Autor: soliman
miércoles, 31 de diciembre de 2003
Sección: Eventos festivos
Información publicada por: soliman
Mostrado 24.605 veces.


Ir a los comentarios

PENDÓN Y TOMA: ¿QUÉ CELEBRAMOS? ALMERÍA: 26 DE DICIEMBRE, GRANADA 2 DE ENERO

POR ALI MANZANO. En estas fatídicas fechas, las ciudades de Almería y Granada fueron tomadas por los Católicos Reyes en los años 1489 y 1492, en base a las respectivas Capitulaciones, por las cuales los reyes Andalusíes entregaban sin resistencia las ciudades a los Católicos Reyes, reconociéndoles vasallaje, a cambio de conservar sus propiedades, lengua (Árabe), costumbres, tradiciones y religión. Qué ingenuos fueron aquellos andalusíes, al pensar que estos bárbaros castellanos, católicos que habían teñido de sangre Europa durante más de mil doscientos años de luchas religiosas, en las que exterminaron a todo aquel que discrepara de sus dogmas, como es el caso de los cristianos unitarios en la península ibérica, respetarían los tratados firmados entre los estados de Castilla y Aragón por un lado y los reinos Andalusíes por otro. Poco tiempo tardaron los Católicos Reyes en incumplir los acuerdos internacionales firmados con los reinos andalusíes. Se sucedieron multitud de pragmáticas, en las que progresivamente fueron prohibiendo a los moriscos andalusíes expresarse en su lengua árabe, usar sus vestimentas, prohibición de prácticas islámicas etc., hasta la obligatoriedad de conversión al cristianismo, creándose el Tribunal de la Santa Inquisición para castigo de todos aquellos que fueren sospechosos de prácticas islámicas, con penas que iban desde la muerte hasta el despojo de todas las propiedades, que normalmente pasaban a manos de la iglesia Católica ó a miembros de las instituciones públicas. Las consecuencias de los incumplimientos de las capitulaciones (acuerdos entre Estados) y de las continuas humillaciones y vejaciones fue el levantamiento de la Alpujarra, que terminó con el triunfo de las tropas imperiales de Felipe II sobre el ejercito morisco de Aben Humeya. Tras la derrota, miles de moriscos Granadinos y Almerienses son deportados hacia otras tierras andaluzas: Córdoba, Jaén, Sevilla, Badajoz, etc., Mármol de Carvajal , cronista de la tragedia y testigo directo, narra la terrorífica éjira de los andalusíes moriscos a través de las tierras peninsulares, en condiciones infrahumanas, como pueblo derrotado y humillado. Podemos considerar la conquista de Al-Andalus por Castellanos, Aragoneses, Catalanes y mercenarios provenientes de Europa como el primer genocidio de la era moderna, más atroz si cabe que el genocidio nazi cometido sobre gitanos, judíos, comunistas, anarquistas, etc., pues el genocidio Católico-Castellano ha durado quinientos años. No se conformaron con la conquista, la apropiación indebida de tierras, el asesinato, la tortura, etc., sino que han intentado durante quinientos años (excepto algunos pequeños periodos de tiempo en los que ha existido un atisbo de libertad como en la II Republica) borrar la huella morisca y musulmana de nuestra tierra. Para ello han contado con un ejercito de historiadores, escritores, profesores, maestros, periodistas, etc. que durante generaciones nos han ocultado la historia de nuestro pueblo, haciéndonos pensar que los “moros” son otros, que no tienen nada que ver con nosotros, que los expulsamos y que todos nosotros somos descendientes de nobles castellanos que repoblamos esta tierra después de la expulsión de los moriscos. Pero los Católicos Reyes no contaban con algo desconocido por entonces: ideas como democracia, libertad, derechos humanos, educación, cultura, etc.,. Solo han hecho falta 25 años de democracia para que este pueblo recupere su memoria y desenmascare las mentiras que le han contado durante quinientos años: Invasión de ejércitos árabes que impusieron el Islam por la fuerza de las armas, Reconquista que hizo la unidad política y religiosa de España, expulsión de los moriscos y repoblación con castellanos, aragoneses y gallegos, etc. Ya somos muchos los andaluces que empezamos a conocer nuestra historia, la que poco a poco vamos descubriendo, pues la dificultad es mucha, ya que quinientos años de quema de libros, destrucción de documentos, falsificación de la historia, etc. dan para mucho. Sabemos la historia que no es, la que nos han contado nuestros conquistadores, pero la que es irá surgiendo día a día fruto de la investigación y el esfuerzo de muchos andaluces, habidos por conocer su pasado. A pesar de los quinientos años de genocidio físico y cultural, y gracias a investigadores de la talla de Ignacio Olagüe, Ortiz, Domínguez, Américo Castro, cronistas como Mármol Carvajal, Pérez de Hita, escritores, filósofos, y hombres de ciencia de Al-Andalus, podemos recomponer nuestra historia para poder afirmar con razones y pruebas que no hubo invasión árabe en Andalucía, que el Islam representó para los andaluces un movimiento revolucionario al que se sumaron voluntariamente, que no hubo reconquista, pues Andalucía nunca formó una unidad política con Castilla, que los moriscos no se fueron, que quedaron muchos en nuestra tierra, que no hubo repoblación de Castellanos ni de Gallegos, etc. Que aquellos moriscos a los que asesinaron, les quitaron sus tierras, les prohibieron el Islam y les obligaron a convertirse al catolicismo SON NUESTROS ANTEPASADOS. Y los descendientes de nuestros conquistadores y los andaluces renegados que acogieron con furor el “nacionalismo español” quieren seguir recordándonos el genocidio y para ello celebran el día 26 de Diciembre en Almería y el día 2 de Enero en Granada la toma de la ciudad por los Católicos Reyes. Celebran la Conquista, el exterminio de un pueblo, la intolerancia hacia otras formas de vida, hacia otros credos, hacia otros pueblos. Y para ello desfilan los mismos de siempre, politicastros, curas y militares, los sectores más reaccionarios e inmovilistas de nuestras ciudades. Celebran la victoria del Catolicismo sobre el Islam (Victoria militar, pues en el campo de las ideas perdieron la batalla) y de Castilla sobre Andalucía. A la tolerancia musulmana antepusieron el odio a los diferentes. A la convivencia en Al-Andalus, la guerra de cruzadas. A la pluralidad andalusí, la unicidad católica. El 26 de diciembre en Almería y el día 2 de Enero en Granada, los herederos de aquellos “intolerantes”, aquellos que rompieron la convivencia pacífica para imponer la unicidad cultural y religiosa, son los mismos que hoy celebran el día del Pendón y la Toma. Hace pocos días, celebrábamos el 25 aniversario del nacimiento de la Constitución española. Una constitución que supuso la superación de la dictadura franquista y un marco de convivencia y respeto. Con la celebración de los actos del día 26 de diciembre y 2 de Enero, se intenta romper el marco de convivencia aceptado por la mayoría de ciudadanos del Estado español, que decidieron una forma de convivencia basada en un estado “laico y plural, que acepta las diferencias culturales e históricas de las nacionalidades y regiones que lo componen”. Una de esas nacionalidades: la Andaluza, se ve agraviada año tras año por la Iglesia Católica, el Ejercito español y los políticos herederos del más rancio “nacional-catolicismo” que sufrimos durante cuarenta años, y que conjuntamente al igual que hace quinientos años celebran el genocidio morisco, el genocidio andaluz. Nuestras autoridades, tanto locales como estatales, deberían de impedir estos actos, defendiendo un estado laico y un ejercito que anteponga los intereses de todos los ciudadanos a los de un grupo político ó religioso.

Relacionado con: EL MITO DE LA INVASION ARABE DE LA PENINSULA IBERICA EN EL SIGLO VIII

Más informacióen en: http://www.islamyal-andalus.org


No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 Irluachair 02 de ene. 2004

    Que yo sepa el caso que más se parece al de Andalucia es el de Canarias. En ambos lugares se llevó a cabo una conquista sin concesiones, un reparto total del botín, y una política de extirpación de la sociedad y cultura original. Creo que en las otras comunidades el proceso de conquista se produjo más bien como un proceso de anexión política, manteniéndose la sociedad original. Pero en Andalucia especialmente es donde el proceso de extirpación ha sido mayor, por razones religiosas, de lengua, de cultura, los conquistadores tuvieron la necesidad y la excusa de ejercer la aporpiación de la riqueza y la destrucción total de la sociedad musulmana original, proceso favorecido por la vecindad de los territorios andaluces a Castilla desde donde la aristocracia castellana pudo seguir manteniendo el control y el sometimiento, como territorio "de explotación", sin tener que rendir cuentas como en otros territorios; mientras que en el caso de Canarias, quizás la lejanía a la península favoreció un proceso más integrador con los aborígenes, y dio lugar a una sociedad criolla, algo así a como sucedió en las colonias americanas.

  2. #2 Irluachair 03 de ene. 2004

    Para mi no es tanto quienes eran mejores o peores, sino darse cuenta de cómo aun hoy Andalucia sufre las consecuencias de todo aquello, y de lo que hay que liberarse urgentemente de alguna manera. Si hay algo que pueda ser tomado como la idiosincracia de los andaluces, esto es el descreimiento ante el poder oficial. Si hay un lastre mental que entorpece el desarrollo andaluz es que nadie cree que exista un poder que los represente y con el que sentirse identificado, en el que depositar esperanzas y que sea motor de progreso. La gente trata de escurrir el bulto, se adaptan en lo mínimo pero en el fondo no se fían ni quieren participar en la estructura. Y este divorcio total entre el pueblo y las estructuras de poder oficial, representadas hoy dia por la democracia, y no ya como antes por la aristocracia, terratenientes, iglesia, etc... es un remanente de esa brutal represión que sufrió, en la que la población "original", luego los moriscos, tuvieron que sobrevivir, manteniéndose en silencio, escondidos, procurando llamar lo menos posible a la atención ante la implacable campaña represiva, bajo leyes siniestras, iglesia e inquisición, ambiente de miedo, delación, denuncia, poder represivo, que por siglos ha caido sobre las costumbres e identidad de andalusies, moriscos y luego sobre los campesinos. Es una mentalidad que ha aprendido a no expresarse en lo público, a autoexcluirse de lo oficial, a conformarse, a tragarse con disimulo todo lo que le quieren imponer los poderes oficiales, que sienten como ajenos, desarrollándose por otro lado en lo popular, en lo privado, en la oralidad, en la música etc...que han sido sus rasgos de identidad, rasgos que para mas inri han sido estigmatizados por la cultura castellana como lo bajo, lo zafio, ese estigma del cateto y del inculto, en contraste con todos los valores castellanos, que son impuestos como los valores de prestigio. Con esta esquizofrenia que niega lo propio y prestigia formas de ser que no son naturales, ¿¿donde se puede llegar?. Lo peor es que el origen de la sociedad andaluz yace en este hecho luctuoso, y es algo que esta ahí, de lo que nadie habla, que se mantiene oculto, y que es el principal estigma que tenemos, y que hay que curar de alguna manera, hablando, investigando, haciéndolo conocer a toda la sociedad, y sólo así, descubriendo estos efectos, los andaluces podremos afrontar el futuro con una confianza y una integración que no tenemos; hasta entonces, tal como vamos, seguiremos coartados, siendo una sociedad incompleta y castrada, escindida entre el poder oficial y el desapego popular, dependiente en todo y a remolque.

  3. #3 Irluachair 03 de ene. 2004

    Para mi no es tanto quienes eran mejores o peores, sino darse cuenta de cómo aun hoy Andalucia sufre las consecuencias de todo aquello, y de lo que hay que liberarse urgentemente de alguna manera. Si hay algo que pueda ser tomado como la idiosincracia de los andaluces, esto es el descreimiento ante el poder oficial. Si hay un lastre mental que entorpece el desarrollo andaluz es que nadie cree que exista un poder que los represente y con el que sentirse identificado, en el que depositar esperanzas y que sea motor de progreso. La gente trata de escurrir el bulto, se adaptan en lo mínimo pero en el fondo no se fían ni quieren participar en la estructura. Y este divorcio total entre el pueblo y las estructuras de poder oficial, representadas hoy dia por la democracia, y no ya como antes por la aristocracia, terratenientes, iglesia, etc... es un remanente de esa brutal represión que sufrió, en la que la población "original", luego los moriscos, tuvieron que sobrevivir, manteniéndose en silencio, escondidos, procurando llamar lo menos posible a la atención ante la implacable campaña represiva, bajo leyes siniestras, iglesia e inquisición, ambiente de miedo, delación, denuncia, poder represivo, que por siglos ha caido sobre las costumbres e identidad de andalusies, moriscos y luego sobre los campesinos. Es una mentalidad que ha aprendido a no expresarse en lo público, a autoexcluirse de lo oficial, a conformarse, a tragarse con disimulo todo lo que le quieren imponer los poderes oficiales, que sienten como ajenos, desarrollándose por otro lado en lo popular, en lo privado, en la oralidad, en la música etc...que han sido sus rasgos de identidad, rasgos que para mas inri han sido estigmatizados por la cultura castellana como lo bajo, lo zafio, ese estigma del cateto y del inculto, en contraste con todos los valores castellanos, que son impuestos como los valores de prestigio. Con esta esquizofrenia que niega lo propio y prestigia formas de ser que no son naturales, ¿¿donde se puede llegar?. Lo peor es que el origen de la sociedad andaluz yace en este hecho luctuoso, y es algo que esta ahí, de lo que nadie habla, que se mantiene oculto, y que es el principal estigma que tenemos, y que hay que curar de alguna manera, hablando, investigando, haciéndolo conocer a toda la sociedad, y sólo así, descubriendo estos efectos, los andaluces podremos afrontar el futuro con una confianza y una integración que no tenemos; hasta entonces, tal como vamos, seguiremos coartados, siendo una sociedad incompleta y castrada, escindida entre el poder oficial y el desapego popular, dependiente en todo y a remolque.

  4. #4 Granlon 07 de ene. 2004

    Yo no quisiera echar más leña al fuego, pero la verdad es que este tema de los andalusíes, islámicos, no sé muy bien por donde pillarlo. Según parece, a los andalusíes que no fueron expulsados se les obligo a la conversión, amen de los que perecieran victimas de la REPRESIÓN de la Inquisición. Entonces ¿Cómo rastrear a esos descendientes de los antiguos andalusíes islámicos? ¿Un andaluz de origen alemán, de la Carolina en Jaén, convertido al islamismo, se puede considerar antepasado de esos andalusíes? ¿O un islámico de Málaga, de origen genovés? ¿Por qué supongo que este tema no se limitara solo a los andaluces granadinos? “Andaluces viejos” Reconocida la injusticia ( supongo que el problema no es por una falta de aceptación por parte del estado del hecho musulmán en Andalucía, o prohibición del culto) ¿ahora que hacemos?¿Volvemos al status que tenían los granadinos antes de 1492? ¿Obligamos a la gran mayoría de andaluces cristianos a convertirse, para reparar la afrenta? ¿Le damos de nuevo la vuelta a la tortilla? ¿Para reparar dicha afrenta cometemos de nuevo un acto arbitrario e injusto? ¿ O simplemente se exige a los descendientes de esos conquistadores, que viven en otro tiempo, y quiero pensar, con maneras mas democráticas, y que poco o nada tienen que ver con los españoles de los siglos XV, XVI y XVII (que repito, muchos también de sus antepasados sufrieron represión inquisitorial) a que pidan disculpas? Podría ser una solución. En el 711 de una forma indirecta se obligo a la gente de la Bética, como del resto de la Hispania árabe a convertirse al Islam (20.000 árabes impusieron su religión y cultura a varios millones), luego llegaron los cristianos, y otra vez todos cristianos, ahora llegan los andalusíes, y otra vez musulmanes todos en Andalucía, ¡¡de locos!! ¿Supongo que esto último no lo pretendiereis? Si no seria la leche. De todas formas no estoy muy puesto en esta cuestión, repito, pero me da la impresión que el Islam en Andalucía es ahora muy minoritario, sea por la razón que sea, si queréis revivir la antigua gloria del al-Andalus musulmán, lo tenéis crudo (aunque para los árabes al-Andalus era toda España, desde Finisterre hasta cabo de Gata). Saludos.

  5. #5 Granlon 07 de ene. 2004

    Yo no quisiera echar más leña al fuego, pero la verdad es que este tema de los andalusíes, islámicos, no sé muy bien por donde pillarlo. Según parece, a los andalusíes que no fueron expulsados se les obligo a la conversión, amen de los que perecieran victimas de la REPRESIÓN de la Inquisición. Entonces ¿Cómo rastrear a esos descendientes de los antiguos andalusíes islámicos? ¿Un andaluz de origen alemán, de la Carolina en Jaén, convertido al islamismo, se puede considerar antepasado de esos andalusíes? ¿O un islámico de Málaga, de origen genovés? ¿Por qué supongo que este tema no se limitara solo a los andaluces granadinos? “Andaluces viejos” Reconocida la injusticia ( supongo que el problema no es por una falta de aceptación por parte del estado del hecho musulmán en Andalucía, o prohibición del culto) ¿ahora que hacemos?¿Volvemos al status que tenían los granadinos antes de 1492? ¿Obligamos a la gran mayoría de andaluces cristianos a convertirse, para reparar la afrenta? ¿Le damos de nuevo la vuelta a la tortilla? ¿Para reparar dicha afrenta cometemos de nuevo un acto arbitrario e injusto? ¿ O simplemente se exige a los descendientes de esos conquistadores, que viven en otro tiempo, y quiero pensar, con maneras mas democráticas, y que poco o nada tienen que ver con los españoles de los siglos XV, XVI y XVII (que repito, muchos también de sus antepasados sufrieron represión inquisitorial) a que pidan disculpas? Podría ser una solución. En el 711 de una forma indirecta se obligo a la gente de la Bética, como del resto de la Hispania árabe a convertirse al Islam (20.000 árabes impusieron su religión y cultura a varios millones), luego llegaron los cristianos, y otra vez todos cristianos, ahora llegan los andalusíes, y otra vez musulmanes todos en Andalucía, ¡¡de locos!! ¿Supongo que esto último no lo pretendiereis? Si no seria la leche. De todas formas no estoy muy puesto en esta cuestión, repito, pero me da la impresión que el Islam en Andalucía es ahora muy minoritario, sea por la razón que sea, si queréis revivir la antigua gloria del al-Andalus musulmán, lo tenéis crudo (aunque para los árabes al-Andalus era toda España, desde Finisterre hasta cabo de Gata). Saludos.

  6. #6 Irluachair 10 de ene. 2004

    Lo más grave no es que eliminaran el islam de Andalucia, sino que anularon cualquier manifestación cultural propia, fuera islámica o de origen más antiguo, cualquier rasgo diferente, así como cualquier atisbo de integridad cultural o política, convirtiendo Andalucia es una especie de campo de concentración, para gran parte de su población, arruinando por siglos cualquier intento de leavantarse con orgullo y dignidad . Dejando ya un pueblo humillado y tarado quizás para siempre. Porque eso es lo que somos, una nulidad como pueblo, un pueblo colonial, tercermundista, que seguimos la corriente en todo a nuestros amos del norte., y lo único que queremos es que nos dejen un poco de flamenco, de feria, de carnavales, de Rocío, o quedarnos embobados viendo las televisiones estatales que los único que hacen esa sacar andaluces folclóricos, la criada de turno, el albañil cateto, el torero, la cantaora... Y nadie protesta en Andalucia, nos comieron totalmente la dignidad...y nos convirtieron en un pueblo iditizado y lameculos, y que nos comemos lo que nos quieran dar. Al menos algunos como Soliman, gracias a sus creencias musulmanas muestran un poco de dignidad como andaluces. Eso lo veo, y lo tengo que reconocer, que algunos como vosotros sois lo únicos que Andalucia, que decís las verdades que el lavado de cerebro nos quitó. Enhorabuena Soliman, espero que muchos de vosotros sigais así.

  7. #7 Alaiza 10 de ene. 2004

    Para Solimán: Me ha sorprendido las citas al exterminio de los aborígenes guanches que se han hecho en este foro. Me gustaría precisarte un par de cosas pero vayamos por partes. Yo soy de la isla de Tenerife y por supuesto quiero a mi tierra y soy por nacimiento y familia canaria y tinerfeña. Por una parte dices que los canarios llámamos "godos" generalizando, por falta de información, a todos los habitantes de la península ibérica incluyendo a un musulman andalusí. Te equivocas completamente. El término "godo" es un término refinadamente despectivo, nació entre los años sesenta y ochenta para referirse a aquellos peninsulares que venían a Canarias y tenían la costumbre de protestar por todo: por el alejamiento, por la gastronómia, por nuestra forma de ser más lenta y pausada y sobre todo porque venían a ocupar puestos de dirección en empresas y organismos públicos, enviaban todo su sueldo a la Península (pues aquí ganaban más y por eso venían) y siempre andaban de malhumor y con prisas, ese era el "godo" original. Con el tiempo todo eso ha cambiado y ahora se usa la palabra "godo" muchisimo menos que antes y con un tono cariñoso más bien y cuidadosamente, pues en nuestro subconsciente subyace aún la gran carga de desprecio que ese término implica. De ninguna manera se refiere a que consideremos que los penínsulares de cualquier parte de la peninsula iberica sean Visigodos sin distinción. Por otra parte eso de que tienes una cuñada guanche, guanche... y que entre nosotros reconocemos a los de nuestra raza no ha hecho sino producirme un asombro infinito...debo primero concretarte que los Guanches solo eran los habitantes aborígenes de las isla de Tenerife los de las otras islas tenían denominaciones diferentes: Gomeros, Bimbaches, Mahos.... Eso si que es una generalización y en cuanto a que nosotros reconocemos a los de nuestra "raza" es un imposible ya que la raza aborigen desapareció por completo, solo quedan algunos vestigios y desde luego a primera vista no se puede decir que alguien de aquí es Guanche. En cuanto a lo que dice Irluachair, tambien es impreciso y cito textualmente...."En ambos lugares se llevó a cabo una conquista sin concesiones, un reparto total del botín, y una política de extirpación de la sociedad y cultura original. Creo que en las otras comunidades el proceso de conquista se produjo más bien como un proceso de anexión política, manteniéndose la sociedad original...." Es completamente lógico en un proceso así que una civilización tecnica y económicamente superior se imponga, no hay que olvidar que los aborígenes guanches se encontraban en el Neolítico cuando los conquistadores castellanos llegaron a Canarias y sobre todo hay que saber que presentaron una feroz resistencia a la conquista, sobre todo los de mi isla, que fué la última que se sometió a la Corona, propiciando así el exterminio al menos mientras duraron las contiendas. El resto lo hicieron las epidemias de gripe, peste, viruela etc que se cebaron en una sociedad preservada de casi todo tipo de enfermedades para ellos desconocidas. Cuando se habla de conquistas hay que ser justos y no he oido citar en ningún momento las feroces incursiones a Canarias de Fenicios y Cartagineses que,en la Antiguedad, venían aquí a abastecerse de muchas cosas entre ellas de esclavos y a los que no podían llevarse los exterminaban también sin contemplaciones. Las islas inmersas en el Mare Tenebrosum que era el Atlántico siempre fueron expoliadas, mucho antes de que llegaran los castellanos y también después por portugueses, normandos, ingleses y muchos piratas que por estos mares rondaban. Oigo citar también la crueldad colonizadora castellana pero no veo tampoco que se cite el entusiasmo conquistador con que los aborígenes de la isla de Gran Canaria participaron en la conquista de Tenerife al lado de Alonso Fernández de Lugo contribuyendo así a la mayor gloria de la Corona de Castilla. Cierto es que los Guanches rebeldes fueron esclavizados, y muchos de ellos fueron vendidos en mercados europeos. Sin embargo, hay que decir que, una vez bautizados, bastantes de ellos recurrieron a la Corona y ésta los libera y autoriza a regresar a las islas, en contra del parecer de los colonizadores. Estos pasaron bastantes años tratando de convencer a la Corona de la peligrosidad de los guanches, y temiendo siempre una revuelta. Algunos guanches rechazaron la vida en las ciudades y pueblos que se fundan por toda la isla, y prefierieron permanecer como pastores libres en las montañas, viviendo de acuerdo con sus valores tradicionales. Fueron llamados "guanches alzados". Algunas tierras fueron atribuidas a los nobles guanches de los clanes que pactaron con los españoles. La mayoría de los guanches fueron bautizados y, con el bautismo, adoptan nombres cristianos y los apellidos de sus padrinos conquistadores. Estos bautismos en masa hicieron desaparecer, de la noche a la mañana, los nombres guanches de la población insular.La cultura guanche "desaparece" rápidamente, hasta el punto de que el idioma se pierde en apenas un siglo. Pero esto no se debió a un minucioso plan de exterminio de la Corona de Castilla esto es lógico si pensamos en que asistimos al choque entre una cultura europea del Renacimiento y una cultura neolítica. Ni la sensibilidad histórica o moral europeas de la época, ni los medios de transmisión cultural guanche, permitieron la supervivencia cultural. Las poblaciones se mezclaron en poco tiempo, con una enorme aportación de inmigrantes europeos de numerosos países. No hay que olvidar que el siglo XVI, época de la gran colonización de Canarias, es el siglo del gran Imperio mundial de España. Flamencos, alemanes, italianos y portugueses comenzaron también a asentarse aquí. Los Guanches han sido utilizados políticamente (y lo son aún actualmente), pero especialmente por los que pretenden basar su nacionalismo canario en elementos raciales. Desde el siglo XVIII, con las teorías ilustradas y enciclopedistas francesas sobre "el buen salvaje", los guanches han sido presentados con frecuencia como un pueblo "perfecto", pacífico, civilizado -en el sentido moderno de la palabra- y viviendo en un estado idílico hasta la llegada de unos (supuestamente malvados) conquistadores europeos. La belicosidad que reinaba entre sus tribus, la falta de ideal nacional o racial común (no tenían relación interinsular), las prácticas a veces brutales (aunque normales en una sociedad primitiva), leyes como la del infanticidio (mataban a las niñas recien nacidas en épocas de carestía de alimento, para evitar la superpoblación), su cortísima esperanza de vida, etc... no parecen haber existido en la 'memoria selectiva histórica' del romanticismo guanche. Pero de una u otra manera, la cultura guanche, así como en parte su herencia biológica, siguen presentes en algunos aspectos de la sociedad canaria actual: una sociedad de mestizaje y de encuentro entre culturas, no sólo guanche y española, sino con importantes aportaciones portuguesas, flamencas, irlandesas, etc... Por eso se puede constatar la supervivencia de los guanches en ritos, costumbres, creencias, supersticiones, y folklore de todo tipo de la actual sociedad canaria. Una sociedad europea, bajo la cual late el corazón de los antiguos guanches. Yo me enorgullezco de todas las aportaciones que en mi confluyen venidas a través del tiempo y de mis antepasados tanto castellanos como aborígenes, pues pienso que todos ellos me han dejado lo mejor. Saludos

  8. #8 Granlon 11 de ene. 2004

    En cuanto a lo Vandalucia, tierras de vándalos, es una de las teorías que se tienen sobre del origen de la voz Al-Andalus ¿Qué vosotros no compartís dicha teoría? es otra cosa. En cuanto a lo de al-Andalus, isla mítica en Occidente ya dije que la cosa la tenia cogida con alfileres, que no ESTABA SEGURO de lo que exponía. Esa dato me lo contó en su día un chaval jordano, que según parece se quedo conmigo. Y lo de llamar al-Andalus a toda la España conquistada por el Islam. Según el libro que poseo, “Historia de España” editado por el Club Internacional del Libro, tomo dos (no viene autor, o autores), habla de al- Andalus, como todo el territorio ocupado por los musulmanes perteneciente al antiguo reino visigodo de la Hispania, incluida la Septimania en territorio galo, si quieres le cuentas tus cuitas y dudas a los de la editorial ¿vale? Si vosotros pensáis o aseguráis que todo eso es una malvada revisión de la historia ya es otra cosa. Yo a diferencia de ti no voy de listo por la vida, de iluminado, si me apunte a estos foros era sobre todo para aprender, y si de paso si podía aportar algo de lo poco que sé, pues mejor. ¿No dice nada el Corán sobre la soberbia del “sabio”? Por que si es así te lo tendrías que aplicar. Saludos

  9. #9 Gaditano 12 de ene. 2004

    A cada cosa su justo valor, vale?. como andaluz me siento orgulloso del pasado de la época islámica tanto como de la época romana como de cualquiera, pero parece que para algunos solo hay un único pasado. Creo que los andaluces tenemos el privilegio de haber conocido multiples civilizaciones que han pasado por esta tierra al- Andalus, Andalucia, Bética, Tartessos o como querais. Tan orgulloso me puedo sentir de la mezquita de Co´rdoba como de la Catedral de Cádiz, de las tradiciones de supuesto origen islámico como las de supuesto origen cristiano. Pero reducir la historia de un pueblo como el andaluz a una sola época... es un poco triste e injusto

  10. Hay 9 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba