar a un jinete astur sin dificultad, además teniendo en cuenta que probablemente no utilizaran una montura muy pesada y que el armamento constara de unas jabalinas, una espada y a lo sumo una armadura de cuero, lo cual no supone mucho peso complementario. De todas formas no hay que fiarse del tamaño y del peso, porque un burro no es más grande, pesa menos y puede cargar con una persona, por lo tanto no veo ninguna dificultad. Piensa que si yo puedo levantar en hombros a un amigo que pese como yo o más y encima hacer el loco por ahí, un caballo que pesa mas del doble(y tiene cuatro patas) puede sin dificultad, lo lógico seria que perdiera resistencia velocidad etc. Para terminar me gustaría saber que razas crías, donde y esas cosas, si no es mucha molestia, claro. Salud. Kapo

  8. #8 Airdargh 14 de sep. 2005

    De acuerdo con Kapo. Las rapas ya no son lo que eran. Qué hacemos? Impedir, reivindicar por lo menos, que dejen de ser el evento multitudinario en el que se han convertido? No sería mala idea para ver así si el ritual vuelve a sus orígenes. Claro que esto mermaría los beneficios que el ganadero obtiene de explotar el evento y esto podría incluso repercutir en la preservación de esta raza. Los caballos requieren un seguimiento, aun siendo salvejes, no deben perder el contacto, aunque sea anual, con el hombre, lo ideal sería volverlo a hacer como cuando siendo niño tuve oportunidad de ver, la cosa ha cambiado pero que mucho en estos últimos años y ni que decir que no seré yo quien asista a una rapa de las de ahora. Celso, sin ánimo de ofender, ciertamente deberías informarte mejor: Caballo Gallego también denominado otrora Poni Galego, Faca Galizana, Burras, Faco o Cebro. Un importante legado histórico de origenes Celtas que se conservó a lo largo de cientos de años en libertad por nuestros montes y Sierras y que llega anuestros días en peligro de extinción. Ahora sensibilizados y mentalizados en la dura labor que supone "recuperar y conservar", queremos ser lo más selectivos posibles para salvaguardar la pureza al mayor de sus exponentes. El caballo gallego, pequeño pero alegre, salvaje pero manso a la mano del hombre, amigo en una palabra, está en uno de sus mejores momentos históricos. Acaba de ser reconocido oficialmente Pura Raza. http://www.cabalogalego.com/fundador.html PROTOTIPO RACIAL DEL CABALLO GALLEGO DE MONTE 1. CARACTERISTICAS GENERALES Se trata de animales de perfil recto o subcóncavo, elipométricos y de proporciones sublongilíneas (tipo meso-dolicomórfico). Con una alzada a la cruz de 1,20m. a 1,40m y un peso muy variable de 165kg. a 300kg., dependiendo del topotipo de animal, del sexo y de las condiciones del medio. Las hembras son de formas más ligeras, esbeltas y longilíneas que los machos. Presentan capa castaña (en sus diferentes gradaciones) o negra. Son animales excepcionalmente recios, vigorosos, resistentes a la fatiga y de gran fortaleza física, frugales en su alimentación, adaptados al monte bajo y al sotobosque de Galicia, particularmente a los tojos, dando lugar en consecuencia a que presenten abdómenes abultados. Cuando son criados en un medio con mejores condiciones, tanto sanitarias como de alimentación y cuidado, tienden a ser mas corpulentos y mejoran sus formas de manera espectacular. Como consecuencia de las condiciones en que viven, como son los montes y sierras que conforman un hábitat de grán dureza, han fortalecido de forma excepcional su psique, presentando en libertad un temperamento independiente, sobrio, valiente e inteligente, transformandose en dulce y tranquilo cuando son mantenidos junto al hombre, haciéndolos muy apropiados como animales de silla, para excursiones a caballo y escuelas de equitación infantil, así como para traccionar pequeñas calesas. http://www.cabalogalego.com/estandar.html José María Blázquez: La economía ganadera de la España antigua 171 Todas las guerras que España sostiene contra Roma son campañas a base de caballería. Los caballos del Centro, como posteriormente en las guerras cantábricas los del Norte, jugaron un papel capitalísimo en la independencia hispana. CABALLOS DE ASTURIAS Y GALICIA Los caballos más justamente celebrados los criaban Asturias y Galicia—asturcones y tieldones—; los escritores hablan de ellos frecuentemente como de cosa conocidísima. Participaban de las mismas virtudes que sus hermanos del Centro: velocidad en la carrera y seguridad en la marcha; eran inferiores como bestias de guerra; el primer ímpetu debía de ser terrible, aunque no tenían una capacidad de resistencia grande, lo que les situaba en plano inferior en este aspecto a los de la Meseta; igualmente eran de aspecto pobre. En cambio Nemesiano (254) y Opiano (I 287) afirman que los caballos hispanos son de buena presencia. En el Imperio Romano se conocía una maniobra Cantabricus impetus (Adlocutio de Adriano y Arriano, Tactica, XL 1), que alude a la momentánea acometida de los caballos del Norte. El asturcón era inferior en alzada al tieldón; éste era un magnífico escalador de montañas. los textos abundan con todo lujo de pormenores, lo que permite hacerse una idea exacta de esta raza. Plinio (NH VIII, 166) describe a estos caballos en los siguientes términos: «En la misma Hispania hay un pueblo galaico y astur en el que se crían los caballos llamados tieldones y asturcones, cuando son de talla menor; no tienen una marcha como la normal; su paso es cómodo; se debe al movimiento simultáneo de los remos de un mismo lado. Los naturales enseñan a los caballos a andar en andadura». El naturalista otra vez habla también del asturcón (NH VIII 144). Marcial dedicó al asturcón un epigrama (XIV 199) en el que señala sus cualidades, pequeñez de estatura y rapidez en la carrera. Hic breuis ad numeros rapidum qui colligit unguem, uenit ab auriferis gentibus Astur equus. Silio Itálico está de acuerdo con los autores anteriores en la pequeñez del caballo asturcón (III 335). Él por su parte añade José María Blázquez: La economía ganadera de la España anti172 gua que llevan el cuello erguido (I 223) y que son aptos para tirar de la serreta, y no para la guerra (III 335-337). Magistral es la pintura que ha trazado en sus versos el poeta latino de un caballo asturcón, en la que indica sus virtudes. ... patrium frons alba nitebat insigne et patrio per omnis concolor albo; ingentes animi, memora haud procera decusque corporis exiguum, sed tum sibi fecerat alas concitus atque ibat campo indignatus habenas. Crescere sublimem atque augeri membra putares (XVI 348-353). Silio (XVI 583) insiste en la rapidez de estos caballos, como en virtud suya peculiar. El Corpus Glossarum Latinarum (V 169) llama al asturcón equus ambulator, coincidiendo con la afirmación de Plinio de su paso cómodo. Estos caballos tuvieron mucha fama en toda Europa por su paso portante, que según Plinio se llama tolutim ire (NH VIII 166); y según Vegecio (Mulom. I 56, 37) tolutim ambulare. Vegecio (Mulom I 56, 37) alaba la magnífica doma de los caballos párticos comparándolos con los asturcones; ya Estrabón comparó con ellos los caballos hispanos. Precisamente el geógrafo griego escribe de los pueblos del norte de la Península que «practican luchas hípicas» (III 155), del tipo probablemente de las que describe Vegecio (Mulom. I 56, 37) de los partos. En la diadema áurea de Ribadeo (1) hay una procesión de jinetes en una escena religiosa, del tipo de lo representado en el caldero de Gundestrup (2). Sin duda, por esta virtud de su andar comodísimo __________ (1) A. García y Bellido, Ars Hispaniae, I, fig. 400; P. Bosch- Gimpera, Etnología de la Península Ibérica, Barcelona, 1932, fig. 438. L. Pericot, Historia de España, 257; M. 33. Gómez Moreno, Mil joyas del Arte Español, Barcelona, 1947, 40. (2) J. Gricourt, «Sur une plaque de Chaudron de Gundestrup», Latomus, XIII, 1954, 381; F. Drexel, «Über den Silberkessel von Gundestrup », JAI. XXX, 1915, i ss.; W. Jeuny, Keltische Metallarbeiten, Berlin, 1935, lám. XXIII, 49. José María Blázquez: La economía ganadera de la España antigua 173 estos caballos eran sumamente cotizados en todo el Mediterráneo, pues Eranio Liciniano (XXVIII) cuenta que el rey Antíoco IV Epífanes entró en las fiestas de Antioquía en 165 a. de J. C. montado en un asturcón; el Satiricón (LXXXVI) habla del asturcón, al que califica de «macedónico», como de uno de los mejores regalos que se pueden dar. Probablemente el nombre de asturcón se convirtió en tópico para significar un caballo de raza, de cualquier procedencia, que reuniera buenas cualidades de marcha y velocidad. Virgilio (Aen. X 180) da el nombre de asturcón a un etrusco, aliado de Eneas, con el que une sus tropas de a caballo. Por Suetonio (Nero XLVI) se sabe que en tiempo de Nerón el tener un asturcón era señal de distinción, incluso, para los emperadores. Palogonio (Art. Vet. XXVII) afirma que los itálicos eran unos finos cotizadores de esta raza, seguramente por su desbridada pasión por las carreras de carros. El dedicarse a la venta de asturcones era un negocio lucrativo, pues el CIL (VI 62,38) recoge una inscripción dedicada a un. vendedor de asturcones. Séneca, en sus cartas (LXXXVII 10), habla igualmente de íos asturcones como de un tema familiar a sus lectores. Otra cita se encuentra en Rhet. Herenn. (IV 50, 63). De los caballos tieldones, Gratiniano KCyn. 514) dice que son aptos para terrenos montañosos. A los caballos africanos también los escritores latinos los califican de buenos escaladores de montañas (Amiano XXIX 5, 41; Salus. BI, Iy 6). Para Justino que son de gran rapidez en la carrera (Hist. Phil. Epit. XLV 3, 1). Silio igualmente alude a la gran rapidez lograda por los caballos de Galicia en correr; en una competición de carros que describe, un caballo gallego alcanzó el primero la meta, siendo el segundo un asturcón (XVI 334-346). Gratio se refiere también a los caballos gallegos (514). Se puede asegurar que la velocidad en las carreras era la nota peculiar de todas las razas de caballos hispanas (además de las referencias citadas, véase Amiano, XX 8, 13; Opiano, Cyn I 278; Nemesiano, 251). Vegecio, en este sentido, afirma rotundamente: curribus Cappadocum gloriosa nobilitas, Hispanorum par uel José María Blázquez: La economía ganadera de la España anti174 gua proxima in circo creditur palma (Mulom. III 6, 4). El CIL (VI 10053, 6, 16 y 10056) recoge dos inscripciones en las que se citan caballos celtíberos y de la Bética que han triunfado. La Península no sólo producía caballos para el circo, sino excelentes aurigas. En el monumento erigido bajo Antonino Pío (después del año 146) al auriga español Cayo Apuleyo Diocles, del bando de los rojos, al retirarse después de cuarenta y dos años de servicios, se conmemoran 4.257 carreras, de las que 1.462 fueron victorias; en las carreras de un carro, 1.064; en las de dos carros, 347 y 51 en las de tres; en 1.064 corrió con tiros de seis y siete caballos. Diocles alcanzó una fortuna de 35.863,120 sestercios y era un verdadero artista de las bridas. Convirtió a dos caballos en «centenarios» (ganadores de cien o más carreras) y a uno en bicentenario. Los caballos con que competía serían españoles, sin duda, la mayoría de las veces. En un año entró el primero en la meta 134 veces, de las cuáles 118 en carreras de un solo carro, que eran las más apreciadas. Venció ocho veces con los mismos tres caballos. Un mismo día (las carreras duraban todo el día) corrió con el mismo tronco de seis caballos dos veces y venció en ambas carreras, hecho que hasta entonces nadie había realizado; con siete caballos, enganchados uno a continuación del otro, sin yugo, ganó otra vez, lo que hasta entonces nunca se había visto. Otra victoria la obtuvo conduciendo sin fusta (1). Otra tercera raza de equinos, el Disex, albergaba el norte de España. El autor del poema de la Legio VII (CIL II 2660) la presenta en oposición al caballo ibero progeniem ut cursu certare, / ut disice ferri / et pedes arma gerens et / equo iaculator Hibero (2). Al igual que los caballos andaluces y de la Meseta, Roma empleó para la guerra los del Norte; los escuadrones de jinetes asturianos figuran de guarnición en las plazas norteafri- __________ (1) A. García y Bellido, «El español Diocles, as de los circos romanos », Arbor, XXXII, 1955, 252 ss. (2) Los caballos tieldones existían hasta este siglo en Asturias, A. Schulten, Los cántabros y asíures y su guerra con Roma, 86. José María Blázquez: La economía ganadera de la España antigua 175 canas y en distintos sitios, en el primer tercio del siglo II (1). : Los primitivos españoles utilizaron el caballo para un fin totalmente desconocido hoy: el culto religioso. Es un rito típicamente celta. Estrabón (III 155), escribe que sacrificaban caballos a una divinidad guerrera, que los escritores grecorromanos identificaron con Ares, todos los pueblos del Norte, gallegos, asturianos, cántabros, vascos y los habitantes del pirineo. Estos caballos se criarían en estado salvaje y los cazarían para fines religiosos. Cada sacrificio requería un número elevado de bestias. El citado geógrafo habla de inmolaciones de cien cabezas de ganado caballar, hecho que por otra parte prueba la enorme abundancia de esta especie en la comarca. Horacio (III 4, 34) canta a los concanos, tribu cántabra, que sacrifica a los caballos y bebe su sangre. et laetum equino sanguine concanum de donde toma el dato Silio: cornipedis fusa satiaris, concane, uena (III 361) http://descargas.cervantesvirtual.com/servlet/SirveObras/80259842119027273022202/014801.pdf?incr=1 Por ejemplo. Hay mucha más información en la red, incluidos ciertos comentarios críticos ecologistas que realmente lo que cuestionan es más la forma de celebrarse el evento hoy que no la tradición de "A rapa das bestas" de por sí.

  9. #9 joselito 15 de sep. 2005

    En Sabucedo, en A Estrada tiene lugar el primer fin de semana de julio la Rapa más conocida de Galicia, una fiesta única por su espectacularidad, la conservación en Europa de la mítica lucha en estado puro, del hombre contra la bestia en todo o su entorno; es la aventura del monte, la grandeza del curro (construcción circular donde se se procede a “rapar” a los caballos), las apacibles robledas, los alegres bailes y la cordialidad de los miles de personas de las más diversas nacionalidades que allí se concentran en el entorno de la más antigua romería y culto al caballo. Esta fiesta, fue declarada, en 1963, de interés turístico nacional por su singularidad y belleza. EL LUGAR: En la parroquia de Sabucedo – A Estrada (Pontevedra), a 37 Km de Pontevedra dirección Cerdedo, a 42 Km de Santiago de Compostela en dirección A Estrada – Vilapouca. Muy buenas vías de comunicación para llegar a un lugar muy cerca de todo. HISTORIA DE LA RAPA El origen de la Fiesta de la Rapa está en el hecho de una terrible peste que devastó la comarca y que los estudiosos datan en 1567. En esta situación, dos hermanas le ofrecieron a S. Lorenzo, patrón del pueblo y santo de gran devoción en los alrededores, como lo ejemplifica el hermosísimo monasterio románico de S. Lorenzo de Carboeiro, o la iglesia de S. Lorenzo en Ouzande, dos beatas de su propiedad para defenderlas de la peste, como así sucedió. LA RAPA HOY En la actualidad son más de 600 caballos, divididos en 14 manadas, que viven en libertad en una extensión de más de 200 km2 de monte en el que se pueden observar como luchan por su territorio, como amamantan a sus potros, como el garañón protege a todos los caballos de su manada, además de la mezcla del diverso colorido del pelaje que se junta con el atractivo de la vegetación, las veredas, los montes escarpados, los ríos, prados, fuentes, flores, ermitas, loberas, yacimientos petroglíficos, puentes romanos, molinos en un espacio en el que se da una simbiosis perfecta entre la obra tradicional del hombre y una naturaleza casi en estado salvaje. Sabucedo es un pueblo pegado a los caballos, no solo en la Rapa, sino durante todo el año, viejos y jóvenes, hombres y mujeres visitan los caballos en el monte para ver los nuevos nacimientos, enterrar las devoradas por el lobo, cuidar si hay alguna enferma y sobre todo para olvidarse de los problemas de la vida cotidiana. EL DÍA DE LA FIESTA, sube la gente de la aldea al monte, y los que vinieron de fuera: hombres y mujeres, chicos y chicas, niños y niñas, con sús mocas (varas largas acabadas en pertuberancia que tradicionalmente se usan para conducir a los caballos), sus bocadillos y las botas de vino. Suben al amanecer, después de la misa donde fueron pedir la protección del patrono San Lorenzo. EL ACTO DE LA RAPA es además según el estudioso Manuel Cabada, una suerte del rito iniciático. El niño se inicia simbólicamente a la juventud al agarrar por primera vez un potrito guiado y dirigido por los ya veteranos. Es además un acto de afirmación cultural del pueblo de Sabucedo que a pesar de compartir con los visitantes determinados aspectos de la organización de la Fiesta, tal como la búsqueda de los caballos por el monte, son los únicos que pueden ser "aloitadores" (luchadores), trabajo para el que se necesita una sabiduría adquirida desde la cuna en la propia aldea. Los “aloitadores” solo con la ayuda de su habilidad y de la fuerza de sus brazos mantienen una lucha noble y singular con el caballo para que pueda ser rapado. Su patrono, S. Lorenzo, los protege para que no sean lastimados mientras rapan sus caballos.

  10. #10 joselito 15 de sep. 2005

    La madrugada del primer sábado de julio adquiere en A Estrada caracteres épicos con el comienzo del Curro de Sabucedo, la tradicional bajada de los caballos que pastan libremente todo el año en la agreste comarca de Tabeirós- Terra de Montes para cumplir con el rito de "A rapa das bestas", convertida en la actualidad en un espectáculo multitudinario. Dice la leyenda que A Rapa, declarada de interés turístico nacional en 1964, tiene su origen en la ofrenda de dos caballos a San Lourenzo por dos hermanas que querían librarse de la peste que diezmaba la comarca. A las dos bestias pronto se sumaron otras ofrendas de los vecinos de la zona hasta constituir la llamada «yeguada del santo», que pastaba libremente en los montes. Con o sin mitos de por medio, lo cierto es que la «Rapa das bestas» de Sabucedo se celebra desde el siglo XVI, prácticamente inalterada. La fiesta comienza en la madrugada, con la misa en honor al Santo en la que participan los participantes en la Baja. Después, se concentran en las zonas altas de Montouto, cada uno con la «pau de moca» —una vara de roble rematada en un bulto— que utilizan para cercar a los animales y conducirles hasta el pueblo. En la entrada, los separadores se encargan de seleccionar a los potros de un año de la manada. La «Loita» en el curro Es sin embargo el domingo la jornada en la que se presentan las imágenes más espectaculares, el enfrentamiento del hombre, con la bestia en la «loita» (la lucha) en el curro —un recinto circular de piedra situado permanentemente al lado de la iglesia— cuando el «agarrador», que en Sabucedo no usa otro instrumento que sus manos, sujeta al potro por las crines y se aferra a su pescuezo hasta inmovilizarlo. Es el momento en el que un grupo de mozos le ayuda a derribarlo. En ese momento intervienen los rapadores, que cortan los crines a las bestias, que terminan por ser marcadas, el verdadero objetivo de la fiesta. Algunos de los caballos son seleccionados para la venta, mientras que otros participan en los concursos de doma y en las carreras incorporadas en época reciente al festejo, quizás para dar mayor satisfacción a los miles de visitantes. La de Sabucedo es, sin duda, la más popular y visitada de las «rapas das bestas» que se celebran en Pontevedra, y en todo Galicia, pero no es la única. La tradición se extendió por toda la geografía de la provincia de las Rías Baixas y en la actualidad se desarrollan también en Gondomar, Moraña y Oia.

  11. #11 Celso 19 de sep. 2005

    La verdad es que no me parece oportuno hablar de mi ganadería de caballos en un medio público. Eso sí : Me llamo Celso. ¿ Vosotros usáis vuestro nombre? De "buscabullas" : NADA, aunque alos ojos de alguno lo sean los que rompen en un foro la corriente dominante com opiniones impertinentes... Crio caballos, y son animales sanos, a los que efectivamente cepillo periódicamente el "rabo" ( yo prefiero llamarlo cola) y desparasito cuando lo necesitan, y los alimento suficientemente, de manera que no estén hambrientos, como lo están los caballitos subvencionados tanto por la Xunta como por la Junta... No están subvencionados, y comen cada día... Creo que habría que ver lo que de esas subvenciones correspondería a cada ejemplar, y preocuparse de a donde va a parar ese dinero. Claro que hay quien se aprovecha, y lo hace con la complicidad de los que defienden todo lo que huela a nacionalismos periféricos. Sin embargo, comoquiera que no deseo turbar la paz de vuestra arcadia feliz, no tengo inconveniente alguno en declarar que: Asturcones , Caballos Gallegos de Monte, Losinos y Potokas, constituyen un importantísimo descendiente del caballo celta. Son los más deportivos y veloces corceles que el mundo vió jamas en toda la historia, muy por encima del llamado Pura Raza Española ( quien como su nombre indica, no puede ser bueno, dado que además es mesetario). Fueron los protagonistas de las carreras de la antigua Roma, y fueron sustituidos en los hipódromos por los Pura Sangre Ingleses, merced a la siempre presente conspiración españolista auxiliados por el también opresor de los celtas, el Imperio Inglés. Reconozco también que están bien tratados, y que prefieren vivir en libertad, aunque parezcan hambrientos, porque en realidad su estado normal es el de escualidez ( por otra parte, deseable por razones de salud, ya que ahora todo el mundo quiere adelgazar) y que debe ser el paraíso esos lugares boscosos donde están , no confinados, sino encantados) Declaro también, que soy consciente, de que la rapa es una ancestral práctica ritual, necesaria tanto para los caballos, como para la supervivencia de las tradiciones en Galicia, y que las fotos que en los reportajes aparecen en la red, son en realidad falsificaciones de los enemigos del celtismo. Baste ver que no es posible las escalas de tamaños entre las fieras que los bravos participantes desafían y vencen. En cuanto por ejemplo se refiere, al mordisco en la oreja que se enseña aun niño, en una de las fotos, en realidad es una práctica ritual seguramente de origen druídico. La foto del gigante retorciendo el cuello a un caballito parecido a un rebeco, es en realidad, una mera falsificación españolista...o incluso de los romanos. Y también estoy seguro, de que si pudiéramos preguntar a los caballos, todos declararían que no hay mejor lugar ni destino, que ser Caballo Gallego de Monte. Y asismismo, sé que salvajada es torear, o tirar la cabra ( bueno, eso no sé, porque tambuién Zamora es bastante celta) pero de ningún modo puede serlo la rapa o marcar asturcones, dada la evidente colaboración de los caballos a los estiramientos de cuello, y las "melés" con humanos, a las que son muy aficionados. Y ya que hablamos del deporte...¿ habrá actividad más viril, que abalanzarse gritando como posesos ayudado por un grupo de amigos y compañeros, valientemente sobre un caballo de lo menos cien kilos, que intenta deportivamente debatirse, y reducirlo a la inmovilidad? Y aún los españolistas preguntan y se asombran.... me queda una duda, que espero alguno conteste: El grito, los berridos que se profieren,¿ es algo étnico, o importado del Japón y el karate ?( que también se grita, pero menos)... A juzgar por los reportajes fotográficos, es algo imprescindible e importante... todos los fotografiados tienen la boca abierta en un gran grito... ¿ Es un grito celta?...porque dada mi condición de asturiano perteneciente al Reino de Galicia, quisiera aprenderlo... Y vale por hoy. Salud Celso

  12. Hay 11 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba