Autor: Cerbero
miércoles, 07 de mayo de 2008
Sección: Protohistoria
Información publicada por: cerbero
Mostrado 17.728 veces.


Ir a los comentarios

Comienza la Edad del Hierro. ¿Choque de Civilizaciones en el Sudoeste Peninsular?

Parece demostrada una migración colonizadora fenicia con un fuerte componente agrícola y comercial en el Bajo Guadalquivir (entorno al Golfo Tartésico y paleodesembocadura del Guadalquivir) y las costas andaluzas mediterráneas. Casi simultáneamente parece que los celtas ocupan amplias zonas del Sur de Portugal y Extremadura. Esta ocupación simultánea de territorios vecinos lleva a plantearnos una competencia mutua de dos poblaciones con una concepción cultural radicalmente por los recursos sobre todo metalíferos. ¿Pudo llevar esto a un “choque de civilizaciones”

La celticidad de Tartessos al menos en una parte de su existencia es un tema debatido que encuentra argumentos en:

 

1) 

La presencia de celtici y turduli, y de su toponimia en la Baeturia, entre Guadiana y Guadalquivir.

2)     

El onomástico claramente celta de ARGANTONIUS, rey tartesio.

3)     

Las hipótesis de Correa sobre lengua céltica en los textos sudlusitanos.

 

Yo creo acertado el concepto de la “celticidad acumulativa”, que se podría haber producido desde la Edad de Bronce, debido a importantes intercambios comerciales –y las consecuentes relaciones culturales– entre los pueblos asentados en el litoral atlántico de Europa y que por tanto llegaría también al Sudoeste de la Península. Así las relaciones comerciales de los pueblos pre-célticos abrieron paso a un proceso gradual de indoeuropeización, al haberse infiltrado lentamente poblaciones indoeuropeas pre-célticas (en la Edad de Bronce) y ya definitivamente célticas (durante la Edad de Hierro) para acabar fusionándose. Se daría así un continuum de asimilación cultural de la población autóctona, lo que explicaría que no se hubiera producido una brusca alteración en el desarrollo de la cultura misma en todo el arco atlántico peninsular.  De tal manera que el paso final fuese la llegada de celtas a la Península Ibérica en oleadas sucesivas de migraciones o invasiones (que parece indicar Estrabón, en algunos pasajes de su obra III 4, 5 y III 4, 12) cuyo culmen sería el S.VIII a.C donde efectivamente pudieron alcanzar el extremo meridional de la península donde se asentaron por mucho tiempo. La presencia de esta etnia céltica sería simultánea a la de los fenicios en la zona, y si fue así, sabemos que los segundos llegaron buscando metales (plata y cobre), no sería pues extraño que los primeros buscasen la misma materia prima y se asentasen en la franja pirítica de Sierra Morena (norte de Sevilla, de Huelva hasta Aljustrel en Portugal) e inclusos en zonas de Cáceres donde aparecen vetas de estaño superficial. Eso sí manifestando los fenicios cotas mucho más altas de civilización y por tanto dejando más huellas materiales. Las “estelas de guerreros” pudiesen atestiguar la presencia de esta colonización de celtas mineros, sin desdeñar u papel de máxima importancia de la ganadería, pues su zona de distribución coincide con la de esa riqueza metalífera. Por tanto dado que en ambos caso parece demostrada una migración colonizadora (al menos ya nadie pone en duda la colonización agrícola levada a cabo por población fenicia en el Bajo Guadalquivir entorno al Golfo Tartésico y paleodesembocadura del Guadalquivir) esta ocupación simultanea de territorios vecinos lleva a plantearnos una competencia mutua de dos poblaciones con una concepción cultural radicalmente distinta que se pudiesen disputar las riquezas de la zona. Esto me lleva a plantear si se piensa que se dio un autentico “choque de civilizaciones”. Dejo aquí esta cuestión como objeto de discusión.

Escribe aqu? el segundo bloque de texto de tu art?culo


No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 Alvarck 14 de mayo de 2008

    A Brigantinus: Sin necesidad de salir de casa, te aconsejo que leas el articulo denominado "el origen pagano del camino de Santiago" publicado por Baal en la sección de Biblioteca (artículos generales) el 16 de Diciembre de 2005.

  2. #2 Alvarck 15 de mayo de 2008

           Estoy parcialmente de acuerdo contigo Brigantinus salvo en el hecho de que confundes pruebas con indicios; distinción que yo como abogado en ejercicio no tengo más remedio que tener muy en cuenta; la pruebas señalan la realidad de un hecho, los indicios indican la posibilidad de ese hecho. Efectivamente no existen pruebas que señalen la existencia de esa gran ruta peninsular-continental, pero si multiples indicios (y tu has citado algunos) de que pudo haberla. No obstante, cierto es que hasta que dichas pruebas no aparezcan lo unico que podemos hacer es lo que hacemos tu y yo aqui: especular.

           Miletomaro: muy interesantes los datos que aportas. ¿Se sabe algo acerca de si esas rutas del estaño ya funcionaban a comienzos de la edad del bronce (3500 a Xto)?.

     

  3. Hay 2 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba