Autor: Sotero21
martes, 28 de marzo de 2017
Sección: Prehistoria
Información publicada por: Sotero21
Mostrado 1.715 veces.


Ir a los comentarios

La botica del neadertal.

Sobre los neandertales de la cueva de El Sidrón (Asturias).De las hierbas que comían y los remedios con que sanaban

Saludos.

Toda la prensa, en su apartado de Ciencia y algunas instituciones universitarias y el propio CSIC, divulgaron el otro día una noticia sobre los últimos estudios hechos del sarro depositado en las dentaduras de unos neandertales de la cueva de El Sidrón, en Asturias y Spy en Bélgica.

Les remito a lo que he publicado en TerraeAntiqvae en la entrada Los neandertales de El Sidrón (Asturias) usaban aspirina y un antibiótico natural

  http://terraeantiqvae.com/profiles/blogs/los-neandertales-de-el-sidron-asturias-usaban-aspirina-y-un-antib?xg_source=activity .

En resumen, entre los dientes de los individuos de El Sidrón y Spy, han hallado:

1.       Dos hongos que son específicos del trigo y de los cuales se conoce todo, por su importancia económica.
2.       Un hongo termófilo de importancia industrial creciente porque degrada la celulosa.
3.       Un musgo que es como los ratones blancos de laboratorio y que es el modelo para el estudio del desarrollo y fisiología de las plantas.
4.       Una seta que es como la anterior en su campo para el análisis genéticos y molecular.
5.       Otro hongo que no es otro que el muy famoso de la caspa.
6.       Otro maldito hongo oportunista que fue descubierto con la epidemia de SIDA
7.       El muy famoso Penicillium rubens, que fue para Fleming como la manzana para Newton.
8.       Ácido salicílico (en la corteza del álamo que mascaban, que no es de la flora asturiana sino de la flora americana).
9.       Piñones de Pino de Corea
10.   Betún
11.   Restos de oveja.
12.   Restos de rinoceronte blanco.

 

 Parece la cacerola de una bruja de cuento. Yo creo que con este artículo publicado en Nature y divulgado “urbi et orbe” alguien se la ha jugado a alguien. Yo apuesto por el del laboratorio con genes de rinoceronte o en su entorno.

Todo ello lo han dado por bueno y con los nombres y apellidos de las plantas y bichos del sarro dental así lo han publicado, ha pasado con éxito todas las revisiones. Un neandertal casi vegetariano que anda todo el día con el botiquín bajo el brazo de lo pachucho que está. No come carne, tiene un abceso bucal muy doloroso, diarrea, caspa, ocena, un auténtico “ecce homo”. Por suerte tiene cultivos de hierbas mohosas de penicillium para mascar y corteza de álamo, con ácido salicílico, incluso una manzanilla para la tripa y aquilea para tonificarse.

Una frase merece pasar a los anales de la tontería: hablando de las traza de Penicillium rubens un paleobiólogo declara  "Probablemente paliaban el dolor y combatían las infecciones masticando hierbas mohosas que contenían esos hongos que producen los antibióticos, aunque lógicamente no los tendrían aislados"

Mi opinión es que una vez más los de Humanidades, acogotados por unos informes tan técnicos que no los entienden ni dios que los trajo al mundo, se sugestionan por la verdad que emana de los laboratorios de genética molecular, esa nueva alquimia y se olvidan de la razón que dicta que hay cosas imposibles. Ahora la prehistoria la hacen en los laboratorios de física, genética y biología  y al pobre historiador le dan una sopa de letras y que se las componga con lo que le viene encima.



No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 zervan 28 de mar. 2017

    Por ahí he leído que los ayMaras conocían las virtudes antiinfecciosas del penicillium.
    Cuando se descubrió la penicilina se usaban dosis muy menores, incluso se  reutilizaba la de la orina de los pacientes. Hoy se usan dosis multimillonarias. ¿Serán necesarias?
    En Chile era posible degustar los piñones de la araucaria, pero con el desastre climático están desapareciendo. Quedan los digüeñes parásitos de algunas hayas, los encuentro desabridos.
    La caspa no es una enfermedad infecciosa, es el descamado natural del cuero cabelludo, del cual se alimentan ciertos ácaros. Transforman las alfombras en verdaderas selvas, muy inadecuadas para los asmáticos.
    En la dermatitis seborreica es útil la corteza de salix (sauce). Las indias mapuche lucían cabelleras muy hermosas tratadas con orines pasados y luego lavadas, lo cual parece también era un uso de las antiguas vascas, dicen. También utilizaban la corteza del quillay, que debe estar desapareciendo.
    La candida albicans se observa frecuentemente en la boca de los lactantes; es inocua.  Cuando apareció el SIDA podían verse las placas algodonosas en la boca, indicando el compromiso inmune. Ahora ha aumentado la frecuencia de ciertos virus propios de los genitales en la boca, supongo debido a algunas prácticas difundidas por los videos porno, que se asociarían a cánceres bucales. Sería interesante averiguar las costumbres sexuales de nuestros primos putativos neanderthales. Siempre es un tema.
    En la boca de los ciudadanos normales hay gran cantidad de gérmenes, difteria, tétanos, asociación fuso espirilar, etc.  Hay que dejarlos tranquilos.  El uso de ''''antibióticos bucales'''' es una estupidez. Es una manía gringa querer esterilizar todo. Quizás tiene un componente religioso puritano.
    Hay algunas cortezas de árbol comestibles, también algunas resinas, y serviría para encontrar gusanos apetitosos y termitas, pero aparte de las ovejas y rinocerontes, me parece que su dieta (sin ánimo de ofenderlos) era un asco. Ahora comprendo que si veían un homo sapiens o parecido se lo zampaban.

  2. Hay 1 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba