Autor: Xabrés da Teixeira
miércoles, 19 de diciembre de 2007
Sección: Leyendas
Información publicada por: xabres
Mostrado 12.314 veces.


Ir a los comentarios

SAN FRANCISCO BLANCO

El único Santo Gallego es natural de O TAMEIRON (Ourense)

Tameiron, santos y petroglifos.

SAN FRANCISCO BLANCO.- (único santo gallego)

 En este verano pasado, andando por algunos pueblos de la “raia seca”, de los ayuntamientos ourensanos de La Gudiña y  A Mezquita, buscando vestigios de caminos romanos, petroglifos de la edad del hierro, y restos de minas iniciadas por lo romanos, continuadas mas tarde cuando la fiebre del Wolfram, me acerqué al bonito pueblo de O Tameirón, con la idea de encontrar “piedras” como dice mi santa y paciente compañera.

 Al entrar en el pueblo, lo primero que llama la atención es un santuario al aire libre dedicado a la memoria de San Francisco Blanco, santo martirizado en tierras del sol naciente, concretamente en el monte Tateyama, Japón, el día 5 de Febrero de 1597 junto con dieciséis terciarios, seis franciscanos y dos jesuitas, según la gente de Santa María de O Tameirón, derramaron su sangre por Cristo.

 En O Tameirón encontramos un pequeño bar donde muy amablemente nos dieron información, pués en principio andábamos buscando los restos de una calzada romana, un castro, y la zona donde habían estado la minas.

 Al preguntar si podíamos entrar en la iglesia, la moza que atendía al bar nos dijo que la llave la tenia una tía suya. La buscó y la señora muy amablemente nos acompañó a la iglesia, nos la enseñó y nos contó todo lo referente al santo.

 Antes de iniciar sus estudios con los jesuitas en la localidad de Moterrey al lado de Verin, donde la compañía de Jesús impartía clases de humanidades, ya, al parecer, apuntaba maneras de santo.

 Según la señora que nos enseñó la iglesia, cuando el niño Francisco iba con las ovejas por los alrededores del pueblo ya hizo algún que otro prodigio :

 Iba con la ovejas, y se dedicaba a corretear detrás de los pájaros, con el consecuente regocijo del ganado, que aprovechando la poca vigilancia se dedicaba a pastar “a eito”. Los propietarios se quejaban al padre del santo, éste lo amonestaba y el chaval decía que no se preocupase que al final tendrían la cosecha; sucedía que aquellas tierras donde había estado el ganado de Francisco, al final eran las que mas y mejor centeno daban.

 En otra ocasión, estando ayudando a su padre en la recolección del centeno, el carro que traía el cereal, volcó, y entonces el padre se acercó al pueblo a buscar ayuda para levantar el carro que estaba volcado con la yunta de vacas todavía enganchadas. Cuando iban varios hombres con el padre, se encontraron con que el niño volvía guiando la vacas que tiraban del carro, como si no hubiese pasado nada.

Al encontrarlo el padre le preguntó que quien le había ayudado, y él contestó que no había sido nada, él mismo con la ayuda de Dios había levantado el carro, usando sólo el dedo “meiniño”, y que solo se le había roto un poco la uña. Esta está en la iglesia con alguna otra reliquia del santo.

 El santo comenzó a estudiar leyes en Salamanca, y allí mismo inició su andadura con los franciscanos.

 Fue canonizado por Pío IX en 1862.

 Desde O Tameirón hay una carretera que va hacia A Esculqueira, que enlaza con otra que va a Portugal a los pueblos Pinheiro Novo y Pinheiro Vello donde a mitad de camino hay “unha pedra das ferraduras”, con cuerda y todo por donde pasó el caballo de Santiago.

 Subo unas fotos del  Santo de la Iglesia y de “A pedra”.

Escribe aquí el segundo bloque de texto de tu artículo


Comentarios

Tijera Pulsa este icono si opinas que la información está fuera de lugar, no tiene rigor o es de nulo interés.
Tu único clic no la borarrá, pero contribuirá a que la sabiduría del grupo pueda funcionar correctamente.


  1. #1 arquidioniso 19 de dic. 2007

    Querido Xabres...las vidas de santos, todas o casi, exhiben a sus personajes del mismo modo...niños alegres que corretean y juegan como todos los niños...tu escrito me puso a revisar el Año Santo publicado en 1864, y ahi es donde se relatan estas historias de mansedumbre e inocencia.

    Al buen Francisco le toco la misma suerte que a nuestro Felipillo, el primer santo mexicano. Mureron de la misma forma y su representación es casi idéntica.

    En tu busqueda de piedras, segun dice tu santa y paciente compañera, me llegó una pequeñita pero que se me puso en el zapato: hoy con las inocencias tan perdidas, ¿Habrán niños que algun dia sean santos?

    ¿Cuáles son esos prodigios que formarán parte del relato dentro de cientos de años?...

  2. #2 xabres 20 de dic. 2007

    Arquidionisio, no sé si de la juventud actual saldrán santos, pero puedo certificar que la gran mayoría, son buena gente. Hay una minoría que hace demasiado ruido.
     Los prodigios de dentro de unos años relatados, a lo mejor son relacionados con la supervivencia en lugares dificiles que a algunos les toca vivir.
     Pedrarias de Almesto, casi todos por aqui somos algo agnósticos por la gracia de Dios, como en su dia dijo un escritor gallego.
     Creo que sí, que soy afortunado por poder recorrer esta tierra entrañable, ¡ojo! sin olvidarnos de mi querida Sanabria.
     Un cordial saludo.

  3. Hay 2 comentarios.
    1

Si te registras como usuario, podrás añadir comentarios a este artículo.

Volver arriba