Autor: Martín Almagro Gorbea
lunes, 12 de septiembre de 2016
Sección: De los pueblos de Celtiberia
Información publicada por: SALA
Mostrado 1.892 veces.


Ir a los comentarios

DE LA ÉPICA CELTA A LA ÉPICA CASTELLANA. LA LITERATURA COMO NUEVO CAMPO DE ESTUDIOS DE LA HISPANIA CÉLTICA

Se analizan los elementos celtas en dos obras literarias: Cantar de Mio Cid y Romance del Conde Arnaldos. Se aportan abundantes paralelos en tradiciones celtas. Además, se destaca la importancia de los estudios literarios como otra vía de investigación de la Hispania celta.


http://dadun.unav.edu/bitstream/10171/21256/1/01.%20MAG.pdf



Más informacióen en: http://dadun.unav.edu/bitstream/10171/21256/1/01.%20MAG.pdf


No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 Sotero21 15 de sep. 2016

    Para completar las veces que Cid vio en las aves presagio de infortunio, cuando salen sus hijas y yernos de Valencia.

    2615 - Violo en los avueros el que en buen ora cinxo espada

    que estos casamientos non serién sin alguna tacha;

    no s''''puede reprentir que casadas las ha amas.

    El Cid ve los agüeros al comenzar un viaje o en momentos de transición. La corneja es un ave que representa el papel de guía del camino en la tradición grecolatina y medieval.

     El Cid no solo cree en los agüeros, sino que toma medidas si son adversos. En el primer caso y según relata El Cantar :

    13 Meció mio Cid los ombros e engrameó la tiesta

    - ¡Albricias Álbar Fáñez ca echados somos de tierra!

    Es decir meneó los hombros y sacudió la cabeza. Con estas acciones conjura el mal presagio. Este acto es congruente con la costumbre romana de negar el mal presagio "abominari, omen exsecrari" e incluso modificarlo con fórmulas adecuadas.

    En la segunda ocasión, envía a su sobrino Félez Muñoz, que salva a las jóvenes de una muerte segura.

    En muchas partes de Castilla, León, en  las Extremaduras, se  tenía por mal agüero escuchar el canto de la lechuza desde la cama o que se posara un mochuelo en el alero. Los enfermos no han oír al cuervo. Si los cuervos revolotean sobre la casa del enfermo, morirá pronto. Los viejos consulta al cuco cuántos años han de vivir. Las avefrías predicen las nevadas.

    Que El Cid fuera buen augur siguiendo la tradición "celtíbera" es razonable siendo de donde era. Al fin y al cabo uno no cambia de "escuela" teniendo una mejor.

    Un cordial saludo a SALA y Servan

  2. Hay 1 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba