Autor: Vitalic
domingo, 23 de marzo de 2008
Sección: Artículos generales
Información publicada por: Vitalic


Mostrado 24.896 veces.


Ir a los comentarios

LEGIONES EN HISPANIA

Estudio de las legiones que participaron en las Guerras Cántabras, a través de las acuñaciones de los veteranos asentados.

LEGIONARIOS LICENCIADOS: SÍMBOLOS EN LAS ACUÑACIÓNES EN TORNO A LAS GUERRAS
CÁNTABRAS.

La idea principal es descubrir el numero de legiones que participaron en
las guerras cantabras y además corroborarlo con los testimonios numismáticos
que nos han dejado. Si bien es cierto que para hacer un trabajo más completo se
debería acudir además a otras fuentes, como la arqueología y la epigrafía.

Las guerras cantabras debieron de tener muchas más importancia de lo que a
primera vista me pareció. Sino, no se entiende que entre 6 y 7 legiones, además
de tropas auxiliares participaran en ellas. Legiones de más de 5000 hombres
cada una, en una guerra que duró 8 años (27-19 a.C.) y con rebeliones hasta el
13 a.C.

Sin entrar a debatir las razones de la guerra y su desarrollo. Me quiero
centrar en las legiones en sí, aunque parezca una visión simplista y
arbitraria.

LEGIO I AUGUSTA

Esta legión aun es muy controvertida. Se sabe que participó en la batalla
de Munda    (45 a.C.) , pero no se sabe
en que bando. Aunque posiblemente lo hiciera del lado de Pompeyo. Recibió el
apelativo de Augusta en correspondencia con el que Octavio empezó a ostentar.
En este sentido quisiera aclarar que la guerra civil en los años posteriores a
la muerte de Cesar, supuso para el ejercito romano una época de cambios. Dos
cosas hay que dejar claras. Tras una batalla entre “romanos”, el vencedor a
veces se quedaba con las legiones vencidas, es por eso que vemos este tipo de
legiones que lucharon del lado pompeyano o más tarde del de Marco Antonio, con
el apelativo de Augusta. En segundo lugar, el ejército romano acumulado tras 31
a.C. es inmenso y supera con mucho las necesidades del momento. Augusto
dividirá el número total de tropas a la mitad, y muchas legiones y unidades son
eliminadas, reunificadas e incluso licenciadas.

 

La legio I augusta se documenta en la península en el año 29 a.C.,
al inicio de las guerras cantabras, en el frente oriental. En 26 a.C. esta
acantonada en Segisama, También por estas fechas, veteranos de esta legión y de
la II augusta fueron asentados en las colonias de Acci (Iulia Gemella Acci)
y Tucci (Augusta Gemella Tucci) en la Hispania ulterior Baetica.

 

Durante el devenir de la guerra, Agrippa utilizó hombres de la I Augusta
para trabajos de vigilancia y gestión de las fundiciones mineras. Pero en 20-19
a.C. ocurrió el desastre y fue aniquilada por los cantabros, perdiendo su aquila.
Agrippa les quitó el apelativo de Augusta, ya que no se podía permitir que una
legión con ese nombre hubiera perdido un combate. Tras esto, fue trasladada a
Renania, donde es posible su documentación en 17 a.C. en un campamento llamado
Oberaden, donde se han encontrado monedas acuñadas en Hispania asociadas
a una Legio I.

 

No he podido encontrar acuñaciones de Acci en época
augustea, pero si de Tiberio y Germánico. En cuanto a lo que nos interesa, las
insignias legionarias que se repiten en los anversos de las series acuñadas,
hacen referencia a las legiones antes mencionadas I y II.

 

 

En el anverso
de este as aparece el busto de Tiberio hacia la izquierda y la leyenda TI(berius).
CAESAR. DIVI. AVG(usti). F(ilius). AVGVSTVS
(Tiberio César Augusto, hijo
del Divino Augusto).



En el reverso dos estandartes legionarios, dos de águilas, y en medio L(egionum)
I (Primae) (et) II (Secundae)
. El nombre de la ciudad aparece dividido:
arriba, interrumpiendo la gráfila de puntos, vemos C(oloniae)· I(uliae)·
G(emellae)
, que termina abajo: ACCI.

 

Igualmente, en este as, el anverso nos ofrece el busto a derecha de
Germánico con la leyenda C(ayo). CAESAR. AUG(ustus). GERMANICUS. P(ater). P(atriae). El reverso es similar a la anterior
moneda.

 

Aunque a lo largo del trabajo iremos viéndolo. Quiero hacer una mención a
los símbolos legionarios representados. En primer lugar el más importante es el
águila legionaria, símbolo universal que acompaña a toda legión y cuya perdida
en batalla supone la deshonra de la misma, Este símbolo fue instaurado de forma
oficial por el cónsul Mario (157- 86 a.C.) pero ya antes era una tradición que
las legiones la portaran. Las águilas se realizan en metales nobles y se
guardan celosamente en el “aedes signorum” o santuario del
campamento. El suboficial a cargo del águila es el “aquilifer”.

 

 

Otro símbolo que aparece en el reverso de estas monedas es el “signum”.
Se trata del estandarte de cada centuria y esta rematado en forma de asta o
mano. Además se decoraba con guirnaldas, cruces y discos.

 

 

 

LEGIO II
Gallica AUGUSTAE Británica Felix

 

La segunda legión a tratar, al igual que la I Augusta, también recibe este
apelativo en el 26 a.C. estando en la guerras cántabras. De esta se conocen sus
emblemas, que son el Pegaso,  el
capricornio y Marte (emblemas que no aparecen en las acuñaciones). Combatió en
el frente oriental hasta 19 a.C. y su campamento estaba situado también en Segisamo.
Al final de la guerra, permaneció un tiempo de guarnición en Iulobriga. De
nuevo, al igual que la I Augusta, en el 16 a.C. los veteranos de la II Augusta
fueron asentados en Acci (Colonia Iulia Gemella Acci) y Tucci (Colonia
Iulia Gemella Tucci
). Aquí, se ocuparon de las explotaciones mineras de
Sierra Morena. En 9 a.C. tras el desastre de Varo, La II Augusta fue trasladada
a Germania. Las monedas que documentan su estancia son las mismas que hemos
tratado para la Legio I Augusta.

 

 

LEGIO IIII
MACEDONICA

 

Se trata probablemente de la IIII de Cesar y los Triunviros. La historia de esta legión en tierras hispanas se inicia, al igual
que las anteriores, en las guerras cántabras. Sus insignias eran el Toro, el
Carnero y el Capricornio. Estuvo bajo las ordenes de los gobernadores de la
tarraconense C. Antistius Vetus (27-24 a.C.), L. Aelius Lamio
(24-22 a.C.), C. Furnius (22-19 a.C.) y por último P. Silius Nerva
(19 a.C.). Parece ser que se acantonó en Segisama Iulia entre 19 a.C. y 13 a.C.
y luego en Pisoraca. Aunque para entonces, los veteranos de esta legión ya
habían fundado Caesaraugusta, en la que 
la legio  IIII Macedonica tuvo un
papel destacado por encima de las legiones VI y X. Tras la guerra, se dedicó a
labores de construcción de calzadas y puentes además de recaudar impuestos y
realizar levas. En 39 d.C. según A. García y Bellido o 42 d.C. según J.
Rodríguez González, se trasladó a Germania.

 

Testimonios numismáticos sobre esta legión se han encontrado en monedas de Caesaragusta
de época de Tiberio:

 

 

 

A pesar de que esta acuñación pertenece a época de
Tiberio, es Augusto el que aparece en el anverso sobre una silla curul. El
reverso contiene los habituales estandartes legionarios además de una bandera
en el centro.

 

 

LEGIO V Gallica
ALAUDAE

 

La historia de esta legión en Hispania se remonta al 49 a.C. cuando
combate a favor de Cesar en el valle del Ebro. También esta presente en Munda
(45 a.C.). Tras esto, A. M. Canto piensa que algunos veteranos licenciados de
esta legión en compañía de otros de la X Equestris, serían los primeros
pobladores del lugar que más tarde se conocería como Emerita Augusta. En
torno al 27 a.C. se vuelve a documentar su presencia en Hispania con el
fin de combatir en las guerras cántabras, bajo las ordenes de P. Carisius.
En 25 a.C. se da la licenciatura a muchos de sus veteranos, que con otros de la
X Gemina fundan, ahora sí, Emerita Augusta, que se convierte
también en capital de la lusitania.

 

 

La moneda que presentamos para documentar la presencia de esta legión en Hispania
es un semis de época augustea. Aparece en el anverso el busto del emperador
a.d. rodeado de la leyenda PERM (issus) CAES(ar) AUG(ustus)
o con el permiso de Cesaraugusto. En el reverso aparece una mención explicita a
las legiones V y X, además del águila legionaria junto a dos insignias.

 

 

LEGIO VI Macedonica Hispana VICTRIX Pia Fidelis

 

Como el resto de las demás legiones, llega a Hispania en 27 a.C.
para participar en la guerra contra cántabros y astures. Lo hizo desde el
frente occidental. Su participación debió ser decisiva en la contención de los
astures y el control de los Galaicos para evitar que se unieran a los
cántabros, gracias a esto ganó el apelativo de Victrix. Después de 19
a.C. permanecerá acantonada en los alrededores de Asturica Augusta. Se
cree que pudo participar en la fundación de Lucus Augusta. Parte de sus
veteranos serán licenciados y junto con veteranos de la IIII Macedonica
y la X Gemina comenzarán en fechas aun discutidas, la construcción de la
nueva Caesaraugusta. Desde 5 a.C. se trasladará a la provincia tarraconensis
y llegará a compartir oficiales con la X Gemina. La península
esta en estos momentos plenamente pacificada, pero la legio VI
permanecerá aquí hasta el 69 d.C. siendo entre 63 a.C. y 68 a.C. la única
legión presente en Hispania. Su presencia en la numismática se observa
en monedas de Caesaraugusta que ya hemos visto para la legio IIII
Macedonica
.

 

 

LEGIO VIIII Triumphalis Macedonica HISPANA

 

Documentada en Hispania en 49 a.C. gracias a su participación en la
batalla de Ilerda, a las ordenes de C. Fabius. Su emblema será Neptuno
en recuerdo de la participación en la batalla naval de Actium (31 a.C.).
De nuevo la encontramos en Hispania en 25 a.C. donde es posible que
ganara su cognomen, aunque hay autores que creen que este cognomen se debe a
que fue reclutada en estas tierras. 
Posiblemente su campamento durante las guerras cántabras estuvo situado
en el frente oriental, concretamente en Castrecias (Burgos). Al finalizar la guerra
fue trasladada al Norte de Italia. Esta legión es en mi opinión la más
desconocida de las que pasaron por la península. No se conoce ninguna mención
numismática a la misma.

 

 

 

LEGIO X Veneria Equestris GEMINA Pia Fidelis

 

Esta legión es de las más antiguas desde la profesionalización de las
legiones en 107 a.C. Fue además la legión favorita de Cesar, tal y como lo dice
en sus textos. Su emblema era el toro. El cognomen de Veneria se le
otorga por la diosa Venus (“antepasada” y patrona de los Julio-Claudio).
Combatió en Hispania por Cesar en 49 a.C. y también en  Munda (45 a.C.). Al finalizar la guerra
civil entre Marco Antonio y Octavio, la X Veneria Equestris se
fusiona con la X de Marco Antonio, dando lugar a la nueva X Gemina.
Su emblema cambia adoptando los Dioscuros.

 

No es hasta el 26 a.C. cuando es trasladada a Hispania, para
combatir en el frente occidental contra los Cántabros. La encontramos en 25
a.C. en Asturica Augusta. Su participación en la guerra durará
hasta la rendición de los astures en 22 a.C. Al igual que los veteranos de la IIII
Macedonica y la VI Victrix, los de la X Gemina
serán participes de la fundación de Caesaraugusta y con la V Alaudae
de la de Emerita Augusta. Posiblemente veteranos de esta legión
se asentaran también en Barcino. Permaneció en la península hasta el 63
d.C. , cuando fue trasladada a Panonia. Estos veteranos aparecen en monedas que
ya hemos visto, tanto de Caesaraugusta con la IIII y la VI, como de Emerita
Augusta con la V.

 

 

CONCLUSIONES

 

En este trabajo he querido
mostrar la importancia que tuvieron los legionario romanos licenciados en la
definitiva romanización de Hispania. Su asentamiento en estas tierras,
tras largos años de luchas contra bárbaros pusieron en contacto a las gentes
que sustentaban el modo de vida romano con la población autóctona. Por si fuera
poco, ser legionario en estos momentos aporta prestigio personal y poder, al
menos después de la licenciatura,  a
juzgar por las numerosas emisiones de veteranos que hemos estudiado.

 

Por otro lado, la guerra contra los Cantabros provocó que todo el aparato
imperial se trasladara de primera mano a la península, y esto se nota desde la
fundación de ciudades a la construcción de puentes, pasando por la
administración de recursos (minerales, acuñaciones, levas, frumenta...)
o el avance del derecho romano. Durante este tiempo, los romanos moldean Hispania
a su imagen y semejanza, alcanzando los más altos niveles de civilización para
el momento.

 

La vida del legionario era una de las más duras que se conocían. Veinte
años de servicios militares en la legión era el mínimo obligatorio. Para los
veteranos licenciados, Hispania supuso el pago a una larga carrera, en
forma de tierras, concesiones jurídicas, riquezas, “una tierra de
oportunidades” donde poder progresar en una sociedad marcada por los ordenes y
las posesiones personales. El patriciado urbano de las tres ciudades capitales
de provincia (Colonia Patricia, Emerita y Caesaraugusta), procede
mayormente de ex-legionarios, una pista para comprobar el nivel de poder que se
le otorga al ejercito y más concretamente a los veteranos.

 

Por último una mención al desarrollo del culto imperial. Propiciado por el
propio Augusto, tenía en las legiones uno de sus pilares fuertes. Todas las
monedas con símbolos legionarios no varían en sus anversos, presentando al
emperador, bien Augusto, bien Tiberio, etc... como protagonista de un momento
histórico de desarrollo positivo en muchos aspectos. Eso si, sin olvidarnos de
que “si vis pacen para bellum”.

 

 

BIBLIOGRAFÍA:

 

- Historia de las
legiones romanas
. Julio Rodríguez González. Ed. Almena. Madrid                           

2003.

 

-Los campamentos
romanos en Hispania (27a.C.-192 d.C.): El abastecimiento de moneda
. Mª Paz
García-Bellido (coord.). CSIC. Madrid 2006.

 

-El exercitus hispanicus de Augusto a Vespasiano. A. García y Bellido.”. Articulo publicado virtualmente el la
página web: www.cervantesvirtual.com.

 

- Diccionario de términos de arte y elementos de arqueología,
heráldica y numismática
. G. Fatás y Gonzalo M.
Borrás. Alianza editorial, Madrid 2005.

 

Escribe aquí el segundo bloque de texto de tu artículo


No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 Vitalic 22 de mar. 2008

    Hola Lorena, muchas gracias.

    Esos que niegan las guerras cántabras, esta claro que no han leido todo lo que he leido yo para hacer este trabajo... :-) .Los Libros de Julio Rodriguez y de García-Bellido son varios tomos, que si los juntas no caben en dos mochilas¡ jeje.

    pd. ¿Quién las niega?, ¿Se puede decir?

  2. #2 Vitalic 01 de abr. 2008

    Hola de nuevo. No es ninguna molestia.

    En este momento no tengo los Libros en mi poder, puesto que pertenecen a una biblioteca pública, pero creo recordar que Julio Rodriguez da una lista de las legiones que participaron, y no nombra a la VII Macedónica. Yo me basé en esa lista también, y por eso no la he puesto. Pero si tienes más información cuentala aquí.

    un saludo

  3. Hay 2 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba