Autor: IVLIANVS
miércoles, 19 de febrero de 2003
Sección: Historia
Información publicada por: IVLIANVS


Mostrado 14.164 veces.


Ir a los comentarios

El galo-romano RUTILIO NAMACIANO: Cristianos y judíos vistos por un celta.

Impresiones sobre los judíos y cristianos de un galorromano pagano del final de la Antigüedad.

Rutilio Namaciano vivió entre los siglos IV y V d.C. Nació, en el último tercio del siglo IV, en el seno de una familia pagana de raigambre celta (Namaciano y su variante Namacio son antropónimos de origen celta), probablemente en Tolosa, al sur de la Galia, no muy lejos de los Pirineos. Su padre, Lacanio, un galorromano que llegó a desempeñar el cargo de prefecto de la ciudad de Roma, le envió, siendo aún muy joven, a estudiar a la capital del Imperio Romano. En Roma, el joven Rutilio, estudió Derecho y Literatura, llegando en su madurez a desempeñar funciones públicas de relieve, alcanzando el cargo de prefecto de Roma en el 413 o 414 d.C. Al comenzar el siglo V dC, el Paganismo (o politeísmo) hacía unos años que había sido prohibido oficialmente, desde el Edicto de Tesalónica del 380. No obstante, y a pesar de los incesantes intentos de reprimirlo por parte de los emperadores cristianos y la Iglesia, muchos aún (especialmente entre el pueblo de las áreas rurales, pero también entre los intelectuales y filósofos de las ciudades) seguían fieles a los DIOSES PAGANOS y a la Tradición precristiana. Incluso entre la aristocracia senatorial de Roma muchos se negaban todavía a renunciar al Paganismo. Rutilio Namaciano, animado por su alegre espíritu celta del sur de la Galia, se encontraba entre los irreductibles que se negaban a arrodillarse ante la imagen tétrica de aquél rabino crucificado. Seguía pues fiel a los DIOSES PATRIOS : celtas y grecorromanos y a la más pura tradición ideológica europea. Se nos ha conservado una maravilloso “diario de viaje” escrita por Rutilio Namaciano, que se conoce con el nombre de “DE REDITU SUO” (“El Retorno”). Consta de dos partes, lamentablemente, la segunda, casi en su totalidad mutilada. El autor de este “diario” , Rutilio, nuestro alegre galorromano, nos narra su regreso por mar, haciendo diversas escalas, desde Roma a su “tierra natal”, la tierra de sus padres, en la soleada Galia del sur. A través de varias anécdotas del viaje nos da su impresión sobre el cristianismo y el judaísmo, que según los paganos de aquellas época eran los verdaderos causantes de la ruina del Imperio. En un mundo romano semiinvadido por los bárbaros de más allá de las fronteras y con fuertes desequilibrios sociales provocadas por los desmanes de la Iglesia , los grandes terratenientes y el emperador cristianos, los últimos paganos anhelaban los felices días del Imperio, cuando IVPPITER y el resto de Dioses colmaban de prosperidad y dicha a las gentes bajo la feliz “PAX DEORVM” y el gobierno de la Roma pagana. Tras desembarcar en el puerto italiano de Falesia con sus acompañantes y dirigirse a una posada en un bello paraje para descansar un tiempo antes de proseguir viaje, Rutilio Namaciano, aprovecha la ingrata sorpresa que le tenía preparado el posadero judío para contarnos sus impresiones sobre los judíos: “...nos paseamos por un bosque: nos seducen unos estanques deliciosos de aguas bien cercadas. La espaciosa extensión del agua allí encerrada permite que los peces retocen juguetones por entre los viveros. Pero el posadero, más cruel que Antífates con sus huéspedes, nos hizo pagar caro el reposo de este ameno paraje. Y en efecto, regentaba este lugar un judío quejumbroso, animal incompatible con el alimento humano (alude a la abstinencia de carne de cerdo y al tabú del cerdo por parte de los judíos) . Nos cobra por haber zarandeado unos arbustos y pisado unas algas y se pone a gritar que hemos derramado agua causándole graves prejuicios. Devolvemos los insultos APROPIADOS A ESTA RAZA SUCIA QUE SE RECORTA DESVERGONZADAMENTE EL PREPUCIO, ORIGEN DE INSENSATEZ ( es decir, se refiere al origen judío de la “insensatez “ cristiana) , y que tan dentro del corazón lleva esos fríos sábados (se refiere a la fiesta judía del sabat, celebrada los sábados) , PERO SU CORAZÓN ES AÚN MÁS FRIO QUE SU RELIGIÓN. Uno de cada siete días se condenan a un vergonzoso letargo como afeminado retrato de su dios cansado (¡según los judíos y cristianos su dios descansó agotado al séptimo día tras crear el mundo!). LOS RESTANTES DISPARATES DE ESTA CORDADA DE ESCLAVOS MENTIROSOS OPINO QUE NI UN CHIQUILLO PUEDE CREÉRSELOS. ¡Ojalá Judea no hubiera sido nunca sometida por las armas de Pompeyo y el mando supremo de Tito!, pues EL CONTAGIO DE ESTA PESTE, AUNQUE SE EXTIRPE, SE EXPANDE MÁS Y MÁS Y , ASÍ, UNA NACIÓN VENCIDA ATOSIGA A SUS VENCEDORES.” Tras proseguir viaje por mar , y tras contarnos varias anécdotas, navegando cerca de la isla de Capraria nos da cuenta de una comunidad de monjes cristianos recluidos en aquella isla toscana y de lo que él piensa del monacato cristiano y por ende del cristianismo: “Navegamos a lo largo de la costa y he aquí que surge delante de nosotros Capraria. La isla está llena, rebosa de ESOS HOMBRES QUE HUYEN DE LA LUZ. ELLOS SE LLAMAN A SÍ MISMOS “MONJES”, sobrenombre que viene del griego, porque quieren vivir solos y sin testigos. Recelan de los dones de la fortuna, pues temen sus reveses. ¿Se puede hacer uno voluntariamente desgraciado por temor a llegar a serlo? ¿QUÉ LOCURA ES LA DE ESTOS CEREBROS DESQUICIADOS? ¡Porque temen los males de la vida no saben aceptar los bienes! ¿Se trata de reclusos que buscan un refugio donde expiar sus acciones? ¿O hay que suponer que negra bilis llena su triste corazón?. Así, Homero atribuyó a una enfermiza demasía de bilis las angustias de Belerofonte (Rutilio compara la bilis negra de los monjes con la de Belorofonte de los textos homéricos porque también aquel, como los monjes, incurrió en el odio a los Dioses) . Dícese, en efecto, que al caer herido este joven tras las acometidas de un dolor brutal, sintió aversión por el género humano. En otro momento del viaje hace alusión a un joven , de noble familia, que habiendo sido seducido por el cristianismo se había enterrado vivo en un isla cercana a Córcega, llevando una vida solitaria y antisocial: “...recuerdo una reciente desgracia: aquí se frustró sepultándose en vida un conciudadano nuestro, pues nuestro era hasta hace poco ( es decir , aún era pagano) ese joven de ilustres antepasados, en nada inferior a ellos en hacienda o en matrimonio, quien impelido por las Furias abandonó hombres y tierras y VIVE EN LA SUPERSTICIÓN ( el cristianismo), desterrado en vil escondrijo. Cree el infeliz que las divinidades celestiales se alimentan de su inmundicia y así mismo se tortura con mayor crueldad de lo que lo harían los dioses ofendidos. ¿ACASO NO ES PEOR- pregunto yo- ESTA SECTA ( se refiere al cristianismo) QUE LOS VENENOS DE CIRCE (Célebre maga que transformó en cerdos a los camaradas de Ulises (Homero, Odisea))?. En aquel entonces se transformaban los cuerpos , AHORA LAS ALMAS.” Vemos pues cual era la postura de muchos paganos cultos, como el caso del celto-romano Rutilio, del final de la Antigüedad en relación a los monoteísmos judío y cristiano y su peso en la destrucción de la cultura clásica europea politeísta. ¡ VAE VICTIS! IVLIANVS.

-


No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


    No hay más información.
    ...0

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba