Autor: Anfus
jueves, 17 de abril de 2008
Sección: Leyendas
Información publicada por: Anfus
Mostrado 6.141 veces.


Ir a los comentarios

Torre de Breogán, Faro de Brigantia

Debido a que la sabiduría del grupo desaconseja este artículo, no está disponible.


No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 Anfus 17 de abr. 2008

    Me alegro que te gustara Silmarillion, en la concepción que proyecta la imagen de dios, de semejanza al hombre y la mujer, en el cosmos, el Imago Mundi como Axís, cuya representación astral halla su proyección terrenal en el santuario, se debieron contemplar tales principios: clitorianos, fálicos y uterinos, en distintos ónfalos, aun con distintos fines y en distintos rituales. Para la relación entre las distintas funciones, fálica, uterina y clitoriana y las consecuencias que de ella se deriva, quizás pudiera aproximarnos una idea el Psicoanálisis:

    Freud define al falo diciendo: “Para ambos sexos solo un genital, el masculino, es tenido en cuenta, lo que está presente por lo tanto no es una primacía de los genitales, sino una primacía del falo”. Para Lacan el falo “No es la imagen sensible, es la falta con respecto a una presencia ilusoria”. “El falo es el significante de una falta” ) y perdura durante mucho tiempo su deseo de obtenerlo hasta que se da cuenta que se trata de un deseo irrealizable.
    http://www.diproredinter.com.ar/psicologia/02.htm

    Lo masculino comprende el sujeto, la actividad y la posesión del falo. Lo femenino integra el objeto y la pasividad. La vagina es reconocida ya entonces como albergue del pene". La totalidad mundada, entonces, es constituida desde un ego fálico" y la mujer queda definida como un "objeto
    pasivo" delimitado en cuanto no-yo: no-falo o castrada. A la mujer le queda la posición de dominada y reducida al no-ser en o ante la "Totalidad-masculina"90.

    Ruth Mack Brunswick se levanta y critica a Freud advirtiéndole que es posible haya una experiencia vaginal preedípica. Por su parte, Helene Deutsch va hacia una descripción psicoanalítica donde, siguiendo los pasos de la ya nombrada, se advierte un núcleo central que no es tanto un complejo de castración, sino lo que ella llama el "trauma genital"propiamente femenino. Este trauma aparece cuando la niña descubre que el clítoris no es un órgano que exprese suficienmente el deseo activo-agresivo, por lo que la actividad se refleja "hacia dentro" (überlegenes Gegenstück), llegando a constituirse como pasividad, momento esencial de la sexualidad femenina. Un segundo momento es un cierto masoquismo (que debe distinguírselo del masoquismo moral y patológico), como agresión erotizada dirigida hacia el interior, que es controlado por un narcisismo (tercer momento). Todos estos componentes maduran en la femineidad adulta: la maternidad, a la que la mujer dedicaría la mayor parte de su obra y que significaría
    un asumir y superar el "trauma genital" infantil.

    Contra la "falocracia" -expresión de Maryse Choisy- mucho antes, se había levantado Karen Horney, quien puso en duda la teoría de la "envidia del falo", y mostró que Freud tuvo sólo interés porsu propio sexo, por lo que al enfocar la cuestión femenina lo hizo desde el punto de apoyo masculino; la mujer, sobre todo en la posición de Ferenczi, quedó así descripta negativamente y desde el varón. Por el contrario, la mujer originariamente se comporta desde su ser femenino y
    adopta primariamente tal posición: vaginal clitoriana.

    La sexualidad es así como una reproducción de la dominación política, económica, cultural. .Definida positivamente (el no-ser fálico es realmente algo distinto: el ser clitoriano-vaginal activo) la mujer toma posición distinta y también positiva con respecto al varón (clitoriana-vaginal) y al hijo (mamario-bucal)

    La Torre de Breogán mismo podría guardar cierta relación con el simbolismo de una "Falocracia"

    3.2.6 Erótica y dominación política 3.2.6.1 La falocracia, imperio constituyente del falo, es un sucedáneo o un determinante a veces de la plutocracia. En el proceso de la conquista de América, por ejemplo, el europeo no sólo dominó al indio, sino que violó a la india. Cortés se amancebó con Malinche, una india, la madre del mestizo. El ego cogito funda ontológicamente al "yo conquisto" y al ego fálico, dos dimensiones de la dominación del hombre sobre el hombre, pero ahora de una nación sobre otra, de una clase sobre otra.

    Posiblemente el ritual realizado en torno al "Falo" demandara sacrificios, de fertilidad y otros asociados. Pero ésta es, segun considero, sólo una de las tantas facetas que, en su relación a todo esto con el Axis que encarna la Torre de Breogan, desempeña un Dis Pater como el Bero Breo de Donón, cuya etimología señala una relación con la fortaleza, el poder y la altura, si atendemos a que BREO en ant. gaélico:brasa, del fuego sagrado. Veamos alguna consideración al respecto de este fuego asociado al falo:
      
    El hogar. La plenitud orgásmica del amor humano del varón-mujer constituye el fundamento, la esencia, el núcleo central de la casa. En el centro de la casa está el hogar, el fuego. Fuego que calienta, que protege contra las fieras y los elementos, que ilumina el mundo doméstico, que cuece los alimentos, que da intimidad. Fuego, madera, madre. La protocasa, el primer hogar, es una habitación en torno al fuego ya la proximidad varón-mujer. Protocasa, habitación única y circular; protococina, protodormitorio, protocomedor, protoestancia. Es como el nido del primate que todavía no se ha articulado en la casa de múltiples divisiones y habitaciones. La esencia del hogar es el fuego del éros.

    Sólo así, en la compleja relación de pareja-hijos, aparece la casa. La casa es como una totalidad que básicamente anuncia todas las totalidades restantes: varón-mujer erótica, padres- hijos pedagógica: hermanos-hermanos política. Todos juntos antes que en la asamblea política o el aula del aprendizaje, juntos en tomo a la mesa, al fuego, constituyen la casa, la familia.

    Dado que la "falicidad" (el ser como falo en tanto falo) cae en una aporía irresoluble (todo acto fálico es incestuoso ya que se dirige ala madre y mujer al mismo tiempo), la única manera de ser perfecto es la ataraxía (imperturbabilidad) o apátheia (impasibilidad) estoica: el placer supremo es la contemplación. Se trata de una castración por sublimación, única solución moralizante de la ideología machista. Su contrapartida es la moral de la parthénon (virgen ofrecida al Falo sagrado), ¿Relación con el mito que rodea a la constelación de Virgo?

    http://bibliotecavirtual.clacso.org.ar/ar/Libros/dussel/filolib/cap3.pdf

    La Torre de por si, por su forma, emularía o evocaría simbolismo fálico, pero el Faro, por estar además próximo al agua y además alumbrar, más.

    Servan. Los cuernos del ciervo sediento evocan en su simbolismo la fuerza genésica por la que se renuevan los ciclos, más que la regeneración de los mismos, si simbolizara tal regeneración o renovación completa el ciervo no estaría pasando sed anhelando beber del Río que se correspondería con la Vía Lactea, mítico Río de Resurrección, es decir Regeneración o renovación. Los cuernos del ciervo no sirven como copa en el simbolismo que los equipararía a otros como la cornucopia, etc. albergando divinos dones. Simbolizan mejor, rectos y largos como pretendiendo alcanzar las estrellas, el anhelo por obtener tales dones, según se desprendería en tales apreciaciones. Saludos.

  2. Hay 1 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba