Autor: Cerbero
miércoles, 07 de mayo de 2008
Sección: Protohistoria
Información publicada por: cerbero
Mostrado 17.315 veces.


Ir a los comentarios

Comienza la Edad del Hierro. ¿Choque de Civilizaciones en el Sudoeste Peninsular?

Parece demostrada una migración colonizadora fenicia con un fuerte componente agrícola y comercial en el Bajo guadalquivir (entorno al Golfo Tartésico y paleodesembocadura del guadalquivir) y las costas andaluzas mediterráneas. Casi simultáneamente parece que los celtas ocupan amplias zonas del Sur de Portugal y Extremadura. Esta ocupación simultánea de territorios vecinos lleva a plantearnos una competencia mutua de dos poblaciones con una concepción cultural radicalmente por los recursos sobre todo metalíferos. ¿Pudo llevar esto a un “choque de civilizaciones”

La celticidad de Tartessos al menos en una parte de su existencia es un tema debatido que encuentra argumentos en:

 

1) 

La presencia de celtici y turduli, y de su toponimia en la Baeturia, entre Guadiana y guadalquivir.

2)     

El onomástico claramente celta de ARGANTONIUS, rey tartesio.

3)     

Las hipótesis de Correa sobre lengua céltica en los textos sudlusitanos.

 

Yo creo acertado el concepto de la “celticidad acumulativa”, que se podría haber producido desde la Edad de Bronce, debido a importantes intercambios comerciales –y las consecuentes relaciones culturales– entre los pueblos asentados en el litoral atlántico de Europa y que por tanto llegaría también al Sudoeste de la Península. Así las relaciones comerciales de los pueblos pre-célticos abrieron paso a un proceso gradual de indoeuropeización, al haberse infiltrado lentamente poblaciones indoeuropeas pre-célticas (en la Edad de Bronce) y ya definitivamente célticas (durante la Edad de Hierro) para acabar fusionándose. Se daría así un continuum de asimilación cultural de la población autóctona, lo que explicaría que no se hubiera producido una brusca alteración en el desarrollo de la cultura misma en todo el arco atlántico peninsular.  De tal manera que el paso final fuese la llegada de celtas a la Península Ibérica en oleadas sucesivas de migraciones o invasiones (que parece indicar Estrabón, en algunos pasajes de su obra III 4, 5 y III 4, 12) cuyo culmen sería el S.VIII a.C donde efectivamente pudieron alcanzar el extremo meridional de la península donde se asentaron por mucho tiempo. La presencia de esta etnia céltica sería simultánea a la de los fenicios en la zona, y si fue así, sabemos que los segundos llegaron buscando metales (plata y cobre), no sería pues extraño que los primeros buscasen la misma materia prima y se asentasen en la franja pirítica de Sierra Morena (norte de Sevilla, de Huelva hasta Aljustrel en Portugal) e inclusos en zonas de Cáceres donde aparecen vetas de estaño superficial. Eso sí manifestando los fenicios cotas mucho más altas de civilización y por tanto dejando más huellas materiales. Las “estelas de guerreros” pudiesen atestiguar la presencia de esta colonización de celtas mineros, sin desdeñar u papel de máxima importancia de la ganadería, pues su zona de distribución coincide con la de esa riqueza metalífera. Por tanto dado que en ambos caso parece demostrada una migración colonizadora (al menos ya nadie pone en duda la colonización agrícola levada a cabo por población fenicia en el Bajo guadalquivir entorno al Golfo Tartésico y paleodesembocadura del guadalquivir) esta ocupación simultanea de territorios vecinos lleva a plantearnos una competencia mutua de dos poblaciones con una concepción cultural radicalmente distinta que se pudiesen disputar las riquezas de la zona. Esto me lleva a plantear si se piensa que se dio un autentico “choque de civilizaciones”. Dejo aquí esta cuestión como objeto de discusión.

Escribe aqu? el segundo bloque de texto de tu art?culo


No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 Miletomaro 08 de mayo de 2008

    Saludos Cerbero.

    Los vocablos de probable origen celta aparecen de vez en cuando en Andalucía occidental tanto en onomástica como en toponimia.

    Parece ser que el antiguo nombre del guadalquivir, Betis, proviene de alguna lengua celta; la Beturia, región aledaña a  los cursos medio y bajo de dicho río, deriva su nombre del mismo.

    Es muy posible que el único rey de Tartessos con visos de historicidad, Argantonio, tuviese un nombre de origen celta, que vendría a significar algo así como “El de la Plata”.

    De lo que no cabe duda es de que los griegos, y en primer lugar los focenses, tuvieron hacia el siglo VIII contactos con un pueblo al que llamaban célticos, y que se supone que es el único grupo de lengua celta que ostentaba como gentilicio éste que solo se aplica a todos los pueblos de lenguas del tronco céltico. Curioso el dato por que inclina a pensar que los griegos aplicaron el nombre de celtas a todos los que hablaban y se comportaban como célticos y no al contrario.

    Pero lo más curioso es que el personaje mítico (con perdón de algunos) griego que siempre aparece relacionado con el lejano occidente es Hércules; el cual mantiene un combate con el también mítico (perdón de nuevo, espero no herir la sensibilidad de algunos) Gerión, rey de la isla de Eritia, por la propiedad de las magníficas vacas del Sol y ocurre  que este formidable rey y guerrero que es Gerión posee la particularidad de tener tres cuerpos con sendas cabezas y sus tres pares de brazos, es decir, en realidad eran tres en uno, como también eran tres en uno los dioses Brian, Iuchar y Uar, hijos de la diosa Brigit, conocida también como Dana y cuyo nombre significa grande, gigante. Como también gigante era Gerión.

     

  2. #2 Miletomaro 09 de mayo de 2008

    Con respecto a Tartessos entramos en un paisaje difícil de concretar; Schulten se pasó media vida buscando la gran urbe tartésica y no la encontró, otros también la han buscado y han fracasado en el intento. Tampoco tenemos claro quiénes eran los tartesios, de dónde venían , qué lengua hablaban, hasta dónde se extendían sus asentamientos.

    Sí parece claro que Argantonio fue un rey del bajo guadalquivir cuyo nombre es con bastante probabilidad de origen indoeuropeo; puede incluso que más que un nombre fuese un apodo: “El de la Plata”; fuese una cosa u otra, este rey demostraba poseer gran riqueza y no padecer sometimiento alguno a los fenicios u otros colonizadores; además parece llevarse bastante bien con los griegos focenses a los cuales les ofrece financiar unas murallas para la ciudad y después les invita a que se establezcan en sus dominios. En todo lo anterior se adivina también a un hombre inteligente que quiere evitar a toda costa el establecimiento de un monopolio comercial fenicio. Después de Argantonio el suroeste cae en un profundo silencio y vemos cómo al poco las antiguas factorías fenicias de la costa andaluza van siendo controladas por Cartago. Quizás Argantonio fuese simplemente un monarca militar, una especie de señor de la guerra perteneciente a una elite guerrera de origen celta que se habría impuesto en la zona de los montes de Huelva y las marismas del Betis. Y es probable que no fuese así, sino como pensaba Schulten, el último rey de un Estado muy antiguo en el que se inspiró Platón para imaginar su Atlántida.

     

  3. #3 cerbero 10 de mayo de 2008

    Gracias por la aclaracion de celtas y celticos de Miletomaro

     

    A Lyconius

     

    Estoy de acuerdo con que el asentamiento que conocemos históricamente de poblaciones emigradas, la explotación colonial de las riquezas se ha hecho “manu militari”. Pero unicamente cuando la superioridad militar y técnica de los colonizadores es abismal con respecto a los indígenas se puede dar una coexistencia relativamente pacífica como se dio al principio entre los emigrados del Mayflower y los amerindios en EEUU. Únicamente cuando los colonos alcanzan una gran fortaleza demográfica y necesitan ampliar su “espacio vital” entonces empiezan a someter, y en otros casos a aniquilar  y sustituir a la población nativa. Todo depende de la competencia por los recursos si estos se consideran limitados. En caso de que los recursos no sean  aún limitados la confrontación se hace innecesaria.

    En este sentido pienso que es acertado el planteamiento actual de algunos autores que en las sociedades de cazadores-recolectores las guerras de dominación como tales no existían, eran sociedades relativamente pacificas se daban algunos encontronazos solamente para disputarse algunas hembras (el rapto de mujeres). Es únicamente cuando la agricultura toma una preponderancia, en parte asentada en el factor “capital” que viene a ser los bienes de prestigio de las élites y sobre todo las riquezas metálicas  más elaboradas que brutas cuando al haber acumulación de excedentes cuando empieza la disputa por el territorio, el bandidaje, y el binomio bastante rentable guerra-botín.  

    Por eso la cultura guerrera esta asociada a la agricultura (riqueza de metales) y en menor medida a la ganadería, sin despreciar las evidentes tensiones entre pueblos agricultores y ganaderos como recoge el mito de Abel y Cain ( o viceversa).

                Los fenicios cuando llegasen a Andalucia tenían aprendida la lección de las invasiones de los Pueblos del Mar y se protegerían fortificando y haciendo inaccesible sus poblados, en todo caso siempre tenían para defenderse sus barcos y para escapar el mar donde su dominio era aplastante.

                Los nativos de Andalucia tenían bastante de ganaderos, algo de agricultores pero tambien mucho de cazadores/pescadores (por decir alguna cifra 30-30-30). No conviene olvidar que todo el golfo Tartesico , actuales marismas e islas del guadalquivir eran una zona riquisima en caza, pesca y todo tipo de mariscos.

    Por eso la preceltizacion o celtizacion acumulativa pudo ser algo pacifico hasta el siglo X a.C.  o al menos hasta1500 a.C. hecha bajo un contexto muy diferente hacia el que evolucionó la zona  por el impulso cultural fenicio y posiblemente celta pero en menor grado.

     

     

  4. Hay 3 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba