Autor:
jueves, 08 de mayo de 2008
Sección: Lenguas
Información publicada por: lapurdi
Mostrado 8.594 veces.


Ir a los comentarios

A la vera de la primavera

Todo lo relacionado con el calendario arranca de la más remota prehistoria. Las estaciones del año tienen dos con un nombre parecido: verano y primavera, ambós con una raiz común: "vera". ¿Cual es su significado más etimológico?

La raiz "ver" en el latín

Siempre me han intrigado aquellas palabras raras, y más cuando veo que se repiten en otras palabras la misma raiz, o si se prefiere, el mismo tramo de palabra que actua como denominador común de ambas, como si tuviera una personalidad propia.
La "primavera" y el "verano" tienen ambas este trocito común que nos dice que el significado, o una parte de su significado, es común a ambas palabras, un significado que se corresponde con esta sílaba "ver" o dos sílabras "vera". pero una pregunta nos asalta continuamente: ¿cual es el significado de "ver, su valor semántico? Según los diccionarios "ver" es el nombre latino de la estación del año, la primavera, que antes era unicament "vera". Al antiguio nombre "ver" o "vera", ya que la "-a" final parece no tener un valor semántico (podria ser simplemente un morfema, com el articulo determinado vasco "-a"), se le añadió el nombre "primus", primero, quizás porque fuera la "vera" la primera estación del año. pero si  "vera" equivale a algo así como la primera, la primeriza, ¿por qué "verano" también lleva esta raiz?
Philippe Vicente, lingüista, cita en una pàgina web dedicada a la etimologia que "ver" proviene de una raiz romana que se relaciona con el crecimiento, y de la cual provienen otras palabras como "verde", "vergel", o incluso "verja". Si que parece claro que la raiz "ver" se relaciona con lo que empieza a crecer, tal como hace la hiera, los vegetales o el mismo sol en su periplo anual. El color "verde", y su palabra, segun el lingüista Daniel Alvarez Bouzó es una palabra del protoindoeuropeo, que luego dio la palabra latina "viridis", 'vede'. También el vasco "berri", 'nuevo' comparte este significado con "verde" al ser algo que comienza, que se inicia, siendo lo verde, en un sentido estricto y en otro más figurado, el simbolo y el signo de lo que es fresco, nuevo, joven, naciente, que empieza a crecer.
pero yo me pregunto: ¿será que todas las palabras que contienen esta raíz "ver" tienen el mismo origen y, por lo tanto, el mismo significado etimológico?Para responderme no me queda más alternativa que ir comprobando una a una las palabras que contienen esta, de momento, supuesta raíz. Lo primero que hay que hacer es buscar las palabras más simples, las que casi podemos decir que "clavan" a la raíz, que casi son idénticas. Por ejemplo, tenemos la palabra "vera", que para la Real Academia Española es de origen céltico-latino, con un significado de 'anillo, círculo'. Bien, no por llevar la contraria a la Academia, dudo que "vera" pudiera tener este significado y del cual derivase el significado que todos conocemos: al lado. Dificilmente puede ser el hecho de estar al lado una evolución semántica del significado 'círculo o anillo'. Quizas un significado común a "vera" y al griego "peri" sea el de estar al lado, pero dando la vuelta a una cosa, en el exterior de una cosa. Las podriamos definir como lo que esta al lado y rodeando a una cosa', fuera de sus límites, de sus contornos. De hecho "peri", alrededor, lleva una "-i" final que segurament hace variar un poco el significado de la raíz "ver". Además se da un cambio de "v" a "p" que no es extraña ya que se da también en otras palabras. En el mismo sentido de "peri" el griego también cuenta con la palabra "pera", 'alforja, zurrón', donde volvemos a encontrar aquello que esta al límite de una cosa, envolviendo la misma, rodeandola, tal como es la 'alforja'.

La raíz "ver" protoindoeuropea i preindoeuropea

Así pues se refuerza la idea de que "ver" es una raíz no solo protoindoeuropea, sino incluso preindoeuropea, compartida por lenguas indoeuropeas y por el vasco, unas con "v", otras con "p" y también, especialmente en vasco, con "b". En este idioma encontramos la raíz "ber" aplicada a la tercera persona (bera), al pronombre "el", es decir, la persona que se encuentra fuerz de la conversación, separada de la conversación. Por lo tanto adquiere el significado de todo lo referente a él, a lo suyo, al otro que esta afuera. Tambien podemos verla en el adverbio "berehala", 'proximamente', compuesto por "hala", 'aquella manera', más "bere", 'él', pero en este caso con un significado de lo que esta separado pero cerca, próximo. Una de las características de "él", además de la de estar próximo, es la de ser diferente, como hace el verbo vasco "bere-zi", 'distinguirse, especial'.
Una palabra que nos da una pista para interpretar la segunda estación, el verano, es el adjetivo vasco "berandu", 'tarde', que junto a "ber" lleva aglutinada la palabra "andi", grande, o quizás una raíz "ando" o "and", con el significado de lo que crece, de lo que se hace grande, que vemos en general en los nombres con la raíz "-an". Por lo tanto, si una cosa es próxima, está al lado, y va creciendo, se va alejando, se va atrasando en el aspecto de hacerse tarde, recorriendo el tiempo, tal y como vemos que hace la estación del verano, ya lejana de la "ver", apartandose del lado, del inicio, de la origlla, creciendo y haciendose tarde a base de dies y meses transcurridos.
Ya para dejar, aunque sin agostar la inagotable vena que supone el idioma vasco, podemos relacionar también "ver" con el verbo "bera-tu", ablandar, del adjetivo "bera", blanco. Si observamos una cosa cuando se ablanda vemos como las parecedes, sus límites o contornos, se agrandan, se levantan, su lado aumenta, el volumen es mayor, sus lados se separan de la posición anterior. Así podemos ver una nueva matización de la raíz, un nuevo concepto derivado del sentido etimológico de "ver".
Volviendo a la pregunta inicial: ¡qué significa realmente "ver" de primavera? Para ello volvamos al calendario romano, con su inicio en la primavera, más o menos por marzo o abril. Pasa como con las lunas que unas veces caen en un mes o en otro ya que el calendario lunar no cuadra con el solar. Pues bien, curiosament el nombre "abril" es un nombre del mes latino (apirilia) con ciertas reminiscencias vascas, ya que tenemos muchos nombres de meses del calendario vasco que acban en la teminación "il", al igual que "apirilia": "urtarr-il", "otsa-il", "uzta-il", i "ira-il", con el articulo "ira-il-a". Cinco meses con la terminación "il" que hace referencia al nombre de la luna o mes, ya que es lo mismo, siendo "il-argia", el nombre de la luna y que literalmente quiere decir : la luz de la muete, o la luz muerta, y "hila-bete", el nombre del mes en genérico, pero que literalmente quiere decir "hila", ya con un sentido de 'luna' más "bete", completa, es decir luna llena, ya que esta nos decia que aquella luna se habia cumplido, habia realizado todo su tiempo. Finalmente quedo "il", muerte, como nombre sinónimo a luna y a mes, ya que no queda duda que la característica de la luna es su luz apagada, relacionada de siempre con la muerte, a contraste del sol, relacionado con el mundo vivo. Pues bien, la mismo "luna" nuestra podria ser una contracción de "il" más "-una", en vasco: 'el que tiene, por lo tanto la luna seria la que tiene muerte, luz muerta, apagada.
A parte de la terminación "-il" abr-il tiene una raiz "abr" que podemos relacionar con la raiz que estamos comentado "ver", con una "a-" inicial que facilmente vemos perder en muchas palabras. Esta raiz "ver" o "aver" se relacionaria con el verbo "apero", abrir, que da lugar a nuestras palabras "apertura" y "abrir", que presentan un claro sentido de 'iniciar, comenzar',. tal y como ya hemos visto para la raiz "ver". Por lo tanto el mes de "abril" vendria a señalar el mes de inicio de la primavera, la primera luna llena de primavera, en la cual daria comienzo el año solar, ya que entonces comienza a brotar toda la naturaleza dormida, las plantas, las hojas, etc. Vemos, pues, en "abril", una segunda variación importante de la raiz "ver", además de la variabilidad de la bilabial (b, v, p), que es la muy posible existencia de una "a-" inicial que en general se perdió en muchas de las palabras derivadas, pero que pervivió en algunas como "abril", "abrir", "aberrar", "aversión", etc. El significado de la "a-" reforzaria el significado de comienzo , de inicio desde el lado, desde el límite hacia el exterior.
En resumen, "primavera" junto a "abril" seria el inicio del año antiguo, el que se iniciaba con la primavera, que luego adquiria el nombre de "ver-ano" cuando iba aumentanado el paso de dias y meses, que llegan más tarde.  Estos son los conceptos básicos para la raiz "ver", y que dan lugar a todo un abanico de conceptos derivados, y de palabras derivadas, o compuestas con esta raíz.
Incluso muchos de los topónimos que llevan "vera", se relacionan con este significado, como la comarca extremeña de la Vera, a la vera, o lado, del rio Tietar y de la sierra de Gredos. O los muchos pueblos y comarcas denominadas "Ribera" o "Ribeira", o los también multiples Tala-vera o Cer-vera, con dos raices añadidas: "tal" i "cer", con unos origenes nada claros para los lingüistas. pero no entramos en más detalles ya que la sola toponimia daria lugar a un articulo dedicado a tan famosos nombres.


No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


    No hay más información.
    ...0

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba