Autor: Onnega
viernes, 23 de mayo de 2008
Sección: Toponimia
Información publicada por: Onnega
Mostrado 36.058 veces.


Ir a los comentarios

Cuatro carros en Os Coruxos

Encaje de camariñas e hilvanes varios sobre derivados romances de QUADR- y QUART-

1. CARROFEITO

Almeida Fernandes y Cabeza Quiles proponen para la toponimia Carro(s) o Carrofeito… una base prerromana KAR-, “piedra”. El compuesto Carrofeito sería para este último autor una formación híbrida en la que interviene el latín fractum (> freito / freto), “roto”.

La etimología más verosímil, sin embargo, y a la vista del siguiente ejemplo, parece apuntar hacia un compuesto de origen latino QUADRUM FICTUM, QUADRUM FRACTUM.

“et de alia pars del quadru fictu de suma Ripiella usque ad illo quadro fictu a la lacuna ad illo orto, de illo fictu de illo orto usque ad illos quadros qui sunt fictos in campo. Ipsos fictos sunt rubios antiquos”, 994, Cardeña (CORDE).

Aquí el significado de QUADRUM es “hito, mojón, piedra de forma cuadrada”, aunque encontraremos derivados romances de las bases QUADR- y QUART- con otras acepciones que veremos más adelante.

Mientras en el documento de 994 se usa todavía el término original, en realidad ya se había producido la reducción KWA > KA. También se consideró como heterosilábico el grupo DR, lo que produjo la asimilación de la D, ahora en posición implosiva, a la vibrante siguiente -D/R- > RR, KWADRO > KARRO:

“per terminos de rio Couo et inde per pedra de Lubrizium. et inde per aqua de Nida. et inde per ternum [abr. terminum] de Carro Freito”, 936, Caaveiro (CODOLGA).

“aliam bogam [muga] ad illam pinnam rotundam extremum salubrarem ex parte carro freto”, 1103, documento editado por Ubieto Arteta (CORDE).

Un “carrofreito”: Menhir de Canto Hito 2 (Palencia) fotografiado por Cromlech

Lo que complica un poco la etimología es la hominimia con carro, “vehículo”. Resulta difícil dilucidar en estos documentos si se trata de un puerto por donde pasaban carros o si es un puerto donde había menhires, marcos de deslinde o miliarios: “et inde per mamoa de Coruiti et inde per castro Podamio et inde per porto de Carros”, 1157, Monfero (CODOLGA); “per aquam de Homezyeyro ad supradictum marcum de Porto dos Carros”, 1232, Meira (CODOLGA).

Aprovechando el Ducange en línea http://ducange.enc.sorbonne.fr/ cómodo para consultar cadenas fónicas, veamos un momento las posibilidades del segmento QUART-, que evolutivamente se comporta de la misma forma que QUADR-. Tomemos por ejemplo el término QUARTAGIUM, “Quarta pars vel vindemiæ, vel aliarum rerum, quam sibi contra jus asserebant domini feudales”, ¿no sería este impuesto abusivo lo que acabaría generando el término gallego carraxe, “irritación, enojo”? La misma evolución fónica QUART- > CARR- se registra en Italia, en toscano y sardo: quarra, carra, medidas equivalentes a una cuarta parte de otra (1).

2. COURELA, COIRELA

El Padre Santa Rosa de Viterbo en el siglo XVIII (Elucidário) supuso equivalentes courela y quadrela; Piel se suma a esta idea y la hace extensiva a la medida para áridos quairam (medieval: quaira de triigo) > queira, remitiendo estos términos al latín QUADRUS. Como también se barajan propuestas prerromanas, Almeida propone para Courelha la base indoeuropea KAR-, “piedra”, y queira se quiere retrotraer al árabe kayl, parece necesaria una revisión del problema (2).

Courela en portugués es una “parcela de terra cultivada, comprida e estreita” (3). Las primeras documentaciones del término son tardías, hacia el siglo XIII, y predominan las formas quayrela y coyrela con el sentido lato de parcela de tierra asignada:

“chantando vinhas e olivaaes e pomares e rompendo [labrando] bem e fielmente cada huum as coyrelas que lhe forem assiinadas”, siglo XIV (4).

En la toponimia asturiana se conserva mejor el topónimo originario, Cuadriella: “En el año de 1307, para poblar el concejo de Castropol se repartió el territorio en zonas llamadas quadriellas, que fueron adjudicándose a las personas beneficiadas (5). García Arias en su web de toponimia asturiana recoge la forma e insiste en este aspecto de la parcelación (6).

El tipo de propiedad se denominaba “heredat de quadriela” en el Fuero de Cáceres, c 1234-1275 (CORDE), y en principio comenzó siendo un terreno que otorgaban los cuadrilleros (jefes de una compañía militar) a un soldado como recompensa por la conquista de un territorio (7).

La evolución fonética en portugués pasa por la vocalización de la d en posición implosiva CADRELLA > CAIRELA, “no Castelo duas Quayrelas”, 1274 (8), siendo posterior la forma coirela (hacia el siglo XIV) y la forma alternante courela más tardía, hacia el XV: “huum lagar d’azeite com todas suas casas e com quatro courellas de ollivaaes”, 1440 (9).

El documento siguiente garantiza completamente la equivalencia, pues la pone de manifiesto al hacer constar el término original en su título “De quartello terre…” y en el cuerpo el evolucionado “quarrellum terre, qui est in capite ville sancti Georgii, super viam que ducit Marcillei” (10). El país vecino habría utilizado también una fracción ¼ para sus parcelaciones. Étimo, por cierto, que a la vista de lo expuesto me parece mucho más apropiado para cortello (cuadra) < quartellum, que la propuesta que lo considera diminutivo del latín cohortem > corte.

3. CORUXO

Los cruces de dos vías principales, o el lugar de donde salen cuatro caminos a las afueras de un asentamiento, recibían en latín el nombre de QUADRUVIUM, que ha proporcionado resultados romances en toponimia como Carrouge (Suiza), Carouge (Suiza, med. Carrogium 1248), Codroip (Friul, Italia), Corrubio (Verona, Italia), KARUBIUM (640) / QUAROBIE (1181) / QUAROBIO (1224) en diversos testimonios medievales de nuestros vecinos franceses, y un interesante “Usque ad carrubeolum S. Andreæ, per quem descenditur ad Quardam” (Ducange, entrada QUARDA, v. también Ducange, entrada QUARROGIUM, “Quadrivium significatur, a veteri Gallico Quarouge et Quarroge”).

En relación con los quadruvios cabe destacar que Segismundo, rey de los burgundios fue coronado en uno en 516: “Sigismundus apud Genavensem urbem villa Quadruvio jussu patris sublimatur in regnum”. También que, aunque es un hecho bien conocido, la Iglesia condenaba los cultos paganos que tenían lugar en ellos: “si ad fontes vel ad cancellos in quadruvio vel ad arbores vota redderit aut sacrificium obtulerit [...], V annos poeniteat et eleemosynam” (POENITENTIALE HUBERTENSE).

Aquí, en la península, se hace extraño que no haya dejado rastro con la red viaria romana que hubo. Pienso que cuando menos el frecuente topónimo Coruxo / Corujo, y derivados (Coruxeiras), más que hacer referencia a lugares donde se pueden encontrar lechuzas, serían formas provenientes del latín QUADRUVIUM. Así, en un documento de 1698 se especifica que el Coruxo vigués está en, o forma, un pasaje: “en el Pasaje de Corujo, qe. es enel trno. de la Villade Bigo”.

La evolución es de lo más sencilla, en primer lugar recordemos cómo QUADRAGESIMA > CORESMA en gallego-portugués, lo que apoya sin lugar a dudas el paso KWADR- > COR-. La cadena fónica siguiente -UUIU(M) evoluciona consonantizando la wau (-UBIO) o consonantizando la yod (-UGIO > -UXO / -UJO), igual que en ARAUgIO > ARAUXO / ARAUJO.

Pero lo cierto es que nada garantiza esta hipótesis, pues los documentos antiguos presentan la forma ya evolucionada: Corugium, Corugiario desde el siglo XI. Sería conveniente el auxilio de la arqueología para confirmarla. En Asturias: Las Curuxas, Curuxes, La Curuxona, Curuxeo, El Curuxíu, La Curuxera.

En la zona arabizada de la península encontramos el topónimo Garroba, Garrobo y diminutivos (Garrovillas, Garrovilla), no sería la primera vez que un hito del paisaje se transforma en un fruto (cfr. mamblilla, “túmulo” > mambrilla > Membrilla / Membrilleja). Una somera revisión de la situación de Garrovillas de Alconétar, la Garrovilla de Badajoz y el Garrobo sevillano, en puntos importantes de la calzada romana, sugiere que estos topónimos son deformación por influjo árabe de un antiguo *CARROVIA / *CARROVIO. En Suiza (11) los avatares de algún quadruvium fueron exactamente igual que en España: uno de ellos se denominaba Quatruvium villa, Carrho o villa Carro en 1195, y el autor añade que “il peut aussi s´agir du carre, meinier”; otro figura como Quarrouiz o Quarroggi en el siglo XIV y en el emblema de la villa se ha decido plasmar un algorrobo, por motivos obvios, y sin mediación árabe.

La entrada del Ducange QUARROGIUM remite al final a un “Carrouellum”, diminutivo como el que señalamos antes (carrubeolum), documentado en 1766 por Pierre Carpentier, lamentablemente no está completa esta sección del vocabulario. Aún así parece pertinente reconsiderar topónimos como Carroviejo y Carraovejas, a pesar de las varias homonimias que plantean, con carro < QUADRUM (menhir, mojón), y con carro / carra abreviatura de carrera (camino), tan frecuente en la toponimia peninsular.

Otra posible evolución de QUADRUVIUM podría ser el curioso Covarrubias, tal vez formado sobre una forma bajolatina *QUADRU+VIAS > KWARRUBIAS --> COVARRUBIAS por etimología popular. El afán del hablante por encajar formas opacas en su lengua provocaría que lo que se entendía como sustantivo (cova / cueva) se pluralizase para concordar con lo que parecía el adjetivo “rubias”, de ahí que en algunos documentos figure como “cueuas rubias” o “Cobasrrubias” (CORDE). La situación del lugar, en zona de calzada romana (12), podría señalar un importante nudo de comunicaciones que habría aprovechado un antiguo camino bordeado, como es usual, por túmulos o “mamblas”:

- “donamus tibi filia nostra Urraca in donis Covarruvias cum suis terminis, videlicet de Semitario antiquo, de Manoblas”, 978 (CORDE)

-“Cofasrubias cum terminis suis, videlicet, de valle de Area usque ubi descendit in flumine Aslanza; et de alia parte: de semitario antiquo de Mamlas”, 972 (CORDE)

Por lo menos tenemos un caso seguro en Fuentelcesped (Burgos): “dixo que sabia el que Fuenteçesped que tenia terminos e que el iria amojonar por donde ivan otros tiempos, los quales eran estos: el primero mojon de Xoquera a la Boca de Corrubio e alli señalo este testigo un mojon por mandado del dicho alcalde e dende que iva a otro mojon que llaman las Peñueelas e dende iva el valle arriba derecho a Colladillo de Valdecorrubio”, 1326 (CORDE).

4. CORRUPIA

Para la fiera corrupia Eladio Rodríguez sugirió una etimología a base de correr y pie; en esto último no estaba muy desencaminado porque, llegados a este punto, no nos costará adivinar que la frase “fiera corrupia” no es otra cosa que la versión romance del taxón medieval bestia cuadrupeda, palabreja que por incomprensible no hizo más que disparar la imaginación de la gente generando un ser imaginario y terrible.

-----------------------------

(1) En sardo logudorés kárra, karrítta y en campidanés kwárra, “medida de capacidad para cereales etc igual a 25 litros; en toscano antiguo quarra ‘una medida equivalente a la cuarta parte de una onza’. ML Wagner, La lingua sarda, 1950, disponible en http://www.sardegnacultura.it/documenti/7_4_20060330171122.pdf

(2) L Seabra Lopes: “Sistemas legais de medidas de peso e capacidade, do Condado Portucalense ao século XVI”, Portugalia, XXIV, 2003, pg. 113-164. Disponible en http://ler.letras.up.pt/uploads/ficheiros/3876.pdf

(3) MJ Sánchez Fernández: “Apuntes para la descripción del español hablado en Olivenza”, 1997, en http://paseovirtual.iespana.es/congreso/olivenza2.pdf

(4) Saúl António Gomes: “Um manuscrito iluminado alcobacense trecentista: o “Caderno dos Forais” do Couto”, en http://ler.letras.up.pt/uploads/ficheiros/4442.pdf

(5) JJ Pardo y Pérez-Sanjulián: “San Esteban de Piantón, A Veiga, en las tierras del Eo al Navia. II”, 2007, en http://www.riadeleo.com/index2.php?option=com_content&do_pdf=1&id=45

(6) JL García Arias, http://mas.lne.es/toponimia/index.php?leer=62

(7) Para más detalles sobre este sistema de reparto de tierras: JF Powers, Townsmen and Soldiers: “The Interaction of Urban and Military Organization in the Militias of Mediaeval Castile”, Speculum, Vol. 46, No. 4 (Oct., 1971), pg. 641-655. También disponible en http://libro.uca.edu/socwar/sw4.htm

(8) Inventário dos bens de reguengo que o mosteiro de Santa Eufémia possui em Carapito, documento 61 de los recogidos en http://pisapapeis.no.sapo.pt/TeseMest_PDF/MJHR_2EdFin.pdf

(9) Documento 2 del apéndice documental del trabajo de MJ Azevedo Santos, “O Azeite e a vida do homem medieval”, en http://ler.letras.up.pt/uploads/ficheiros/4432.pdf

(10) Cartulaire de l'abbaye de Saint-Père de Chartres, documento LXXX.

(11) H Suter: “Noms de lieux de Suisse Romande, entrada Carrouge, en http://henrysuter.ch/glossaires/toponymes.html

(12) Véanse datos sobre el puente romano de Tordomar y el paso de la calzada por Barbadillo, entre los cuales se sitúa Covarrubias, en el trabajo “La via romana Ab Asturicam per Cantabriam Caesarugustam a su paso por la ribera burgalesa”, de R y JJ Calvo Pérez, en Cuadernos del Salegar, nº 38, 2003, disponible en http://mimosa.cnice.mecd.es/~jcalvo10/Textos-CdS/38-La%20calzada%20romana.pdf

Escribe aquí el segundo bloque de texto de tu artículo


No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 Cossue 04 de jun. 2008

    Que gozada la aportación de jfca. Me lo leo con calma, pero junto con lo ya expuesto atrás por Onnega, me alucina y me quita de mi error: yo tomaba las cruces en los cruces por cristinización de lo pagano, cuando más bien parece Paganismo puro y duro, común a buena parte de Europa occidental...

  2. Hay 1 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba