Autor: Caradhras
miércoles, 19 de noviembre de 2003
Sección: Sobre las palabras
Información publicada por: Caradhras


Mostrado 11.325 veces.


Ir a los comentarios

Crónicas Druídicas

-

“[...] Vinieron los extranjeros, nos miraron y se
escandalizaron de nuestros modales.
Nos miraron y les avergonzó nuestra forma de
Reír, de hablar y de gesticular.
Nos miraron y despreciaron el culto a nuestros
Dioses, el amor a nuestra tierra y al cariño por la vida.
Vinieron los extranjeros y sólo nos miraron.
No nos hablaron, no nos escucharon, no nos
Tocaron, no nos observaron. No nos comprendieron.
Sólo nos miraron.
Renegaron de nosotros y nos despreciaron por
Ser lo que somos. Por ser seres humanos. [...]

[...] ¿Qué somos?¿A caso le haces esta pregunta al
viento que te tare el aire fresco de la mañana? Él
está y, por tanto, es. Frío o tibio, húmedo o seco,
agitado o danzante, ¿Qué es el viento sino la vida?
¿Quiénes somos?¿Sabes tú quién eres realmente
para hacer una pregunta así a los demás? Sólo te
dire que nos miran como Dioses, por guardar la
memoria de los antepasados. Nos escuchan como sabios
porque entendemos el lenguaje de lo secreto.
Nos temen por nuestra ley, por que pagamos
Un error con la vida y, nos utilizan como magos
Porque sabemos que nada es para siempre. Pero
Lo más importante es que nos quieren por ser personas. [...]

[...] Mis lágrimas de vergüenza y dolor limpiaban el
rostro recien escupido. Pero yo sabia que la vida me
escupirá mil veces con peores intenciones.
Mis puños, cerrados tranquilizaban mi mente
Cuando insultaban mi honor, cuando acusaban a
Mis padres o arremetían contra mi madre. Pero yo
Sabía que el tiempo me daría muchos hijos, los de mi
Aldea, que siendo padres y madres deberían recibir
Mi cuidado cuando fueran insultados.
Mi corazón parecía salir del pecho por la angustia
De los gritos del bosque oscuro y sólo el aire que
Entraba en mí era capaz de contenerlo. Pero yo sabía
Que cuando los gritos fueran de guerra otros corazones
Necesitarían de mi paz y ayuda para seguir latiendo. [...]

[...] El poder siempre está allí donde tú crees que se
encuentra, y no en otro lugar.
El poder es un don simple como el pensamiento
Y fuerte como la seguridad. Quién no sabe pensar o
Se siente inseguro, no tiene poder.
El poder es la fuerza invisible que nace en tu interior
Cada vez que respiras, creas, haces y hablas. Pero
Si no sabes aun como respirar, si no tienes valor para
Crear, si prefieres permanecer quieto y mudo ante
La vida, el poder genera debilidad.
No busques el poder, pues él vendrá a tu encuentro
Cuando sepas quién eres, de dónde vienes y en qué
Dirección caminan tus pasos. [...]

[...] Si tu casa es un lugar de paz y armonía, procura
que tus pensamientos no la conviertan en una detestable
prisión.
Si tu templo es un centro de vida, evita que tus
Errores lo conviertan en un núcleo de muerte. [...]

[...] Los cuatro elementos, la tierra que pisas, el aire
que respiras, el agua que bebes y el fuego que te
calienta, se combinan de forma misteriosa para llegar
a un mágico estado llamado vida. [...]

[...] Soy aquello que creo que soy, pero también aquello
que muestro que soy y eso que hago ver que soy.
Soy lo que creo que no soy, porque para algunos así
Soy realmente.
Soy lo que los demás dicen que soy, porque otros
Les han dicho que ellos saben con certeza que así soy.
Soy lo que no quiero ser, porque así soy cuando
Dejo de ser lo que realmente sé que soy.
Soy lo que tengo miedo a ser, pues si no lo fuera
No lo temería ser.
Soy lo que digo que soy, siendo también lo que
Callo y escondo ser. [...]

[...] Si el rostro embrutece, si la expresión confunde, si
la mirada engaña y la sonrisa perturba, ¿Cómo es
posible que escuches lo que muestra una faz? Cambia
y habla con los Dioses no con tu cara, no con tu rostro,
sino desde tu persona.
Si el nombre sólo te sirve para saber de donde
Vienes, pero no para conocer los motivos de
Encontrarte aquí y ahora ¿Para qué lo quieres?
Si tu nombre rememora lo que otros, mas no tú,
Hicieron en el pasado, ¿Para qué te sirve?
Si tu nombre sólo es una esperanza, un presagio,
Una advertencia ante los demás ¿Crees que realmente
Cuando ya se lo hayan aprendido no esperarán de ti
Algo más que tu nombre? [...]

[...] Respiro el aire, pero no soy el aire, él está dentro de mí y
yo debo estar en él.
Siento que estoy en este cuerpo. Pero sé que no soy
Sólo este cuerpo. ¿Qué parte de mi cuerpo soy?
¿Algunas pocas o todas a la vez?¿Soy sólo aquellos que me
producen dolor o placer o aún cuando no siento nada
soy también las demás?
¿Estoy en el bosque o soy parte del bosque?¿Estoy
junto al árbol, o soy parte del árbol?¿Estoy en la
piedra o soy también la piedra? [...]

-


No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


    No hay más información.
    ...0

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba