Autor: J.C. Bermejo/Alicia M. Canto
jueves, 22 de mayo de 2008
Sección: Eventos festivos
Información publicada por: A.M.Canto
Mostrado 31.951 veces.


Ir a los comentarios

Oligarquía y caciquismo en la universidad y la ciencia españolas

Anuncio de una conferencia en Madrid del Prof. José Carlos Bermejo Barrera, de la Universidad de Santiago, sobre este espinoso tema. Viene precedida por una inesperada polémica de estos días, a causa un artículo crítico suyo en la revista Arbor (emblemática del C.S.I.C.), retirado "cautelarmente" cuando ya estaba publicado y en red. Se complementa (7/06/2008) con un resumen breve de la misma.

Prometedora conferencia en Madrid del Prof. Bermejo Barrera:

"Oligarquía y caciquismo en la universidad y la ciencia españolas: una contribución al estudio del poder académico"

Tengo el gusto de anunciar, casi convocar, a la próxima conferencia del Prof. José Carlos Bermejo Barrera, de título "Oligarquía y caciquismo en la universidad y la ciencia españolas: una contribución al estudio del poder académico", que promete ser muy interesante, además de una excepción en el panorama general, en el que escasea la necesaria actividad crítica.

Tendrá lugar en Madrid, en el Instituto de Historia del CSIC (nuevo Edificio de Humanidades: c/ Albasanz, 26-28) el próximo jueves 5 de junio a las 12 h. Más abajo transcribo el resumen de la misma (de la nutritiva web compostelana Fírgoa), y unas pinceladas sobre el autor, con sus últimas publicaciones relacionadas con el tema. Un link da paso a quien interese a su web personal, con su CV y publicaciones.

Los "costistas", regeneracionistas irredentos y sin esperanzas, tendremos sin duda un gran interés en escucharle, aunque él, en función de la mayor generalidad del enfoque, seguramente no pueda detenerse en lo que pasa hace décadas en las calderas de las áreas de conocimiento y cátedras universitarias, muchas de ellas presididas por otros oligarcas y caciques, de semejante o incluso menor calibre científico que los políticos, lo que acaba afectando decisivamente, no sólo a la vida y derechos de seres humanos muy concretos, sino al propio conocimiento científico, con su consecuente impacto final en los alumnos y en la propia sociedad, que no están generalmente en condiciones de poder discriminar.

Creo que procede añadir que justamente en los últimos días ha saltado a los foros en red, y a la prensa gallega, lo que ha parecido un intento de censura (y a posteriori, lo que resulta más chocante) de un artículo del propio Bermejo, que fue publicado en el nº de mayo/junio de la revista emblemática del CSIC, Arbor. Se trata de un trabajo crítico con el método de investigación arqueológico oficial en Galicia, que la revista ha terminado por reponer en red, con una "retractación", de ayer mismo, que resulta casi más insólita que la propia "suspensión cautelar" de algo ya publicado (véase en el Índice, aquí: "Estrategias institucionales y retórica de la ciencia en un Grupo de Investigación Arqueológica Español: una contribución a la sociología de la ciencia [retractado]" (sic!, el que suele retractarse de algo es el autor), y el artículo aquí, provisto de una advertencia inicial que, sin duda, pasará a la posteridad, tanto por el intento mismo, como por su sorprendente confusión entre lo que es "original" y lo que es "inédito" (1), y no menos porque deja sin resolver la reclamación a la que apelaban para la suspensión, que citan en primer término (aparte de que, normalmente, para saber si un artículo es inédito o no, no hace falta convocar una "comisión de investigación independiente").

Toda la polémica en torno a ese artículo ayer repuesto, junto con los links a la prensa, puede seguirse muy bien en este link al citado portal de la Universidad de Santiago: http://firgoa.usc.es/drupal/node/39988

Indudablemente, el artículo mismo, así como la próxima conferencia, ya de por sí atractiva, se han beneficiado así de una alta cuota de publicidad suplementaria, sin duda muy inesperada para el autor, pero parece que también para quienes la han suscitado.

J.C. bermejo barrera, usc

(J.C. Bermejo Barrera, foto de Fírgoa)

Resumen

(de aquí) Tomando el título del célebre libro de Joaquín Costa, será objeto de esta intervención desarrollar una tesis según la cual las universidades y la gestión de la ciencia en España, aunque aparentemente están gobernadas democráticamente y con criterios de transparencia, en realidad ni están democráticamente gobernadas, ni atienden a la búsqueda del bien común en los campos educativo, político y económico y social.

Por el contrario, tal y como en su momento señaló Costa para la España de la Restauración, un sistema formalmente democrático se ha convertido en el patrimonio de unas oligarquías que utilizan criterios de gobierno y control de recursos profundamente antidemocráticos, procurando además hacer desaparecer la libre competencia y la libertad de expresión académicas.

Siguiendo los análisis de Fritz Ringer, Pierre Bourdieu y Randall Collins sobre la sociología de los grupos de intelectuales, aplicada en varios trabajos del autor, se trazarán tres etapas en el desarrollo de la universidad y de la ciencia española contemporáneas, centrándose en tres puntos: la estructura interna del poder académico, los condicionantes políticos de la vida académica ycientífica y las relaciones entre estos ámbitos y el de la producción económica.

Se distinguirán tres etapas: 1) la de la institucionalización de la universidad y la ciencia españolas, que se verá truncada por la Guerra Civil; 2) la marcada -a partir del primer gobierno socialista- por el incremento de medios materiales y humanos, y por el proceso de integración en las comunidades académicas internacionales; 3) la de patrimonialización y formación de oligarquías de funcionarios que, en nombre de la libre empresa, el desarrollo económico y el interés social, crean un discurso radicalmente falso en su manejo de los datos económicos, científicos y académicos, con el único fin de justificar su proceso de apropiación y desmantelamiento de unas instituciones que nunca llegaron a desarrollarse íntegramente.

AUTOR: José Carlos Bermejo Barrera (1952) es catedrático I+D de la Universidad de Santiago desde 1992. Trabaja en los campos de la religión y la mitología clásicas y de la teoría y filosofía de la historia.

Ha publicado 25 libros de investigación en esos dos campos, y sus trabajos de investigación han sido publicados en revistas de los siguientes paises: EE.UU., Polonia, Nueva Zelanda, Italia, Francia, Portugal y España, como puede verse en su Curriculum Vitae accesible en su página personal http://web.usc.es/~jcbermej/.

En el campo de los estudios de sociología académica y de la interrelación ciencia, economía y sociedad ha publicado últimamente los siguientes títulos:

- Ciencia, Ideología y Mercado, Akal, Madrid, 2006.

- La Aurora de los enanos: decadencia y caída de las universidades europeas, FOCA, Madrid, 2007.

- “La inconsistencia de las evaluaciones científicas:elogio del silencio”, Revista Internacional de Filosofía política, 27, junio 2006, págs. 169/186.

Edificio: Instituto de Historia del CSIC - Centro de Ciencias Humanas y Sociales

Rúa: Albasanz 26-28

Cidade: Madrid 28037
________________________________________

(1) "El director de la revista tendría que haberlo indicado en la publicación", dijo Puig [D. Miguel Ángel Puig Samper, director del departamento de publicaciones del CSIC], quien señaló que hacia él se dirige la "retractación", aunque precisó que el responsable de la edición del número, Juan Goberna, se lo había tenido que haber advertido antes. Goberna, antiguo investigador del CSIC, considera "sospechoso" y poco democrático lo ocurrido y dice que "original quiere decir que es del autor, no inédito". "Pueden alegar lo que quieran, pero ese es un argumento muy poco inteligente y discutible", dijo el coordinador del último número de la revista (aquí, in fine)

P.D.- Dados los precedentes y los consecuentes, es muy de esperar que la conferencia no acabe también "retractada"...

__________________________

Breve resumen de la conferencia “Oligarquía y caciquismo en la universidad y la ciencia españolas” (Madrid, CSIC, 5 de junio de 2008)

La duración de la conferencia, y la del debate que siguió (en total de 12 a 14.45), ya indican por sí mismas su interés, que no defraudó las expectativas, y a la vez justifican la imposibilidad de poder hacer un relato detallado. Dado lo apartado del actual Centro de Humanidades y Sociales del CSIC, y el ofrecerse en horario matutino, un auditorio de unas 50-60 personas puede considerarse satisfactorio. Creo que debe ser puesto de relieve que la conferencia fue organizada desde la sección de Historia Moderna y Contemporánea.

La parte introductoria la dedicó B.B. en primer lugar a los aspectos docentes, e incluyó referencias (salpicadas de alusiones a las respectivas fuentes bibliográficas y varias anécdotas) a: el origen medieval de las universidades; la consolidación del modelo moderno de universidades en las alemanas, durante el siglo XIX; las cuatro principales facultades existentes (Medicina, Derecho, Teologia y Filosofía); algunos prestigiosos docentes germanos, como Hegel o Kant, y los métodos de docencia al uso o su necesidad de publicar por sí mismos sus obras (caso también de Nietzsche); y copia posterior del modelo alemán por Francia, Reino Unido, Estados Unidos… Este modelo se basaba en la excelencia intelectual, en contratar profesores creativos y originales, capaces de generar por sí mismos conocimientos propios y nuevos, para lo que se les daba autonomía.

Es muy significativo, y genera explicaciones para lo que después pasó, el que este modelo alemán nunca llegara a implantarse en España. Entre fines del XIX y XX hubo personalidades notables aisladas (Unamuno, Ortega…) pero nunca unas verdaderas estructuras universitarias asimilables a las alemanas o europeas en general, debido, según él, al poder y control de la entonces Universidad Central (que, por ejemplo, era la única en la que se podía obtener el doctorado). Esto (unido a otros factores) explica el que a mediados de los 50 puedan coexistir en una misma universidad catedráticos e investigadores del máximo nivel, como Álvaro D’Ors, con otros que demostraron ser mediocres, o hasta auténticos indocumentados (con algunas anécdotas ilustrativas, como la de la "carrera de óbices", y dejaré en piadoso olvido a su protagonista).

Para introducir el aspecto de la investigación el conferenciante se apoyó en obras como The Decline of the German Mandarins: The German Academic Community 1890-1933 de Fritz K. Ringer (Cambridge, 1969), Homo academicus de Pierre Bourdieu (Paris, Minuit, 1984, aquí cap.V: ), en la coetánea y más célebre entre nosotros, de Alejandro Nieto (antiguo presidente del CSIC) La tribu universitaria: fenomenología de los catedráticos de la Universidad española (Madrid, 1984) y la más reciente de Randall Collins Sociología de las filosofías. Una teoría global del cambio intelectual (Barcelona, 2005). Bourdieu afirma, en la línea de Agustín de Hipona, que todo profesor se debate entre los dos motores del alma, la libido sciendi (“pasión de saber”) y la libido dominandi (“pasión del poder”), dando lugar, respectivamente a dos clases de académicos: los “profesores monjes” y los “profesores cortesanos” (según Brecher y Trowler, 2001: pero esta parte de la conferencia puede ser ampliada por el lector leyendo este largo artículo de B.B. , en el que se ejemplifica muy bien a lo largo de siglos la lucha entre la sumisión acomodaticia al poder/ortodoxia y las incomodidades, hasta peligros, de la libertad de pensar, con casos españoles como los de Unamuno, Ortega o Zubiri, así como el choque de la "tecnociencia" contra las Humanidades).

La natural necesidad de reconocimiento se compensaba antes mediante el prestigio académico o intelectual, que un profesor adquiría por la fuerza de la calidad de su trabajo científico, de su obra. Pero de unas décadas hacia acá, concretamente desde el final de la SGM, al tiempo que se entraba en la ciencia postacadémica y en la tecnociencia, marcadas por los criterios económicos y de “rentabilidad”, lo que se está imponiendo es la libido dominandi, por la que el prestigio intelectual ha sido sustituído por distinciones económicas y políticas.

Entró B.B. entonces en el tema del “anonimato” del científico, sumido en grupos o perdido entre una enorme masa de “trabajadores intelectuales”, cuya eficacia se mide en función de parámetros en los que la calidad ya no es importante, sino la cantidad. Se publican 3 millones de artículos científicos al año, la mayor parte de los cuales no son importantes (de hecho, en el MIT crearon un ordenador que era capaz de producir artículos y colarlos en revistas de rango A). Se cuenta el “paper” como unidad de conocimiento en sí mismo, cuando es sólo una forma de expresión del conocimiento, independientemente de su veracidad o importancia real. Por ello, según Collins –dijo– un artículo que no aporte nada nuevo tiene un 85% de posibilidades de ser aceptado, mientras uno que cuestione algo del conocimiento ortodoxo ve esas opciones reducidas al 10%. Por ejemplo, el número de recensiones y de citas de un trabajo cuenta positivamente, aunque éstas sean para despellejarlo. De ahí el axioma de que la evaluación no depende del contenido, sino del número de recensiones [añado: siendo que éstas en realidad no siempre, y en algunas ramas casi nunca, tienen valor científico, pues la mayoría son meros resúmenes con escaso compromiso crítico].

En conexión con ello, B. B. hizo una exposición acerca de cómo en el mundo avanzado el 80-85% del dinero que se invierte en I+D tiene un origen privado. Cuando en un país como España esa proporción se invierte, es porque carece de una red industrial, y la desproporcionada inversión pública es más bien una muestra de atraso científico. Un país cuya riqueza está basada en el ladrillo y el turismo no puede tener ni pretender, ni presumir, de mucho I+D.

2) Tras comentar algo sobre el, por fin teorema, de Fermat y la aún conjetura de Kepler, y sobre cómo, con los criterios de hoy día, seguramente ni Einstein ni Eisenberg serían contratados por alguna universidad, pasó a glosar la irracionalidad de la estructura universitaria española, sumida además en un sistema corrupto, oligárquico y nepótico. Partiendo de memorables casos [que algunos hemos conocido y podríamos corroborar] de cómo “se limpiaban los establos” de la Universidad Central mandando "a los sobreros a provincias” [dando así una idea de cómo se gestó el poder de algunos catedráticos que ejercen de prestigiosos "régulos" en su demarcación], comentó, respecto de la irracionalidad, diversos ejemplos de universidades inútiles por el número de sus alumnos, la multiplicación de los mismos títulos en áreas relativamente pequeñas, las facultades que mantienen licenciaturas con un solo alumno (sobre todo Filologías) y el excesivo número de profesores en general, en todas partes. En resumen, unas plantillas sin sentido y que cuestan carísimas al país. La Universidad necesita una reconversión urgente. En España se han reconvertido casi todos los sectores, pero a la Universidad nadie le mete mano en serio.

Pasando a la forma en la que se gestiona el dinero de salarios y el de investigación, aportó un dato muy inquietante, a partir del Informe del Tribunal de Cuentas sobre las universidades españolas (año 2003): a pesar de que, dijo, las universidades sólo mandan a auditar lo que quieren, el TC considera que el control y la liquidación de gastos de las universidades españolas son muy irregulares [en efecto, amplíese aquí, en este pavoroso resumen de febrero de 2008: “El Tribunal de Cuentas desconfía de la gestión financiera de las universidades públicas" , o el escandaloso caso de la Universidad de Vigo, marzo de 2008, aquí; el largo informe mismo se puede ver y descargar aquí].

Pasando al campo de lo oligárquico y nepótico, y adelantando que se iba a referir sólo a casos gallegos (pues "sólo los gallegos -dejó claro- se deben permitir criticar lo gallego"), y sin dar nombres, sólo alusiones a cargos, Bermejo dijo que, de 2000 profesores universitarios en Galicia, 18 controlan todo el dinero de investigación. Mencionó ejemplos de nóminas dobles (de 95.000, 64.000, 51.000 euros anuales, las de menos de 15.000 “no se ponen porque sería muy largo”), en las que se confunden simples servicios prestados a empresas con tiempo dedicado a investigación. Evocó altos cargos de la actual administración gallega, administrativa y universitaria, que nombran o conceden dinero a familiares (a veces mutuamente) y algunos ejemplos sumamente curiosos, como el de “un conocido investigador que se contrata a sí mismo como becario [¡!] de su proyecto, y después lo gestiona mediante una empresa de la que él mismo es el dueño”. Destacó que en el reparto de cargos y en otras esferas el buen entendimiento del PSOE, el BNG y el PP es apreciable. Fue muy celebrada por el público la anécdota de la Conselleira de Educación de la Xunta [que es Titular de Universidad], determinada a preguntar cada cinco años a las universidades gallegas por su número de premios Nobel [es un caso conocido, porque ella misma lo anunció nada menos que en una entrevista en El País, el año pasado, no me resisto al expressis verbis: P. Otro requisito será un número máximo de años para que los estudiantes terminen la carrera. ¿No puede llevar a los centros a bajar el nivel para aprobar a más gente? R. No, porque va a haber una evaluación y se verá qué resultados alcanzan esos titulados en el ámbito profesional. Se les preguntará: "¿Dónde están sus titulados? ¿Están al frente de una gran empresa? ¿Tiene usted algún Premio Nobel?"…]

Para terminar, Bermejo se refirió, de forma ya general, a cómo la oligarquía que manda [formada de la manera que se dijo] lo controla todo, son auténticos caciques que se dedican a fagocitar al Estado y el dinero público. Citó la “ley de hierro de Michels” (el sociólogo alemán) [ley que aclaro: "la élite buscará perpetuarse como tal a cualquier precio"… "la propia psicología de las masas hace deseable el liderazgo, puesto que son apáticas, y esperan que se les resuelvan los problemas; son agradecidas con el líder, y tienden al culto de la personalidad" véase más aquí] y el ocurrente “Efecto san Mateo” [definido así por el sociólogo R.K. Merton, a partir de Mt. 19.13: “porque a cualquiera que tiene, le será dado, y tendrá más; pero al que no tiene, aún lo que tiene le será quitado” [sobre ello recomiendo leer este artículo de 1991 de Mario Bunge].

De esta forma, siguió Bermejo, en nuestros tiempos, la Universidad, que había empezado a mejorar durante el primer gobierno socialista (1982-1986) gracias a la creación masiva de recursos humanos y económicos y a la nueva aproximación a Europa, al cabo de los veinte años está hundiéndose sin remedio. Finalizó leyendo su obrita (que más arriba cité) De commercio opusculorum secundum academicas mores (o sobre la circulación de obrillas según las costumbres académicas), tras todo lo cual recibió un nutrido y -a mi juicio- merecido aplauso.

Dada la hora que se ha hecho, casi no es posible que añada sino unas pinceladas sobre el debate. Sólo diré que escuché sólo dos intervenciones realmente críticas, formuladas por una pareja de oyentes, sociólog@s del CSIC (para mí lógicamente desconocidos) que, rozando él incluso la falta de cortesía hacia un invitado de la casa, requirieron del conferenciante “pruebas empíricas” de lo que había afirmado acerca de la corrupción académica en la Universidad española, y poco menos que notas de pie de página. Ante lo cual, los que llevamos décadas habitando en ella, incluso en varias de ellas y otras de fuera, no pudimos sino asombrarnos. No ya porque hay que saber diferenciar entre una conferencia y un congreso de expertos, sino porque ¡hará falta más “empirismo” que el vivido, oído, leído y sufrido! La respuesta de Bermejo estuvo a la altura y fue muy en su estilo, e imagino que altamente inesperada por ambos. Tras lo que se podría calificar como un “repaso”, a la exigencia de que no fuera tan pesimista (para no llegar a “cínico”) y que aportara alguna solución para la Universidad española, José Carlos Bermejo les dio dos, a elegir: “Que baje el Ángel Exterminador y las fulmine a todas” o “que venga el Espíritu Santo y nos ilumine". Por mi parte, como vengo pensando también hace muchos años, me quedo con la primera...

P.D.- B.B. dijo o recordó varias frases lapidarias, pero con ésta me sentí muy identificada: “Las teorías no se refutan, simplemente se mueren los que las defienden”, que creo admitiría una segunda variante al final: “o, alternativamente, se plagian”.

P.S.- Para curiosos: No hubo ninguna alusión al tema del famoso artículo de Arbor, aunque me dijeron después que don Felipe Criado Boado había escuchado toda la conferencia, desde el fondo de la sala.

Ítem final: A última hora he encontrado en red este breve guión, parece que redactado para la propuesta de la conferencia dentro del CSIC.

............................

ANEXO: SOBRE SEXENIOS Y ENDOGAMIAS

Desde 1989, el máximo indicador oficial de la calidad de la investigación en el ámbito académico español son los llamados "sexenios" (en tiempos, coloquialmente, los "gallifantes"), periodos de seis años que, de forma voluntaria, se someten a evaluación por la CNEAI (Comisión Nacional de Evaluación de la Actividad Investigadora) mediante una serie de comisiones y de parámetros internacionales. Los sexenios se consideran tan importantes que en la LOU del PP de 2001 el único requisito que se exigía a un catedrático para poder formar parte de las comisiones de Habilitación para cátedras era tener (sólo) dos de ellos. Lo cual no ha impedido suspender a candidatos con cuatro y cinco sexenios (muchas veces más que todo el tribunal), pues dicha ley no les obliga a reconocer al candidato méritos específicos, ni a aplicarle baremos numéricos, dejando todo a los "criterios de valoración" elegidos por el tribunal. Esto confirma lo arriba dicho acerca de los mecanismos de preservación de las oligarquías en la Universidad española, consentidos desde el Estado.

Volviendo al tema, se supone, por el "principio de excelencia" acuñado por las universidades alemanas en el siglo XIX, que una docencia de calidad debe estar en estrecha conexión con una investigación de calidad. Sin embargo, cuando la implantación de los sexenios, en 1989, asistimos al espectáculo (que en cierto modo vino a confirmar las vivencias de años) de que un 40% de los profesores numerarios a los que se ofrecía solicitar que se evaluara toda su investigación hasta entonces, y aunque producía efectos económicos, ni siquiera se presentaron a la primera convocatoria. Esto es, leídas las bases de la misma, consideraron que no serían aprobados y se autoexcluyeron. Otros muchos, que pidieron uno o dos sin serles concedido, nunca han vuelto a presentarse, y entran dentro del alto porcentaje (al que Bermejo se refirió en su charla) de los que nunca publican nada.

Por ser documentos poco conocidos (sobre todo por aquellos lectores que se limitan a pagar sus impuestos y creen que sus hijos, estudiantes de nivel superior, están en las mejores manos), subo sólo dos cuadros-resumen, más generales, procedentes de la más reciente Memoria del citado CNEAI, la de 2005, en la que se hace un balance general de la peticiones (o no) y concesiones (o no) de sexenios de más de 50.000 profesores universitarios funcionarios vitalicios (hasta ahora los contratados no podían presentarse), tras dieciséis años de la primera convocatoria de dicho reconocimiento (1989-2005), atendiendo a distintos parámetros y según áreas.

Profesores y sexenios_memoria 2005 cneai

Sexenios por ccaa_memoria 2005 cneai

(Fuente: CNEAI, Memoria 2005)

Quiere esto decir (salvando excepciones), que cerca de la mitad, un 42%, de los profesores universitarios funcionarios españoles, no cuenta con investigación ninguna, o es de ínfima calidad. Si sumamos los que han conseguido sólo el mínimo de un sexenio (es imposible calcular cuántos de ellos por simplemente ser más jóvenes), nos vamos a un 63% del profesorado. ¿Qué resultados podemos esperar entonces, ni en docencia ni en investigación? (consúltese el famoso ránking de Shanghai de las mejores universidades del mundo, la primera española en 2007, la de Barcelona, en la franja 151-202).

Podría seguir con las consideraciones (y matices, que también cabrían), pero parece que no es muy arriesgado afirmar que el principal culpable de esta penosa situación es el lamentable sistema español de selección del profesorado de la docencia de más alto nivel, que no mejora en lo fundamental ni con los cambios de régimen, ni con los de partido en el gobierno, sino que ha permitido sistemáticamente que diferentes oligarquías y grupos del más alto nivel se perpetuaran a su antojo, sin garantizar realmente a las víctimas del sistema sus derechos constitucionales (art. 103.3 de la CE).

Esta realidad ha permitido llegar a otra cifra igualmente escandalosa, que va necesariamente ligada a lo anterior: "España ha registrado el segundo nivel más alto de endogamia, un promedio del 88%, sólo superado por Portugal (91%). Las cifras para el resto son (en %): Italia (78), Austria (73), Francia (65), Noruega (56), Bélgica (52), Finlandia (48), Países Bajos (40), Dinamarca (39), Suecia (32), Suiza (23), Reino Unido (5,2) y Alemania (1)." (ver aquí, o aquí, pero hay mucho en red).
Esto es: En España lo normal es "de la cuna a la jubilación a la sombra del patrón y del grupo", y con la menor movilidad posible. Por eso se perciben desde muy pronto verdaderas competiciones y codazos ya entre los alumnos, que captan pronto cuál es "el método" y quién es "el Dedo".

Con esto cerramos en cierto modo el círculo de la conferencia de Bermejo. En esas cifras puede verse bien claro lo lejos que España sigue aún -en los antípodas, para ser más exactos- del modelo alemán de calidad, y del europeo en general. Con otra consecuencia económicamente nefasta (ya lo es mantener tanta plantilla inútil) para la nación: que son esas mismas oligarquías endogámicas las que además disponen de la mayor parte (bien se ve en el caso gallego) de los millones de euros que "Juan Español" se esfuerza en pagar para que mejoremos en I+D (Investigación y Desarrollo), y que con ello mejore la sociedad toda.

Por ello mismo los resultados no van a ser nunca mejores de los que son, y es un grave error que la única solución a la que siempre se recurre sea la de que "necesitamos (haremos) más inversión en I+D". No: lo que España necesita son profesionales universitarios excelentes que, con menos presupuesto, sepan conseguir mucho más. Por eso la solución sólo podría ser el "Ángel Exterminador" que decía Bermejo. O, lo que es lo mismo: algunos creemos que el daño es tan grande y prolongado, y la estructura corrupta está tan consolidada, que no hay una solución, ni se la espera. 

De renacer Joaquín Costa, Giménez Caballero, Ramón y Cajal y Ortega y Gasset, entre otros regeneracionistas frustrados, seguirían clamando lo mismo, en el mismo desierto.

Más informacióen en: http://firgoa.usc.es/drupal/node/39923


No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 crougintoudadigo 09 de jun. 2008

    CORAZÓN PARTÍO

    Y aunque Edipo de aquellos polvos, nos haya legado de rebote estas forofidades a nuestras paredrías, que se navegan los parricidas en mare nostrum de la cosa celta que mete miedo, y cun animus omizidiandus, dice nuestro caro paredros, que hay que reflexionar, que si Roscius has inimicitias cauere potuisset, viveret. Y hablando de bibere

     NE BIBATIS VINUM VITIATUM. Pozezo, como dice Brandan, está feísimo. Neministi ne, caro, illa cognacio sive Vermijula conicio Pilarica a Peraria interruptísima?  Taliesin caro, neministi ne, como de illa leche en polvo y paternizada -que resultó de mala lactancia -, como de aquellos estructurados y sentidos polvos -y no del polvo a la mugardesa, que siempre resulta de buen polvo ''et meresçente'', y como decian en Sonname w:st="on" productid="la Edad Media">la Edad MediaSonname>, ''de cabeça grande'' – se nos vienen estos lodos. Troja Aserit igni? ¿Se salva en Hamlet el apuntador?

    Da veniam inimicis

    Salud y gloria

     

  2. #2 crougintoudadigo 09 de jun. 2008

    Decrougintoudadiga propuesta de título alternativo para la extra ordinaria BB conferencia

     La primera parte de Sonname w:st="on" productid="la BB">la BBSonname> conferencia, piensa nuestro car la podíamos titular

    BB EXO GÉNESIS DEL SUFIJO -EJO ENDOGÉNICO DE Sonname w:st="on" productid="LA UNIVERSIDAD GALLEGA">LA UNIVERSIDAD GALLEGASonname>

     

     

    "la irracionalidad de la estructura universitaria española, sumida además en un sistema corrupto, oligárquico y nepótico. Partiendo de memorables casos [que algunos hemos conocido y podríamos corroborar] de cómo “se limpiaban los establos” de Sonname w:st="on" productid="la Universidad Central">la Universidad CentralSonname> mandando "a los sobreros a provincias” [dando así una idea de cómo se gestó el poder de algunos catedráticos que ejercen de prestigiosos "régulos" en su demarcación]"

    La segunda parte la podríamos titular

    “El ENDOGÁMICO Y CREPUSCULAR CANTO DEL LIN-EJO”. Subsidios para o estudio da APOPTOSE ESTRUCTURADA DO SUF-EJO

    "España ha registrado el segundo nivel más alto de endogamia, un promedio del 88%, sólo superado por Portugal (91%). Las cifras para el resto son (en %): Italia (78), Austria (73), Francia (65), Noruega (56), Bélgica (52), Finlandia (48), Países Bajos (40), Dinamarca (39), Suecia (32), Suiza (23), Reino Unido (5,2) y Alemania (1)."

    Decrougintodadigo consejo: Bebe  el BBDIJO, pero no bebas el  BB DI- EJO,  porque , aunque sean de la familia, que venga de donde venga, o se ponga como se ponga, si se mira la cosa, y se mire por donde se mire, aunque se mire de canto esa cosa familiar. Piensa Crougintoudadigo que si se mira con objetividad extrasufijal, en nuestra ocasionalmente endogámica (y conícica), USC, el sufijo –ejo, por biogenética sufijal, ¿No cree, caro Cossue, su caridad? agás a excepción que confirma a regla,  como es público y notorio es en cosas del conocimiento de lo más mejor y más sobresaliente.

    Et ubi dico, di-ejo: Para gloria y prez y honra de este neuronal pais.

    Decrougintoudadiga bibliografía

    European Cell Death Organization (ECDO)

    http://www.ecdo.eu

    International Cell Death Society (ICDS)

    http://www.celldeath-apoptosis.org

    Salud y Gloria

     

     

     

  3. #3 crougintoudadigo 11 de jun. 2008

    Perdón que se cortó

    PUNUIT E POENITUIT VOS MENDACII

    Sobre  desavenecias en un foro entre antiguos epistemicocofilos y filiales amigos, alguien dijo que habría de seguirse el rastro a la pasta para romper el nudo de este enredo (tal vez, Alicia, nos ponga el enlace con ese foro).  

    Para que o saiban os que han por vir, cree, en efecto, Crougintoudadigo, sed non obscura per obscuriora, más de buena tinta e testemuña de los que estaban presentes, que si los blancos baños del Padre Sarmiento de Santiago -que son entópicos (sic) y limpios y aún epistémicos en atención al usuario-, y son el lugar solemne de donde manó, fluyó y brotó, la escandalera, berce y cuna presunta, por encima de todo de posteriores desnutriciones y desavenencias: de la posible toda, toda, toda desafección  del "nutrido cuerpo de alumnos que ha llegado a crear escuela en Sonname w:st="on" productid="la USC">la USCSonname> y en Sonname w:st="on" productid="la Univ. Española">la Univ. EspañolaSonname>"

    -Que cree Crougintoudadigo, aún desnutridos, ahora se andan caracoleantes todos juntos -''y yo el último'' - dice mi caro paredros- por los caminos  de la celticidade-.

    Volviendo a lo principal decían nuestras paredrías que si los presuntos limpios y blancos baños del Sarmiento, reluciendo en su limpieza y candidez como los chorros del oro, nos pudieran hablar, y reproducir (no diré con pelos y señales) lo que presuntamente allí se dijo en tiempos presuntos en los que los nutridos cuerpos se andaban avenidos en escuela epistémica; y si reluciendo en su limpieza y candidez nos pudieran reproducir los presuntos limpios y blancos baños del Sarmiento (como en los tiempos de aquellos célebres desaguatorios chorros de los siete caños de oro de Sevilla), lo que el  presunto epistémico Maestro en medio de su  presunto chorro presuntamente en ellos dijo, según dicen las testemuñas presuntas usuarias que presuntamente estaban presentes…

    Entonces -en su presunta inocencia y buena fe- cree Crougintoudadigo, que de proclamarsenos aquellas magistrales presuntas palabras llegariamos al punto de considerar punto por punto en lo epistémico, todo el desencuentro epistémico ese, no como un producto del pesimo desague, ni como el producto de una mala digestión, que fueron aguas menores…

    Pero no lo haremos, por no entrar en lo escatológico, y por el bien de la ciencia decente, y lo dejamos todo en una chorrada,  fatal consecuencia accidental de cierto desigual reparto entre BB, y Q (kú)"el fill", y V., pongamos de los trozos de cierta pizza, a Sonname w:st="on" productid="la Siciliana">la SicilianaSonname>, con mucha pasta,  -que no le pareció a cierto Maestro, según parece, ni muy epistémico ni distributivo- y que, según parece se quedó compuesto y sin merienda.

     Y, crean algunos, pues que la creatividad es libre, que todo este triste desencuentro entre viejos amigos –que no por formulado es válido o inválido-  se pudo deber a un minúsculo e inocente pedacito de la pizza, o algo paredido. ¿Para qué entrar en detalles? ¡Todo por un pizzicato de nada!. Por deshojar mal la margarita. 

    Y pues que presuntamente se dice que rompieron los buenos y entrañables amigos por una tonta tontería -lo dicen presuntamente los que, según parece, entienden y saben de la cosa- los hay que creen y piensan que resultarse distributivo  de manera postmoderna, complementarista, y más epistémica, el supuesto presunto pizzicatto reparto de los pedacitos eses de la pastosa pizza,  posiblemente como antes lo estaban los buenos y entrañables amigos seguirían avenidos por el bien de la ciencia decente, y ben avinda. Y que posiblemente se andarían científicos, y de fama nacional, extranjera y mundial todos el dia de mañana, como ayer, y amigos, avindos, etc …

    Puestos a presumir, solo Dios sabe a estas alturas, si de non terse emperrenchado en el desagüe Magistral, e de la perrencha, o de haber repartidoentre todos, como buenos hermanos de brotherhood,  el repartidor los ricos pedacitos de la inocente pizza, sicut Marcos nobis textat in Euangelium, ya se tendría merendada cádanseu, cádansúa, porción justa y equitativa. Colorín colorado, y todos juntos en buena compañía que  -piensa Crougintoudadigo, en atención a la epistémica Brotherhood y al epistémico amor que se tenían antes, y aquí da fe Santa Cronologia,  que e  componerse todo, se podrían citar en Sonname w:st="on" productid="la Cidade">la CidadeSonname> da Incultura, que ya no sería de A Incultura pues que se devendría epistémica y que sería como antes estaba proyectada,  Cidade de a Cultura, y de quererlo BB, Q y F, podrían allegarse en moto, por ejemplo, a Sonname w:st="on" productid="la Ciudad">la CiudadSonname> de Sonname w:st="on" productid="la Cultura">la CulturaSonname>, y hacerse unas  BarBiQus, que nos podrían invitar a nuestras paredrías, y a los druidas todos ¿No le parece caro Brandan? ¿Quien sabe? Y  todo resultaría tan bonito en la peli de the Lord of The Rings,  que es heroica, o como la última viñeta de los Asterix, que es enchéntica. Que si la pizza se hubiese repartido a trozos iguales no se acababa el cuento. Y colorín colorado.

    Y ya puestos a pensar piensa mi paredros que de quererlo, puestos a querer, entre gente honrada y científica, por una universidad sana y esplendente, se podrían volver las cosas al estado de antes, pristino, siguiéndose todos y la cosa tan bien avenidos como antes en lo epistémico, y el  el Maestro con su escuela,  y cada maestrillo con su librillo y queriéndonos todos como antes nos queríamos [aunque entonces ¿No cree vd., caro Brandan? Ya ni habría artículos retractables, ni habría nuevos párrafos de Alicia, siempre, como vd. dice,  bastante esclarecedores]

    Una pizza, una pizza, Mi EPISTÉMICO por una pizza.

    “Haiga” matugénica Pax

     Salud y Gloria cara y epistémica peña

     

  4. Hay 3 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba