Autor: un_lector
viernes, 19 de diciembre de 2003
Sección: Opinión
Información publicada por: un_lector
Mostrado 13.893 veces.


Ir a los comentarios

NUMANCIA, DE JOSÉ LUIS CORRAL

NUMANCIA, DE JOSE LUIS CORRAL Consultando esta página recientemente, se anunciaba que saldría a la venta esta novela en el mes de noviembre pasado, por lo que adquirí un ejemplar, al leerla mi decepción y sorpresa no pudieron ser mayores y aunque no participo en este tipo de páginas quiero, al menos por esta ocasión, dar mi opinión al respecto. La novela en cuestión dista mucho del estilo apasionante de un Frederick Forsyth o un Ken Follett, ni siquiera hace revivir el ambiente de la época ni de las situaciones como en la novela Ben-Hur o como hiciera Mika Waltari en su obra “Sinuhe el egipcio” o Bulwer Lytton en “los últimos días de Pompeya”. Incluso los comentarios sobre la cerveza de trigo caelia, o del tipo “los romanos siempre vuelven”, o los que hace alusión a que los romanos siempre vencen, llegan a repetirse hasta aburrir al lector. El estilo narrativo se estructura de forma muy elemental con diálogos muy cortos en los que se pueden imaginar escenas muy breves sin apenas descripciones (sólo hay que leer la que hace del puerto de Ostia, o del lugar donde se reúne el Senado de Contrebia, la fortaleza de Pallantia, o de otros lugares donde se desarrolla la acción y cuya exposición brilla por su ausencia); en lo que atañe a nuestra historia se limita, en su mayor parte, a seguir el texto de Schulten, tampoco profundiza en el estudio psicológico de los personajes, que son muy simples, ni se llega a un clímax en la acción de la novela, por lo que resulta un estilo más propio de un relato infantil. Desde el punto de vista literario no tiene ningún interés, pero tampoco le podemos exigir más al autor, que no es un gran novelista, sino un profesor de Historia Medieval por lo que tampoco se espera de él que esté a la altura de los grandes maestros de la intriga y de las novelas históricas; lo que sí resulta decepcionante es su imprecisión y errores en lo que respecta al sentido estrictamente histórico de la novela que sería incluso comprensible en un escritor de historias de ficción pero no en un profesional de la Historia, que en lo que respecta a la Antigüedad, y aunque haya cursado otra especialidad, se le presuponen buenos conocimientos por ser su trabajo y su obligación. Al señor Corral le sucede lo mismo que a muchos de sus colegas, que copian a aquellos que están considerados como una autoridad en temas de historia sin someter a ningún tipo de criterio lo que están leyendo, de esta manera transmiten también sus errores, tanto de traducción como de interpretación. En este sentido es notorio, como ya comenté, que el señor Corral sigue en su mayoría la obra de “Las Fontes Hispaniae Antiquae” y la “Historia de Numancia” de Adolf Schulten con algunos de los errores (bien conocidos por los buenos profesionales) que comete este insigne autor sin menospreciar la totalidad de su obra que está, por lo general, bien reconocida; por lo que no deja de sorprender que en la solapa interior del libro del señor Corral nos informe que ha dirigido el montaje y dirección de varios centros de interpretación sobre historia de España (cosas veredes Sancho). Otro tipo de interpretaciones (las que menos) tampoco son suyas, pues siguiendo al autor Álvaro Capalvo de su obra “Celtiberia”, disminuye el número de atacantes y de bajas celtíberas contra Nobilior en la batalla del día de la Vulcanalia, o cuando escribe que una parte de los numantinos eran partidarios de entregar a Escipión “un sector de la muralla” defendido por aquellos que deseaban resistir hasta el final (al menos la traducción que hace Capalvo del texto de Estrabón donde no dice de entregar la ciudad, como se había traducido hasta entonces, sino la muralla, resulta acertada). Lo que sí corresponde al señor José Luis Corral resulta, desgraciadamente burdo. Por ejemplo, menciona (en varias ocasiones) la Guardia Pretoriana en Roma en una etapa de la República en la que no se había constituido todavía este cuerpo (ni nada parecido, incluso la cohors amicorun de Escipión o los hombres de confianza de los que se habría de rodear Sertorio, Mario, Cicerón o César son sólo un inicio incipiente de dicho cuerpo, en cualquier caso es incorrecto hablar de Guardia Pretoriana sobre todo sin asociarla a estos nombres); escribe que los triarii son los menos expertos de entre los legionarios (pág. 276), otorgando el papel de los más veteranos a los hastati (pág. 533); comete también el error de escribir que Publio Cornelio Escipión Emiliano no llegó a conocer a su padre, Emilio Paulo (pág. 506). ¡Pero si llegó a servir con él en la batalla de Pydna! (lamento sinceramente lo que puedan llegar a aprender los alumnos de este buen señor en la universidad). En otro orden de cosas, no tan elementales, también comete grandes imprecisiones. Aunque la historia está novelada y ciertos hechos, que pudieron o no suceder, son atribuidos a personajes reales en una situación histórica, otros como un tal Olíndico el de la lanza de plata, están fuera de contexto ya que este personaje históricamente murió en el 170 a. C., (antes del periodo de las guerras numantinas que se describen en la novela) al ser alcanzado por la lanza de un centinela del campamento enemigo cuando protegido por las sombras de la noche había entrado para intentar matar a un cónsul romano con su lanza de plata (si se trata de un recurso novelístico donde el autor le ha parecido mejor cambiar el rigor histórico para engrosar el número de personajes, sólo consigue desinformar al lector sobre los hechos reconocidos). Desde el punto de vista de la sucesión de acontecimientos tampoco sigue un orden correcto, pues nos informa del sitio de Pallantia llevado a cabo por Emilio Lépido y Décimo Junio Bruto, pero éste se incorporó, al que llegaría a ser el fracasado intento de sitio, una vez realizada su campaña contra lusitanos y galaicos, en la novela esta incursión a los galaicos se menciona como acaecida con posterioridad. Tampoco es correcto el nombre de uno de los cónsules del 137 a. C., pues menciona a Cayo Hostilio Mancino y a Marco Emilio Lépido Porcina, y este último nombre es realmente el apodo que le pusieron sus soldados (no es el cognomen familiar) y que vendría a significar puerco, no sólo por su talante sino también por su patente obesidad (buenos datos que no se han aprovechado para novelarlos y presentarnos el perfil de uno de aquellos generales romanos). Hay otros detalles más sutiles en los que no ha reparado el autor, por ejemplo al comentar que una mujer de cabello rojo sería muy requerida por los clientes de los lupanares romanos (pág. 531), si el autor hubiera leído bien a su paisano Marcial sabría que al contrario de las rubias que tenían gran éxito en Roma (y a las que alude también el propio Marcial, e incluso las matronas romanas con el tiempo se llegarían a teñir el pelo de este color para asemejarse a sus esclavas germanas), las pelirrojas por el contrario causaban la misma aversión que le produciría una mujer negra a un nazi. El señor Corral nos informa que ha participado en varias excavaciones arqueológicas en yacimientos celtibéricos, lo cual no dudo, pero extraña que precisamente por ello al relacionar los poblados de Contrebia Leukade con Inestrillas y Ocilis con Medinaceli, lo haga entre los claramente identificados cuando esa identificación no es totalmente segura, al menos para un buen profesional que en cualquier caso matizaría esas dudas o los indicaría sólo como posibles pero nunca como indudables o claramente identificados, (no menciona, por ejemplo, Malia o Lutia, como es lógico, por figurar entre las que todavía no están localizadas). También afirma haber consultado diversas fuentes que suman no menos de mil títulos para escribir este libro (Il Milione). En fin, sin más comentarios a esta frase. Sé que me dejo muchas cosas en el tintero pero no es cuestión de extenderme más, lo cierto es que la novela tiene muchas deficiencias en cuanto se refiere a credibilidad en muchos de los sucesos novelados (por ejemplo el cruce del Duero en pleno invierno y con nieve de unos celtíberos, sólo cubriéndoles en algún punto del río el agua hasta la cintura y además sobreviviendo a esta prueba, comparable por lo absurdo a la película “los héroes del Telemak”, donde en una secuencia los protagonistas caen a las frías aguas noruegas en pleno invierno y en el plano siguiente ya están secos), en otros resulta hasta cómico (cuando el celtíbero busca algo de comer en la alacena y en la bodega y resulta patente que hace tiempo que no hay nada qué comer en ninguna parte). Se echan en falta muchas anécdotas que, reales o no, al menos nos las proporcionan los historiadores clásicos tanto romanas como numantinas que no se mencionan y que se hubieran prestado a contar una gran historia, como las de los dos numantinos que se disputan a una chica de su ciudad y el padre de ella pone como condición que uno de ellos tiene que ser el primero en traer como trofeo la mano cortada de un romano para que pueda desposarse con ella; o el suceso de la ciudad de Malia, o bien otras muchas que el autor ha preferido ignorar; sin embargo casi todo el protagonismo lo acapara el personaje principal y sus amigos (foráneos ellos) eclipsando a los verdaderos héroes que fueron en definitiva los numantinos. La novela resulta bastante insulsa pero el precio recuerda al de las grandes novelas o a las películas norteamericanas de gran presupuesto que pagas lo mismo que por alguna de esas casposas españoladas. Se podría haber escrito una gran novela o realizado una gran película, pero es posible que tengamos que esperar una generación más. Si tuviera que resumir en una sola palabra la novela del señor Corral sería esta: Funcionarial.

Más informacióen en: http://www.coRResponsal5@hotmail.com


No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 palas_atenea 20 de dic. 2003

    Yo de momento no me he leido la novela, pero la ojee y horror!!! Vi que en las últimas páginas salía una relación de nombres de poblaciones celtíberas y romanas, y te daba el nombre actual. Pues el tío ni corto ni perezoso pone Lutia como Cantalucia. Y eso que Lutia todavía no se ha hallado....

  2. #2 Brigantinus 20 de dic. 2003

    vaya, como el artículo ha aparecido repetido, no ma había fijado en que aquí ya había debate... de todos modos, me remito a lo dicho en el mensaje del otro artículo

  3. #3 Pangur 20 de dic. 2003

    No he leido la novela, que sigue atrayendo mi mirada en la puerta de la libreria mejor provista de mi pueblo. Pero con las críticas que le hace nuestro colaborador-lector, casi que no me dan ganas. Sin embargo, quería romper una lanza (no la de Olíndico, por cierto) por la novela histórica. Es muy difícil escribir una buena novela histórica, y más siendo historiador. Creo que esto último se convierte en una traba literaria, por mas que el autor se haya documentado, o por más que utilice datos ciertos en su obra. Además, en España hay poca tradición de literatura historica; digo LITERATURA, no ensayo, ni tesis, ni divulgación. Todavía me relamo recordando una magnífica biografía de Patrick Sarsfield (s. XVIII), enlazada con historia militar, datos técnicos, cartas y documentos, etc. que leí hace unos años, en inglés: la escuela anglosajona en eso nos lleva muchos años de ventaja. En todo momento, te parecía estar ante una novela. Además, sucede que los datos suelen "pesar" en las obras literarias, por no decir que están en contradicción. Los datos que recopilé yo para una cosa que he escrito (me estoy haciendo propaganda, ¿"me se" nota?) exceden con mucho lo que luego ha salido en la novela; y me han llevado por vericuetos que nada tienen que ver ni con los personajes manejados, ni con la época, ni con... Y, en fin: sin haber leido la novela en cuestión, creo que las dificultades son tan grandes que, encima, acertar con el gusto de los lectores, y más en un panorama editorial como el nuestro, es como encontrar la lanza de Olíndico en medio del Oceano.

  4. #4 Irluachair 23 de dic. 2003

    Desde luego la crítica esta negativa te deja hecho polvo, y ya da mucho reparo comprarse la novela. La verdad es que ya hay ganas de leer una novela interesante sobre la hispania antigua, y no dejarle todo el peso de la fabulación a los historiadores que suelen ser muy aburridos. La novela es un medio que da muchas posibilidades para plasmar cómo vemos el pasado, y es una pena porque ha veces se esta forma de hacer historia está muy infravalorada...al fin al cabo es lo mismo, reconstruir, recontar y en ultima instancia imaginar. En fin, una pena que haya tan poca cosa.

  5. #5 paco 23 de dic. 2003

    Bueno, yo no me he leido esta novela, pero sí otras del mismo autor y se aprecia, por las criticas vertidas, aqui y en muchos sitios más, que esta novela adolece de algo muy importante; formación literaria. El boom del Salon Dorado, del mismo autor, se debió a que esta era una obra de toda su vida, que había tenido años y años para pulir y para que otras personas la leyeran y le pulieran el estilo. Esto no ha pasado con las siguientes novelas, donde se ve un deterioro progresivo de la exigua carga literaria de las obras de Corral. En este caso, por las distintas y diferentes criticas que he leido, la falta de relieve en el discurso es notoria; personajes planos y estereotipados, situaciones recurrentes y quemadas ya por la propaganda heroica del antiguo régimen, en fin, qué decir. Probablemente cuando saquen la edición de bolsillo me lo leeré por curiosidad, aunque mucho me temo que no acabaré la lectura, como ya me ha ocurrido con las ultimas novelas de éste autor. Porque una cosa, queridos celtiberos, es ser historiador, o profesor titular del Departamento de Historia Medieval de una facultad, y otra novelista...escritor, al fin y al cabo. Por supuesto que un historiador puede ser escritor, literariamente hablando, y viceversa... pero cuidado, que hay mucho vodrio, mucho... Y esto por no hablar de graves inexactitudes que he ido viendo comentadas, lo que me sorprende, ya que no tenia más que recurrir a algun colega del mismo edificio para que le leyese el manuscrito... pero la editorial manda, y se acercaban las navidades, señores.... En fin, dejo ya el vapuleo y clamo al cielo para que la novela histórica no sea sinónimo de novela rosa ambientada hace muchos años...

  6. #6 un_lector 31 de ago. 2005

    En la edición de Historia de la revista NATIONAL GEOGRAPHIC (número 14), José Luis Corral hace un breve resumen de la historia de Numancia. En esta ocasión rectifica lo que había escrito en su novela y afirma que el develador de Cartago y Numancia era hijo de Emilio Paulo pero que fue adoptado por Publio Cornelio Escipión, el vencedor de Aníbal en la batalla de Zama. ¡¡CRASO ERROR!! La "adoptio" la realizó el hijo mayor de éste. Más suerte la próxima vez, señor Corral.

  7. Hay 6 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba