Autor: servan
martes, 14 de agosto de 2018
Sección: Artículos generales
Información publicada por: Servan


Mostrado 6.771 veces.


Ir a los comentarios

El Cenáculo de Iruña Veleia

elementos historiográficos de la Ultima Cena y su notable aparición en Iruña Veleia.

Iruña Veleia, que tantas sorpresas nos trae, incluye la primera representación conocida de la última cena del Señor, ya que K M Irwin nos dice: THERE ARE NO KNOWN (ANTE PACEM) LAST SUPPER SCENES IN CATACOMBS OR SARCOPHAGUS. Esto es, no hay escenas cristianas.

La cena greco romana constaba de un deipnon (donde se servía pan, vegetales, pez) y un symposion, (= beber juntos), donde escanciaba el vino mezclado apropiadamente con agua y se conversaba (Simposio de Platón). el Seder judío toma este carácter simposial greco romano (Sh Sand). En el evangelio Johanico, Cristo entrega a Judas el pan sumergido (baptas) en agua con vino.

Entre los esenios, que guardaban el mito de la traición y muerte del Maestro, el preste bendice con sus manos el pan y el vino. (K G Kuhn). 

Et {tous ceux qui mang}eaient mon pain

Contre moi ils ont levé le talon                                                                                                                 (Dupont-Sommer, Recherches sur les manuscrits de la Mer Morte).

La mesa del ágape greco romano es en forma de herradura, con una mesa al frente con los panes.

el lugar de honor está en un extremo, no al centro (como dispone Leonardo por razones estructurales).

Evidentemente el Cenáculo de Iruña Veleia no es solamente la primera representación de la Cena cristiana, sino además incluye varios elementos iconográficos propios de siglos posteriores.

Incluye por ejemplo el detalle brutal del ahorcamiento de Judas. Mateo 27-5 dice: Fue y se ahorcó. No dice que se ahorcara en un árbol, por ej. en una higuera, lo cual corresponde a un desarrollo iconográfico muy posterior; en Hechos 1,18 la muerte de Judas es por completo diferente. En la Leyenda Dorada, Judas es hijo de Rubén.   Son notables los diseños esquemáticos de Iruña Veleia, que como he dicho anteriormente, corresponden a un pensamiento abstracto que elude la representación de seres y cosas reales, que pueden ser amadas u odiadas, tan diferente a los dibujos de la mano del Sr. Gil, lo cual puede analizarse especialmente en el dibujo esquemático del árbol, ya que en psicología se usa un Test del Arbol para determinar el tipo de mentalidad del sujeto; en este caso, un árbol por completo desnudo, sin hojas, ni flores, ni pájaros, además de su carácter siniestro, lo cual nos hace sospechar determinadas formas no habituales del psiquismo.



No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 Servan 17 de ago. 2018

    Hay muchas conjeturas sobre Iao, por ejemplo relacionarlo con el Evohé dionisíaco, o con el grito del asno en egipcio (Ya que Iao en su forma de Kronos Saturno tiene cabeza de asno), por ejemplo el Iao Abraxas de las gemas gnósticas, pero, que sepa, no son más que conjeturas. Los judíos leían el Tetragrama Adonai, o Señor, pero entiendo que en ciertas ocasiones religiosas el sacerdote podía pronunciar el Nombre. En cambio elohim podía ser pronunciado (?), plural de el, así como los musulmanes dicen Aláh. Habría en la Biblia dos narraciones, una "yahvita" y otra elohita amalgamadas.

    La Biblia comienza Bereshit elohim bará. (Al comienzo elohim modelaron).

  2. #2 Servan 24 de ago. 2018

    Espero, Antton, que usted no se haya parmenizado en este periplo y quiera discutir etimologías griegas con Chantraine, que dice que trapeza viene de pous y considera si son 3 o 4. (Tiré du nom du pied poús)

    Respecto al Cristo educador, portando un libro, me parece interesante por el relato de Tertuliano, comienzos s III, Carthago, de la burla que realiza un apóstata judío, parodia de un hombre con toga llevando un libro, con cabeza de asno y el letrero Deus christianorum onocoetes, lo que recuerda el Hayagriva hindú, el Thartac semita y el Vadava Muka camboyano,  llevando un libro, el papel  educador del centauro Quirón, del Tropheus socrático (faunesco) de Nea Paphos; me pregunto si el asno crucificado del Palatino tiene un sentido evidente de burla blasfema para la plebe, pero también otro más profundo (en círculos filosóficos, v.gr. Apuleyo) en cuanto a que quien libera al hombre de su animalidad libidinosa se presente precisamente con estos rasgos animales grotescos, quizás en un ejercicio homeopático de la risa.

  3. Hay 2 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba