Autor: Caradhras
miércoles, 19 de noviembre de 2003
Sección: Leyendas
Información publicada por: Caradhras
Mostrado 7.628 veces.


Ir a los comentarios

El Camino de Bran.

-

Llevo una rama del manzano de Emain, Parecida en forma a las que ya conoces. Crecen en ellas ramitas de plata blanca Y hermosos capullos cristalinos de flores. Hay una isla muy lejos de estas tierras, Alrededor de la cual refulgen caballitos de mar blancos. Trazan contra sus orillas su blanco rastro, Y se mantiene sobre cuatro fuertes pilares. Hay un viejo árbol en flor Sobre el que alegres pájaros cantan a todas horas En la más dulce armonía Combinan su canto para marcar las horas. No se conocen tristezas, no hay sacrificios aquí, No hay enfermedad, muerte o pena. Tal es la vida del justo Emain, Una vida que no se halla en este mundo. Aparecen entonces unas huestes por la brillante agua, Reman su nave hábilmente hacia la playa. Donde están en círculo las brillantes piedras, Y una música dulce y libre de ellas se eleva. A través del tiempo hacia la muchedumbre reunida Cantan una canción que nunca trae la tristeza; Cientos de voces, todas a coros, En plegaria de vida, y canción de vida eterna. Emain de muchas formas junto al mar, Tanto si esta lejos como si esta cerca, En brillantes tonos las mujeres pasean, Rodeadas por el limpio y brillante mar. Y si oyes la dulce voz de las rocas Y los pájaros cantores de la tierra de paz, Al alcance de la mano esas mujeres caminarán; Pues nadie aquí sólo necesita caminar.”

-


No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


    No hay más información.
    ...0

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba