Autor: SERVAN
domingo, 30 de octubre de 2016
Sección: Escritos antiguos
Información publicada por: Servan
Mostrado 18.383 veces.


Ir a los comentarios

JUAN EL BAUTISTA Y SU ALIMENTO

Noticia del Bautista.
Su representación.
¿Se alimentaba de saltamontes o del fruto del algarrobo?

Juan, el Angel Encarnado.



JUAN EL BAUTISTA Y SU ALIMENTACION.



 



Iohannan (Gracia de Io, Dios) es un Angel encarnado (Mc
1,2), reencarnación de Elías (Mt. 11.10; Oríg. Co. Jo. 11-31.)



Primo del Cristo, en ambos casos el nacimiento es anunciado
por el Angel Gabriel. Nace en el solsticio de verano, Jesús en el de
invierno.  Su madre es demasiado vieja
para procrear, la de Jesús demasiado joven (betulah, almah). Ambos son
protegidos en una Gruta de la Montaña sagrada de la persecución de Herodes
(Evang. de la Infancia, Protoev. de Jacobo, Libro mandeo de Juan).



Juan se viste con pieles animales (camello) a semejanza de
Elías. Vive en el desierto. La voz –foné- que clama en el desierto (Mc 1.3). El
desierto corresponde al mundo demoníaco, setiano, de los seres peludos,
fálicos, faunos, sátiros, onocéfalos, liliths, djins,  de la muerte y resurrección (Dionisio,
Osiris).



Representación: En la iconografía oriental Juan es maduro,
barbado, a veces alado. En el baptisterio arriano de Rávena aparece barbado con
una piel hirsuta sobre la cual una piel ocelada como la nébride báquica. En la
iconografía occidental Juan es joven, sin barba, con escaso ropaje.



El bautismo es esencialmente una muerte y renacimiento en
las aguas de las que se renace desnudo en la pureza de Adán/Eva antes del
pecado. Nous penserions donc que la symbolique de l’eau vive comme symbole de
l’Esprit Saint est proprement Johannique et dépend chez Jean de la théologie de
Qumrâm.  (J Daniélou).



Juan está semidesnudo en Mignard, Rafael; desnudo en Caravaggio,
Leonardo (el Angel Encarnado), andrógino como Dionisio. ‘Este Angel, este
Libertador del mundo, a veces es masculino, a veces femenino’ (Zohar).



Alimentación: Mateo y Marcos dicen simplemente que se
alimentaba de saltamontes (akris, plural akrides, hebreo arbeh) y de miel
agreste. Este insecto herbívoro es comida permitida (Lev. 11.12) por su forma
de desplazarse.



Los saltamontes son alimento apreciado en el Mediterráneo;
se les arranca la cabeza con las vísceras, alas y patas, se les sofríe y adereza
con miel. Al parecer su sabor es semejante al tocino. Los mexicanos condimentan
los chapulines con chile, consumo desaconsejado en USA pues, dada la
contaminación ambiental, tienen hoy alto contenido de plomo.



Según otra tradición Juan se alimentaba de los frutos del
Karob (al-Garrobo). ‘in Palestine the Carob tree and the fig tree or sycomore
fig are believed to be inhabited by devils, the former in particular as the
reddish color of its wood sugests blood’ (A Porteous).



Es pues semejante al árbol Balanza centroafricano, árbol
fálico lleno de sangre (como la granada).



Los seres fálicos son también funerarios (de Gubernatis).



Se le llama Pan de Juan, v.gr. Johannesbröd sueco, árbol de
Judas, Haba de Pitágoras, referencia explícita al aspecto de la vaina (vagina)
y frutos como testículos, gérmenes, asociados a la muerte y resurrección,
prohibidos a los pitagóricos. Incluso su aroma es considerado afrodisíaco. El
árbol puede ser masculino, femenino o hermafrodita.



Entre Karub y Kerub hay una homofonía. Nuestros querubines
son en realidad los Kerubim asirios, toros alados con cabeza de hombre,
guardianes del Arbol cósmico (Ez 10.8), acadio Ki ru bu, hebreo Kerub, pl.
Kerubim.



Todo Angel es Terrible, dice Rilke.




Descripción: san juan



 





                                     
UT qveant laxis



                                     
REsonare fibris



                                     
MIra gestorvm



                                     
FAmvli tvorvm



                                     
SOLve pollvti



                                      LAbii
reatvm



                                      Sancte Ioannes



 



 



 



 





No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 Arixo 02 de dic. 2016

    Miel silvestre:

    Desde luego esta dieta de Juan debió de ser temporal. Sea con algarrobas, o sea con langostas. Una alimentación totalmente escasa propia de un ayuno duro en cuanto a diversidad, Un ayuno fuera del tumulto social para recogerse espiritualmente como se ha hecho en casi todas las culturas, sólo que bastante dísparatado, claro que el desierto no tendría muchas opciones.

    Si comía algarrobas (yin) y miel (yin extremo) , el desequilibrio es total, yin + yin extremo,  y le lleva a uno a la ennfermedad.

    Si comía langosta (quizás yang), se equilibra algo más, pro no veo que este ayuno de langostas le ayudara espiritualmente. 

    En medicina naturista europea, y en vegetarianismos tradicionales, de la India, por ejemplo, se tiene a la miel como producto natural  muy aconsejable,  y muchos amantes de lo dulce -vegtearianos, naturistas, o la persona corriente-  ya cuentan con un pretexto para empapuzarse de dulce acompañando casi todo con miel (como a beber -en vasco se dice comer- leche y lácteos en grandes cantidades, siendo también perjudiciales, en especial el queso). Yo lo sé porque  me sucedió a mí, con el queso, las cuajadas de oveja, y, aunque no consumía azúcar blanca,  la ración de miel diaria con la que acompañaba cuajadas, yogures o queso.

     En realidad la miel es yin extremo y perjudicial  casi a nivel del azúcar blanco. Según Michio Kushi, el azúcar blanco refinado libera glucosa a la sangre, produciendo una explosión de energía. Pronto acaba la euforia al bajar el nivel de azúcar, causando melancolía, pensar disperso, confusión, pérdida del sentido de dirección en el espacio, depresión, En gral. baja la vitalidad y el vigor. produce caries, cataratas, pulso irregular, quistes, tumores. El exceso de azúcar en sangre se convierte en grasas ácidas y es factor principal de diversos tipos de cáncer, diabetes, esquizofrenia etc.  Estos efectos negativos del azúcar blanca los comparten el azúcar negra, marrón, melaza, azúcar de fruta. La MIEL DE ABEJA puede causar pérdida de claridad, mental, conducta indolente. Su consumo crónico, nos dice Kushi -después de decenas de años de observación- puede desarrollar creencias místicas y esotéricas en torno a una fuerte figura femenina. 

    Si se necesita endulzar es preferible la miel de arroz fermentado o Amazake.

    En fin, que si en este artículo se trata de juzgar la alimentación de Juan tratándola como su alimentación permanente, cabe decir que es una locura. Si es  un ayuno temporal, un retiro espiritual,, en un desierto sin  otras posibilidades, puede ser de mala a soportable, y creo que no le ayudaría.

    Si se estudian los evangelios de Mateo y Juan en griego original, y se comparan, creo que hay un matiz que les diferencia.  Uno tendería a considerar esta alimentación como permanente; en el otro, más bien, como ocasional. 




  2. #2 Arixo 02 de dic. 2016

    Miel silvestre:

    Desde luego esta dieta de Juan debió de ser temporal. Sea con algarrobas, o sea con langostas. Una alimentación totalmente escasa propia de un ayuno duro en cuanto a diversidad, Un ayuno fuera del tumulto social para recogerse espiritualmente como se ha hecho en casi todas las culturas, sólo que bastante dísparatado, claro que el desierto no tendría muchas opciones.

    Si comía algarrobas (yin) y miel (yin extremo) , el desequilibrio es total, yin + yin extremo,  y le lleva a uno a la ennfermedad.

    Si comía langosta (quizás yang), se equilibra algo más, pro no veo que este ayuno de langostas le ayudara espiritualmente. 

    En medicina naturista europea, y en vegetarianismos tradicionales, de la India, por ejemplo, se tiene a la miel como producto natural  muy aconsejable,  y muchos amantes de lo dulce -vegtearianos, naturistas, o la persona corriente-  ya cuentan con un pretexto para empapuzarse de dulce acompañando casi todo con miel (como a beber -en vasco se dice comer- leche y lácteos en grandes cantidades, siendo también perjudiciales, en especial el queso). Yo lo sé porque  me sucedió a mí, con el queso, las cuajadas de oveja, y, aunque no consumía azúcar blanca,  la ración de miel diaria con la que acompañaba cuajadas, yogures o queso.

     En realidad la miel es yin extremo y perjudicial  casi a nivel del azúcar blanco. Según Michio Kushi, el azúcar blanco refinado libera glucosa a la sangre, produciendo una explosión de energía. Pronto acaba la euforia al bajar el nivel de azúcar, causando melancolía, pensar disperso, confusión, pérdida del sentido de dirección en el espacio, depresión, En gral. baja la vitalidad y el vigor. produce caries, cataratas, pulso irregular, quistes, tumores. El exceso de azúcar en sangre se convierte en grasas ácidas y es factor principal de diversos tipos de cáncer, diabetes, esquizofrenia etc.  Estos efectos negativos del azúcar blanca los comparten el azúcar negra, marrón, melaza, azúcar de fruta. La MIEL DE ABEJA puede causar pérdida de claridad, mental, conducta indolente. Su consumo crónico, nos dice Kushi -después de decenas de años de observación- puede desarrollar creencias místicas y esotéricas en torno a una fuerte figura femenina. 

    Si se necesita endulzar es preferible la miel de arroz fermentado o Amazake.

    En fin, que si en este artículo se trata de juzgar la alimentación de Juan tratándola como su alimentación permanente, cabe decir que es una locura. Si es  un ayuno temporal, un retiro espiritual,, en un desierto sin  otras posibilidades, puede ser de mala a soportable, y creo que no le ayudaría.

    Si se estudian los evangelios de Mateo y Juan en griego original, y se comparan, creo que hay un matiz que les diferencia.  Uno tendería a considerar esta alimentación como permanente; en el otro, más bien, como ocasional. 




  3. Hay 2 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba