Autor: urerze
martes, 29 de enero de 2008
Sección: De los pueblos de Celtiberia
Información publicada por: urerze
Mostrado 11.157 veces.


Ir a los comentarios

Alternativa de interpretación a la lengua ibera.- Reflexiones previas y análisis de la lápida de Ibiza y de la tésera de prótomo de toro

Tras un paréntesis de un mes largo,dedicado al trabajo "en retaguardia", publico este nuevo artículo, incluyendo primero una serie de reflexiones que me han ido surgiendo al hilo de numerosas lecturas académicas y de los propios resultados intermedios que voy obteniendo en mi intento de interpretar el oibero desde otras pautas de lectura de signos. El tema no es fácil, pero yo sigo adelante con tesón y paciencia.

Escribe aquí el segundo bloque de texto de tu artículo


No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 urerze 30 de ene. 2008

    Para Diviciaco:

    Lo que dices tiene mucho sentido y, de hecho, es lo que yo por mi cuenta intento hacer durante el proceso de interpretación en retaguardia. Sin embargo, te puedo asegurar (y no es una pose de modestia) que sientro tremendas limitaciones sistemáticas a la hora de mi trabajo.

    Dado tu amable interés, poco frecuente hasta el momento (como tú mismo puedes comprobar por el número escaso de comentarios a mis artículos), me permito adelantarte estas ideas, que yo mismo sé que son escasas por el momento:

    1.- Tampoco sé vasco, por lo que tengo que apoyarme necesariamente en un diccionario actual, por lo que sé que puedo concitar todos los denuestos de los puristas, como ya algunos han motejado en ocasiones al propio Jorge García Alonso, creo que con exceso de crueldad en ocasiones , incluso con ciertas invectivas despectivas hacia "los descifradores mágicos del ibero" como he visto escritas (de momento, aludiendo a él, pero quién sabe si no también a mí mismo dentro de poco tiempo)

    2.- A este respecto, pienso que donde este señor se puede haber pasado no es en apoyarse en el vasco, sino en ampliar su enfoque hacia parcela limítrofes que ya no son la pura interpretación de inscripciones. Apoyarse en el vasco no es ningún disparate; el posible disparate es sacar más conclusiones de lo que uno debe abarcar y un tanto desperdigadas en sus objetivos. He leído sus trabajos e, incluso, he contrastado una por una muchas de las "palabras iberas" apuntadas por él, con resultado intermedio.

    3.- Como la diferencia clave entre García Alonso y yo mismo es que él se apoya en el vasco pero desde la conversión usual de signos, mientras que yo utilizo otro planteamiento diferente, no te oculto que el hecho de que ambos lleguemos a posibles interpretaciones desde criterios distintos de trascripción me ha dado mucho que pensar durante un tiempo, pues soy muy autocrítico en mi trabajo, aunque a lo mejor no se perciba en lo que escribo.

    La clave creo que está en dos cosas:

    a) Que numerosas palabras iberas (y vascas) son de pocas sílabas (dos, muchas veces) y esto facilita que, con dos lecturas diferentes, dos mismos signos, por ejemplo, puedan generar en ambos intentos de traducción sendas palabras "válidas"

    b) Que los textos ibéricos eluden las vocales con una frecuencia tremenda, con lo que el intento de traducción debe apoyarse en las consonantes... y las vocales explícitas, que también las hay. La posible interpretación está así más abierta y es más factible que si la inscripción contara con todas sus letras visibles.

    4.- Al hilo de la omisión de vocales, existe un método en ibero de indicar en ocasiones (NO SIEMPRE, que quede claro, pues en bastantes casos se omiten las vocales y no se actúa así) que se han "comido" alguna vocal antes o después de determinada consonante. Se trata de añadir al signo correspondiente una pequeña rayita (la jucla).

    Pues bien, nunca he opído hablar de esto a ningún estudioso de las inscripciones ibéricas. Incluso, se llega al dislate (desde mi modesto y prudente punto de vista) de que la cuando la N usualmente aceptada (yo también la considero N) lleva una jucla inserta sobre su signo, pasa a considerarse otra letra, concretamente la I. ¡Ni de lejos! Con jucla incorporada, sigue siendo N.

    5.-Lo que puede resultar muy fácil de entender es que en ibero no aparece la H, cuando en el vasco actual sí existe. Así, hay palabras iberas con lecturas "zii" y "oe" que en vasco actual corresponden a "zihi" y "ohe"

    6.- Yo no soy un lingüista de estudios académicos, mis orígenes formativos universitarios son de ingeniero y, luego, economista., Sin embargo, puedo asegurar que la base del método científico la tengo muy bien aprendida y asumida: planteamiento, hipótesis a contrastar, pruebas, aceptación o rechazo y vuelta a empezar. ¡Hipótesis "en el aire", ninguna!

    Aun así, me da el pálpito de que no existe una "perfección" sintáctica en las inscripciones iberas y, por esto, cuando leo las serias y estudiadas disgresiones de linguistas sobre elementos sintácticos de una determinada inscripcióndesconocida, me quedo desconce3rtado. ¡Cuánto tiempo perdido en "salvas al aire"!   

    7.- Una terminación verbal muy abundante es "Infinitivo + EM" y aquí debo decir al respecto que para mí el signo M corresponde a la lectura M y no, como es usualmente aceptado, a la lectura S'.

    8.- Es de sobra sabido que según casos, poblaciones y épocas los textos de aquellos tiempos pueden aparecer escritos en los dos sentidos posibles (e, incluso, en algún caso suelto hasta en bustrófedon). Aunque prevalezca en ibero la escritura de derecha a izquierda, aparecen bastantes inscripciones retrógradas, sobre todo en monedas, algo entendible al preparar los signos de los cuños en sentido normal y, cuando rellenaban el molde, el texto salía lógicamente en sentido inverso) 

    Pues bien, a pesar de conocerse esto, los estudiosos consaideran un determinado signo mirando hacia la derecha como R y si está mirando hacia el otro lado, como A. No señor. En una escritura con enormes limitaciones, no se podían "dar el lujo" de inventar letras diferentes según mirara el signo a un lado o al otro. Al menos, esto pienso yo.

    Divicíaco, en fín, perdona el rollo, pero debía contestarte, tanto por respeto a tu intervención como para que también se pueda ir viendo que no estoy actuando a tontas y locas. Si no aporto más cosas de momento, es precisamente por mi propia prudencia de ir contrastándolas suficientemente y esto no es tan fácil como pueda parecer.

    Gracias por tu interés y un cordial saludo.

     

     

     

     

     

     

  2. Hay 1 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba