Autor: Pangur
miércoles, 29 de octubre de 2003
Sección: Historia
Información publicada por: Pangur


Mostrado 9.258 veces.


Ir a los comentarios

Sobre el valor de las fuentes irlandesas (III)

Seguimos examinando algunos de los puntos por los cuales el "lebargabalismo" pierde fuelle, pero lo gana la explosiva creatividad del Renacimiento Menor Irlandés.

FINGIMIENTOS POETICOS

Algunos de los artificios literarios más notables que podemos encontrar en estos manuscritos son la arcaización consciente del lenguaje, y la elaboración de explicaciones etimológicas a partir de (o creando ex profeso) sucesos narrativos. De esto último he colocado un pequeño ejemplo en un artículo anterior (Un Pequeño relato toponímico irlandés). Reconozco que no es el mejor ejemplo de todos. Colgaré otro enseguida. La arcaización del lenguaje, especialmente en forma métrica, dándole un “aroma” antiguo, ha confundido durante mucho tiempo a los investigadores. Todavía hay partes del Táin que tienen una gran dificultad de traducción, debido a esto. Y eso que nos encontramos ante el más famoso, versioneado en su tiempo, editado y estudiado modernamente, de los relatos irlandeses El destino de dichas partes es un buen ejemplo del cambio que ha sufrido la consideración de las fuentes irlandesas por parte de la historiografía céltica. Los primeros editores –como Thurneysen- pensaban que se trataba de partes realmente antiguas, arcáicas de verdad, pegadas en medio de textos escritos posteriormente, a veces con poca pericia, islas lingüísticas de incalculable valor... que sin embargo se resistían a la traducción, partiendo de lo que se sabía del estado del idioma gaélico anterior al s. XII. Posteriormente, por comparación con otras semejantes, que se encuentran en los tratados legales, se pensó que podían ser fragmentos en los que el autor (recordemos que era un autor consciente, no un etnógrafo moderno) deseaba que el lector y oyente pusieran especial atención, para memorizarlo. Aunque esta función pudiera tener algún sentido en breves frases, la mayor parte de estos fragmentos arcaizantes son demasiado extensos, lo cual plantea dudas y discusiones. El hecho de que algunos de ellos estuvieran marcados con una R entre puntos en el margen (así sucede en el Táin) indujo a confundirlos con otros, semejantes, denominados “retóiric” (retórica), aunque algunos escribas los denominaban con otro nombre: “rosca” (“pasajes roscada” les llaman los investigadores).

Modernamente se piensa que estos fragmentos son arcaizaciones deliberadas, muchas veces de parlamentos atribuídos a personajes significativos dentro de la narración: algo parecido a los arcaizantes bandos del difunto alcalde de Madrid, Tierno Galván. Algo destinado a que el oyente/lector visualizase que quien hablaba lo hacía en tiempos “muy antiguos”, cuando se hablaba distinto, se profetizaba y se iba a la guerra montado en carro. Esta constatación ha hecho avanzar en alguna medida el problema de su traducción, y algunos investigadores ya ofrecen tentativas en los principales fragmentos “rosca” de el Táin. También ha hecho comprender que, si los escribas eran capaces de inventarse un lenguaje antiguo, podían inventarse (¡y cómo!) un mundo antiguo. En el siguiente artículo analizaré algunos de los puntos en que la Arqueología deja de ilustrar los relatos irlandeses, para convertirse en un enigma, sobre el que los relatos añaden más enigma. El hecho de la presencia de arcaizaciones conscientes en el Táin y otros relatos extensos, ha cambiado sustancialmente el punto de vista según el cual “las narraciones irlandesas transmiten fragmentos salvados de la catástrofe del mundo pagano céltico”. Para encontrar estos fragmentos -¡que haberlos, haylos!- hay que ir más allá de la pseudo-prehistoria tenazmente recreada en los relatos.

Relacionado con: «MITO» PAGANO E «HISTORIA» CRISTIANA. I


No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 Irluachair 04 de nov. 2003

    Sobre la posible invención del ese mundo antiguo de El Tain, creo que hasta para imitar hace falta tener una concepción del mundo, concepción que aun siendo la propia de un monje irlandés de siglos después, tendría que ser la concepción de una herencia transmitida dentro de su cultura, por mucho incluso que estuviera alterada. Si la intención de los monjes era la de hacer creible un mundo antiguo, por lo menos su intención era recrear su idea de lo antiguo, no meramente "inventar", y siempre en cualquier cultura quedan alguna señales del pasado: eso es la tradición. Si no eran meros inventores, posiblemente recrearon un mundo ficticio con ese aroma antiguo, pero necesariamente ese aroma sigue siendo valioso, pues aunque no fuera propiamente el testimonio directo de esa gente antigua, ese "aroma" que ha quedado contiene la herencia de lo que fue tal pasado. También está claro que cuando uno inventa tratando de ser arcaico, uno debe tener una idea propia de los que es lo arcaico, y probablemente un monje del siglo X, mantendría por la tradición de su cultura, unos tópicos, maneras de discurso etc...consideradas como lo antiguo, que aun siendo ya una mera pose para su época, contienen en si mismas las formas original, o un rastro de ellas. Personalmente me parece que El Tain tiene muchas fórmulas que no tienen sentido como una fantasia inventada de la nada. Dbe haber en ellas algo original, aunque ya en la época en que el autor las fijó no fueran más que una recreación de ese aroma que llamas.

  2. Hay 1 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba