Autor: Irluachair
lunes, 10 de noviembre de 2003
Sección: Opinión
Información publicada por: Irluachair
Mostrado 14.570 veces.


Ir a los comentarios

Arqueología irreflexiva

Expolio de un túmulo en Mongolia


No sé si alguien vio cierto documental hace un par de meses en TVE donde unos arqueólogos franceses excavaban en Mongolia unas tumbas famosas supuestamente de un rey de los Hiung-nu (probablemente "hunos").

Para los trabajos trajeron una enorme pala mecánica (que por cierto a mitad de la excavación se quedó paralizada a riesgo de desplomarse por uno de los terraplenes del hoyo y aplastar la cámara sepulcral). Excavaron un tremendo boquete en la tierra, y desmontaron todo el túmulo, de tal manera que allí sólo quedó un enorme cráter de 100 m de diámetro de tierra removida. Y todo el proceso bonitamente filmado como si fuera una estupenda aventura.

El espléndido campo de túmulos que allí había quedó arrasado, las tumbas como las dejaron los hiung-nu hace ¿2000? años fueron desmontadas, haciéndonos dudar sobre quienes fueron los verdaderos "hunos", si los que estaban enterrados o si los arqueólogos.

Todavía no salgo de mi asombro, cómo unos arqueólogos pueden hacer esto.

Ya va siendo hora de que se plantee si necesariamente todos los restos antiguos deben ser excavados, extraidos, expuestos en museos, o si a veces el yacimiento tal cómo lo ha ido tranformando la historia merece quedar como nos ha llegado. Ya está bien de ese automatismo irreflexivo que impulsa a los arqueólogos, por el cual todo lo antiguo debe ser expoliado.




-



No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 Bea 15 de nov. 2003

    Ahora, te comentaré un poquito cual podría ser la situación de los arqueólogos franceses excavando en Mongolia. Gracias a la poca financiación que reciben los proyectos de investigación, tendrían poco tiempo para estudiar la necrópolis. Los materiales arqueológicos recuperados, deben ser objeto de un estudio pormenarizado que se ha de hacer en un lAboratorio, limpieza, restauración, tratado para su conservación, análisis tipológico, estadístico... y después, la ley internacional expone que los restos no se los pueden quedar los arqueólogos franceses sino que han de volver a su país de origen. ¿Lo sabías?. Oh! ¡qué esperpéntico es todo!.

    Imagínate una hipotética situación, imagina que se está construyendo el trazado del AVE, y que a la altura de donde debería ir la estación de... a ver... una hipotética ciudad... Córdoba, pongamos como ejemplo, una enorme tuneladora comienza a escupir sillares de piedra rectangulares perfectamente cortados... todo es una situación imaginaria, y no hay un arqueólogo revisando los trabajos, y si lo hay nadie hace caso al voráz esperpéntico, mientras pide que se pare la obra, ya que ninguna tuneladora suele hacer bloques de piedra regulares perfectos. Bueno, al final, en la hipotéica futura estación del AVE en Córdoba, se paran las obras por que la noticia de que podrían estar destrozando importantes restos de nuestros antepasados ha saltado a la prensa, y pongamos que la opinión pública, grupos políticos de oposición y otros grupos de presión, se dedican a manifestarse, y hacer serias críticas a los responsables del AVE. Imaginemos, ya que estamos en eso de las fábulas, que se ponen a excavar los esperpénticos arqueologuitos, ansiosos de arrancar de la tierra las indefensas respetables ruinas como voraces y hambrientos depredadores, según tú, claro, desde tu punto de vista, y al final, sacan a la luz los restos de un formidable palacio romano, o lo que queda de él, ya que ha sufrido grandes daños por culpa de los del AVE, y por no hacer caso a los arqueólogos...

    ¿Y si ahora te dijera que esto no es una fábula, que sucedió de verdad? Si tienes curiosidad,mira este enlace:

    http://groups.msn.com/ArqueologiaParaTodos/yacimientosarqueolgicos.msnw?action=ShowPhoto&PhotoID=85

    ¿Lo has visto? Pues si los arqueólogos no existiésemos, y no quisiéramos preservar el pasado, exacavandolo y estudiándolo, encima de ese Magnífico Palacio, el de Maximiliano, hoy en día muy seguramente descansaría una mole de cemento u hormigón. ¿Somos tan malos? Y ya que estamos, te invito a que visites este otro enlace:

    http://groups.msn.com/ArqueologiaParaTodos/yacimientosarqueolgicos.msnw?Page=1

    Y observes lo destrozones que somos todos los arqueólogos.

    Bea

  2. #2 Brigantinus 19 de dic. 2003

    El malévolo demagogo, por alusiones:
    Me agarro al viejo axioma de sostenella y no enmendalla. Todo lo que se halle pasa a ser patrimonio de todos. El bien común no es un demagogia, sino la realidad. Es más: el hecho de que la información sea publicada no quiere decir que interese a todo el mundo (tú misma, por ejemplo) ni que estén de acuerdo con su enfoque.

    Para hacer tortilla hay que romper los huevos. Claro que mancharse y deteriorar un paisaje muy bonito no es tan romántico como soñar.

    Hasta los años 40 el Monte de Elviña era eso, monte. Se excavó un castro, y las excavaciones continúan hasta hoy. Hemos perdido un monte, pero hemos ganado un lugar donde encontrarnos con nuestro pasado, y donde podremos conocerlo mejor, a través de las conclusiones obtenidas estudiando los hallazgos.

    Y sí, el bien común (acceso del conocimiento para todos) está por encima de los sueños de cada uno. Lo que pasa es que la Arqueología y la New Age no se llevan bien. A lo mejor es descubrir el pasado como proponía un forista que no voy a mencionar, desde casa "'por intuición".

    Y ahora, con tu permiso, recojo mi demagogo rAbo y mi malévolo tridente y me retiro,
    Salud

  3. Hay 2 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba