Autor: Arturo
jueves, 09 de enero de 2003
Sección: Artículos generales
Información publicada por: Arturo


Mostrado 8.994 veces.


Ir a los comentarios

El paisaje vegetal durante la Edad del Hierro en la meseta norte.

Breve resumen y enlace al estudio sobre la vegetación arborea predominante en torno a los hábitats humanos, del centro del valle del Duero, en la Edad del Hierro.

El análisis polínico de la necrópolis celtibérica de Carratiermes (suroeste de Soria), al igual que los datos procedentes de yacimientos de la Edad del Hierro del centro del valle del Duero, indican que durante este periodo la vegetación arbórea predominante (pinos, robles, encinas, sabinas, enebros,...) presentaba en torno a los hábitats humanos un alto nivel de deforestación, mayor que el actual, dejando espacios abiertos, presumiblemente colonizados por especies no arbóreas y arbustivas. La causa de esta deforestación alrededor de los núcleos humanos durante la Edad del Hierro debe buscarse en la necesidad de madera para su uso en construcción y como combustible, la intención deliberada de creación de pastos para la ganadería, la roturación para agricultura, el incendio ocasional, los conflictos, etc. Las especies arbóreas presentes en todos los casos sugieren un clima no muy diferente al actual, pero más húmedo, con mayor abundancia de zonas lacustres y más importantes corrientes fluviales. Los estudios conjuntos de fauna y flora conforman la importancia general del ecosistema forestal en el área, cuya paulatina degradación comienza con la acción antrópica.

Más informacióen en: http://www.tiermes.net/tiermespdf/medio.pdf


No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 kaerkes 20 de feb. 2004

    Me gustaria utilizar este artículo del druida Arturo, para abrir un pequeño foro de debate y aportación sobre los paisajes meseteños y la vegetación de la Edad del Hierro. Todos los indicios apuntan a que durante esta época se daban unas condiciones de humedad mayores; presencia de lagunas y charcas donde hoy se p`resentan tierras de labrantío, y cursos fluviales más ámplios. Las fuentes clásicas nos citan bosques extensos en territorio vacceo y la predominancia de Juniperus de gran tamañoque llamaron la atención sobre los autores clásicos. La vegetación actual de los bosques galería de las riberas pueden servir de "pistas" sobre la composición arbórea de las frondas meseteñas durante el Hierro. Los datos de los análisis polínicos en Pintia indican una presencia baja de pólenes de gramíneas, lo que podíamos interpretar como mayor extensión de medios boscosos. ¿que composición tenían esos bosques?. Me gustaría abrir un pequeño debate sobre vuestras opiniones. Un saludo

  2. #2 Ensis 16 de dic. 2004

    Vi en un programa q se decia: q en la Epoca Romana, una ardilla podia ir de Cadiz a Santander sin tocar tierra. Muchos de los campos valdios de la meseta, otrora estaban poblados de infinidad de sabinas.

  3. #3 Gaditano 16 de dic. 2004

    La afirmación de que la ardilla..bla,bla,bla. es algo discutible. En la Peninsula debia haber extensiones deforestadas de manera natural, lugares en donde habitase la avutarda, la liebre y otros animales de espacios abiertos. Que habria una mayor cubierta forestal que en la actualidad, eso sin duda pero que tambien habria grandes extensiones de pastos o matorrales tambien. Los estudios sobre potencialidades vegetales no deben tomarse como que en tal lugar debería haber encinas, robles o pinos..La naturaleza estaria sujeta a fenómenos como el fuego que sin control abrirían enormes espacios. Que la meseta norte estaba cubierta de bosques pues probablemente en su mayoria si. Encinares, quejigares y melojares ocuparian la mayor superficie. Pero que habría grandes zonas deforestadas tambien.

  4. Hay 3 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba