Autor:
viernes, 16 de mayo de 2008
Sección: Artículos generales
Información publicada por: joseraulaboy


Mostrado 5.049 veces.


Ir a los comentarios

Laro y Corocotta, entre el mito y la realidad

Debido a que la sabiduría del grupo desaconseja este artículo, no está disponible.


No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 Trubiecu 17 de mayo de 2008

    Sobre si Corocotta era verdaderamente cántabro existe mucha polémica. Hace poco, Doña Alicia Canto hizo publico en un artículo en el que se presentaba una nueva traducción del nombre Corocotta, dandole el significado púnico de hiena, y relacionándolo con nombres muy similares citados por diversas fuentes clásicas y situados en territorio Cartaginés. Así pues, Corocotta bien pudo ser cántabro o un bandido venido desde África en busca de fortuna y que por misterios del destino acabó jugando un papel importante en las guerras astur-cántabras por lo que fué nombrado por los historiadores romanos.

    A ver si alguien tienen más información sobre este tema, que es interesante.

  2. #2 Cogorzota 17 de mayo de 2008

    Hay varios debates a los que se llega siguiendo los enlaces nos pone la Doctora en este:

    http://www.celtiberia.net/articulo.asp?id=1149&cadena=corocotta

     

    En el primer comentario Jeromor dice:

    "el propio nomen Grunnius, que recuerda a la vez el gruñido típico del suído y el nombre corrienteGrannius, del que provienen los Grañones y Griñones de nuestra toponimia."

    Ignoro cuantos Grañones hay en nuestra toponimia, pero el que yo conozco tiene un cerro llamado Mirabel que es una extraordinaria atalaya sobre los caminos ancestrales. Actualmente pasa por su ladera norte el camino de Santiago y anteriormente el camino de los romanos pasaba por el sur en dirección a Libia y Segisamunculo.

    No se me ocurre mejor centro de mando para un intrépido bandolero.

    http://es.wikipedia.org/wiki/Gra%C3%B1%C3%B3n

  3. #3 Cogorzota 17 de mayo de 2008

    Perdón, lo del sur y el norte es al revés.

    Pongo la leyenda de los valientes, que de mucha risa:

    Leyenda de los Valientes

    Se cuenta que, hace muchos siglos, hubo un litigio por una extensa dehesa que se ubicaba entre las villas de Grañón y Santo Domingo. Los habitantes de Grañón observaban con desagrado que el encinar que consideraban de su propiedad era utilizado por los vecinos de Santo Domingo. Los calceatenses argumentaban que esas tierras les correspondían por derecho propio. No se ponían de acuerdo. Día tras día, vecinos de ambos pueblos tenían altercados y discusiones constantes. Llegaría un momento en que estallara un enfrentamiento armado entre los habitantes de las dos localidades, así que los mandatarios de ambos pueblos se reunieron y decidieron que se elegiría un vecino de cada municipio para que lucharan cuerpo a cuerpo, desarmados, en defensa de aquellas tierras. El que ganara se llevaría para su pueblo el encinar.

    Mientras que el elegido calceatense, un luchador especializado, era alimentado a base de comidas ligeras, Martín García, el elegido en Grañón, seguía realizando sus tareas agrícolas y se alimentaba con caparrones (alubias rojas).

    Llegó el gran día. El combatiente de Santo Domingo había sido embadurnado con aceite, para que el grañonero no pudiera agarrarle. Ante esa dificultad, Martín García introdujo un dedo en el orificio del culo de su contrincante, de esa guisa lo levantó y lo lanzó lejos. Así ganó Martín García las tierras de La Dehesa para Grañón.

    En agosto se celebra una romería hasta la Cruz de los Valientes, ubicada entre las dos localidades, en el mismo lugar donde supuestamente aconteció la pelea, y allí se conmemora el litigio junto a vecinos de Santo Domingo. Se dejan flores en nombre de Martín García y se comen caparrones.

  4. Hay 3 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba