Autor: xabres da teixeira
lunes, 26 de mayo de 2008
Sección: Artículos generales
Información publicada por: xabres


Mostrado 5.678 veces.


Ir a los comentarios

Paseo Arqueologico

Arqueologia por el alto Minho

 A VUELTAS CON LOS
CASTROS DEL NORTE DE PORTUGAL.-

 

Este domingo pasado, salimos a dar una vuelta, sin rumbo
definido, y por lo tanto, nada preparados para patear los montes y roquedos.

 Cuando estábamos
sacando el vehículo del garaje, decidimos acercarnos a Valença do Minho, con el
fin de hacer acopio de unas cucharillas para la pesca de la trucha, que solo
localizo aquí y con las cuales me gusta pescar, pués ya es sabida la superstición
de los pescadores. No hay que darle oportunidades al río de que nos diga que
somos malos, hay que tener argumentos para echarle la culpa a los aperos.

 Una vez en Valença,
decidimos bajar por la costa hasta cualquier punto del Atlántico portugués y
pasar el día por allí.

 Al llegar a Vilanova
de Cerveira, nos desviamos por una carretera recién hecha, para ver por donde
nos llevaba.

 Después de unos kilómetros
de carretera, nos hemos encontrado con un cartelón que anunciaba unos
yacimientos rupestres (Gravados Rupestres), y decidimos averiguar donde estaban
y la posibilidad de verlos.

 En la primera salida
de la vía por la que nos desplazábamos, encontramos el sugerente nombre de
Vilar de Mouros.

 Era un buen comienzo
para ver el magnifico valle de dicha ciudad, regado por el río Coura, cerca ya
de su desembocadura.

 En un bar del pueblo
preguntamos, si el nombre (Mouros), estaba relacionado con alguna leyenda o algún
castro y pronto nos indicaron que cerca había uno, y que estaba bastante cerca
de la estación rupestre. Todo en la aldea de Lanhoso..

 Subimos al castro,
que indudablemente está coronado por una ermita, que lo cristianizó. El castro
está totalmente abandonado y parece que nunca fue escavado, aunque según nos
dijeron, mucha gente había intentado localizar el tesoro abandonado por los “!Mouros”.
Desde la cima del mismo la vista es francamente interesante, se ve un buen
tramo del Miño, y parte de la desembocadura, con el monte Tecla al otro lado.

 Subo una fotos, donde
se ven restos de paredes, y alguna cazoleta o “pia”.

 En la aldea de
Lanhoso, comimos en una casa de turismo rural, el equivalente, con el nombre de
“Casa da Anta”. Parece que en donde está ahora la misma, había un Anta o
Dolmen. El propietario  nos enseñó unas
piedras con forma de pila, que al parecer tienen por sarcófagos. En mi
ignorancia no me pareció tal, mas bien parece lo que los paisanos de antaño
llamaban “maseira”, donde ponían la comida a los cerdos.

 Eso sí, al lado de la
casa, a menos de un kilómetro, y dentro del casco del pueblo, encontramos “A
LAJE DAS FOGAÇAS”, con  treinta y nueve
gravados, algunos ya casi no se distinguen y otros en regular estado de
conservación. Eso sí sin control ninguno por parte de las correspondientes
autoridades  y en estado no muy malo
debido a que está dentro de una finca privada. Una vieja fabrica de fuegos
artificiales.Las figuras está relacionadas en un pequeño librito escrito por
Castro Guerreiro, cuyo titulo es:CADERNOS DE VIAGEM- LANHELAS.

 También subo fotos, y
procuraré dar mas detalles, sacados del libro.

 Por cierto, también
visitamos lo que está señalado como puente romano, y un trozo marcado como vía  XIX. Interesante zona, si señor.

Escribe aquí el segundo bloque de texto de tu artículo


Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


    No hay más información.
    ...0

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba