Autor: Medraina
jueves, 16 de julio de 2015
Sección: Antropología
Información publicada por: Medraina
Mostrado 3.464 veces.


Ir a los comentarios

Cazadores y recolectores

Simplista visión/opinión acerca de la herencia recibida por las sociedades cazadoras y recolectoras.

Hace 10.000 años que el hombre dejó de ser un animal cazador - recolector para convertirse en ganadero y agricultor. El mundo ha cambiado y esta compleja sociedad aun conserva parte de aquella antigua actividad en sus genética.

Sería muy aventurado y simplista aplicar estos roles al hombre actual. Somos millones los que habitamos la tierra y hemos evolucionado lo suficiente como para que se entremezclen otras variantes en las personalidades. Sin embargo, mantengo la teoría que en el fondo de nosotros quedan restos genéticos  de aquella sociedad de hace 10.000 años.

Van dos ejemplos aplicados al siglo XXI.

Agapito Moreno, 40 años, divorciado, 1 hijo pre-adolescente, contable en una gestoría, se pasa la semana del trabajo a casa y de casa al trabajo, su vida es ordenada  metódica. Los fines de semana que le toca cuidar de crío (al que adora) los pasan en casa jugando al tríbial, viendo fútbol y jugando con el mocoso a la consola. Los fines que no ejerce de padre, queda, eventualmente con algún compañero de trabajo que, intenta buscarle novia. 

Vegetariano convencido, está en contra del maltrato animal, tiene perro, gato y periquito, una vez al año se va de retiro espiritual a cierta casa rural donde hace la salutación al sol a las 6 de la mañana y se atiborra de calabacines macrobioticos para almorzar, comer y cenar.

Agapito Moreno es el ejemplo claro del recolector prehistórico, lleva una vida tranquila y sin complicaciones emocionales, recoge lo que encuentra y acepta lo que tiene.

Filomena Redruejo (Filo para los amigos) tiene 36 años, soltera convencida, comercial en una agencia inmobiliaria se levanta a las 7 de la mañana, se toma un café rápido y siempre llega tarde a todas partes, come donde le pilla y nunca sabe como terminará su día. Visitas inesperadas a media mañana, clientes pesados y la incertidumbre de saber si ese día venderá algún piso... termina su jornada haciendo Zumba en un gimnasio de barrio para descargar la adrenalina y relajar la vista con su hormonados compañeros de sala.

Los fines de semana sale con sus amigas a cenar, a bailar y a buscar parejas eventuales que le alegren el cuerpo durante una temporada, parejas de las que se acaba cansando en el momento que intuye que quieren una relación seria.

Filomena es una cazadora, busca, acorrala, caza su presa  y se alimenta de ella.

Cómo decía al principio esta es una visión muy simplista de la realidad y de como es el ser humano hoy en día, complejo y con miles de variantes en sus genes, porque las sociedades evolucionaron a la ganadería y la agricultura, luego llegaron las civilizaciones, la escritura, y el ser humano se segregó,  evolucionamos en tecnología y ciencia.  Sin embargo mantengo que la esencia humana sigue siendo la misma.


Más informacióen en: http://medraina.blogspot.com.es/2013/09/hace-10000-anos.html


No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 Uma 16 de jul. 2015

     Es que la  vida que llevamos ahora es más bien contranatura: estamos hechos genéticamente para correr , para pensar y experimentar en la búsqueda de soluciones tecnicas  ,para comer menos de lo que comemos.  No estamos hecho para estar 8 horas sentados en un sillón,o para estar varias horas triturando mijo en un molino de mano. Aunque viendo algunos programas de televisión parece que ha habido mutaciones :-)) Tampoco estamos hechos para vivir más de 40 años. Es decir ,somos cazadores -recolectores contrariados 

    De todas formas, la vida de los ancestros sería más diversa materialmente y emocionalmente de lo que pensamos.Habría zonas más abundantes que otras y habría lugares y circunstancias que tendrían a la gente en un brete todo el día,como pasaba con los  inuit hasta el siglo pasado :siempre temblando ante la posibilidad de que no hubiera caza suficiente para poder pasar el invierno.Es decir,que no sé si el recolector es de por sí plácido.

     En los trabajos de los etnólogos ,antropólogos y viajeros se vé que la variedad de personalidades  es muy grande incluso en los grupos humanos más pequeños

    No sé si tiene mucho que ver con el artículo ,pero es la reflexión que me ha surgido

  2. #2 Medraina 17 de jul. 2015

    Hola Uma, pues claro que tiene mucho que ver tu reflexión :D 


    Ya iniciaba el artículo diciendo que era una visión muy simplista, tanto como dividir el comportamiento humano a solo dos tipos; Tienes toda la razón que nos hemos convertido en cazadores/recolectores a contra-natura,  es la evolución del homo sapiens al homo gilipoyensis, exactamente lo que quería transmitir pero en metáfora.

    Salud,

  3. #3 Llug 17 de jul. 2015

    Hombre, vale que las frutas y las raíces no salen corriendo, pero no veo por qué la vida de los recolectores ha de ser más carente de emociones que la de los cazadores, porque también habría que escapar de los leones :)

  4. #4 Shalina 17 de jul. 2015

    Aparte que pueda ser contra natura la forma de vida actual (aunque también el ser humano ha ido evolucionando), lo que ahora se ha producido es una autentica "involucion" del ser humano en cuanto a sentido común, respeto, valores y se da excesiva importancia a los caprichos en vez de ser responsables. Yo creo que muchos sabeis a lo que me refiero: estoy harta de oir a gente quejarse de que no puede vivir con lo que gana porque no me puedo ir de vacaciones, o no me puedo comprar ropa.... Que pensarían de nosotros los humanos prehistóricos si nos oyesen... jajaja que estamos locos !!

  5. #5 alevin 17 de jul. 2015

    Estoy seguro de que nuestros antepasados prehistóricos llevaban una vida tan estresada como la nuestra. Siempre pendientes de que no faltase la comida diaria; de que lloviese cuando debe; de que las fieras no asustasen a la caza condenando al hambre a la tribu; defendiéndose de esas mismas fieras o de tribus vecinas; que decir de su reacción ante fenómenos como eclipses o cualquier hecho que se saliese de la rutina.

    Por otro lado sus necesidades serían las básicas de alimento, sexo, procreación, seguridad y confianza en un ser superior. Supongo que su felicidad sería, al atardecer, con el estómago lleno, gozar de la compañía del resto de la tribu y de vez en cuando entonar canciones monocordes acompañadas del ritmo producido por el golpear entre dos objetos, mientras que bailarían moviéndose tal que nuestros jóvenes hoy, pero con miles de vatios menos.


    Ilustración de la historieta de un hombre de las cavernas se inclinó muscular o troglodita en un taparrabos de piel animal, blandiendo un garrote de madera y piedra con punta de lanza aislado en blanco Foto de archivo - 18169209

  6. #6 Uma 25 de jul. 2015

    No sé (supongo que esto es algo que se debate en el mundo científico ) cuanto influyen  los genes en el comportamiento ,pero también es verdad que cada sociedad fomenta un tipo de valores en función de lo que necesita.por ejemplo,en pueblos cazadores-recolectores como los bosquimanos,se valora la capacidad   de compartir y se castiga socialmente el deseo de sobresalir .Son grupos muy pequeños y la colaboración y la sociabilidad son muy importantes.Sin embargo en pueblos que han desarrollado una sociedad con estamentos y con élites ,aunque sean muy rudimentarios,puede haber ya un impulso al deseo de competición.Eso llega al paroxismo entre los indios de la costa NO americana ,donde el desafío y la fanfarronería entre los grandes jefes (big men) pueden parecer  casi patológicos .Claro,eso es entre las  elites y participan de ellos los que quieren también alcanzar un puesto de prestigio.Había  un rudimento de clases pero había posibilidad de ascender y cambiar de esatus.

    Nuestra sociedad actual ,con los valorees heredados del capitalismo y la sociedad de consumo del mundo norteamericano prima la competición,ser lo más ,el triunfo y el exito social por encima de todo   caiga quien caiga

  7. #7 erudino 25 de jul. 2015

    Totalmente de acuerdo con vuestras opiniones yo lo que veo es una sociedad, la "civilizada", a nivel mundial, que arrasa con todo lo que hay en su camino, sean vidas humanas, sean recursos naturales, sean paisajes, sea lo que sea.

    Es decir, esa sociedad que se ha dotado tecnológicamente de todo los adelantos y siempre le gusta ir a la moda en aplicaciones, modelos de tfono móvil, etc... y que desconoce de dónde provienen las materias primas que sirven para su fabricación y cómo se obtienen, generalmente explotando y esclavizando a sociedades menos "avanzadas", a las que se paga con migas de pan.

    Caminamos hacia la autoextinción de ese "homo gilipoyensis" del que habla Medraina, que define Shalina, y que retrata Alevín, y que sobrevive desde la prehistoria a día de hoy, saliendo por la puerta y diciendo: Pepa, no me espères levantada que tengo final de mus con los amigos..! y que a las 3 de la mañana canta y baila copa de mus en una mano y copa de pócima mágica en la otra.

    La pregunta que yo me hago: ¿estamos preparados para nuestra propia autoextinción?, ¿para sobrevivir a ella (quiénes y cómo)?, ¿surgirá un nuevo "homo" de ella o la naturaleza se habrá cansado de tantas evoluciones inútiles?, ¿para qué investigamos nuestro pasado si luego no somos capaces de aprender de él?

    Miramos el tfono móvil, las aplicaciones que contiene, miramos el ordenador, la TV, miramos... pero no vemos... y mucha vida humana (cercana y lejana) está desapareciendo ante nuestros ojos en una extinción solapada y semi-consentida.

    ¿Seremos capaces de frenar, ver y detener todo ello o seguiremos inmersos en nuestro propio mundo, cada vez más EGO-ista, y dejaremos que "la vida" siga su curso?

  8. Hay 7 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba