Autor: Alicia M. Canto
sábado, 19 de enero de 2008
Sección: Historia Antigua
Información publicada por: A.M.Canto
Mostrado 42.133 veces.


Ir a los comentarios

Ptolomeo y las ciudades vasconas. Ensayo de localización

Al hilo de recientes artículos en Celtiberia que proponen un nuevo método de ajuste de las coordenadas de PTOLOMEO a las reales, se recupera aquí, ad pedem litterae, parte de un estudio publicado en 1997 en el que, a partir del cosmógrafo, pero analizando sus coordenadas por sectores y cruzando el método con otros factores documentales antiguos, se proponía la localización de una veintena de ciudades vasconas desconocidas o no bien fijadas.

Este artículo recoge literalmente la introducción metodológica (págs. 40-45) a la parte II de mi estudio “La Tierra del Toro: Ensayo de identificación de ciudades vasconas”, publicado en Archivo Español de Arqueología 70, págs. 31-70. Desde 2004 existía ya en red una versión beta de todo el artículo: es.geocities.com/los_vascones/, que se ha actualizado en 2008 con el "Epílogo": http://es.geocities.com/los_vascones/vascones_epilogo.htm


Resumen del artículo original
: Este trabajo esta dividido en dos partes. En la primera se estudian los testimonios de culto al toro y a la luna como definidores del territorio primitivo del Ager Vasconum, en especial las muy características "aras taurobolicas" de Navarra y el oeste de Zaragoza. En la segunda se propone un nuevo método de análisis, por conjuntos, para intentar aprovechar datos, hoy inutilizables, del geógrafo PTOLOMEO (II, 6, 66), acerca de las ciudades vasconas. Con diversos materiales arqueológicos y fuentes literarias, antiguas y medievales, se llega a proponer nueva ubicación para dieciocho de ellas y, en especial, para el enorme territorio público conocido como "Las Bardenas Reales", un posible ager Caesarianus adsignatus. La propuesta final de localizaciones (fig. 13) coincide bastante bien con la experimental a partir de PTOLOMEO (fig. 9), lo que puede indicar la validez del método empleado.

(Artículo subido aquí el 27 de diciembre de 2007; el 8 de enero de 2008 se le añade la fig. 12 y la presente introducción con el resumen.)

*************

La Guía Geográfica (Geographikè Úphégesis) de PTOLOMEO (29) tiene indudables dificultades de comprensión en las que no es el caso ahora entrar (30) y que han sido objeto secular de estudio y polémica en y después de la Antigüedad y, sobre todo, a partir de los astrónomos y geógrafos árabes. Como muestra acerca de sus problemas de precisión en el entorno que aquí vamos a considerar, baste decir que, aunque su orientación es buena, calcula para la longitud total del río Ebro 2500 estadios, es decir, unos 450 Km, y por tanto casi 300 Km menos de los 720 que en realidad tiene (31). Acaso más ilustrativo aún sea decir que, para establecer las coordenadas de sus quince ciudades vasconas del interior de cuya localización voy a tratar, PTOLOMEO utiliza 2 grados de latitud N-S, cuando lo real es 1 grado y 20 minutos, y que para la longitud E-0 abarca 1 grado y 10 minutos, habiendo 1 en la realidad. Ni siquiera, pues, existe proporcionalidad en su descripción.

Y es que, por razones diversas, su exactitud dentro de su tratamiento de Hispania, como para otras zonas del ecumene, es irregular. Tales dificultades, sin embargo, no deben desanimar completamente para un beneficioso aprovechamiento de sus valiosos datos, sino que hay que recurrir a combinar otra serie de informaciones y puntos de vista, que es lo que aquí trato de ensayar, explorando alguna ruta inédita en la investigación con el ánimo de ofrecer hipótesis nuevas, aunque sean discutibles y polémicas, o incluso aunque no se demuestren todas acertadas con el tiempo, ante el hecho de que, siendo copiosísima la bibliografía dedicada al territorio vascón de época romana, continúan muchas de sus ciudades sin reducciones claras, siendo habitualmente los a veces escurridizos parecidos toponímicos, y no los repertorios geográficos antiguos, los que más se han usado al sugerir ubicaciones para la mayor parte de ellas.

PTOLOMEO dedica a las ciudades de los vascones el capítulo 6, 66 de su libro II, mencionando 15 de sus ciudades interiores, más la marítima Oiassó, con sus coordenadas. De ellas están bien identificadas (la mayoría desde hace siglos) Pompailón, Andelo, Gracourís, Kalagorína, Káskonton (32), Ségia (33) y Alauóna(34) (respectivamente con Pamplona, Muruzábal de Andión, Alfaro-Corella, Calahorra, Cascante, Ejea de los Caballeros y Alagón), por lo que no son ahora objeto de nuestro interés más que para usarlas como puntos sólidos en torno a los cuales poder movernos. Para las restantes nueve (Oiassó, Etoúrisa, Bitourís, Nemeturissa, Kournónion, Iska (35), Ergaouí(k)a, Tárraga y Mouskaría) se vienen barajando varias posibilidades sin confirmación epigráfica; entre ellas sólo Oiassó, gracias a la homonimia y la arqueología, cuenta con más y mejores hipótesis de localización. Creo también, como cuestión previa, que un prejuicio muy general al hacer idénticas la Iákka ptolemaica y la Jaca oscense ha impedido un mejor aprovechamiento del geógrafo; pues si se acepta la ubicación según la da PTOLOMEO, literalmente al sur de Ándelo y Etúrissa, nos resulta un factor que duplica la ya compleja distorsión de los datos del geógrafo. Hay, por tanto, que deshacer -sin tajarlo- ese verdadero nudo para poder liberar los demás datos.

Primero ubicaremos los puntos de las ciudades mencionadas. sobre una simple rejilla (fig. 8) y según las coordenadas antiguas, y prescindiremos ahora de la cuestión astronómica y de muchos otros problemas de la crítica ptolemaica.

<span class='resaltar'>PTOLOMEO</span>. ciudades vasconas sobre una rejilla simple (canto, 1997, fig. 8)

Fig. 8.-Ubicación de las ciudades vasconas interiores. Según las coordenadas de PTOLOMEO II, 6, 66, sobre una rejilla simple.

Sí tendremos en cuenta, por ejemplo, la apreciación más vertical de los Pirineos que se mantuvo en los geógrafos antiguos y medievales. Y también que, para zonas alejadas o no muy conocidas, PTOLOMEO, a pesar de su rigurosa defensa teórica de la superioridad de la coordenación astronómica sobre la medición de distancias terrestres, para lugares poco conocidos tuvo necesidad de servirse finalmente de otras fuentes, itinerarias y corográficas (Códice Valencia, 1993: 25), por lo que no podemos esperar un completo rigor. Admitiendo lo anterior, se podrá apreciar entonces, en la rejilla, que existen unas orientaciones generales que -y ésta es la novedad de su análisis que propongo- pueden ser relativamente válidas estudiadas y entendidas por conjuntos relativos y no globalmente como se viene haciendo. En la fig. 9 muestro la hipótesis (36):

Propuesta de análisis sectorial de <span class='resaltar'>PTOLOMEO</span> (canto, 1997, fig. 9)

Fig. 9.-Propuesta de análisis sectorial de las ciudades vasconas transmitidas por PTOLOMEO II, 6, 66.


Por ejemplo, partiendo de Pompaelo como punto más seguro, (E/I)turissa está al N-NE y, en la vertical de Pamplona, Cascantum. Por otro lado, al SE real se encuentra Segia (Ejea de los Caballeros), con Alauona (Alagón) al S, casi en la vertical de Segia. Estas ubicaciones sí son más o menos coincidentes en la realidad con las coordenadas en las que las dispone PTOLOMEO (aunque no, como ya he dicho, con las distancias reales), si bien el grupo más meridional se encuentra, en bloque, claramente desplazado y, por tanto, debe buscársele acomodo a todo él en la mitad derecha de la rejilla, ya que Segia y Alauona están, lo mismo solas que entre ellas, correctamente localizadas. Asegurado así el N y el S del territorio ptolemaico, el valle del Cidacos cae en ese caso entre Pompaelo y Cascantum, como en realidad ocurre, y entre ambos núcleos conocidos tendríamos tres nombres de ciudades desconocidas: Nemeturissa, Curnónion y Iákka (37).

El Anónimo de Rávena (312, 1-3) menciona otras tres más que están super scriptam civitatem Gracuse: Beldalin, Erguti y Beturri, las tres ignotas. El mismo autor, sin embargo, refiere otras cinco ciudades vasconas en su citadísimo párrafo 311, 10-14: (... iuxta super scriptam Caesaraugustam...:) Seglam, Teracha, Carta, Pompelone, Iturisa. Y como estas cinco están citadas desde el Sur hacia el Norte, creo legítimo suponer que lo mismo ocurre con las tres anteriores.

Beturri sólo puede identificarse con la Bitourís ptolemaica, entre Pompaelo y Andelo, con lo que Beldalin y Erguti deben buscarse asimismo entre «Gracuse» (Gracchurris, cerca de Alfaro) y Pamplona. Por tanto, con respecto a Gracuse/Gracchurris (38), al sur, debemos buscar, por este orden, que Beturri-Bitourís esté más al N; más abajo de ella, Erguti, y al Sur, pero sin llegar al Ebro, Beldalin. Las tres deberán estar además al O del río Cidacos (39), donde está Curnonion, por el hecho de que Bitourís sabemos que está sobre Andelo y ésta, conocida y excavada, se encuentra en realidad al SO de Pamplona y no al SE, como PTOLOMEO nos la presentaba. De ahí que debamos desplazar todo este sector, excepto Kournónion (cf. infra), a la zona izquierda de la rejilla, con lo que Nemeturissa seguirá estando al O de Andelo, pero más o menos entre los valles de los ríos Ega y Arga, con Kournónion en su lado SE. Así pues, este grupo de modificaciones depende de dos cosas: De que conocemos con certeza la posición de Andelo, y de que Beturri/Bitourís debe hallarse al N de Gracuse, según el Anónimo de Rávena.


Además de estas ciudades de ubicación incierta, también el Ravenate (311, 11), entre las ciudades que están "sobre Zaragoza", cita una, Teracha, no bien reconocida pero que unánimemente, por el lugar (calzada entre dos ciudades bien conocidas: Ségia y Cara) y por la similitud, se identifica con la Tarrega de PTOLOMEO (40). Y, por último, recurrimos a la numismática: Una ceca considerada navarra, y asimismo sin ubicar, es la de Olcairun/dun (41) (Castiella Rodríguez, 1989: 678 con n. 8). Añadamos ahora la citada ceca de Bascunes, la más importante por el número de hallazgos; la mayor concentración de ejemplares con procedencia se da en Tafalla (Castiella Rodríguez, 1986: 149-150 con n. 33) y en el tesorillo de Alagón (Arqueología, 1992: 157 ss.). Como para ambas ciudades existe posibilidad de otros nombres antiguos, se puede concluir al menos que Bascunes deberá estar en todo caso cercana a ambas. La importante y fronteriza ciudad de Tudela parece ambas cosas sólo en la Edad Media, no se tiene por romana a pesar de su nombre, y merecerá también un detallado análisis.

Al final de esta cosecha, nos encontramos con la posibilidad, sólo entre PTOLOMEO y el Ravenate, de la existencia de al menos doce ciudades (42) sin ubicar en la zona central del ager Vasconum, en el entorno del valle del Cidacos y, en general, en la Navarra Media, entrando por el Oeste en la actual provincia de Zaragoza, entre las líneas de Pamplona por el norte y el río Ebro por el sur: Eturissa, Bituris/Beturri, Nemeturissa, Curnonion, Iaca, Ergavica/Erguti, Beldalin, Tarraga, Muscaria, Olca; además pueden sumarse Tudela (una posible Tutela), Bascunes, y, si se quiere, el solar de la única gentilidad (aparentemente) documentada, los Talaiari. En el caso de Oiarso se volverá sobre su últimamente negada duplicidad. Y veremos la posibilidad de ubicar también algunas otras ciudades vasconas del Saltus, que conocemos por fuentes posteriores, como Ispallum o Seburi. Otras como Iluersia, Seraria(na) o Aracaeli, se mencionarán sólo de paso. Diecisiete ciudades, pues, serán objeto aquí de nuestra atención.

La exuberancia urbana en la Navarra Media se corresponde con la feracidad del terreno y el alto nivel de ocupación rústica antigua y actual. Naturalmente, no es el propósito de este trabajo efectuar toda una serie de hipótesis para cada una de ellas, puesto que mi conocimiento del territorio sólo puede calificarse de modesto. Serán la epigrafía y, en menor medida, la numismática, las que vengan en los próximos años a concretarlo. Pero sí haré un ensayo, a partir de algunas fuentes literarias, las calzadas, los miliarios y los restos arqueológicos.

Parto de la base de que tanto PTOLOMEO como el Ravenate citan ciudades de alguna relevancia (y no todas, esto también es seguro). Y que, por tanto, éstas deberían estar unidas entre sí por calzadas. Los miliarios, pues (fig. 10), pueden tomarse como indicativos, no sólo de viarios, sino también de la proximidad de ciudades, especialmente cuando aparecen cerca de yacimientos antiguos con restos diversos y con epigrafía, especialmente votiva (43). Y, como veremos al final de este trabajo, también la ausencia completa de todos esos tipos de testimonios puede llegar a ser muy significativa.

Miliarios en el ager vasconum (canto, 1997, fig. 10)

Fig. 10.-Distribución de los miliarios en el territorio del ager Vasconum, y red hipotética de las calzadas a partir de ellos (mapa de A. Canto y S. Luzón, 1997).

Combinando todos los criterios dichos (más la toponimia, que usaré más adelante), tienen opción a estos nombres antiguos, de E a O, los actuales municipios de Farasdués, Layana-Sádaba, Tudela, Castiliscar, Sofuentes-Sos, Eslava, Olite, Tafalla, Artajona, Berbinzana, Oteiza-San Tirso, deteniéndonos en la línea de Estella, y, al Norte, Oyarzun-Irún (44). Comenzaré desde el Norte, siguiendo a PTOLOMEO.

En esta parte citaré especialmente la obra de A. Tovar (1989), puesto que recoge las fuentes antiguas y localizaciones de cada topónimo, aunque debe seguirse también, para complementar algunos aspectos de hallazgos arqueológicos, o de ausencia en su caso, la monografía de Mª J. Peréx Agorreta de 1986, s.vv. Al final se encontrará el mapa con la distribución hipotética de estas quince ciudades, donde he añadido otras que no trato con más detalle, como Illuersia, Aracaeli, o el posible solar de los Talaiari (la única gentilidad documentada, posiblemente no vascona) y una sí bastante elaborada hipótesis sobre el carácter de las Bárdenas Reales en época romana.

Canto 1997 fig 12


Fig. 12. Comparación con la fig. 9 del resultado del análisis sectorial de PTOLOMEO después de la hipótesis de reducción propuestas, sobre las coordenadas reales. El curso del río Ebro es marcado por Kalagorína, Grakourís, Mouskária, Alauóna y Cesaraugusta. Con flechas, las dos calzadas cuyas ciudades cita el Ravenate.

[En esta digitalización se aprecian mucho mejor que en el original los dos grupos de datos, rojo PTOLOMEO y azul Ravenate. Esta figura conclusiva se inserta al final de las ciudades ptolemaicas, bajo "Muscaria" en: http://es.geocities.com/los_vascones/vascones_muscaria.htm]

Notas de este capítulo

(29)He utilizado directamente las ediciones de S. Münster (1540 = 1966: cap. 6, 66), C.F.A. Nobbe (1881: cap. 6, 67) y la soberbia del msc. de la Universidad de Valencia (Códice Valencia: 1983). La de K. Müller (6, 66) sólo a través de la reciente del fasc. VII de los FHA (Barcelona, 1987) que, sin embargo, en este capítulo (págs. 94 y 197) contiene algunos errores en las cifras.
(30)Serán objeto de un estudio más amplio. Algunos de los problemas al respecto son bien tratados por V. Navarro Brotóns en la introducción a la espléndida edición del códice ptolemaico de la Universidad de Valencia (Valencia, 1983: 24 ss.). No he podido utilizar la monografía de F. Cordano, La geografia degli antichi, Bari 1992.
(31)Cf. sobre ello Schulten. 1963: 28.
(32)Ésta con menos unanimidad, puesto que varios manuscritos la llaman Básconton (así en la de 1540 de S. Münster, 1966: 15).
(33)Los msc. ptolemaicos aquí siempre dan Sétia. Es curioso anotar que también para la Segida Restituta Iulia betúrica (Ptol. II, 4, 10) varias versiones dan Sétida, también con T.
(34)Como se ha recordado recientemente (M. Beltrán, en: Arqueología, 1992, 203-204), no se conocen hasta ahora prácticamente en su término hallazgos antiguos, salvo el interesante tesoro de denarios ibéricos (A. Beltrán, ibid.: 157 ss.), aparecido en 1970 en el lugar llamado «La Codera de Alagón», que incluía, entre otros, 30 de Baskunes/ Bencoda, 26 de Arsaos, 14 de Turiasu y 25 de Arekorata, posiblemente posteriores al 72 a.C. (ibid.). Se trataba de una escombrera de remociones de tierra de la próxima base aérea militar. Pero, aparte de la homonimia, le conviene al sitio el contexto de su mención en la tabula Contrebiensis.
(35)Utilizo ya aquí, en vez de I/Turissa, Nemantourista y Iakka, los que creo fueron sus nombres reales. Más abajo, en su correspondiente apartado, se explica con detalle.
(36)Agradezco al alumno de Arquitectura de Madrid D. A. Rubio Valenzuela el haberme auxiliado en el tratamiento digital de las figs. 3, 8, 9, 11 y 12.
(37) Como se avanzó, la identificación habitual de esta Iákka con la Jaca oscense me parece descartable. Los Iacetani aparecen siempre en las fuentes (por ejemplo en Estrabón III, 4, 10) muy bien separados de los otros pueblos del valle del Ebro. Debe optarse (de momento) por la duplicidad, y sólo aparente, como se verá más abajo.
(38)
El que en los msc. falte la mención previa de Gracuse sólo significa lapso, o que se han perdido algunas partes del texto, pero ello no resta ninguna validez a esta indicación. Gracchurris es la más antigua colonia latina en el valle del Ebro (179 a.C.), fundada seguramente en función del hierro vascón (Canto, e.p.) y es obvio que en época del Ravenate debía mantener aún su prestigio como ciudad importante en la red viaria.
(39)Hay dos ríos del mismo nombre, casi afrontados. Me refiero aquí, naturalmente, al de la margen izquierda del Ebro, que baja desde el Norte bañando Tafalla y Olite.
(40)
Aunque varios autores antiguos la pusieron, por el simple parecido, en Larraga, a pesar de la distancia a Ejea y Santacara, la Teracha del Ravenate, Tarrega pliniana, antes citada, tiene muchas probabilidades de situarse, como se ha sugerido desde hace mucho, en la zona de Sádaba, o incluso, como ya dije, en Farasdués, a juzgar por las coordenadas que le asigna PTOLOMEO, al NE. de Segia/Ejea. Pero como el territorio, ya lo vimos, está además girado ligeramente hacia el Este, puede incluso estar al NO de ella, como de verdad lo está Sádaba, cf. infra.
(41)Supongo que la ceca de Olcairom es la misma que Guadán (1969: 199) y Aldecoa (1965) estudian como Olcairdun, Olcairun, en el subgrupo que llaman «centro-aragonés». Más recientemente, A. Beltrán (1987: 342-343) la lee Okikaurun, ubicándola «en la Navarra Central, alejada del valle del Ebro»; cf., en las Actas del mismo congreso, Labe Valenzuela: 450.
(42)Se observará que no he acudido a sumar otras cecas monetales sin patria del llamado «grupo pirenaico», e incluso otras ciudades que cita Plinio de este mismo convento, como la usualmente olvidada segunda Calagurris, la de los Fibularenses, porque prefiero ceñirme a lo que puede ser considerado territorialmente «vascón».
(43)
Puesto que la funeraria, de no detectarse las necrópolis urbanas, puede corresponder a cementerios de fundos privados.
(44)
Como se ve, afectan a al menos tres Comunidades Autónomas y provincias actuales. Vengo defendiendo hace mucho tiempo que la investigación de la España Antigua hubiera avanzado más si no hubieran proliferado tanto los estudios limitados a marcos provinciales en exceso modernos. El objeto de estudio debería siempre corresponderse, especialmente para la época romana, con ciudades, regiones, y unidades étnicas, geográficas o conventuales, antiguas.
..................

El trabajo continúa y termina (págs. 46-70) detallando la nueva propuesta de ubicación de cada ciudad y su argumentación respectiva frente a las ubicaciones propuestas anteriormente por otros autores (que son citados escrupulosamente siempre que se conocen). Cabe aclarar que casi todas ellas son nuevas, y que para fijarlas se evitó el socorrido y simple parecido toponímico (el método más tradicional en la historiografía de las ciudades vasconas), prefiriéndose argumentos como las fuentes literarias (grecorromanas, cristianas y árabes), las inscripciones, las cecas y grupos de hallazgos monetales, los itinerarios disponibles (en especial el de Antonino y el Ravenate (una de cuyas calzadas se propuso por primera vez que remontaba el río Arga), los yacimientos y hallazgos arqueológicos y los miliarios, ocupando la toponimia, como se ha dicho, por ser siempre más delicada y aleatoria, una importancia secundaria. Las propuestas concretas son las que siguen (pueden leerse en los vínculos señalados):

II.1 Oiassó, Oiarso = Oyarzun e Irún (núcleo doble, interior y costero)
(http://es.geocities.com/los_vascones/vascones_oiasso.htm)
II.2 Eturissa, (I)toúris(s)a = ¿Iterrizokoa/Velate? (con larga explicación sobre la ruta de la vía XXXIV a partir de Pamplona, y comentario de los diferentes pasos pirenaicos).
(http://es.geocities.com/los_vascones/vascones_eturissa.htm)
II.3 Bitourís, Beturri = ¿Cirauqui?
(http://es.geocities.com/los_vascones/vascones_bitouris.htm)
II.4 Nemeturissa = ¿San Tirso/Oteiza?
(http://es.geocities.com/los_vascones/vascones_nemeturissa.htm)
II.5 Kournónion = ¿Tafalla?
(http://es.geocities.com/los_vascones/vascones_kournonion.htm)
II.6 Iákka = ¿Ipsca/Isca?=¿Castil-Iscar?
(http://es.geocities.com/los_vascones/vascones_iakka.htm)
II.7 Ergavica, Erguti = ¿Berbinzana?
(http://es.geocities.com/los_vascones/vascones_ergavica.htm)
II.8 Beldalin: ¿Bega, Bagara? = ¿Vergalijo?
(http://es.geocities.com/los_vascones/vascones_beldalin.htm)
II.9 Tarrega/Teracha = ¿Layana-Sádaba?
(http://es.geocities.com/los_vascones/vascones_tarraga.htm)
II.10 Muscaria = Despoblado de Mosquera, cerca de Fontellas
(http://es.geocities.com/los_vascones/vascones_muscaria.htm)
II.11 Olca/Olcairum = ¿Olite?
(http://es.geocities.com/los_vascones/vascones_olcairun.htm)

Otras ciudades con propuesta de ubicación, no coordenadas por PTOLOMEO:

II.12 Ispallenses = ¿c. Urdax?
(http://es.geocities.com/los_vascones/vascones_ispallenses.htm)
II.13 Seburi = ¿Zubiri?
(http://es.geocities.com/los_vascones/vascones_seburi.htm)

II.14 Tutela y el Ager Tutelatus = Tudela y las Bárdenas Reales
(http://es.geocities.com/los_vascones/vascones_tutela.htm)

II.15 Bascunes = ¿Rocaforte, Pamplona?
http://es.geocities.com/los_vascones/vascones_bascunes.htm

Las bardenas reales según blaeu (1635), de canto 1997, fig. 11

Fig. 11. Detalle de la «Bárdena Real», del mapa del Reino de Navarra de Johannes Blaeu, muy arbolada aún en el año 1635.

Otras ubicaciones tratadas:

La vía XXXIV. Reflexiones sobre las causas por las que esta calzada augustea debía encaminarse desde Pamplona hacia el N (Almandoz-Velate) y no hacia Ibañeta-Roncesvalles (por Espinal-Saint Jean de Pied de Port), como se afirma habitualmente. Directa hacia el N. la llevaron K. Müller y G. Arias, en lo que estamos de acuerdo. De ello depende la correcta localización de Eturissa.
http://es.geocities.com/los_vascones/vascones_oiasso.htm
http://es.geocities.com/los_vascones/vascones_eturissa.htm

Summus Pyrenaeus e Imus Pyrenaeus: Pasos pirenaicos de Dantxarinea, Ibardín, o Hendaya, preferentemente los dos últimos. Es la ruta más corta hacia Aquae Tarbellorum (Dax, F.) y Burdigala (Burdeos, F.), destino final de la vía XXXIV.
http://es.geocities.com/los_vascones/vascones_eturissa.htm

Los Talaiari: Existe una "Punta Talaiari" en la ensenada de Asabaratza (San Sebastián). Esta que a menudo se cita como la única entidad gentilicia de los vascones no sería tal, sino de várdulos.
http://es.geocities.com/los_vascones/vascones_oiasso.htm

Monasterios Legerense (Leyre), Cellense, Serariense (¿el de "San Zacarías"?) y Hurdaspalense (¿Urda=Urdax + Ispallenses de Plinio?) (todos en la zona del Saltus Vasconum):
http://es.geocities.com/los_vascones/vascones_ispallenses.htm

Ríos Aragus (Arga) y Arago/Arrago (Aragón):
http://es.geocities.com/los_vascones/vascones_ispallenses.htm

En el "Epílogo" del artículo principal, págs. 65-67 (no digitalizado aún) se recuerdan o se sugieren otras identificaciones posibles, como:

Ilumberri: Lumbier (en ésta hay acuerdo general, pero se confirma por el Lumbira árabe intermedio: http://es.geocities.com/los_vascones/vascones_bascunes.htm)
Araceli
: ¿Estella/Irache? (suele ubicarse en Huarte-Araquil): http://es.geocities.com/los_vascones/vascones_bitouris.htm
Illuersia
: ¿Arba de Luesia (Zaragoza)? (ha de corregirse el "Ilursenses" de Plinio).
¿Cuda?
: ¿Aguilar de Codés? (¿en relación con la ceca Bencoda?). Zona limital O.
¿Larrahe
?
: ¿Larraga?
¿Summa Villa?
: Sunbilla, entre Pamplona y Oyarzun.

Otros pueblos que debieron de ser núcleos antiguos de cierta relevancia caminera pero de los que se desconoce por completo el nombre antiguo: Eslava, Barbarín, Ujué, Sos del Rey Católico, Javier, Aibar, Artajona, Aoiz... Y, a la inversa: faltan por ubicar los Calagurritani qui Fibularenses, Vativesca, Bentian...

El resultado final de todo ello lo plasmé en el siguiente mapa de localizaciones y calzadas (fig. 13 del artículo)

Canto ciudades vasconas aespa 1997 mapa fig.13

Fig. 13.- Ensayo final de identificación de 20 ciudades y lugares vascones a partir de los datos de PTOLOMEO y otras fuentes textuales y arqueológicas (© mapa de A. Canto y S. Luzón).

[Las ciudades bien identificadas de antiguo van subrayadas, se indican las calzadas ciertas y las posibles, así como los núcleos con miliarios; y con una línea negra continua la gran calzada Tarraco-Oiarso, que entraría por Velate y Bayona hacia Burdigala.]
(Nota: Una versión de peor calidad de este mapa estaba ya subida a Celtiberia: http://www.celtiberia.net/verimg.asp?id=3542, a propósito de una pregunta de abril de 2006 sobre el posible nombre prerromano de Luesia, por eso aquél llevaba una estrella roja añadida en dicho punto.)

*********

CONCLUSIONES. Cuando se ubican en una rejilla los datos de PTOLOMEO sobre las ciudades vasconas (fig. 8), pero a partir de los cinco conjuntos parciales propuestos (fig. 9), ya insertados dentro de las coordenadas reales (fig. 12), y una vez combinados con ellos todos los demás argumentos que me llevaron a sugerir cada ubicación (arqueológicos, epigráficos, numismáticos, itinerarios, etc.), puede verse que, sorprendentemente, los datos funcionan bien dentro de estos grupos:

1) Itoúrissa/Pompelón
2) Pompelón/Kournónion
3) Kournónion/Bitourís
4) Kalagorina/I(s)ka
5) Ergáoui(k)a/Alauóna o (Arguedas)/Alauóna (aquí sugerí dos hipótesis).

Como puede verse, al comparar esta fig. 12 con la fig. 8 (los datos de PTOLOMEO tal cual se nos transmiten) se comprueba que en estos sectores las coordenadas de PTOLOMEO se presentaban desplazadas del eje viario, como en 1 y 2, e incluso invertidas por completo, en los sectores 3 y 5 ("como en un espejo", lo llamaba), todo ello como resultado, según planteaba en 1997, de errores propios del material usado por PTOLOMEO, y de problemas en la transmisión posterior de sus manuscritos.

Para mí hay dos indicios fundamentales de que esta forma de análisis por conjuntos menores puede ser válida, y son:

1) que, como puede verse en las figs. 12 y 13, se definen y encajan bien y en su sitio real las cuatro ciudades vasconas del Ebro cuya ubicación sabemos seguro (Kalagorína, Grakourís, Cásconton, Alauóna), que aparecen además correctamente alineadas con la edetana Kaisaraugoústa.

2) que las cuatro calzadas principales que atravesaban el territorio y conocemos por los itinerarios: las dos de Antonino (Ebro y Cinco Villas) y las dos del Ravenate (Cinco Villas y Arga, señaladas en la fig. 12 con dos flechas (la del Arga se proponía por primera vez por aquí), y y en la fig. 13 con trazo discontinuo, pasan por donde tenían que pasar atendiendo a las ciudades bien conocidas, ayudando con ello a ubicar las no conocidas.


Estoy convencida (y éste fue el punto de partida del trabajo de 1997) de que en PTOLOMEO no se puede encontrar un verdadero sistema de parámetros regulares, ni entre dos territorios regionales ni incluso dentro de un territorio unitario, como es el vascón, a causa, no ya sólo de la deformación o acortamiento innato de territorios, sino de los errores en la combinación de los datos que manejaba, de las frecuentes inversiones-espejo de los mismos, y de los errores en las transmisiones posteriores de sus manuscritos, particularmente en los nombres de algunas ciudades, incluso generalizados (Sétia por Ségia es un buen ejemplo), y en la transcripción de cifras.

Estos problemas serían aplicables también, o al menos habría que tenerlos en cuenta, para otras regiones antiguas y etnias de Hispania, en las que una metodología similar podría dar buenos resultados, haciendo más utilizables los gigantescos y precisos, pero hoy por hoy aún muy poco aprovechables y aprovechados, datos de PTOLOMEO de Alejandría.


Los artículos originales en los que se desarrolló o resumió el tema

- Alicia M. Canto, "La Tierra del Toro. Ensayo de identificación de ciudades vasconas", Archivo Español de Arqueología 70, 1997, págs. 39-70.

- Ead., "Una nueva imagen de PTOLOMEO: hipótesis de ubicación de ciudades vasconas", Pueblos, lenguas y escrituras en la Hispania prerromana. Actas del VII Coloquio sobre Lenguas y Culturas Paleohispánicas (Zaragoza, 12-15 de marzo de 1997), coord. F. Beltrán y F. Villar, Salamanca, 1999, págs. 339-358.

- Alicia M. Canto, Javier Iniesta y Javier Ayerra, "Epigrafía funeraria inédita de un área romana inédita: Tafalla y el valle del río Cidacos (Navarra)", Cuadernos de Arqueología de Navarra 6, 1998, págs. 63-98 (sustituye a la publicación en el nº 5, de 1997, que apareció con importantes errores).

La bibliografía (lógicamente, hasta 1997) citada de forma abreviada puede consultarse en: http://es.geocities.com/los_vascones/vascones_bibliografia.htm. Más adelante haremos una ampliación con los principales trabajos que, a partir del nuestro, se ocuparon de los temas del territorio, las calzadas y/o las ciudades vasconas.

Los textos se han reproducido al pie de la letra. El artículo original comienza con un ensayo de delimitación del propio territorio de los Vascones (Ager y Saltus), siendo el título de la primer parte "La Tierra del Toro. Lacubegi, Farasdués, Ujué, la estela de Luna y el límite sudoriental vascón", consultable en: http://es.geocities.com/los_vascones/vascones_tierra_toro.htm. La segunda parte es la que, partiendo de PTOLOMEO corregido, ensaya las nuevas ubicaciones descritas. Sería óptimo que la aplicación del nuevo método pudiera confirmar algunas de ellas, aunque, como siempre en las atribuciones de las ciudades antiguas poco o nada conocidas, serán los documentos epigráficos los que algún día vengan a resolver las distintas hipótesis.


© Alicia M. Canto, Universidad Autónoma de Madrid, 1997-2008.
© Del tratamiento digital de las figs. 8-13: Manuel Sagastibelza Beraza (2004-2008).

Más informacióen en: http://es.geocities.com/los_vascones/index.html


No hay imágenes relacionadas.

Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 Lykonius 27 de dic. 2007

    Iakka debe ser Jaca, aunque esté al sur de Andelon; es posible que PTOLOMEO se guiase por fuentes como Estrabón, quien hacía el Pirineo ir de norte a sur, y combinando datos más ciertos resultase toda esa confusión geográfica... también hay que recordar que Plinio adjudica Jaca a los vascones, y es la tribu de los iaketanos la que desaparece después de Estrabón ya que Plinio mismo nos dice que ceretanos (Cerdanya y alt Urgell) y Vascones (Navarra y Cinco Villas) limitan entre si... los únicos que pueden unir esos territorios son los antiguos iacetanos, y de hecho la toponimia muestra claramente como los topónimos vascones -os/-ues acaban en las cercanías de La Seu d'Urgell. La confusión actual vino al confundir los escribas "laketanos" con "iaketanos". Además, si Iakka no fuese Jaca y los vascones no estuvieron en territorio jacetano... dónde nos sitúa entonces PTOLOMEO Jaca y los jacetanos en su obra ? los elimina ?

    En cuanto a la agrupación geográfica de las ciudades puede haber una que se desprende al leer el orden de las ciudades edetanas y contestanas: comienza por las ciudades al norte, sigue geográficamente en la dirección de lectura, y sigue hacia abajo para continuar en direcció nde lectura.

    Sobre si Tafalla es Curnonia no lo encuentro muy lógico; sería como encontrar una lápida en Tarragona en la que yace Fulanito de Benganito Tarraconense... tal vez existan casos, en esto soy muy lego, sólo quiero exponer que no me parece muy lógico esto, y que por lo tanto identificar Tafalla con Curnonia sería precisamente lo menos indicado: el difunto sería de fuera de Tafalla... y si eso fuera así tendríamos topónimos navarros que podrían guiarnos en su siatuación como Gorriti (en una vía de paso), Górriz (en una intersección de ríos), o Gorronz-Olano (en un alto) al proceder el vasco a sonorizar oclusiva velar inicial y ocasionalmente a pasar rn > rr

  2. #2 A.M.Canto 29 de dic. 2007

    Diviciaco (# 11): Sí, y esto es en parte producto de su deformación N-S (de PTOLOMEO), y de los 10' menos que abarca en longitud, como en el artículo decía; pero, incluso así, mirando arriba la fig. 8 se ve que las nueve alineadas en la franja central (que sería el equivalente) ocupan 25'. La cosa es difícil, pero no quisiera que esto le robara mucho de su tiempo; y gracias en cualquier caso.

    ClaudioPTOLOMEO (# 12): No sé si leyó este comentario, pero repito que me parece muy de lamentar que su tesis quedara inédita durante tantos años (me enteré a través de Diviciaco, hace unos días), y que, aunque publicado (1964), el libro de Mnez. Hombre, que Ud. bien ponía de relieve, casi igual; ni siquiera al día de hoy figura en REBIUN en ninguna biblioteca universitaria madrileña, por ejemplo.

    En 1997 llegué a la misma conclusión de que los datos de PTOLOMEO sólo podrían ser aprovechados si se estudiaban por conjuntos, debido a la distinta procedencia de los datos que luego él combinaba y proyectaba astronómicamente. De ahí el "baile". Para mí las ciudades de los vascones tienen hasta cinco procedencias, y en dos casos se proyectaron como espejos de la realidad, intercambiados. Gracias por su indicación, aunque no se considere excluído, si el tema le entretiene; he advertido que discrepan ligeramente en la metodología ;-)

    Saludos a ambos.

  3. #3 diviciaco 29 de dic. 2007

    Humm ¿o sea que el intercambio de coordenadas no se debería a alteraciones y correcciones posteriores, como decía M. Hombre, sino de base por el método de PTOLOMEO?

    Efectivamente los datos de PTOLOMEO hay que estudiarlos por grupos, como se ve con el tratamiento de la longitud, que hay que referir siempre a una referencia local, al contrario que la latitud que suele responder bastante bien a una referencia global en Hispania.

    Yo creo que habría que intentar avanzar en ese sentido, en el plano teórico: tratar de reconstruir la sistemática de PTOLOMEO para traducir datos de croquis e itinerarios en coordenadas Mercator, para lo que evidentemente tenía que utilizar referencias locales en cada caso, que ahora comenzamos a vislumbrar.

    ¡Esa si que sería la clave de PTOLOMEO!

    Yo encantado de que ClaudioPTOLOMEO se sume a las identificaciones, ya fundí los fusibles de unas cuantas neuronas y no saqué gran cosa..

    Salud

     

     

  4. #4 A.M.Canto 29 de dic. 2007

    Exactamente eso es lo que traté de demostrar hace diez años: Que los errores básicos proceden de los informantes/las fuentes de información de PTOLOMEO, que no siempre insertaba correctamente los datos en aquellas zonas menos conocidas (como pasa con los Vascones). A lo que hay que añadir el problema de la transmisión de la cifras, y encima en griego, algo bastante complejo y donde era sencillo para un copista medieval el demarraje.

    Por eso en mi opinión (al menos hasta ahora, por eso me interesan tanto sus métodos, más astronómico-cartográficos) no se puede establecer un modelo uniforme, cada caso hay que tratarlo según su problemática concreta, y siempre contrastando con otras diversas fuentes.

    Éstas son las razones por las que PTOLOMEO, increíblemente, ha sido históricamente tan poco aprovechado en general para la P. Ibérica, y más en concreto en la historiografía de las ciudades vasconas; cuando los autores veían que Ptol. da Andelos al E. de Pamplona, o Ejea y Alagón al SO de ella ¡y debajo de Calahorra! (arriba fig. 8), abandonaban. Por eso casi siempre, a falta de otra cosa, cuando no aparecían tampoco en los itinerarios, se echaba mano de  los escurridizos parecidos toponímicos (de los que yo, como arriba, o en los artículos se puede comprobar, hago muy poco uso). En este sentido, casos como los de Eturissa y el increíble "Nemantourista/Nemantourissa" (o sea, la probable "Nemeturissa") son la repera en el número y variedad de ubicaciones sugeridas desde el siglo XVI.

    Mi propuesta en el tema de PTOLOMEO fue tratar de ver qué podíamos hacer si se trataban sus datos por grupos en los que al menos una de las ciudades estuviera ubicada sin posibilidad de error. La combinación de la fig. 9 con las demás fuentes resultó en la fig. 12 (que debo poner), y el caso es que al final el conjunto (fig. 13) resulta bastante verosímil, en cuanto crucé los datos con las calzadas, miliarios y las demás referencias.

    Aunque prefiero no entrar en cómo algunos colegas han "entendido" y "transmitido" esta investigación (a veces de una forma penosamente simplista y torticera), para otros de buena fe creo que funcionó como un revulsivo, y ése también es un efecto útil de las hipótesis sobre bases nuevas. Aunque al menos hasta 2017 no espero que se acepte, ¡así es como funcionan las cosas en España! ;-)

  5. #5 A.M.Canto 29 de dic. 2007

    Olvidaba decir que, por todo ello, frases como la de ClaudioPTOLOMEO (# 12) "...como ya habeis leido  lo que hace poco expuse para los vettones ( donde, efectivamente, ocurre lo mismo) simplemente añadir lo ya dicho: los nucleos pueden estar bailados ( y es muy probable que lo estén) tanto dentro de  un capítulo concreto de la Geographia como entre distintos capítulos de ésta ( y por lo tanto, en otras comunidades)...", o estas suyas (# 14): "Efectivamente los datos de PTOLOMEO hay que estudiarlos por grupos, como se ve con el tratamiento de la longitud, que hay que referir siempre a una referencia local, al contrario que la latitud que suele responder bastante bien a una referencia global en Hispania"..., que están dichas desde la experimentación cartográfico-astronómica, tienen que dejarme bastante optimista y muy expectante (expectante porque, como bien se dice, "hasta el rabo todo es toro..."). Salud.

  6. #6 A.M.Canto 30 de dic. 2007

    Lykonius (#2): Alude Ud. en primer lugar a la polémica sobre Lacetania=Iacetania, una confusión en la que no creo. Conectado con ello, se refiere a la hipótesis, defendida por el colega F. Beltrán Lloris, de que no existieron una Iacetania o unos Iacetani como populus, sino sólo la ciudad de Iákka, en lo que tampoco estoy de acuerdo. Un viejo celtíbero emigrado, Laertes, tiene sobre ello un artículo-resumen en: http://paxceltibera.wordpress.com/2007/09/29/el-problema-iacetano-jacetanos-y-lacetanos/

    Sería largo entrar a detallarlo, pero creo que basta la cita de los Iakketanoì por Estrabón, como "el pueblo más conocido" de la zona, y de la Iakketanía misma como vecina de la Vasconia (III, 4, 10), además de la aparción de ambos, pueblo y ciudad, en Plinio el Viejo:

    III.21: [...] Regio Ilergetum, oppidum Subur, flumen Rubricatum, a quo Laeetani et Indigetes... 22 Post eos quo dicetur ordine intus recedentes radice Pyrenaei Fitani [corr.: Ausetani], Iacetani perque Pyrenaeum Ceretani, dein Vascones.

    III.24: (De) Caesaraugusta... (dependen los) Iacetanos...

    En consonancia con ello, no sólo PTOLOMEO no elimina a los Iakketanoì, sino que coordena de ellos (II, 6, 71) nada menos que 9 ciudades, casi todas ellas aún por localizar. La única en la que hay acuerdo en Iesso=Guisona, L. 

    Mi propuesta es justamente que PTOLOMEO no cita entre ellas a Iákka (que, obviamente, no puede ser vascona si es jacetana) porque su coordenada se confundió con la de una Iska vascona, la que sugiero en o cerca de Castil/Iscar (Z.), el mejor nudo miliario del área (vid. arriba la fig. 10). Esto es lo que mejor explica su ausencia entre las jacetanas, siendo a todas luces su capital.

    En cuanto a mi hipótesis Curnónion = Tafalla, el que se indique un Curnoniensis en Curnonion no es lo más frecuente pero conocemos cientos de casos en muchas ciudades, por ejemplo de patricienses en Corduba (hay siete u ocho). Mi hipótesis, de todos modos, no se basa sólo en esa lectura, sino en indicios como 

    1) la posición ptolemaica respecto de Pamplona, que se cumple en Tafalla. 

    2) en el hecho de que es una ciudad muy importante, viaria sin duda, y estratégicamente situada (todo lo que Tafalla sigue siendo hoy mismo), pero de la que jamás se había hablado para época romana (búsquese en la bibliografía más consultada), 

    3) en el microtopónimo medieval documentado "Cornu del Vilar"

    4) en que su nombre actual es árabe. En ese marco, 

    5) la lectura que hago del epígrafe (aceptada por el EDCS) sería otro indicio, o 

    6) la inscripción inédita (v. art. citado de Cuad.Arq.Navarra 1998) con una Cornelia Cornutini f(iliae) y un L. Petronius Cornutus (HEp 7, 477). 

    Antes se había ubicado, por el simple parecido toponímico, en Cornaba, Cornago, Cornoino, Cornava... sitios donde no hay restos arqueológicos. Creo que la opción de Tafalla es mejor, y hay que tener en cuenta la falta de excavaciones arqueológicas en muchas de estas ciudades. Pero, como con todas las hipótesis, sólo hay que dejar pasar el tiempo para que algún día se demuestre o se pueda descartar, y ambas cosas serán útiles.

  7. #7 A.M.Canto 30 de dic. 2007

    Espada (# 20): Disculpado. En cuanto a lo que pregunta, es que ése es un tema que no tiene nada que ver con el tema de este foro, que trata sobre la ubicación de las ciudades vasconas de PTOLOMEO. En Celtiberia hay infinidad de foros abiertos sobre eso que le preocupa, le sugiero que haga una búsqueda y los consulte, o bien que haga una "pregunta a todos los druídas". Buenas noches.

  8. #8 Lykonius 30 de dic. 2007

    vamos a seguir pues a Plinio: «Después de estos [los indígetes de la costa gerundense], yendo hacia el interior en el orden en el que se los nombrará, al pie del Pirineo, los ausetanos [zona de Vic], los iacetanos [algún escriba lo debió pasar desde 'lacetanos' ya que estos siempre fueron los vecinos de los ausetanos] y a lo largo del Pirineo los cerretanos y finalmente los vascones.» (III 23)

    a menos que Plinio estuviese bebiendo algún caldo layetano... este resiguió un orden geográfico, el cual me parece óptimo: de este a oeste los primeros en el Pre-pirineo son los ausetanos, luego los lacetanos (zona Bages-Solsonès), y ya en las cumbres pirenaicas los ceretanos (Cerdanya) y luego los vascones (desde Andorra, que es donde comienzan los sufijos vascones -os/-ues); es así como todo encaja ya que poner unos iacetanos al lado de los ausetanos... es gastar mucha mecha; en esto estoy de acuerdo con el artículo de Laertes, que además no es una primicia ya que existe un libro escrito encatalán que trata sobre la Catalunya romana en la que plantea y aporta el mismo caso (pero no recuerdo el título).

    Y esto concuerda pues con otra confusión continuada en PTOLOMEO mismo al asignar ciudades catalanas a los iaketanos: Setelsis (Solsona), Telobis (Martorell), Bacasis (Bagà o Bages), Iessus (Guissona) a la par que los 'laketanos' desaparecen por arte de magia del mapa... Además de crearse una paradoja si se piensa que Iakka no es Jaca ya que entonces debemos plantear el motivo por el cual PTOLOMEO no se acuerda de ella.....

    En cuanto a lo de un cornuniense en Curnonion... no acabo de entender el ejemplo expuesto: lo ideal sería vindicar un cordubense en Corduba (para así batir lo ilógico que ello representa)

  9. #9 kamutxi 30 de dic. 2007

    Arkaitz, bienvenido a Celtiberia.

    Yo como que soy el último en poder responder tus preguntas, porque de historia romana, cero patatero.

    Pero, por lo que me toca: ¿quién te dice a tí que para ir al N, A.M.Canto planta el peor de los caminos?. ¿has pasado alguna vez de pamplona-Iruña a Oiasso (por ej.), o a Lapurdum ?. Canto apunta distintas posibilidades, y a personalmente, me convence bastante su "preferencia" por Belate-Eturissa-Bera (Por Ibardin) o Bera-Oiasso (bordeando el Bida-ssoa. Te recuerdo que aquí, al N., había enclaves importantes: Oiasso, Oiarso (Rentería ?), las minas de Arditurri en Oiartzun... Fíjate si había buenas razones para que la Vía bajara al Saltus por Belate-Bidasoa...O quizás Belate-Berroeta-Baztan (Alto de Otxondo)...

    Y no me hables de Castilla. estamos hablando de Plinio (siglo I) o de PTOLOMEO (s. II ?)...Dios aún no tenía ni un boceto de Castilla, o de Navarra.

  10. #10 A.M.Canto 03 de ene. 2008

    P. Arizabalo (# 38). Gracias, yo también, aunque fuera parcialmente. Lo que interesa es el método, para poder aplicarlo en otros casos y que PTOLOMEO se vuelva una fuente útil. En efecto, como ha dicho Ud. en mensaje posterior (# 43), es un tema secundario en mi estudio, pero no tanto, ya que incluye el cambio de ubicación de (E)turissa, que se sigue poniendo insistentemente en Espinal, por Roncesvalles, a pesar del innecesario rodeo que supone para ir a Burdeos.
    Sobre sus observaciones (al # 38), un par de comentarios: Mi mapa (arriba fig. 10) es aproximativo, a esa escala no puede ser preciso, máxime porque yo misma ya había dado tres alternativas para este tramo, en función de las millas del Itinerario y de otros factores. Pero lo importante es que para los romanos no existía "el territorio guipuzcoano".

    Vale casi lo mismo para el Roncesvalles "famoso" que conocemos: El paso existía en época romana -y anterior-, pero es sólo en la Edad Media cuando se volvió el paso más "importante", como digo en el artículo original

    "(59) No dejo de tener en consideración el hallazgo de un ara al Sol en el Alto de Ibañeta (Castillo et al. 1981: nº 23), pero creo que se trata más bien de un paso secundario, como el de Urculu (¿Hércules?) más oriental, éste incluso con sus llamativos restos. La fama y el mayor uso del paso de Roncesvalles, aunque por supuesto se usara en época romana (como se ve, entre otros datos, por las excavaciones de J.L. Tobie en Saint Jean le Vieux, en el lado francés, o en los restos de calzada en el Alto Erro), deben obedecer a la época medieval y a causas posteriores, como la capitalidad del reino visigodo de Tolosa, o, más adelante, a las peregrinaciones, o al interés de algunas instituciones medievales en la zona, tal el monasterio de Saint Sernin de Toulouse, dueño de propiedades en Navarra en los siglos XII y XIII. Pero son destinos muy diferentes de los explicables en época romana y nada de ello se daba en el milenio precedente. Sobre este Portus Cicereus y los otros tres pasos pirenaicos occidentales en el siglo XII, cf. el‑Idrisi, 1974: 143 e infra n.63."

    Esto es: Hay que ver el tema desde más atrás o más a vuelo: Este tramo era el final de una calzada principal romana, la XXXIV, que venía de Asturica (en trazo discontinuo verde, por Estella para mí) y cuya definición era DE HISPANIA IN AQUITANIA. AB ASTURICA BURDICALAM (con CCCXXI millas totales). Verla aquí (pulsando pág. 11). Esta calzada tenía dos objetivos principales:

    1) facilitar el embarque de personas y de productos (particularmente metales), por el puerto de Oiassó (en Irún: encontrado en 1992), y
    2) a la vez comunicar el norte hispano con la gran metrópolis aquitana de Burdicala (Burdeos).

    En este marco general se entiende mejor, espero, que llevarse (E)turissa a El Espinal-Roncesvalles, junto con el Summus y el Imus Pyrenaeus, como hacen desde 1986 colegas como Peréx, Unzu, Esteban, Tobie, Sayas... seguidos por una legión de expertos (Magallón post 1999: p. 216, nota 55 y ss., lám. 2) y de menos expertos (que no citaré), supone un desvío notable de su objetivo, y no cumplir con la misión y trazado de la calzada sobre todo si se pone el territorio de los Tarbelli en Tarbes (como Peréx hace, quizá por el parecido toponímico, v. nota 58: Tarbes era Turba) y no en Dax.
    La ruta por Roncesvalles está muy bien para ir de Pamplona a Toulouse (es la más recta aunque tiene más puerto), pero no para ir de Pamplona a Burdeos, que es de lo que se trata. Sin embargo, han conseguido que esta asimilación se acepte, por todos, así que hay cientos de webs con esta identificación, aunque carece de "lógica caminera" dentro de la época romana.
    Sigo con el tema: A esta calzada principal XXXIV se unía en Pompaelo otra, también augustea: la que venía de Tarraco a Legio VII pasando por Caesarea Augusta (en realidad De Italia in Hispanias desde Milán), desde donde se bifurcaba hacia los vascones y Aquitania. En ellas no se menciona Oiassó, sino, tras (E)Turissa, ya el paso de los Pirineos (Summus Pyrenaeus/Imus Pyrenaeus). ¿Por qué?
    Antes se colocaba la ciudad vascona de Oiassó en Oyarzun/Oiartzun, sólo en el interior, y desde 1994 se tendió a ponerla sólo en la costa, en Irún, justamente a raíz de dichas excavaciones de 1992 (ver http://es.geocities.com/los_vascones/vascones_oiasso.htm, con bibliografía). Pero la posición antigua, como la nueva, no tienen en la cuenta debida los textos antiguos, que definen un doble núcleo: Plinio, PTOLOMEO y el Ravenate, muy poco recordado para este tema (civitatem Ossaron, quae ponitur non longe ab Oceano), y PTOLOMEO (II, 6, 10), que justamente da dos coordenadas: Por un lado la ciudad de Oiassó y, por otro, «el promontorio de Oiassó del Pirineo». Por ello no creo que en Irún salga ningún anfiteatro, foro, templo, etc., como sostienen sus excavadoras (ibid.) porque lo veo como un barrio portuario del Oiassó más antiguo, "el puerto de Oiassó".

    ¿Qué quiere esto decir? Que Pompaelo, como muy bien ha dicho Kamutxi (al que, como buen conocedor de la zona, agradezco su acuerdo y atinadas observaciones en #29, #39 y #40) tenía que estar comunicada, por un lado, con "su" ciudad vascona de Oiassó, y esto de muy antiguo, y, por otro, con el "puerto de Oiassó", pero esto sólo desde época romana, pues es improble que los vascones comerciaran marítimamente antes de Roma. En algún punto, pues, tras (E)Turissa, la calzada XXXIV se bifurcaría nuevamente para satisfacer ambos objetivos (el de Oiassó-ciudad por una vía secundaria, obviamente).

    Todo esto espero que ayude a ver, por un lado, la duplicidad de calzadas y de intenciones que tenemos en época romana y, por otro, por qué no es raro, sino normal, que en el siglo XVI ya no existieran ninguna de las dos razones por las que Pamplona debía comunicarse con Oyarzun, y con Irún-Pirineos, en este caso por una calzada de primer orden. Secundarias claro que había (como la Pamplona-Irún sigue existiendo), como el camino a Sara/Lapurdi por Bera, en este sencillo y bello grabado:

    Bera de bidasoa caminos en 1874_de euskomedia

    Bera/Vera de Bidasoa en 1874: 1-Bera; 2-Altzate; 3-carretera de Elizondo; 5-orillas del Bidasoa; 7-camino de Sara (Lapurdi). Grabado de la época.
    Fuente: http://www.euskomedia.org/ImgsAuna/51245001.jpg

    e incluso podían ser "estratégicas", como el puente de San Miguel, en Bera, que citaba Kamutxi:

    Bera de bidasoa puente san miguel_de euskomedia

    Bera/Vera de Bidasoa (Navarra). Segunda Guerra Carlista. Soldados liberales pertenecientes al Regimiento de Luchana, en posición frente al estrátegico puente de San Miguel. Grabado de la época obra de Ricardo Becerro de Bengoa
    Fuente: http://www.euskomedia.org/ImgsAuna/51244001.jpg

    Es más: El Reportorio de Villuga (1546), once años antes del que Ud. cita de Goizueta, sólo recoge para Pamplona los caminos hacia Roncesvalles por Zubiri (dentro del camino de Santiago), hacia Tudela, y hacia Monzón por Erla. Nada importante para el Norte (eso explica los "malos caminos" que habían llegado a ser). Pero es que para entonces las circunstancias político-económicas habían cambiado mucho. Cuando desaparecen las circunstancias políticas o económicas para unir dos ciudades, normalmente la calzada que las unía acaba borrándose, o pasando a ser de segundo o tercer orden. Saludos.

  11. #11 diviciaco 06 de ene. 2008

    Muchísimas gracias Visontium, entoces resulta que no solo se identificaron

    Calagurrina Setia Gracuris y Cascantum, sino que podemos añadir varias ciudades mas que no estarían en la lista de PTOLOMEO, al igual que ha ocurrido en la exploración de núcleos galaicos galaicos y vettones, con lo que puede ocurrir también que algunos núcleos que esperamos localizar, en realidad ya no esten en la lista de coordenadas .

  12. #12 diviciaco 07 de ene. 2008

    Es una suerte la seriedad y competencia de los contertulios que aquí intervienen.

    Muchas gracias amigo ClaudioPTOLOMEO, voy a revisar tu información más a fondo:tu incides en el asunto de que hay que perfeccionar las longitudes, algo en lo que estoy de acuerdo.

    El problema que yo veo es que si se diseña una red de longitudes para Hispania esto nos va a llevar a corregir muchas coordenadas ptolemaicas para que encajen en la referencia.

    Sin embargo corregir las fuentes, por muy alteradas que esten, es algo tan delicado que sólo podrá admitirse si otros lugares de cada comunidad que estemos considerando responden correctamente al meridiano propuesto, pues ¿como podríamos justificar, para esa comunidad, un sistema de referencia que sólo se fundamentase en núcleos a los que hemos alterado las coordenadas, sin disponer de otros lugares conocidos en ese área para calibrar los resultados que estamos produciendo?


    El enfoque que yo proponía era más pragmático: en vez de corregir las coordenadas en 2º, como a Gracuris, simplemente busco un meridiano que permita comprobar la existencia de una regularidad en las longitudes, que en efecto existe, sin importar si esto es coherente con el resto de Hispania, pues las longitudes sólo dan buenos resultados localmente, y asumimos entonces que los datos han de proceder de itinerarios -es decir que no nos importa que procedan del sistema de referencia deturpado que has detectado-, y que no es posible extrapolarlas a otros territorios.

    Un ejemplo de ello son los Callaeci:


    Con la referencia de Lucus Augusti con las coordenadas de Iria Flavia, se han identificado muchos lugares como Brigantium, Ocelum, Bergidum,Burum, Islas de los Dioses..es decir: tantos o mas núcleos indubitables como los conseguidos tras los esfuerzos hechos con Carpetanos y Vettones juntos, pero el meridiano utilizado, 6º 25', no encaja aún con la lista que propones pues Lugo debiera estar, según esa lista, sobre los 5º 30' pt, es decir a  50' de diferencia con las Islas Cíes, 4º 40' pt, (longitud que ha de ser en efecto 4º 40' pues no hay puntos más occidentales a esa latitud en la Geographia) pero esa longitud es la de puntos más próximos al Océano que la de Lugo.

    No obstante, ya he dicho muchas veces que el estudio de las longitudes para lograr la tabla que propones es un objetivo fundamental, al que no se puede renunciar ¡ánimo y a ello!

    Para darte un dato positivo: ¿recuerdas en la Oretania cuando calculaste la posición de Alhambra, que advertí que el resultado no era exacto?: Haz el cálculo con la referencia de Complutum y verás lo que ocurre...

     

     

     

     

  13. #13 A.M.Canto 08 de ene. 2008

    Acabo de añadir al artículo una pequeña introducción, el resumen del artículo original de 1997 y la fig. 12, que faltaba. En ella se ubican las ciudades de PTOLOMEO en una rejilla, pero esta vez con respecto a las coordenadas reales y una vez tenidos en cuenta, en primer lugar, el análisis por sectores que creo hay que hacer siempre en PTOLOMEO y, después, todos los demás argumentos que me llevaron a sugerir cada ubicación (arqueológicos, epigráficos, numismáticos, itinerarios, etc.). Como puede verse en ella, los datos de PTOLOMEO para las ciudades vasconas funcionan bien en función de los siguientes cinco conjuntos parciales:

    1) Itoúrissa/Pompelón,
    2) Pompelón/Kournónion
    3) Kournónio/Bitourís
    4) Kalagorina/I(s)ka y
    5) Ergáoui(k)a/Alauóna o (Arguedas)/Alauóna (aquí sugerí dos hipótesis).

    Como puede verse, al comparar esta fig. 12 con la 9 se comprueba que en estos sectores las coordenadas de PTOLOMEO se presentaban (comparar con fig. 9) desplazadas del eje viario, como en 1 y 2, e incluso invertidas por completo, en 3 y 5 ("como en un espejo", lo llamaba), todo ello como resultado, según planteaba en 1997, de errores propios del material de PTOLOMEO, y de problemas en la transmisión posterior de sus manuscritos.

    Para mí hay dos indicios fundamentales de que esta forma de análisis por conjuntos menores puede ser válida, y son

    1) que, como puede verse, en mi propuesta (fig. 12) se definen y encajan bien y en su sitio real las cuatro ciudades vasconas del Ebro cuya ubicación sabemos seguro (Kalagorína, Grakourís, Cásconton, Alauóna), que aparecen además correctamente alineadas con la edetana Kaisaraugoústa.

    2) que las cuatro calzadas principales que atravesaban el territorio y conocemos por los itinerarios: las dos de Antonino (Ebro y Cinco Villas) y las dos del Ravenate (Cinco Villas y Arga), señaladas en la fig. 12 con dos flechas (la del Arga fue nueva propuesta también) pasan por donde tenían que pasar, atendiendo a las ciudades bien conocidas, y ayudando con ello a ubicar las no conocidas.

    Espero que esta fig. 12 sea útil para Diviciaco y ClaudioPTOLOMEO, a los que sigo agradeciendo sus esfuerzos. Pero estoy convencida (y éste fue el punto de partida del trabajo de 1997) de que en PTOLOMEO no se pueden encontrar parámetros regulares, ni entre dos territorios regionales ni incluso dentro de un territorio unitario, como es el vascón, a causa, no ya sólo de la deformación o acortamiento innato de territorios, sino de los errores en la combinación de los datos que manejaba, las frecuentes inversiones de los mismos, y las transmisiones posteriores, particularmente en la copia de números. Estos problemas serían aplicables también, o al menos habría que tenerlos en cuenta, para otras regiones de Hispania. Saludos. 

  14. #14 diviciaco 08 de ene. 2008

    Bueno por lo que veo mi postura se encuentra entre la de ClaudioPTOLOMEO y la la Dra A.M. Canto:

    PTOLOMEO no se pueden encontrar parámetros regulares, ni entre dos territorios regionales ni incluso dentro de un territorio unitario, como es el vascón

    Esta afirmación no la puedo compartir por varias razones: la primera y mas evidente es que sí que hay parámetros regulares: el más obvio y sistemático es el de la latitud, que encaja bien para todos los territorios de Hispania, como comprobó Martínez Hombre y estoy viendo continuamente: eso es así porque podemos escalar una equivalencia desde el paralelo 36º, que coincide en la Geographia y en la realidad, hasta el 45º de Lucus Asturum: la latitud es un parámetro interterritorial muy válido para interpretar la Geographia. Por eso comenzé a realizar identificaciones sólo con la latitud.

    Y por eso no comparto totalmente la interpretación de los vascones de la Dra: estoy absolutamente convencido de que las coordenadas de Pompaelon, de acuerdo a las tablas de latitud, no están en la lista de los vascones ni tampoco en la de los vardulos, y así no se puede incluir en el análisis sectorial.

    También se puede encontrar otro parámetro regular, esta vez dentro de un territorio, y es el de la longitud: que hay que referir a un meridiano válido para ese territorio y es aquí donde discrepo algo con el amigo ClaudioPTOLOMEO, aunque también creo que el análisis puede llevarnos mucho mas lejos y llevarnos a descubrir muchas regularidades interterritoriales.

    El análisis de territorios con muchos puntos conocidos, como fué el caso de los Callaici, demuestra que la cuadrícula generada es válida y que si que hay regularidades dentro del territorio. Si no conociésemos esos puntos y sólo dispusiéramos como seguros de Lucus Augusti y otro (Como ocurrió con Complutum-Toletum), en la lista generada existirían, como vimos, muchos núcleos válidos que podríamos analizar e intentar identificar como se hizo con la carpetania. Y llamo la atención sobre el hecho de que son puntos generados con precisión geográfica, acotando numéricamente el error, no disposiciones genéricas, lo que indica que detrás existe una verdadera geografía.

    Con respecto a los problemas referidos de la Geographia:

    [..] la deformación o acortamiento innato de territorios, sino de los errores en la combinación de los datos que manejaba, las frecuentes inversiones de los mismos, y las transmisiones posteriores, particularmente en la copia de números

    La deformación de los territorios no tiene mucha importancia, pues se puede escalar la diferencia, como se hizo con las latitudes, las inversiones tampoco, pues hay que recordar que manejamos las listas de coordenadas sin asignarles nombre hasta después de hecho el cálculo, así no nos importa el orden en que hayan quedado los núcleos, lo que controla también los fallos de copia, al combinar nombres con coordenadas. Quedan los errores en los que un número se cambie por otro: bueno ese es el imponderable de la Geographia, y la razón de que no se pueda nunca completar totalmente la identificación de un territorio.

    Con respecto a los vascones creo que los datos están menos deturpados de lo que parece: existe una regularidad en las longitudes, y la cuadrícula que expresa esa regularidad ha generado más identificaciones hacia el sur, a donde nos llevan las latitudes de muchos de esos núcleos, dando en total 7 identificaciones seguras y exactas y algunas más grosso modo sobre un total de 22 puntos analizados, esto es: no sólo se han dispuesto núcleos conocidos sino que el método es predictivo sirviendo para situar satisfactoriamente otros igualmente conocidos, hecho que como se ha visto yo ignoraba.

    Saludos

     

     

     

  15. #15 A.M.Canto 08 de ene. 2008

    Diviciaco, una aclaración: debí decir "un sistema de parámetros regulares". Claro que algunos paralelos y meridianos coinciden con la realidad, y pueden ser usados para calcular otros, pero lo que quiero decir es que no se podrá encontrar, digamos, una "clave" que se pueda superponer sobre lo de PTOLOMEO y se ajuste todo, crear un modelo de cuadrícula, debido a los diversos errores que hay en los datos. Le pongo un ejemplo de los errores de manuscrito o edición:

    Punto 5   43º 25'  15º 35' Nemanturista (para mí Nemeturissa): en la edición de K.F.A. Nobbe (Leipzig 1843-1845), bastante fiable (aunque con todo en griego), veo que da 43º 5' y 15º 5'
    Punto 8   43º'  15º Gracuris: en la de Nobbe son 43º 5'
    Punto 11  
    42º 35'  14º 30'  Ergavica: en la de Nobbe 42º 30'

    Esto puede proceder de lo que dice Bill Thayer al comentar de dónde saca él el texto de su edición digital de PTOLOMEO(http://penelope.uchicago.edu/Thayer/E/Gazetteer/Periods/Roman/_Texts/Ptolemy/2/5*.html), que me parece que es la Ud. sigue (corríjame si me equivoco):

    "...this is, as occasionally modified by me, a transcript of a Dover edition, first published in 1991, itself an unabridged republication of a public domain work, originally published in 1932 by The New York Public Library, N.Y. in an edition limited to 250 copies, with the title Geography of Claudius Ptolemy... I am compelled to add right away what I very quickly discovered: that the edition, in English translation with no original-language text, is hardly a scholarly one, which is sad, since I know of no other English translation... And apparently I'm not alone in my disappointment. Aubrey Diller, in "Review of 'Geography of Claudius Ptolemy', translated into English and edited by Edward Luther Stevenson (1932)", Isis 22 (1934):533‑39, analyzes the entire mess point by point, and states on p. 538: "The translation is a complete failure."
    (http://penelope.uchicago.edu/Thayer/E/Gazetteer/Periods/Roman/_Texts/Ptolemy/home.html)

    Thayer añade incluso el contenido de esa recensión de 1934 sobre la mala traducción del tal Stevenson de 1932, aquí, donde se lee, por ejemplo: "It would be futile to try to enumerate the mistakes; for they are numberless and follow so thick and fast that it is impossible to single them out. I shall merely mention a few to demonstrate their calibre, and trust that the reader will be convinced of the rest...But it is clear by this time that Stevenson's translation has little to do with standard editions. It ignores the best basis of Ptolemy's Geography, the most up-to‑date critical Greek texts, and resorts to what is probably the worst basis, the Renaissance Latin translations... This sumptuous publication, therefore, will be of very little use to scholarship", que termina el propio Thayer con esta confesión: "Professor Diller's review is for me a matter of personal vindication: see my introductory comments to my incomplete, permanently abandoned, web transcription of Stevenson's Ptolemy."

    Ya comprendo que es un poco desolador, porque esta versión de Lacus Curtius, hasta donde sé, sigue siendo la única que existe en la Red, y Thayer hizo un gran servicio al subirla. Pero lo hago sólo a modo de aviso sobre los problemas que pueden crearse si para fijar las coordenadas no se usan las ediciones de Müller y/o Nobbe, que son las mejores con mucho, y aún a veces hay que dirimir entre ellas.

    En cuanto a la inversión, creo que es problema más grave de lo que parece: si Ud. tiene unas ciudades ordenadas así, por ejemplo O-E: 5-4-3-2-1, y resulta que en la realidad eran E-O 1-2-3-4-5, ¿cómo puede encontrar bien los núcleos sin recurrir a otros elementos de juicio?
    En lo de Pompaelo no le entiendo bien (las coordenadas son válidas y están dentro del territorio vascón), pero será problema mío.
    Al final de lo que se haga, sea por un método o por otro, el conjunto tiene que cuadrar con las ciudades bien conocidas, y acomodarse a las calzadas. Saludos.
     

  16. #16 diviciaco 08 de ene. 2008

    El tema de Pompaelon incide en el tema de la latitud: que es un valor bastante bueno y que si ha seguido mis artículos y los de ClaudioPTOLOMEO verá que da pocos problemas.

    Puede buscar la latitud de Pompaelon en la tabla IV de Martínez Hombre y J. Montero http://www.ucm.es/eprints/2317/ y verá que no se corresponde con Pamplona.

    Con respecto a la edición que sigo, es en efecto la que dice, no se equivoca, con todos sus problemas. En otras áreas como en la carpetania, he utilizado los valores de la tesis de arriba, que usa diferentes compilaciones. También utilizo los de http://bardulia.webcindario.com/PTOLOMEO.php aunque coinciden, con muy pocas excepciones, con la página de Bill Thayer.

    Con respecto a los puntos citados, que  no se correponden con los valores de las ediciones de Müller, el verdaderamente crítico sería Graccuris pues lo uso como referencia en alguna prueba, http://www.celtiberia.net/articulo.asp?id=3095#r81326 no obstante el hecho de que se corresponda con la latitud de Alfaro http://www.celtiberia.net/articulo.asp?id=3095#r82039 uno de los puntos seguros, incide en la posibilidad de que el dato de Bill Thayer sea el correcto y no el Müller. Con todo me quedan los deberes de repetir el cálculo con los nuevos valores, para ver si ahora si que puedo justificar la referencia fija que utilizé.

    En lo que se refiere a las inversiones, lo que obtendremos es una lista de coordenadas que luego tendremos que ordenar siguiendo, efectivamente, otros elementos de juicio.  Si esa lista de coordenadas se corresponde con una lista de ciudades conocidas no hay problemas en la identificación, de no ser conocidas hay que utilizar, efectivamente, otros elementos de juicio para intentar poner cada una en su sitio: sólo tendremos las coordenadas, lo que no es poco, pero no sabremos cual es cual.

    No obstante no suele ser muy problemático, porque nunca se identifican muchas ciudades de una vez (por lo menos hasta ahora) y efectivamente estoy de acuerdo en que una transformación universal es muy poco viable, pero no se puede renunciar a intentar comprender el funcionamiento de la Geographia

    Bueno, voy a probar con los nuevos valores, saludos!

  17. #17 diviciaco 08 de ene. 2008

    Gracias Visontium.

    Aquí en celtiberia hay un poblamiento sobre esta Augustobriga http://www.celtiberia.net/verlugar.asp?id=602 

    Decía que haber obtenido las coordenadas de otra ciudad era la confirmación que necesitaba, ya que a unas coordenadas mas fiables han de corresponder también resultados mejores, si detras existe, como creo que existe una verdadera geografía.

    A este respecto este resultado es antológico. De libro: porque ilustra lo ocurre con muchas de las coordenadas, que apuntan a oscuros lugares sin duda porque han sufrido errores y alteraciones- en este aspecto soy más pesimista que nuestro ClaudioPTOLOMEO- pero hete aquí que cuando se clarifican producen rápidamente resultados matemáticamente precisos.

    Tengo mucha confianza en este método y estoy seguro de que consultando algunas variantes más fiables de coordenadas no voy más que a multiplicar las identificaciones.

    ¿Hay algúna buena compilación para Hispania Dra Alicia? le preguntaría a ClaudioPTOLOMEO pero lleva a rajatabla lo de entrar sólo los fines de semana y a saber cuando me contesta. El suele citar una obra:

    J.L. García Alonso, La Península Ibérica en la Geographia de Claudio PTOLOMEO.Vitoria, 2003

    ¿Será suficientemente  fiable?

    Muchas gracias

  18. #18 diviciaco 09 de ene. 2008

    He subido una imagen con los puntos representados sobre un mapa:

    Posiciones calculadas de las listas de los vardulos y vascones en <span class='resaltar'>PTOLOMEO</span>

     

  19. #19 A.M.Canto 10 de ene. 2008

    Diviciaco (# 69), se me había pasado contestar a su pregunta. Sí, la obra es fiable, independientemente de que se pueda estar en desacuerdo en temas puntuales. Hubo una primera edición en microfichas, y luego se publicó en papel. La referencia completa es:
    J. L. García Alonso, La Península Ibérica en la Geografía de Claudio PTOLOMEO, Anejos de Veleia serie Minor 19, Vitoria 2003 (http://www.ehu.es/servicios/se_az/ipags/frp38/c52velei.htm)

    Puede Ud. ver el índice completo del libro enhttp://www.gbv.de/dms/sub-hamburg/387336532.pdf . Saludos.

  20. #20 A.M.Canto 19 de ene. 2008

    Sólo para comentar que M. Sagastibelza, webmaster del artículo original http://es.geocities.com/los_vascones/, a propósito de la existencia de éste de Celtiberia, ha sido tan amable de añadir allí ya el parágrafo del "Epílogo" (donde menciono las varias ciudades que quedaban sin localizar aún), que faltaba: http://es.geocities.com/los_vascones/vascones_epilogo.htm, y escaneado el mapa final (fig. 13), en el que reflejo la confluencia de la nueva propuesta de análisis de PTOLOMEO (arriba, fig. 12) con los datos, antiguos y nuevos, de calzadas y miliarios, y otros epigráficos, arqueológicos, etc., una vez cruzados, y donde se comprueba la validez de las propuestas. Su digitalización es mucho mejor que la que había yo colocado arriba, así que ahora la sustituiré, es ésta:

    Canto ciudades vasconas 1997 mapa final fig. 13

    Fig. 13.- Ensayo final de identificación de 20 ciudades y lugares vascones, a partir de los datos de PTOLOMEO y otras fuentes textuales y arqueológicas (© mapa de A. Canto y S. Luzón).

    Más adelante subiré los mapas que publicaron otros autores antes (1986) y después (2003) de éste. Pero si alguien quiere irlos comparando, puede ver los mapas 2, 3 y 4 de un artículo de 2006 que hace poco encontré en red, de J.L. Ramírez Sádaba, consultable aquí (mapas 2 y 3). Este autor hace y dice en él algunas cosas bien sorprendentes en un profesional, y que se merecen algún comentario, que haré también en otro momento. Saludos.

  21. Hay 20 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba