Autor: Katalauno
jueves, 26 de junio de 2003
Sección: Lenguas
Información publicada por: Katalauno
Mostrado 14.632 veces.


Ir a los comentarios

VASCOS, ÍBEROS, ROMANOS Y DEMÁS TRIBUS (I).

Un pequeño repaso sobre las lenguas pre-romanas que se hablaron en la Península Ibérica, sus àreas geográficas, y una aproximación a sus origenes.

Vascos, Cántabros e Íberos

Hacer una pequeña historia de las antiguas lenguas en la Península Ibérica es una tarea ardua por la escasez de datos fiables y explícitos que existen, de tal manera que solo con la lógica y algo de empirismo se pueden crear hipótesis o reglas. Nada se puede aportar hasta ahora sobre el conocimiento de las primeras lenguas que se debieron hablar aquí y que fueron traídas por los primeros pobladores cromañones hace cuarenta milenios; ¿ quién puede decir que lengua o lenguas hablaron los que pintaron los dibujos de la Cueva de Altamira ? Lo que si parece más claro es que con el neolítico existió además de una expansión tecnológica, una muy probable expansión lingüística irradiada desde el Próximo Oriente. Si bien los estudios genéticos vienen a demostrar que efectivamente el paso al neolítico conllevaba parejo una colonización con centro en el eje Antioquia-Jericó, los estudios lingüísticos no han llegado a relacionar convincentemente las lenguas pre-indoeuropeas que se hablaron en el arco mediterráneo (rético, etrusco, lemnico, minoico, íbero... y vasco), aunque esto no significa que no fueron acaso una vez una familia lingüística. Sencillamente, si pensamos que si la colonización duró tres milenios, que si los nuevos asentamientos agrícolas y los colonos tuvieron a muy diferentes substratos, y que si evolucionaron cinco milenios desde que se hablaron estas lenguas en su lugar de asentamiento hasta tener la primeras referencias escritas, se entiende en parte la dificultad de demostrar la relación por ejemplo del vasco y el beréber, o del minoico y el etrusco por muchos indicios que se hayan descubierto. En cuanto a la Península Ibérica, se podría hacer un boceto de las lenguas habladas hace dos mil años: Íbero-tartésico en Andalucía, Murcia y Valencia. Pareja a las invasiones celtas de los siglos VI-V aC, los íberos conquistaron Catalunya y el Lenguadoc, donde debieron fundar nuevas ciudades de la misma forma que los celtas fundaban sus ciudadelas; la frontera entre el celta y el íbero en este punto vendría delimitada por la toponimia de las ciudades, así las acabadas en "-ilu,-ili" (ciudad) serian íberas, mientras las acabadas en "-briga" (fortaleza) serían celtas; entonces como territorios celtas fueron la cornisa cantábrica, las cuencas del Duero, del Tajo y del Guadiana, y la Celtibéria, ya en la cuenca del Ebro, y como punto de conflicto territorial entre las expansiones celta e íbera. El vascoide se habló en la Garrotxa y todo el Pirineos (Olot, la Muga, Bestracà, Oix, Segarra, Ondara son topónimos vascos que llegan hasta el Mediterráneo), y es difícil de creer en una expansión post-romana llegando hasta el Mare Nostrum y alcanzando las cumbres pirenaicas... a tal ritmo entonces vascoide hubiera llegado a ser Suiza... Y qué decir, incluso Ebro proviene de Iber, e "ibar" significa "río" en vasco. Igualmente no sería la primera vez que los Pirineos sirvieron de magnífico refugio para el vasco, pues no fue hasta el siglo X-XII que se logró romanizar los valles catalanes de Aran (siginifica "valle" en vasco), Cardós, Ferrera, Àneu, Cabdella y Boí. Como el rético, el vasco debió de sobrevivir primero al celta en las altas cumbres, y luego al latín hasta bien entrada la Edad Media: de hecho tampoco la iberización nunca se consolidó en los valles pirenaicos Después de la llegada de las diferentes oleadas de invasiones protoceltas i celtas, quedaron los protoceltas arrinconados en la Lusitania con su lusitano; y como se ha dicho, el celta se consolidó en la cornisa cantábrica, en el Duero, el Tajo, mitad oeste del Ebro, y el Guadiana; pero no consiguió afianzarse en Cataluña ya fuera por resistencia del vascoide, ya fuera por iberización posterior. Es evidente que los celtas ocuparon aquellas regiones menos desenvolupadas y/o empobrecidas, y nunca pudieron consolidarse en solar íbero o pre-íbero: seguramente porque estos últimos eran técnicamente superiores. Un claro caso está en Cataluña, donde existen celticismos tales como "bressol", "bec", "blat"; donde en la Edad Media era más común bailar al son del "sac de gemecs" o gaita catalana, y donde además parece que se estableció la tribu céltica de los Catalauni, proveniente de la Champaña francesa. ¿ Y antes de las invasiones indoeuropeas ? Pues haciendo retroceder el tiempo hasta hace tres mil años, y antes de las colonizaciones íberas y celtas, se podría pensar que en Andalucía y el Levante se hablaban las lenguas llamadas "íberas", es posible que antes de la entrada de los celtas también las cuencas del Tajo y del Guadiana fuesen íberas; en la cuenca del Ebro se debió hablar el vasco o relativos; pero para las cuencas del Duero y la cornisa cántabra lo único que queda es hacer conjeturas... quién sabe, ¿ tal vez "cántabro" ? ¿ Es tal vez el íbero familia del vasco ?, pero mientras que el vasco provendría de una primera oleada de colonizadores neolíticos, ¿ el íbero se debió originar de un grupo de colonizadores del Próximo Oriente que se asentó más tardíamente en el sur peninsular ? Las costumbres antiguas eran harto diferentes, por ejemplo los cántabros sacrificaban prisioneros de guerra al dios de la guerra, los ancianos, que ya no podían guerrear, se suicidaban (por no decir que sino los suicidaban...); dormían en el suelo, se bañaban en agua fría, e incineraban a sus difuntos. Muchas lenguas y costumbres han cambiado desde entonces. Sigue con: Romanización, de cuando se olvidaron las lenguas pre-romanas.


No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 A.M.Canto 20 de ago. 2005

    Es una reflexión intrascendente, desde luego, pero llama la atención esta localización de artículos antiguos para sacarlos a la palestra (lo del monotema será casualidad), y además dirigiéndose a un autor que, después de más de dos años, ni sabemos dónde está ni, si está, se imagina remotamente que alguien le comentó por fin algo.

  2. Hay 1 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba