Autor: Alevín
jueves, 31 de enero de 2008
Sección: Artículos generales
Información publicada por: alevin


Mostrado 22.348 veces.


Ir a los comentarios

Moisés de León y la Cábala

Semblanza de este filósofo medieval

Sobre el año 1240 venía al mundo,  en la judería de la ciudad de León,  Moshe’ben Sem Tob, que sería  más conocido como Moisés de León en los círculos cabalísticos. Nació en el seno de una familia de rabínos y estudiosos que dió más de un personaje importante en  las comunidades hebraicas de la  Edad Media y de la que existen datos de su asentamiento en León desde el año 1049. Vivió nuestro protagonista durante los reinados de Alfonso X, su hijo rebelde Sancho IV y Fernando IV, compartiendo universo intelectual con personajes como Don Juan Manuel  o Ramón Llull.

Poco sabemos sobre su vida, principalmente por dos razones. Una vendría unida al hecho de ser judío y por ello permanecer en el ostracismo intelectual de la época, quedando sus trabajos vedados a la mayoría y sí únicamente en manos de eruditos en la Ley Judía. La otra razón se debió a la humildad en la que basó su existencia, siempre lejano de homenajes y alharacas. Se conoce su interés por la filosofía  pues esta documentado que se hizo  para él una copia de la “Guía de los Perplejos”, de Maimónides.  Suponemos que tuvo una infancia y juventud que debió ser,  sino feliz, al menos tranquila pues en la capital leonesa, tanto moriscos como judíos siempre gozaron de un ambiente de comprensión y tolerancia. También sabemos que su vida se desarrollo itinerante por diferentes aljamas de la península, como Burgos, Guadalajara, Ávila y Arévalo donde, hay dudas entre las dos últimas localidades, falleció en 1305.

Cuatro son sus obras conocidas:

·         “Séfer ha- Sadot”. Una racionalización del judaísmo enfrentándolo al resto de las religiones, procurando no caer ni en fanatismos ni en concesiones, buscando la naturaleza original de las creencias aunque parezcan que estas contradicen las leyes de la razón, pués estas  no tienen porque coincidir con las de Elohim, Dios creador de Lógicas y Razones.

·         “Ha- Miskal”. Un alegato contra la filosofía que trataba de involucrarse en las creencias religiosas con el fin de hacerlas supuestamente más coherentes y comprensibles.

·         “Séfer ha-Rimmon”. Obra que ha permanecido inédita hasta nuestros días. Trata de una interpretación personal de la religión judía y de sus ritos.

Séfer ha-Zóhar”, conocido como “El Libro del  Esplendor”. Es sin duda su obra más conocida y,  junto con el Talmud y el Antiguo Testamento, forma la trilogía sagrada de la mística  cabalista. Es obra en la que intervienen varios autores,  siendo la redacción final obra de nuestro protagonista a pesar de que, siguiendo costumbre muy de la época de atribuir la propia obra a alguien más conocido y prestigioso, él  dice que ha sido escrito por Simón bar Yohai, uno de los precursores de la Cábala. Las doctrinas contenidas en este libro lo han convertido en la principal fuente de estudio de la doctrina judía, para muchos más importante que el mismo Talmud. Es conocida la anécdota que sucedió en los primeros tiempos de la fundación del Estado de Israel, cuando llega una gran multitud de inmigrantes yemeníes que se habían visto obligados a dejar prácticamente todos sus bienes en su país de origen y que, entre lo poco  y esencial  para ellos que consiguieron conservar, estaban varios ejemplares del “Zóhar”.

La fama de este libro viene dada por la interpretación que hace del Antiguo Testamento, proponiendo una vuelta al conocimiento originario en la línea de lo que se ha dado en llamar Cábala (Kibel=Recibir), que no es más que buscar una interpretación al mensaje divino expresado en los libros que componen el Antiguo Testamento, dado que todo lo creado es una emanación de Dios, el cual es inaccesible al espíritu  humano. El Antiguo Testamento sería un compendio semántico de las proyecciones divinas ya que Dios solo es apreciable por los humanos a través de sus cualidades manifestadas a través de los “sefirot” o principios sagrados que permiten al iniciado alcanzar el conocimiento y transmitirlo a su comunidad para beneficio de todos.Existen dos escuelas en la Cábala:

ü  La de los que aspiran a través de la Cábala al conocimiento de Dios a través del estudio e interpretación de Su Palabra, codificada en un mensaje a través de los sabios que sirvieron de herramienta divina para su divulgación. Para los cabalistas esta claro el que si el Antiguo Testamento ha sido inspirado por Dios, no puede limitarse ha ser un simple conjunto de historietas ni sucesos históricos, sino que tiene que esconder algo más profundo, tal y como se dice en el Libro de los Salmos “Oh Dios, quita la venda de mis ojos para que sea capaz de contemplar el tesoro que esconde tu libro” .Esta escuela era seguida por los Sefardíes (judíos españoles) la parte más intelectual de los cabalistas.

ü  La escuela de los “Hassidé Achkenat” (Santos Alemanes) nace junto al Rhin y se basa en la búsqueda del poder de Dios, en lugar de en el significado de la  Palabra,  en la semantica constructiva de la própia Palabra y ,a través de la Palabra divina, el provocar hechos extraordinarios que, en muchas ocasiones, se confundían con la hechicería. También tiene su base en el Libro de los Salmos” :”...de la misma manera, por el poder de la Palabra crear cielos nuevos”.  Por supuesto se hizo muy pronto popular, es el típo de cábala más conocida, y ha dado lugar a muchos escritos sobre, por ejemplo, la adjudicación de un  valor a las letras del abecedario y la interpretación del sentido oculto de las palabras en base a dichos valores numéricos y a la situación de las letras en la palabra empezando, por supuesto, por  Y H V H. El abuso de estos métodos hizo que muchos dirigentes hebreos prohibiesen el uso de la Cábala.

Nuestro Moisés de León no solo fue un representante de la escuela sefardí  sino que además, en sus obras, nos da una interpretación de los textos divinos  a través de la Cábala, con la que intenta reformar la vida disoluta que, a su parecer, estaban llevando en muchas de las comunidades por el visitadas, lo cual le provoco no pocos problemas en algunas aljamas sobre todo por el contraste en la forma de vida que llevaban muchos clérigos judíos comparado con la humildad de la que hacia gala nuestro personaje. Curiosamente son coincidentes los temas de sus prédicas con las de dominicos y franciscanos, ordenes que también se estaban desarrollando paralelamente, e incluso hay coincidencia en las denuncias  contra las formas de vida de los clérigos de ambas religiones. Existe una casualidad curiosa que relaciona a nuestro hombre con San Juan de la Cruz, se trata del hecho de haber “compartido” la misma vivienda, con la diferencia de siglos correspondiente, claro :”....una pequeña casa colindante con el jardín de la Encarnación......en el solar donde estuvo el  antiguo cementerio judío donde en 1305 estuvo enterrado  Moisés de León...”

Con la mirada fría de hoy día, Moisés de León, podría pasar por un fanático religioso, un heterodoxo con un fanatismo similar al de Santo Domingo de Guzmán o San Francisco de Asís,  que procuró hacer coherente  su forma de vida con las doctrinas que predicaba a pesar de que, paradojas de la vida, su hija le fue solicitada en matrimonio por un rico judío que únicamente le pidió como  dote el manuscrito del  “Zohar”.

Bibliografía:

“Moisés de León” – Ilia Galán

“Las Juderías de la Provincia de León” – Justiniano Rodríguez Fernández

“La Biblia Cuántica” – José Álvarez López

“Los secretos de la Alquimia” – Juan G Atienza

“La ciudad de Ávila”- José Belmonte Díaz

Paz y bien

 

Escribe aquí el segundo bloque de texto de tu artículo


No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 alevin 31 de ene. 2008

    No es mi intención interrumpir en un foro de tan interesante desarrollo pero  si quisiera añadir algo curioso de lo que me he acordado. Enfrente de la fachada oeste de la catedral de león hay un monumento esculpido por Uriarte como homenaje a los constructores de las catedrales. En este monumento tenemos un ejemplo clásico de lo que sería construir un “todo” a través de diferentes símbolos que habría que interpretar para llegar a comprender ese “todo. A saber:

    v  El bronce en que está fundido representaría el muro en el se trabaja

    v  Las baldosas del suelo sobre las que se asienta la escultura están colocadas de modo que representan un “laberinto catedralicio” que , siguiéndolo,  lleva a la propia escultura.

    v  La base del monumento esta repleta de textos. Al Sur, en letra capital, un texto con referencias a Nicolás Francés, autor del retablo de la catedral y de varias de sus Pinturas.  Al Norte,  en letra cursiva, un texto  del “Zohar”,  de nuestro ya amigo Moisés de León, honrando la tradición que cuenta de su participación  cabalística en la construcción de la catedral.

    v  Perfil de una figura humana dividida en dos ( dualidad de lo positivo y lo negativo) representando al susodicho Nicolás Francés con su paleta de Pintor y al mismo tiempo como peregrino.

    v  Un ventanal gótico donde se han grabado el hueco de 20 manos (18 diestras y 2 siniestras) con diferentes tamaños. Representarían a los  alarifes que levantaron la catedral. Actualmente se ha convertido en tradición para los visitantes  de león el buscar la mano en la cual encaje la tuya, es señal de buena suerte cuando lo hallas.

    v  Por otros lugares de la escultura aparecen el sello real de Alfonso VII, el de la catedral, varias cabezas de angelitos...seguro que me dejo algún otro símbolo .

    Adjunto foto grande para que se aprecie el monumento.

    Paz y bien

    escultura

  2. #2 xabres 01 de feb. 2008

     Alevin, Yo no soy un experto, ni mucho menos, en Cábala, sólo un aficionado al estudio, y al mismo tiempo enamorado de las tradiciones no ortodoxas, igual es por mi tendencia a poner todo en solfa.

     A mi edad, empiezo a ser demasiado exceptico, sobre todo con aquello que es indemostrable a mis entendederas, o indemostrable en sí. Tengo pánico a los dogmáticos, y me horroriza la idea de convertirme en uno de los mismos.

     Considero que el Zohar, es buen libro para el estudio del Pentateuco, sobretodo, bajo un punto de vista diferente al que nos han contado. (Creo que en algún sitio he dicho que sólo he tenido un MAESTRO, en una escuela de Zamora, y era represaliado, era MAESTRO de escuela,).

     El Esoterismo, así, me da un poco de miedo, aunque creo en la buena voluntad de algunas personas.

     Cuando hablo de Cábala cristiana, probablemente, me estoy refiriendo a uno de sus grandes divulgadores, en los dos últimos milenios, me refiero al Jesús de Nazaret cristiano o al Jhosua bem Miriam, o al Hijo del CarPintero. Si se estudia bien lo que nos llega en los Evangelios, hay frases y sentencias, que no tienen desperdicio. No menciono nada, pués una Biblia está al alcance de cualquiera, y lo mejor es que cada cual saque sus conclusiones.

     Tomas de Aquino, creo que no andaba lejos, dando un salto, seguramente tampoco Francisco de Asís, creo que voy a repetir Teresa de Avila, Juan de la Cruz, Cervantes y añadiré otro : Fray Luis de León, y no quiero meter aquí los Llul, Averroes, ni los encasillados como Masones. Eso seria para otro debate.

     Si soy capaz de escanear alguna cosa que tengo por ahí, con relación al tema la pasaré, con MI COMENTARIO.

     Un cordial saludo

  3. #3 alevin 01 de feb. 2008

    Xabres, ya he comentado en otros foros mi oPinión de que todo lo referente a Jesús hay que mirarlo con lupa y que lo importante de esa personalidad es el hecho de su existencia  y la influencia que ha tenido duarnte dos mil años. De sus hechos o dichos solo me quedo solo con el sermón de Montaña, que si es una verdadera revoluciòn, sobre el resto soy esceptico por los "foltros" de traducción o interpretación forazada para que se ciña a las doctrinas dogmáticas. venga, compañero, espero ese "escaneo"que anuncias acompañado de comentarios.

    Sotero21. Hice solo dos divisiones, y sin nominarlas, para no crear confusión en un tema en el que creo solo se mueven agilmente los iniciados, que no es mi caso, pues he visto clasificar a la cábala como mística, exotérica, dogmática....... Yo también he estado "hojeando", entre otros,  la "Enciclopedia Judia"y también me he encontrado con la figura de Moisés Botarel del que la propia Enciclopedia dice que era de inteligencia limitada. Debió ser una persona extraña con su "idolatrización" de Aristóteles (apoyandose en el dicho talmúdico "vale más un sabio que un profeta")poco apreciada por sus propios convecinos. Personalmente es una figura que no me pareció esencial sacar en el artículo para no hacerlo más farragoso. Pero aquí estoy para aprender. 

    Paz y bien

  4. #4 Sotero21 15 de feb. 2008

    Pero es que me da la sensación de que no son tan distintas. Mi modesta oPinión es que hay una vía de penetración de la mística por el norte, desde Alemania, llevada allí por familias que provenían de Babilonia, vía Italia. La otra, desde el sur transportada por otras familias de ascendencia babilónica. No son familias cualesquiera, son exilarcas, descendientes directos de David y cada una supongo que estaría encargada de la custodia y trasmisión de ciertos libros. Ambas corrientes crean escuelas separadas por la distancia pero, en realidad, son dos ramas del mismo árbol. Van a confluir en Cataluña-Provenza, que es donde se crea la Cábala que conocemos con tal nombre y que es la que se materializa en el Zohar que, como se ha dicho es el compendio de los saberes aportados por unos y otros.

    Como ya dije saber cual es la aportación de cada cual excede mi pretensión y conocimiento. Le agradeceré a Januka  su parecer sobre esta oPinión que doy.

    Un saludo

  5. Hay 4 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba